Se encuentra usted aquí

irlanda

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

5. Dos mujeronas, dos reinas, dos piratas

Westport, County Mayo, Irlanda – Westport House es, para el visitante que no investiga alguna cosa más, una especie de micro mini chirris Disneylandia con borregos de negro hocico pastando en la verde grama a la vera de algunos juegos infantiles, un ferrocarrilito, barcas de pedales, tenis, caballitos y —desde luego— atracciones piratas.

Digo desde luego porque este lugar tiene fama pirática. Pero no como los Piratas del Caribe de la auténtica Disneylandia sino por su raigambre auténtica en el noble y señero negocio de la piratería.

Al ojo del visitante parece que la feria pirática ayuda a mantener los gastos de una palacio que, como a fuercitas tenía que ser, es enorme, suntuoso y más propio del siglo XVIII en que fue renovado que del XXI en que lo visitamos.

Su ubicación es, desde lueguísimo, privilegiada (no sé por qué los grandes aristócratas encontraban sitios privilegiados para construir sus megamansiones): cerca del Atlántico y con acceso al mar, y además, abundancia de agua dulce, tierras fértiles, y en bellísimos lugares de esplendoroso paisaje. Era indispensable porque un gran señorón de Irlanda, Eoghan Dubhdara Ó Máille, tenía un próspero negocio de naves mercantes pero (según las malas lenguas) en realidad se dedicaba a la piratería.

Claro que es enteramente posible que en el siglo XVI un personaje muy potente se haya dedicado a usar sus barcos en ambos lados de la ley. Y claro también que, como siempre ha ocurrido, quien escribe la historia es el dueño de la verdad. Y la historia la escribieron los ingleses, que detestaban a la hija de ese señor; que en realidad, en sus tierras, era una reina.

Se llamaba esa hija suya Gráinne, que ha pasado a la historia como Grace O’Malley porque, aunque al parecer tan distinguida señora no hablara inglés, su nombre gaélico lo escribieron así los que escribieron su historia. Por lo visto era toda una mujer: de armas tomar, competente, apta, audaz, extraordinariamente inteligente y con todas las facultades para manejar y superar el negocio mercante de su padre, que él le heredó; y también recibió cuantiosos bienes de su muy rica madre. Supo ella aprovechar y acrecentar esos bienes, y acumular un tremendo poder.

En sus legados también estaba una serie de fortificaciones costeras, porque no se podía ser un buen navegante o buen pirata si no se protegía bien de sus enemigos. Y además, como señor feudal, cobraba peaje a quien quisiera pasar por sus tierras y también metía la mano en el bolsillo de quien pescara en esas costas o merodeara en ellas. Y sabía cómo obligar a pagar o a cobrarse a lo chino, pasara lo que pasara.

Vaya vida, con material para todo tipo de novelas y películas. Grace O’Malley se casó dos veces, una con un gran terrateniente con quien tuvo dos hijos y una hija. Al mayor de los varones lo mataron para poder quitarle un castillo. Y luego de morir su primer marido se casó con otro noble al que, una vez que le quitó a su vez otro castillo, se divorció y lo abandonó. “Richard Burke, I dismiss you!” le gritó desde las torres de su ahora apropiado castillo, que había tomado con quién sabe cuántas tropas. Sin embargo (aparte de dos hijos y una hija de su primer matrimonio) tuvo con él un hijo, que fue nombrado vizconde de Mayo por Carlos I de Inglaterra. Las tierras que se pueden visitar hoy siguen perteneciendo a ese linaje.

Estamos en tiempos de Isabel I, que había extendido sus dominios en Irlanda y no podía soportar competencia de esa estupenda irlandesa, que apoyaba además las luchas revolucionarias contra Inglaterra. Así, quién sabe si por consejo o de plano por orden de la reina, un noble inglés avecindado en Irlanda decidió secuestrar a sus dos hijos varones. Tan seria fue la cosa que Grace tuvo que ir a interceder por ellos ante la mera Isabel, quien la recibió en el castillo de Greenwich. Hablaron largamente en latín, porque la cultísima Grace no sabía o no quiso demostrar que sabía inglés, pero sí tuvo todo tipo de desplantes ante la reina, a quien no reconocía como soberana de Irlanda y por ello no se caravaneó ante ella; y le propinó otras ofensas como llevar un puñal escondido. Recuperó a sus hijos luego de una serie de mutuas concesiones que Isabel luego traicionó y desde luego Grace también; y al parecer ambas soberanas —de cierta manera, almas gemelas— murieron el mismo año, 1603.

