Se encuentra usted aquí

indiferencia

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Esa novela policiaca llamada “El Chapo”

Como un defecto indeseado de la fuga de Javier Guzmán, alias El Chapo, se ha dado rienda suelta a la imaginación y malos deseos de personajes de diversos orígenes. Desde aquellos que absurdamente señalan que “el pacto” entre Peña Nieto y El Chapo no se cumplió, por lo que el capo decidió fugarse (Edgardo Buscaglia) hasta aquellos que quieren darle las gracias por exponer de “un plumazo” la corrupción (obispo Raúl Vera). Más allá de estas interpretaciones, que abundarán en los próximos días, es importante tener en cuenta:

1.- La fuga del Chapo sí es un golpe en lo personal para el presidente Peña Nieto. Y lo es porque fue el propio presidente quien así lo manejó en los medios, desde aquella declaración suya en la que señaló que sería “imperdonable” la fuga. También lo es por el hecho de que Guzmán es considerado el capo más importante del crimen organizado en el mundo.

2.- Sí, la fuga golpea de nuevo la credibilidad del gobierno en uno de los frentes que más había presumido: la captura de jefes criminales.

3.- Tiene razón el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) cuando atribuye a la corrupción la fuga. Algunos dicen que es probable que celadores y funcionarios del penal fueran amenazados. Detrás de la desconfianza para denunciar a las autoridades las amenazas, se esconde la desconfianza hacia ellas por la sospecha de que estén coludidas. Otra vez la corrupción. Si los pobladores notaron que sacaban camiones y camiones de tierra de una construcción y no dijeron nada es indiferencia, la clase de indiferencia que permite la corrupción.

4.- Pero no sólo es corrupción, también es irresponsabilidad. ¿Quién está encargado de los penales de alta seguridad dentro del entramado institucional de la Secretaría de Gobernación? Quien sea, ése se tiene que ir. No cumplió. ¿Quién más debe renunciar? El tamaño de la crisis lo dirá, pero lo peor es que el presidente Peña Nieto confirme en su puesto a todos los involucrados de antemano.

5.- El control de daños ha sido confuso, sin una cabeza visible y con medidas tardías y posiblemente inefectivas. El presidente Peña Nieto no puede hacerse cargo de la búsqueda del Chapo, a menos que nos declaremos inmediatamente una república bananera. Esa es tarea de un subsecretario o de un subprocurador experimentado y de esos hay pocos. Acaso de un mando militar, de los que hay muchos y no se aprovechan. Un mando militar fuera de toda duda, al que se le concedan amplios poderes.

6.- Con todo lo grave que es la fuga del Chapo, el gobierno no puede volverse monotemático. Hay muchos otros temas relevantes en la agenda que requieren atención: la gira presidencial, la Ronda 1, el volcán de Colima, etc. Como contaba Borges acerca de la inscripción en el anillo del Rey David: “también esto pasará”.

Foto: Cuartoscuro

Fecha: 
Lunes, 13 de Julio 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

De Frente y Claro - Ebrard Cínico, Corrupto y Mentiroso. Que sea candidato de mayoría, no plurinominal

Marcelo Luis Ebrard Casaubón, ex jefe de gobierno de la Ciudad de México y según él, calificado como el “Mejor Alcalde del Mundo”, se encuentra en el ojo del huracán, por toda la estela de corrupción en la llamada Línea Dorada, hoy conocida como Línea Robada.

Y llegando al colmo de su desesperación, por lo que ha estado saliendo a la opinión pública, solicitó medidas precautorias ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) para tener un debido proceso con motivo de la investigación de la Cámara de Diputados sobre la construcción de la Línea 12 del Metro. Demandando la emisión de medidas cautelares o precautorias a su favor, a fin de que las diversas autoridades se abstengan de realizar acciones que violen sus derechos humanos y, por ende, irrestrictamente cumplan con los derechos y principios fundamentales del debido proceso.

En verdad el cinismo de Ebrard rebaza todos los límites, ya que el hecho de ir a quejarse a Derechos Humanos sólo demuestra que no encuentra que hacer para intentar evadir sus responsabilidades en esta gran corrupción y negligencia de la construcción de la Línea 12 del Metro.

