Se encuentra usted aquí

filtración

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Fuga silenciosa

Nuevamente la práctica de las filtraciones pone de cabeza al sistema judicial del país. De nueva cuenta, las manos anónimas que venden o “regalan” materiales “calientes” a los medios, están operando desde la oscuridad con una finalidad obvia: minar la versión oficial de los hechos ocurridos hace un poco más de tres meses.

Pero cuando pasan cosas como estas, es que el ciudadano común se pregunta qué es lo que pasa en las esferas de la administración pública, que intenta ocultar lo que es evidente y que tienen que ver con la corrupción que se da en los centros de readaptación social, refiriéndonos a la fuga del Chapo.

Se han escuchado versiones tan absurdas y chabacanas, como aquella en la que decían que la fuga de El Chapo era una acción concertada con el presidente de la República para tender una cortina de humo que cubriera los cambios en el IMSS.

Lo que es cierto es que faltaba confirmar un elemento que muchos analistas y el sentido común señalaban, relativo a lo silencioso que parecía que había sido el proceso de construcción del túnel de la fuga. Y no, no había en la realidad tal silencio.

Para muchos, la profusa difusión que se dio al video de la fuga, hace tres meses, parecía suficiente, pensando, tal vez, en que no había micrófonos en las celdas en razón de los parámetros de incomunicabilidad a la que se sujetan los reos: están solos, sin medios de comunicación con el exterior (se supone), etc. Ahora nos damos cuenta de que sí hay micrófonos y que éstos registraron los sonidos de la horadación; los sonidos de la fuga.

Las implicaciones que esta filtración ha traído consigo son muy graves y denota el grado de corrupción de una cadena de personas con diferentes rangos de mando en el penal, muy extensa.

La pregunta que ahora es necesario que sea contestada, es por qué desde que se dieron a conocer los videos de la fuga, las autoridades no incluyeron el audio, que ahora los incrimina. Es decir, si cuando las autoridades de seguridad y de procuración de justicia, en el caso de El Chapo, dieron a conocer los videos de la fuga hubieran incluido el audio, evidentemente la percepción colectiva hubiera sido más grave (y justo aquí se encuentra la lógica de su ocultamiento), pero al ocultar ese elemento, ahora que se hace público “el chirrión se les voltea por el palito” y los involucra de manera directa, por lo menos por la omisión en que incurrieron.

En este momento es secundario saber cómo y quién hizo la filtración del audiovisual dado a conocer por Loret de Mola. Lo realmente importante es que se finquen las responsabilidades correspondientes, de acuerdo al marco jurídico aplicable y se esclarezca la cadena de corrupción al interior del penal. Los exámenes de confianza de los que tanto se habla, deben ser permanentes y en todos niveles del sistema de seguridad del país.

Fecha: 
Lunes, 19 de Octubre 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Peña Nieto, a la caza del Mencho

Cuatro días después que ocurriera el ataque del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) a varios municipios de Jalisco y estados vecinos, se reunió en Guadalajara el Gabinete de Seguridad del gobierno federal, encabezado por el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y el gobernador Jorge Aristóteles Sandoval. Como es costumbre, a la reunión acudieron los titulares de la Procuraduría General de la República, Arely Gómez González; de la Secretarías de la Defensa Nacional y Marina, Salvador Cienfuegos Zepeda y Vidal Francisco Soberón, respectivamente; de la Comisión Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido; y del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), Eugenio Ímaz Gispert.

De la reunión destacaron dos compromisos: primero, que el objetivo principal de la Operación Jalisco es el desmantelamiento completo del Cártel Jalisco Nueva Generación y la captura de Nemesio Oseguera (el Mencho), líder del mismo. Segundo, que al frente de dicha Operación estará el general de división diplomado de Estado Mayor, Miguel Gustavo González Cruz, un militar que estuvo al frente de la comandancia en Reynosa, Tamaulipas, que frenó la embestida de Los Zetas en la zona.

Finalmente, el gobierno federal está haciendo lo que le corresponde en materia de seguridad pública al enfrentar el reto que representa el CJNG. En los hechos, se refuta la idea de que el gobierno federal tiene la intención de “invisibilizar” el problema del narco. Sin embargo, hay cuatro puntos importantes en los que el gobierno federal debe cuidar su estrategia:

1) Evitar la filtración de información sobre los operativos en preparación. Hay elementos para suponer que el pasado primero de mayo una filtración permitió al cártel tomar la iniciativa contra las fuerzas federales.

2) Lograr una mayor coordinación con el gobierno estatal. El gobernador Aristóteles Sandoval parece tener otra percepción de lo ocurrido el pasado primero de mayo. Según el mandatario estatal, los actos de violencia fueron a consecuencia de una exitosa estrategia que está mermando a dicho Cártel.

3) Mejorar la prevención a las respuestas del crimen organizado. En Tamaulipas cada vez que capturan a un jefe de plaza criminal, hay un contragolpe que vuelve caótica a las ciudades y siembra el pánico en la población. 

4) Mejorar los sistemas de inteligencia para reducir al mínimo los enfrentamientos y no basar la estrategia sólo en enviar más efectivos a la zona de conflicto.

Antes de la reunión, el presidente Enrique Peña Nieto lanzó como advertencia que “los actos violentos del crimen organizado, lejos de frenar la acción del gobierno federal, fortalecen la determinación del Estado mexicano para hacer valer la ley.” Parece que el presidente Peña Nieto se ha tomado como cosa personal la captura del Mencho.

Fecha: 
Miércoles, 06 de Mayo 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Observatorio ciudadano: Filtraciones e impunidad

Tras la aprobación de las reformas constitucionales en materia de corrupción por los congresos estatales, el Congreso de la Unión tendrá un año para legislar al respecto y, eventualmente, expedir la ley que articule el marco jurídico de las acciones para abatir o abolir la corrupción en la esfera pública.

Diversos actores políticos han expresado que ese esfuerzo nacerá incompleto al quedar de lado el fuero que ampara a ciertos funcionarios, y sin dientes para entrar a los casos en que el presidente de la República pueda estar implicado.

Ciertamente son retos importantes en los que hay que trabajar, indudablemente, pero hay algo en lo que los legisladores deberán trabajar: las filtraciones.

De estos comunicados la sociedad mexicana está, si no cansada, si habituada a que de vez en vez sean manos anónimas las que dejan ver el trasfondo de las esferas del poder en su más corroída esencia.

Una gran cantidad de las filtraciones a las que hemos tenido acceso los ciudadanos, derivan de comunicaciones privadas entre dos interlocutores, sin autorización judicial de por medio, lo que las inhabilita para ser consideradas como prueba de un delito, de acuerdo a las consideraciones del artículo 16 de la Constitución y de las tipificaciones expuestas en los códigos penales de las entidades federativas o del Distrito Federal.

En este sentido, el ciudadano se encontrará desarmado, si es el caso, para que posibles actos de corrupción o delictuosos sean sancionados en los tribunales competentes. Ahí, México Leaks queda también imposibilitado para emplear el material que le pudiera llegar y que tenga esas características en cuanto a cómo se obtuvo cierta evidencia (otras podrán tener un origen totalmente lícito), aunque más bien esa organización va por la exposición y ventilación pública.

El reto al que me refiero es si eventualmente una grabación o comunicación entre personas puede aportar indicios sobre ilícitos y éstas han sido obtenidas de manera ilegal. De acuerdo a la norma no tendrían validez procesal, sin embargo, su contenido podría tener tal peso, por lo que pueda eventualmente revelar, que la ciudadanía quedará decepcionada de la administración de justicia, pues aportando pruebas fehacientes, no causaría ningún efecto en las sentencias judiciales.

La argumentación común de quienes se han visto implicados en filtraciones, es que “se obtuvieron de manera ilegal”, sin desmentir si el contenido del material filtrado es cierto o no. Estos materiales han tenido impacto en la opinión pública y puede ser que, a la larga, bajo el esquema de invalides en juicios, generen solamente enojo, frustración y la percepción (real o aparente) de mayores índices de impunidad.

Fecha: 
Lunes, 04 de Mayo 2015 - 14:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Primero de mayo: Jalisco y Guerrero

Lo sucedido en Jalisco y Guerrero el primero de mayo ha significado el peor golpe que en el sexenio ha recibido la política de seguridad del presidente Peña Nieto. Toda la prensa nacional y buena parte de la de Estados Unidos y Europa informaron sobre los sucesos en Jalisco y otros estados.

Oficialmente, lo ocurrido en Jalisco fue la respuesta violenta de los narcotraficantes ante el despliegue de las fuerzas federales en Jalisco y Colima para desarticular al grupo criminal que actúa en la región, lo que derivó en enfrentamientos, bloqueos, incendios a vehículos y establecimientos, así como el ataque a un helicóptero militar.   

Las acciones que afectaron a 25 municipios jaliscienses dejaron un saldo de siete muertos —tres de ellos militares y un agente estatal—, 19 detenidos y daños materiales sin cuantificar. También resultaron afectados poblados y ciudades de Colima, Nayarit, Michoacán y Guanajuato. Por si fuera poco, al otro día, el 2 de mayo, se dieron bloqueos y quemas de vehículos, ahora en la zona de Puerto Vallarta.

El gobierno federal, a través del Comisionado Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, fue el que aseguró que la violencia fue una reacción de los narcotraficantes al lanzamiento este viernes de la “Operación Jalisco”, en la que militares y policías federales se desplegaron para desarticular al cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG). Si la intención de que fuera el comisionado Rubido, y no el secretario de Gobernación, quien diera el parte oficial de lo sucedido era darle menos importancia a los hechos, esto no se logró. 

Por otro lado, lo dicho por Rubido no se sostiene. Los criminales no “reaccionaron”, se adelantaron al operativo, lo que significa que puede haber fugas en el manejo de la información de los operativos. Al final, el supuesto operativo no logró grandes cosas y el costo en vidas y económico fue muy alto. El mayor problema es que con los sucesos –y en gran parte por todo el material que circuló en medios y redes sociales–, daba la impresión de que el Estado estaba rebasado y la ciudadanía en una situación de total indefensión.  

