Se encuentra usted aquí

felipe calderón

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

A Robles le gustaba abusar del poder

Hace años escribí sobre lo que les tocó sufrir a unos policías federales que tuvieron la ocurrencia de pedirle a Rosario Robles Berlanga y a su pareja de aquel entonces, el empresario argentino Carlos Ahumada, que pasaran por el mostrador de migración del aeropuerto internacional de Toluca, después de que desembarcaran de un avión privado que los trajo desde La Habana (Cuba).

La entonces jefa de Gobierno les dijo a los policías que no se metieran en lo que no les importaba y que ni ella ni su acompañante pasarían por migración.

Los uniformados impidieron que la pareja abandonara el aeropuerto. Acto seguido, la entonces poderosa perredista marcó un número por su celular para denunciar ante quién sabe quién a los policías que solo estaban cumpliendo con su deber.

En cuestión de minutos llegó la orden: doña Rosario y don Carlos podían abandonar el aeropuerto sin pasar por migración y aduana, como tendría que hacerlo cualquier persona que llegue a México desde otro país.

¿Y los policías? Pues fueron castigados por supuestamente no respetar y darle las consideraciones que merecía la primera pareja del entonces Distrito Federal. Por cumplir con su deber pasaron varios días arrestados en algún cuartel de lo que entonces era la Policía Federal Preventiva.

Esta anécdota, cuya autenticidad verifiqué a través de dos diferentes fuentes, la publiqué en varios medios y la comenté en mi programa de radio. Robles nunca me buscó para desmentirla, confirmando así el dicho de que “el que calla otorga”.

Lo que entonces ocurrió en el aeropuerto toluqueño fue solo una muestra, y muy pequeña, de la manera en que abusaba de su poder la política que alguna vez fue de izquierda y que después de traicionar a sus correligionarios, ocupó dos secretarías de Estado durante el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Sobre la hoy huésped en el penal de mujeres de Santa Martha Acatitla he comentado y escrito varias veces a lo largo de los años y nunca recibí de ella o de alguno de sus subordinados alguna aclaración o desmentido sobre lo que dije o escribí. Siempre calló, siempre otorgó.

En los últimos 19 años desayuné con ella solamente una vez y también solo una vez la entrevisté en mi estudio de Grupo Fórmula. Con base en esos dos encuentros realizados durante el sexenio peñanietista, en los cuales también hubo otras personas presentes, solo me quedó claro que es una mujer inteligente y con una gran facilidad de palabra. No puedo decir que me cayera bien, pero ella lo mismo puede decir de mí.

A fin de cuentas, lo que conozco de Robles se basa en su desempeño como funcionaria pública y en la información que de ella he recibido de sus aliados y contrincantes políticos, subordinados, amigos y enemigos (de estos últimos hay muchos).

La anécdota con que inicio esta columna la muestra como una mujer que abusaba de su poder, hasta en detalles tan insignificantes como el de no aceptar pasar por el control migratorio de un aeropuerto.

Las acusaciones que enfrenta, de ser probadas por la FGR, podrían mandarla varios años a la cárcel, lo que sería un triste destino para quien empezó su carrera política como una izquierdista comprometida con las causas más nobles, y la terminó como una cómplice de uno de los gobiernos más corruptos de México.
 

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 14 de Agosto 2019 - 12:55
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Miércoles, 14 de Agosto 2019 - 21:40
Fecha C: 
Jueves, 15 de Agosto 2019 - 08:55
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El mal llamado modelo neoliberal falló. El que propone AMLO fallará. Solo un sistema liberal promoverá el desarrollo

El mal llamado modelo neoliberal que impusieron los tecnócratas que se apoderaron del gobierno federal al llegar Miguel de la Madrid a la presidencia en 1982, supuestamente iba a contribuir a elevar el nivel de vida de los mexicanos y promover el desarrollo económico del país.

De la Madrid heredó un país en crisis y durante su gobierno aumentó a 53.5 el porcentaje de mexicanos pobres.

Al empezar el gobierno de Carlos Salinas (1988-1994), 19.0% de la población padecía pobreza alimentaria, 24.5% de capacidades y 44.7% patrimonial. Al concluir, 21.2% vivía en pobreza alimentaria, 30.0% de capacidades y 52.4% patrimonial. (Ver definiciones al final de la columna).

