Se encuentra usted aquí

grupo méxico

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La Cuarta Transformación y Germán Larrea

Símbolo del ecocidio, la corrupción y sobre todo de la impunidad, el segundo empresario más rico de México, Germán Larrea es también el más vilipendiado y posiblemente el más déspota en la historia del neoliberalismo nacional. Hijo de German Larrea, logró en los tiempos del entonces presidente Carlos Salinas, la concesión para la explotación minera nacional que lo hizo inmensamente rico y poderoso. Durante el sexenio de Ernesto Zedillo logró apoderarse del control de los ferrocarriles del país, además de consolidarse como uno de los hombres más poderosos, exóticos e intocables.

Si existiera un símil de Larrea con la popular serie de dibujos animados “Los Simpsons”, ese sería el magnate Charles Montgomery Burns, dueño de la planta nuclear que contamina toda la ciudad de Springfield con total impunidad y descrédito de la población. El pasado sábado 20 de julio la PROFEPA clausuró las instalaciones de la Terminal de Mexicana de Cobre, en bahía de Guaymas, Sonora y multó por el derrame de tres mil litros de ácido sulfúrico en el Mar de Cortes a la filial de Grupo México, debido a que no pudieron acreditar los dictamines de impacto ambiental.

Durante años Germán Feliciano Larrea Mota Velasco, con una fortuna aproximada de 13 mil 300 millones de dólares, ha buscado estar en el anonimato. Para la población en general era desconocida su fisonomía, hasta que en el sexenio de Enrique Peña Nieto la página de la presidencia difundió una foto actualizada cuando saludaba al exmandatario. Con fama de ser “tacaño” en sus gastos, ha vivido acostumbrado a comprar barato y en los tiempos de Salinas obtuvo a precio irrisorio la mina de Cananea, desde donde empezó a construir su imperio a costa de vidas humanas, desastres ecológicos e impunidad lacerante.

El hasta ahora intocable Grupo México, posee las reservas de cobre más grandes del mundo. En la fortuna de Larrea se encuentran ferrocarriles, constructoras y cadenas de cines, además de empresas en países como Perú, Estados Unidos, Argentina, Chile, Ecuador y España. En Estados Unidos, es dueño de ASARCO una empresa minera, de fundición y refinería, además de explotar tres grandes minas en Arizona, donde a diferencia de México, no se han registrado daños al medio ambiente.

Dueño de inmuebles de lujo en Chicago y Florida, no se inmuta cuando está en el ojo del huracán, incluso el pasado lunes 22 de julio, se atrevió a enviar una carta a sus empleados tratando de explicar que el derrame de ácido sulfúrico no causó daños ecológicos pues se logró contener, por lo que la muerte de una tortuga y un lobo marino no estaban relacionadas con el ecocidio. Su empresa minera está relacionada con 22 “accidentes” contra el medio ambiente en al menos los últimos 20 años, además de que en el gobierno del execrable Felipe Calderón lograron disolver una huelga de trabajadores del sindicato, que fueron remplazados por otros, dicha represión consta ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.  

Fanático de los vinos franceses, gusto heredado por su padre quien además fundó el grupo México, traspaso a su hijo la empresa en 1994. En febrero del año 2006 enfrentó el descredito total por la tragedia en la mina Pasta de Conchos, en Coahuila. En el accidente, que pudo haberse prevenido ya que se conocían de reportes que alertaban de las condiciones peligrosas en que operaba la mina, murieron 65 mineros cuyos cuerpos nunca fueron recuperados. Incluso hubo un lamentable show mediático cuando se presumía era posible un rescate, para finalmente decidir dejarles enterrados. 

A raíz de esta tragedia se inició una guerra judicial entre Larrea y el líder del Sindicato Nacional de Mineros, Napoleón Gómez Urrutia, quien debió exiliarse en Canadá, hasta que en la campaña y triunfo presidencial de Andrés Manuel López Obrador, se le incluyó en la lista de senadores para poder protegerlo mediante el fuero legislativo que le hizo posible su regreso al país.

