Se encuentra usted aquí

Hiel y Miel

Autor:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Érase una vez… un cuento de terror

Como empiezan todos los buenos cuentos… érase una vez un país en una galaxia muy, pero muy cercana donde en las elecciones del 2018 ganó un monstruo para ser el Rey. Era uno de esos seres espantosos que nos gustan tanto al genial Del Toro y a mí. Aunque el resultado era esperado en ese reino desencantado y harto, la noticia fue, al menos por las ignorantes mayorías, bien recibida. Y a partir de entonces es cuando las cosas empezaron a cambiar y el cuento se volvió de horror cósmico.

A partir de su toma de posesión aquel 1 de diciembre de ese frío año, las cosas comenzaron a transformarse de forma vertiginosa. He aquí un apretado resumen de todo lo que sucedió a partir de ese instante, en ese parte-aguas:

1.     A los cinco días de su asunción, el mero 5 de diciembre, el Monstruo decidió bajarle un peso al precio de las gasolinas. De más esta decir que la medida fue recibida con alegría y alborozo por casi todos los súbditos. El rey estaba feliz, sus niveles de popularidad subieron como la mismísima espuma. El problema del subsidio a este energético y las consecuencias devastadoras para la economía que esto tendría eran lo de menos. La popularidad instantánea estaba conseguida.

2.     Y con este margen tan favorable de aceptación, el Monstruo decidió hacer algo que fue igualmente aclamado: prácticamente desapareció al INE. ¿Para qué un arbitro electoral que cuesta tanto? En su reinado esa institución ya no sería necesaria, porque el pueblo bueno, como en Venezuela, actuaría con honradez y justicia en los procesos electorales y siempre, escuchen con atención, siempre ganaría el mejor, que curiosamente sería el candidato o candidata del Rey. ¿Acaso alguien levantó la voz para defender a la institución? Absolutamente nadie. La decisión fue aclamada por casi todos.

3.     Algunos pocos habitantes pensaron que el Monstruo no podría ni debería seguir haciendo lo que le diera la gana y que para eso estaba el contrapeso del Congreso, pero…no contaban con la astucia del Rey que se las ingenió (dados sus altos márgenes de popularidad) para darle la vuelta a esa runfla de flojos legisladores y gobernar fundamentalmente por decreto. Bye, bye diputados y senadores….

4.     Para acompañar estas medidas tan bien recibidas era necesario hacer algo que irremediablemente enloqueciera a las masas: bajar los sueldos a esos ya mencionados legisladores, a funcionarios, ministros de la SCJN, etc. La medida le dio aun más apoyo y popularidad. Acabó con todos los privilegios. Se vendieron los recintos del Senado y la Cámara de Diputados, desde luego ya no existía la residencia oficial de Los Pinos. Ahora las sesiones del Congreso serían en invierno en bodegas (por cierta consideración) y en verano al aire libre. Para eso estaban tantos parques y jardines, ¡faltaba más!, gran ahorro.

5.     Ningún burócrata, dirigente, funcionario, ni anexos ni similares tendrían equipos de seguridad ni guaruras. Desde luego todos los funcionarios viajarían en aviones comerciales. Y aunque hubo algunas reticencias—de los más conscientes— a para transportarse por aire (o camión, si fuera necesario y más barato) en donde fueran funcionarios de Gobernación, de la PGR o criminales peligrosos, finalmente se acostumbraron a correr esos riesgos (fueron derribados, dos o tres vuelos, y chocaron dos o tres autobuses…finalmente poca cosa) en pos de la igualdad. Los aplausos que recibió el Monstruo fueron estruendosos. Basta de gastos superfluos.

6.     Su Alteza Serenísima también decidió anular las reformas que se habían llevado a cabo años atrás con grandes esfuerzos. Tal y como había prometido, echo para atrás la reforma educativa…para la CNTE este fue el mejor de los regalos. A partir de ese momento esta organización se convirtió en uno de los grupos de choque favoritos del Monstruo. Al fin la coordinadora había recobrado sus canonjías y gozaba de recursos ilimitados. ¡A todo dar!

7.     En este reino tan lejos del sistema y tan cerca del terror, el asistencialismo se multiplicó por doquier (como se dice en los boleros) se aumentó y generalizó la pensión de los ancianos, se subsidió a todos los ninis, fue muy emocionante, todos estaban muy contentos. Ya nunca se volvió a hablar de proyectos productivos, ni de generación de riqueza ni de empleo. ¿Para qué?

Lo más terrible de esta historia, es que no es una fantasía.

El monstruo existe.

A muy pocos de los habitantes del reino les interesa pensar y comprender.

Siempre es más fácil destruir que construir.

Por lo tanto, mejor colorín colorado…

Este cuento no ha acabado.

Autor:

Fecha: 
Miércoles, 28 de Febrero 2018 - 15:00
Redes sociales: 
1

Columnas:

Fecha B: 
Miércoles, 28 de Febrero 2018 - 17:15
Fecha C: 
Jueves, 01 de Marzo 2018 - 06:15
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Propósitos de Año Nuevo para tres candidatos solemnes

En este inicio de año, qué mejor que hacer nuestros propósitos tradicionales (que no cumpliremos…seguramente) y que al menos nos darán tranquilidad al imaginar que los cumpliremos en los próximos meses.

Con la desesperación de una ciudadana desencantada de la política, me atrevo a sugerirles a estos tres aguerridos candidatos a que seduzcan a sus votantes con estos propósitos de año nuevo para tener (todos) un mejor 2018… ojalá hagan caso. No habla en este caso la erudición, más bien el sentido común.

  • Tendré sentido del humor.

Sé que es mucho pedir, pero a los tres les falta una poca de gracia y otra cosita. El Sr. López es verdad que nos hace reír de vez en cuando con sus tradicionales chistoretes sobre la mafia del poder, los frijoles con gorgojo y la amnistía a los chicos malos…pero ya renuévate Andrés, ya tenemos 20 años oyendo las mismas supuestas gracejadas, ¿por qué no son en serio, verdad? Ya cámbiale.

