Se encuentra usted aquí

gaceta oficial

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Por fin: los juicios orales en materia penal en el DF

A partir de las cero horas del hoy 16 de enero de 2015, en el Distrito Federal entra en vigencia la implementación de los juicios orales en materia penal, según lo previsto en el Decreto publicado en la Gaceta Oficial del DF del 20 de agosto de 2014.   

De tal forma se declara la incorporación del sistema procesal penal acusatorio y del Código Nacional de Procedimientos Penales al orden jurídico de la ciudad de México, con base a que el 18 de junio de 2008 se publicó en el Diario Oficial de la Federación el Decreto por el que se reforman diversos artículos a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en materia de seguridad pública y justicia penal, mediante el cual se establecen las bases del nuevo Sistema de Justicia Penal en la República Mexicana. 

En la misma reforma constitucional se determina que el sistema penal acusatorio entrará en vigor cuando lo establezca la legislación correspondiente (Código Nacional de Procedimientos Penales), sin exceder el plazo de ocho años, esto es a partir del día siguiente a la publicación de la referida reforma constitucional, es decir, el 19 de junio de 2008. 

En consecuencia, en el DF se cumple con la disposición constitucional del 2008, al entrar en vigor su implementación, aunque de manera parcial, ya que solamente se aplicará para los delitos culposos y aquellos que se persiguen por querella o acto equivalente de parte ofendida, así como los actos de investigación que requieran autorización previa del Juez de Control, inherentes a estos delitos, pero no para los delitos graves, sobre todo porque  estos últimos tipo de delitos se implementaran para el 2016. 

De esta suerte los delitos culposos y de querella en los que operará el sistema acusatorio son los siguientes.

Los delitos culposos son: homicidio; lesiones; aborto; lesiones por contagio; daños, ejercicio ilegal del servicio público, en las hipótesis siguientes: entre otras la de destruir, alterar o inutilizar información o documentación bajo su custodia o a la cual tenga acceso; evasión de presos; suministro de medicinas nocivas o inapropiadas; ataques a las vías y a los medios de comunicación; delitos contra el ambiente; y, los delitos cometidos por actos de maltrato o crueldad en contra de animales no humanos.

Y, los delitos de querella, entre otros son: lesiones simples; procreación asistida, inseminación artificial y esterilización forzada; peligro de contagio; privación de la libertad con fines sexuales; simulación de secuestro en el siguiente supuesto: cuando sea cometido por un ascendiente, descendiente, cónyuge, parientes por consanguinidad hasta el segundo grado, concubina, concubinario, pareja permanente, adoptante o adoptado, y parientes por afinidad hasta el segundo grado; abuso sexual; acoso sexual; estupro; incumplimiento de la obligación alimentaria; violencia familiar; discriminación; amenazas; allanamiento de morada; encubrimiento; intimidación; ejercicio ilegal del propio derecho; fraude; y, violación de correspondencia. 

En fin, estimado lector, el orden jurídico en el DF, será mediante la implementación de los juicios orales en materia penal, con el propósito de que en una primera instancia se logre dar solución de manera inmediata el conflicto planteado ante la autoridad, de las personas afectas, sin tener que llegar a un proceso largo, quizá de años, y por lo general complicados en resolver de manera pronta y expedita.

Así que, querido lector, se dice que el costo de su implementación es de 500 mdp, y todo para agilizar la procuración y administración de justicia. Esperemos que sea así. 

Al tiempo, tiempo…

Fecha: 
Viernes, 16 de Enero 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La ley contra el delito y la violencia en el DF

Todos los días los capitalinos nos enteramos de los delitos que se cometen en distintas delegaciones del Distrito Federal.

En esta semana tres personas me comentan que al tomar un taxi durante el transcurso de diez minutos les abordaron varias patrullas y les detuvieron junto con el chofer del taxi, pues el auto tenía reporte de robado. Hasta, aquí, muy bien la labor de los oficiales de policía, pero dicen los personas que para que no fueran detenidos les pidieron dinero los policías: ¡un abuso de autoridad o vil robo!

Otro caso, a un conocido, hace algunos días en plena luz del día, como él lo relata, en su auto, en un alto de una calle que transitaba, le amenazaron con pistola y le robaron reloj, celular y cartera. Otro caso, en el transporte público, a mi vecino le acaban de asaltar, según lo que me dice, pues al subirse al pesero, en la esquina siguiente se treparon al vehículo dos tipos y amenazaron con pistola al pasaje para que les entregaran sus pertenecías. Y, otro caso, en esta semana a mi vecino al interior de su domicilio le robaron su bicicleta.

