Se encuentra usted aquí

fidel castro

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Ni libre ni revolucionaria

La mal llamada “independencia” de Cuba, fue un evento made in USA, para convertir la mayor de las Antillas en el burdel favorito de los gringos y de paso, su principal base naval fuera de Estados Unidos sobre las costas del Atlántico.

El hundimiento del U.S.S. Maine en la bahia de la Habana, el 15 de febrero de 1898, fue la segunda ocasión que los gringos recurrian a lo que ellos mismos llaman “false flag”(1) para apoderarse además de Puerto Rico, Guam y las Filipinas.

Como nadie sabe para quien trabaja, José Martí vino a beneficiar al Tío Sam con su rebelión contra España, dejando su patria a merced de los Estados Unidos que, desde entonces la han manejado como les ha venido en gana, incluyendo el período durante el cual fueron (supuestamente) colonia soviética.

Hoy se conmemoran en la pobre Cuba, 60 años del advenimiento del comunismo, y la mejor referencia que se me ocurre  para conmemorar el episodio, la encuentro en las extraordinarias poesías de Nicolás Guillen.(2)

“...y alzo la cabeza fina, universal y cubana, sin opio, ni mariguana ni cocaína...”

“...dejo el cabaret sombrío donde se muere de frío, noche tras noche...”

¿Cuáles han sido los grandes logros del paraiso comunista en Cuba?

Por lo pronto, un “logro” geográficamente visible, es que la base gringa  de Guantanamo no solamente ha permanecido en suelo cubano, sino que además se convirtió en campo de concentración; sucursal del campo nazi de Dachau(3) que Barack Obama no pudo cerrar y mucho menos devolverselo a Cuba en una repetición de lo logrado por Jimmy Carter y Omar Torrijos en Panamá.

¡No olvidemos que en Guantanamo hay personas privadas de su libertad que en 16 años no han sido siquiera acusadas formalmente ni llevadas a juicio!

¿Por qué Fidel Castro no intentó siquiera arrojar a los gringos al mar y sacarlos de Guantanamo?

¿Por qué el gobierno cubano no ha denunciado a Estados Unidos por los graves crímenes de lesa humanidad cometidos en suelo cubano en ese Dachau caribeño?

Porque las cosas no son lo que parecen, y los mortales comunes no tenemos acceso a las versiones originales de los entendimientos entre quienes, a la vista del público son “enemigos” pero en lo oscurito son sociosy hasta cuates.

La famosa revolución cubana ha servido para que Cuba siga siendo un prostíbulo en el que lo único que ha cambiado (y no por completo), es la clientela.

Para nadie es un secreto que los grandes hoteles de lujo que han proliferado en la isla, son zona prohibida para los cubanos de a pie...

Los lujos de Fidel Castro y su familia, son un secreto a voces.

El fusilamiento del General Arnaldo Ochoa,  héroe de la guerra en Angola,  por ordenes directas de Fidel Castro, fue un acto de doble intención:

Se quitó de enmedio a un posible rival político, ya que Ochoa era demasiado popular en Cuba, y de paso distrajo la atención internacional colgándole la acusación de narcotráfico a su oponente, mientras “el comandante Fidel” se dedicaba al narco sin dificultades, al igual que Hugo Chávez y algunos otros narcopresidentes latinomericanos.

Una de las mejores formas de refutar acusaciones sensatas (basadas en el sentido común y la experiencia), es descalificarlas como cosa de “moros con tranchetes” o como ahora se dice: teorías de conspiración.

¿A quién beneficia (por ejemplo) el mito del Che Guevara?

Beneficia a la industria textil que vende millones de camisetas alrededor del mundo con la efigie del asesino sanguinario llegado a Cuba desde Argentina, cargado de rencores y padecimientos mentales que lo llevaron a describir por escrito su insaciable sed de sangre.

¡Pero se ve tan romántico mirando hacia el infinito en esas cómodas  e informales prendas de vestir!

A mi ya ni tan corta edad, coincido con diversos autores que afirman que las mismas cúpulas han movido los hilos del Pacto de Varsovia y de la OTAN.

Si consideramos que la Primera Internacional Marxista en 1912,  tuvo su sede en Nueva York, cobra credibilidad lo que a primera vista suena como afirmación de mentes acaloradas.

¿Quién apoyó a Fidel Castro para derrocar a Fulgencio Batista?