El número de pobres aumentó durante el sexenio de Ernesto Zedillo (1994-2000). La devaluación de diciembre de 1994 causó que en los primeros dos años de su gobierno, poco más de 15.6 millones de mexicanos cayeran en pobreza alimentaria. En 1996, 37.4% de los mexicanos sufría pobreza alimentaria, 56.9% de capacidades y 69.0% patrimonial.

Vicente Fox (2000-2006) asumió el gobierno de un país en el que 24.1% de sus habitantes vivía en pobreza alimentaria, 31.8% de capacidades y 53.6% patrimonial. Su gobierno logró bajar estos porcentajes a sus mínimos históricos. En 2006, 13.8% estaba en pobreza alimentaria, 20.7% de capacidades y 42.7% patrimonial.

La crisis económica mundial de 2008 golpeó fuerte a México. Al concluir el gobierno de Felipe Calderón en 2012, 20.0% de los mexicanos padecía pobreza alimentaria, 28.0% de capacidades y 51.6% patrimonial.

Finalmente, en 2016, durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, que es el último año para el que hay datos disponibles, 17.5% de la población sufría pobreza alimentaria y 50.6% patrimonial. La de capacidades no se midió ese año.

En resumen, de 1988 a 2016 la pobreza alimentaria disminuyó 1.5 puntos porcentuales y la patrimonial aumentó 5.9 puntos; de 1988 a 2012, la de capacidades se redujo en 2 puntos.

Estos son algunos de los malos resultados del supuesto modelo neoliberal que el presidente Andrés Manuel López Obrador condena y sus detractores defienden.

El problema es que el modelo que AMLO quiere imponer es una combinación del llamado Desarrollo Estabilizador que se aplicó de 1954 a 1970 y las políticas populistas que se aplicaron de 1970 a 1982. El primero contribuyó a disminuir la pobreza, pero promovió la concentración de la riqueza y permitió la ineficiencia industrial, entre otras cosas; las segundas arruinaron al país.

Solo sin corrupción, con mecanismos que impulsen una mejor distribución de la riqueza, con un sistema educativo de calidad y con niveles mínimos de criminalidad, un modelo auténticamente liberal promoverá el desarrollo de la economía del país y de sus habitantes.

Ojalá que Andrés Manuel rectifique.

Definiciones: Pobreza alimentaria: la persona no puede adquirir una alimentación mínimamente aceptable; pobreza de capacidades: el individuo satisface sus necesidades mínimas de alimentación, pero no las necesidades mínimas de educación y salud de cada miembro familiar; pobreza patrimonial: la persona satisface sus necesidades mínimas de alimentación, educación y salud, pero no los mínimos indispensables de vivienda, vestido, calzado y transporte para cada miembro del hogar.

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Secciones:

Fecha: 
Viernes, 12 de Julio 2019 - 13:00
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Viernes, 12 de Julio 2019 - 21:45
Fecha C: 
Sábado, 13 de Julio 2019 - 09:00
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Por qué resolver un problema si se puede empeorar?

El presidente López Obrador ha decidido empeorar el problema planteado por algunos sectores de la policía federal, en lugar de tratar de resolverlo. Es difícil saber por qué ha tomado esa decisión, pero es posible que haya sido simplemente por un principio de autoridad; nadie debe atreverse a cuestionarlo.

Para enfrentar las quejas ha decidido echar mano de una vieja estrategia priista: el descrédito del opositor. En su mañanera de ayer, ha reafirmado sus dos ideas básicas sobre la policía federal y su movimiento: es un cuerpo echado a perder (como un melón podrido) y hay mano negra en el movimiento. Al lado de esto, deslizó la acusación de la corrupción en la PF. El tabasqueño no olvida sus raíces.

El mandatario no agregó nada más, y dejó que el secretario de seguridad pública, Alfonso Durazo, fuera el ejecutor (o el que se ensuciara las manos). Acusó que el movimiento es dirigido por un hombre acusado por secuestro (Ignacio Benavente Torres) y gente que no tiene nada que ver con la PF. Dejó ver la posibilidad de que detrás de los rebeldes pudiera estar el expresidente Felipe Calderón.  Durazo lamentó la forma en que trataron a Patricia Trujillo Mariel, coordinadora operativa de la Guardia Nacional (GN). Finalmente, habló de un fraude en la compra de un equipo con sobreprecio, algo en lo que difícilmente los pobres policías inconformes difícilmente tienen que ver. La acusación estaba completa: asociar al movimiento con delincuentes, oscuros personajes del pasado, fraudes y además abusadores de mujeres. De manual. Fernando Gutiérrez Barrios y Luis Echeverría estarían orgullosos de estos métodos.

Los policías rebeldes contestaron: su movimiento no tiene líderes y no temen a una investigación. Si no los quieren, que los liquiden conforme a la ley. Felipe Calderón respondió también: llamó a Durazo a presentar las pruebas de que está vinculado al movimiento, se deslindó del mismo y abogó por una solución negociada. De todos modos, la semilla de la duda sobre la autenticidad del movimiento ya está sembrada. Por si fuera poco, hay indicios de que el movimiento se ha dividido.

López Obrador no quiere a los policías federales y el movimiento como está planteado le ha dado una magnífica forma de derrotarlos para luego subordinarlos. Purgará la corporación y los que se queden estarán disciplinados y sujetos a sus reglas. Muy probablemente se encamina a una victoria política, una victoria pírrica, pero no del imaginario general pirri (invento de López Obrador), sino del rey Pirro. Ganará, pero todo perderemos. Los policías que se queden estarán resentidos y los que se vayan podrían convertirse en otro problema. El presidente prefirió un triunfo que una solución negociada.

Ayer se decía aquí que el problema de la integración adecuada de la PF a la guardia nacional existía y debía resolverse de la mejor manera. Que el gobierno diga que no se puede mover porque ya hay una ley es, al menos, hipócrita cuando el propio gobierno no ha aplicado las leyes (bloqueo de la CNTE a los ferrocarriles durante un mes, por ejemplo).

Fecha: 
Viernes, 05 de Julio 2019 - 13:30
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Viernes, 05 de Julio 2019 - 15:45
Fecha C: 
Sábado, 06 de Julio 2019 - 04:45
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Dónde están los criminales?

El martes pasado, el diputado panista Jorge Luis Preciado exhibió tres cartulinas en el pleno de la Cámara de Diputados. Ello sucedió durante la sesión en que la mayoría lopezobradorista aprobó la Ley Orgánica de la Fiscalía General de la República que crea una fiscalía dependiente del presidente de la República y no, como muchos hubiéramos deseado, autónoma de éste.

En la primera de las cartulinas el diputado colimense anotó: “Asesinatos Calderón: 208”; en la segunda: “Asesinatos Peña: 232”; y en la tercera: “Asesinatos AMLO: 363”.

Según lo explicó, los números de asesinatos correspondían a los que se cometieron durante los primeros 10 días de la administración de los tres presidentes de la República más recientes, incluido el actual.

Así, el número de homicidios dolosos que se cometieron en los primeros 10 días del gobierno de Enrique Peña Nieto fue 11.5% mayor que los registrados en los primeros días de la administración calderonista. Por su parte, los asesinatos perpetrados durante los primeros 10 días del actual gobierno superan en 56.5% a los que se contabilizaron durante el mismo periodo del gobierno recién concluido.

Los números son para preocupar al más calmado ya que muestran que los muertos generados por la violencia e inseguridad van en aumento, pese a que el nuevo gobierno está comprometido a darnos seguridad a todos los mexicanos.

Ahora bien, el presidente Andrés Manuel López Obrador acaba de asumir el cargo hace menos de dos semanas y es imposible que en tan poco tiempo él y su equipó ya tengan el control de la situación, como tal vez quisiera hacernos creer el diputado panista.

Sin embargo, conforme se vayan acumulando los muertos en los depósitos de cadáveres y en las funerarias del país, la opinión pública empezará a demandar resultados al nuevo gobierno federal. Ignoro cuánto le dure la paciencia al pueblo bueno y sabio, tal vez seis meses, tal vez más o tal vez menos, pero tarde o temprano los muertos que Andrés Manuel heredó de Peña Nieto se convertirán en sus muertos.