En cuanto al Sr. Meade, tiene el salero y sentido del humor de los itamitas combinado con el de su Alma Mater: Yale. O sea, la chispa de un enterrador… que tú digas que cómo hace click con la gente sencilla del campo o las masas de Iztapalapa, pues como que no. Le falta emoción y saber divertirse con la aventura que está emprendiendo. Ay Dr. Meade, no seas tan solemne y aburrido. No todos comen en el Club de Industriales.

El cuanto al más pequeño de los tres, un candidato lindo y ¿cortés?; pues parece Don Ricardo un señor ya muy mayor encorsetado en el cuerpo de un chavito; como que lo metieron ahí a fuerzas. Siempre está recitando la lección y mostrando qué tan buen chico es, con su corbatita y sus zapatitos bien boleados. De que sabe hacer travesuras, pues sabe… eso les consta a muchos de sus amiguitos, no más hay que hablar con algunos (y alguna) de ellos… ¡pero es tan tieso y formal! El sentido del humor es cosa de inteligentes, no se les olvide señores suspirantes.

  • ¡No diré lugares comunes!

Sí, es patética la falta de imaginación. Los tres dicen una colección de cosas esperables y de la manera más insípida posible, en todos, todos, todos sus discursos y entrevistas.

Algunos ejemplos de su maltrecho ingenio:

  • Desaparecerá la corrupción (por arte de magia)
  • Llegaremos hasta las últimas consecuencias (de lo que sea)
  • Se respetará el Estado de Derecho (¿¿??)
  • Crearemos empleo (harto)
  • Habrá seguridad para todos
  • Todo lo que se hizo antes no sirve
  • Habrá apoyos para el campo
  • Se reducirá la pobreza…

En fin, por el bien de todos espero contraten unos discurseros un poco más creativos y originales. Intenten hacer propuestas viables, seductoras, en fin… presentar sus programas en otros empaques. Sé que es difícil pero ¡sorpréndanos!, que cada declaración sea inteligente, inolvidable, única. Nos tienen bostezando…

  • Propondré un formato ágil, atractivo y novedoso en los debates.

Por favor, los debates tradicionales son de flojera y no sirven para nada. Lentos, anticuados, acartonados; en donde hay todo menos interacción y pasión. Una señorita o señor presenta a los candidatos, y ahí van las réplicas y contra réplicas, los minutos que parecen horas y los cierres…!uff! ¿Tanto miedo tienen a romper esquemas y hacer algo que realmente nos permita conocerlos más y mejor? Busquen un buen productor, seas más libres, inviten a interlocutores enterados, arriésguense; esa es la única forma de conquistar y ganar.

  • Haré cosas inesperadas.

Qué tal ir al cine y saludar a los asistentes; llamar a un programa de tele o radio para contestar en vivo a las críticas; decirnos cuáles son sus pasatiempos; hablar de sus gustos y preferencias, etc.,etc.,etc… No creo que sea tan difícil salir del acartonamiento y mostrarnos que son personas que tienen algo más que una ambición desmedida por el poder. Ya sabemos que los tres sienten que tienen la verdad en su mano, y todos dizque saben de cómo resolver los problemas de México, pero a mí me gustaría mucho conocer qué clase de ser humano quiere gobernarnos. Eso se logra no con spots propagandísticos, sino con gestos, acciones, encuentros. Espero no les cueste tanto trabajo.

  • Contrataré una gran agencia de publicidad.

Por favor, si nos van a atiborrar con millones de mensajes en los medios, por lo menos busquen a profesionales que los hagan de forma original, inolvidable y divertida. Lo que realmente se consigue con el empachamiento de anuncios políticos es que uno llegue a detestarlos. ¡Convénzanos!, usen esos espacios para no solo decirnos el qué, si no el cómo, cuándo y dónde. Aprovechen estos tiempos para explicarnos cómo pretenden enfrentar nuestros problemas.

En fin, lo que les acabo de recomendar son cosas sencillas que aparecen en detalle en el Manual de los Castores. Les urge leerlo.

Suerte.

Autor:

Fecha: 
Martes, 23 de Enero 2018 - 15:00
Redes sociales: 
1

Columnas:

Fecha B: 
Martes, 23 de Enero 2018 - 17:15
Fecha C: 
Miércoles, 24 de Enero 2018 - 06:15
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Lo que quiere el pueblo bueno

  1. Que desaparezcan los partidos políticos. ¿Para que sirven?. Una bola de rateros que no sirven para nada. Hay que quitarles de cuajo el financiamiento y si quieren seguir con vida, que se rasquen como puedan. Total, si los patrocina para sus campañas el narco, pues seguro ya lo hacía antes, si adquieren compromisos a cambio de financiamiento con poderes fácticos… ¡que importa! Los partidos son unos buenos para nada, entre menos, mejor. Y todos dicen lo mismo. Qué aburrimiento.
  2. Que desaparezca el INE. ¿Para qué son útiles esos señores consejeros que ganan sueldos tan altos? Otros inútiles. Nada de padrones electorales, instalación de urnas, criterios de evaluación, nada de ciudadanos capacitados y organizados en cada casilla electoral, nada de actas de salida… mejor, los ciudadanos nos vamos organizando como podamos. ¿A quién le sirven las encuestas de salida o el dichoso PREP? Son consejeros vendidos. El haber logrado que el INE no dependiera de la Secretaria de Gobernación, ¿como para qué? Al final del día, esta institución está muy desprestigiada y gane quien gane está, ha estado y estará coludida en una conspiración con el ganador. Y nada de remodelar sus edificios. ¡Faltaba más!
  3. Y ya que estamos en éstas… si ya no hay partidos políticos, ni INE… pues de una vez que desaparezca el Tribunal Electoral. ¿Cómo para que sirve? No acepta los recortes de periódico o animales de corral como pruebas de fraude, luego luego pide pruebas e insiste en apegarse a esa ley electoral tan desprestigiada. Para no hablar de los sueldos de los integrantes. Si cortamos el financiamiento de los partidos, del INE y del Tribunal Electoral, nos vamos a ahorrar una lanota. Ya, hagámoslo.
  4. Ahora bien, lo ideal sería que desapareciera el Congreso en su totalidad. Hágame usted favor, tener a 500 diputados huevones que nomás van a dormirse a las curules y no hacen absolutamente nada, ¿para qué los necesitamos? Para no hablar de los plurinominales, más huevones que los otros, ni campaña hacen. Por si fuera poco… ¿quién quiere que estén representadas las minorías?, ¿como a quién representan? Seguramente a un puñado de locos con ideas distintas a los demás. Ya entiendan, no legisladores y menos plurinominales. Que se jodan. Y los Senadores, pues ni se diga. Ganan fortunas para no hacer nada. ¿A poco se necesita ir adecuando la Constitución a las situaciones que se van presentando? O aprobar diplomáticos, o reunirse con parlamentarios de otros países… Que dejen de una vez por todas a la Constitución en paz y se gobierne por decreto. O cuando mucho, que se hagan asambleas populares y se vote a mano alzada qué queremos los del pueblo. Ay caray, ese poder legislativo… tan inútil y tan caro. Ahí también nos podemos ahorrar una súper lana.