En fin, en fin, son muchas las victimas de los delitos cometidos en las diferentes zonas de la ciudad de México.

Solo por mencionar algunas cifras de acuerdo con el Reporte sobre delitos de alto impacto de enero de 2014 realizado por el Observatorio Nacional Ciudadano de Seguridad, Justicia y Legalidad, las denuncias en el año de 2013 en el DF, fueron 31 mil 555 de robo con violencia, es decir a casa habitación, a negocio, de vehículos, a transportistas, a transeúntes; a bancos, a casa de bolsa, a casa de cambio y/o empresa de traslado de valores.  

Es el pan de todos los días la comisión de los delitos en la capital. Y, para combatir y erradicarlos se ha creado una nueva ley en el Distrito Federal, esto implica la prevención del delito y de la violencia. La ley es publicada hoy en la Gaceta Oficial del Distrito Federal con el nombre de “Ley de Prevención Social del Delito y la Violencia para el Distrito Federal”. 

Se integra con tan solo 39 artículos. Establece los principios y ámbitos para la prevención social del delito y la violencia. Integra dos tipos de consejos; uno constituido por todas las dependencias del DF y el otro instituido por todas las delegaciones políticas, con el propósito de que ambos órganos de gobierno se coordinen y sobre todo incluyan la prevención social del delito y la violencia en sus programas, atendiendo a los objetivos generales del programa preventivo, el cual consiste en un documento programático que articula las estrategias institucionales y líneas de acción del gobierno y las delegaciones que inciden en la prevención social del delito y la violencia.

Su objeto es el de formar las bases para la articulación de programas, proyectos y acciones tendientes a la prevención social del delito y de la violencia en el Distrito Federal, instrumentando las medidas necesarias para evitar su realización.

Ahora, bien, y ¿qué se entiende por prevención social del delito y la violencia? La referida ley, dice que se entenderá como el conjunto de políticas, estrategias e intervenciones orientadas a reducir el riesgo de que se produzcan efectos perjudiciales para las personas y la sociedad, incluido el temor a la delincuencia, así como a intervenir para influir en sus múltiples causas y manifestaciones.

Estimado lector, como mínimo, la misma ley dice que tendrá que observarse entre otros principios, el respeto irrestricto a los derechos humanos. Los delitos y la violencia que se genera en la comisión de ellos, es sin duda, una violación a tu integridad física.

Así qué, querido lector mientras las autoridades se coordinan para desarrollar políticas en la prevención social del delito y la violencia, por lo pronto los capitalinos tenemos temor a la delincuencia.

Al tiempo, tiempo…

Fecha: 
Martes, 28 de Octubre 2014 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¡Corrupción en el desarrollo urbano de la Ciudad de México!

El crecimiento urbano desordenado en la Ciudad de México es un tema pendiente a resolver por parte de la autoridad, ya que no se logra otorgar una solución con pericia a fin de conferir una planeación eficiente y eficaz con políticas públicas en desarrollo urbano. Al menos, así se observa como habitante de la metrópoli de México.

Si bien es cierto que los problemas en la capital mexicana, son diversos y todos los días, por ejemplo, los capitalinos tenemos que enfrentamos con desviar nuestro camino al encontrarnos con las personas que se manifiestan en las calles por diversas circunstancias, también es cierto que al circular ya sea a pie, en nuestro automóvil, en autobús, en pesero, en taxi, en bicicleta, en motocicleta, e inclusive, en patineta, y/o patines, nos encontramos que el pavimento en la calle es diverso. Es decir, se pavimenta y se tapan los hoyos que te dejan huella con un esguince en tus pies o rompiendo la suspensión o rueda de tu vehículo, porque únicamente se rellena el hoyo con material de pésima calidad, y que después a corto tiempo reaparece el agujero.  

Esto es por un lado, y por otro lado, cabe preguntarnos ¿qué es lo que sucede con el desarrollo urbano del Distrito Federal? Cada día se observan construcciones de edificios muy grandes, que por lo menos tendríamos que preguntarnos ¿son edificaciones autorizadas con base a una planeación de desarrollo adecuada a la superficie de la tierra de la Ciudad de México? 

