Se encuentra usted aquí

horas

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La jornada laboral del Siglo XXI

Liliana Alvarado Baena

El origen del debate


En años recientes, diversas voces han externado la necesidad de disminuir los
horarios laborales tanto en horas como en días a la semana. En la actualidad, dicho
tema ha causado revuelo en Finlandia pues en plena campaña electoral, en agosto
pasado, la ahora primer ministro Sanna Mirella Marin, planteó una semana laboral de
cuatro días, con una jornada laboral de seis horas. Sin embargo, en cuentas oficiales del
gobierno finlandés se ha señalado que dicha propuesta no está en la agenda.

Jornada laboral y productividad


Existen diferentes visiones sobre la disminución de la jornada laboral, sin embargo, lo que
nadie puede negar es la necesidad de encontrar un balance óptimo entre el tiempo
que se le destina al trabajo y a la vida personal, donde se incluyen las relaciones
familiares y de amigos, la cultura, el deporte, esparcimiento, entre otros.


El año pasado Microsoft Japón realizó un experimento interesante donde los horarios de
trabajo fueron de lunes a jueves y los días de descanso de viernes a domingo, es
decir se aumentó un día de descanso. Los resultados fueron muy prometedores, ya que la
productividad de los empleados aumentó en casi un 40%. La aceptación de la medida
entre los empleados fue del 92% y además de eso, presentaron ahorros en el
consumo de energía eléctrica en un 23%.


Evidentemente dicho ejercicio requirió que los colaboradores se enfocarán más en
sus labores, disminuir al máximo las juntas y que éstas no durarán más de 30
minutos. De manera similar, en Nueva Zelanda la empresa Perpetual Guardian ha
reducido la semana laboral a 4 días, dando como resultado el aumento de la
productividad en un 20% y una disminución en el nivel de stress. Asimismo, se hizo
reajuste salarial para pagar con base en la productividad y no por el tiempo trabajado. En
Suecia se realizó por dos años un experimento con 70 enfermeras asistentes a las
cuales se les redujo su jornada laboral a 6 horas. En el experimento se descubrió que
aquellas enfermeras que formaron parte solicitaron menos licencias por enfermedad,
reportaron mejores condiciones de salud y aumentaron su productividad.


Un estudio realizado por la OCDE, reflejó que, en México se trabajó en promedio 2,148
horas en 2018, mientras que en Alemania 1,363 y el promedio de la OCDE es de 1,734 1 .
Adicionalmente la misma OCDE en su índice “Better Life”, menciona que en México el 29%
de los empleados tienen un horario de trabajo muy largo, lo que es una de las tasas
más altas en la OCDE, donde su promedio es de 11% 2 .

1 https://data.oecd.org/emp/hours-worked.htm
2 http://www.oecdbetterlifeindex.org/es/topics/work-life-balance-es/

En México, Carlos Slim, desde hace ya varios años ha propuesto disminuir las jornadas
laborales, incluso ha mencionado de 3 días laborables con 11 horas de trabajo cada
uno, por cuatro días de descanso, pero aumentando la edad para la jubilación a los 75
años. Es decir, también existen fuertes restricciones para la implementación de esta
propuesta 3 . El intentar aplicar dichas jornadas de manera general resulta utópico, ya
que existen ciertos ramos empresariales que no dependen exclusivamente de la
productividad de sus empleados, tal es el caso de maquiladoras, fábricas y empresas de
servicios, lo que resultaría en que dichos sectores incurrieran en mayores costos,
como los de agregar nuevos turnos.


A nivel internacional también existen experiencias con malos resultados en la reducción de
la jornada laboral. En algunas empresas de Estados Unidos y Alemania, estos cambios
provocaron que los empleados se sintieran más presionados para cumplir con los
resultados sintiéndose estresados. Los empleados se volvieron a relajar cuando los
cambios terminaron y volvieron a estar siempre ocupados en sus labores. Esto se debió a
que durante el tiempo que se aplicaron estas medidas las empresas les habían
restringido a los trabajadores el uso de sus teléfonos inteligentes, el acceso a redes
sociales y el tiempo para tomar sus alimentos.

A diferencia de lo que sucede en países altamente desarrollados como Japón, en México
existen condicionantes que inhiben la productividad. En países como el nuestro, la
jornada laboral difícilmente podría ser modificada sin esperar que se alteren otros
aspectos de la producción. De acuerdo con estudios especializados, la productividad
laboral en México se encuentra casi estancada desde el año 2000 4 . En este sentido, una
reducción de la jornada laboral exigiría un incremento de la productividad para
compensar la reducción en tiempo, lo cual no es ni fácil ni rápido de lograr puesto que la
productividad, a su vez, depende de muchas otras condicionantes. Una de esas
condicionantes es el tiempo medio de traslado al trabajo que para México es de 40 minutos,
en tanto que en EE. UU. es de 29 minutos 5 .

Así, para México, parece evidente que el tema de la reducción de la jornada laboral debe
estudiarse integralmente, a la par de otras posibilidades similares o complementarias,
como es la implementación de distintas modalidades de trabajo como home office,
horarios flexibles, viernes cortos y el trabajo por resultados.

De modo que lo más adecuado parece ser analizar distintas alternativas y sus
combinaciones para ser aplicadas de manera coherente en los diferentes sectores, y no
analizar aisladamente la reducción de la jornada laboral. La reflexión que surge es que se
requiere encontrar un equilibrio entre el tiempo de trabajo y el tiempo personal,
basado, a su vez, en el equilibrio entre la duración de la jornada de trabajo y la
productividad.

3 https://forbescentroamerica.com/2019/11/08/slim-insiste-en-jornadas-labo...
semana/
4 Mckinsey Consultoría
5 Mckinsey Consultoría.

Fecha: 
Martes, 21 de Enero 2020 - 00:00
Contenidos relacionados: 
Cúpulas empresariales buscan qué condiciones laborales se mantengan precarias
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Martes, 21 de Enero 2020 - 02:15
Fecha C: 
Martes, 21 de Enero 2020 - 15:15