Se encuentra usted aquí

identidad

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Valores de los mexicanos

La identidad según el Diccionario de la Real Academia Española, define como  el conjunto de rasgos propios de un individuo o de una colectividad. Es el conjunto de rasgos o características sociales, culturales, etc., propios de una colectividad que la definen y distinguen de otra. Y que además le permite  sentir orgullo de pertenencia.

Los mexicanos nos distinguimos  por el amor a nuestros símbolos patrios que es el máximo orgullo: la bandera mexicana, el himno Nacional  y el escudo Nacional, ya que ponen en alto el nombre de México principalmente durante septiembre “El mes de la Patria” cuando celebramos la Independencia.

Los símbolos patrios de México representan la identidad nacional y arraigan un sentimiento de pertenencia que busca la unión de aquellos que habitan en el país, generando emoción, felicidad, alegría, satisfacción, gozo y entusiasmo.

La Bandera Mexicana

 El actual diseño de la bandera se adoptó desde el 16 de septiembre de 1968 y desde febrero de 1984 su uso es regulado por la Secretaría de Gobernación con base en la Ley sobre el escudo, la bandera y el himno nacional en el capítulo segundo. Está segmentada en tres partes iguales, cada una de un color distinto a partir del asta (verde, blanco y rojo) y con el escudo de armas de México en el centro de la franja blanca. Es uno de los símbolos patrios más significativos de esta nación, su día se celebra el 24 de febrero. Bajo el título "De las características de los símbolos patrios" se describe en forma general dentro de la ley mencionada: Artículo 3o.- La Bandera Nacional consiste en un rectángulo dividido en tres franjas verticales de medidas idénticas, con los colores en el siguiente orden a partir del asta: verde, blanco y rojo. En la franja blanca y al centro, tiene el Escudo Nacional, con un diámetro de tres cuartas partes del ancho de dicha franja. La proporción entre anchura y longitud de la bandera, es de cuatro a siete. Podrá llevar un lazo o corbata de los mismos colores, al pie de la moharra.

El Himno Nacional 

Pese a conocerse y usarse como tal desde 1854, solo se hizo oficial desde 1943, a partir de un decreto expedido por Manuel Ávila Camacho, quien fungió como presidente de México de 1940 a 1946. Y desde febrero de 1984 su uso es regulado por la Secretaría de Gobernación con base en la Ley sobre el escudo, la bandera y el himno nacional.

La letra del himno alude a victorias mexicanas en batallas, trata sobre la defensa de la patria, las virtudes del pueblo que la ejerce y el sacrificio que conlleva. Sus estrofas y estribillo fueron compuestas por el poeta potosino Francisco González Bocanegra en 1853, mientras que su música, obra del músico español Jaime Nunó, fue compuesta al año siguiente. En su versión original, el himno está compuesto por diez estrofas, pero en los noventa años que pasó para su oficialización pasó por varias modificaciones o intentos de modificación, y quedó reducido solo a cuatro estrofas y el estribillo a partir de 1943, cuando se oficializó.

Las características y uso del Himno Nacional Mexicano los regula la Ley sobre el escudo, la bandera y el himno nacional, en sus artículos 1, 4, Capítulo V, de los artículos 38 a 49, y el Capítulo Especial de los artículos 57 a 60.​ Y se menciona que el texto del himno y partitura de la música se encuentran autentificados por firma de los titulares de los poderes federales, en una copia triple que se deposita para su resguardo en el Archivo General de la Nación, en la Biblioteca Nacional y en el Museo Nacional de Historia.

El Escudo Nacional

Se inspira en la leyenda de la fundación de México-Tenochtitlan según la cual el dios Huitzilopochtli indicó a los mexicas que establecieran su ciudad donde encontraran a un águila posada en un nopal. Es así como se asentaron en el valle de México al centro de Mesoamérica, en lo que hoy es la Ciudad de México.

El actual diseño del escudo nacional está en uso desde 1968 y desde febrero de 1984 su uso es regulado por la Secretaría de Gobernación con base en la Ley sobre el escudo, la bandera y el himno nacional en el capítulo segundo. Bajo el título "De las características de los símbolos patrios" se describe en forma general: Artículo 2º El Escudo Nacional está constituido por un águila y una serpiente mexicanas, con el perfil izquierdo expuesto, la parte superior de las alas en un nivel más alto que el penacho y ligeramente desplegadas en actitud de combate; con el plumaje de sustentación hacia abajo tocando la cola y las plumas de ésta en abanico natural. Cuando el Escudo Nacional se reproduzca en el reverso de la Bandera Nacional, el águila mexicana se presentará posada en su garra derecha, sujetando con la izquierda y el pico la serpiente curvada.  El emblema nacional contiene diez elementos: nopal, águila, serpiente, agua, caracoles, chalchihuites, piedra, rama de laurel, rama de encino y listón tricolor. Es el emblema nacional con mayor número de elementos biológicos.

Son estos tres símbolos patrios establecidos por la ley que nos dan identidad, orgullo y distinción entre los países. ¡Viva México!  

 

Referencias

https://culturacolectiva.com/historia/historia-de-los-simbolos-patrios-mexicanos

Recuperado de:  https://dle.rae.es/?id=KtmKMfe

 

Contacto

dra.elizabeth.cruzg@gmail.com

https://www.facebook.com/draelizabeth.cruzgarza.9     

https://www.facebook.com/RIEHMTY/   

www.ruizhealytimes.com

Secciones:

Autor:

Fecha: 
Miércoles, 11 de Septiembre 2019 - 13:05
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Miércoles, 11 de Septiembre 2019 - 15:20
Fecha C: 
Jueves, 12 de Septiembre 2019 - 04:20
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El Meollo del Asunto: Misoteísmo y el orgullo gay

En el país y en el mundo se ha celebrado una marcha más de lo que se conoce desde la década de los setenta del siglo XX como la marcha del orgullo gay.

Bajo esta palabra del idioma inglés, que significa alegre o jocoso, se agrupa un sinfín de identidades de personas que alegan no ser binarias, sino diversas.

Para quienes llegan tarde, eso significa que no se consideran ni hombre o mujer, sino algo más.

Hasta la última vez que me enteré había como 130 diferentes pretendidas identidades.

Y lo digo así, “pretendidas identidades”, pues no hay absolutamente nada científico que avale tales nuevas identidades humanas.

Si hay muchas opiniones, teorías, como la de género con su ideología, la que pretende convencer a la humanidad que los seres humanos no nacemos ni hombres ni mujeres. Sino que podremos escoger ser lo que deseemos en un momento de nuestra vida.

Que nuestra genitalia nada tiene que ver con el comportamiento de cada uno de nosotros que ha nacido así. Hombre o mujer. No valen o no cuentan los cromosomas, ni la biología. Sólo la ideología que apoya la teoría.

En estas opiniones, estudios e investigaciones que aún no son leyes sino conclusiones a priori algunas, estudios sesgados y opiniones como las que se encuentran en “El segundo sexo” de Simone de Beavoir.

Base para construir un entramado que a pesar de lo frágil del mismo, se ha diseminado por el mundo occidental y edifica un mundo que reconoce, acepta y prioriza la sexualidad con la identidad humana.

Al que ha dominado con su lucha contra lo que llaman el patriarcado y la heterosexualidad.

Pero no son esos los temas principales de la diversa marcha.

Existe uno más que está a la vista pero que no se identifica como la base. Uno que le “choca” a la persona que no marcha y que lo ve. Le “choca porque le ofende en lo más sagrado que tiene. Su creencia, su fe. Su DIOS”.

Tal vez esto se deba a que las personas que marchan en tales manifestaciones del orgullo, se hayan sentido igual de ofendidas en sus creencias de identidad.

Lo que sería entonces algo así como un “karma”. En lo que no creo, pero entiendo.

Estoy de acuerdo en que la persona se pueda sentir con gustos y preferencias diferentes a las mías.

Entiendo que todas las personas somos diferentes. Como dice mi hermano Alberto, “a la gente nos gustan cosas diferentes, no nos gustan las mismas cosas”. Y tiene mucha razón.

No sólo lo entiendo, sino que respeto a la persona que le gusta algo más o diferente de lo que a mí me gusta. Por ello no trato de imponer mi gusto o preferencia a las personas.

Respeto la diferencia, lo diverso, a la persona y su creencia.

Trato de no ofenderle, molestarle.

Sólo que mi creencia y mi convicción son determinantes. Y por no estar de acuerdo con la de quien no piensa como yo, les molesta o les ofende.

Ese no es mi problema. Es de quien se ofende.