En fin, el pueblo bueno, recto, justo, honesto, superior. El pueblo bueno, siempre interesado en aprender, en perfeccionarse cívicamente, dando el ejemplo a los asquerosos políticos. El pueblo bueno que se niega a la corrupción, a las mordidas, a evadir impuestos, a hacer negocios con los gobernantes. El pueblo bueno reclama su oportunidad, hay que dársela… total a quien carajos le importa la democracia.

Autor:

Fecha: 
Viernes, 29 de Septiembre 2017 - 15:00
Redes sociales: 
1

Columnas:

Fecha B: 
Viernes, 29 de Septiembre 2017 - 17:15
Fecha C: 
Sábado, 30 de Septiembre 2017 - 06:15
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Otra vez de pie

Aquel 19 de septiembre de 1985, todo comenzó como siempre, como todos los días. Me levanté muy temprano, a las 5:30, como era habitual, para comenzar mi noticiario en ABC Radio a las 7 en punto de la mañana. Así que recién bañada y con el cabello todavía mojado, me fui a Eugenia 1462, en la Col. Narvarte, donde se ubicaba la radiodifusora donde entonces trabajaba. En la pequeña cabina desde la que transmitíamos estaban en aquel momento el personal técnico y colaboradores. Esperábamos de un momento a otro la llegada de Juan José Arreola, con quien todos los días tenía en placer de conversar para el auditorio.

En fin, hasta ese momento, todo era rutinario y estaba bajo control. Sin embargo el gusto nos duró poco; precisamente a las 7:19 de aquel día, comencé a sentirme mareada. Estaba al aire, y poco a poco me daba cuenta de que no se trataba de un mareíllo, sino que estaba temblando y muy fuerte. En fracciones de segundo comencé a modificar mi discurso. “Calma—decía sin darme bien a bien cuenta de lo que hacía— está temblando, no se pongan nerviosos, quédense tranquilos, seguramente ya va a pasar. Sí, está muy fuerte, pero tranquilícense —decía— paciencia, ya va a terminar”. Esta cantaleta la repetí, segundo a segundo, durante el interminable temblor. Toño, el operador, aguantó valientemente al igual que todos mis colaboradores, sin salir de la cabina. Seguimos imperturbables, transmitiendo profesionalmente, como lo hicieron la mayoría de los conductores y trabajadores de la radio en ese aciago día, aún a costa de su propia vida. Eso sí, curiosamente, cuando el zangoloteo hubo terminado, nos salimos del aire; había fallado la electricidad. ABC Radio no tenía luz y por una extraña razón que aún no comprendo, no entraba la planta de emergencia. Ahí comencé a pensar que algo muy grave había sucedido en la ciudad. Unos pocos minutos después, que a todos nos parecieron eternos, logramos volver a transmitir. No había celulares, ni redes sociales, ni internet, no se habían inventado. Para entonces ya había aparecido en la cabina una señora herida de un edificio cercano, que nos pedía ayuda no sólo para ella, sino para personas atrapadas en las ruinas de su departamento. Los teléfonos estaban locos, entraban llamadas milagrosamente, ya que poco después nos enteramos del colapso de la central de Teléfonos de México en la calle de Victoria. Esas llamadas eran no necesariamente para nosotros, sino que provenían casi de cualquier punto de la ciudad o de la República mexicana. Todo era caótico y confuso, pero teníamos que seguir trabajando.       

Cuando pudimos transmitir de nuevo, comencé a leer las innumerables llamadas telefónicas captadas, tratando de dar información sobre el estado en que encontraban las distintas colonias de la Ciudad de México. Monitoreábamos al mismo tiempo la información de otras radiodifusoras; en ese momento escuchamos a Jacobo Zabloudovsky, el único que tenía telefóno en el coche, que describía el horror en el que se había convertido el centro capitalino y en la tele veíamos a un muy angustiado Pedro Ferríz transmitir por canal 13, con la angustia reflejada en su rostro al no saber cómo estaba su hijo, Pedro Ferriz de Con, atrapado en las instalaciones de Radio Fórmula, entonces en Dr. Río de la Loza y Cuauhtémoc. Televisa estaba fuera del aire, los estudios de Av. Chapultepec habían colapsado, e incluso ya se comenzaba a hablar de algunos muertos.

Nunca en todos los años que llevaba trabajando en la comunicación me había enfrentado a una tragedia de esa magnitud, ni había tenido que estar con la enorme responsabilidad de comandar un micrófono (por modesto que fuera mi medio) con tales niveles de tensión. Tratábamos de hacerlo. Transmitímos ininterrumpidamente durante casi 48 horas a partir del primer terremoto.

Sobre la marcha nos fuimos dando cuenta del tamaño de la herida que cruzaba de punta a punta al entonces D.F. Las instalaciones de ABC se iban llenado de personas que acudían buscando ayuda. Heridas, extraviadas, desesperadas, personas ansiosas que buscaban a algún familiar con el que no podían comunicarse. El programa continuaba y las horas pasaban llenándose de un horror creciente. El desplome del hotel Regis, la tragedia de las costureras del Eje Lázaro Cárdenas, los muchachos del CONALEP atrapados en sus instalaciones de la calle de Humboldt, en el Centro, el número apabullante de primarias y secundarias—1600 espacios educativos dañados— que resultaron afectadas por el sismo—600 mil niños sin escuela de un día para otro— la desgracia inconmensurable de Tlatelolco, el Centro Médico reducido a escombros, la Colonia Roma derruida, la desaparición de la antigua SCOP, en fin. Poco después nos enteramos de que los compañeros locutores Gustavo Armando Calderón y Sergio Rod habían quedado atrapados en el quinto piso de las instalaciones de Radio Fórmula. Ambos murieron. En el caso del noticiario de Televisa, Hoy Mismo, conducido por Guillermo Ochoa y Lourdes Guerrero, murieron también Francisco Garmendi, Alejandro Sánchez y Ernesto Villanueva, el jefe de información. Falleció también el conductor Félix Sordo.

