Se encuentra usted aquí

felipe calderón

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El Artículo 16 de la Constitución anula en parte al 20, AMLO aparentemente quiere anularlo por completo

El 9 de marzo de 2007, Felipe Calderón envió al Congreso una iniciativa para reformar diversos artículos constitucionales, entre ellos el 16.

El entonces presidente propuso que después de ser reformado, el 16 señalara que “La autoridad judicial, a petición del Ministerio Público y tratándose de delitos de delincuencia organizada, podrá decretar el arraigo de una persona, con las modalidades de lugar y tiempo que la ley señale, sin que pueda exceder de cuarenta días, siempre que sea necesario para el éxito de la investigación, la protección de personas o bienes jurídicos, o cuando exista riesgo fundado de que el inculpado se sustraiga a la acción de la justicia. Este plazo podrá prorrogarse, siempre y cuando el Ministerio Público acredite que subsisten las causas que le dieron origen. En todo caso, la duración total del arraigo no podrá exceder los ochenta días”.

La reforma fue aprobada por la Cámara de Diputados el 26 de febrero de 2008 por 462 de los 470 legisladores presentes. Votaron a favor los 202 del PAN, 107 del PRD, 98 del PRI, 17 del PVEM, 18 de CD, nueve del PANAL, ocho del PT y tres del PAS. Dos legisladores se abstuvieron y seis perredistas votaron en contra.

Días después, el 6 de marzo, el Senado ratificó la reforma y la turnó para su aprobación a las legislaturas locales. De los 98 senadores presentes, votaron a favor 34 priistas, 27 panistas, 10 perredistas y dos verdes. En contra 14 panistas, cinco perredistas, cuatro priistas y dos independientes. Es decir, 73 a favor y 25 en contra.

Luego de que la mayoría de los congresos locales aprobara la reforma, Calderón publicó el decreto correspondiente en el Diario Oficial de la Federación el 18 de junio de 2008 y la reforma entró en vigor al día siguiente.

Quedó así parcialmente anulada la garantía que otorga el Apartado B del Artículo 20 que anota que toda persona que haya sido acusada de un delito goza de los siguientes derechos: “I. A que se presuma su inocencia mientras no se declare su responsabilidad mediante sentencia emitida por el juez de la causa; II. A declarar o a guardar silencio. Desde el momento de su detención se le harán saber los motivos de la misma y su derecho a guardar silencio, el cual no podrá ser utilizado en su perjuicio. Queda prohibida y será sancionada por la ley penal, toda incomunicación, intimidación o tortura. La confesión rendida sin la asistencia del defensor carecerá de todo valor probatorio”.

Así, a partir de junio de 2008, si el ineficiente o corrupto ministerio público federal es incapaz de probar la culpabilidad de quien es acusado de delincuencia organizada, puede solicitarle a un igualmente inepto o corrupto juez que lo prive de su libertad hasta por 80 días, violando su derecho consagrado en el Artículo 20.

La reforma calderonista al 16 constitucional fue nefasta y ahora el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador aparentemente quiere impulsar otra que, de aprobarse, resultaría más funesta que la anterior al permitir que el arraigo de decrete contra quien sea acusado de cualquier delito.

La reforma de Calderón debe ser derogada y rechazada la que podría ser propuesta por AMLO. Ambas atentan contra el derecho fundamental y universal que nos otorga el 20 constitucional. 

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

 

Secciones:

Fecha: 
Viernes, 17 de Enero 2020 - 11:20
Contenidos relacionados: 
Programa "AMLO insiste en salud gratuita ¿Con qué dinero?"
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Viernes, 17 de Enero 2020 - 20:05
Fecha C: 
Sábado, 18 de Enero 2020 - 07:20
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La 4T y la narcoserie de García Luna

Digno de una narcoserie fue la captura del exsecretario de seguridad, Genaro García Luna, quien fue apresado el pasado martes 10 de diciembre en los Estados Unidos de América (EUA) por cargos de corrupción, falsedad de declaraciones y de delincuencia organizada al apoyar al cartel de Sinaloa encabezado por Joaquín Guzmán Loera, alias el “Chapo”. Con el proceso abierto al ex secretario insigne de los gobiernos de los expresidentes, Vicente Fox y Felipe Calderón, se asestó un golpe casi mortal al proyecto político calderonista que se construía contra el régimen del presidente Andrés Manuel López Obrador. La organización política, nutrida principalmente de ex panistas resentidos, alguna parte de las organizaciones civiles que aborrecen al nuevo gobierno, además del apoyo económico de un par de empresarios beneficiados de su sexenio, parece naufragar a pesar de que logrará el registro ante el INE.

La lentitud de la reacción del expresidente Calderón se mimetizó con la totalidad de sus bases de opinadores y corifeos que no atinaban como encarar la desastrosa noticia. El mito genial calderonista de la lucha frontal contra los grupos de la delincuencia organizada y el narcotráfico, a pesar de su sangriento número de víctimas, la violación sistemática de los derechos humanos y los no pocas ejecuciones de presuntos delincuentes, se pasaban por alto cuando se justificaba el combatirles para desmantelar su poder corruptor. Con la captura del principal operador policiaco, sobre el cual ya se cernían acusaciones de corrupción, impunidad y enriquecimiento ilícito, se le da la puntilla a la narrativa del sexenio de Calderón y su lucha sin distingos a los poderosos carteles mexicanos.

