Se encuentra usted aquí

generaciones

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Los límites del crecimiento

La sociedad que sigue los modelos y patrones de los países desarrollados neoliberales están siendo sometidos a límites (y controles) de la misma sociedad (y me atrevería a decir a grupos de poder económicos) que la lógica del mercado, el consumo, el exceso, la degradación ecológica y social está marcando como pautas de conducta. ¿En qué contexto y bajo qué características están creciendo los futuros ciudadanos del mundo, de México?

Vivimos en una sociedad enferma, decía Fromm hace más de cuarenta años; ahora debemos añadir, dice Egg: enfermas e inseguras. Esta inseguridad es fruto de la desocupación, la vigencia brumadora de valores materialistas, el megaterrorismo y la violencia en la que están metidos la mayoría de los países (Egg A. 2014). Una de las enfermedades es la mentira encubierta de naturalidad. Según los valores vigentes, lo importante es tener estatus, figuración, y para ello hay que ganar dinero. Lo que Ander Egg  llama la “patología de la normalidad” y con ella no hay “Bien común” (2014). Lo que Morín llama, “intoxicación consumista” y  P. Viveret confirma cuando dice: la civilización que ha prometido la felicidad y el bienestar ha provocado malestar. Hemos identificado bienestar con posesión (citado en Morín, 2011).

Igualmente las ideas de Z. Bauman sobre la modernidad donde mujeres y hombres se “sienten agobiados” por la ambivalencia en la construcción y puesta en práctica de las redes de relaciones humanas., sobre todo donde lo ambivalente es ambiguo, por lo tanto no se tiene una idea clara de qué decidir -bueno y malo, amenazante o prometedor- (2011).

Otro estudio llevado a cabo por Barahona, titulado “la generación agotada” resalta las características de los jóvenes que nacieron en la última parte del siglo XX y me parece muy pertinente describir por la vigencia que contiene: “Viven en una transición provocada por muchas revoluciones: la mediática, la cibernética, la sexual y la político-social. Las crisis han sido y son parte de su realidad cotidiana.  

Los anticonceptivos y la revolución sexual les permiten tener relaciones sexuales sin casarse. Posponen la edad de la boda y la llegada de los hijos (que son menos). Los homosexuales, las lesbianas, los bisexuales, los transexuales salen a la luz, exigen respeto y, por fin, se integran al panorama social. Hablan de todo, sin tapujos.

Los privilegiados estudiaron y soñaron con una carrera que ayudara a cambiar el mundo. Los no privilegiados vieron crecer el abismo entre su mundo y el otro, cuando el campo se terminó y los salarios se degradaron. Los obreros que antes comían tres platos del portaviandas, hoy se conforman con un refresco y una bolsa de fritos. Nutrirse es misión imposible; matar el hambre, consigna para sobrevivir.

Presenciaron la caída del muro que algunos interpretaron como un nuevo amanecer de paz y armonía. Los suspicaces intuyeron que al faltar el totalitarismo resurgirían las rencillas, los resentimientos y las luchas reprimidas, pero no resueltas. Y resurgieron.

La frivolidad es su norma de vida: si no es espectáculo que divierta no vale la pena. Los artistas, los de verdad y los de paja (creados por los medios), valen por el dinero que generan, no por su talento. Incluso los no artistas serán famosos durante 15 minutos, anunció Warhol. El narcomundo, infierno o paraíso, es omnipresente.

La juventud, la delgadez, el dinero y el consumismo son los nuevos dioses de su Olimpo. Las arrugas, las canas, el cansancio, un cuerpo normal, no usar accesorios o ropa de marca son pecados imperdonables que los condenan al ostracismo social.

Importa discutir y defender los valores, no ponerlos en práctica. La doble moral (aceptada tácitamente) construye un sólido edificio sobre tales cimientos.

El catolicismo pasa de ser refugio espiritual a distinción clasista. Dime con qué grupo estás y te diré por qué escala crees que llegarás al cielo. Los sacerdotes se vuelven mortales y la parafernalia eclesiástica, junto con la jerarquía, se ven obsoletas y rancias.

