Se encuentra usted aquí

gobierno de AMLO

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

López Obrador: La vieja tradición Priista de defender a los cercanos

Una de las más rancias tradiciones priistas consistía en que el presidente en funciones defendía a capa y espada a sus cercanos, mientras le seguían siendo leales. Esta protección duraba lo que el sexenio y, a veces, por medio de nombramientos u otros mecanismos se extendía más allá. Hay que decir que, en este sentido, Fox y Calderón se comportaron igual que sus predecesores. De Peña Nieto ni que decir, castigó a los que no eran cercanos (exgobernadores, por ejemplo) e hizo caso omiso de los señalamientos hacia los que eran sus íntimos.

El presidente López Obrador está haciendo lo mismo. Cuando se le dijo que Ana Gabriela Guevara, titular de CONADE, sólo trabaja de lunes a jueves y los otros días se dedica a buscar la candidatura de su partido al gobierno de Sonora, contestó que eran “politiquerías”. La persona que cuestionó esto en una mañanera le argumentó que había evidencias. AMLO no pestañeó, dio una perorata y siguió adelante. Un caso similar fue el de la celebración del líder de la iglesia de La Luz del Mundo en Bellas Artes. Hizo una serie de circunloquios para finalmente afirmar que a todos debe darse una segunda oportunidad. Ni siquiera una llamada de atención a las autoridades de la Secretaría de Cultura y el INBAL.

Los casos se acumulan, ahí está el del titular del Fondo de Cultura Económica, Paco I. Taibo II y sus expresiones. El último fue el de María Elena Álvarez-Bullya, directora del CONACYT, que ha hecho varias y sigue estando tan campante (contrataciones cuestionables, recortes a presupuestos de ciencia, menú gourmet).  En este último caso el presidente López Obrador fue cínico, cosa que no había sido. Había sido demagógico y elusivo, pero no cínico. Aquí de plano aseguró, con una sonrisa, que era una campaña de los que antes controlaban la ciencia en México. Esta vez no dijo, como en eventos anteriores, que era la mafia de la ciencia, pero casi.

¿Qué significa todo esto? Es, sin duda, una muestra de poder. El presidente puede hacerlo y no pasa nada o pasa poco. El presidente puede hacer que sus secretarios se desdigan (Jiménez Cantú), cambien la lucha democrática por la lealtad inquebrantable, se dediquen a otras cosas que no están dentro de sus funciones. Cabe preguntarse si los viejos estalinistas algún día dejaron de serlo; si los viejos priistas algún día dejaron de serlo. El pensamiento crítico y autocrítico no es algo que se dé mucho en la 4T. Ellos, que criticaban todo.

La defensa de los cercanos tiene una correspondencia: los defendidos y protegidos (“no te preocupes, Rosario” o “Claudia, lo estás haciendo bien”) responden con la misma moneda. Algunos dicen que el presidente López Obrador reacciona así cuando lo impugnan, pero que, si le plantean las cosas de forma respetuosa, entonces se consigue más. Así era con los presidentes priistas que tenían todo el poder. ¿A eso se aspira? Los periodistas y los ciudadanos tienen el derecho a impugnar, a criticar. El presidente tiene la obligación no sólo de escuchar, sino también de investigar. Escuchar sin atender, también es demagogia.

Fecha: 
Jueves, 20 de Junio 2019 - 13:25
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Jueves, 20 de Junio 2019 - 15:40
Fecha C: 
Viernes, 21 de Junio 2019 - 04:40
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La palabra hace más daño que la espada

Me preguntan, ¿por qué odias tanto a López Obrador?

No odio a López, me parece hasta simpático… 
Pero si odio mucho de lo que dice, como lo dice y lo que hace y como lo hace.

Odio que tuvo todo para darle a México certeza e igualad y al contrario se empeña en acrecentar la desigualdad y genera incertidumbre, odio sus mentiras, la mayoría descaradas, la manipulación que hace con la buena fé y esperanza del pueblo, odio la manera burda de engañar para satisfacer su ambición política. 

Odio como la impunidad y la violencia cada día crecen más en un país que es una maravilla, odio como nos enfrentamos unos contra otros en una especie de revolución virtual, odio que quite a los que menos tienen sus guarderías y que despida gente, y de limosna, odio que les llame mascotas a los mexicanos que aún le creen, odio que se aproveche de la ignorancia y de la pobreza de muchos, odio que culpe a otros y no asuma la responsabilidad de sus actos y sus palabras, odio que no gobierne con humanidad sino con intereses electorales, odio que se escude en los demás para burlar la ley, odio que esté destrozando el estado de derecho y amenazando a los periodistas, odio que por 18 años gritó que podía y claramente no puede, odio que le tiemble ante la SNTE y se arrodille ante Trump y se sienta muy poderoso frente a quienes no tenemos poder, odio que genere miedo en la sociedad, odio que para todo culpe a la historia y no tenga respuestas para el presente.

Odio que desde que llegó ya no somos mexicanos, somos chairos o fifís, odio la banalidad de sus consultas al vapor, odio que no escuche al que sabe y que le quite oportunidades a los deportistas, artistas y científicos.

No es personal, me basta lo que veo, lo que la realidad arroja y sin ser adivino odio el futuro que tendremos en este hermoso México si este Sr. no deja de comportarse como un niño malcriado y asume como hombre el papel que la historia le brindó.

Odio que pueda mas el rencor que el amor a México.

Fecha: 
Jueves, 20 de Junio 2019 - 13:20
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Jueves, 20 de Junio 2019 - 15:35
Fecha C: 
Viernes, 21 de Junio 2019 - 04:35