Entre muchas otras tragedias ecológicas destacan el derrame de 40 mil metros cúbicos de sulfato de cobre en los ríos Sonora y Bacanuchi, Sonora, por parte de Buenavista del Cobre, en Cananea, subsidiaria de Grupo México, afectando la salud de 24 mil personas. Además de destruir las cosechas en siete municipios, dicha catástrofe fue considerada la peor en la historia de la minería, pues el daño a la fauna y la flora es irreparable.

Larrea también intentó infructuosamente ser dueño de una cadena televisiva mediante su monopólica cadena de cines, pero la principal televisora del país no se lo permitió. Sus intentos por asociarse con una cadena de radio y juntos pujar por una de las dos cadenas de televisión a concesionarse, se cayeron horas antes del plazo límite para pagar la millonaria contraprestación por un ciento de canales digitales.

Larrea, aficionado y dueño de una cuadra de caballos pura sangre, podría enfrentar el fin de su interminable carrera contra la justicia mexicana y el medio ambiente. Producto de su último derrame en el mar de Cortés, procesos judiciales largos podrían empezar a realizarse con la finalidad de quitarle las concesiones ganadas y hacerle pagar sus crímenes ecológicos.

Ante el desastre ambiental no pudo evitar las pérdidas millonarias en la bolsa de valores, es tiempo que el actual régimen morenista le haga pagar todas las fechorías en forma judicial, así como a los funcionarios y expresidentes que hicieron posible su dañina impunidad, que afectó la vida de ecosistemas y hombres que padecieron la desgracia de vivir o trabajar en sus industrias de la muerte.

Autor:

Fecha: 
Martes, 23 de Julio 2019 - 13:10
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Martes, 23 de Julio 2019 - 15:25
Fecha C: 
Miércoles, 24 de Julio 2019 - 04:25
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La contaminación en el Mar de Cortés

Para los efectos del poder, lo único que importa son tus acciones.
Maquiavelo.

Antier durante el programa televisivo, los asistentes hicieron un leve comentario acerca del derrame de 3000 litros de ácido sulfúrico en el Mar de Cortés. Una compañía del llamado Grupo México originó el desastre. La situación fue tan obvia que no la pudieron ocultar, sin embargo, los directivos de la compañía fueron muy herméticos y en un tono determinante dictaron sus instrucciones a las autoridades de Guaymas: no queremos bomberos, ni Cruz Roja, ni policía ni protección civil. Posteriormente, declararon que no había habido desgracias personales, que ya se estaban aplicando las operaciones de neutralización y que la situación estaba controlada, parecía que ellos habían terminado el asunto.

 

 

De repente, alguien en Guaymas sintió dudas y comunicó el incidente a la Secretaría de Marina y a la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT). Ese mismo día, julio 9 a las 10:29 pm, un representante del Grupo México (Metalúrgica de Cobre) emitió un comunicado informando acerca del incidente y la participación de Marina. Describió que los militares habían evaluado los hechos, neutralizado la solución y determinado que la situación estaba controlada, por lo que no era necesario activar el plan de emergencia. El reporte está firmado por un empleado común, ningún técnico o profesional en el ramo ambiental, como debía ser.

Los periódicos locales publicaron la nota con gran reserva, la información fue muy limitada, había un gran hermetismo y hasta cierto temor. Lo que trascendió fue que esta compañía había tenido muchos incidentes ambientales, que no se sabe si han sido reportados o simplemente no ha habido ningún trabajo de mantenimiento o reparación mayor.

El día 12 de julio Luis Rene Puig, director de Protección Civil Guaymas declaró a Excelsior: que Marina había realizado la neutralización del químico, que no hubo ningún efecto nocivo del ácido y que el derrame no fue casi nada. Renglones más adelante, el mismo director reconoce que su nivel académico solo fue hasta la preparatoria.1

Existen varias irregularidades que saltan a la vista, algunas de ellas:

  • La carta del Grupo México informando del incidente debía estar firmada por algún profesional o responsable de las operaciones, pudiera haber sido un ingeniero ambiental o un químico.
     
