Se encuentra usted aquí

ficrea

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

En Entrevista: Luis Miguel González, Director Editorial del Periódico "El economista"

En el estudio me acompaña Luis Miguel González con quien comento sobre la decisión de indeminizar con fondos públicos a exclientes de FICREA.

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 15 de Abril 2015 - 19:00
Media: 

EN Entrevista: Luis Miguel González, Director Editorial del Periódico "El economista"

Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Extorsiones a empresas mineras. Inexplicable crecimiento en número de empleos. Se indemniza con fondos públicos a exclientes de FICREA

El diputado Guillermo Anaya (PAN-COA) nos platica sobre la Iniciativa de Reforma a la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública que busca humanizar las condiciones de trabajo de los policías del país. En el estudio me acompañan Viridiana Ríos y Luis Miguel González con quienes comento sobre las extorsiones que se ven obligados a pagar muchas empresas mineras; el inexplicable crecimiento del número de empleos; la decisión de indeminizar con fondos públicos a exclientes de FICREA. Adriana Páramo habla sobre la importancia de ser positivo para enfrentar exitosamente los problemas de la vida.

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 15 de Abril 2015 - 18:30
Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La crisis de legitimidad auspicia la violencia

 

En México no hay justicia porque usualmente se rinde al mejor postor. La impunidad campea: sólo 2% de los delitos son castigados, y la mayoría de los que están en la cárcel purgan largas condenas por infracciones menores o porque confesaron su culpabilidad bajo tortura, mientras que los grandes delincuentes presumen sus fechorías a la luz pública. La economía no funciona porque concentra la riqueza en un puñado y genera pobreza y desigualdad: los de arriba se reparten las oportunidades y los empleos bien remunerados con la única credencial que vale: su poder. Los partidos políticos recrearon el régimen patrimonialista: se reparten entre sus compinches los cargos de elección popular y usan los recursos públicos como si fueran de su propiedad para enriquecerse. La corrupción concentra el poder y las oportunidades.

Las instituciones mexicanas son, en consecuencia, inoperantes: la Comisión Nacional Bancaria y de Valores no vigila ni regula a quién debería hacerlo, como lo muestra la defraudación de Ficrea a sus ahorradores. Lo mismo ocurre en el ámbito político donde los partidos violan un día sí y otro también la ley que ellos elaboraron y aprobaron. Los Poderes de la Unión tampoco operan: los legisladores encubren, en lugar de investigar para determinar si hubo o no conflicto de interés en las casas del presidente Peña y del secretario Videgaray de Hacienda, porque la mayoría se benefician de los moches; tampoco legislan a favor del interés general sino del gran capital. El Ejecutivo es incapaz de garantizar la vida y el patrimonio de las personas. Y la Corte no controla a sus jueces ni protege al ciudadano de los abusos del poder público.

En suma, la gran mayoría de mexicanos carece de oportunidades y de medios para defenderse de los poderes públicos y económicos. Es más fácil descender en la escala social (empobrecerse) que mejorar el nivel de vida. El mundo político, el mundo económico, el mundo de la justicia son impenetrables: la movilidad social se congeló. Con ello, los poderes públicos y las instituciones pierden su legitimidad porque no representan el interés general. Esta circunstancia explica la violencia de muchos grupos: si los de abajo no pueden acudir a la ley ni acceder a la justicia para protegerse ni a la prensa para hacerse oír, recurren al único medio que les da visibilidad y presencia: el vandalismo. Estamos entrampados, pues un Estado sin legitimidad pierde el derecho del uso legítimo de la fuerza pública. Por tanto, urge un gran acuerdo nacional para recuperar el Estado a favor del interés general. En caso contrario se corre el riesgo de que caigamos en una espiral fatal de violencia.

Fecha: 
Jueves, 22 de Enero 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Para qué sirve la CNBV?

La intervención y cierre FICREA Sociedad Financiera Popular (SOFIPO) se dio meses después de que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) detectara irregularidades y deficiencias en su operación.

¿Por qué no actuó la CNBV cuando debía hacerlo? ¿Por qué desprotegió a los miles de ahorradores e inversionistas que depositaron ahí su dinero?

Hace una semanas, leí en el sitio web de CNN Expansión  una entrevista que Verónica García de León le hizo a Edgar Bonilla del Ángel, el vicepresidente jurídico de la CNBV.

Lo qué le dijo Bonilla a la periodista es para poner a temblar al más valiente en vista de que sus respuestas demuestran que la autoridad responsable de supervisar y regular a las instituciones que integran al sistema financiero nacional no tiene autoridad real o los recursos humanos, materiales y económicos para hacer valer la misma.

Esto es lo que Bonilla tuvo que decir respecto a FICREA:

“FICREA era una sociedad muy complicada. Cuando pedías información no te la daban… Nos metían a un minicuartito, como si fueran unos ‘aliens’ y solo ponían una persona con la que [se] podía hablar…”.

El funcionario informó que entre 2011 y marzo de 2014 los inspectores de FICREA visitaron cuatro veces a la SOFIPO y que en cada visita detectaron irregularidades y errores. Aparte de señalarle a los directivos de la sociedad financiera esas deficiencias nada hicieron.

Lo peor del caso es que fue en marzo de 2014 cuando los funcionarios de la CNBV detectaron que “los pagos a los acreditados de FICREA provenían de una arrendadora llamada Leadman Trade, con quien la CNBV ya le ha prohibido operar en 2012 por ser subsidiaria”.

Asegura Bonilla que la CNBV le ordenó a FICREA que subsanara las anomalías detectadas, especialmente los pagos que provenían de Leadman Trade. De entonces a que la CNBV decidiera intervenir pasaron ocho largos meses que significaron la ruina de aún más inversionistas y ahorradores.

¿Por qué tardó tanto la CNBV para actuar contra FICREA?

Según Bonilla, “No nos damos abasto por la cantidad enorme de sociedades” que deben ser reguladas, unas 5,000, y porque “los controles en una sociedad financiera popular son más relajados a los del gobierno corporativo de un banco”.

También, como se desprende de sus respuestas a CNN Expansión, de la ineficiencia, ineptitud o corrupción de sus inspectores. Eso deduzco cuando confiesa que “cuando pedías información no te la daban… Nos metían a un minicuartito, como si fueran unos ‘aliens’ y solo ponían una persona con la que [se] podía hablar…”. Uno esperaría que la autoridad actuara con autoridad y no fuera intimidada como aparentemente sucedió en cada una de las cuatro visitas.

Si la CNBV no hizo nada para proteger a los clientes de FICREA, ¿qué nos garantiza que pueda protegernos de alguna de las demás 5,000 instituciones financieras que operan en el país?

Me temo que no mucho o nada.

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 22 de Enero 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1