Las malas noticias volaban y nosotros las transmitíamos, las decíamos, más bien las llorábamos. Pero más que seguir temblando de miedo, había que ponerse a trabajar y tratar en la medida de lo posible de colaborar con la ciudad y empeñarse en paliar la tragedia. Se hacía necesario en esos terribles momentos implementar una serie de acciones que ayudaran a los demás. Había que dejar de pensar en uno mismo para pensar en los otros.

Así, en unas cuantas horas y en colaboración con la Secretaria de Educación Pública, comandada por Miguel González Avelar, logramos organizar cuatro centros de enlace y orientación telefónica en la UNAM, el IPN, la Universidad Pedagógica Nacional y el CAPFCE, que trabajaban enlazados con mi propio noticiario dando información a través de los servicios de telex de la propia SEP, entre personas que mediante la radio solicitaban información desde los distintos estados de la República sobre las condiciones de familiares y amigos en el Valle de México y estados damnificados. Recordemos que el servicio telefónico estaba seriamente afectado y un apoyo de estas características venía a coadyuvar a resolver un problema que aumentaba los niveles de angustia de la población. Cada uno de estos centros contaba con 10 líneas telefónicas, abiertas al público, constantemente atendidas por voluntarios. Se contabilizaron en las primeras horas de este programa miles de llamadas telefónicas que permitieron enlazar a familiares y amigos.

También la SEP organizó, la misma noche del día del temblor, ayuda psicológica telefónica a cargo de psicólogos y personal especializado, que atendió en los primeros días más de 20,000 casos de adultos y niños que presentaban entre otros problemas, angustia, ansiedad, temor a ir a la escuela, miedo a estar solos, conductas agresivas o depresivas.

Para todos los mexicanos los días 19 y 20 de septiembre de 1985 serán por siempre inolvidables. Hablar de los años 80 en nuestro país es hablar de la tragedia que conmovió a México en esa década. Hablar de los sismos del 85 es hablar de dolor, muerte, sufrimiento, pero al mismo tiempo de solidaridad, entrega, responsabilidad, imaginación, calor humano y paradójicamente, también de esperanza—palabra ahora tan manoseada— de una ciudadanía valiente, esforzada, que tercamente y a pesar de la desgracia se negó a sucumbir; que se negó en redondo a dejarse rebasar por los muy desafortunados acontecimientos que dejaron tanta pena y destrucción. Eso es cierto.

Lo que me duele en lo profesional y en lo personal es que hoy, en 2017 se olvide tan fácilmente lo hecho por otras instancias y se diga que el gobierno de aquel entonces estaba pasmado y no hizo prácticamente nada. Existen todavía cientos de testigos, aún vivos, que participaron activamente, en lo que a continuación voy a contar. No puedo hablar más que de lo que hice como parte del grupo que encabezaba mi esposo, Miguel González Avelar, como decía antes, entonces Secretario de Educación. Estas son algunas de las acciones que se llevaron a cabo:

  1. Líneas de enlace telefónico que ya mencioné y que sirvieron para comunicar a miles de personas a través de los centros que antes definí.
  2. Atención psicológica telefónica a niños y adultos con el apoyo de psicólogos y maestros de la propia Secretaría.
  3. A partir del 19 de septiembre y a través de Canal 11 se hicieron programas especiales y se abrió una pequeña central telefónica (las condiciones para la comunicación eran muy difíciles) para resolver dudas y problemas de la población de todo tipo.
  4. En unos cuantos días y para que los 600 mil niños que quedaron sin clases no perdieran el curso, se comenzó a transmitir por canal 11 la Primaría por Televisión. Esto con el objetivo de que los niños en casa pudieran seguir sus asignaturas. Las barras programáticas de este esfuerzo se dividieron por horas según los grados de enseñanza básica.
  5. La SEP convocó al IPN y al CONALEP para que se dieran a la tarea de fabricar ataúdes que fueron llenando tristemente el Parque del Seguro Social en avenida Cuauhtémoc. Fueron miles los féretros que se hicieron en unos pocos días.
  6. La SEP generó en lo inmediato manuales sobre reparaciones caseras que la población podría, con esta orientación, llevar a cabo para evitar problemas mayores. Ejemplos: Manual para reparación de ventanas y puertas, fugas de gas, fugas de agua, etc. que se repartieron profusamente en las colonias más afectadas y se enviaron también a estados como Jalisco y Michoacán, entre otros que también resultaron afectados.
  7. Con el mismo objetivo de que los niños no perdieran el año escolar, en unos cuantos días y semanas sucesivas, las clases se reanudaron empleando sedes alternativas. Se usaron vagones de tren, autobuses, se hicieron aulas prefabricadas, se ocuparon jardines y plazas y cuanto espacio era seguro y posible para que los 600,000 niños que se quedaron sin escuela volvieran a clases lo más pronto posible. La colaboración de los maestros fue invaluable. Y lo más importante, no se perdió el ciclo escolar.
  8. Un equipo de maestros (del que yo personalmente formé parte) nos dábamos a la tarea diariamente, a partir de las 7 de la mañana, de acudir a todas y cada una las escuelas dañadas para hablar y explicar a la comunidad de cada espacio, cuál era la situación de cada uno de los centros escolares afectados y estar personalmente con ellos apoyándolos y dándoles información.
  9. Este grupo iba encabezado por Arquitectos de la Dirección de Recursos Materiales de la SEP y peritos del entonces DDF para presupuestar daños y ver cuáles escuelas podrían ser seguras, o qué tipo de reparación requerían para ponerse otra vez de pie. Así, Otra vez de pie, llamamos a este programa que tenia como principal objetivo garantizar la seguridad de los niños y restablecer las clases.
  10. La Cámara Americana de Comercio, integrada por empresarios estadounidenses asentados en México, canalizó donativos a través de la SEP, que trabajó para que este apoyo se destinara a la reparación de las escuelas. Ayuda invaluable que fue aportada con solidaridad y generosidad en esos difíciles momentos.
  11. A través de Bellas Artes, la SEP organizó una subasta de obras de arte para recaudar fondos. Los artistas mexicanos, desprendidos, empáticos y respondiendo a esta convocatoria, aportaron obra y lo recaudado sirvió igualmente para resolver los graves problemas que enfrentaban las comunidades escolares.
  12. Comenzó la cultura de la prevención. La SEP se dio a la tarea de implementar un programa de simulacros (que después se generalizó por toda la capital) dentro de las escuelas para salvaguardar en lo posible a los niños y maestros.