Aunque el expresidente se llamó sorprendido y se excusó de no saber la gravedad de la traición de uno de sus más cercanos ex secretarios, su mermada credibilidad le dejó indefenso ante las dos únicas opciones que existen en este caso. La primera es que si no sabía de la magnitud de la traición al Estado mexicano de su colaborador García Luna, el expresidente Calderón es un inepto de la peor especie, que no le exime de culpas y responsabilidades. La segunda y más grave, es que como el mismo escribió en redes sociales, nada trascendente ocurre en el país sin que este enterado el presidente, por lo que la protección dada desde el Estado al cartel de Sinaloa le desnuda como un narcopresidente.

El proceso judicial en Nueva York, Estados Unidos, dará más detalles y nombres de cómplices y traidores al sistema de justicia mexicano, que como siempre, llega tarde y sin estar preparado para juzgar a los altos funcionarios que traicionaron la confianza institucional. Es curioso que el mismo juez que llevo el juicio contra “El Chapo Guzmán” sea el encargado de llevar el caso contra el otrora poderoso García Luna, que de ser hallado culpable, se haría acreedor de una condena de entre 10 años de cárcel hasta una cadena perpetua.

A García Luna se le imputa que durante los dos sexenios panistas, traicionó la confianza institucional de colaboración binacional al filtrar información de inteligencia para proteger al mítico cartel de Sinaloa, cuyo máximo representante purga una sentencia de cadena perpetua en una cárcel de máxima seguridad estadounidense.

El ex comisionado regional de la Policía Federal, Javier Herrera Valles, explicó que había alertado al ex presidente Calderón sobre la traición del entonces Secretario de Seguridad Pública mediante cartas dirigidas al titular del ejecutivo. Las denuncias escritas y entrevistas televisivas realizadas al ex comisionado le valieron ser reprimido y encarcelado por tres años con acusaciones falsas de delincuencia organizada, al más puro estilo de los casos presentados por el “ingeniero García Luna”, que no estaban debidamente sustentados y que culminaron con la liberación de los acusados.

La Unión Americana marcó la agenda nacional pues además de la detención de García Luna, le hizo vivir días de resaca al subsecretario para América del Norte, Jesús Seade, para obtener una carta diplomática, por parte del representante comercial norteamericano, Robert Lighthizer, donde se explicó que no habría políticas injerencistas en materia laboral. Ya que la simbólica firma del T-MEC con los representantes comerciales de los tres países, se había indigestado, por la pretensión de imponer inspectores estadounidenses para las empresas mexicanas, con la finalidad de “vigilar” la adecuada implementación de la reforma laboral.

Si bien un tratado de libre comercio en los tiempos de la agonía de la globalidad es de destacar, el cómo se implemente es siempre menester de las partes. EUA es un gigante que siempre impondrá su fuerza ante lo diminuto de sus socios comerciales, tocó a México recordar que no se tenían muchas opciones de negociación por lo que ante los peligros de una recesión mundial es mejor un mal acuerdo, que ninguno.

El siempre descarado expresidente Calderón se dio valor para salir a criticar al gobierno mexicano por su pifia al aprobar apresuradamente el T-MEC en el senado, pasando por alto que en su gobierno como ningún otro, se entregó la “inteligencia nacional” y se permitió la intromisión norteamericana en su descarnada lucha contra el narco. Sin “saber” que su oscuro ex secretario de seguridad tramposamente jugaba a favor del cartel de Sinaloa.

Sería una curiosa coincidencia que de resultar culpable, el ex “super policía” García Luna, compartiera la misma cárcel de máxima seguridad que el “Chapo Guzmán”, sin que ambos pudieran verse nunca. El actual secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, aseguró que se investigarían a los funcionarios y elementos que aún trabajan en el actual gobierno con vínculos en la corrupta etapa del ex secretario calderonista.

Como siempre los casos emblemáticos de corrupción y narcotráfico mexicanos, serán juzgados por cortes norteamericanas, ante la incapacidad nacional de procesar a nuestros delincuentes, ex funcionarios y no pocos expresidentes que mantienen sus privilegios, riquezas y hasta fuero indirecto, que demuestra la lastimosa impunidad sexenal.

Autor:

Fecha: 
Martes, 17 de Diciembre 2019 - 11:55
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Martes, 17 de Diciembre 2019 - 14:10
Fecha C: 
Miércoles, 18 de Diciembre 2019 - 03:10
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Fox, Calderón, Macedo y siete exprocuradores les deben una explicación a los mexicanos

El ascenso de Genaro García Luna fue meteórico después de trabajar durante 10 años (1989-1999) en la agencia de espionaje que fue el CISEN, en donde ocupó cargos segundones.

En 1999 pasó a formar parte de la recién creada Policía Federal Preventiva (PFP), en donde fue titular de la Coordinación de Inteligencia para la Prevención bajo las órdenes del comisionado general de la PFP, Facundo Rosas Rosas, personaje que años después fue el secretario de Seguridad Pública de Puebla durante el gobierno de Rafael Moreno Valle, cargo al que se vio obligado a renunciar después de que varios de sus subordinados resultaron involucrados en el robo de combustibles y vehículos y la venta de protección a bandas delincuenciales.