Hasta octubre de este año se habían cometido 24,022 homicidios dolosos y 2018 será el año más violento en la historia moderna de nuestro país. Esta cifra es 16.5% superior a la registrada para el mismo periodo de 2017 y se estima que cerraremos el año con unos 28,000 asesinatos, que es 11.9% más que los 25,082 que se perpetraron en 2017. De este total, 388 de los asesinados eran policías municipales y estatales en 30 de los 32 estados federales.

Desde que Felipe Calderón inició su guerra contra la delincuencia, en diciembre de 2006, en México han muerto de manera violenta poco más de 250,000 personas. Esto significa que el país está poblado de decenas de miles de homicidas, muchos de ellos verdaderos asesinos seriales, que conviven entre nosotros sin que sospechemos quiénes son.

El vivir entre tantos asesinos, secuestradores, ladrones, estafadores, extorsionadores y todo tipo de criminales que actúan con casi absoluta impunidad, es una realidad que la mayoría de los mexicanos no hemos concientizado. Cuando caminamos en alguna calle o entramos a un lugar público es muy probable que junto a nosotros esté alguien que sin compasión podría matarnos o arrebatarnos alguno de nuestros bienes.

Si el gobierno de Andrés Manuel en serio quiere protegernos debe, antes que nada, saber en dónde están los criminales que tanto dañan al país, porque combatirlos exige tenerlos bien ubicados físicamente para poder actuar contra ellos.

Por eso, los mexicanos debemos exigirles a los nuevos responsables de la seguridad pública que averigüen dónde están los delincuentes y los persigan de inmediato.

 

www.ruizhealytimes.com

Facebook: Eduardo J. Ruiz-Healy

Instagram: @ruizhealy

Twitter: @ruizhealy                                                

YouTube: ruizhealyoficial

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 13 de Diciembre 2018 - 12:35
Redes sociales: 
0
Fecha B: 
Jueves, 13 de Diciembre 2018 - 21:20
Fecha C: 
Viernes, 14 de Diciembre 2018 - 08:35
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La batalla por el Mando Único

Empezando por el gobernador Graco Ramírez, toda la clase política morelense está de cabeza alrededor de dos temas: el asesinato de la presidenta municipal de Temixco, la perredista Gisela Mota, y la instauración por decreto del mando único policíaco en la entidad. Es claro que esta confusión, a la que ha contribuido el propio Graco, beneficia diversos intereses locales que se empalman con los del crimen organizado.

Los opositores al mando único no representan una corriente homogénea, los hay que por principio no están de acuerdo con escamotear al municipio una de sus atribuciones constitucionales. En los hechos, argumentan, eso sería anular a los municipios como un nivel de gobierno. Se dice que el mando único no será la panacea que pregonan sus propagandistas. En lugar de esto, proponen que se discutan fórmulas que blinden a los municipios, es decir que los fortalezcan, en lugar de simplemente anularlos. Sin embargo, la clase política nacional no parece interesada en iniciar siquiera una reflexión en este sentido.

El gobernador Ramírez, como la mayoría de los mandatarios estatales, está de acuerdo con la solución del mando único, algo que prometió como parte de su campaña. Sin embargo, ha arribado al cumplimiento de su propuesta de manera chapucera. En primer lugar, ha atribuido el asesinato de su correligionaria Gisela Mota al crimen organizado y ha asegurado que se debió a que esta apoyaba el mando único. Al mismo tiempo, integrantes de su gobierno han asegurado que quienes se oponen al dichoso mando único son ignorantes o cómplices del crimen organizado. Ambas afirmaciones deberán probarse.

En este universo de ignorantes o cómplices, cabe el exfutbolista y flamante presidente municipal de Cuernavaca Cuauhtémoc Blanco, quien considera que la imposición del mando único equivale a un “golpe de Estado”. Otro alcalde, Enrique Alonso, de Tlalquitenango, asegura que fue amenazado por el comisionado estatal de seguridad, Alberto Capella, por oponerse al mando único. Más aún, el propio Graco ha señalado que algunas personas cercanas a Blanco son parte del crimen organizado y que el hermano del cantante Joan Sebastian es parte de esa mafia. Ambos personajes han salido a los medios a exigir que se prueben los dichos del mandatario estatal, que nos ha resultado tan boquiflojo como el propio Cuauhtémoc Blanco.

