Se encuentra usted aquí

gabinete

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Cisma entre Peña Nieto y Videgaray

La relación personal entre el presidente de la República y su poderoso secretario de Hacienda, Luis Videgaray, había sido hasta ahora de absoluta confianza, entrañable.

Es innegable que, como resultado de ello, Videgaray irrumpió con una extraordinaria fuerza en el entorno presidencial, ubicado como el hombre de mayor cercanía e influencia, inclusive por encima de la valoración de sus capacidades.

Sin embargo, en el plano profesional y político, esa coyuntura no necesariamente corresponde en igual medida a la del ámbito privado, el Presidente le confió plenamente a Videgaray poderes que sobrepasan el espectro de sus funciones, le permitió establecer márgenes de influencia que en ocasiones rebasaron sus facultades y lo posicionó como una especie de vicepresidente.

El asunto es que en la relación no ha habido correspondencia: ha sido mucho lo que el Presidente le ha otorgado a Videgaray y muy poco, si no es que nada, lo que ha recibido de éste a cambio.

En el análisis se entiende que en el balance ningún afecto puede estar por encima de los intereses, que el apego personal no se puede contraponer a los valores del ejercicio del poder y la estrategia para conservarlo.

De inicio habría que reconocer que en el tránsito de lo que va de la administración, Peña Nieto no sólo ha sido generoso con Videgaray, sino que se observa claramente cómo ha compartido espacios de poder con él sin ningún recelo.

El Presidente cedió de manera implícita en su Secretario de Hacienda la conducción y las decisiones relativas a la política económica, fiscal y monetaria del régimen.

Pero Videgaray fracasó estrepitosamente en la encomienda. Independientemente de la impopularidad que esto le ha acarreado individualmente, sus yerros lo colocan como un obstáculo que boicotea el correcto desarrollo del gobierno.

El desempeño errático de Videgaray ha ocasionado que el Presidente haya tenido literalmente que cargar sobre sus hombros con las criticas y el desprestigio subsecuente; los desatinos han provocado una severa crisis en varios frentes, sobre todo en el de la credibilidad.

Peor aún, un escenario que no sólo pone en riesgo la viabilidad económica del Estado y el país, sino que adicionalmente representa un enorme peligro para el gobierno y su partido en el aspecto electoral.

Considerando las fallas evidentes, combinadas con un talante arrogante, poco proclive al diálogo y una absoluta cerrazón dogmática en la defensa de sus ideas, para Videgaray no existe la negociación entre fuerzas, solamente la imposición y por ello hoy lo único que lo sostiene  en el cargo es, precisamente, la relación personal con el Presidente.

Sin embargo, ha trascendido que esta ya muestra signos inconfundibles de deterioro, el desgaste en el desempeño público deja entrever que se está afectando considerablemente la relación personal cercana y afectiva.

Pero esto no sólo se debe únicamente a los conflictos administrativos y políticos derivados, del desastre en los resultados de su gestión. El problema va mas allá, todo parece indicar que es de índole íntima, lo que sugiere que corresponde a otro tipo de fricciones y como resultado de ello, la complicidad entre ambos estaría debilitándose.

Las discusiones se han tornado en regaños, situación inimaginable al principio de este gobierno, el aprecio ya no es el valor fundamental que rige la convivencia.

Videgaray no sólo ha cometido graves errores en su responsabilidad oficial,  se especula que también lo ha hecho en el plano de la relación personal, que finalmente había sido su mayor fortaleza y escudo.

Esto porque en los círculos mas cercanos al mandatario, trascendió que el Secretario de Hacienda podría haber estado aprovechando su situación privilegiada para tomarse licencias sin consultar, sin informar y eso aún y sin tomar en cuenta su magnitud y características, representa un abuso que, desde la óptica del poder y la amistad, es imperdonable.

Lo que supone que, fracturada esa parte, todo lo que se deriva conjetura una transformación evidente de la empatía, que por necesidad tenderá a un franco debilitamiento de su posición que, podría ser causa de un alejamiento mucho mayor.

Para el Presidente, el equilibrio entre la amistad y el ejercicio gubernamental del que pende su apego a Videgaray se estaría desmoronando; queda claro que, en este caso, lo primero siempre importó más que lo segundo.

Pero parecería que eso ya no es más así. El Presidente le solapó demasiadas cosas a su Secretario de Hacienda, pero Enrique Peña Nieto a Luis Videgaray, el amigo y quizá Alter Ego, lo mide en un parámetro diferente.