MATAN A CANDIDATO: un comando ejecutó a balazos a Ulises Fabián Quiroz, candidato de la alianza PRI-PVEM a la alcaldía de Chilapa, ubicado en la Montaña baja de Guerrero. Según la información, Fabián Quiroz se encontraba en un acto de proselitismo político en el poblado de Atzacoaloya cuando llegó el grupo armado y lo asesinó a balazos. Chilapa es un municipio que se disputan los grupos delictivos Los Rojos y Los Ardillos. Un par de días antes, en esta misma zona, habían amenazado a Luis Walton. Sobre advertencia, no hay engaño; así se las gastan los criminales. 

Fecha: 
Lunes, 04 de Mayo 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

De Frente y Claro - Aristegui y sus “investigaciones periodísticas”. Perversidad de tres bandas, Peje-Ebrard-Camacho

De gran importancia y trascendencia en la vida es tener congruencia en todo lo que hacemos y mucho más en la actividad que realizamos. Imperando en ello el respeto que se debe tener por todas y cada una de las personas.

Si lo anterior es determinante en las personas en general mucho más lo es para quienes tenemos como profesión el periodismo, la comunicación, porque ello conlleva una mayor responsabilidad entre el decir y el hacer.

Esto viene a colación por lo acontecido con la tan comentada noticia de la Casa Blanca de la esposa del Presidente de la República. Noticia que dio a conocer la periodista Carmen Aristegui, derivada de una “supuesta” investigación realizada por su equipo de reporteros. Y digo “supuesta” porque después del escándalo que se armó difundiéndola en redes sociales, ahora resulta que no fue una investigación sino una filtración con fines políticos para atacar al Presidente.

En todo el tiempo que llevo ejerciendo mi labor de periodismo y comunicación, siempre he tenido como valores el respeto hacia todas y cada una de las personas en general y mucho más de a quien mencione en la información. Recordando aquello de que si quieres que te respeten, debes comenzar por respetar a los demás.

Por ello insisto en que la congruencia es mayor para quienes nuestra profesión es la comunicación, ya que un comentario, una afirmación pueden afectar y dañar a una persona y a su familia. Pero si a ello se suma el mentir, engañar, se hace mucho más problemático. Como es el caso mencionado, que por respeto y por no replicarlo más, no me referiré nuevamente al tema, sino a la forma y el fondo que hubo para que esta información se difundiera.

Importante reconocer al periodista Salvador García Soto, el haber compartido la información que puso al descubierto la filtración política, que vino ni más ni menos de una persona que obvio no conoce la Congruencia, pero tampoco la vergüenza, pero eso si, abunda en cinismo y mentiras, él es Marcelo Luis Ebrard Casaubón, quien con un largo historial de traiciones en su carrera política, fue quien filtró la información que manejó Aristegui, de quien no me atrevería a afirmar si fue inocente, si no se dio cuenta que sería usada, utilizada políticamente, o peor aún, lo sabía y aun así no le importó hacerlo.

Salvador García Soto nos compartió como se armó toda esta perversa historia y que el hoy ex jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Marcelo Luis Ebrard Casaubon, le entregó todo el material sobre el tema que había recopilado en base a investigaciones, que bien pueden ser catalogadas como de espionaje, ya que se derivan de un trabajo desde el C4, el centro de inteligencia y seguridad de la ciudad de México, que Marcelo creó y operó con un grupo especial formado por ex agentes de Cisen, PGR y Marina, expertos en inteligencia y espionaje político, al que encargó integrar expedientes de personajes políticos del momento, en especial los que podían contender por la Presidencia. Peña fue uno de los principales objetivos de aquella búsqueda, incluidos sus familiares y amigos más cercanos.

Contratados y pagados seguramente con recursos del gobierno de la ciudad, cuando este fue Jefe de Gobierno, con el objetivo de armar un ambiente de descrédito que hiciera renunciar a Peña Nieto a ser candidato a la Presidencia.

Pero que haya sido Aristegui a quien se dirigiera Ebrard no fue de gratis, dado que ella ha estado ligada hace tiempo al Peje López Obrador, quien puede ser nuevamente como en otros casos, la mano que mece la cuna, sin dejar fuera a Manuel Camacho Solís.

El objetivo desacreditar al Presidente, pero en ese objetivo ahora no ha quedado bien parada Aristegui, quien ya anteriormente ha sido cuestionada en sus trabajos de investigación, por algunos colegas y Medios derivado de la manipulación, engaño, tergiversar la realidad e inclusive violar códigos de ética periodísticos.

Dice una estrofa de una canción de Joan Manuel Serrat, “nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio”. Y hoy esta es la realidad de Aristegui, que tendrá que enfrentar, ahora con el riesgo de que también ella pueda ser investigada, ya que como dice el dicho “ven la paja en el ojo ajeno pero no la viga en el propio”. Tiempo al tiempo.

Fecha: 
Jueves, 11 de Diciembre 2014 - 18:00
Redes sociales: 
1