Se encuentra usted aquí

injusticia

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Muchos delinquen porque saben que no irán a la cárcel

Fue capturado “El Chupas”, el cobarde que el viernes pasado agredió al reportero de ADN 40, Juan Manuel Jiménez. Tiene 24 años de edad, pero ha estado preso por portación de arma de fuego sin licencia, robo de vehículo, posesión de estupefacientes y alteración del orden en la vía pública.

¿Por qué está libre un individuo violento como él, con esos antecedentes penales? La respuesta es sencilla: las penas que se aplican por los delitos que cometió no son severas y, si lo son, por algún motivo u otro seguía libre por causas atribuibles a un agente del ministerio público o a un juez, o porque sus familiares o cómplices tal vez amedrentaron a quienes sí se atrevieron a denunciar sus fechorías.

La portación de armas no es visto como un delito grave por los legisladores federales y locales que expiden nuestras leyes.

El artículo 251 del Código Penal de Distrito Federal señala que “A quien porte, fabrique, importe o acopie sin un fin lícito instrumentos que puedan ser utilizados para agredir y que no tengan aplicación en actividades laborales o recreativas (…) se le impondrá prisión de tres meses a tres años o de 90 a 360 días multa”.

El Artículo 77 de la Ley Federal de Armas y Explosivos anota que “Serán sancionados con 10 a 100 días multa: I. Quienes posean armas sin haber hecho la manifestación de las mismas a la Secretaría de la Defensa Nacional; II. Quienes posean armas, cartuchos o municiones en lugar no autorizado”.

Y el Artículo 81 de la misma ley establece que “Se sancionará con penas de dos a siete años de prisión y de 50 a 200 días multa, a quien porte un arma de las comprendidas en los artículos 9 y 10 de esta Ley sin tener expedida la licencia correspondiente”.

En lo que al robo de vehículo se refiere, el Artículo 376 bis del Código Penal Federal dice que “Cuando el objeto robado sea un vehículo automotor terrestre que sea objeto de registro conforme a la ley de la materia, con excepción de las motocicletas, la pena será de siete a 15 años de prisión y de 1500 a 2000 días de multa”.

Y respecto a la posesión de estupefacientes, el Artículo 476 de la Ley General de Salud es claro: “Se impondrá de tres a seis años de prisión y de 80 a 300 días multa, al que posea algún narcótico de los señalados en la tabla (…) sin la autorización correspondiente a que se refiere esta Ley, siempre y cuando esa posesión sea con la finalidad de comerciarlos o suministrarlos, aun gratuitamente”. Por su parte, el Artículo 477 señala que “Se aplicará pena de 10 meses a tres años de prisión y hasta 80 días multa al que posea alguno de los narcóticos señalados en la tabla (…) sin la autorización a que se refiere esta Ley, cuando por las circunstancias del hecho tal posesión no pueda considerarse destinada a comercializarlos o suministrarlos, aún gratuitamente”.

Por las lesiones que “El Chupas” le causó a Jiménez le podrían imponer una pena de cuatro meses a dos años de prisión y de 60 a 270 días multa; o bien, podría quedar en libertad bajo caución si así lo decide un juez.

Muchos criminales delinquen una y otra vez porque saben que difícilmente irán a la cárcel sin importar cuántas veces los arresten. Por eso, tal vez es necesario que las leyes castiguen con mayor severidad a personas como “El Chupas”.
 

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 22 de Agosto 2019 - 12:55
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Jueves, 22 de Agosto 2019 - 21:40
Fecha C: 
Viernes, 23 de Agosto 2019 - 08:55
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Cartas a Tora CXLII

Querida Tora:

Tuvimos un incidente muy desagradable en la vecindad. Y lo peor es que no sabemos a qué se debe, ni por qué ocurrió. Vas a ver.

Llegó una nueva inquilina, de no mal ver, güera (Oxigenada, yo creo) y se alojó en el 44, en el primer piso. No hablaba con nadie, y apenas se la veía entrar o salir. A veces, porque se iba muy temprano o llegaba muy tarde. Al principio, todos estaban muy curiosos y la andaban espiando; pero se les pasó pronto, y ya nadie le hacía caso.

Un día entraron dos hombres altos, grandotes, como de gimnasio. Los del 41, que iban a hacer la compra, se olvidaron de todo por seguirlos a ver qué hacían. Pues fueron al 44; la güera los hizo pasar (Según los del 41, hablaban “raro”). Al cabo de un rato se oyeron tres detonaciones, que a todos pusieron nerviosos. Y un minuto después cayeron al patio los cuerpos de los dos, chorreando sangre.

Todos se acercaron a ver, pero no mucho (No sé por qué tenían miedo, si estaban muertos). Empezaron a hablar (En voz baja, como si los fueran a oir). Y en eso, que baja la güera; cogió una carretilla que había por ahí, echó los cuerpos en ella y se dispuso a irse. Pero antes les dijo a los vecinos:

-Este (El más alto) era mi novio. Ya nos íbamos a casar; pero unos días antes me cortó. Y ahora viene a presentarme a su novio. La verdad, me dio mucho coraje, y le disparé. Y al otro también. Por si acaso. Me los llevo para que ustedes no se vean envueltos en algún lío. Si viene la policía, ustedes no han visto nada, no han oído nada.

 Luego, dirigiéndose al del 37, que andaba por allí de hocicón, como siempre, añadió:

-Limpien todo eso. Y rápido. Es muy importante.