  • El ácido sulfúrico es extremadamente corrosivo y su reacción con el agua es muy energética, libera mucho calor. El agua marina es alcalina y su reacción con el ácido de inmediato se neutralizará, sin necesidad de que alguien lo haga.
     
  • El impacto ambiental afectará de inmediato a la zona más próxima al derrame, las alteraciones serán en forma de gradientes de temperatura y alteraciones fisicoquímicas.
     
  •  La flora y las faunas marinas sésiles serán las primeras en afectarse porque no puedan alejarse del sitio. La fauna nadadora se alejará de inmediato apenas registren los incrementos causados por la acidez.
     
  • El daño o la destrucción de la flora marina alterará la alimentación de la fauna, se generará un desequilibrio ecológico en la zona afectada. Asimismo, la ausencia de flora encarecerá los escondites que la fauna usa para esconderse de los depredadores y sufrirán bajas considerables en sus poblaciones.
     
  • Este desequilibrio durará hasta que el ecosistema recupere los nutrientes y no se presenten otro tipo de contaminaciones.
     
  • Los animales y las plantas atacados por el ácido no sobrevivirán el derrame.
     
  • No es posible medir los efectos del ácido con exactitud, la única manera sería comparando con una zona aledaña que no hubiera sufrido ningún ataque.

Tal parece que la situación ambiental de esta compañía atraviesa por serios problemas, las operaciones que se realizan en esa planta son extremas y riesgosas y al parecer no existe algún profesional que las supervise. Las autoridades ambientales del estado de Sonora y las de la SEMARNAT debieran inspeccionar y regular más estrechamente el funcionamiento y los procedimientos de esta planta procesadora de metales.

De acuerdo con la nota periodística, la metalúrgica debiera someter en un plazo de cinco días un reporte completo detallando los pormenores del incidente. Sin embargo, a la fecha las estaciones de radio y televisión no han hecho ningún comentario al respecto. Sigue el hermetismo y el misterio que de pronto se despeja cuando el periódico local reporta que el dueño del consorcio industrial es el segundo hombre más rico de México y que éste tiene excelentes relaciones con el líder nacional del Sindicato Nacional de Mineros, aquél que estaba exilado en Canadá y que es un apoyo económico incondicional y político de nuestro presidente.

Estas peculiaridades parecen explicar el pasado y el futuro de los negocios emprendidos por el Grupo México. No se hable más del asunto, los hechos se explican por si mismos.

 

REFERENCIAS.

  1. Dóreme, Daniel S. Director de PC en Guaymas minimiza derrame de Grupo México. Excelsior. Julio 12, 2019

Autor:

Fecha: 
Viernes, 19 de Julio 2019 - 13:25
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Viernes, 19 de Julio 2019 - 15:40
Fecha C: 
Sábado, 20 de Julio 2019 - 04:40
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Programa Crezcamos Juntos de INFONAVIT, efectos del aumento al salario mínimo y daño ocasionado por Grupo México

El director general del INFONAVIT, Alejandro Murat, nos explica cuáles son los beneficios del programa Crezcamos Juntos para los empresarios informales que ingresen a la formalidad. En el estudio están Mariana Campos y Joaquín Ortiz de Echevarría y comentanos los efectos que tendría un aumento repentino del salario mínimo, la falta de transparencia en el gasto gubernamental y el daño ocasionado por Grupo México en Sonora. David Calderón habla de la opacidad en el gasto gubernamental en el sector educativo. Luis GyG comenta sobre los nuevos productos de Apple.

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 11 de Septiembre 2014 - 19:00
Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Cuarto de Crisis: ¿Quién dice yo?

¿Cuál fue la causa que ocasionó el derrame de 40,000 metros cúbicos de sulfato de cobre en la mina Buenavista del Cobre? Voces de la industria minera informaron al autor de esta columna que el origen del problema fue un traxcavo que rompió el tubo por que el fluía el sulfato; la presión reventó un bordo sin compactar –fuera de norma- y la tardanza en la reacción de los equipos de la minera, fue la combinación de factores que ocasionaron el problema. Hoy el debate está abierto, como en cualquier crisis de carácter ambiental, serán las pruebas periciales las que determinen técnicamente la causa. Pero mientras eso sucede se tiene que colocar en la mesa de la discusión cuál es la fórmula o el método para resarcir el daño económico a las familias y los afectados por una situación que claramente apunta a un posible caso de negligencia de la empresa.   

De acuerdo con las autoridades, la minera será obligada a cubrir una multa y costear las reparaciones al medio ambiente que causó un derrame de ácidos y minerales en el río Sonora. Luego de las primeras evaluaciones sobre el derrame de 40,000 metros cúbicos de sulfato de cobre acidulado ocurrido el 7 de agosto, los titulares de cuatro dependencias federales indicaron que la responsabilidad por este incidente corresponde directamente a la compañía minera. "Se prevé que la empresa sea multada hasta con 40 millones de pesos, con base en la Ley de Responsabilidad Ambiental, además de que la ley permite obligar a la empresa remediar todo el daño ambiental que ha generado", apuntó la Secretaría de Medio Ambiente (Semarnat) en un comunicado. El procurador federal de Protección al Ambiente, Guillermo Haro Bélchez, dijo que se presentó una denuncia penal contra quien resulte responsable, "la cual podría ser de 1 a 9 años de cárcel".  Haro Bélchez señaló que se inició un juicio de responsabilidad ambiental para la reparación de los daños.  

La demanda por responsabilidad ambiental obligaría a la empresa a reparar los daños ambientales que se han generado en la zona", indicó antes el titular de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Juan José Guerra. Las estimaciones preliminares indican que la reparación del daño podría alcanzar un monto de "cientos o miles de millones de pesos", dijo. El 7 de agosto pasado, una falla estructural en un contenedor de la mina Buenavista del Cobre, parte del consorcio Grupo México —uno de los más grandes del sector a nivel internacional— provocó el derrame del ácido, que tomó el cauce del río Bacanuchi y se dispersó hacia otros afluentes del ríos Sonora. Unas 22,000 personas resultaron afectadas en siete municipios. La minera en un principio dijo que esto se debió a una lluvia “atípica” que cayó sobre el estado. Pero este martes el secretario Abud reiteró su declaración de los días previos y recalcó que, con base en los registros de lluvias, no hubo precipitaciones en la región en los cuatro días anteriores al derrame. "La responsabilidad es 100% de la empresa. No hubo lluvias como ellos lo habían comentado", dijo Guerra Abud en entrevista con la cadena Radio Fórmula. Reiteró que el resarcimiento de daños podría alcanzar "cientos de miles de millones de pesos" por las violaciones al artículo 414 del Código Penal Federal luego de que su dependencia ha realizado 22 análisis en puntos del afluente del río.  

Ese artículo fija una pena de uno a nueve años de prisión contra quien resulte responsable de contaminar el medio ambiente con sustancias tóxicas, y una pena de hasta 300,000 salarios mínimos que equivaldría a poco más de 20 millones de pesos. Mikel Arriola, director de la Comisión Federal para la Prevención contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), presentó los resultados de las investigaciones de su dependencia, las cuales indican que de 54 muestras de agua, 34 estuvieron fuera de la norma federal para la potabilización del agua para el consumo humano. Las autoridades mantienen bajo cancelación 33 pozos que abastecían de agua esa región semidesértica del noroeste de México. En total, cuatro hombres y una mujer presentaron “intoxicaciones” en los días posteriores al derrame; después de ser atendidas, fueron dadas de alta de la atención hospitalaria. Grupo México tendría que indemnizar a las personas que resultaron afectadas directa o indirectamente, informó Arriola en la conferencia de prensa. David Korenfeld, director de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), dijo que su dependencia ha estado trabajando en la verificación de la calidad del agua, con base en mediciones previas del organismo para determinar cuándo el afluente está en los niveles normales de calidad. Conagua ha destinado 32 pipas para la distribución del líquido potable a las poblaciones afectadas, 10 plantas potabilizadoras y 37 funcionarios se encuentran en el lugar monitoreando la situación, explicó Korenfeld. Por su parte, la Comisión de Derechos Humanos de Sonora interpuso una demanda ante la Procuraduría General de la República por el derrame de ácido sulfúrico en la mina Buenavista del Cobre en dos ríos de Sonora, lo cual generó pérdidas por 2 mil millones de pesos para las personas que vivían cerca de esta zona.  

En un comunicado, Accival Casa de Bolsa dijo que en México, las personas tienen derecho a demandar a una compañía por daños directos o pérdidas económicas (aunque no se conceden daños punitivos). “Creemos que es posible que la compañía y las agencias federales acuerden la creación de un fondo de compensación para agilizar el proceso, que este podría ser por $150 millones de dólares”, explicó. Afirmó que han estado utilizando un costo total estimado de $100 millones de dólares por esta situación, pero podrían pasar meses hasta disponer de un estimado concreto si el proceso pasa por el sistema legal.  “Hemos viajado a México y nos hemos reunido con las autoridades reguladoras y con la compañía para discutir este incidente. Seguimos creyendo que el impacto económico total será mínimo considerando la capitalización de mercado de Grupo México de $30 mil millones de dólares”, indicó Accival. Señaló que el riesgo negativo consecuente, es decir, el cierre de toda la mina durante cierto tiempo o la amenaza de que se revoque su concesión, es muy remoto. Sin embargo, las repercusiones a la reputación de la compañía podrían prolongarse durante más tiempo y ser más amplias. 

Ganaderos afectados por el derrame de sustancias tóxicas en un Río de Sonora recibirán 10 millones de pesos de parte de Grupo México, responsable del desastre, anunció este miércoles la Unión Ganadera Regional de Sonora (UGRS). El presidente de la UGRS, Luis Sierra Maldonado, indicó que la entrega de los recursos económicos se realizará para que los rancheros hagan frente a los gastos y pérdidas ocasionadas por la contingencia ambiental que se vive en esa zona. Refirió que la organización ganadera gestionó los recursos ante el Grupo México, propietario de la minera Buena Vista del Cobre que ocasionó el derrame de 40 mil metros cúbicos de sulfato de cobre y otras sustancias tóxicas a los ríos Bacanuchi y Sonora. El representante de los ganaderos recordó que en una primera etapa el consorcio minero destinó 5.7 millones de pesos para apoyar a unos 500 productores de la región afectada por la contingencia. “Logramos ahora un nuevo recurso por un monto de 10 millones más de parte de Grupo México, para pagar algunos gastos realizados por los productores en la construcción de cercos, acarreo de agua, alimento para el ganado, y en otros casos, por pérdida de producto como leche y sus derivados”, dijo. Manifestó que entre el jueves y el sábado se entregarán los apoyos, previa evaluación, a los ganaderos de los municipios del Río Sonora que han reportado pérdidas, entre los que se incluyen pequeños ganaderos de San José de Gracia y Hermosillo. “Desde un principio lo dejamos muy en claro, la Unión Ganadera está y estará de parte de los productores en este problema, es por eso que hemos estado en contacto permanente con directivos del Grupo México para que asuman su responsabilidad en estos pagos parciales a los ganaderos”, expuso. Detalló que la entrega de recursos a los productores ha sido transparente y con documentación comprobatoria, previa evaluación de los daños por inspectores de ganadería del gobierno estatal, avalados por dirigentes de las asociaciones ganaderas locales y la UGRS.  

Fecha: 
Jueves, 11 de Septiembre 2014 - 17:00
Redes sociales: 
1