No es la intención vaticinar cuánto más puede durar la permanencia de Videgaray en su cargo, sí de afirmar que su poder e influencia están en disminución, porque la relación afectiva entre el mandatario y su amigo atraviesa por un cisma.

Fecha: 
Martes, 29 de Septiembre 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1

Columnas:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Pedro Joaquín podría ser nombrado embajador en breve

Tradicionalmente las embajadas de nuestro país en el exterior han sido un espacio decoroso, muy respetable, para que los políticos que dejan el gabinete o las gubernaturas, y no mantienen la misma vigencia política, tengan una salida digna.

Aunque no se puede hacer de lado que en algún momento fueron herramientas para el destierro político, una embajada seguirá siendo una posición privilegiada.

Quien es nombrado embajador, por definición pierde toda su influencia en la política local, pero eso no es por la lejanía geográfica, sino porque su ascendencia concluyó su momento de poder, caducó.

De alguna forma los nombramientos de políticos que no tienen carrera profesional en el servicio exterior, sin caer en cuenta de la razón que motiva la determinación de la designación, se justifican en su prestigio, talento y experiencia, sobre todo si han ocupado carteras relevantes en el gobierno.

Eso supone que por su dimensión personal, puedan ser excelentes representantes de nuestro país, en naciones con las cuales a México le interesa fortalecer sus relaciones.

Muchos han sido los casos de políticos que, sin ser expertos en la diplomacia institucional, han desempeñado un distinguido papel en el exterior, alcanzando un nivel de representación de excelencia.

Esta reflexión se orienta con base en los siguientes nombramientos que el Presidente de la República realizará en las siguientes semanas, colocando a los Secretarios que recientemente dejaron sus puestos en el gabinete en importantes misiones diplomáticas.

Peña Nieto, entre otras razones, realizó modificaciones en su equipo de trabajo para impulsar un relevo generacional, con miras a la sucesión presidencial, tenía que realizar ajustes para reposicionar a quienes, desde el primer círculo del gobierno, estarán en la posibilidad de ser considerados precandidatos.

De tal suerte que designar a los funcionarios salientes como embajadores, es un mecanismo para honrar el colofón de sus carreras, un transcurso sutil hacia su retiro y un mensaje de respeto a un bloque generacional que, en su momento, ostentó el poder en toda su dimensión.

Es así que Juan José Guerra Abud, anterior titular de la Semarnat, será embajador en Italia; trascendió que Jesús Murillo Karam, de la Sedatu, irá al Vaticano y Emilio Chuayffet a España.

Los tres mencionados son amigos del Presidente, por ello este les otorga un tratamiento que, en este caso, cumple adecuadamente con las formas políticas y el respeto a sus trayectorias.

Tanto Murillo Karam como Emilio Chuayffet han sufrido un deterioro en su salud, la posición de embajador, además de las grandes prerrogativas implícitas que caracterizan a ese cargo, no representan una mayor presión o esfuerzo físico.

En el mismo sentido se menciona que Enrique Martínez, de la Sagarpa, podría incorporarse al equipo de trabajo de Manlio Fabio Beltrones en el PRI o emigrar a Portugal, y que Pedro Joaquín Coldwell, quien aún se mantiene en la Secretaría de Energía, podría mudarse a Noruega o eventualmente a Portugal.

Esto porque, todo indica que habrá movimientos en el sector energético del gobierno federal pronto y se da por un hecho la salida del ex gobernador de Quintana Roo de la Secretaría de Energía.

Se deduce que tanto Emilio Lozoya, actual Director General de Pemex, como Enrique Ochoa Reza, de la Comisión Federal de Electricidad, son los que tienen mayor probabilidad de acceder a la Secretaría de Energía.

Pero también se barajan los nombres de Jaime González Aguade, presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y del senador por Hidalgo, David Penchyna Grubb, presidente de la Comisión de Energía de la Cámara Alta, pieza clave en la gestión legislativa para la aprobación de la Reforma Energética.

Penchyna Grubb ha sido señalado como precandidato del Revolucionario Institucional a la gubernatura del Estado de Hidalgo; sin embargo, la nominación está materialmente ya en manos del también senador Omar Fayad Meneses.

Por tal razón, políticamente el régimen tendrá que compensar a David Penchyna con una posición relevante en el gabinete legal o ampliado; el sistema siempre cobija a sus miembros.

En cualquier caso será de estos cuatro nombres, Lozoya Austin, Ochoa Reza, González Aguade y Penchyna Grubb, de donde saldrá la alineación final para la reconformación del estratégico sector energético gubernamental.