Buscando ahora ser la víctima, sin detenerse en lo que tenga que hacer, inclusive el ridículo. Sin importarle todos los miles de millones de pesos que costó demás esa Línea de transporte, que resultó inoperable.

Al recurrir a Derechos Humanos para que lo defienda, argumentando que los violan, le pregunto: cuando fue secretario de seguridad pública en noviembre del 2004, ante los hechos acontecidos en San Juan Ixtayopan, delegación Tláhuac, donde fueron linchados tres agentes de la P.F.P. falleciendo dos quemados y uno gravemente lesionado, quedando demostrada la falta de capacidad en cuanto a seguridad del gobierno de la ciudad, al no tomar decisiones inmediatas para rescatarlos.

Esos agentes ¿no tenían derechos humanos?, o simplemente no le importaron, al tardar en rescatarlos. Y peor aún argumentar que por la hidrografía no pudieron llegar a tiempo. Cuando la realidad fue que en esos momentos en que tenía que dar la orden para rescatarlos, se encontraba en sus oficinas regañando y reclamándole a un periodista lo que había publicado cuestionándolo a él y a su familia. Pero no le importó que se tratara de seres humanos a los que se les arrebató la vida.

Y siguió en el cargo con el mayor cinismo, defendido por el entonces jefe de gobierno el Peje López Obrador quien afirmó que no quitaba a Ebrard ni aunque se lo pidiera el Presidente Vicente Fox, simplemente porque él consideraba que era un buen funcionario. Y con ese apoyo, Marcelo Ebrard envalentonado aseguraba que no lo aceptarían porque no era JUSTO.

Nuevamente los proyectos políticos personales estaban por encima y por delante de las leyes. Demostrando ambos con esta actitud, que el pacto y compromiso que tenían era más fuerte e importante que la misma ciudad y sus habitantes.

Finalmente Marcelo Luis Ebrard, fue cesado, por el Presidente Vicente Fox, del cargo de Secretario de Seguridad Pública del DF, como se lo permitía nuestra Constitución.

Y para demostrar el compromiso que tenían el Peje y Ebrard, después de ser cesado Ebrard, lo nombró Secretario de Desarrollo Social del GDF, ya que era su delfín para la candidatura a jefe de gobierno en el 2006.

Con esa estela de negligencia, incapacidad y no respeto a los derechos humanos, Ebrard llegó a ser jefe de gobierno el 5 de diciembre del 2006. Presentándose ya en ese cargo, otro suceso lamentable, el caso New's Divine, y nuevamente le pregunto a Ebrard, si las víctimas de la discoteque New's Divine, ocasionado por la negligencia de su policía, ¿no tenían derechos humanos? Ya que lo sucedido en un operativo de la UNIPOL, en la discoteca New's Divine, ubicada en la Delegación Gustavo A. Madero, donde muriendo 12 personas, mostró y demostró la negligencia de esta nueva policía, su falta de capacidad y preparación para operativos de este tipo, pero más aún, la enorme corrupción que existía en el GDF.

Y ahora con su gran corrupción de la Línea 12, se hace la víctima diciendo que es inocente y pretende ser diputado plurinominal por el PRD para tener fuero político.

Por ello, reto a Marcelo Luis Ebrard a que sea candidato a diputado por el partido que quiera, pero que lo sea de mayoría, que voten por él, y se dé cuenta del repudio que le tiene la ciudadanía del DF.

Ya que de ser supuestamente ser el "Mejor Alcalde del Mundo”, pasó a ser el Alcalde más cínico y mentiroso del mundo.

¿Este tipo de personas queremos en el Congreso de la Unión?, usted qué piensa estimado lector.