En diciembre de 2000, al iniciarse el gobierno de Vicente Fox, el recién nombrado procurador general de la república, Rafael Macedo de la Concha, designó a García Luna Director de Planeación y Operación de la Policía Judicial Federal.

El 1 de noviembre de 2001, Vicente Fox expidió el decreto que creó a la Agencia Federal de Investigación (AFI), la cual quedó bajo el mando de García Luna.

Durante el sexenio de Fox la AFI fue la policía más importante del país y García Luna el policía más poderoso. En esos seis años también aumentó el poder de los cárteles de la droga.

Pese a que fracasó al combatir a la delincuencia organizada, el 1 de diciembre de 2006 Felipe Calderón lo nombró Secretario de Seguridad Pública y lo convirtió en uno de los hombres más poderosos e influyentes del país.

Su designación fue inexplicable porque como director de la AFI se vio envuelto en diversos escándalos. Fue acusado de enriquecerse en el cargo y hasta de recibir dinero de algunos narcotraficantes. Como era de esperarse, ningún a de las denuncias en su contra prosperó.

A concluir el gobierno de Calderón, García Luna se fue a Miami y durante siete años vivió ahí sin que nadie lo molestara o investigaría el origen de una fortuna que le permitía darse una vida de grandes lujos.

En 2018, sin sospechar que sí era investigado por un fiscal federal neoyorquino, solicitó la ciudadanía estadounidense y aparentemente declaró falsedades a la autoridad ante la cual la gestionaba.

Finalmente, el martes pasado fue arrestado en Texas después de que el fiscal lo acusó de ser narcotraficante desde 2001 a la fecha y perjuro. Ese mismo día dio la casualidad de que se anunciara que en México también se le investigaba y que sus cuentas bancarias habían sido congeladas por las autoridades.

En resumen, todo parece indicar que el encargado de combatir a la delincuencia organizada durante dos sexenios era parte de ella. Eso explicaría en gran medida el auge que tuvo el Cártel de Sinaloa durante ese periodo.

Creo que todos los que de alguna manera impulsaron la carrera de García Luna, especialmente Fox, Calderón y Macedo de la Concha le deben una explicación al pueblo de México.

También deben decirnos porque no investigaron a García Luna los ex titulares de la PGR: Eduardo Medina Mora (2006-09), Arturo Chávez (2009-11), Marisela Morales (2011-12), Jesús Murillo Karam (2012-15), Arely Gómez (2015-16), Raúl Cervantes (2016-17) y Alberto Elías Beltrán (2017-18).

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 12 de Diciembre 2019 - 09:35
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Jueves, 12 de Diciembre 2019 - 18:20
Fecha C: 
Viernes, 13 de Diciembre 2019 - 05:35
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Y si ¿le tomamos la palabra a Trump?

La inseguridad es como el personaje de Hidra de Lerma de  la mitología griega, que era un antiguo y despiadado monstruo acuático, con forma de serpiente pero con muchas cabezas y de aliento venenoso, que tenía la virtud de regenerar dos cabezas más cada vez que perdía una o se la amputaban, muy parecido sucede con los cárteles, pues atrapan o eliminan a una cabeza y varios se sienten con merecimientos, pelean entre ellos para ser la cabeza y entonces se fragmentan generando violencia en su entorno y en lugar de tener uno, dos o tres cárteles  ahora son incontables a cada rato surgen nuevos nombres que ya han dado muestras de su control a todo lo largo y ancho de México.

Después de la furia exhibida por el cártel de Sinaloa en Culiacán y la masacre de la familia LeBarón en Chihuahua una vez más quedó demostrado que de plano las autoridades de los tres niveles de gobierno no pueden controlar esta moderna, sofisticada, muy bien armada y comunicada Hidra de Lerma y peor aún seguimos sin conocer una estrategia de verdad para combatir en lo inmediato este cáncer de la violencia, pues cambiar los balazos por abrazos no ha resultado. 

Quizá tenga razón el senador norteamericano que dijo que para balas grandes habría que usar otras más grandes.

Miguel de la Madrid, Carlos Salinas, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón, Enrique Peña y ahora Andrés Manuel López Obrador han tratado de combatir con su enfoque y  a su manera el crimen organizado.

Estoy convencido que todos ellos amaron y aman este país, que hicieron y hacen lo mejor que se puede de acuerdo a sus circunstancias históricas, a los recursos disponibles y por supuesto en respuesta a la enorme presión ejercida a intervalos, de acuerdo a sus intereses de los norteamericanos que un día felicitan al presidente en turno y al siguiente lo acorralan, presionan para hacer tal o cual cosa pero la única constante en toda esta historia es que el crimen sigue creciendo y cada vez México se mete más y más en el hoyo.

Y ¿si cambiamos en enfoque, le tomamos la palabra a Trump?, ¿Dejamos que ellos vengan a resolver el problema de la violencia? ¿Qué puede pasar? ¿Estaríamos peor de lo que estamos?, ¿Si hacemos a un lado nuestra famosa y vapuleada soberanía y los dejamos actuar?