Hasta ahora lo que se puede adelantar es que tanto Lozoya Austin como Joaquín Coldwell, dejarán sus posiciones actuales en Pemex y la Secretaría de Energía, respectivamente.

Recordemos que Pedro Joaquín Coldwell ya ha sido en el pasado embajador de México en Cuba, y que esta nueva posición en el servicio diplomático representaría, como apuntábamos, un reconocimiento final a su larga carrera.

Fecha: 
Martes, 08 de Septiembre 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1

Columnas:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Cambios en el Gabinete de Enrique Peña Nieto

En esta ocasión conduce Bernardino Esparza  y lo acompañan en cabina Tere Vale, Mónica Uribe y Kenia López Rabadán. El tema que abordaron esta noche fue:

  • Cambios en el Gabinete de Enrique Peña Nieto

 

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 31 de Agosto 2015 - 19:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Con los cambios en el gabinete inicia la sucesión presidencial

Por fin se despejó la incógnita: después de tantas especulaciones el presidente Peña Nieto realizó el día de ayer los cambios en su gabinete y en la ortodoxia priísta, los enroques de mitad de sexenio significan un reacomodo con miras a la sucesión presidencial, de tal suerte que en adelante, aunque esa posibilidad no se puede descartar, la expectativa de otros movimiento será menor.

Será de esta reconformación de su equipo de donde saldrán los precandidatos a sucederlo, aunque ya podemos señalar por descontado que como resultado de este anuncio y del arribo de Manlio Fabio Beltrones al PRI, él y José Antonio Meade se colocan como los más fuerte aspirantes.

Porque aunque se supone que Beltrones no era la primera opción de Peña Nieto, de entrada enviarlo al partido tiene esa intención, no hay en el escenario otro priísta con su dimensión.

No se puede asumir que en estos movimientos, no hay de por medio un mensaje político intrínseco, eso sería ingenuo y, en todo caso, es parte de un ejercicio para medir las reacciones posteriores.

Por ello llama poderosamente la atención el nombramiento de Meade en la Sedesol, la plataforma privilegiada para construir proyecto político, con lo que es evidente se ubica como el plan A de los Pinos.

Aunque el Presidente contemple otras opciones, en esta dinámica las cosas parecen haber quedado alineadas a favor de Beltrones, si bien esto seguramente no obedeció a una estrategia definida específicamente para ese propósito, la consecuencia lo infiere naturalmente.

Esto porque en el paquete de modificaciones el único elemento que se integra para sumarse a la lista de potenciales aspirantes es Meade y los que ya se conocían, permanecen en sus posiciones originales.

Meade no compite con Beltrones en términos de popularidad y aceptación, aunque no se puede dejar de lado su brillante currículum y la efectividad en el desempeño de sus anteriores encargos, su perfil es técnico.

Meade puede presumir de ser Secretario por cuarta vez ininterrumpida y de haberlo sido con dos presidentes de partidos distintos, lo cual no es cosa menor, esa es una extraordinaria tarjeta de presentación.

Con la llegada de Meade a la Sedesol, todos los reflectores van a apuntar hacia él, para evaluar su desempeño que, independientemente del carácter de la responsabilidad, se fijaran más en sus actitudes políticas.

Meade no sólo tendrá que cumplir cabalmente con la encomienda, tendrá que ser capaz de despegar públicamente a partir de ella, establecer una oferta que lo haga trascender, para ser equilibrio con Beltrones y la carta fuerte del Presidente, porque es evidente que para eso lo nombró.

Videgaray está prácticamente descartado, además de que él mismo nunca se ha planteado esa opción; sus intereses y objetivos claramente apuntan en otra dirección.

A Osorio Chong, la fuga del “Chapo Guzmán” le significó un golpe sepulcral, su imagen pública se deterioró de forma que no parece haber margen para recuperarla.

Si a Aurelio Nuño el Presidente lo hubiera querido proyectar, realmente lo hubiera enviado a la Sedesol y en cambio prefirió a Meade. Nuño no tendrá en la SEP una plataforma adecuada para establecer una estrategia publicitaria eficiente de posicionamiento público y desarrollarse políticamente, además de ser el responsable y artífice de gran parte de los errores de operación y comunicación de esta administración, lo cual pone en entredicho sus auto publicitadas supuestas habilidades. No tiene una relación real con el partido y sus militantes.