Mi primera lectura sobre Isabel I, de niño, fue La reina mártir, de Luis Coloma, sobre la vida María Estuardo. A ésta le daba trato de santa, y a Isabel el de pirata (y claro que lo era, si sostenía entre otros al corsario Francis Drake y construyó su gran época dorada combatiendo y robando a España, aunque ni de chiste tanto como los ingleses presumen; Isabel sufrió, ante los españoles, mucho más derrotas que victorias). Es un libro escrito por un sacerdote español, que ninguna consideración puede tener por la peor archienemiga de España. Una de cal por las que van de concreto armado, que hasta el abuso ponderan en las series televisivas inglesas y en los libros de historia, todos ellos elogiando desmesuradamente a Isabel I. Hay que buscar un poco de equilibrio ¿no?

Sirva esa cortísima historia de una larguísima y riquísima vida de una mujerona que supo dar el quienvive a otra mujerona, nada menos que la mayor reina que ha tenido Inglaterra, para evocar cuánto puede ocurrírsele a una mujer que entre muchos otros castillos y torres vivió en un lugar, Westport House, que le sigue perteneciendo a sus descendientes directos (la familia Browne), y que visitan como 4 millones cada año.

Desde allí se mira con claridad el monte sagrado Croagh Patrick, en el mismo County Mayo. Un monte de agraciada forma puntiaguda casi perfecta desde ciertos ángulos, que vi cubierto de nubes, que mi ahijado ha escalado hasta la punta y que sirve como lugar de peregrinación. Ocurrió en ese simbólico monte una significativa historia, que trataré en mi próxima entrega.

Autor:

Fecha: 
Miércoles, 02 de Septiembre 2015 - 16:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Notitas de un viaje del yang al yin: 4. Los cantiles del Todopoderoso

Cliffs of Moher, County Clare, Irlanda – En el oeste de Irlanda, las partes que miran al mar ofrecen vistas inmensas, variadas, a veces salvajes. Por algo la llaman algunos Wild Atlantic way si en los 1,600 km que mide la costa desde Derry, Irlanda del Norte, hasta la importante ciudad sureña de Cork.

En esa costa atlántica se puede practicar el surf y encallan naves víctimas de tormentas, se puede tomar el escaso sol sobre rocas o grava o arena, apreciar espectaculares vistas, vivir enamoramientos, hacer preciosas fotografías, animar películas, y apreciar algo inusual para el detestador del calor tropical que esto escribe: un mar frío, donde se agradece llevar bufanda y un sombrero o gorra de Donegal Tweed, mi lana favorita, fabricada en County Donegal, al norte de Irlanda.

Debo reconocer que ese clima, ese mar, ese viento frío que ataca mi cara y echa a perder el precario peinado que haya logrado conseguir en mi más que precaria cabellera, es el clima que más me cuadra. No sólo eso. Me identifico con mucho del carácter de Irlanda o Escocia, y de Inglaterra (salvo su política y sus grandes finanzas, hermanas siamesas feas e indistinguibles). Creo que, así como la Isla Esmeralda se equivocó de región al ubicar a esa gentilísima población irlandesa tan lejos del Mediterráneo, yo nací en un lugar equivocado donde abunda la gente a la que le gusta el calor. Mi querida patria tiene poco que ver con mi carácter. Numerosas veces me he preguntado por qué, o para qué, nací en México…

En esa zona atlántica vi por primera vez el Atlántico irlandés, en un balcón carretero que se asoma al mar cerca de Clifden, en Connemara, County Galway. Es un paraje evicador para el mejor guía que pudimos tener en Irlanda, país importante en la vida de un primo-sobrino, doble compadre, maestro, y sobre todo, amigo. Nos llevó él a Irlanda con dos de sus hijos, ahijados nuestros ambos y sacerdote uno de ellos, hijos de una dublinesa. Mucho de lo que pongo en esta pequeña ayuda de memoria de un viaje inolvidable cuyos detalles no quiero olvidar, se lo debo a ellos. No me pude haber imaginado mejor y más agradecible compañía para un periplo tan significativo como el festejo de 40 años.

Son paisajes donde se columbran escenas inmensas desde carreteras bordeadas de flores (es apasionante ver cómo en Irlanda abundan las flores, pequeñas, coloridas, delicadas, en los campos y especialmente en las ciudades), con juegos de sol y nubes especialmente apreciables para quien tuvo la fortuna de encontrar un clima fuera de serie, a veces hasta con algo parecido al calor.

En 1970 vi la buena película La hija de Ryan, de David Lean. Ocurre en 1916 en un poblado del County Kerry, al suroeste de la isla. Rosy Ryan (Sarah Miles) está casada con un aburrido maestro (Robert Mitchum) que ama la música de Beethoven pero su esposa se enamora de un mayor del ejército inglés, en un pueblo que detesta a esos invasores y apoya a la Irish Republican Brotherhood (IRB). La trama es lo de menos para lo que quiero evocar aquí: los paisajes y el jugo que les sacó el excelente camarógrafo. Recuerdo vivamente que el padre Collins (Trevor Howard) ver unos macizos de nubes que se abalanzaban sobre unos tremendos cantiles, y decía al presenciarlos “parece que estuvieran anunciando la llegada del Todopoderoso”.

Es buena idea pensar en el Todopoderoso cuando se aprecian ciertos paisajes irlandeses. No he vuelto a ver esa película pero bien pudo esa escena haber sido filmada en unas montañas que caen casi verticalmente al mar desde una altura que llega desde 120 hasta 214 metros sobre él; más que la Torre Latinoamericana. Y esos tremendos cantiles se alzan a ambos lados de un pequeño golfo de piedras rocosas y aguas multicolores. Imposible que los clavadistas de La Quebrada pretendieran una hazaña como echarse desde ellos, pues caen casi en vertical sobre el mar pero con destino en aguas llenas de rocas; a la entrada hay un monumento a las numerosas víctimas de los acantilados de Moher.

En una parte alta de esas montañas se alza una redonda torre de vigía, como varias que se ven en diversos puntos de la costa. Es una de las Martello Towers, sistema de vigilancia de las costas construido por los ingleses para protegerse de una invasión (fueron termiandas cuando temían la llegada del Adolf Hitler del siglo XIX, Napoleón). Todas ellas estaban suficientemente cercanas para poder mirarse de una a otras dos. Aparecen frecuentemente en los viajes cercanos al mar.

Y hablando de torres, en cualquier parte de este país aparece un castillo medieval o un palacio o las ruinas de una abadía, cuando no un monumento prehistórico megalítico con menhires o dólmenes. En el camino a Moher está el castillo de Dungaire, del siglo XVI, donde se ayudan para mantenerlo organizando comidas “medievales” donde seguramente sirven platillos muy interesantes pero con papas y jitomates, que en el medioevo no existían… No sé si esté siendo injusto en mi muy probable infundio porque los muy serios precios para tal atracción sin duda atraerán a los más insidiosos e incultos turistas: los chinos. Para unos viajeros como nosotros (no somos turistas, vámonos respetando), ese banquete resultaba prescindible.

Los castillos o palacios suelen bordear lagos a veces inmensos, o entradas de mar (rías o fiordos) a veces tan entrantes, hasta 30 km, que no es fácil distinguirlos de los lagos a menos que se pruebe si el agua es dulce o salada. Y lagos los hay en todas partes, con nombres en gaélico difíciles de retener.

Un notable palacio, enteramente victoriano, es el suntuoso Wylemore Abbey, en una región fértil de Connemara, County Galway. Mucho más bonito que el inmediato correlato que asalta a la memoria, el televisivo Downton Abbey. Éste está a las orillas del Pollacapall Lough (lago Pollacapall) con juncos en las orillas, aguas tranquilísimas y posibilidades sensacionales de fotografías que evocan una combinación de majestad yang con serenidad yin. Además el lugar está al pie de unas montañas altas.

Difícilmente podía concebir algo más suntuoso en Irlanda. Lo hizo un verdadero burgués, ese tal Mr Henry, a partir de 1867, cuando en México estaba siendo fusilado el emperador Maximiliano I (suceso que nada tiene que ver con un superpalacio inglés en Irlanda pero me gusta ubicar con referencias históricas).

