Se encuentra usted aquí

gira

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El Futuro Inmediato del País, ¿Se vislumbra como para el Hipódromo?

En el mensaje de año nuevo el Presidente Enrique Peña Nieto anuncia algunas medidas económicas para favorecer nuestros bolsillos sin decirnos por qué vamos a pagar menos luz si la CFE sigue igual. Anuncia que los gasolinazos se suspenden. Buena noticia hubiera sido escucharlo decir que la gasolina bajaba de precio ya que está por las nubes: pagamos 40% más que lo pagan los consumidores en los USA. Si el precio del petróleo baja la gasolina debiera bajar, ¿o no?

No hubo —por de pronto y como se esperaba— cambios en el gabinete y de hecho en su primera gira que hizo por los USA se hace acompañar por sus principales colaboradores, lo que al parecer significa los ratifica. Lo que es un hecho es que el gobierno empieza el año debilitado y con poca credibilidad.

En su parte más importante, el Presidente dice que "el país no puede seguir igual". Tiene mucha razón. Ofreció combatir la corrupción y la impunidad sin decirnos cómo lo va a lograr.

Teóricamente el Presidente debe ser el hombre mejor informado del país —y como un buen jinete— debe tener un fuete en las manos para usarlo cuando se necesite y las cosas funcionen. Para ello necesita escuchar a los ciudadanos como lo ofreció.

El problema que enfrenta todo Presidente es cómo lograr que los funcionarios que ha designado —los responsables directos— lo informen de lo que realmente pasa en su respectiva responsabilidad para hacerlos cumplir con sus obligaciones y respondan a las peticiones de los ciudadanos organizados. El Presidente sólo no lo puede hacer.

Lo que es un hecho es que si le va bien a Enrique Peña Nieto —en su responsabilidad, no en su patrimonio— nos va ir bien a todos los mexicanos y tiene todo un reto.

Veamos qué pasa en el Hipódromo de las Américas.

La Dirección General de Juegos y Sorteos de la Secretaría de Gobernación aprobó el programa de carreras para esta nueva temporada y no hay un aumento en los premios que la permisionaria ofrece para los caballistas cuando los costos van en aumento. Por diez años no ha habido un incremento en los mismos.

La autoridad hípica sigue siendo manipulada por la permisionaria —con la venia de Gobernación— y en contra de los que dicta el Reglamento vigente, es decir, las cosas están cada vez peor y ni el Presidente, ni el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong; ni el subsecretario de Gobierno Luis Enrique Miranda; ni el Titular de la Unidad de Gobierno, David Garay obligan a la directora actual; Marcela González Salas —que es la responsable— para que cumpla con su obligación y hacer respetar el mentado reglamento en su artículo 47.

La esperanza es que con la aprobación de la nueva Ley de Juegos con Apuesta —si bien nos va, calculo por abril o mayo—, es que los nuevos funcionarios responsables atiendan nuestra actividad y se implemente un programa de rescate para que no desaparezcan las carreras de caballos Pura Sangre en el país.

Es necesario saber que para entender la problemática de la Industria Hípica se necesitan conocer 50 principios fundamentales y estos se aprenden uno cada año, por ello hemos insistido que la hípica, por su especialidad, debe estar conducida, regulada y vigilada por expertos.

Vamos a insistir con los Senadores de la Republica para enriquecer la iniciativa de la Ley aprobada por la Cámara de Diputados.

Fecha: 
Miércoles, 07 de Enero 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La Casa Blanca de la Primera Dama

El día de hoy dos noticias llaman la atención, ambas relacionadas de alguna manera: la declaración pública de Angélica Rivera y el discurso de Enrique Peña Nieto que advierte sobre un intento de desestabilización. Estos dos hechos noticiosos probablemente forman parte de una especie de contraofensiva gubernamental.

El reportaje sobre la llamada Casa Blanca de Las Lomas, hecho por Carmen Aristegui y su grupo, llegó como suelen venir estas noticias: en el peor momento. Agobiado por Tlatlaya y Ayotzinapa, el presidente Peña Nieto tuvo que tragar otra mala noticia. En una primera reacción, señaló que la casa mencionada no era de su propiedad, sino de su esposa, Angélica Rivera, y que esta sería la encargada de dar las explicaciones.

El día de ayer, Rivera explicó por Youtube cuál era el origen de la propiedad. La compró a plazos y ha pagado dos años de ocho con los recursos que ganó en 25 años como estrella de Televisa. El propósito de su revelación fue claro: quitar una mala noticia a la pesada carga del presidente Peña Nieto. Es probable que los medios, quizá la misma Aristegui, se lancen a verificar dato por dato lo dicho por la primera dama. Si encuentran alguna rendija en donde colocar otro golpe, lo harán y así debe ser en una democracia.

Desgraciadamente, en el mejor de los casos, aunque la historia se mantenga, el daño ya está hecho: se recordará la espléndida casa y no su origen. La mayoría de los mexicanos seguirá con esa incredulidad casi existencial que sostenemos ante los dichos de los políticos.

Por otro lado, la declaración de Peña Nieto hecha ayer es preocupante. Parece un presidente que comienza a sentirse cercado. El mandatario asegura que su proyecto seguirá, pese a los intentos de provocar una desestabilización. Esta declaración se suma a la que hizo a su llegada de la gira internacional, por medio de la cual recordó que es el Estado el que tiene el uso legal exclusivo de la fuerza pública.

Es cierto que el pasado fin de semana ocurrió un primer intento coordinado de sabotaje contra el Buenfin: una grabación que circuló entre sectores medios y que alertaba de un caos en la ciudad e invitaba a no salir a la calle, es decir, a no comprar; el bloqueo de carreteras que llevan a Acapulco, principal destino del turismo defeño; la toma de Plaza Oriente por más de seis horas; bloqueos a los Walmart en Oaxaca y Guerrero, entre algunos hechos. ¿En verdad podemos creer que todo esto fue espontáneo y coincidente?

Ahora se ha logrado la cancelación del desfile del 20 de noviembre, un día en que el Ejército sale a demostrar lo que hace y tiene. La cancelación del evento por tres marchas, una de las cuales amenaza con tomar el aeropuerto, seguro no tiene contentos a los integrantes de las Fuerzas Armadas.

Sí, hay bases fuertes para creer que hay intentos de desestabilizar y montar una provocación al gobierno federal, que hasta ahora ha sido prudente. Sin embargo, el gobierno de Peña Nieto debe cuidar sus acciones, sin entrar en el juego de los violentos. 

Fecha: 
Miércoles, 19 de Noviembre 2014 - 18:45
Redes sociales: 
1