Visto así, no hay quien compita en popularidad genuina con Beltrones; basta ver el gran entusiasmo con el que los priístas lo recibieron como su nuevo dirigente.

De cualquier forma Beltrones tendrá en lo subsecuente tres grandes retos: ganar la mayor cantidad de gubernaturas que se disputan el año próximo, lo cual es su principal responsabilidad, el parámetro donde se medirá su eficiencia.

Asimismo, mantener la expectativa favorable de la que hoy goza, con los militantes y grupos de poder del priísmo para que, independientemente de los resultados electorales, siga posicionado como el hombre fuerte del partido.

Y quizá lo más importante: salvaguardar su relación personal con el presidente Peña Nieto, que se hace cada vez más cercana, porque sus rivales lo van a desafiar y atacar por esa vía, la más sensible y la que define.

Aun cuando los nombres y los posicionamientos de los integrantes del gabinete y del líder del PRI son una referencia indiscutible de la ruta política trazada por el Presidente para la segunda parte de su sexenio y para el proceso por la candidatura presidencial, el gobierno requiere de una reingeniería profunda de sus políticas públicas, porque en las condiciones actuales su presencia electoral está en grave riesgo.

Fecha: 
Martes, 01 de Septiembre 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1

Columnas:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Día de la Verdad

El 2 de julio pasado, el Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, anunció que le solicitó la renuncia a todos los integrantes de su gabinete legal y ampliado. Explicó después de “hacer una evaluación puntual de todo el gabinete” decidiría con quienes continuaría trabajando. Adelantó que a más tardar el 15 de julio, o sea ayer, anunciaría su decisión.

El anuncio fue bien recibido, por lo menos entre los políticos perredistas que cada vez más critican la labor de muchos colaboradores de Mancera. Opinaron que la decisión del gobernante defeño mostraba que éste por fin se dio cuenta de que en su gabinete hay un buen número de hombres y mujeres que por su mal desempeño contribuyeron a la derrota electoral del PRD en demasiadas delegaciones y distritos electorales en las elecciones del 7 de junio.

Llegó el 15 de julio y Mancera anunció que hoy 16 de julio dará a conocer lo cambios en su gabinete. Así lo dijo: “Hay muchos nombres que se han mencionado, yo no quiero afirmar ni descartar a ninguno, pero los anuncios oficiales los voy a hacer yo, seguramente alrededor de las 13:00 horas”.

Es decir que esta tarde, a esos de las 14:00 horas (Centro), sabremos por fin a quienes se les acepta su renuncia. También conoceremos cuáles funcionarios se quedarán en sus cargos y cuáles cambiaran de puesto.

Desde el 2 de julio se han mencionado muchos nombres, como lo dijo ayer Mancera. Yo insisto en que los siguientes deben irse a su casa sin demora:

El secretario de Gobierno, Héctor Serrano, principal artífice del desastre electoral del PRD el 7 de junio; la secretaria de Desarrollo Social, Rosa Isela Rodríguez, quien algunos aseguran trabajó más para Morena que para el PRD antes del 7 de junio; el secretario de Seguridad Pública, Hiram Almeida, y el Procurador General de Justicia del DF, Fernando Ríos Garza, corresponsables de la inseguridad que prevalece en amplias zonas de la ciudad; la secretaria de Medio Ambiente, Tanya Müller, quien desde sus primeros días en el cargo ha generado conflictos para su jefe haciendo declaraciones poco inteligentes; el secretario de Obras y Servicios, Edgar Tungüí, porque el estado físico de la ciudad es deplorable, el mantenimiento de la infraestructura aparentemente inexistente y la obra pública escasa; el director del Metro, Joel Ortega, quien embarcó a Mancera convenciéndolo a que autorizara un aumento de tarifa sin darle absolutamente nada a cambio a los usuarios, no poder controlar al ambulantaje, permitir el deterioro del sistema, no resolver satisfactoriamente los problemas de la Línea 12 y echarle la culpa a otros por todos los males que no ha sabido resolver; y el director del Sistema de Aguas de la Ciudad de México, Ramón Aguirre, el responsable de que la ciudad se inunde cada vez que llueve.

Esta es mi lista corta de los funcionarios que deben salir del Gobierno del DF. Solo son ocho, pero los defeños nos daremos cuenta de que se ha dado un cambio positivo en nuestro gobierno si son reemplazados por personas que tengan experiencia, talento y ganas de servir.