NO FUE RUSIA; fueron los Estados Unidos.

¿Le suena raro?

El fiasco de Bahía de Cochinos es un episodio cuando menos sospechoso, considerando que en aquellos tiempos, las esferas de influencia entre Estados Unidos y la Unión Soviética estaban claramente reconocidas, y Krucschev no hubiera abierto la boca si en vez de un fiasco, Kennedy hubiera echado toda la carne al asador y hubiera depuesto a Castro y su flamante “régimen marxista”.

Hay que recordar que 7 años después, Rusia invadió Checoslovaquia para sofocar la Revolución de Terciopelo, y la Casa Blanca ni siquiera pestañó.

La Cuba de hoy, exporta médicos en calidad de esclavos, a Venezuela y al parecer al México del pejesidente López que para hacerles espacio, ha despedido a cientos de médicos mexicanos que trabajaban en el sector salud.

Lamentablemente, la famosa revolución cubana que ya es sexagenaria, ha sido solamente un “quitate tú pa’ponerme yo; un reacomodo en el que los triunfadores de Sierra Maestra pueden fumarse Cohibas de 50 dólares la pieza y mas caros, mientras los cubanos se debaten entre cruzar el Caribe en balsas hasta Florida, o morirse de hambre.

Por desgracia, la única Cuba Libre que existe, es la que combina Coca Cola con Ron Bacardi.

¿Hasta cuándo podrán los cubanos liberarse de los designios incógnitos de la Casa Blanca y los beneficiarios financieros de su esclavitud?

¿Llegará el día?

¡Los cubanos lo merecen!

chavezmontesmessnerjulio@yahoo.com

     _______________________________

  1. False flag. Se define como una operación encubeirta diseñada para engañar a la opinión pública. El engaño crea las apariencias necesarias para culpar a otros (personas o países) de ser los responsables de una determinada acción.

La primera ocasión que Estados Unidos recurrió a esta maniobra, fue en 1846, cuando su presidente James Polk afirmó “que México había derramado sangre americana en suelo americano”, para poder “repeler nuestra agresión” y robarse California, Nuevo México y Texas.

La segunda fue el hundimiento del Maine; la tercera fue Pearl Harbor en 1941, y la más reciente, fue la de las Torres Gemelas de Nueva York.

  1. Nicolás Guillen (1902-1989) autor del poema Guitarra el que he transcrito un par de líneas.
  2. El campo de concentración de Dachau (cerca de Munich) era al igual que Guantanamo, un centro de reclusión para opositores políticos; un sitio donde se practica la tortura políticamente correcta (waterboarding) y toda clase de violaciones a los derechos humanos.
Fecha: 
Viernes, 26 de Julio 2019 - 13:20
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Viernes, 26 de Julio 2019 - 15:35
Fecha C: 
Sábado, 27 de Julio 2019 - 04:35
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

De 2008 - Fidel Castro renuncia al poder

Pese a su avanzada edad, el presidente Fidel siguió personalmente al frente del gobierno hasta el 31 de julio de 2006, fecha en que su secretario, Carlos Valenciaga, anunció que delegaba provisionalmente su cargo en Raúl Castro, mientras se recuperaba de una intervención quirúrgica intestinal. Posteriormente, en el 2008 lo haría en forma definitiva debido a problemas de salud.

El 19 de febrero de 2008 anunció en un artículo de la revista Granma que no aspiraría a ser reelegido como Presidente del Consejo de Estado y Comandante en Jefe6 tras 49 años en el poder a cinco días de que el Parlamento, la Asamblea del Poder Popular, eligiera la nueva cúpula del Gobierno, el día 24 de febrero.

"No aspiraré ni aceptaré -repito- no aspiraré ni aceptaré, el cargo de Presidente del Consejo de Estado y Comandante en Jefe" Fidel Castro

Su hermano Raúl Castro, quien le había sustituido interinamente por sus problemas de salud, fue elegido por la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba el día 24 de febrero de 2008, convirtiéndose así en el 23er Presidente de Cuba.

Fecha: 
Viernes, 19 de Febrero 2016 - 09:20

Efemérides:

Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

México, Cuba y Estados Unidos

Fiel a su estilo autista de hacer periodismo, el Reforma fue el único diario que no mandó a ocho columnas las declaraciones de los presidentes Obama y Castro anunciando el fin del deshielo que durante más de 50 años ha estado vigente.

No sólo fue una buena noticia para el mundo; también para el agobiado gobierno de Peña Nieto fue positivo que, por primera vez en muchas semanas, noticias sobre Guerrero o la seguridad no ocuparon un primer plano. Un día de descanso antes de navidad.

El anuncio de Obama acerca de que se mantendrán conversaciones tendentes a normalizar relaciones tomó por sorpresa a propios y extraños. Hay varios componentes a los que es conveniente referirse. En primer lugar, a la velocidad que Obama está tratando de darle a dicha normalización. A reserva de que en el futuro se modifique la intención manifiesta, Obama ya puso una meta muy ambiciosa.

Un segundo componente que llama la atención es la participación de Canadá y el Papa en el proceso de acercamiento de las dos naciones. ¿Qué papel tuvieron? Bien a bien, no se han dado a conocer los detalles, pero se dice que posibilitaron durante meses las negociaciones entre ambos gobiernos. Con esto, el Papa Francisco se anota un tanto en el terreno internacional.

El anuncio del presidente norteamericano no hubiera sido posible sin el cambio que ha habido en los norteamericanos y los cubanoamericanos. Una encuesta reciente reveló que poco más del 60% de los ciudadanos de los Estados Unidos está de acuerdo con el establecimiento de relaciones con Cuba.

Los cubanoamericanos, hijos y nietos de aquellos anticastristas feroces, ya no comulgan en su mayoría con las ideas de sus predecesores. Otros integrantes de la comunidad, que mantienen relaciones afectivas y familiares con cubanos dentro de la Isla y que envían miles de millones de dólares, están cansados de un bloqueo que no tiene razón de ser. Como lo dijo un líder de la comunidad cubana en los EUA: esto no es una mala noticia, es un reto.

Para el gobierno dictatorial de Cuba, el bloqueo sirvió como razón ideológica para mantener un régimen cerrado y antidemocrático. En sí, dicho bloqueo era inútil. En Estados Unidos, el anticastrismo sirvió para labrar la carrera de muchos políticos conservadores. Los grupos más a la derecha de ambos países protestarán con todas sus fuerzas, que esperamos ya no sean muchas.

POSTDATA: hasta el momento, la PGR o la Procuraduría de Guerrero no han contestado la denuncia formal que presentaron varios periodistas contra ocho integrantes del Movimiento Popular Guerrerense por el delito de secuestro y los malos tratos de los que fueron objeto. Sigue la impunidad en todos los órdenes. 

Fecha: 
Viernes, 19 de Diciembre 2014 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Terquedad republicana

La reacción de los congresistas y senadores republicanos no se hizo esperar después de que los presidentes de Estados Unidos y Cuba, Barack Obama y Raúl Castro, anunciaran ayer de manera simultánea que sus gobiernos acordaron reestablecer las relaciones diplomáticas entre ambos países tras 53 años de estar fracturadas.

Veamos qué dijeron algunos prominentes miembros del Partido Republicano.

Marco Rubio, el senador por Florida que es hijo de inmigrantes cubanos: “Como mínimo, yo diría esto. Barack Obama es el peor negociador que hemos tenido como Presidente, al menos desde Jimmy Carter, y tal vez en la historia de este país... Le pone un precio a todos los estadounidenses en el extranjero. Los gobiernos ahora saben que si toman un rehén estadounidense pueden conseguir concesiones muy importantes de los Estados Unidos”.

El presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, de Ohio: “Las relaciones con el régimen de Castro no deben ser revisadas, y mucho menos normalizadas, hasta que el pueblo cubano pueda disfrutar de la libertad - y ni un segundo antes. No hay un 'nuevo curso' aquí, sólo una más en una larga línea de las concesiones sin sentido a una dictadura que actúa brutalmente hacia su gente y conspira con nuestros enemigos. En todo caso, esto envalentona a todos los estados patrocinadores de terrorismo…”.

Jeb Bush, el ex gobernador de Florida e hijo y hermano de los expresidentes Bush y probable aspirante de su partido a la candidatura presidencial: “Cuba es una dictadura con un desastroso récord de derechos humanos y ahora el presidente Obama ha premiado a estos dictadores. En vez de esto deberíamos estar promoviendo esfuerzos que realmente llevarán a la democracia justa y legítima que finalmente prevalecerá en Cuba”.