Además de albergar 70 cuartos, 33 dormitorios y ¡4 baños, vaya costumbres higiénicas! el enorme terreno tiene una igual de enorme capilla neogótica de las que tanto gustaban en esa época, y un evidentemente enorme jardín victoriano, con todo y su Crystal Palace, género que se puso de moda en toda Europa a partir de la Gran Exhibición de 1851 en Hyde Park, Londres.

Esos grandes señorones ingleses no se andaban con modestias. Pero tampoco eran muy modestos a la hora de acudir al tapete verde, porque eventualmente Mr Henry le vendió su palacio al duque de Manchester y éste a su vez tuvo que venderlo para pagar deudas de juego. Ecos de mis recientes comentarios sobre Las Vegas y sobre ese gran aniquilador y redistribuidor de fortunas que son los juegos de azar, contra los que mi sabia madre hizo tan bien en prevenirme.

Eventualmente, luego de la gran tragedia de la Gran Guerra, que trastocó al mundo por todo un siglo, y ya con una Irlanda independiente, los monjes benedictinos tomaron posesión de ese palacio y allí siguen.

Hablaba de la suntuosidad en Kylemore Abbey pero no antes de ver el Ashford Castle, vecino a nuestro centro de control en la impecable, pequeña, caminable y amable ciudad de Cong. Colosalmente grande, de piedra muy oscura, con orígenes que van hasta principios del siglo XIII, y que a mediados del XIX compró nada menos que Benjamin Guinness, nieto de Arthur, ese gran hombre que desde 1770 se convirtió en benefactor de la humanidad como fabricante de la mejor cerveza del mundo (un producto tan bueno, que varios irlandeses dan ese black stuff como alimento a sus hijos, y madres embarazadas la beben para que su hijo salga más rollizo y saludable). Ese prohombre hizo un castillo realmente espectacular, grandísimo y lleno de plantas y árboles variados, con ese empeño naturalista que caracterizó a la cultura victoriana. Un verdadero latifundio, con pastos delicadísimos y a las orillas del Lough Corrib, muy cerca del Lough Mask. Esta fértil región está tapizada de lagos.

Conservan tal lujo los nuevos dueños del Ashford, hoy hotel de quién sabe cuántas estrellas adonde llegan pequeños cruceros fluviales recibidos por un gaitero escocés y atendidos por ujieres de librea verde que se deben sentir como monos de circo (de los que prohibió el egregio Partido Verde) al ser retratados por los visitantes. Por módicos superprecios estás disponible para hospedarse allí, o para tomar un high tea a partir de las cuatro de la tarde.

Frente a tal lujo conviven los restos de la abadía de Cong, que data del siglo XIII, con sus parques y puentes y entrantes de agua, y especialmente algo que jamás había visto: en una como islita sobre el río, y comunicada por un puente de dos inmensos bloques de piedra, una cabaña de piedra con un par de pequeñas ranuras en el suelo sobre el río, para que los ermitaños o monjes que la habitaban pudieran tirar una línea y desde allí obtener su alimento y cocerlo en un espacio donde había un quemador para leña con su chimenea. No debe haber sido por flojos sino para que la salida al mundo, y al frío, no los distrajera de sus oraciones. Vaya contraste de esa primaria y primigenia modestia monacal, con la suntuosidad de los castillos y fortalezas que merodean en el vecindario.

En la pequeña Cong, en 1950, ese vaquero con horrible acento texano llamado John Wayne filmó con Maureen O’Hara la película The quiet man, que hasta su museo tiene, y una escultura de bronce del Wayne descendiente de irlandeses cargándola. Todo eso, rodeado de lo que abunda en paredes y banquetas y puentes y comercios y parques de toda ciudad chica o grande o mediana de Irlanda: macizos de pequeñas flores multicolores, perfectamente cuidadas y mantenidas, en macetas sobre la calle, en las entradas de las tiendas, o colgadas de atriles de fierro de pubs y de restaurantes y hasta de gasolinerías. Flores y flores y flores, y después de esas flores, más flores.