Hoy es del Día de la Verdad para Miguel Ángel Mancera. Hoy se juega su futuro político. Si de nuevo se equivoca al integrar su gabinete sólo se quedara con las ganas de ser presidente porque su buena estrella resultará haber sido fugaz.

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 16 de Julio 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El acuerdo nuclear con Irán. Resultados de la primera licitación de campos petroleros. Probables cambios en el gabinete de Mancera

Esta tarde me acompañan Viridiana Ríos y Luis Miguel González y comentamos: el acuerdo nuclear entre Irán, EEUU, Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania; el presupuesto federal 2016 base cero y dónde se queda corto; los resultados de la primera licitación de la Ronda Uno de campos petroleros celebrada hoy. Tere Vale y yo discutimos sobre los probables cambios en el gabinete del Jefe de Gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera. El presidente de la Comisión de Energía del Senado, David Penchyna (PRI-HGO), opina sobre las subastas de hoy de la Ronda Uno. El director general del INFONAVIT, Alejandro Murat, explica las bajas en las tasas de interés del programa de Segundo Crédito.

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 15 de Julio 2015 - 19:30
Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Del mini discurso Presidencial desde Francia

Dice Peña que él está en Francia cubriendo una misión “importante e histórica para México porque habrá inversiones extranjeras” cuando aquí también sucedió algo histórico que no le pareció tan importante.

Es más importante quedarse y enviar a los encargados en el tema de seguridad para que investiguen la fuga de El Chapo.

Con la negativa del Presidente de regresar a su país los inversionistas tendrán la seguridad de que no se pueden arriesgar a entrar en un sistema en el que no se puede confiar, cuando su propio presidente huye de la realidad por causa de la ingobernabilidad, la ineptitud y la corrupción.

Dice que “indigna a la sociedad mexicana”. A la sociedad mexicana no le indigna el hecho de que El Chapo se haya fugado, le indigna que el gobierno quiera cerrar los ojos a los problemas de los mexicanos. Está indignado hace mucho tiempo y por infinitas razones que nada tienen que ver con que El Chapo esté libre.

Agrega que “los mexicanos están profundamente consternados”. Los mexicanos ya estaban consternados y no es por la fuga del Chapo. La consternación es ya parte de los mexicanos que no pueden creer tanta ineptitud y corrupción, no pueden creer en la ridiculez de gobierno que están viviendo.

Añade que “representa una afrenta para el estado”. La afrenta no es para el estado, es para su persona. El presidente dijo en febrero de 2014 que es una obligación del gobierno comprometerse a que El Chapo no se vuelva a escapar y que sería imperdonable si eso sucediera.

Ahora para no sentirse humillado se indigna y busca responsables, señal inequívoca del síndrome de hybris que padece y se agrava con la nueva fuga. La afrenta ya la conoce México y no es por El Chapo, México vive la afrenta todos los días.

Y repite que “las encargadas de seguridad pública”. Quitándose la responsabilidad de encima, cuando fue él quien armó un gabinete tan corrupto y soberbio como la persona Peña que habita los costosos trajes y los vestidos de su familia. Es su gente, es su culpa, es su encargo.

Y ordena “la reaprehensión inmediata”, como si El Chapo fuera a detenerse en una esquina, levantar las manos y entregarse porque alcanzó a escuchar la orden.

Dice que “se van a reforzar las medidas de seguridad en todos los penales”. Debe encargarse de reforzar su propia seguridad en la palabra, en el acto, en la congruencia, en su salud. Cada mexicano está aprendiendo a cuidarse solo.

Y quiere “una investigación a fondo y profunda”. Ya existe el túnel, muchos túneles suficientemente profundos, puede empezar por ahí. Son los túneles de la corrupción y la ineficiencia de su gente, del sistema y que el gobierno conoce bien.

De pronto un ciudadano en representación de todo el país se ha burlado del gobierno, de cada una de las corbatas, de cada una de las extravagancias de la quinta dama, de las excentricidades de la prole Peña-Pertellini-Rivera-Castro. Una sola persona ha dado un golpe maestro y con suerte El Chapo se acomoda en un sitio seguro y desde ahí habrá de jalarle los hilos a lo que quede de dignidad en los mandatarios.

¿Y los ciudadanos? Bueno, nos reímos muy lejos de sentirnos consternados como dice Peña. Es una risa de alivio, alguien le dio al presidente y a su prole la bofetada que queríamos darles hace mucho tiempo.