El del 37, si la mujer le dice “Pásame una tortilla”, le da una bofetada  de esas que los vecinos llaman “Castigadoras”;  pero en cuanto oyó a la güera, cogió una cubeta y un trapeador y se puso a trabajar. Su  vieja se echó a llorar, no sé si de gusto o de coraje.

La güera se quitó la peluca (De todas formas, era güera balín), la metió en el bolsillo de uno de los muertitos, y se los llevó.

Llegaron unos policías, pero se quedaron afuera, apuntando cosas en una libretita y mirando hacia el patio, pero sin atreverse a entrar. Los que sí entraron fueron dos individuos altos, con abrigos negros y largos y gafas de sol (Aunque estaba muy nublado), que les preguntaron qué hacían.

El del 37 les dijo que la señora del 10, que es muy machorra, le aventó una jarra con agua de Jamaica a su marido; pero no le dio, y la jarra salió por la ventana a estrellarse en el patio, y estaban limpiando el cochinero. Y recogiendo un charquito, les dijo que si querían un poco. Ellos negaron y se fueron. Sin saber por qué, todos respiraron, aliviados; y alguno hasta empezó a reírse.

Mientras tanto, los niños se habían metido al 44, “a ver que encontraban”. Pero se fueren defraudados, porque no habìa sangre ni nada interesante. Sólo el hijo del señor del 37, que es tan hocicón como el padre, encontró un agujero en una pared. Se puso a hurgarlo y sacó un pedazo de metal aplastado, que luego guardò junto al rosario de su primera comunión y las  velitas de su último pastel de cumpleaños.

Las habladurías circularon toda la tarde; que si eran espías, que si agentes de la KGB o del FBI, que lo del novio era una mentira, que si era cosa de la mafia…

-¿La mafia del poder? – preguntó la del 8, aterrada. Pero nadie le contestó.

Como estaban todos muy nerviosos, el portero les pasó esa noche una película muy vieja que se llama “Pérdida·”, que hizo llorar a todas las viejas a moco tendido (No sé dónde tienden esos mocos,  ni cómo, pero es una manera muy popular de llorar). Y el señor del 37, espantado por lo que hacía la protagonista de la película le dio a su vieja una paliza espectacular. Por si acaso.

A los dos días ya habían olvidado el incidente. Mejor, para que no armaran más chismes.

Te quiere

Cocatù

Fecha: 
Viernes, 02 de Agosto 2019 - 13:25
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Viernes, 02 de Agosto 2019 - 15:40
Fecha C: 
Sábado, 03 de Agosto 2019 - 04:40
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Cartas a Tora CXL

Querida Tora:

Hubieras visto el borlote que se armó en la vecindad por un suceso pequeño, pero que tuvo muchas consecuencias. Casi diría que fue un acto político de gran envergadura.

¿Te acuerdas que por el hoyo del patio los vecinos tienen que emplear las escaleras para pasar de un lado a otro? Y como hay mucho tránsito en las mañanas, a las horas punta, el portero hizo que unas escaleras fueran de bajada y otras de subida. Pero hay algunos vecinos que no siguen esa norma. Especialmente la muchacha del 46, que llegó hace poco. Siempre se le hace tarde para trabajar, y para ganar tiempo baja por la escalera de subida, atropellando a todo el mundo mientras se peina o se pinta los labios o se pone “spray”,. El otro día roció con “spray” al del 18, y se le pegaron las pestañas en tal forma que no pudo abrir los ojos en todo el día.

Así que los vecinos fueron a quejarse con el portero, y este ordenó a sus guaruras que no le permitieran a la muchacha bajar por ahí. Pero cuando ella se enteró, fue a ver al portero; y yo no sé lo que le dijo, que le dio permiso de usar la escalera como quisiera y cuando quisiera. Entonces los vecinos se enojaron, y protestaron.

¿Te acuerdas de la gorda aquella que bajó cien kilos para casarse? Pues como ya se casó, los volvió a subir. Y los vecinos la sentaron en el rellano de la escalera, con lo que nadie puede pasar. Además, pusieron carteles protestando por “el favoritismo del portero hacia una recién llegada”; tocaron pitos y tambores, y armaron tal escándalo que el gendarme de la esquina vino a ver qué pasaba; pero no pudo hacer nada, porque todo el problema era que nadie podía usar la escalera y tenía que dar la vuela hasta la otra.

Lo peor fue cuando el portero quiso subir a la enfermería. Resulta que la Flor lo dejó plantado ese día, y entonces él quiso subir a que la enfermera le diera “cuidados paliativos”, pero los vecinos no le permitieron pasar. El portero decía quera era urgente, que se sentía “a las puertas de la muerte” por la falta de esos cuidados; pero los vecinos no transigieron. Entonces, el portero mandó a sus guaruras que los atacaran; y los muchachos se lanzaron contra ellos blandiendo los puños (Porque no tienen más armas); pero los vecinos contestaron con los pies, y los hicieron rodar escalera abajo. Entonces, el portero alegó que tenían que subir todos a atender sus heridas; pero los vecinos, firmes en su posición. El portero ordenó que conectaran una manguera y les echaran agua, y tampoco. Con fuego no se atrevió a atacarlos, “no le fueran a  quemar las pestañas a él y a sus guaruras”.