No sé que pueda pasar, pero de todos modos y a pesar de lo que las autoridades puedan decir siempre Estados Unidos ha tenido presencia en los asuntos del narcotráfico en este país. 

Hoy en día es imposible saber quién está detrás de esos uniformes con capucha, guantes y casco, así que bien puede ser un marine, un seal, un soldado mexicano o un chino, jamás lo sabremos, pues son tipos anónimos.

Pero de algo de lo que sin podemos estar seguros es que los E.U. son la mayor potencia militar del mundo, con la tecnología e inteligencia más avanzada, sobre todo con las fuerzas armadas mas experimentadas y preparadas para cualquier tipo de misión pues desde su nacimiento esta nación a vivido en una constante guerra e intervención la mayoría de los rincones del planeta, son un país diseñado para ello y que ha fincado su crecimiento en una economía de guerra, ya sea comercial o militar y en el control del mercado mundial de todo, desde la producción de alimentos hasta la propiedad intelectual y patentes, una nación que obtiene la paz haciendo la guerra.

Fue hasta que los Norteamericanos se involucraron de lleno en Colombia que pudieron dar caza a Pablo Escobar y sentar las bases para que ese país hoy tenga un desarrollo que le ha permitido ubicarse como la economía 39 del mundo.

El día que México sea por la vía que sea logre controlar el flagelo de la violencia, la impunidad y la corrupción  podremos dar un enorme salto de ser la quinceava economía a estar en una de las 10 primeras del mundo. Pero a cómo van las cosas si no sucede algo extraordinario en poco tiempo perderemos el control de nuestro amado México y entonces si E.U. no nos va a pedir permiso, solo va a actuar.

 

 

 

Fecha: 
Martes, 12 de Noviembre 2019 - 12:05
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Martes, 12 de Noviembre 2019 - 14:20
Fecha C: 
Miércoles, 13 de Noviembre 2019 - 03:20
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La reelección presidencial y por qué en ese tema México lleva décadas de ventaja al resto de Latinoamérica

La reelección presidencial en México, ha sido históricamente el fruto prohibido, desde la última vez que se consumó con reelección, en 1910 del presidente Porfirio Díaz, curiosamente este se sublevó antes contra Benito Juárez bajo el lema "sufragio efectivo, no reelección" con el Plan de la Noria, y después contra Sebastián Lerdo de Tejada con el Plan de Tuxtepec. Después de tres décadas de porfiriato, el lema de Madero vuelve a ser el mismo, "sufragio efectivo, no reelección". Ya con la caída de Don Porfirio ha habido algunos intentos de reelección, unos directos, otros por medio de terceras personas, pero todos han fracasado al final.

El primero fue Obregón, que incluso logró que el Congreso cambiara la Constitución para derogar la prohibición para reelegirse, no sin antes asesinar a los generales opositores Arnulfo R. Gómez y Francisco F. Serrano. Ya habiendo ganado las elecciones, y como presidente electo, fue asesinado (supuestamente) por radicales católicos.

Después siguió la presidencia de Calles (1924-1928) y el periodo conocido como el "maximato" (1928-1934), donde el "jefe máximo de la Revolución" gobernó de facto a través de Emilio Portes Gil, Pascual Ortíz Rubio y Abelardo Rodríguez. Cuando el general Cárdenas llegó a la Presidencia, a Don Plutarco Elías Calles lo sacaron una noche en pijama de su casa directo a un avión con rumbo a los Estados Unidos. Hecho clave este último para erradicar las tentaciones de no abandonar la silla en definitiva.

Miguel Alemán también lo intentó, aunque muy sutilmente, llegó sondeando los ánimos por medio de colaboradores y amigos en cuanto a sus afanes; se dio cuenta de su total inviabilidad, la no reelección, que tanta sangre costó en la Revolución Mexicana, era ya la piedra angular del sistema político mexicano.

Los siguientes periodos presidenciales (ya sexenios) fueron, en general, de estabilidad política, paz y progreso, no se supo de ambiciones transexenales hasta con Luis Echeverría, designando este como sucesor a su amigo de la infancia José López Portillo, imponiendo a no pocos legisladores con el afán (se dice) de seguir influyendo desde su residencia de San Jerónimo Lídice, teniendo incluso acceso a la red telefónica presidencial. Hasta que el secretario de Gobernación, Don Jesús Reyes Heroles puso un alto de tajo, sugiriendo al presidente mandarlo "de vacaciones" con el nombramiento de embajador a las lejanas Australia y Nueva Zelanda.

Los siguientes rumores transexenales, fueron en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, donde no pocas voces de periodistas, intelectuales y ciudadanos en general, ante el éxito económico y reformador de su gestión, sugerían cambios constitucionales para permitir su eventual reelección, teniendo que salir al paso el entonces secretario de Gobernación, Fernando Gutiérrez Barrios para desmentir los rumores. Lo cierto es que a partir de la renuncia del capitán Gutiérrez Barrios la estabilidad política se nos fue, primero con el poco claro levantamiento zapatista el primer día de enero de 1994, y después con los asesinatos políticos de Luis Donaldo Colosio y José Francisco Ruiz Massieu. La sucesión acabó por quedar fuera de control, ocasionando con ello la crisis financiera de 94-95, con todas las secuelas ya conocidas.

Con las reformas político electorales de 1996, y la llegada de alternancia política a la Presidencia, volvieron las ambiciones transexenales, siendo estas mucho menos disimuladas por parte de la primera dama Marta Sahagún de Fox, dejando todo al descubierto la valiente carta de Alfonso Durazo, entonces secretario particular de la Presidencia, denunciando todas las maniobras que se fraguaban desde la presidencia misma para influir en el ya cercano proceso electoral y así lograr su cometido, mismas que contribuyeron en mucho a descarrilar el proceso sucesorio del 2006, envenenando la elección y dando un tristísimo retroceso, traicionando, en cierta medida, los logros democráticos ya alcanzados.

Hoy en día, el expresidente Felipe Calderón, aún alberga también inquietudes transexenales, por medio (al igual que Fox) de su esposa Margarita Zavala, Calderón dejó, en su momento, a su fracción parlamentaria en el Senado, y pretendió siempre hacerse del control del PAN, su anterior partido, imponiendo en su momento a su alfil Ernesto Cordero en la presidencia de dicha fracción. Felipe Calderón tuvo la mira puesta en el 2018, y eso desde el mismísimo año 2006, solo hay que recordar su frase, años atrás, en una entrevista de "yo si veo a Margarita como presidenta". No olvidemos que la reelección presidencial en México es un fruto prohibido y envenenado, y que cuando la tentación de comerlo ha aparecido, no le ha ido nada bien a México. En ese tema radica las muchas décadas de ventaja que le llevamos a prácticamente todo el subcontinente, lo que nos ha mantenido inmunes a manipulaciones constitucionales y afanes exitosos de perpetuarse en el poder, y por ende, a las fuerzas armadas al margen de la política. Hoy la película se repite, tocó a Bolivia el volver a los gorilatos de los Golpes de Estado, juntas militares, solicitudes de exilio, inestabilidad política y social, y demás serie de barbaridades.

Autor:

Fecha: 
Miércoles, 13 de Noviembre 2019 - 09:15
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Miércoles, 13 de Noviembre 2019 - 11:30
Fecha C: 
Jueves, 14 de Noviembre 2019 - 00:30
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Dónde quedó tanto dinero?

PEMEX es la única empresa petrolera del mundo que está quebrada. Desde siempre ha sido mal administrada y gran parte de sus ingresos solo sirvieron para mantener a los gobiernos federales y estatales. La mayoría de sus directores generales, el actual incluido, fueron designados por los presidentes de la República, aunque no conocieran ni mínimamente el negocio. Los líderes de sus trabajadores sindicalizados y muchos de sus altos y medianos funcionarios se hicieron ricos al saquearla y realizar negocios ilícitos o de dudosa legalidad. Su tecnología se volvió obsoleta al paso de los años y por prohibición constitucional no pudo asociarse con empresas de otros países que cuentan con tecnología avanzada.

Ignoro si existe un tratado de cómo quebrar a una empresa monopólica, pero, de existir, debería contener un capítulo completo sobre PEMEX.

El lunes pasado, en mi programa de Grupo Fórmula, mi colega Carlos Velasco presentó los datos que demuestran que PEMEX fue mal administrado y saqueado.

Primero nos recordó cuál fue la producción petrolera en cada sexenio presidencial, desde el de José López Portillo al de Enrique Peña Nieto.

En el gobierno de López Portillo (1976-82) PEMEX produjo 3898.2 millones de barriles de petróleo (bbl), en el de Miguel de la Madrid (1982-88) la producción fue de 5628.3 millones de bbl, en el de Carlos Salinas (1988-94) aumentó a 6723.3 millones de bbl, en el de Ernesto Zedillo (1994-2000) bajó ligeramente a 6372.9 millones de bbl, en el de Vicente Fox (2000-06) llegó a su máximo histórico de 7161.3 millones de bbl, en el de Felipe Calderón (2006-12) se desplomó a 5891.1 millones de bbl y en el de Enrique Peña Nieto nuevamente cayó, ahora a 5102.7 millones de bbl.

El promedio diario de millones de barriles de petróleo producidos en cada gobierno fue el siguiente: López Portillo: 1.78, De la Madrid: 2.57, Salinas: 3.07, Zedillo: 2.91, Fox: 3.27, Calderón: 2.69, y Peña Nieto: 2.33.

Ahora bien, el precio promedio en dólares de un barril de la mezcla mexicana de petróleo en cada sexenio fue el siguiente: López Portillo: 77.40, De la Madrid: 47.43, Salinas: 28.39, Zedillo: 26.43, Fox: 48.50, Calderón: 92.56, y Peña Nieto: 65.80.

Los ingresos que en promedio diariamente registró PEMEX durante cada administración presidencial fueron, en millones de dólares: López Portillo: 137.4, De la Madrid: 121.9, Salinas: 87.21, Zedillo: 77.0, Fox: 158.8, Calderón: 249.1, y Peña Nieto: 151.6. Durante los 42 años comprendidos entre 1976 y 2018, la petrolera tuvo un promedio de ingresos diarios de 140.4 millones de dólares.

Finalmente, las ventas totales de PEMEX en cada sexenio fueron, en millones de dólares, como sigue: López Portillo: 300 922, De la Madrid: 266 858, Salinas: 190 986, Zedillo: 168 687, Fox: 347 795, Calderón: 545 496, y Peña Nieto: 331 997.

En total, en los 42 años analizados, a la caja de PEMEX le entraron casi 2.2 billones de dólares que al tipo de cambio de ayer –19.1258 tasa  FIX– serían casi 41.2 billones de pesos.

¿Para qué sirvió tanto dinero? ¿Cómo beneficiaron estos recursos al pueblo, que en teoría es el propietario de PEMEX? ¿Por qué no se administró adecuada y honestamente la abundancia que preconizó el demagogo y populista López Portillo? Y, lo más importante, ¿Dónde quedó tanto dinero?

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 24 de Octubre 2019 - 10:45
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Jueves, 24 de Octubre 2019 - 19:30
Fecha C: 
Viernes, 25 de Octubre 2019 - 06:45
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Allende, Coahuila y el infierno del que nunca nadie habló

Allende, Coahuila es una población al norte de ese estado, de poco más de 20 mil habitantes, que en marzo del 2011 vivió una tragedia de proporciones dantescas, con horrores mayores a los de las más encarnizadas guerras, un comando de alrededor de 40 camionetas rodeó el pueblo y durante horas fueron torturadas, violadas, asesinadas, "levantadas" y desaparecidas más de 300 personas, entre ellas hombres, mujeres, jóvenes, niños y ancianos, familias enteras, todo por órdenes del capo "Z-40" (hoy ya preso). Todo lo anterior, por una supuesta traición al ser informantes de la DEA un par de familiares y/o gente cercana a todas estas familias masacradas en una acción parecida a la de los NAZIS en Lídice en la segunda guerra mundial, arrasando después con bulldozers decenas de casas ya vacías, propiedad de las víctimas; nada se supo en su momento, ningún medio nacional se dio por enterado, después, en fechas posteriores, algo salió a la luz, escuetamente, gracias a medios internacionales como "El País" y "The Economist".

Es ahí entonces cuando muchas preguntas nos asaltan: ¿cuántos exterminios como el de Allende hubo durante el “Calderonato”?, ¿por qué existe la creencia de que aquel sexenio (2006 - 2012) si instrumentó una estrategia eficaz contra el crimen?, cuando esa administración federal solo atraía la atención con detenciones de raterillos y sicarios de medio pelo (cuando no, inocentes), con "enfrentamientos" que no eran más que ejecuciones, pareciera, a cárteles contrarios al del gobierno en turno; vimos "robo" de cadáveres, shows y montajes y demás barbaridades para desviar la atención de la realidad, de que la guerra inútil y perdida de Felipe Calderón se había ya convertido en una crisis humanitaria, jamás vimos marchas "por los 300 de Allende", ni intento de investigación alguna por parte de la entonces PGR, en aquellos sucesos para las autoridades federales y para las televisoras y demás medios masivos, sencillamente nada ocurrió. 

Ya en el Peñanietismo, el hecho de que se haya quitado el tema de la violencia de los primeros lugares del discurso oficial, no quiso decir que no se tomaran acciones en ese sentido, solo fue parte de un cambio de estrategia con menos bestialidad (violencia solo genera más violencia) y más inteligencia, de hecho, durante los dos primeros años del sexenio de Peña Nieto los índices delictivos fueron a la baja, que porque se volvieron a disparar después las cifras en este delicado asunto, sería materia de no pocos intentos de análisis, pero el hecho es que así aconteció, tristemente.

La guerra estúpida de Calderón solo sirvió para dejar sin cabeza a los cárteles, multiplicarlos y enfrentarlos entre ellos, diversificando mucho sus actividades en delitos en los que antes no incurrían, como el secuestro, cobro de piso, extorsión, asaltos, asesinatos, etc., y una mucho mayor penetración del crimen a las corporaciones de todos niveles, una muestra de todo eso fue el caso AYOTZINAPA, que contrario al caso de Allende, Coahuila si se mediatizó, y se le dio un seguimiento crítico por parte de los medios como nunca antes, y las autoridades, entonces, simularon, ahora constatamos, el llevar a cabo una investigación como no se tenía memoria. 

El tamaño del daño de una guerra inventada para desviar la atención de una elección (2006) amañada es inimaginable e incuantificable, los hechos de Guerrero fueron solo una pequeña muestra, y los más recientes de Culiacán son otra, lástima que la memoria del mexicano, sumada a su miopía, desinformación y falta de cultura política, solo le dan para consignas vacías y análisis viscerales, mientras que el más grande responsable de todo este infierno, se encamina a pasar el resto de su vida en medio de lujos, en la total impunidad, a terminar sus días plácidamente en una cama ya en avanzada edad, y por si fuera poco, a pretender continuar participando activamente en la política mexicana. Que pena, por México.

Autor:

Fecha: 
Miércoles, 23 de Octubre 2019 - 08:00
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Miércoles, 23 de Octubre 2019 - 10:15
Fecha C: 
Miércoles, 23 de Octubre 2019 - 23:15
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El Dreamliner, un símbolo de las pretensiones primermundistas de Calderón y Peña

El 24 de julio de 2012, los diputados federales y senadores del PAN, PRD y PRI avalaron que el gobierno federal adquiriera un nuevo avión presidencial que sustituyera al viejo Boeing 757 que fue adquirido durante el gobierno de Miguel de la Madrid y que transportó a Carlos Salinas, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto durante la mitad de su administración.

La mayoría de los legisladores federales, seguramente presionados por el entonces presidente Felipe Calderón y el Estado Mayor Presidencial, aprobaron que se comprara el avión más moderno de entonces, el Boeing 787-8 Dreamliner, el cual, con todos los arreglos que se le hicieron para ser el transporte del presidente de México, acabó costándonos a los mexicanos 6983 millones de pesos a pagar en 15 años.

Desde que se empezó a discutir sobre el avión que se compraría, me manifesté contra la adquisición del 787-8, tanto en mi programa de radio como en mi columna.

Sobre el tema escribí el 23 de agosto de 2012: “La SEDENA aparentemente le ha echado el ojo al Boeing 787 Dreamliner, uno de los aviones más avanzados que hoy se producen. A los mexicanos nos costará entre 140 y 160 millones de dólares el nuevo juguete presidencial, dependiendo del modelo que finalmente se adquiera (…) De adquirirse el 787, Enrique Peña Nieto sería uno de los gobernantes que mejor transporte aéreo tendría a su disposición, lo que no tiene nada de malo. Lo que sí está muy mal es que nuestras autoridades militares, con el aval del Congreso, adquieran un avión más lujoso y caro de los que usan varios de los gobernantes de países más ricos que el nuestro”.

Un día después, el 24 de agosto, sobre el mismo tema escribí lo siguiente: “Me pregunto si realmente necesita el presidente de México un Boeing 787 Dreamliner para realizar viajes acompañado de un séquito de doscientas y pico personas. Tal vez es hora de que el avión presidencial refleje la realidad del país y no las pretensiones primermundistas de sus gobernantes. ¿Si el primer ministro del Reino Unido, que es la séptima economía más grande del mundo, puede viajar en aviones ejecutivos y, cuando necesita algo mayor, en aviones fletados a British Airways, no puede hacer lo mismo el presidente de México?, ¿realmente necesita llevar a 200 invitados a sus viajes? ¡Caray, ni la presidenta de Brasil tiene un 787! Es tiempo de exigir que se acaben los despilfarros gubernamentales. El próximo avión presidencial debe ser ejemplo de austeridad sin sacrificar seguridad”.

Evidentemente, mi opinión no fue tomada en cuenta entonces por Calderón, ni por el entonces jefe del Estado Mayor Presidencial Jesús Castillo, ni por los legisladores federales que votaron a favor de comprar el lujoso avión.

Desde su campaña electoral, Andrés Manuel López Obrador prometió vender el 787-8 apenas asumiera el poder, tal vez desconociendo que es muy difícil deshacerse de un Dreamliner y más si tiene la exclusiva configuración del que fue el TP-10.

AMLO anunció ayer que, por fin, hay un probable comprador para el avión que no se ha usado desde el 1 de diciembre pasado y hoy está en un hangar en California.

Al venderse el 787-8 habrá un símbolo menos de las pretensiones primermundistas de Calderón y Enrique Peña.

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 09 de Octubre 2019 - 10:55
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Miércoles, 09 de Octubre 2019 - 19:40
Fecha C: 
Jueves, 10 de Octubre 2019 - 06:55
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Los opositores de la 4T no se indignan por el monto de los impuestos condonados

Recordemos lo que señala el Artículo 39 Fracción 1 del Código Fiscal de la Federación: “El Ejecutivo Federal mediante resoluciones de carácter general podrá: Condonar o eximir, total o parcialmente, el pago de contribuciones y sus accesorios, autorizar su pago a plazo, diferido o en parcialidades, cuando se haya afectado o trate de impedir que se afecte la situación de algún lugar o región del país, una rama de actividad, la producción o venta de productos, o la realización de una actividad, así como en casos de catástrofes sufridas por fenómenos meteorológicos, plagas o epidemias”.

Recordemos también lo que significan las palabras condonar y eximir. El Diccionario de la Real Academia Española define a la primera como “Perdonar o remitir una pena de muerte o una deuda” y a la segunda como “Librar, desembarazar de cargas, obligaciones, cuidados, culpas, etc.”.

Es decir que, de acuerdo al Artículo 39 Fracción 1 del Código Fiscal de la Federación, los presidentes Felipe Calderón, Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador, por decisión propia o sugerencias de sus secretarios de Hacienda, decidieron que miles de personas no pagaran los impuestos federales que le debían al fisco por algunas de las razones que dicho Artículo anota.

Sin embargo, al analizar las bases de datos que la ONG Fundar difundió la semana pasada, en donde aparecen los nombres de contribuyentes físicos y morales, a quienes se les perdonó el pago de sus impuestos, llaman la atención los montos condonados y resulta difícil explicarse de qué manera el Ejecutivo Federal logró con ello “impedir que se afecte la situación de algún lugar o región del país, una rama de actividad, la producción o venta de productos, o la realización de una actividad, así como en casos de catástrofes sufridas por fenómenos meteorológicos, plagas o epidemias”.