En la calle, esta tarde me pareció como si la Selección Nacional le hubiera ganado a Guatemala y no, no era eso. Por todas partes en los autos la música a todo volumen tocando los corridos del Chapo, anuncios de misas en Sinaloa, fiestas en los ranchos de Culiacán, me di cuenta que hay muchos a quienes nos encanta El Chapo por lo que representa en este momento.

Desafortunadamente para el gobierno la institución que es el Crimen Organizado tomará las riendas del orden y aunque no les guste, ellos mandan en la seguridad del país y por mucho, en la economía. Mientras el gobierno no se faje los pantalones como debe ser, la superioridad la tendrán las organizaciones delictivas que, hoy por hoy, tienen el mando.

¿Ahora ya sabe señor presidente, lo que se siente que se burlen de uno?

Foto: www.excelsior.com.mx/tv

Autor:

Fecha: 
Martes, 14 de Julio 2015 - 18:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Esa novela policiaca llamada “El Chapo”

Como un defecto indeseado de la fuga de Javier Guzmán, alias El Chapo, se ha dado rienda suelta a la imaginación y malos deseos de personajes de diversos orígenes. Desde aquellos que absurdamente señalan que “el pacto” entre Peña Nieto y El Chapo no se cumplió, por lo que el capo decidió fugarse (Edgardo Buscaglia) hasta aquellos que quieren darle las gracias por exponer de “un plumazo” la corrupción (obispo Raúl Vera). Más allá de estas interpretaciones, que abundarán en los próximos días, es importante tener en cuenta:

1.- La fuga del Chapo sí es un golpe en lo personal para el presidente Peña Nieto. Y lo es porque fue el propio presidente quien así lo manejó en los medios, desde aquella declaración suya en la que señaló que sería “imperdonable” la fuga. También lo es por el hecho de que Guzmán es considerado el capo más importante del crimen organizado en el mundo.

2.- Sí, la fuga golpea de nuevo la credibilidad del gobierno en uno de los frentes que más había presumido: la captura de jefes criminales.

3.- Tiene razón el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) cuando atribuye a la corrupción la fuga. Algunos dicen que es probable que celadores y funcionarios del penal fueran amenazados. Detrás de la desconfianza para denunciar a las autoridades las amenazas, se esconde la desconfianza hacia ellas por la sospecha de que estén coludidas. Otra vez la corrupción. Si los pobladores notaron que sacaban camiones y camiones de tierra de una construcción y no dijeron nada es indiferencia, la clase de indiferencia que permite la corrupción.

4.- Pero no sólo es corrupción, también es irresponsabilidad. ¿Quién está encargado de los penales de alta seguridad dentro del entramado institucional de la Secretaría de Gobernación? Quien sea, ése se tiene que ir. No cumplió. ¿Quién más debe renunciar? El tamaño de la crisis lo dirá, pero lo peor es que el presidente Peña Nieto confirme en su puesto a todos los involucrados de antemano.

5.- El control de daños ha sido confuso, sin una cabeza visible y con medidas tardías y posiblemente inefectivas. El presidente Peña Nieto no puede hacerse cargo de la búsqueda del Chapo, a menos que nos declaremos inmediatamente una república bananera. Esa es tarea de un subsecretario o de un subprocurador experimentado y de esos hay pocos. Acaso de un mando militar, de los que hay muchos y no se aprovechan. Un mando militar fuera de toda duda, al que se le concedan amplios poderes.

6.- Con todo lo grave que es la fuga del Chapo, el gobierno no puede volverse monotemático. Hay muchos otros temas relevantes en la agenda que requieren atención: la gira presidencial, la Ronda 1, el volcán de Colima, etc. Como contaba Borges acerca de la inscripción en el anillo del Rey David: “también esto pasará”.

Foto: Cuartoscuro

Fecha: 
Lunes, 13 de Julio 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

De la fuga de Joaquín “El Chapo” Guzmán, de su personalidad sociopática clásica y más...