Esta es una apretada y sencilla síntesis de lo que se pudo hacer con la ayuda de muchas personas, funcionarios, maestros, psicólogos y voluntarios a través del esfuerzo y dirección del Secretario de Educación en esos duros momentos para México. Seguramente me faltan muchas acciones más en las que no participé directamente. Este pequeño relato deja fuera a cientos de personas que desinteresadamente cumplieron con su labor llena de amor y responsabilidad. Sin embargo, este recuento aspira a dejar ver el espíritu solidario y entregado que tuvimos ciudadanos y la parte del gobierno que conocí de cerca, ante una situación que nos enlutó para siempre. La SEP cumplió sobradamente con su labor de actuar, unir, orientar y solucionar. Hoy, orgullosa de haber formado parte de ese equipo y más de 30 años después, recuerdo esos días donde logramos todos ponernos otra vez de pie. Yo no olvido y los invito a que no olvidemos, honor a quien honor merece.

Autor:

Fecha: 
Martes, 19 de Septiembre 2017 - 15:00
Redes sociales: 
1

Columnas:

Fecha B: 
Martes, 19 de Septiembre 2017 - 17:15
Fecha C: 
Miércoles, 20 de Septiembre 2017 - 06:15
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Anaya y la corrupción

El reciente escándalo mediático sobre la cuantiosa fortuna del otrora joven maravilla, Ricardo Anaya, resulta la gota que derrama el vaso en la sociedad mexicana dados los numerosos casos de corrupción que han implicado a importantes personalidades de la mayoría de los partidos políticos.

Los protagonistas de este último affaire están ligados íntimamente al dirigente del PAN. Su suegro, la esposa, los cuñados, los tíos políticos, en fin, toda la parentela de este político aparece involucrada en un muy desagradable asunto. De acuerdo a lo leído, El Universal prueba con datos (hasta donde parece ser) duros, un incremento muy significativo del patrimonio familiar de este aspirante del partido blanquiazul, incremento que hasta el día que escribo este texto, no ha desmentido. Desde luego, Anaya es muy listo, y antes de que apareciera publicada en primera plana la nota que lo imputa (seguramente la conoció por alguna amistosa filtración), argumentó que esta información era “fabricada” en un intento del PRI y, desde luego, el culpable favorito: la Presidencia, para amedrentarlo en cuanto a la elección del famoso fiscal anticorrupción. Incluso llegó a decir Don Ricardo, que había sido “amenazado” (primero dijo que vía telefónica, luego que a través su secretario particular, después que por WhatsApp) como parte de esta campaña para desacreditarlo. Fue desde luego una amenaza anónima. En fin… de pena ajena.

La psicología debería ser una herramienta importante en el estudio de la corrupción ya que, mientras la economía y el derecho nos ofrecen perspectivas del origen y los alcances de este problema, la psicología debería poder proveer alguna pista sobre los más profundos y verdaderos motivos de esta conducta tan común. Por mucho que nos moleste, pareciera que la corrupción es parte medular de la condición humana, y ahí esta Eva Cadena, los diezmos de Delfina, las ligas de Bejarano, Javier Duarte (que no se cuánto habrá adelgazado en su huelga de hambre, ¡que envidia!), Padrés, Granier y muchos más que lo prueban. No ha existido, a lo largo de la historia, ninguna sociedad libre de este problema. Dictaduras, democracias, monarquías y cuanto sistema político ha existido, han experimentado este terrible cáncer social, en todos los países, en todos los tiempos y en prácticamente todas las culturas.

¿Es entonces la corrupción algo inevitable?, ¿estamos condenados a vivir con ella? ¿Las conductas corruptas son inherentes al ser humano?, ¿son heredadas?, ¿adquiridas? Ciertamente, la psicología aún no tiene una respuesta clara al respecto. Hasta el día de hoy, no se ha detectado un causante genético de la deshonestidad, si esto fuera así, nos obligaría a ver la corrupción como una condena biológica inmodificable y en este supuesto, todos los corruptos cumplirían al delinquir su sentencia genética y serían, por lo tanto, inocentes. Pero sí vale la pena decir, para acercarnos a la esperanza, que (hasta donde sabemos) la corrupción es un comportamiento, una conducta, una forma de actuar y por lo tanto puede ser estudiada, prevenida y controlada. Controles, fiscales profesionales, investigaciones serias, transparencia, rendición de cuentas, sanciones (temas todos tan ajenos a muchos empresarios y políticos, ciudadanos en general, y especialmente a AMLO), son los remedios hasta hoy conocidos contra la corrupción.

Desgraciadamente no creo que será posible vivir en algún momento, o en algún lugar del planeta, sin corrupción, pero no podemos darnos por vencidos y adoptar una resignación complaciente ante la fatalidad de nuestra miserable condición humana. Desde luego compete a los abogados, legisladores, políticos y gobernantes el diseño de leyes, instituciones, mecanismos y políticas públicas que puedan funcionar como diques a estas lamentables conductas. Y a nosotros como ciudadanos de a pie nos toca predicar con el ejemplo. Para ser honestos no es necesario darse golpes de pecho, ni proclamar honestidades valientes. Nomás todos los días conseguir serlo. Y en 2018, con estos posibles candidatos… que los dioses nos cojan confesados.