Por ejemplo, en 2007, el gobierno de Felipe Calderón le perdonó pagar 1 466 953 600 pesos a una empresa llamada Trademarks Europa SA de CV, de la cual no hay un solo registro en el Sistema de Información Empresarial Mexicano (SIEM) de la Secretaría de Economía. Es más, una exhaustiva búsqueda vía Google tampoco arroja un resultado positivo sobre ella.

Ese año Trademarks Europa fue el contribuyente moral más favorecido por lo que señala el Artículo 39 Fracción 1. El monto de los impuestos que se le perdonaron superó incluso a los que se le perdonaron a la entonces existente Luz y Fuerza del Centro.

También en 2007, Paul Karam Kassab, uno de los socios del Grupo Gasolinero Hidrosina, propietario de más de 200 gasolineras, fue el contribuyente físico que más se benefició del fisco al quedar eximido de pagar 133 995 973 pesos.

Los impuestos que de 2017 a 2019 les fueron condonados a las 10 587 personas físicas y morales que aparecen en las bases de datos difundidas por Fundar ascienden a 172 845 988 861 pesos. Este monto es 229.8% superior a los 75 223 000 000 pesos que costó cancelar lo que hubiera sido el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Curiosamente, hasta ahora no he detectado que quienes se oponen al aeropuerto de Santa Lucía o al Tren Maya o al Transístmico y al gobierno de la 4T, estén indignados por este asunto. Deberían estarlo, como muchos lo estamos.

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 07 de Octubre 2019 - 11:05
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Lunes, 07 de Octubre 2019 - 19:50
Fecha C: 
Martes, 08 de Octubre 2019 - 07:05
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Entre condonaciones y cancelaciones, un billón de pesos en 12 años

El Artículo 39 Fracción 1 del Código Fiscal de la Federación señala: “Artículo 39.- El Ejecutivo Federal mediante resoluciones de carácter general podrá: Condonar o eximir, total o parcialmente, el pago de contribuciones y sus accesorios, autorizar su pago a plazo, diferido o en parcialidades, cuando se haya afectado o trate de impedir que se afecte la situación de algún lugar o región del país, una rama de actividad, la producción o venta de productos, o la realización de una actividad, así como en casos de catástrofes sufridas por fenómenos meteorológicos, plagas o epidemias”.

El Artículo 146-A del mismo Código dice: “La Secretaría de Hacienda y Crédito Público podrá cancelar créditos fiscales en las cuentas públicas, por incosteabilidad en el cobro o por insolvencia del deudor o de los responsables solidarios”.

Y el Artículo 146-B anota: “Tratándose de contribuyentes que se encuentren sujetos a un procedimiento de concurso mercantil, las autoridades fiscales podrán condonar parcialmente los créditos fiscales…”.

Lo que anota el Código es importante para entender las tres bases de datos que la ONG Fundar difundió el martes pasado en donde aparecen los nombres de todas las personas y empresas a quienes les condonaron y cancelaron impuestos entre 2007 y 2019.

Muchos de los que figuran en esas bases de datos, especialmente quienes son o fueron servidores públicos, deberían explicar por qué fueron beneficiados por los gobiernos de Felipe Calderón, Enrique Peña y Andrés Manuel López Obrador.

También deberían explicar sus decisiones de condonar o cancelar impuestos los que fueron secretarios de Hacienda durante el período considerado: Agustín Carstens, Ernesto Cordero, José Antonio Meade, Luis Videgaray, José Antonio González Anaya, Carlos Urzúa (2017-2018) y el actual, Arturo Herrera.

Asimismo, quienes fueron los directores generales del Servicio de Administración Tributaria: José María Zubiría Maqueo, Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, Aristóteles Núñez, Osvaldo Santín y la actual,  Margarita Ríos-Farjat.

Todos ellos están obligados a explicarnos a los mexicanos las razones por las que decidieron privar al erario de una cantidad tan impresionante de dinero.

La base de datos de Condonaciones y Cancelaciones 2015-2019 incluye los nombres de 99 307 personas morales y físicas a quienes se les condonó o canceló el pago de un total de 266 790 129 283.07 pesos.

La base de datos de Condonaciones 2007-2015 contiene los nombres de 9942 causantes físicos y morales que en conjunto no tuvieron que pagar 172 335 775 366 pesos.

Y la base de datos de Cancelaciones 2007-2015 identifica a 23 006 personas físicas y morales a quienes se les cancelaron impuestos por un total de 572 743 273 583 pesos.

De 2007 a este año, las arcas públicas dejaron de percibir 1 011 869 178 232.07 pesos.

Insisto: los funcionarios y exfuncionarios arriba nombrados deben explicar y justificar sus decisiones. Sería excelente que comparecieran ante el Congreso y declararan ante la Unidad de Inteligencia Financiera de la SHCP.

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.co

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 03 de Octubre 2019 - 11:15
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Jueves, 03 de Octubre 2019 - 20:00
Fecha C: 
Viernes, 04 de Octubre 2019 - 07:15