Escribir sobre el escape del Chapo es hoy en día tarea harto difícil. ¿Qué se puede decir que no se haya dicho ya por parte de los integrantes de la llamada comentocracia?: que todo es producto de la corrupción, que la ineficiencia e ineficacia de las autoridades es atroz, que tendrá que castigarse a los culpables, que el presidente Peña deberá hacer cambios en el gabinete, de acuerdo. Y en el terreno de la “imbecilocracia” he aquí algunos sesudos comentarios que casi mueven a risa: que el Chapo era el operador político de Peña (!!!) frente al resto de los cárteles, que Peña lo dejó escapar (!!!) por no haber podido llegar a un demencial “acuerdo” con el escapista, en fin… cualquier cantidad de estupideces dichas con tono de erudición y experticidad sobre el tema y publicadas en prestigiados medios de comunicación. Desde luego la gravedad de los hechos es contundente y claro que todos exigimos la recaptura del maleante y el castigo para los cómplices (de dentro y de fuera) del mal llamado penal de “máxima seguridad”. En eso creo que todos estamos de acuerdo. Pero de lo que poco se ha hablado es de cómo se gesta y de qué se alimenta una personalidad tan peligrosa y extraordinariamente compleja como la del señor Guzmán Loera. Evidentemente este individuo tiene una personalidad sociopática clásica, es decir, es muy inteligente, sanguinario, carece de valores y su egocentrismo no tiene límites. Recientemente, investigaciones en psicología se han interesado en cómo se da el desarrollo moral en los niños, y en general en los humanos. En las Universidades de Yale y Harvard, se han llevado a cabo dándose seguimiento durante muchos años a niños para entender cómo se da la capacidad de hacer juicios morales. En estas investigaciones, se les planteaban a escolares participantes diversos problemas que requerían de una respuesta moral y explicar el porqué de tomar una u otra decisión. A partir de este tipo de pruebas se definieron diversos niveles de desarrollo moral por los que, idealmente, deberíamos atravesar a lo largo de la vida. Ubique usted en cual de estos niveles se encuentra el Chapo y la mayoría de los capos y delincuentes, además de otras distinguidas personalidades:

Nivel 1.- “Es bueno lo que yo o la autoridad queremos”

Edad: Hasta los 10 años
Estar subordinado a una autoridad es correcto. Las respuestas morales se generan por miedo al castigo o búsqueda de recompensa.

Nivel 2.- “Según lo que tú me hagas, yo te hago”

Edad: Hasta los 13 años
Lo justo es lo que me aporta ventajas y me ahorra problemas. El principio básico es “ojo por ojo y diente por diente”

Nivel 3.- “Me gustaría mucho ser una buena persona”

Edad: Hasta los 16 años
Es justo lo que fortalece las relaciones interpersonales. La venganza y la revancha no se consideran motivos válidos.

Nivel 4.- “La moral está al servicio del sistema social en el que vivo”

Edad: Más de 16 años
Lo justo es cumplir con el deber. Hay que observar las leyes y buscar el bienestar de la sociedad.

Nivel 5.- “ Justicia democrática universal”

Edad: Más de 20 años
Es justo lo que se decide en forma mayoritaria y más allá de los intereses personales. Los derechos fundamentales como la igualdad, la libertad y el respeto al otro son determinantes para tomar una decisión.

Nivel 6.- La justicia ideal

Este nivel solo lo alcanzan personas maduras y éticas que mayoritariamente toman decisiones convenientes para el individuo y la sociedad. Se actúa con base a principios morales universales.

Estos distintos niveles nada tienen que ver con la capacidad intelectual de una persona, se puede ser muy inteligente y al mismo tiempo carecer de la llamada inteligencia social que nos permite vivir en comunidad y en paz con otros. Una persona socialmente inteligente es capaz de ponerse en los zapatos del otro, actuar en consecuencia y crear un lazo afectivo con otras personas. ¿Cuántos de los mexicanos somos capaces de hacerlo?.

A pesar de los pesares no puede faltar la recomendación de la semana. Para comida italiana deliciosa: Aromi y Sapori, un restaurantito pequeñito y con estilo ubicado en Lamartine 112, casi esquina con Ejercito Nacional en Polanco. Mi platillos favoritos: los gnocchi al pomodoro, el risotto de espárragos, los ravioles de pato, entre otras muchas delicias inolvidables. Tiene terracita para fumar y los postres son trascendentales. El negrito en el arroz…el servicio es regular tirando a malo. Vayan con paciencia, la comida bien vale la pena. Besitos a los niños.

Foto: El Blog del Narco

Autor:

Fecha: 
Lunes, 13 de Julio 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1

Columnas:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Los cambios en el gabinete presidencial

 

Los movimientos y reacomodos en el gabinete presidencial han sido siempre un tema de gran expectación política y pública, porque más allá de la curiosidad en ellos se traducen los grandes intereses de los grupos en el poder.

A mitad del sexenio es también un corte de caja en el que se concluyen compromisos y se replantean los aspectos administrativos y políticos, se premian y castigan comportamientos y desempeños.