Fecha: 
Jueves, 12 de Febrero 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Hiel y Miel: De la "bella indiferencia" que padece todo México

Pocas cosas me molestan más en la vida que los juicios facilones sobre cualquier cosa. Las opiniones superficiales, en blanco y negro, maniqueas y sin matices son el pan nuestro de cada día, en y para buena parte de esta sociedad aquejada de analfabetismo funcional generalizado. Y digo todo esto un poco (o un bastante) cansada de las descalificaciones sin ton ni son a la clase política. El rechazo a los gobernantes o legisladores, el llamar a todos ellos rateros, ineficaces o “guevones”, realmente me descompone. Y ya se que esto que digo me acarreará criticas e insultos por atreverme (dirán muchos) a defender lo que consideran indefendible. Obviamente hay políticos (como psicólogos, plomeros, vendedores de aspiradoras o empresarios) rateros, ineficaces y “guevones”…claro que sí, pero no todos, ni tampoco la mayoría. Los mexicanos queremos políticos de primera y eso requiere que seamos todos ciudadanos de primera, ¿en verdad lo somos?, bueno…¿siquiera estamos interesados en serlo?. Y como la indignación está de moda, pues yo también estoy indignada…estoy cansada de la manipulación que han sufrido y sufren los padres de Ayotzinapa, harta hasta la saciedad de la CETEG y sus desmanes consentidos por todos, asqueada del discurso elemental de los que culpan de todo al gobierno o mejor aún al presidente Peña, estoy cansada hasta la nausea de que nos regocije el desmadre, la falta de respeto a las instituciones, hastiada de los necios niños del POLI que siguen y siguen con sus tomas de instalaciones y demandas absurdas en vez de ponerse a estudiar, harta de los que se oponen a todo pero no proponen nada, de los que hablan a favor del “pueblo” mientras lo utilizan, de los “actores comprometidos” que opinan a partir de su ignorancia que todo en México está mal y eso los regocija, de los pomposos académicos que señalan lo pésimo que se está gobernando pero hacen poco por avanzar. En fin, estoy rebasada por la ignorancia, la maldad y la superficialidad. ¿No sería más bien hora de que nos pusiéramos a trabajar?. Y conste que digo esto después de haber atravesado estos últimos dos años por dificultades enormes para hacer sobrevivir a mi pequeña empresa. No, nadie me ha comprado y a lo largo de mis más de 60 años de vida nunca he dejado de trabajar incansablemente ni de ganarme la vida honestamente. No, no me paga Peña por decir esto, ni soy priísta (por cierto el señor César Camacho me parece muy escaso de luces y me molesta bastante su colección de relojes de 70 mil dólares y por si fuera poco me parece muy limitado su director de Comunicación Social). Yo como ciudadana tengo derechos, pero también tengo obligaciones políticas, y quizá la más importante de ellas es contribuir a la democracia y la libertad, ¿lo estamos haciendo los mexicanos en alguna medida?. Pareciera que a eso que llaman algunos “pueblo” no le preocupa ni los derechos humanos, ni el hambre, ni la miseria, y bueno…ni la injusticia ni la violencia. México, diría Freud, padece de la “bella indiferencia” y casi nada nos conmueve ni nos remueve más allá de los desagradables gritos histéricos. Muchos son tan ignorantes y estúpidos que se proclaman “apolíticos” o mejor aún “antipolíticos” como si serlo fuera un blasón a mostrar. El desprecio por la política es propio de los salvajes, de los que sueñan con vivir en un episodio perpetuo de Juego de Tronos, donde la barbarie y los cuchillos están por encima del diálogo, las propuestas y los consensos. Todos los que se ufanan por detestar a la política, no merecen llamarse ciudadanos, por que los gigantescos problemas de cualquier país solo pueden enfrentarse con instituciones fuertes que construyamos y apoyemos entre todos para salir adelante. Muchos políticos son un asco, sí…pero muchos ciudadanos también…Y para que se me baje el coraje mejor ahí les va la recomendación de la semana: si se les antoja una deliciosa comida francesa no dejen de visitar Arturo's en Cuernavaca 68, Col. Condesa. La atención personal de su dueño Arturo Cervantes, es exquisita y el menú tentador y delicioso. La decoración es sobria y elegante y la sopa de cebolla, la trucha con almendras tostadas y el Mousse de chocolate belga, son inolvidables. Desde luego hay una pequeña y agradable terraza para fumar. Vayan. Besitos a los niños, que espero lleguen a ser unos buenos ciudadanos…tan tan.

Autor:

Fecha: 
Viernes, 06 de Febrero 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1

Columnas: