Se encuentra usted aquí

hombres

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Bienestar subjetivo en México

El estudio del bienestar es un aspecto que ha sido estudiado durante décadas por los economistas, y tradicionalmente se ha asociado con el progreso material de las sociedades. Este enfoque se conoce como bienestar objetivo, puesto que se basa en cosas muy tangibles, básicamente los bienes y servicios a los que pueden tener acceso los ciudadanos.

Sin embargo, esta manera de medir el progreso no alcanza a presentar el panorama completo en cuanto al bienestar que sienten las personas.

Un ejemplo de esto es que en algunos países desarrollados las tasas de suicidio son mucho más elevadas que el promedio mundial, lo cual es reflejo de que a nivel general, el bienestar material muchas veces no es suficiente para que todos los individuos se sientan más felices y más plenos con sus vidas.

Por supuesto que el incremento en el bienestar objetivo (material) es muy importante y debe ser promovido, con mucho mayor razón en países con bajas tasas de crecimiento económico como es el nuestro.

Pero más allá de la esfera material, que se mide en aspectos muy concretos como la producción y el empleo, está la esfera personal y allí nos adentramos por completo en el terreno de la subjetividad.

Bienestar subjetivo

Con el paso de los años surgió un consenso internacional para contar con mediciones más específicas sobre el bienestar, debido a las limitaciones de las estadísticas convencionales.

Este consenso surgió en la Comisión Sobre la Medición del Desempeño Económico y el Progreso Social (mejor conocida como la Comisión Stiglitz-Sen-Fitoussi), y de allí tuvo eco también en el conglomerado de países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OECD).

Este nuevo enfoque para medir el bienestar consiste en aplicar una encuesta a las personas sobre su propia percepción. A este enfoque se le conoce como bienestar subjetivo. En México, el bienestar subjetivo tiene un nombre más preciso: “bienestar autorreportado”.

El INEGI es el organismo que se encarga de medir cada tres meses el bienestar subjetivo o autorreportado en nuestro país. A través de una encuesta que se aplica en todo el territorio nacional, se recogen las impresiones de los ciudadanos sobre los siguientes aspectos:

captura_de_pantalla_2015-09-14_14.08.56.png

Las personas encuestadas tienen qué responder en una escala del 1 al 10 y todos los aspectos se miden por sexo y de acuerdo con los siguientes grupos de edad:

  • 18 a 29 años
  • 30 a 44 años
  • 45 a 59 años
  • 60 a 74 años
  • 75 años y más

Ya se encuentran los resultados de la encuesta levantada en el mes de julio y llaman la atención las calificaciones que nos arroja este ejercicio.

Los resultados que a continuación se presentan son una selección de los aspectos que consideré más interesantes. La intención de presentar algunos resultados es motivar el debate y la reflexión sobre cómo percibimos los ciudadanos nuestro bienestar y cuáles serían las áreas donde es urgente mejorar nuestra satisfacción.

Satisfacción con la vida

En general, los mexicanos nos damos una calificación de 8 en cuanto a qué tan satisfechos nos sentimos con la vida que tenemos. Los hombres son ligeramente más satisfechos que las mujeres, pues su calificación es de 8.1 y 7.9, respectivamente.

Llaman la atención dos cosas:

1. En retrospectiva, los mexicanos estamos más satisfechos con nuestras vidas que hace un año. La calificación general en julio de 2014 fue de 7.8.
2. A medida que envejecen las personas, su satisfacción con la vida es menor tanto en hombres como en mujeres, llegando a alcanzar calificaciones de 7.4 y 7.3 respectivamente.

Grado de identificación con aspectos buenos de la vida

A nivel general, los mexicanos se dan una calificación por encima de 8 en todos los aspectos buenos de la vida que considera la encuesta, excepto cuando se trata de recuperar la ecuanimidad después de un suceso desafortunado, donde la calificación general es 4.8.

Resultados destacables:

  • Las mujeres se sienten ligeramente más afortunadas que los hombres (8.9 vs 8.8), pero para ellas la religión es mucho más importante que para los hombres, con una calificación de 8.6 y 7.9, respectivamente.
  • Los mexicanos sienten que lo que hacen en su vida vale la pena, pues tanto hombres como mujeres se identifican con este aspecto con una calificacón de 8.9.
  • Tanto hombres como mujeres sienten que el que les vaya bien o mal depende fundamentalmente de ellos y no de las demás personas. La calificación de este aspecto es 8.5, igual en hombres que en mujeres.
  • ¿Soy libre para decidir mi propia vida? Hombres y mujeres por igual califican con 8.8.

Balance afectivo y emocional

Cuando se les pregunta a los mexicanos ¿Qué tanta parte del día de ayer se sintieron,

a) de buen humor, (5.8)
b) tranquilo o calmado; (5.3)
c) con energía y vitalidad; (5.1)
d) concentrado o enfocado en lo que estaba haciendo (6.4)
e) emocionado o alegre (6.1).

Algo que llama la atención es que las calificaciones de los hombres se encuentran por encima de las mujeres en todos los aspectos anteriores. Donde existe la mayor brecha es en la energía o vitalidad: hombres 5.3 y mujeres 4.8 de calificación.

Los estados anímicos negativos también son evaluados y representan lo opuesto a los incisos a) al e). Las mujeres otorgan calificaciones que acentúan ligeramente más los estados anímicos negativos:

a) De mal humor; (mujeres, 1.8; hombres 1.6)
b) Preocupado, ansioso, con estrés; (mujeres, 2.1; hombres 1.9)
c) Cansado, sin vitalidad; (mujeres, 2.3; hombres 2.0)
d) Aburrido o sin interés; (mujeres, 1.5; hombres 1.3)
e) Triste o deprimido; (mujeres, 1.4; hombres 1.2)

Nivel de vida, salud, tiempo libre, seguridad, ocupación y vivienda

La satisfacción en cuanto al nivel de vida obtiene una calificación general de 7.9 (8.0 hombres y 7.9 las mujeres).

En cuanto a qué tan satisfechos están con su estado de salud, parece que los resultados confirman la mayor vulnerabilidad de las mujeres (lo que se sabe por otras fuentes), aunque en la percepción de los encuestados la brecha entre géneros no es tan amplia. Las mujeres dan una calificación de 8.1 y los hombres 8.3.

Los hombres están ligeramente más satisfechos con el tiempo libre que tienen; 7.7 de calificación contra 7.6. En este aspecto las calificaciones alcanzadas son congruentes con los resultados de la OECD de 2014, que muestran que medido en número de horas por semana, México es el país en el que se trabaja más.

La satisfacción con respecto a la seguridad está muy mal; la calificación general es de 5.4, y las mujeres perciben ligeramente menos satisfacción en este aspecto de la vida que los hombres: 5.3 y 5.6 son sus respectivas calificaciones. Como era de esperarse, el talón de Aquiles de los mexicanos es la inseguridad. Este es el aspecto quizá más preocupante de toda la encuesta, dado que las calificaciones de satisfacción son bastante bajas.

En cuanto a la satisfacción con respecto a la ocupación que tienen, los mexicanos reportan una calificación de 8.4, igual en hombres que en mujeres.

Finalmente, la satisfacción de la vivienda es muy parecida a la ocupación, con una calificación general de 8.3, lo mismo para hombres que para mujeres.

En resumen, de los aspectos mencionados de esta parte de la encuesta, en nivel de vida, salud, ocupación y vivienda resultamos aprobados con una calificación de 8. En la satisfacción del tiempo libre que disponemos pasamos “de panzazo” y en cuanto a la seguridad, definitivamente reprobamos.

Conclusiones

El bienestar subjetivo es una herramienta muy importante para la historia de la humanidad y se debe considerar para el diseño y evaluación de la política pública. Es importante resaltar que el INEGI lo mide con base en metodologías acordes con los consensos internacionales en esta materia.

Igual de importante es que los mexicanos conozcamos estos resultados, los cuales muestran cómo nos sentimos en aspectos que forman parte de nuestra vida cotidiana y que definitivamente inciden en las decisiones personales y colectivas que tomamos en el transcurso de nuestras vidas. Pero no solo eso, inciden en el ambiente que generamos a nuestros conciudadanos.

En general, los mexicanos nos sentimos bastante satisfechos con muchos aspectos de la vida. Este es un motivo para celebrar y al mismo tiempo, para mejorar en aquello que puede limitar nuestro potencial.

_____________________________________________________________________

Fuentes:

http://www.inegi.org.mx/inegi/contenidos/investigacion/experimentales/bi...

http://www.oecd.org/

http://www.oecd.org/employment/

Fecha: 
Lunes, 14 de Septiembre 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

No estoy solo

No pasa un día sin que algún cibernauta me agreda o insulte a través de Twitter o Facebook. La mayoría de ellos se esconden cobardemente detrás de un seudónimo. Algunos pertenecen a la extrema derecha, otros son furibundos seguidores de Andrés Manuel López Obrador, unos más aparentemente insultan solo para divertirse. En fin, son un grupo heterogéneo de personas.

Las palabras que utilizan para tratar de ofenderme generalmente son las mismas, lo que muestra que carecen de un vocabulario más amplio y florido.

Usualmente bloqueo a estos individuos, pero como muchos de ellos no tienen algo mejor que hacer abren una nueva cuenta bajo un nuevo seudónimo con el único fin de enviarme sus mensajes.

Ser agredido a través del internet es algo al que uno debe acostumbrarse si quiere comunicarse a través de ellas. Una encuesta recientemente realizada por Pew Research Center indica que tan grave es el problema en Estados Unidos.

Estos son algunos de los resultados.