Otro hijo de Cubanos, el senador por Texas y también aspirante a la candidatura presidencial por su partido, Ted Cruz: “No tengamos la menor duda… la administración Obama ha llegado a un arreglo con el régimen de Castro que no contribuye en nada a resolver el problema. Es más, lo ha empeorado.”

Y así, por el estilo, fueron las demás declaraciones vertidas por los republicanos, declaraciones realmente hipócritas porque al decir lo que dijeron ignoraron el hecho de que Estados Unidos mantiene relaciones diplomáticas y comerciales con países que no son nada democráticos y cuyos gobiernos cometen peores violaciones a los derechos humanos que las del gobierno cubano. Por citar a algunos: Arabia Saudita, Bielorrusia, Brunei, Chad, China, Egipto, Eritrea, Guinea Ecuatorial, Laos, Libia, Myanmar, Somalia, Sudán, Turkmenistán, Uganda, Uzbekistán, Venezuela, Vietnam y Zimbabue.

Al actuar como lo están haciendo, los tercos republicanos van en contra de la realidad y del sentir de la mayoría de los estadounidenses. Una encuesta reciente indica que poco más del 52% de la población, incluidos los cubano-estadounidenses, está a favor de la normalización de las relaciones de su país con el fracasado paraíso de los trabajadores fundado por los hermanos Castro hace seis décadas.

Secciones:

Fecha: 
Viernes, 19 de Diciembre 2014 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El fin de 53 años de enfrentamientos

Fidel Castro traicionó a la Revolución Cubana y al pueblo cubano porque después de derrocar al dictador Fulgencio Batista, el 1 de enero de 1959, olvidó rápidamente sus promesas de instaurar un régimen democrático en la isla cuyos habitantes nunca han vivido bajo un régimen verdaderamente democrático. Y no solo traicionó de esa manera a sus compatriotas, ya que el 2 de diciembre de 1961se declaró marxista-leninista, después de negar serlo durante años, e instauró un régimen de tipo soviético que eliminó la propiedad privada y los derechos políticos de los cubanos.

Estados Unidos jugó un papel importante para empujar a Castro a los brazos de la Unión Soviética. Después de ver que no sería un títere más como lo fueron la mayoría de los gobernantes cubanos que lo precedieron, el gobierno del entonces presidente estadounidense John Kennedy trató de derrocarlo de diversas maneras, incluida la absurda, injustificada y fracasada invasión de Bahía de Cochinos, del 17 de abril de ese año.

Pese a instaurar un régimen político dictatorial y un sistema económico comunista que a todas luces ha fracasado, Fidel se convirtió en el héroe de la izquierda latinoamericana, la mexicana incluida, solo porque se atrevió a no seguir los dictados del Tío Sam, algo que pocos gobernantes de la América Hispana se habían atrevido a hacer hasta 1959. Imposible imaginar la emergencia de gobernantes de izquierda como Chávez, Maduro, Morales, Ortega o Correa sin el ejemplo que les dio Castro en 1961 y los siguientes 53 años.

Desde 1961 la relación entre Estados Unidos y Cuba fue de mal en peor. La situación llegó a un punto peligroso para toda la humanidad en octubre de 1962, cuando ocurrió la crisis de los misiles, que de no resolverse como se resolvió hubiera muy posiblemente terminado en un intercambio de misiles nucleares entre Estados Unidos y la Unión Soviética.

En resumen, durante 53 años la principal potencia económica y militar del mundo y la débil nación caribeña han sostenido una guerra ideológica, alimentada en parte por el poderoso lobby cubano-estadounidense que desde Miami ha influido en la política de Estados Unidos hacia el régimen de Fidel Castro, primero, y el de su sucesor y hermano, Raúl Castro, desde 2008 en que heredó el poder de su hermano.

Y en esta absurda confrontación, que tuvo sus orígenes en un mundo muy diferente al de hoy, nadie ganó. Estados Unidos perdió prestigió ante el mundo y los Castro aprovecharon la situación para justificar su permanencia en el poder.

Por eso debe ser bien recibida y aplaudida la decisión que ayer anunciaron el presidente estadounidense Barack Obama y el dictador en turno de Cuba, Raúl Castro, de normalizar las relaciones entre sus respectivos países. Ambos pasarán a la historia como hombres pragmáticos que dejaron la ideología de lado y aceptaron la realidad tal como es.

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 18 de Diciembre 2014 - 12:00
Redes sociales: 
1