El capital cambia de inversión a especulación. El mundo dice que se globaliza (sólo una parte se puede dar ese lujo) y se agrava la polarización entre el primer y el tercer mundos.

México sigue empantanado, a pesar de la alternancia iniciada por un presidente con muchísimos altibajos. Los insaciables partidos se enriquecen y se adueñan del País. La impunidad sigue imperando en nuestras vidas. Para qué denunciar, si no sucede nada.

El empleo deja de ser de planta y con prestaciones. Sus contratos son temporales aunque duren 10 años, pero no acumulan antigüedad ni prestaciones. Trabajan jornadas dobles sin pagos extras bajo la espada de Damocles: 'Hay cientos esperando tu puesto'. La ley los protege, pero se hace de la vista gorda cuando las empresas se salen con la suya.

La mayoría quiere primero tener y luego ver si puede ser. Al casarse desean empezar con todo. Un solo sueldo no alcanza. La pareja debe trabajar. Hay que integrar las tareas domésticas y la intensa vida social. Si llegan los hijos, a buscar guarderías. Corren todo el día. Uno para un lado, la otra, para el otro. Se reencuentran en la noche, siempre cansados. El estrés, la presión alta, los infartos y la depresión son familiares cercanos. Consumen Prozac como antes consumíamos 'salvavidas'.

Carro del año, vacaciones al sitio de moda, colegios caros (no necesariamente buenos), la acción en un club difícil de pagar, la casa en la colonia debida y el conservadurismo a flor de piel. Qué flojera Chiapas: son todos pobres e indígenas.

Hable usted con ellos y compruébelo: están exhaustos. Si pudieran, dormirían una semana completa. Les falta sueño y les sobra cansancio de tanto correr tratando de morder su propia cola. Es la generación joven agotada.

Antes de morirse, deberían detener su tiovivo y bajarse a respirar, a ver las montañas, a dar gracias por estar vivos y a comerse un helado sin hacer nada. La vida también es eso”.

Aunado a lo que expone Barahona, existen otras condiciones, que están afectando a generaciones de éste siglo. Otro ejemplo es el estudio dirigido por William Bird, experto en salud y naturaleza en cuyo  informe señala: la infancia actual sometida al pánico de sus familias de dejarles solos en un tráfico que ha colonizado las ciudades y un espacio urbanizado que se ha comido los espacios naturales. La desconfianza a los desconocidos, los peligros del tráfico, la pérdida de espacios verdes y abiertos y la presión social para mantener vigilados a los chavales ha hecho que la exploración espontánea de sus calles y barrios sea cosa del pasado. Como resultado, la infancia se ha convertido en una fase vital sometida a los mismos patrones que los de la edad adulta: una vida hiper-regulada y circunscrita a parques delimitados, con instrucciones de uso, descargos de responsabilidad y avisos de peligros.

En éstas condiciones están creciendo los futuros ciudadanos.

Como pedagoga dejo la reflexión sobre los contenidos prioritarios para educar a los futuros ciudadanos, y como dice Holderlin,  donde crece el peligro también crece aquello que salva; se trata de enseñar la vida para ser felices, no de correr tras ella. Así que no crecer económicamente ¿es un límite para el mundo?, ¿cuál es el verdadero límite para el desarrollo humano?

_________________________________________________________

Nota: Rosaura Barahona (Cd. de México, 1942) Cursó la Licenciatura en Lengua y Literatura Moderna con opciones inglesa y española en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey y dos años de estudios cinematográficos en la Escuela Oficial de Cinematografía de Madrid. En el ITESM destacó como docente por más de 29 años en el área de letras y ciencias de la comunicación.

Referencias

Ander Egg (2014) La ciudad educadora. Argentina, edit. Brujas

Bauman Z. (2011) Modernidad y ambivalencia. España, Antrophos

Fernández M. (2015) Infancia, urbanismo y miedo social: limitando la libertad de los niños, recuperado de: http://blogs.elpais.com/seres-urbanos/2015/08/infancia-urbanismo-y-miedo...