27% de los internautas han sido insultados en línea; 22% han sido víctimas de alguien que ha querido avergonzarlos a propósito; 8% han sido amenazados físicamente; 8% han sido acosados físicamente; 7% han sido acosados durante un largo período; y 6% han sido sexualmente acosados.

60% de los internautas han visto como alguien es insultado con palabras ofensivas; 53% han visto esfuerzos de tratar de avergonzar a alguien a propósito; 25% han visto a alguien ser amenazado físicamente; 24% vieron a alguien ser acosado durante un largo período; 19% atestiguaron haber visto a alguien ser acosado sexualmente; 18% dijeron que vieron a alguien ser acosado.

De aquellos que han sido agredidos en línea, 55% (o el 22% de todos los usuarios de internet) han experimentado los tipos de acoso menos severos mientras que el 45% (o 18% de todos los internautas) han sido víctimas de tipos más severos de agresión.

Los datos muestran que los hombres generalmente son víctimas de insultos e intentos de avergonzarlos mientras que las mujeres son más vulnerables al acoso sexual.

Los adultos jóvenes, de entre 18 a 29 años de edad, son el grupo demográfico que más es agredido en línea. El 65% de los jóvenes adultos han sido víctimas de algún tipo de agresión o acoso. En el grupo de 18 a 24 años el porcentaje es de 70.

Las mujeres jóvenes, de entre 18 y 24 años de edad, sufren agresiones severas desproporcionadamente altas; 26% de esas mujeres han sido acosadas en línea y 25% fueron víctimas de acoso sexual en línea.

38% de los que han sido agredidos dicen que una persona desconocida fue el agresor más reciente y un 26% adicional dijo desconocer la verdadera identidad de su agresor.

66% de los internautas fueron agredidos en una red social.

Los resultados de esta encuesta puedes ser vistos en http://www.pewinternet.org/2014/10/22/online-harassment/.

Secciones:

Fecha: 
Viernes, 31 de Octubre 2014 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Menores oportunidades para las mujeres

Nuevamente queda mal calificado México en un estudio en donde se le compara con otros países.

El Reporte Global de Disparidad de Género 2014 (Global Gender Gap Report o GGGR) elaborado por el Foro Económico Mundial y difundido el lunes mide las brechas basadas en el sexo para el acceso a recursos y oportunidades en los países y no los niveles reales de recursos y oportunidades disponibles en esos países.

En el GGGR 2014 aparece el Índice Global de Disparidad de Género en el cual nuestro país ocupa el lugar número 80 de entre 140 que fueron calificados de acuerdo a las disparidades educativas, económicas, políticas y sanitarias que se dan entre hombres y mujeres. Es decir que hay 79 países en donde la igualdad entre ambos sexos es mayor a la que la existe en México.

El reporte contiene el llamado Índice de Disparidad de Género, el cual se elabora midiendo los siguientes factores: Participación y Oportunidades Económicas; Logros Educativos; Salud y Sobrevivencia; y Empoderamiento Político.

Si bien México ocupa el lugar 80 en el índice general, en tres de los cuatro diferentes subíndices que lo conforman queda en mejores lugares: el 1 en Salud y Sobrevivencia, el 39 en Empoderamiento Político y el 75 en Logros Educativos.

El primer lugar en el subíndice de Salud y sobrevivencia no debe sorprender a nadie, ya que desde hace años las mujeres tienen similares oportunidades que los hombres para acceder a los servicios de salud, lo que les permite vivir más años que éstos.

La falta de oportunidades de desarrollo político se refleja en el lugar 39 del subíndice respectivo. Esta disparidad de género se observa en el Congreso de la Unión, en donde 189 de 500 diputados (38%) y 43 de los 128 senadores (34%) son mujeres; en el gobierno federal, donde sólo tres de las 18 secretarías de Estado están encabezadas por mujeres, es decir el 17%; en los gobiernos estatales, en donde ninguno está en manos de una mujer. Mientras que todos los gobernantes de las 32 entidades son hombres; y en los gobiernos municipales, en donde la situación es aún más dispar que en los gobiernos federal y estatales. Lo mismo puede observarse en los poderes judiciales de la Federación y los estados.

El hecho de que en las próximas elecciones federales y estatales los partidos tengan que postular un 50% de candidatas seguramente mejorará la posición de nuestro país en este subíndice.

El que México ocupe el lugar 75 en el subíndice de Logros Educativos y el 120 en el subíndice Participación y Oportunidades Económicas indica que todavía falta mucho por hacer para que las mujeres tengan las mismas oportunidades que tienen los hombres en estos rubros.

Comparado con el Índice del año pasado, México cayó 12 lugares. No es necesario un comentario adicional.

El GGGR 2014 puede verse en http://www.weforum.org/reports/global-gender-gap-report-2014

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 29 de Octubre 2014 - 12:00
Redes sociales: 
1