En esta guerra de declaraciones temerarias y confusiones, el gobierno federal sólo ha dicho que apoya a Graco en el tema del mando único. Esto es lógico, el mando único es una propuesta hecha por el presidente Calderón en su momento y retomada por el actual presidente Peña Nieto, pero que no ha logrado concretarse en el Congreso y en la vida real. Curiosamente, todas las chapucerías morelenses podrían estar decidiendo el éxito o el fracaso del famoso mando único. 

Fecha: 
Miércoles, 06 de Enero 2016 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La Simulación... ¿Deporte Nacional...?

Cada cierto tiempo el lenguaje que utilizamos —y que se lee o escucha frecuentemente— cambia. Se modifica, se enriquece, se prostituye. Hay palabras o frases que se usan un montón y ahora se dice que se hacen "virales", lo que quiere decir que se difunden ampliamente en las redes sociales, en las conversaciones entre amigos, entre los artículos y columnas de periodistas prestigiados. Y también se utilizan nuevas expresiones como mar de fondo cuando el oleaje del mar se enfurece.

Palabras como conflicto de interés, impunidad, corrupción, transparencia, rendición de cuentas, narcotráfico, delincuencia organizada se escuchan cada vez con más frecuencia. Falta la palabra simulación, acción que me parece se está convirtiendo en deporte nacional. Existe una gran simulación en este país. Pocas personas —sobre todo en el sector público— hacen su trabajo, se la pasan simulando que trabajan y que cumplen con sus obligaciones. ¿A poco no?

Así, desde el policía de crucero que se la pasa viendo a quién le levanta una infracción —sin dejar de mirar de vez en cuando las piernas de las valientes conductoras— hasta la actuación de los servidores públicos de todos los niveles. Hasta la estratósfera. Se la pasan simulando. Para mí es sorpresa —reconozco mi ignorancia— que es todo un tema y jurídicamente se toca con suficiencia.

Encontré que "En las relaciones jurídicas diarias los seres humanos, realizan una diversidad de actos simulados. Algunos por el simple gusto de mentir otros con relevancia jurídica. En el ámbito de los actos jurídicos, la simulación es muy frecuente. Se usa para engañar a terceros con los más diversos fines: aparentar solvencia o insolvencia económica, defraudar a los acreedores, engañar a un pariente pedigüeño, eludir prohibiciones legales, protegerse contra la delincuencia, evitar herir susceptibilidades, evitar el pago de impuestos, beneficiar a unos hijos antes que a otros, facilitar la realización de ciertos negocios" y así la simulación... ¿llegó para quedarse?

Así pues están "algunos" diputados y senadores que simulan que trabajan y que legislan, cuando muchas veces son despachos que fueron contratados por los interesados en que se promulgue cierta Ley —cabildearon para ello— y las redactaron.

Todo lo anterior lo afirmo por mi experiencia. Cuando nos invitaron a dar nuestra opinión como especialistas en la Industria Hípica, en los foros que organizó la anterior legislatura de la Cámara de Diputados para conocer el estado que guardaban las empresas permisionarias en materia de juegos y sorteos —hasta una Comisión Especial se formó— y luego para enriquecer la nueva Ley de Juegos con Apuesta pues el resultado fue claro: muchas palabras y pocas nueces. Los recursos públicos se gastaron; se escucharon las voces de los expertos y se presentaron ponencias. Al final la Dirección de Juegos y Sorteos contrató un despacho de abogados que redactó la Ley la cual quedó dormida en el Senado sin que se promulgara. Y cuando le pedimos al senador Miguel Barbosa, en ese entonces presidente del Senado una reunión para explicarle el tema, no fue ni para responder a nuestra solicitud. Todo ello efecto de la simulación que padecemos.

Y así puedo enumerar y dar muchos ejemplos. El sistema de las escuelas multigrados y su forma de operar es una simulación como lo expone Maite Azuela en su artículo reciente de El Universal.  

Ahora, hasta acusan a AMLO de utilizar su visita al Papa Francisco para buscar votos simulando su fe cristina. Son simulaciones perfectas los escándalos recientes de las casas: la casa blanca y la otra y la otra... ¿O no?

Otro ejemplo: La integración de la Comisión Mexicana de Carreras de Caballos y de Galgos, A,C. que inventó Santiago Creel cuando era secretario de Gobernación—a través de su amigo Manuel I. Pacheco Hinojosa—. En asociación con la empresa permisionaria del terreno que ahora disfruta las 52 hectáreas del Hipódromo de las Américas (antes CIE ahora CODERE) formaron una simulación perfecta. La Comisión la formó la misma empresa y por años su comisionado presidente fue el mentado señor Pacheco. Ahora el ingeniero Patricio Zambrano Plant se presta al juego y así, alguien tiene un negocio redondo. Y así regulan y vigilan a su conveniencia... mientras la industria hípica va despareciendo.

Un ejemplo más. Las subastas que organiza la Asociación de Criadores de Caballos Pura Sangre en donde se subastan sólo la tercera parte de los caballos inscritos en el catálogo y los otros —los buenos— pues no se ofrecen, queriéndole tomar el pelo a algún incauto que se acerque por allí, todo por la ignorancia, falta de capacidad e imaginación de sus dirigentes que después de años de organizarlas no se han dado cuenta del daño que le han hecho a la industria solo por complacer a la empresa porque a los criadores mexicanos no los benefician. Y así con algún propietario, que bajo diferentes seudónimos ofrece él solo una carrera, defraudando así a los ilusos y escasos aficionados y con la venía de las autoridades reguladoras.

Y la pregunta que tomé prestada de alguna parte es ¿Por qué México sigue metido en un sistema de simulaciones y escarceos que se traducen en leyes de avanzada y reformas constitucionales de primer mundo, pero que se quedan en agua de borrajas cuando se trata de temas trascendentes?

Fecha: 
Miércoles, 21 de Octubre 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Se dice matar

Fue una más de las genialidades del gobierno de Felipe Calderón para hacernos creer que la guerra contra la delincuencia organizada no era tan violenta como todos sabíamos que lo era. De un día para otro la palabra matar fue substituida por abatir, y por todas las que de ella se derivan, en los comunicados de prensa emitidos por las dependencias encargadas de combatir a narcotraficantes, secuestradores, traficantes de personas, extorsionadores y demás criminales organizados en cárteles, bandas o pandillas. En sus discursos, los funcionarios empezaron a decir que tantos delincuentes habían sido abatidos -no muertos- después de enfrentarse a las fuerzas del orden.   

Lo peor del caso es que la trampa verbal fue imitada por la mayoría de los periodistas de todos los medios de comunicación. Por arte de magia, en México se acabaron los criminales muertos para ser substituidos por los abatidos.

Después de leer por primera vez el uso incorrecto de la palabra abatir y de todas las que de ella se derivan critiqué a los comunicadores del calderonato y los acuse de querer manipular al público utilizando un término que no describe en toda su magnitud y violencia el acto de matar a una persona. También me lamenté que la mayoría de los profesionales de la comunicación se sumaran al juego verbal diseñado desde Los Pinos.

Desafortunadamente, el mal uso del término ha continuado durante la administración del presidente Enrique Peña Nieto, creándole esto un serio problema a la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) después de que el 2 de julio pasado el Centro Pro de Derechos Humanos presentara su informe Tlatlaya a un año: la orden fue abatir. En dicho informe se incluye copia de las órdenes giradas al teniente que iba al frente de los soldados involucrados en esta supuesta ejecución extrajudicial en donde se lee que “Las tropas deberán operar de noche en forma masiva y en el día reducir la actividad a fin de abatir delincuentes en horas de oscuridad, ya que el mayor número de ilícitos se comete en ese horario”.

La SEDENA ha negado que al teniente se le hubiera ordenado matar a alguien. Es más, en la misma copia de las órdenes que hizo pública el Centro Pro también se lee que “Las operaciones deben realizarse con estricto respeto a los derechos humanos, evitando cateos sin orden de la autoridad judicial, así como el traslado de detenidos al interior de instalaciones militares”.