No soy experto en la materia para dar una respuesta a dicha pregunta, sin embargo, basta con leer el Decreto por el que se Aprueba el Programa General de Desarrollo Urbano del Distrito Federal, publicado en la Gaceta Oficial del Distrito Federal el 31 de diciembre de 2003,  que a letra dice que: …la ciudad sufre de graves problemas de hundimientos diferenciales por la sobreexplotación de sus acuíferos y la consecuente compactación de arcillas. Paradójicamente, lo que fue una ciudad irrigada por importantes ríos, surcada por grandes canales, asentada como gran chinampa en el lecho de un lago, hoy sufre problemas de abastecimiento de agua.

Asimismo el citado decreto dice que: en el Distrito Federal se generan diariamente 12,000 toneladas de residuos sólidos. Los problemas de circulación son cada día más críticos, con un parque vehicular de cerca de 4 millones de automóviles, que queman diariamente más de 7 millones de litros de gasolina. En suma, el patrón de desarrollo urbano, si bien ha propiciado diversos beneficios y ventajas comparativas para los habitantes de la ciudad, también ha generado deterioro en la calidad de vida por los problemas ambientales ocasionados.

Por tanto, dice el decreto que: en la dinámica de la metropolización, el Distrito Federal forma parte de la segunda más grande concentración urbana del mundo; la Zona Metropolitana del Valle de México, actualmente conformada por una población de más de 18 millones de habitantes, que comparten la misma cuenca, se benefician de los mismos recursos naturales y forman parte de uno de los procesos más intensos de urbanización de todo el paiìs.

Y, por ultimo destaca el mismo contendio del decreto los dos siguientes aspectos.

Se considera que la superficie urbanizada de la Zona Metropolitana del Valle de México en 1950 era de 700 km2; en 1970 aumentó a 1,000 km2; en 1990 pasó a 1,500 km2; y en el año 2000 se calcula en 1,800 km2. Asimismo, se estima una deforestación promedio anual entre 240 y 500 hectáreas en el Distrito Federal por tala clandestina, incendios forestales, ocupación irregular y cambios de uso de suelo, alterando la biodiversidad y la recarga de agua.

Y, que una de las causas del crecimiento desordenado de la ciudad ha sido la incorporación masiva de suelo para la construcción habitacional, sin que se cuente con una planeación del desarrollo de acuerdo a la vocación del territorio. Durante décadas han predominado los intereses económicos, de grupos y particulares sin contar con políticas públicas de suelo urbano. Ante ello, la gestión gubernamental en materia de ordenamiento territorial ha sido poco eficaz frente a los problemas que genera la urbanización, que en gran parte se deben también a la falta de oferta de suelo accesible a la población de bajos ingresos.

En definitiva, por lo anterior descrito en el aludido decreto, podemos comprender que los problemas del ordenamiento urbano en la ciudad de México, al parecer, no han tenido una solución eficaz y eficiente. Y, menos, porque se dice, de los actos de corrupción que concurren en la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda del gobierno de la Ciudad de México, en torno a expedir ilegalmente certificados o derechos adquiridos. Al menos, así se considera y se comenta que el titular del dicha dependencia, Simón Neumann, lo reconoció en estos días, durante su comparecencia ante diputados de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), no obstante, también se dice, que los trabajadores de la referida secretaría ya fueron denunciados al Ministerio Público.

Estimado lector, espero que pronto, con carácter de urgente, las autoridades entiendan cuál es la ciudad que queremos todos, y que entiendan que aspiramos a una ciudad con calidad de vida digna, sobre todo, porque la autoridad presume, que la Ciudad de México es una ciudad con una calidad de vida igual e inclusive mejor que otras ciudades de mundo. Al respecto me surge la duda, si ellos se refieren por ejemplo, a la Ciudad de París, Francia o a la Ciudad de Madrid, España, creo que se equivocan.

Así, qué, querido lector, por mientras, tenga usted precaución con los baches en calles y banquetas y con el agua de la lluvia que le llega hasta el cuello, ya que los responsables de instruir la pavimentación de calles y banquetas y la limpieza de las coladeras que se tapan de basura, no cumplen debidamente con su deber, y menos lo harán los responsables que se encargan del desarrollo urbano de nuestra capital con regularizar lasirregularidades en el desarrollo urbano de la Ciudad de México.

Al tiempo, tiempo…

Fecha: 
Jueves, 09 de Octubre 2014 - 18:00
Redes sociales: 
1