Morín E. (2011) La Vía para el futuro de la humanidad, España, Paidós

Fecha: 
Sábado, 31 de Octubre 2015 - 10:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Generación Z

Según Wikipedia, la historia contemporánea de la humanidad se divide por generaciones que se caracterizan por ser un conjunto de personas que nacieron en fechas próximas y han recibido educación e influjos culturales y sociales semejantes, por lo que se comportan de manera afín o comparable en algunos sentidos.

Se calcula entre 30 y 20 años los lapsos que dividen a las diferentes generaciones. En los últimos años, la clasificación de las generaciones ha permitido entender mejor la evolución y la complejidad de los tiempos modernos. Así, podemos reconocer las generaciones recientes: 1901–1924 Generación Grandiosa; 1925–1942 Generación Silenciosa; 1943–1960 Generación Baby Boomer; 1961–1981 Generación X; 1982–2000 Generación Y o Milenarios y de 2001 en adelante, Generación Z. Aunque no existe consenso en los años que clasifican a las diferentes generaciones.

La Generación Z

La Generación Z, o también llamada Generación Net, está integrada por niños y adolescentes que nacieron después del crecimiento exponencial de las empresas punto.com. Se consideran que son personas más estructuradas, más responsables y con gran sensibilidad social. Son consumidores dependientes de la tecnología, y pueden llegar a confundir el mundo real con el mundo digital. Además, son individualistas y no les gustan del todo los convencionalismos sociales. Son residentes del nuevo mundo llamado Internet (Wikipedia).

De acuerdo a diversos estudios y analistas, los miembros de la Generación Z comparten características comunes:

  • Nacieron y viven en Internet. Llegaron a este mundo no sólo con un chip integrado, sino conectados a Internet y con una tableta bajo un brazo y un teléfono inteligente bajo el otro. Por estar hiperconectados, reciben y procesan cantidades enormes de información y publicidad. El 20% usa las tabletas o los celulares para leer, y una tercera parte de ellos los utiliza para hacer la totalidad de sus tareas y trabajos. Casi todo el tiempo están usando sus teléfonos inteligentes, tomando fotos, texteando, enviando y recibiendo mensajes, y grabando videos. Se destacan por hacer varias de las actividades anteriores al mismo tiempo: son totalmente multitareas.
     
  • Son consumidores sociales activos. Utilizan Internet y las redes sociales para informarse constantemente de los diferentes productos y servicios, donde se diferencian por ser activos en la búsqueda de referencias. Saben perfectamente qué quieren y están constantemente buscándolo. Saben procesar una gran cantidad de información, estímulos y anuncios, lo cual los hace que sean muy permeables a las propuestas de mercadotecnia y provoquen la constante creatividad de los mercadólogos. Son más difíciles de convencer que las generaciones anteriores.

    Aunque muy jóvenes, ya son participantes importantes en las decisiones de compra. 93% de sus padres aceptaron que sus hijos tienen influencia en el gasto del hogar y las compras familiares. De cada 100 integrantes de la Generación Z: 75 creen que pueden influir de manera decisiva en las decisiones de compra de sus amigos, 70 creen que es su responsabilidad compartir información con las marcas cuando tienen una buena o mala experiencia, 80 prefieren las marcas que los inviten a crear productos y servicios juntos, 75 son decisivos en la elección de las vacaciones de la familia y  gestionan a través de Internet las reservaciones de hoteles y pagos de pasajes de avión y demás.
     
  • Son autodidactas. Esta generación está acostumbrada a resolver sus necesidades de aprendizaje y a resolver sus problemas a través del consumo de tutoriales y contenidos en Internet. Les gusta resolver por sí mismos los retos que se les presentan y, en todo caso, acuden a las experiencias de otros en las redes para aprender y adquirir los conocimientos que les interesan.
     
  • Son grandes consumidores de videos. El 85% de los chicos considerados dentro de la Generación Z se identifica como fanático de los videos y como consumidores regulares de YouTube. De hecho, la mayoría considera a Facebook y Twitter como redes sociales aburridas. Les gusta recibir los estímulos que los videos ofrecen y consumen una gran diversidad de contenidos.

Conclusiones

Los jóvenes de hoy ya viven en plenitud en el mundo digital. La Generación Z es la primera que nace totalmente conectada y con una enorme variedad de dispositivos, redes sociales y contenidos digitales a su disposición. Esto los ha convertido en ciudadanos de un mundo nuevo y diferente al de las generaciones anteriores: el mundo digital.

Ésto seguramente tendrá impactos importantes en su forma de vida y de relacionarse, como las relaciones políticas, los modelos organizacionales e incluso los esquemas de trabajo, de donde demandarán más flexibilidad y apertura a nuevas opciones de creación del conocimiento. Los nuevos ciudadanos digitales del siglo XXI serán profundamente sociales y abrirán una esperanza a crear nuevos acuerdos para resolver viejos problemas como la pobreza y la desigualdad de oportunidades. Ojalá que así sea.

Autor:

Fecha: 
Martes, 06 de Octubre 2015 - 16:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El futuro: factores clave para el éxito en economías desarrolladas, emergentes y en desarrollo

El Pew Research Center publicó un reporte titulado Economías Emergentes y en Desarrollo, Mucho más Optimistas que Países Ricos acerca del Futuro (Emerging and Developing Economies Much More Optimistic than Rich Countries about the Future). Se trata de los resultados de una encuesta aplicada a poco más de 48 mil 600 personas adultos en 44 países, llevada a cabo entre marzo y junio de este año.

El reporte examina la opinión pública acerca de las oportunidades y desigualdades alrededor del mundo, incluyendo las perspectivas financieras para la próxima generación, los principales factores para salir adelante en la vida  y las causas de la desigualdad.

Principales Resultados:

  • En las economías avanzadas la opinión pública es pesimista sobre las perspectivas financieras para la próxima generación.
  • La mayoría de los encuestados en las naciones más ricas piensan que los niños en su país estarán en peor situación financiera que sus padres.
  • En contraste, los países emergentes y en vías de desarrollo son más optimistas y creen que la próxima generación tendrá un mejor nivel de vida.
  • En general, el optimismo está vinculado con el desempeño económico nacional reciente.
  • Los países que han disfrutado de niveles relativamente elevados de crecimiento en los últimos años también registran los niveles más altos de confianza sobre el futuro económico de sus hijos.
  • En las economías desarrolladas el 65% cree que los niños estarán en peor situación financiera que sus padres cuando crezcan y solo el 28% cree que estarán mejor.
  • En las economías emergentes sólo el 25% cree que los niños estarán en una peor situación financiera que sus padres cuando crezcan y el 50% cree que estarán mejor.
  • En las economías en desarrollo el 39% cree que los niños estarán en una peor situación financiera que sus padres cuando crezcan y el 51% cree que estarán mejor.
  • De cara al futuro, la gente en los países emergentes y en desarrollo ven mejores oportunidades en su país que en el extranjero.
  • En 30 de los 34 países emergentes y en desarrollo encuestados, dicen que les dirán a los jóvenes en su país que es mejor quedarse con el fin de llevar una buena vida, en lugar de mudarse a otro país.
  • De los 7 factores considerados como importantes para salir adelante en la vida, considerando el total de respuestas los resultados fueron:
    • Tener una buena educación 60%
    • Trabajo duro 50%
    • Conocer a la gente correcta 37%
    • Tener suerte 33%
    • Pertenecer a una familia rica 20%
    • Ser hombre 17%
    • Dar sobornos 5%
  • En general una buena educación y trabajar duro son vistos como las principales claves para salir adelante en la vida.
  • A pesar del optimismo que existe en muchos países a largo plazo, existe una preocupación generalizada por la desigualdad.
  • Considerando los 44 países, el 60% de los encuestados dice que la brecha entre ricos y pobres es un gran problema que enfrentan sus países.
    • En general, la gente en las economías avanzadas tiende a preocuparse más por la deuda pública y el desempleo que por la desigualdad.
    • Mientras que la de los mercados emergentes y las economías en desarrollo están más preocupados por la inflación y el empleo.
  • En promedio la gente cree que la desigualdad se debe a diversas causas. Entre ellas, ven a las políticas económicas de su gobierno como la principal causa.
    • Las políticas de su gobierno son consideradas la principal causa de la brecha entre ricos y pobres, con el 29%,
    • La segunda causa es el pago que perciben los trabajadores con el 23%,
    • La tercera causa es el sistema educativo con un 11%,
    • Sigue la falta de trabajo duro individual con el 10%,
    • El comercio entre los países con el 8%, y
    • La estructura del sistema fiscal con el 8%.
  • Las economías avanzadas, en particular, se inclinan hacia la idea de que sus gobiernos tienen la culpa de la desigualdad con una  media de 32%.
  • Los griegos (54%), españoles (52%) y surcoreanos (46%) son los más duros críticos del gobierno.
  • En las economías avanzadas un porcentaje significativo también culpa a los salarios de los trabajadores de la brecha entre los ricos y los pobres, incluyendo el 29% en Japón y el 26% en Francia y Alemania.
  • Los estadounidenses y los británicos son dos de los pocos públicos que culpan a la falta de trabajo duro de los individuos (24%) casi al mismo nivel que a las políticas de su gobierno (24% en los Estados Unidos, 23% en Reino Unido).
  • En 22 de los 44 países encuestados la mayoría dice que para reducir la desigualdad es más eficaz tener bajos impuestos para los ricos y las corporaciones a fin de fomentar la inversión y el crecimiento económico en lugar de altos impuestos sobre los ricos y las corporaciones para financiar programas que ayuden a los pobres.
  • En contraste la mayoría de los encuestados en 13 países prefieren la opción de impuestos altos.
  • A pesar del hecho de que la mayoría de la gente está muy preocupada por la brecha entre ricos y pobres en su país, la mayoría de todo el mundo están dispuestos a aceptar alguna desigualdad para tener un sistema de libre mercado.
  • Considerando todas las respuestas, el 66% de la gente dice que está mejor bajo el capitalismo, incluso si algunas personas son ricas y otras son pobres.
  • Creer en el libre mercado tiende a ser más alto en los países en desarrollo con el 71%, en las economías emergentes el 62% y en las avanzadas el 63%.
  • En algunos países, las personas con menores ingresos y menor nivel educativo son menos propensos a expresar su apoyo al capitalismo que las personas de mayores ingresos y con mayor nivel educativo.