Autor:

Fecha: 
Lunes, 31 de Agosto 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

3. Irlanda, país afín a Méjico

Spanish Point, County Clare, Irlanda – Dublín sólo nos sirvió como puerta de acceso a la Isla Esmeralda; así fue de limitado nuestro contacto con la capital donde vivió un día de su vida Leopold Bloom, el 16 de junio de 1904, que reporta la novela germinal y extraordinaria del tremendo escritor James Joyce (no he podido terminar de leerla). Una ciudad con relativamente pocos atractivos, que no dice mucho de la riqueza de este pequeño pero grandioso país, aparte del Trinity College y unos edificios cerca de él, un bonito río, un parque inmenso, puertas espectaculares en las casas... Un gran atractivo es la fábrica de Guinness, que para mi gusto es la mejor cerveza del mundo. (Muy de cerca está el stout Murphy, y la rojiza Smithwicks.)

Había pisado Irlanda sólo una vez, hace 13 años. Y únicamente Dublín, ciudad que no me pareció tan interesante como típicamente son las capitales europeas. Vine acompañando a mi padre a un congreso de vexilología (rama de la heráldica que estudia las banderas). Al fin de ese viaje, el penúltimo de su larga vida, sólo por un día hicimos un paseo en coche por los bellísimos alrededores de Dublín.

A mi padre Teodoro (1908-2007) le bastó esa semana, y especialmente ese día de paseo, para quedar enamorado de Irlanda, que pisaba él también por primera vez. Quedó tan prendado de ella que preparó una conferencia (la última de su existencia) llamada “Irlanda, país afín a Méjico” en Condumex.

Hablaba en ella, destacadamente, del Batallón de San Patricio, de 175 soldados, compuesto principalmente por irlandeses católicos obligados por el ejército de Estados Unidos a entrar a las fuerzas invasoras de nuestro país en la inicua guerra de 1846-1848, que nos hizo perder “la mitad más grande” de nuestro territorio. Se escapaban ellos de su patria en la peor fase de la hambruna y los recibieron los gringos, al recién desembarcar en Ellis Island, con promesas de tierras y dinero si se alistaban en el ejército. Así, siendo católicos, acabaron peleando contra mexicanos que estaban siendo invadidos por una potencia vecina de religión protestante. ¿No estarían recordando cómo su patria había sido repetidamente invadida por una potencia militar y económica muy cercana, que ferozmente atacaba su fe?

Claro. Los indignados San Patricios desertaron de ese ejército de protestantes al que veían pelear injustamente contra un pueblo más débil, y que siendo católicos, hasta sus creencias religiosas combatían al obligarlos a participar en rituales protestantes.

Era natural que desertaran esos combatientes comandados por John Patrick O’Riley. Éste recibió como castigo 50 latigazos, y la marca D de desertor con fierro candente en la piel. E incumpliendo las leyes de la guerra entonces vigentes, colgaron a los desertores en vez de fusilarlos. A 50 de ellos de un jalón, en el mayor ajusticiamiento en masa que ha hecho el ejército de Estados Unidos en su historia. Todo ello, luego de un juicio imposiblemente más irregular y sesgado. La mayor parte de ellos fue ahorcada el 12 de septiembre de 1847, 30 de ellos al momento de izar la bandera de las barras y las estrellas sobre Palacio. A uno, la víspera le habían amputado ambas piernas por heridas en combate. Vaya manera de expresar odio de esos invasores. El Batallón de San Patricio figura entre los héroes nacionales, y éstos sí que se lo merecen (a diferencia de tantos “héroes” esculpidos en bronce).

Hablaba también don Teodoro de las numerosas familias descendientes de irlandeses que han enriquecido a México. Por sólo mencionar a uno, el último virrey de Nueva España —Juan O’Donojú— en realidad se apellidaba O’Donohue y O’Ryan.

Todos conocemos el cartón de Abel Quezada de 1974 que dice: “Estando Dios haciendo el universo, llamó a su ayudante y le ordenó: ‘A este lugar me le pones mucho oro, mucha plata, mucho uranio, mucho petróleo, mucho mar, bellas montañas, hermosos ríos, extensos campos para el ganado y la agricultura, y enormes bosques.’ El ayudante, sorprendido, le dijo: ‘Pero señor: ¿no crees que es demasiado? ¿No crees que es injusto darle a esta región más que a otras?’ Y el señor respondió: ‘No te preocupes: para que se empareje vas a ver la clase de habitantes que le pongo.’ Y le puso a los mexicanos.”