Estas marchas del orgullo gay se caracterizan por ofender la creencia de la gente que no piensan como los marchantes.

Algo que para los no marchantes es una incongruencia, una falta de respeto. Mismo que los marchantes piden de los no marchantes, a los que no respetan.

Ha sido el alegato de la llamada “tolerancia”, que la sociedad humanista y secular se ha inventado en la posmodernidad. Misma que está totalmente ausente en el Día del Orgullo Gay.

Las ofensas que se ven hacia quienes no creen como quienes marchan son evidentes.

Toman las figuras y símbolos de lo que llaman el patriarcado, la religión monoteísta y las denigran. Las ridiculizan.

Y en las marchas, no solamente se mofan y las caricaturizan, sino que ridiculizan a quienes no creen como creen quienes marchan.

Esto es así porque desde hace ya algunas décadas, pues se les ha dotado a estas minorías de una impunidad que no tiene y de la que no goza grupo alguno.

A esta impunidad se le conoce como lo “políticamente correcto” o “Acción Afirmativa”.

Es más, si alguien que no fuera partícipe de la cultura gay tiene la osadía de imitarles pero en sentido contrario, por lo mismo que esta minoría realiza, terminaría en la cárcel y con una gran multa por homofóbico, misógino o lo que se le acumule. Bueno.

Si hubiere algo de justicia, como las autoridades que justifican y autorizaron una marcha del orgullo gay hace décadas dicen y justician impedirían en la marcha del orgullo gay el misoteísmo y la heterofobia.

Esta última evidente en su etimología y funcionamiento. Mas no así reconocida en evidente injusticia e inequidad.

El misoteísmo es el odio hacia la religión monoteísta. Donde <Miso> Odio -Theos> DIOS. Ingrediente a la vista en las marchas del orgullo gay, pero no identificado y nombrado en la misma.

El más grande misoteísta moderno que plasmó en su pensamiento su odio hacia DIOS y le consideraba el enemigo de la humanidad, fue, ha sido y es, el Marqués de Sade.

Su misoteísmo y su sorprendente punto de vista sobre la naturaleza alimentan este movimiento mundial del orgullo gay.

Lo que la gran mayoría de sus seguidores ignoran. Lo que quienes promueven la llamada Ideología de Género no se han puesto a considerar. Y menos que hay quienes sí lo sabemos distinguir.

La pasión que dominaba al Marqués de Sade no era el sexo o la crueldad. Más que otra de sus pasiones.

Lo que lo movía era su odio a Dios. Su misoteismo. Del que la marcha del orgullo gay está súper cargada. No lo cree, vea las fotos que hay en todos los medios del mundo. Ahí verá, el Meollo del Asunto.

Autor:

Fecha: 
Lunes, 01 de Julio 2019 - 13:15
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Lunes, 01 de Julio 2019 - 15:30
Fecha C: 
Martes, 02 de Julio 2019 - 04:30
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¡El derecho a votar de las personas que cambian de género!

El derecho a sufragar es un derecho político concedido en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, para que los ciudadanos voten o sean votados en las elecciones populares.  

Para el próximo 7 de junio los residentes del Distrito Federal acudirán a la mesas de casilla de sus secciones y distritos respectivos, con el propósito de transmitir su voto por su candidato y/o partido político de preferencia. De tal suerte, la participación ciudadana en el Distrito Federal infiere en elegir 66 diputados a la Asamblea, 16 delegados a las Demarcaciones Políticas y 40 diputados a la Cámara de Diputados.  

Ahora bien, para que el ciudadano emita su voto, es indispensable disponer de la credencial para votar (credencial de elector), es decir el documento oficial que acredita la personalidad del portador de la misma.

En dicho documento, por lo general, se registran las siguientes características: “nombre y apellidos”, “domicilio”, “folio”, “año de registro”, “clave de elector”, “Estado”, “distrito”, “municipio”, “localidad”, “sección”, “firma”, “huella”, y “fotografía”. Por ende, los funcionarios de casilla, esto es el Presidente, Secretario, dos escrutadores y los tres suplentes, tienen la obligación de comprobar los datos de los electores a fin de concederles su boletas electorales.

Es posible, que no ocurra problema por parte de los funcionarios de casilla en comprobar los datos y corroborar que el elector es la misma persona que se observa en la fotografía de la credencial del elector. Sin embargo, al parecer, aún existe una circunstancia que podría ocasionar un problema para registrar a la persona que desea votar.