Pero también, y esa es la parte más atractiva del análisis, se perfila la alineación para la sucesión presidencial y la construcción de los proyectos individuales para el propósito.

Esta ocasión no puede ser la excepción, sobre todo si se toma en cuenta que ha trascendido que el presidente Peña Nieto hará esos cambios en su equipo de trabajo, alrededor de la fecha de su informe de gobierno.

Estamos hablando de un rango de tres meses en los que cualquier cosa puede suceder, sin omitir que la especulación y la efervescencia al respecto estarán en su máximo nivel posible.

La fecha es coincidente con el reemplazo de la legislatura y el término de nueve gubernaturas, por lo que el presidente Peña tendrá un enorme abanico de opciones, pero también una necesidad de reubicar piezas.

Para empezar, habrá que considerar el ineludible relevo en la presidencia de su partido, que por estatutos será a mediados de agosto, porque el periodo de la actual dirigencia en funciones vence precisamente la primera semana de ese mes.

Aunque en este caso estaríamos solo ante un reacomodo, porque el actual presidente del partido, César Camacho, será coordinador de la bancada del PRI en la Cámara de Diputados.

Su relevo será precisamente quien ocupa actualmente esa posición, Manlio Fabio Beltrones, quien llegará precisamente a conducir en el partido, los trabajos para organizar la sucesión y la competencia electoral por la presidencia de la república en el 2018.

De momento se sabe que el precandidato más visible, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, permanecerá en esa posición, lo cual hace suponer que además se quedará en ella hasta el momento de la definición.

Pero en los demás movimientos todavía no hay nada claro, sólo especulaciones; en ese sentido la reflexión nos obliga a pensar que tendrá que haber relevo en la Secretaría de Desarrollo Social, porque esta dependencia es la cara amable del gobierno, por sus características es una extraordinaria plataforma de exposición para cimentar la popularidad de su titular, es la ventana desde donde el gobierno reparte apoyos económicos en todo el país, de tal suerte que quien ocupe esa posición en sustitución de Rosario Robles, necesariamente será un aspirante para la candidatura presidencial.

Por descontado se asume que Emilio Chuayffet dejará la Secretaría de Educación Pública, debido al enorme desgaste que ha tenido que enfrentar en esa posición, pero eso no significa necesariamente que el funcionario saldrá despedido: la relación personal que lo une con el mandatario es muy fuerte como para pensar en ese escenario.

Desde nuestra óptica, la salida digna para el ex gobernador mexiquense bien puede ser la Embajada de México en los Estados Unidos, lugar en el cual podrá hacer gala de sus dotes políticas, las que no pudo ejecutar en Educación Pública.

Se ha manejado insistentemente, y desde hace ya muy buen tiempo, que el siguiente titular de la SEP puede ser el Jefe de la Oficina de la Presidencia, Aurelio Nuño.

Pero eso representaría una prueba gigantesca para él, porque el relevo en sí no constituye la terminación de los conflictos magisteriales, que son tan complicados que seguramente serían su sepultura política.

Como se supone que Aurelio Nuño es uno de los consentidos del primer círculo presidencial, habrá que ver si lo van a exponer en una tarea que, de antemano, se antoja imposible de resolver.

La otra Secretaría que ha estado en medio del ojo del huracán es la de Comunicaciones y Transportes, lo que implica una enorme dificultad para mantener en ella a Gerardo Ruiz Esparza.

En donde también hay una situación compleja, aunque esta obedece más al carácter interno del conflicto que al desempeño es en la Sagarpa, donde el titular Enrique Martínez y el poderoso subsecretario Francisco Gurría Treviño, hermano de José Ángel Gurría, secretario general de la OCDE, sostienen una disputa personal y de poder.

Francisco Gurría es un muy experimentado funcionario de carrera en la dependencia, es el que sabe y por ello quien más influye en la operación, lo que ha provocado constantes choques y bloqueos de ambas partes con su superior jerárquico.

Gurría, al calor de la posición del hermano, exige la oportunidad largamente esperada para ocupar por méritos la oficina principal de la Sagarpa, pero inferiría la eventual salida de Enrique Martínez.

Ese es un tema que el Presidente ha pospuesto deliberadamente, básicamente por el afecto que le dispensa al ex Gobernador de Coahuila, pero que tarde o temprano tendrá que resolver.

Naturalmente, en atención del tiempo que falta y de la continua información al respecto, este será un tema de análisis recurrente en este espacio de aquí a septiembre.

Fecha: 
Martes, 07 de Julio 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1

Columnas: