Se encuentra usted aquí

isil

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Amnésicos

Cuando algo espantoso ocurre en algún lado, los medios y las redes sociales se encargan de difundirlo de inmediato. Podemos a todo color ver lo que ha sucedido y, cada vez con más frecuencia, en vivo, cuando el mismo suceso se está llevando a cabo. Solo falta que la tecnología pronto permita que a través de nuestros dispositivos móviles captemos los desagradables olores de muerte y destrucción que generalmente se respiran en los lugares en donde han habido hecho violentos.

Si no fuera porque constantemente nos falla la memoria, y más cuando se trata de eventos terribles que ocurren en otros lugares y afectan a otras personas, viviríamos en un constante estado de terror.

Después de la sorpresa inicial que nos provoca un hecho desagradable que afecta a otros no pasa mucho tiempo para que lo olvidemos o archivemos en algún lugar remoto de nuestras memorias. Nuestros cerebros aparentemente cuentan con un mecanismo de defensa que nos hace olvidar las tragedias ajenas. Este mecanismo tiene un lado positivo ya que evita que vivamos en un estado de constante miedo o terror ante lo que pudiera ocurrirnos; pero también tiene un lado negativo porque al olvidar ciertos eventos corremos el riesgo de no estar preparados para evitar ser protagonistas de un evento similar.

El caso de los ataques terroristas ejemplifica lo anterior. Cuando ocurre uno de ellos los medios y las redes sociales lo difunden y comentan intensamente. Después de unos días, el evento que pudo haber acabado con muchas vidas inocentes pasa a segundo plano hasta que se olvida.

La semana pasada la atención del mundo se centró en París, donde los letales ataques perpetrados por tres ciudadanos franceses (dos de ellos hijos de argelinos y el otro de senegaleses) que supuestamente seguían instrucciones del ejército terrorista autodenominado Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL, por sus siglas en inglés) dejaron 20 muertos (incluidos los tres atacantes) y 21 heridos.

Unas semanas antes, el 16 de diciembre, la atención se centró en Peshawar, Paquistán, en donde terroristas de la organización islámica Talibán (del árabe, talib, que significa estudiante) entraron a una escuela y mataron a balazos a 145 personas, la mayoría de ellos niños.

12 días antes, el 4 de diciembre, en la ciudad chechena de Grozny, en Rusia, militantes de la organización islámica Emirato del Cáucaso, atacaron diversos edificios y se enfrentaron a balazos contra la policía. Al final del día había 26 muertos, entre terroristas y policías, y 26 heridos.

Y dos días antes de los eventos en Chechenia, militantes de la organización islámica Al-Shabaab mataron a 36 mineros no musulmanes en Mandera, Kenia.

¡Ah! Olvidé mencionar que el 27 de diciembre, en un pueblo de la región de Mazogo, en Camerún, militantes de la organización islámica Boko Haram (que en el lenguaje hausa que se habla en esa parte del mundo significa “la educación occidental es un pecado”) atacaron e incendiaron un pueblo. Al final del día había 84 muertos entre terroristas y civiles.

Solamente en diciembre del año pasado ocurrieron 18 de los 248 ataques terroristas que se perpetraron el año pasado. En total murieron 459 personas.

La mayoría de los atentados ocurrieron en el Medio Oriente, Asia Central, Asia y África, pero también autoproclamados yihadistas causaron muertes en Australia, Bélgica, Canadá y Estados Unidos. Los ataques en París confirman que algunas organizaciones islámicas, entre ellas el ISIL, han decidido llevar su “guerra santa” a escenarios más cercanos a todos nosotros, donde habitan los no musulmanes que consideran sus enemigos que deben ser convertidos o muertos.

Mas vale que dejemos de ser amnésicos y empecemos a analizar y estudiar la yihad que los musulmanes fundamentalistas y fanáticos han decidido emprender contra el mundo que no es como ellos quieren que sea.

La relación de los ataques terroristas ocurridos en 2014 está en http://en.wikipedia.org/wiki/List_of_terrorist_incidents,_2014

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 14 de Enero 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Los narcos mexicanos, ¿peores que el ISIL?

Tristemente, en México nos hemos acostumbrado a la violencia, a la muerte y a la impunidad. Los delitos que antes nos escandalizaban y aterrorizaban ya no nos causan la menor sorpresa porque se han vuelto eventos cotidianos. Que en un día se cometan 30, 40 o 50 homicidios ya no nos espanta y somos espectadores pasivos de lo que ocurre en muchos lugares del país. Lo peor de todo es que no vemos para cuando la fuerza del Estado se impondrá sobre la fuerza de los delincuentes organizados.

Un artículo que leí ayer en el sitio de la agencia árabe de noticias Al Jazeera, basada en el emirato árabe de Catar, me hizo regresar abruptamente a la horrible realidad a que ya me había acostumbrado junto con decenas de millones de mexicanos.

Escrito por Musa al-Gharbi (@Musa_alGharbi), maestro en del Departamento de Gobierno y Servicio Público de la Universidad de Arizona, e intitulado “Los cárteles de la droga mexicanos son peores que el ISIL”, el artículo asevera que el fanático y fundamentalista Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL por sus siglas en inglés) que se ha apoderado de una extensa zona de Irak y Siria representa para Estados Unidos un peligro menor que el de los cárteles mexicanos del narco.

Se puede estar de acuerdo o no con el punto de vista de al-Gharbi, pero los números que anota en su análisis son para darle miedo a cualquiera. Por ejemplo:

“Naciones Unidas calcula que desde que los soldados de ISIL invadieron Irak, en 2014, casi 9,000 civiles han muerto y 17,386 han sido heridos. Pero en 2013 los cárteles de la droga mataron a más de 16,000 personas solo en México, y a otros 60,000 entre 2006 y 2012, una tasa de un homicidio cada media hora durante los últimos siete años”.

“Mientras que los militantes islámicos han matado a un puñado de periodistas, los cárteles han asesinado a unos 57 desde 2006 por reportar sobre los cárteles criminales o exhibir la complicidad del gobierno con los criminales”,

“El ISIL decapitó a dos estadounidenses este verano… además, un Marine murió combatiendo a este grupo. En contraste, los cárteles mataron a 293 estadounidenses entre 2007 y 2010 y han atacado consulados de Estados Unidos repetidamente. Es indudable que las decapitaciones por ISIL son escandalosas pero los cárteles torturaron, desmembraron y luego cocinaron a un estadounidense que capturaron…”.

“Los narcos han infiltrado a por lo menos 3,000 ciudades de Estados Unidos y están reclutando para sus organizaciones a muchos estadounidenses, incluyendo a soldados y oficiales de las fuerzas del orden … Ahora controlan más del 80% del tráfico ilícito de drogas en Estados Unidos y sus principales agentes están presentes en virtualmente todas las áreas metropolitanas. No hay evaluaciones serias que indiquen que el ISIL pueda lograr un nivel de penetración similar en Estados Unidos”.

El artículo se refiere así al caso de Iguala: “En septiembre, con la aparente ayuda de policías locales, los cárteles secuestraron y asesinaron a 43 estudiantes de una escuela normal cerca del pueblo de Iguala como respuesta a protestas estudiantiles. Una búsqueda en la zona ha descubierto numerosas tumbas masivas que contienen los cuerpos mutilados y quemados hasta hacerlos irreconocibles, pero no se ha confirmado que algunos de los restos sean de los estudiantes”.

Personalmente creo que ISIL representa un mayor peligro para Estados Unidos por diversas razones que no enumeraré en este espacio. Pero me queda claro que los niveles de violencia en México han alcanzado niveles peligrosos que pueden poner en riesgo la estabilidad de todo el país.

El gobierno de Enrique Peña nieto está obligado a actuar con inteligencia y decisión contra la delincuencia, la corrupción y la impunidad. Si no lo hace, todas sus reformas podrían no aterrizar nunca.

El artículo de Al Jazeera puede leerse en http://america.aljazeera.com/opinions/2014/10/isil-vs-mexican-drugcartelsunitedstatesislamophobia.html

Foto: oswaldo

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 22 de Octubre 2014 - 12:00
Redes sociales: 
1