Para la noche, los ánimos se habían  caldeado a tal punto que el portero  empezó a pedir pistolas prestadas, con balas de verdad. Pero la situación se resolvió por sí sola. ¿Y sabes cómo? La muchacha llegó algo tarde, en coche con chofer, y anunció que se iba, porque había conseguido un departamento “más bonito y que le iba a costar mucho menos” (Menos que nada, porque ella no lo iba a pagar); y un rato después salió con sus maletas y se fue en el coche.

La manifestación se resolvió por sí sola, y el portero pudo subir a recibir sus “cuidados paliativos”. Pero resultó que la enfermera tenía un compromiso esa noche, y había salido (Como muchos otros vecinos) brincando por la azotea a las vecindades de al lado, y el portero se quedó con un palmo de narices (Que de por sí las tiene bastante prominentes). A los muchachos los curaron los mismos vecinos, pues ya han establecido con ellos relaciones bastante cordiales. El único perjudicado fue el portero, que tuvo que pagar en el hotel de la equina para recibir sus cuidados paliativos (La frase se hizo famosa en la vecindad, y a cada rato se la andan diciendo unos a otros).

Yo quedé muy contento al ver que, por primera vez, los vecinos se alzaron para exigir sus derechos; y los supieron defender. Ojalá la próxima vez sea por algo que valga más la pena.

Te quiere

Cocatú

Fecha: 
Viernes, 19 de Julio 2019 - 13:10
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Viernes, 19 de Julio 2019 - 15:25
Fecha C: 
Sábado, 20 de Julio 2019 - 04:25
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Cartas a Tora CXXXVIII

Querida Tora:

El otro día, el portero tuvo una fricción con la inquilina del 55, que fue a reclamarle que un tubo de agua estaba roto y no se lo componían, con lo que su vivienda se inundaba un  día sí y otro también. A consecuencia de ello, el portero se enojó, gritó en medio del patio que los inquilinos no apreciaban su esfuerzo ni sus sacrificios, y decidió darles un informe de lo que había sido su gestión al frente de la vecindad.

Por supuesto, el no lo escribió. Obligó a uno de sus guaruras, que había terminado la secundaria, a que lo hiciera y luego se lo aprendiera de memoria, porque el no “tenía ganas de estropearse la voz leyendo tantas palabras”. Y mandó preparar el patio para la ceremonia.

Colgaron todo lo que te puedas imaginar; listones, banderitas de colores, papel picado (Del Día de Muertos, pero igual adornaban), cortinas viejas y hasta sábanas que le prestaron las del hotel de junto. Mandó poner un disco de la “Marcha Triunfal” (Pero el guarura se equivocó y puso la “Danza Macabra”), y se dirigió al estrado más alto que pudo conseguir.

Los vecinos estuvieron todos, hasta los bebés del 38, que acababan de llegar de la maternidad, arreados y controlados por los guaruras y por las multas que dijeron les iban a poner a los que no fueran. El portero dijo “Señoras y señores”, y cedió la palabra al guarura que tenía la secundaria.

El muchacho se lo había aprendido todo (Eran como 10 páginas), y aunque con frecuencia se le olvidaba y tenía que consultar su “acordeón” (No es instrumento musical, es un medio para resolver exámenes para los que no has estudiado, y que aquí se aplicó a conciencia) logró decirlo todo sin que le silbaran.

Les recordó que, gracias a él, el patio se  barría cada tercer día, que estaba muy pendiente de que les entregaran el gas a tiempo, que los daños a las instalaciones se reparaban enseguida (Esto lo dijo mirando a la señora del 55, que no respondió porque los guaruras la tenían amordazada), que les había hecho una fiesta para recibir el Año Nuevo (En realidad, los vecinos pagaron la fiesta; el sólo les prestó el patio); y había logrado establecer tan buen ambiente en la vecindad que sus guaruras confraternizaban con las muchachas, y hasta había nacido algún  bebé de tan buenas relaciones que tenían.

El aplauso, dirigido por sus contlapaches (Ya te imaginas quiénes son, ¿verdad?) fue largo y estruendoso. Y hubiera durado media hora, de no ser porque el chavo del 7 (El que es abogado y enemigo del portero, ¿te acuerdas?), se levantó y dijo que no había hablado de los lavaderos, que construyó a costo muy elevado y que se deshicieron en cuanto abrieron el agua; ni del programa “Un Día Sin Baño”, que no solo no ha resuelto el problema de los malos olores, sino que sólo ha servido para enriquecer al dueño del “King’s”, que quién sabe quién será; y que tampoco mencionó el agujero que había en el patio, y que ha estado a punto de cobrar tres vidas; ni de los turnos organizados a horas punta para usar las escaleras sin  pasar por el patio, y que sólo sirven para que los vecinos choquen entre sí y se insulten desde temprana hora; ni de la tolerancia que tiene con los cuartos de azotea, donde permite que vivan tres o cuatro muchachos (Masculinos y femeninos) en espacios para una persona; ni de los abusos de todo tipo que comete la Flor (y su prima) cada vez que le da la gana.

Ahora sí se enchiló el portero, y tomó el micrófono y dijo a los vecinos que a la Flor no la tocaran porque se deshojaba, y que si el le concedía algunas libertades era porque le daba la gana, y que nadie tenía derecho a meterse en sus asuntos personales. El chavo del 7 le iba a contestar, pero su mamá le señaló al guarura feo, que le estaba apuntando con una cerbatana, y le dijo “Calladito te ves más bonito”. Y el chavo no tuvo más remedio que sentarse.

Inmediatamente después, el portero hizo una señal, y los guaruras empezaron a  dispersar a los vecinos, diciéndoles que se metieran en sus viviendas y no salieran hasta el día siguiente, a menos que tuvieran una emergencia (Hubo cuatro, debidas a excesos de alcohol). Y el portero se encerró con la Flor (y su prima) a celebrar “el ejercicio democrático que acababa de celebrar”.

Yo no sé qué pensar de todo ésto. ¿A ti qué te parece?

Te quiere

Cocatú

Fecha: 
Viernes, 05 de Julio 2019 - 13:20
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Viernes, 05 de Julio 2019 - 15:35
Fecha C: 
Sábado, 06 de Julio 2019 - 04:35
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Una injusticia social rectificada

Nosotros, los mexicanos, tenemos la maldita costumbre de creer que todo lo extranjero es mejor, siempre nos estamos comparando con lo que vemos u oímos de otros países, aunque en muchas ocasiones no tengamos la audacia de comprobar la veracidad de la fuente de información. No hemos podido superar este complejo. Por eso es que este artículo tiene como objeto presentar un comentario muy general acerca de la injusticia social (encarcelamiento) que prevalece en las clases pobres y marginadas de los Estados Unidos y la voluntad política que pretende enmendar ese error para explorar las posibilidades de una dinámica social más igualitaria y más equilibrada que ofrezca mejores oportunidades a los estratos más desprotegidos. No es una solución espectacular sino un gran esfuerzo social que pretende transformar años de injusticia y error en tiempos mejores; una iniciativa que vale la pena emprender.

Estados Unidos (USA) es un país donde todo está regulado y documentado, que posee complejos sistemas de seguridad y vigilancia que registran cualquier falta o error por pequeños que sean. Aunque esta imagen pudiera aparentar un país sumamente organizado, también pudiera significar la de un sistema controlador listo para sancionar cualquier falta que pudiera ser leve, sin consecuencias pero que podría quedar registrada en tu expediente y que al acumular más faltas estas influirán  automáticamente en tu expediente criminal (éste se inicia a la menor falta). Lo peor del caso es que si llegas a acumular tres faltas que el juez considere constituyen un riesgo para la sociedad, él te aplicara una severa sanción porque  te considerará reincidente de conductas impropias, en otras palabras, te estará aplicando la regla de three strikes and you are out, tres faltas o delitos te hacen acreedor a una condena severa, bastante severa. Tal es el caso de muchos delincuentes que cometieron faltas menores y que ahora están purgando sentencias largas de muchos años en cualquiera de los 5000 reclusorios que existen en el país. Este encarcelamiento global ha llevado al país a encerrar a más de 2.5 millones de personas y la cantidad seguía en aumento. De acuerdo con J. Petersilia en Beyond the Prison Bubble, en el Wilson Quaterly, Invierno del 2011; los delitos graves más comunes son: posesión de drogas, asesinato involuntario, robo sin violencia, mientras que los menos graves fueron ofensas de orden público (manejar en estado de ebriedad, armas sin licencia, conducta desordenada, resistencia al arresto, violencia doméstica, etcétera; en ese orden). De los 2.5 millones se estima que 1.6 millones son negros y latinos con un grado de escolaridad que no sobrepasa la primaria.

En ningún otro sistema administrativo de los Estados Unidos las manifestaciones raciales son más obvias que en el sistema carcelario. Las estadísticas indican que por cada preso blanco hay ocho negros que, aparte del estigma social, están imposibilitados para conseguir trabajo y de manera indirecta son candidatos a repetir el ciclo cárcel-delincuencia, tal como lo asevera Glenn C. Loury en Incarcerated America Boston Review, Julio/Agosto, 2007.  De acuerdo con entrevistas a diversas autoridades carcelarias, 10 – 15% de esos presos pudieran adquirir su libertad inmediata dado que no son peligrosos ni tienen un perfil de reincidencia. Sin embargo estos ex presidiarios no tienen la estructura social ni cuentan con los apoyos necesarios para satisfacer todas las condiciones bajo las cuales han adquirido su libertad y cometen alguna otra falta menor que los hace reincidentes y vuelven a la cárcel.

En algunas ocasiones se ha sugerido que es una estrategia política para controlar a la población negra o latina pero también se ha insinuado que esta estrategia es parte de un lucrativo negocio que empezó con la privatización de los penales, de ahí el gran interés de retener la máxima cantidad de presos. Se calcula que cada preso (joven y en buena salud) le cuesta al estado $23,000 anuales, arrojando un total de 200 millones de millones de dólares al año en aprehensiones y costos de encarcelamiento.

Tan solo Arnold Schwarzenegger, el ex gobernador de California que se sintió el depurador estatal, construyó 21 prisiones, gastando el 10% de su presupuesto total anual. Esto causó una gran conmoción pues fue cuando se supo que muchas prisiones estatales serían privatizadas, es decir la cárcel se transformaría en negocio ya que el estado concesionaría la administración y operación a un grupo de particulares. Este volumen tan cuantioso de presidiarios hizo que el sistema se colapsara, al grado de que muchos sociólogos, criminólogos y psicólogos advirtieron que esta política tan represiva como improductiva solo estaba ocasionando un encarcelamiento masivo de poblaciones en edad productiva que iba a tener serias dificultades para  reincorporarse a la sociedad y que por lo tanto eran candidatos viables para regresar a la prisión. Si no estaban en la prisión, al no encontrar trabajo muchos de ellos terminarían delinquiendo y de todas maneras volverían a ser reencarcelados. Los expertos advirtieron que esta dinámica social tan impopular como represiva únicamente iba a fomentar un sentimiento más profundo de desigualdad económica, inestabilidad social y de discriminación hacia las minorías1. Recordemos que estos tres elementos fueron factores decisivos en los recientes disturbios en Ferguson, Missouri y Baltimore, Maryland que se iniciaron a partir de flagrantes actos de brutalidad policiaca.

Es tanta la problemática social y política que se ha generado en USA que recientemente algunos condados de varios estados han modificado sus leyes para permitir liberaciones tempranas de muchos reos cuyo perfil les permite asimilarse a la sociedad, o bien han considerado otras alternativas más funcionales como ayudarlos a encontrar trabajo, cambiarles el resto de la condena por trabajo social, facilitarles el arresto domiciliario supervisado, recurrir al uso de un brazalete electrónico, etcétera. Estas estrategias han dado tan buen resultado que el Departamento de Estado aprontó la modificación de algunos reglamentos federales y ha anunciado la liberación de 6000 presos y que tendrá efecto entre el 30 de Octubre y el 2 de Noviembre de este año. Los convictos beneficiados son aquellos traficantes o poseedores de drogas en muy menor escala, sin antecedentes previos y que han demostrado un buen comportamiento. Al parecer, esta sería la liberación prematura de muchos delincuentes, que de resultar satisfactoria podría ser el preámbulo de la liberación de otros 8,500 presos señalada entre el primero de Noviembre del 2015 y el primero de Noviembre del 2016, según Sari Horwitz en su artículo en el Washington Post: “Justice Department set to free 6,000 prisoners, largest one-time release” del 6 de Octubre del 2015.

Estas modificaciones a los reglamentos y sentencias pronunciadas en los 80’s y los 90’s  que significan la liberación de tantos presidiarios, le ahorrarán  tan solo al Departamento de Estado nueve millones de millones de dólares, lo cual corresponde a un 30% de su presupuesto anual, los ahorros a los condados estatales aun no han sido calculados pero son cuantiosos.

Además del inconmensurable ahorro económico que esto representa para todo el país, lo más asombroso es este cambio de política tan positivo, pues después de todo recordemos que las leyes y reglamentos fueron escritas y votadas por los ciudadanos blancos, en muchas ocasiones en prejuicio de los negros y ahora están rectificando por que han visto un mayor riesgo y costo en la desigualdad social y ha provocado que a la larga no sería conveniente para nadie. No es una señal de buena voluntad sino de conveniencia económica y social que pudiera ser benéfica para los diferentes estratos de la sociedad norteamericana en términos de confianza y justicia social. Asimismo, estos cambios podrían considerarse como un buen indicio para aliviar las tensiones sociales que han llegado a extremos verdaderamente alarmantes.

Veremos qué pasa, el ensayo de esta nueva política económica bien vale la pena.

_________________________________________________________________

Bibliografía

Rough Justice. The Economist Julio 34, 2010

Autor:

Fecha: 
Lunes, 19 de Octubre 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Desigualdad y violencia

La desigualdad en nuestro país va en aumento. Esto lo señala el reporte In It Together: Why Less Inequality Benefits All, presentado el jueves pasado en París por el secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría, y la Comisionada Europea para el Empleo, Asuntos Sociales, Habilidades y Movilidad del Trabajo, Marianne Thyssen.

Durante la presentación Gurría dijo que “Hemos llegado a un punto de inflexión. La desigualdad en los países de la OCDE se encuentra en su nivel más alto desde que comenzaron los registros. La evidencia muestra que la alta desigualdad es mala para el crecimiento. El caso para la acción política es tanto económica como social. Al no abordar la desigualdad, los gobiernos están afectando el tejido social de sus países y perjudicando su crecimiento económico a largo plazo”.

Lo que dijo Gurría sobre el tejido social es sumamente relevante en lo que a México se refiere. Recordemos que muchos expertos han afirmado que el desgarramiento de dicho tejido es una de las principales causas de la violencia que se ha apoderado de vastas zonas del país.

El reporte de la OCDE indica que “la participación cada vez mayor de personas que trabajan a tiempo parcial, con contratos temporales o de manera independiente, es un generador importante de la creciente desigualdad. Entre 1995 y 2013, más del 50% de todos los puestos de trabajo creados en los países de la OCDE cayó en estas categorías. Los trabajadores temporales poco cualificados, en particular, tienen ingresos mucho más bajos e inestables que los trabajadores permanentes”.

Y, peor aún: “Los jóvenes son los más afectados. 40% de ellos desempeñan trabajos no estándares y casi la mitad de todos los trabajadores temporales son menores de 30 años. También son los menos propensos de pasar de un trabajo temporal a uno estable y permanente”.

Ante esta realidad, ¿debe sorprendernos que cada vez más jóvenes orienten sus pasos hacia la delincuencia, organizada o no? Ante la perspectiva de una vida cada vez más miserable, ¿debe extrañarnos que cientos de miles de jóvenes mexicanos decidan mejorar sus nivel de vida dedicándose a actividades delictivas?

De acuerdo a In It Together: Why Less Inequality Benefits All:

1. “La desigualdad del ingreso en México es la más alta en los países de la OCDE y ha ido en aumento en los años recientes… En 2012 el ingreso promedio del 10% de la población con más ingresos fue 30.5 veces más alto que el del 10% con menos ingresos, arriba del 22 a 1 que se registró a mediados de los 80...  Esto se compara con un promedio OCDE de 9.6 a 1 en 2013.

2. “En México, el ingreso familiar real disponible cayó fuertemente después de la crisis financiera global. En 2010, el ingreso familiar promedio era 11% menor que en 2008…  Durante las últimas tres décadas, el crecimiento del ingreso del 10% superó el promedio. Es un hecho que, en términos reales, el ingreso promedio del 10% inferior en 2012 fue menor de lo que era en 1984”.

Desde mediados de la década de los 80 diversos pensadores advirtieron que el modelo económico y la automatización iban a generar cada vez mayor desigualdad en el mundo. A 30 años de distancia sus predicciones se han cumplido. La OCDE nos dice que la desigualdad sigue aumentando sin que los gobernantes hagan mucho para evitarlo.

Por ello es increíble que algunos se sorprendan por lo aparición de organizaciones fundamentalistas en Medio Oriente, como el ISIS, o por el crecimiento de la delincuencia organizada alrededor del planeta. Gracias a la desigualdad y falta de oportunidades, a las organizaciones criminales les es fácil reclutar a miles y miles de miembros dispuestos a jugarse la vida sin pensarlo dos veces.

La desigualdad genera violencia y mientras mayor es aquella mayor es ésta. La balacera del viernes pasado que dejó 43 muertos en el Rancho El Sol, entre Ecuandureo y Tanhuato, Michoacán, es la más reciente consecuencia de la injustificable desigualdad que desde hace 30 años empezó a crecer descontroladamente en México.

El reporte In It Together: Why Less Inequality Benefits All puede leerse en www.keepeek.com/Digital-Asset-Management/oecd/employment/in-it-together-why-less-inequality-benefits-all_9789264235120-en#page1

El análisis de la situación de la desigualdad en México puede leerse en www.oecd.org/mexico/OECD2015-In-It-Together-Highlights-Mexico-Embargo-21May11amPArisTime.pdf

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 25 de Mayo 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Quién detendrá el escándalo de OHL?

Obrascon Huarte Lain (OHL) protagoniza un escándalo que está siendo seguido por los medios de México y España, como producto de la revelación de unas grabaciones en las que uno de los ejecutivos de la firma trata con el secretario de Comunicaciones del Estado de México “arreglar” unas vacaciones para el funcionario, a cambio de que se permita a la empresa incrementar el costo del peaje que se paga en las autopistas concesionadas. Por supuesto, ambos implicados negaron la veracidad de la grabación. Pablo Wallentin (OHL) aseguró que se trataba de un montaje. Algo parecido respondió Apolinar Mena Vargas, secretario de Comunicaciones del Estado de México hasta hace unas horas.

La prensa señala que desde que comenzó el sexenio, OHL ha ganado contratos por 26 mil millones de pesos. Ahora, sus acciones sufren en la bolsa y hay varias investigaciones acerca de su proceder. El gobernador Ávila ha ordenado que las tarifas de las autopistas permanezcan sin cambio hasta nuevo aviso.

La semana pasada, Pablo Wallentin presentó su “renuncia voluntaria” a OHL y ayer Mena Vargas también hizo lo propio, es decir, ambos fueron renunciados. El ahora ex funcionario fue multado, además, con 189 mil pesos, una bicoca si se toma en cuenta que las vacaciones de marras costaron alrededor de 124 mil pesos.

Se dice que la empresa está siendo investigada, pero nadie habla de quitarle las concesiones, tal vez conseguidas a fuerza de pagar vacaciones. Tampoco se habla de excluirla de futuras licitaciones. Por su parte, a Mena Vargas se le multó y se le despidió, pero no se le inhabilitó, en un esquema muy parecido al de David Korenfeld. Cabe preguntarse si ambos funcionarios, el federal y el local, serán reinstalados en otro puesto una vez capeado el temporal.

¿Esta es la forma de enfrentar la corrupción y el abuso en los cargos? Claramente no. Se están haciendo las cosas a medias ante una ciudadanía que no asume su función de vigilante y juez y medios que se ostentan como jueces morales, sin serlo.

La pregunta ahora es: ¿la salida de Wallentin y Mena Vargas detendrá el escándalo? Ojalá no, porque parece haber mucho más fondo.

MAL Y DE MALAS: sólo puede ser atribuido a la mala suerte lo ocurrido este fin de semana al satélite Centenario, que debía servir para dar rapidez y eficiencia a las comunicaciones en nuestro país. El lanzamiento de este satélite causó cierta expectación y terminó en desastre. El secretario de Comunicaciones, el inefable Ruiz Esparza, dice que el artefacto estaba totalmente asegurado. Por supuesto, nada mencionó sobre los servicios que ya no prestará el Centenario. Como decían las abuelas: el gobierno de Peña Nieto necesita una limpia… ¿de gabinete?

Fecha: 
Lunes, 18 de Mayo 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Liderazgo en impunidad 2

impunidad. (Del lat. impunĭtas, -ātis). 1. f. Falta de castigo. – Definición en el Diccionario de la Real Academia Española.

Reporte Orentlicher 2005, citado en el Índice de Impunidad Global). Inexistencia, de hecho o de derecho, de responsabilidad penal por parte de los autores de violaciones, así como de responsabilidad civil, administrativa o disciplinaria, porque escapan a toda investigación con miras a su inculpación, detención, procesamiento y, en caso de ser reconocidos culpables, condena a penas apropiadas, incluso a la indemnización del daño causado a sus víctimas.

El Índice de Impunidad Global elaborado por el Centro de Estudios sobre Impunidad y Justicia (CESIJ) de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP) incluye a 59 países miembros de Naciones Unidas que han generado la información estadística suficiente y actualizada en materia de seguridad, justicia y derechos humanos. No incluye a otros 134 países con membresía en Naciones Unidas que no proporcionan estadísticas sobre seguridad y justicia que permitan una evaluación comparada en materia de seguridad y justicia”.

Los 59 países incluidos son: Andorra, Albania, Alemania, Argentina, Armenia, Austria, Bahamas, Barbados, Bosnia y Herzegovina, Bulgaria, Canadá, República Checa, Chile, Chipre, Colombia, Corea, Costa Rica, Croacia, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estados Unidos, Estonia, Filipinas, Finlandia, Francia, Georgia, Guayana, Holanda, Honduras, Hungría, Irlanda, Italia, Jamaica, Japón, Letonia, Lituania, Malta, México, Moldova, Mongolia, Montenegro, Nicaragua, Noruega, Panamá, Paraguay, Polonia, Portugal, Rumania, Rusia, El Salvador, Serbia, Singapur, Suecia, Suiza, Trinidad y Tobago, Turquía, Ucrania.

En el Índice de Impunidad Global se señala que México, junto con Austria, Barbados, Bulgaria, República Checa, Chile, Finlandia, Holanda, Japón, Polonia, Portugal y Serbia, fueron incluidos porque están a la vanguardia en la generación de información estadística en materia de seguridad y justicia.

Para elaborar el índice, el CESIJ de la UDLA tomó en cuenta 23 indicadores: Policías por cada 100 mil habitantes; Jueces por cada 100 mil habitantes; Personal en reclusorios entre capacidad total de los penales; Reclusos entre capacidad total de los penales; Personal en reclusorios entre total de reclusos; Personas en contacto formal con la policía entre total de denuncias; Personas frente a los tribunales entre número de policías; Personas frente a los tribunales entre número de jueces; Personas frente a los tribunales entre personas en contacto formal con la policía; Procesados entre personas en contacto formal con la policía; Condenados entre personas frente a tribunales; Personas condenadas entre número de jueces; Porcentaje de encarcelados sin sentencia; Encarcelados por homicidio entre homicidios totales; Encarcelados por ofensas violentas entre denuncias por ofensas violentas; Encarcelados por ofensas a la propiedad entre denuncias por ofensas a la propiedad; Porcentaje de personas sentenciadas a 20 y más años por porcentaje de personas encarceladas por homicidio; Encarcelados entre condenados; Encarcelados entre total de denuncias; Desaparecidos; Ejecuciones extrajudiciales; Tortura; y Encarcelados.

Después de aplicar diversas fórmulas matemáticas pudo hacerse el ranking de los 59 países, desde los que presentan menos casos de impunidad hasta los que viven sumidos en ésta.

Así, los 10 países en donde menos prevalece la impunidad, en orden descendente, son: Croacia, Eslovenia, República Checa, Montenegro, Bulgaria, Malta, Polonia, Suecia, Lituania y Serbia.

Los 10 países en donde más prevalece la impunidad son, y también en orden descendente, son: Georgia, Corea, El Salvador, Hondura, Nicaragua, Rusia, Turquía, Colombia, México y Filipinas.

Es decir, sólo un país violento y desordenado como Filipinas está en peor situación que otro país violento y desordenado, que es México.

El Índice de Impunidad Global, que puede verse y analizarse en www.udlap.mx/cesij/files/IGI_2015_digital.pdf incluye un profundo análisis del fenómeno de la impunidad, sus causas y posibles soluciones. Es un documento que deben estudiar profundamente quienes gobiernan a este país. Mientras lo ignoren México seguirá buscando como arrebatarle a Filipinas el liderazgo en impunidad.

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 23 de Abril 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La crisis de legitimidad auspicia la violencia

 

En México no hay justicia porque usualmente se rinde al mejor postor. La impunidad campea: sólo 2% de los delitos son castigados, y la mayoría de los que están en la cárcel purgan largas condenas por infracciones menores o porque confesaron su culpabilidad bajo tortura, mientras que los grandes delincuentes presumen sus fechorías a la luz pública. La economía no funciona porque concentra la riqueza en un puñado y genera pobreza y desigualdad: los de arriba se reparten las oportunidades y los empleos bien remunerados con la única credencial que vale: su poder. Los partidos políticos recrearon el régimen patrimonialista: se reparten entre sus compinches los cargos de elección popular y usan los recursos públicos como si fueran de su propiedad para enriquecerse. La corrupción concentra el poder y las oportunidades.

Las instituciones mexicanas son, en consecuencia, inoperantes: la Comisión Nacional Bancaria y de Valores no vigila ni regula a quién debería hacerlo, como lo muestra la defraudación de Ficrea a sus ahorradores. Lo mismo ocurre en el ámbito político donde los partidos violan un día sí y otro también la ley que ellos elaboraron y aprobaron. Los Poderes de la Unión tampoco operan: los legisladores encubren, en lugar de investigar para determinar si hubo o no conflicto de interés en las casas del presidente Peña y del secretario Videgaray de Hacienda, porque la mayoría se benefician de los moches; tampoco legislan a favor del interés general sino del gran capital. El Ejecutivo es incapaz de garantizar la vida y el patrimonio de las personas. Y la Corte no controla a sus jueces ni protege al ciudadano de los abusos del poder público.

En suma, la gran mayoría de mexicanos carece de oportunidades y de medios para defenderse de los poderes públicos y económicos. Es más fácil descender en la escala social (empobrecerse) que mejorar el nivel de vida. El mundo político, el mundo económico, el mundo de la justicia son impenetrables: la movilidad social se congeló. Con ello, los poderes públicos y las instituciones pierden su legitimidad porque no representan el interés general. Esta circunstancia explica la violencia de muchos grupos: si los de abajo no pueden acudir a la ley ni acceder a la justicia para protegerse ni a la prensa para hacerse oír, recurren al único medio que les da visibilidad y presencia: el vandalismo. Estamos entrampados, pues un Estado sin legitimidad pierde el derecho del uso legítimo de la fuerza pública. Por tanto, urge un gran acuerdo nacional para recuperar el Estado a favor del interés general. En caso contrario se corre el riesgo de que caigamos en una espiral fatal de violencia.

Fecha: 
Jueves, 22 de Enero 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La magnitud de los problemas

De nuevo tenemos que padecer el suplicio de escuchar y ver la propaganda de los partidos políticos que mañana, tarde y noche se difunde en todas las estaciones de radio y televisión del país. Otra vez, como sucede cada tres años, debemos ser los involuntarios receptores de las mil y un estupideces que contienen los anuncios del PAN, PRI, PRD y los microminipartidos MC, PANAL, PT y PVEM. Este año, como si ser víctimas de estos siete partidos no fuera suficiente, también debemos serlo de MORENA, PES y PH, los nuevos institutos políticos que al igual que los otros prometerán redimir a la Patria y sus habitantes. 

Personalmente trato de evitar escuchar y ver esta propaganda chatarra, pero estoy profesionalmente obligado a hacerlo para saber cuales son las ocurrencias de los comunicadores de cada uno de los 10 partidos políticos que buscarán nuestros votos el próximo 7 de junio.

En términos generales cada uno de ellos nos promete el Sol, la Luna y las estrellas prometiendo hacer lo que les es imposible cumplir.

Los partidos nos dicen en sus mensajes, palabras más, palabras menos, las mismas cosas: si votas por mí, se acabará la corrupción, la impunidad, la pobreza, el desempleo, la ineficiencia, imperará el imperio de la ley, se combatirá mejor a los delincuentes, México tomará el justo lugar que le toca en el mundo, etc., etc., y etc.

Las ofertas y promesas que se nos hacen no las cree ya ni un descerebrado. Al hacerlas, los dirigentes y candidatos de cada partido hacen caso omiso de varias encuestas que indican que solo el 7% de los mexicanos le creen a los partidos políticos (entre ellas la Encuesta México: Política, Sociedad y Cambio: Escenarios de Gobernabilidad, realizada por GEA durante el último trimestre del año pasado y difundida el 14 de diciembre de 2014) y que apenas el 31% de los ciudadanos piensa votar en las próximas elecciones.

La desconfianza y desilusión que la mayoría de los mexicanos tenemos en los partidos políticos no es gratuita. Todos nos han fallado de una manera u otra, sus candidatos que han logrado ganar un cargo de elección olvidaron sus promesas de campaña y, peor aún, demostraron que el puesto no era más que un escalón hacia otro más importante.

Ahí están los casos de la educación, la seguridad pública, la impartición de la justicia y la salud. Pese a todo lo que se ha invertido en estos rubros, nuestros niños y jóvenes no reciben los conocimientos necesarios para enfrentar los retos del mundo contemporáneo, los policías de todos los niveles siguen siendo mal pagados, los niveles de impunidad rompen récords cada año y la probabilidad de morir en un hospital público es mayor hoy que ayer.

Durante esta temporada electoral todos lo candidatos de todos los partidos prometerán mejorar la seguridad pública. Sería bueno recordarles que, según la misma encuesta de GEA, “dos terceras partes de los policías locales tienen ingresos de apenas 4 mil pesos y tres cuartas partes además de tener sólo educación básica, no han recibido prácticamente ninguna capacitación” y que “muy pocos municipios y entidades alcanzan el parámetro recomendado por la ONU de tres policías por cada mil habitantes. En los municipios hay en promedio 1.6 policías y en los estados 1.3.”

Después de recordarles estos datos, sería bueno que cada candidato nos explique cómo piensa hacerle para que cada policía gane un sueldo decoroso (mínimo 14,000 pesos al mes), tenga como mínimo la secundaria terminada, reciba capacitación constante y adecuada y cómo piensa trabajar para que su municipio o estado llegue a tener un promedio de tres buenos, bien pagados y capacitados policías por cada mil habitantes. Después de que nos explique lo anterior, que nos diga de dónde obtendrá los recursos para lograrlo y cuánto tiempo deberemos esperar para ver cumplida su promesa.

Si alguno candidato puede hacer lo anterior de manera convincente, merece nuestro voto. Dudo que haya uno capaz de hacerlo.

La magnitud de los problemas que enfrenta el país es enorme y no van a solucionarse con promesas y soluciones sin fundamento como las que tendremos que escuchar en la propaganda de los partidos políticos que, además de estúpida, ya resulta ofensiva.

Foto: inciclopedia.wikia.com

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 19 de Enero 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1