Me contaron un correlato irlandés: el Padre Eterno había ordenado fabricar un país maravilloso, fértil, con magníficas tierras de pastoreo para la mejor lana y carne, depósitos carboníferos y minerales, lleno de peces y agua purísima, con fiordos, cantiles, lagos y paisajes como para apantallar a cualquiera. Y además con un pueblo industrioso, gente de carácter abierto, sencilla, buena, generosa, simpática, musical, amabilísima. El mismo ayudante le reclamó: “Pero señor: no crees que es demasiado? ¿No crees que es injusto darle a esta región más que a otras?” Y el señor respondió: “No te preocupes: para que se empareje vas a ver la clase de vecinos que le pongo.” Y le puso a los ingleses.

Hasta en los más significativos chistes es México afín a Irlanda.

En un claridosa visión, Agustín Basave (embajador de México en Irlanda de 2001 a 2004) la ha definido como una masa de tierra encallada en el lugar equivocado, cuando tendría que haber estado pegada a Italia o a España; arrancada del Mediterráneo, lugar idóneo para un carácter tan cálido y festivo, hospitalario y abierto como el de los irlandeses, cercanos al alma latina. Muy yin, agrego yo. Y recibió ese lugar mal ubicado la pésima suerte de ser constantemente invadido: por vikingos y normandos primero, y luego, por los anglos que tienen a la derecha en el mapa de la condena geográfica.

No cabe duda: México es afín a Irlanda, pero desgraciadamente, no en todo. En una entrega posterior hablaré de las diferencias importantes que veo con México, y especialmente, con los mexicanos.

Al menos, Irlanda ha encontrado un aliado más afín a ella dentro del entendimiento de Basave, también enconada enemiga de la desde tiempos romanos apodada Pérfida Albión, por la impresión que daban desde Francia los albos acantilados de Dover al otro lado del Canal de la Mancha (Canal Inglés, según ellos). Fue ese amigo de los irlandeses, desde luego, la católica España.

Hago una pequeña digresión: España siempre derrotó a Inglaterra, salvo cuando la Armada Invencible fue vencida por los elementos de la naturaleza (la suerte le tocó a Isabel I) y en Trafalgar, cuando la parte francesa de la escuadra franco-española no supo pelear competentemente; hasta el almirante Nelson y la Royal Navy elogiaron la conducta de la vencida España pero no ensalzaron la de Francia. Donde España ha sido irremisiblemente vencida es en la historia, pues siempre los historiadores, novelistas, cineastas y programadores de tv han ponderado exageradamente las victorias pero callan las mucho más numerosas derrotas sufridas por ellos a manos de España y no hablan de las hazañas náuticas españolas. Pésima publicidad ha dado España a triunfos como el importantísimo de Cartagena de Indias (1741), donde Blas de Lezo defendió en definitiva a todo el continente americano de una invasión inglesa; o los sonoros triunfos de la Armada Invencible. Todo el mundo conocería de ellos si el vencedor hubiese sido inglés. España ha perdido siempre en la publicidad.

Regreso a Irlanda. Cuando la Armada Invencible tuvo que rodear las islas británicas en su fallida campaña de 1588, siempre acosados por las borrascas, 24 barcos encallaron en la costa oeste de Irlanda. La mayor parte de los marinos, unos 5,000, encontró pronto la muerte allí, ejecutados por los soldados ingleses que estaban posesionados de la isla. El lugar se llama Spanish Point. La playa es bonita, socorrida por bañistas practicantes del surf, y está allí el más antiguo de los abundantísimos campos de un deporte barato y muy popular, el golf. Quién sabe cuántos deportistas sepan que ese lugar se llama así por la desgracia que sufrieron las tropas enviadas por Felipe II a combatir a los hombres, no a los elementos de la naturaleza.