Tal escenario se presentaría con las personas que se encuentran realizando su cambio de género, como tal su derecho a la identidad de género. Al menos, así se nos dice que por parte de la presidenta del Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México, Jacqueline L’Hoist, al solicitarle a la autoridades electorales del DF, que los  funcionarios de casilla tomen en cuenta, para respetar la identidad de género, la firma y la huella digital, y no exclusivamente la fotografía que se exhibe en la credencial de elector. Por tanto, dice la presidenta del Consejo, que la solución es la instrucción mediante una circular que se instruya a los funcionarios de casilla a respetarles el derecho a su identidad (http://www.publimetro.com.mx/noticias/organizan-cumbre-de-transexuales-en-el-df/mocE!CottrKKOqNCXs/), como bien se menciona en el párrafo anterior.

En definitiva, estimado lector, al parecer en el tema de la dignidad humana, aún nos falta mucho por progresar como sociedad informada, sobre todas las cosas, para respetar los derechos humanos de las otras personas.

Así que, querido lector, en las próximas elecciones del 7 de junio en todo el país se nos dice por parte el Instituto Nacional Electoral (INE) que se colocaran 152 mil casillas; capacita a 1 millón 150,000 funcionarios de casilla y somos 83 millones de personas con credencial de elector. En consecuencia, cabe preguntar ¿El INE capacita a los funcionarios de casilla en el tema de este escrito?

Al tiempo, tiempo…

P.D. Sobre el tema de la identidad de género, vea mi escrito publicado en este espacio el 17 de noviembre del 2014: “El derecho a la identidad de género”.

Fecha: 
Martes, 31 de Marzo 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Las reformas constitucionales del 2014

En el 2014 se han modificado 45 artículos de 136 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Los temas son: transparencia, en materia política-electoral, el derecho a la entidad, en materia de responsabilidad de los funcionarios públicos, en materia de trabajo para los menores de edad, y en materia de compra o adquisición de cobertura informativa o tiempos en radio y televisión.

Así tenemos diversas reformas y adiciones al texto constitucional. La primera modificación es en materia de transparencia. En el Decreto se otorga autonomía constitucional al organismo responsable de garantizar el derecho de acceso a la información pública y a la protección de datos personales. Asimismo, se amplía a los sujetos obligados, y por ende, se establece las bases de transparencia para las entidades federativas

La segunda modificación es en materia política-electoral. Con el Decreto se establecen varios cambios: se crea el Instituto Nacional Electoral; se incorpora la reelección consecutiva de senadores y diputados federales, diputados locales, presidentes municipales, regidores y síndicos; se le otorga autonomía constitucional al Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social; se modifica la fecha de inicio del cargo de Presidente de la República; se faculta a las Cámaras del Congreso para ratificar a determinados Secretarios de Estado; se crea la Fiscalía General de la República como órgano constitucional autónomo.

La tercera modificación es en materia del derecho a la identidad. Con el Decreto se incorpora el derecho de toda persona a la identidad y a ser registrado de manera inmediata a su nacimiento. Asimismo, se establece que la autoridad competente expedirá gratuitamente la primera copia certificada del acta de nacimiento.

La cuarta modificación es en materia de responsabilidades de los funcionarios públicos. Con el Decreto se establece que a "los integrantes de los ayuntamientos", en la relación de funcionarios públicos que serán responsables por violaciones a la Constitución y a las leyes federales, así como por el manejo y aplicación indebidos de fondos y recursos federales.

La quinta modificación es en materia de trabajo para los menores de edad. El Decreto establece que queda prohibida la utilización del trabajo de los menores de quince años.

La sexta modificación es en materia de compra o adquisición de cobertura informativa o tiempos en radio y televisión. El Decreto refiere que en el caso de compra o adquisición de cobertura informativa o tiempos en radio y televisión, fuera de los supuestos previstos en la ley, será parte del sistema de nulidades de las elecciones federales o locales por violaciones graves, dolosas y determinantes.

Estimado lector, el año termina, pero, pero, pero, los cambios  a la Ley Fundamental continuarán para el próximo 2015.

Así que, querido lector, desde el año de 1917 el texto constitucional ha sido modificado 618 veces.

Al tiempo, tiempo…

Fecha: 
Lunes, 22 de Diciembre 2014 - 18:00
Redes sociales: 
1