Autor:

Fecha: 
Viernes, 25 de Agosto 2017 - 15:00
Redes sociales: 
1

Columnas:

Fecha B: 
Viernes, 25 de Agosto 2017 - 17:15
Fecha C: 
Sábado, 26 de Agosto 2017 - 06:15
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El bache nuestro de cada día

¿Sabe usted cuántos baches existen en la ciudad de México? Permítame darle algunas pistas. El gobierno de nuestra capital, acepta que existen más de cinco mil reportes de baches por mes. Nada más para que vaya haciendo sus cálculos, le diré que nuestro antiguo D.F. tiene una superficie de 1,495 kilómetros cuadrados y como seguramente usted sabe está dividido en 16 delegaciones, a cual más llenas de agujeros sobre los que tenemos que transitar diariamente y de una u otra forma casi 9 millones de personas. Según algunos escenarios aparentemente ociosos (pero necesarios para dimensionar el problema) si se unieran todos los baches de nuestra abnegada ciudad se conformarían más de 45 zócalos, de este tamaño monumental es esta enfermedad del pavimento al que nadie ha querido ni podido solucionar. Yo soy una chilanga enamorada de mi terruño (por feo y desastroso que sea) y créanme que si algo me motivaría (en las próximas elecciones para Jefe de Gobierno) es que un o una candidata se comprometiera a no hacer nada más que exclusivamente terminar con estas trampas para coches y personas que tan peligrosas son para todos los capitalinos, desde luego a ese visionario le daría mi voto. No quiero promesas de embellecimiento, ni flores en Reforma, ni la odiosa línea 7 del Metrobús…nomás que sepa yo por donde piso y no ponga en riesgo mi vida si me atrevo a caminar por alguna, cualquiera, de nuestras abolladas vías. Transitar a pie o en carro por nuestras avenidas, es una tarea que amerita arrojo, temple, salud y juventud. Si usted tiene el esqueleto estructurado o peor aún, si está afectado de su estructura ósea, prepárese para las emociones fuertes, porque aventurarse por Miguel Hidalgo, Tláhuac o cualquier delegación conlleva los mismos riesgos que treparse en una montaña rusa con Parkinson, descompuesta y estar dispuesto a saltar por los aires. Adiós amortiguadores, defensas, pescuezos o rodillas, da igual... la llamada “jungla de asfalto” jode todo, humanos o maquinas estamos en alto riesgo. ¿A cuántos candidatos al gobierno de la CDMX ha escuchado usted decir que se va a bachear la ciudad?...puras promesas. Bueno, con decirle que las Lomas de Chapultepec y Polanco, dizque colonias ricas de nuestro risueño poblado son campeonas en eso de los huecos pavimentarios. De acuerdo a una estadística de 2016, se hablaba de más de 50,000 baches en la otrora ciudad de los Palacios. Y para qué le cuento cuando llueve (como ahora mismo), el agua empareja ilusoriamente la carpeta asfáltica y usted o se mata y/o fractura (si va caminando) o se queda varado (en su automóvil) como si se hubiera caído dentro de una zanja o trampa para osos. Pero eso sí, llevamos casi dos décadas votando por el PRD (y ahora por su sucesor: Morena) con los desastrosos resultados que diario enfrentamos. Horas y horas perdidas dentro de un medio de transporte (uber, metro, taxi, metrobús, burro, bici o lo que sea), inundaciones y encharcamientos año tras año más terribles, contaminación una y otra vez más alta. En fin, por si no se han dado cuenta, la ciudad no es que esté colapsando, es que ya colapsó y o se hace algo radicalmente opuesto a lo que se ha hecho hasta ahora o vamos a implotar. Me asombra que el señor Mancera, después de este comprobado desastre, pretenda convertirse en Presidente de todos los mexicanos. Si él y su poderoso gabinete no pudieron con este paquete…¿podrán con todo el país? Los baches de las calles son lo de menos, lo peor son los del cerebro. Ni más ni menos.

Autor:

Fecha: 
Lunes, 03 de Julio 2017 - 17:00
Redes sociales: 
1

Columnas:

Fecha B: 
Lunes, 03 de Julio 2017 - 19:15
Fecha C: 
Martes, 04 de Julio 2017 - 08:15
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Santa sepultura a House of Cards

Soy una fanática de las series, debo confesarlo. Mis ratos de ocio se dividen entre estudiar, leer, Roku, Netflix y algún que otro canal de paga. La crisis de la televisión abierta, tan evidente y tan triste (al menos para mí, que durante muchos años trabajé en ella) me ha llevado a buscar otras opciones de entretenimiento en mi casa. Un poco cansada de la humanidad, de los noticiarios y programas de análisis (donde actualmente participo) me he decantado por evasiones que resultan siempre (incluida The Walking Dead) menos atroces que la realidad. Escribo ésto porque la sexta (y espero penúltima, hay que darle ya una muerte digna) temporada de House of Cards me ha hecho reflexionar sobre este interés malsano de los humanos por dizque enterarnos de las cloacas de la política. Y miren que he visto series sobre el tema... The West Wing ocupó mi interés durante varias temporadas. Martin Sheen y sus aventuras como presidente demócrata de los Estados Unidos, sus lágrimas, risas y amor (como se dice) me entretuvieron muchas horas. Reconocí entonces el trabajo de los guionistas, la espectacular puesta en escena y el profesionalismo de los actores. Si el hombre más poderoso del mundo sufría, negociaba, atravesaba por crisis internacionales y cabildeos complicados con los congresistas, pero todo dentro de lo, digamos, esperado. A través de los años las cosas han cambiado. House of Cards comenzó siendo todo un acontecimiento para Netflix. Un elenco de lujo encabezado por el gran Kevin Spacey y la guapísima Robin Wright y una trama audaz y bien llevada conquistaron multitudes rápidamente. Con el devenir de los años la más reciente temporada de las maldades (cacle, cacle) de los señores Underwood se ha convertido en algo simplemente grotesco. Y eso, que ni qué... es una lástima.

La política es cosa seria, difícil y en ocasiones asquerosa, de acuerdo, pero les tengo una mala noticia a los detractores de esta ocupación... el problema, lo sucio, lo perverso no es la política... es lo humano. Ese afán de poder, fama y riqueza existe en todos y todas, sean dentistas, plomeras o diputados y se da en cualquiera de los niveles socioeconómicos de nuestra loca especie. Las intrigas que suceden dentro de una oficina pública o privada, en una estética, entre los cirujanos, o en la tintorería de la esquina de su casa. Claro, me dirán... pero hay niveles, y sí, es cierto, aunque el envidiar el cargo o sueldo del de junto o intrigar sobre la estupidez del jefe es el pan nuestro de cada día, trabajemos donde trabajemos y no asuntos exclusivos de Los Pinos o La Casa Blanca. Lo que sucede con la teleserie que hoy me ocupa es que se pasaron de tueste. La maldad es demasiado malísima, y los buenos parecen tontos de cartón. Bueno, podríamos decir que ante tales personajes, Trump y AMLO, parecen seres maduros, elegantes y serenos. En fin... me quedo con Designated Survivor o Madam Secretary o mejor aún con The Strain o la ya mencionada The Walking Dead. Siempre es mal fácil y simple decir que la política es horrenda y que el pueblo bueno es ajeno a esas bajas pasiones. Y eso señores, es pura demagogia y populismo. Y para seguir llamando las cosas por su nombre: House of Cards está sencillamente de flojera. Puro maniqueísmo y nula conciencia ciudadana. Mejor Game of Thrones.

Autor:

Fecha: 
Viernes, 16 de Junio 2017 - 15:00
Redes sociales: 
1

Columnas:

Fecha B: 
Viernes, 16 de Junio 2017 - 17:15
Fecha C: 
Sábado, 17 de Junio 2017 - 06:15
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Qué tanto conoce de los posibles candidatos a la presidencia del 2018?

Queridos y sufridos electores, dada la efervescencia política derivada de las elecciones presidenciales del ya cercano 2018, los invitamos a conocer qué tanto saben de los que se mientan (como dicen en mi pueblo) como posibles candidatos de partido o independientes a la primera magistratura.

1.- Según algunos…forman parte de la “Mafia del Poder”:

a) Margarita Zavala

b) Armando Ríos Pitter

c) Miguel Mancera

d) Todos

e) AMLO

f) a,b y c

 

2.- ¿Quién dijo la famosa frase “Los que no están conmigo, están contra mí…”?

a) Luis Videgaray

b) Indira Gandhi

c) Jesucristo

d) Andrés Manuel López Obrador

e) c y d

 

3. ¿Quién utiliza el reboso de bolita como parte de su señorial outfit?

a) José Antonio Meade

b) Susana Harp

c) Margarita Závala

d) Graco Ramírez

e) Ninguno

f) b y c

 

4.- Se dice, se comenta y se rumora, que tarda más de dos horas, diariamente, en lograr su complejo y asombroso peinado:

a) Eruviel Ávila

b) Miguel Ángel Mancera

c) Donald Trump

d) Ivonne Ortega

f) Todos

g) Ninguno

 

5.- Mencione quién será el primero en reconocer la limpieza de las elecciones… si gana, y denunciar la ilegalidad de las mismas… si pierde:

a) Diosdado Cabello

b) Nicolás Maduro

c) Andrés Manuel López Obrador

d) Ricardo Anaya

e) a, b y c

f) Ninguno

 

6.- ¿Qué destacado personaje en activo, con grandes pretensiones, tenía un chorro de voz y era el amo del falsete y a quien (por una o por otra) solo le quedó un chisguete?

a) Pedro Ferríz de Con

b) Jaime Rodríguez Calderón

c) Luis Miguel

d) Javier Duarte

e) Ninguno

f) Todos

 

7.- ¿Cuál de estos personajes con serias aspiraciones, se despacha en grande y maneja tras bambalinas (y a gusto) un algunas de las grandes instituciones educativas del país?

a) Aurelio Nuño

b) Juan Ramón de la Fuente

c) Bob Esponja

d) Juan Ramón de la Fuente

e) Anne Sullivan

f) b y d

g) a y e

 

8.- Cuando el gobierno dice: “así nos dejaron las cosas…ya todo valió Cheetos”. Profunda frase de conceptuosos alcances pronunciada por el o la suspirante:

a) La Chilindrina

b) Denisse Dresser

c) Miguel Ángel Osorio Chong

d) Silvano Aureoles

e) Claudia Sheinbaum

 

9.- De llegar a la presidencia, reconocería rápidamente que no sabe nada sobre el puesto pero que le va a echar muchas ganas:

a) Delfina Gómez

b) Luis Videgaray

c) Pedro Ferriz de Con

d) Eugenio Derbez

e) Miguel Ángel Mancera

 

10.- ¿Qué prodigioso líder carismático es capaz de quitar, con tan solo acercarse a él, el odiado pecado de la corrupción? 

a) AMLO

b) Norberto Rivera Carrera

c) Ricardo Monreal

d) Ricardo Anaya

e) Eva Cadena

 

Respuestas

1. f
2. e
3. f
4. f
5. e
6. f
7. f
8. d
9. b
10. a

6 a 8 aciertos: Su salud mental nos preocupa, deje de ver noticieros y páginas de periódicos. Netflix y Roku lo esperan.

3 a 5 aciertos: Pasa usted de panzaso, vea más 12 Corazones, alguna telenovela, el futbol y/o las peleas del Canelo.

0 a 3: ¡Felicidades!, usted forma parte de la gran mayoría de los mexicanos que no saben nada de política pero no les importa.

Autor:

Fecha: 
Lunes, 22 de Mayo 2017 - 15:00
Redes sociales: 
1

Columnas:

Fecha B: 
Lunes, 22 de Mayo 2017 - 17:15
Fecha C: 
Martes, 23 de Mayo 2017 - 06:15
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

De la sonrisa de Javier Duarte...

La sonrisa sardónica, los ojos muy abiertos, la mirada extraviada, y sobretodo una expresión de inmensa alegría en una situación personal catastrófica, devastadora. Ese es el rostro que me persigue del señor Javier Duarte, su inolvidable cara minutos después de su detención. La imagen, que creo muchos recordamos es grotesca y para mí como psicóloga, hipnotizante. ¿Cómo un ser humano que acaba de ser detenido, que es un perseguido mundial y a quien les esperan seguramente muchos años de dolor y encierro…puede estar tan contento? ¿Estará loco?.

En psiquiatría y psicología existe un acuerdo ético de no hacer diagnósticos a larga distancia. Lo convenido por estos profesionales de todo el mundo es que no se puede concluir que una persona sufre de un trastorno mental sin haber realizado una evaluación personal y completa, lo que incluye varias entrevistas, en el mejor de los casos el establecimiento de una relación psiquiatra-paciente y la aplicación de diversas pruebas proyectivas y psicométricas. Decidir a ciencia cierta si una persona está loca o no, no es cosa sencilla y especialmente en los presuntos delincuentes donde la delgada línea entre la maldad pura y dura se confunde fácilmente con un trastorno en la capacidad de distinguir lo correcto de lo incorrecto, tener un código moral y tomar decisiones adecuadas. Como psicóloga estoy de acuerdo, el peritaje psiquiátrico no es cosa sencilla…pero como espectadora horrorizada de la condición humana… qué ganas de decir a los cuatro vientos y con convicción que el señor Trump es un loco narcisista e impulsivo, que Duarte esta fuera de sus cabales y que hemos tenido en el mundo a lo largo de la historia una serie de dementes que han intentado (y en muchos casos logrado) gobernar al mundo. Atila, Nerón, Calígula, Vlad el empalador o Napoleón, desde luego Hitler, Pinochet, Fidel Castro, ¿le sigo?... ¿De verdad necesitamos aplicarle pruebas y establecer una relación profesional con el espantoso Führer para saber que estaba absolutamente trastornado? El asunto es muy complicado, más de lo que parece. Estar “loco”, cualquier cosa que eso sea, implica la incapacidad de ser responsables de nuestros actos. En esa lógica, no se masacró, mutiló o mandó a asesinar a una o a varios millones de personas a conciencia plena, sino que una razón distorsionada y una incapacidad de saber que esta “bien” y que está “mal” exime de cualquier responsabilidad al demente en cuestión. ¿Cuantas películas, o capítulos de la Ley y el Orden hemos visto en donde como estrategia legal se usa el argumento de la locura para evitar que un asesino o violador cumpla penas y sanciones? Locura es igual a irresponsabilidad, estos megalómanos alguna vez empoderados, ¿de veras no sabían lo que hacían? Y por otra parte, ¿una persona en su sano juicio hubiera hecho lo que ellos hicieron? La cara de desquiciado de Duarte por eso me impacta tanto. Un hombre que en un puesto de alta responsabilidad presumiblemente es capaz de robar a manos llenas y acumular sin pensar en su encomienda, en el compromiso que adquirió, en su prestigio personal y en la seguridad a mediano plazo de él y de toda su familia… ¿No sabía lo que hacia? ¿Está enfermo? ¿Es simplemente (y quien sabe que será) un bad hombre? Creo que el ex gobernador sabía perfectamente lo que hacía, claro, pero no dejo de pensar si ese afán insaciable de poder y riquezas no es sintomático de una personalidad de una u otra forma perturbada y peor aún, de una sociedad en donde tener es más importante que ser. A pesar de tantos adelantos tecnológicos y biomédicos aun sabemos muy poco de ese órgano de kilo y medio que tenemos en nuestra cabeza, y en el que reside misteriosamente el egoísmo y la bondad.

Autor:

Fecha: 
Martes, 25 de Abril 2017 - 18:00
Redes sociales: 
1

Columnas:

Fecha B: 
Martes, 25 de Abril 2017 - 20:15
Fecha C: 
Miércoles, 26 de Abril 2017 - 09:15
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

De la situación en Venezuela...

La situación de Venezuela es insostenible. ¿Será?... más de 17 años del llamado Gobierno Bolivariano prueban lo contrario. 17 años de indiferencia internacional, de complicidades casi inexplicables y el sufrimiento de una población manipulada que literalmente se muere de desesperación y hambre. Cuando en 2015 finalmente Nicolás Maduro reconoce la derrota de su partido y admite que el control del Congreso está en manos de la oposición, se abre una pequeña rendija que anunciaba, creíamos entonces, la llegada de tiempos mejores para la democracia venezolana. Desgraciadamente eso no sucedió, no solo continuaron en la carcel los presos políticos encabezados por Leopoldo López con años y años de encierro; se siguió pisoteando la libertad de expresión (baste recordar el cierre de la emblemática empresa de comunicación Radio Caracas Televisión o la cancelación recientísima de la señal de CNN) y haciendo trizas el respeto a los derechos humanos. Pero faltaba una infamia más, una de calado mayor, cuando el Tribunal Supremo de aquel país, conformado plenamente por títeres del chavismo, anula a la Asamblea Nacional venezolana y por lo tanto intenta desaparecer al poder legislativo. Al fin y ante este bien llamado autogolpe de Estado la comunidad internacional comienza a reaccionar. México, con una tibieza inexplicable, y después de años de silencio se atreve a levantar suavemente la voz y condenar los hechos. Y lo mismo Perú, Brasil, la Unión Europea, Argentina, Colombia, Chile, Costa Rica, Panamá. Bueno, hasta la excéntrica administración Trump condena la disolución de poderes y la “ruptura de las normas democráticas”. La presión internacional y pequeñas fisuras que comienzan a notarse (afortunadamente) entre las filas del chavismo finalmente hacen que se revierta esta decisión. Pero el problema hoy en día crece y la policía con gases lacrimógenos y balas de goma (aunque al parecer hubo también balas mortales) ataca a las manifestaciones que protestan por las medidas dictatoriales y represivas que están haciendo que ese país se desmorone. Los dos lideres más conspicuos de la oposición: Tintori y Capriles, salieron como todos los días a jugarse la vida por su país y por defender en lo que creen. Conozco bien a Venezuela, mi padre nació allí y durante la dictadura de otro sátrapa Marcos Pérez Jiménez, mi papá sufrió persecución, expropiación de sus bienes y cárcel. Justo por ello yo nací aquí, en el exilio de mi familia en la tierra de mi madre, México. Para los venezolanos la situación es ya limite y espero que para el gobierno de Maduro sea terminal. Sin alimentos, sin medicinas, sin derechos, se avecinan tiempos muy difíciles para este país que tanto quiero, que tanto ha sufrido y que espero no se vea en la necesidad, para vencer al tirano, de llegar a una guerra para conseguir la libertad.  

Autor:

Fecha: 
Miércoles, 05 de Abril 2017 - 15:00
Redes sociales: 
1

Columnas:

Fecha B: 
Miércoles, 05 de Abril 2017 - 17:15
Fecha C: 
Jueves, 06 de Abril 2017 - 06:15