Autor:

Fecha: 
Miércoles, 26 de Agosto 2015 - 19:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Trascendentes resoluciones de la SCJN. La nueva Ley General de Transparencia. Eventos del mes de Irlanda en México

Esta tarde nos visita en el estudio de la embajadora de Irlanda, Sonja Hyland, y para invitar al público a los eventos del mes de Irlanda en México. También nos visita el pintor Juan Carlos del Valle para hablar de su exposición que se realiza en la Galería de Arte de la Secretaría de Economía. En el estudio me acompaña Mariana Campos y hablamos de dos trascendentes resoluciones de la Suprema Corte de Justicia y de la nueva Ley General de Transparencia. Luis Enrique Mercado, desde Zacatecas, explica por que debe preocuparnos la devaluación del peso.

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 12 de Marzo 2015 - 19:00
Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

De 1972 - Tiene lugar el "Domingo Sangriento"

El Domingo Sangriento de 1972 (en inglés: Bloody Sunday) fue una jornada de incidentes ocurridos en Derry(Irlanda del Norte) el domingo 30 de enero de 1972, en el contexto del conflicto de Irlanda del Norte. Aquella tarde estaba convocada una manifestación a favor de los derechos civiles y en contra del encarcelamiento sin juicio a los sospechosos de pertenecer al IRA, aprobado en agosto de 1971 por el gobierno de Irlanda del Norte, por el que se encontraban detenidas centenares de personas. A la protesta acudieron más de 15 000 personas.

La manifestación, convocada por la Asociación por los derechos civiles de Irlanda del Norte (NICRA) se inició pacíficamente. Aunque en principio estaba previsto marchar hasta el ayuntamiento de la ciudad, las autoridades británicas habían prohibido expresamente salir a los manifestantes de los barrios católicos, cercados por barricadas (la zona conocida como Derry Libre o Free Derry). Además, existía la genérica prohibición de celebrar manifestaciones públicas, prorrogada por el gobierno norirlandés unos días antes. En todo caso, la organización de la manifestación decidió renunciar a abandonar el Bogside, para no desafiar a los soldados que rodeaban la zona. Un regimiento de paracaidistas del ejército británico había sido enviado a Derry.

Un pequeño grupo de manifestantes, apartado del núcleo principal, comenzó a lanzar piedras a una de las barricadas. Los soldados respondieron al principio con gas, balas de goma y agua a presión. Instantes después las tropas británicas salieron de las barricadas, abriendo fuego contra la multitud. Trece personas murieron y fueron heridas más de treinta, por disparos del Primer Batallón de Paracaidistas del Reino Unido. Una decimocuarta víctima moriría meses más tarde. Los paracaidistas alegaron estar siendo objeto de disparos, algo que resultó ser falso.

Fecha: 
Martes, 30 de Enero 2018 - 09:20
Media: 

U2 - Sunday Bloody Sunday

Efemérides:

Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

En Entrevista: Sonja Hyland, Embajadora de Irlanda en México

En el estudio nos visita la embajadora de Irlanda, Sonja Hyland.

Secciones:

Fecha: 
Martes, 04 de Noviembre 2014 - 19:30
Media: 

En Entrevista: Sonja Hyland, Embajadora de Irlanda en México

Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El caso Iguala/Ayotzinapa, el presidente de la Comisión Especial Caso Iguala y posibilidad de que Abarca y su esposa nieguen participación

Esta tarde hablamos del caso Iguala/Ayotzinapa. El diputado Guillerno Anaya Llamas (PAN-COA), presidente de la Comisión Especial Caso Iguala, opina sobre la captura del expresidente municipal perredista de Iguala, José Luis Abarca, y su esposa Ma de los Ángeles Pineda. Con Liliana Alvarado y Juan Azcárraga en el estudio comentamos la posibilidad de que Abarca y su esposa nieguen su participación en los hechos de Iguala y su contubernio con los Guerreros Unidos; una encuesta muestra el nivel de la aceptación de la CNDH; el Día de Muertos y sus efectos económicos. En el estudio nos visita la embajadora de Irlanda, Sonja Hyland. Desde Zacatecas, Luis Enrique Mercado comenta sobre los efectos económicos que tendrá la normalización monetaria en EEUU. Desde Hermosillo, Marco Paz Pellat nos dice cuales son las 10 aptitudes necesarias para triunfar en el mundo de hoy. Maca Carriedo comenta sobre los autos de alquiler Über.