Resultados para México:

  • En México el 39% cree que los niños estarán en una peor situación financiera que sus padres cuando crezcan y el 46% cree que estarán mejor.
  • El 23% dice que recomendará a los jóvenes que para llevar una buena vida es mejor irse a otro país, mientras que el 72% recomendará quedarse en México.
  • En México para salir adelante en la vida las personas consideran que lo más importante es:
    • Tener una buena educación 67%
    • Trabajo duro 61%
    • Conocer a la gente correcta 27%
    • Tener suerte 27%
    • Pertenecer a una familia rica 15%
    • Ser hombre 16%
    • Dar sobornos 8%
  • La gente cree que la razón más importante de la brecha entre ricos y pobres en nuestro país hoy en día es:
    • El pago que perciben los trabajadores 29%,
    • Las políticas del gobierno, 21%,
    • La falta de trabajo duro individual 15%
    • El sistema educativo 11%,
    • El comercio entre los países 8%, y
    • La estructura del sistema fiscal con el 3%.
  • La preferencias de los mexicanos sobre las políticas que pueden reducir más la desigualdad en el ingreso entre ricos y pobres son:
    • 49% Impuestos bajos para los ricos y las corporaciones a fin de fomentar la inversión y el crecimiento económico.
    • 30% Impuestos altos sobre los ricos y las corporaciones para financiar programas que ayuden a los pobres.
  • El 43% de los mexicanos creen que están mejor en una economía de libre mercado mientras que el 44% está en desacuerdo.

____________________________________________________________

Fuente:

Pew Research Center, October 2014, “Emerging and Developing Economies -Much More Optimistic than Rich Countries about the Future”. (http://www.pewglobal.org/)

Fecha: 
Lunes, 27 de Octubre 2014 - 17:00
Redes sociales: 
1