Secciones:

Fecha: 
Martes, 04 de Noviembre 2014 - 19:00
Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Noticias relevantes 22/09/14

  • Baja desocupación a 4.87% en agosto: Inegi

En agosto, la tasa de desocupación descendió a 4.87 por ciento de la PEA en comparación al 5.16% que registró el mes previo, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). (Fuente: El Financiero, Economía, 22/09/2014)

Ir a nota completa: http://www.elfinanciero.com.mx/economia/tasa-desempleo-desocupacion-agosto-inegi.html

  • Construirá Toyoda Gosei planta en Guanajuato

La empresa japonesa Toyoda Gosei anunció una inversión de 67 millones de dólares para una nueva planta de manufactura en Irapuato, Guanajuato. De acuerdo con información de la compañía, la fábrica iniciará operaciones en 2016 con la producción de rejillas para radiadores, cajas de consola y otros componentes destinados a las armadoras automotrices. (Fuente: Reforma, 22/09/2014)

  • La falta de liquidez acecha a Venezuela para pago de deuda

El décimo país exportador mundial de petróleo acumula facturas vinculadas al comercio por 21 mil mdd y afronta vencimientos de pasivos financieros por siete mil mdd, lo que hace temer que se quede sin recursos para honrar sus compromisos externos.  (Fuente: Dinero, en imagen, 22/09/2014)

Ir a nota completa: http://www.dineroenimagen.com/2014-09-22/43694

  • México garantiza precio de la venta de petróleo para 2015

Un programa de cobertura del petróleo mexicano—un acuerdo altamente secreto que es la negociación más grande en los mercados de crudo— parece estar desarrollándose a la luz pública por primera vez, de acuerdo con los operadores. La divulgación pública en una nueva base de datos sobre un gran acuerdo de opciones ha llevado a especular que el gobierno del país ha asegurado el precio para la mayoría de sus exportaciones de petróleo del próximo año. (Fuente: Milenio.com, Negocios, 22/09/2014)

Ir a nota completa: http://www.milenio.com/negocios/Mexico-garantiza-precio-venta-petroleo_0_377362296.html

  • Cae la inversión extranjera en China

La inversión extranjera directa en China cayó a su nivel más bajo desde la fase más álgida de la crisis financiera, mientras Beijing enfrenta a empresas globales por supuesto comportamiento monopolístico y fijación de precios. (Fuente: Milenio.com, Negocios, 22/09/2014)

Ir a nota completa: http://www.milenio.com/negocios/FTMercados-inversion_en_China-inversion_extranjera_0_374962830.html

  • Apple vende un récord de 10 millones de iPhone 6

Apple vendió un récord  de 10 millones de iPhone 6 en su primer fin de semana, después de que sus nuevos modelos de teléfonos inteligentes salieron a la venta en 10 países el viernes. (Fuente: El Universal, Cartera, 22/09/2014)

Ir a nota completa: http://www.eluniversal.com.mx/finanzas-cartera/2014/ventas-apple-1040024.html

  • The Move-to-Ireland Tax Reform

The Organization for Economic Cooperation and Development, last week released its latest proposals to combat "base erosion and profit shifting," or the monster known as BEPS. The OECD and its masters at the G-20 are alarmed that large companies are able to use entirely legal accounting and corporate-organization strategies to shield themselves from the highest tax rates governments try to impose. (Fuente: The Wall Street Journal, World, 22/09/2014)

Ir a nota completa: http://online.wsj.com/articles/the-move-to-ireland-tax-reform-1411338827

  • Will Yahoo use Alibaba cash to buy AOL?

There have been rumors about a Yahoo (YHOO, Tech30) and AOL (AOL, Tech30) merger for years -- pretty much since CNNMoney owner Time Warner (TWC) spun off AOL as a separate company in 2009. (Fuente: CNN, Money, 22/09/2014)

Ir a nota completa: http://money.cnn.com/2014/09/19/investing/yahoo-aol-rumor-alibaba/index.html

  • New Zealand to Vote on Flag Change Next Year

New Zealanders will soon get to vote on whether to replace a flag that harks back to the country's colonial past with one that some, including the prime minister, suggest would better suit its modern-day image. (Fuente: The Wall Street Journal, World, 22/09/2014)

Ir a nota completa: http://online.wsj.com/articles/new-zealand-to-vote-on-flag-change-next-year-1411373706

Fecha: 
Lunes, 22 de Septiembre 2014 - 11:30
Redes sociales: 
1