Sin embargo queda ahí anotada la palabra abatir, que desde hace unos años para el gobierno es sinónimo de matar.

Una nueva prueba de que para las autoridades de nuestro país la palabra abatir es igual a matar la aportó ayer el Grupo de Coordinación Tamaulipas, el cual mediante un comunicado de prensa informó que “elementos de Fuerza Tamaulipas fueron agredidos por civiles armados en el municipio de Río Bravo, cuando realizaban reconocimientos terrestres. Al repeler el ataque, abatieron a nueve de los delincuentes, que aún están sin identificar… Los policías estatales repelieron el ataque y abatieron a nueve de los delincuentes, ocho de los cuales quedaron sin vida en diferentes puntos del referido ejido, mientras un noveno fue encontrado muerto en el interior de uno de los vehículos”.

¿Abatieron? Se dice mataron.

¿Abatir? Se dice matar.

¿Dudas sobre el significado de abatir? Ve a http://buscon.rae.es/drae/srv/search?id=mzPqJvd7kDXX2aMdwshW

Foto: regeneracion.mx

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 27 de Julio 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Redaptación social: asignatura pendiente

Ciertamente, la escandalosa segunda evasión de Joaquín “El Chapo” Guzmán  es uno de los temas que en estos momentos acapara la atención de la opinión pública, pero lejos de abonar a la controversia sobre el caso, dedicaremos este espacio a reflexionar sobre  una de las grandes carencias de nuestro aparato de justicia: el sistema penitenciario y sus múltiples fallas.

Por supuesto que la fuga del Chapo no es un asunto menor, pero poniéndolo en perspectiva, representa un eslabón más en la penosa cadena de fracasos que representa nuestro sistema penitenciario.

Durante la recta final del gobierno de Felipe Calderón, entre 2010 y  2012, en distintas cárceles del país se vivieron episodios igual de vergonzosos, y que hasta el momento no han sido esclarecidos a cabalidad: las fugas masivas de reos en penales de mediana y máxima seguridad en el país.

Si bien se ha señalado que dichas fugas masivas fueron consecuencia de la guerra intestina entre grupos del crimen organizado, que efectuaron dichas maniobras para “recuperar” personal para sus actividades delictivas, lo cierto es que dichos acontecimentos evidenciaron la fragilidad de los protocolos de seguridad en los penales del país.

Como es sabido, al interior de las cárceles en México se presentan todo tipo de situaciones anómalas; se efectúa todo tipo de comercio ilegal y en el caso de las cárceles estatales, se ha exhibido de manera reiterada el trato privilegiado que reciben algunos internos, que prácticamente operan sin problema sus actividades delictivas desde el interior de las prisiones.

Suena como algo muy trillado, pero la realidad es que las cárceles mexicanas son verdaderas “universidades del crimen”. La mayor parte de las personas que caen en una correccional o un reclusorio por vez primera, se convierten en delincuentes reincidentes. En las cárceles mexicanas se aprende a extorsionar, a traficar, a cometer secuestros y a organizar bandas criminales.

¿Qué garantías puede ofrecer a la sociedad mexicana un sistema penitenciario incapaz de inducir a quienes delinquen a una efectiva readaptación social?

La lamentable realidad es que nadie en sus cabales puede afirmar que el sistema carcelario en México es funcional.

Las cárceles mexicanas son inseguras; en muchas de ellas existe el problema de la sobrepoblación, sus protocolos de seguridad son débiles y la corrupción forma parte de la vida y relación cotidiana entre internos, custodios y autoridades. En las cárceles estatales y de mediana seguridad persisten las prácticas de autogobierno y la escasez de oportunidades concretas de reinserción social provoca que quienes egresan de las cárceles puedan caer fácilmente en la reincidencia delictiva.

El asunto es complejo si a ello sumamos el enorme costo económico que representa mantener operando ese monstruo de mil cabezas que es el sistema carcelario. Vaya paradoja: anualmente los mexicanos destinamos millonarias sumas de nuestros impuestos a sostener el resguardo de quienes lastiman a la sociedad.

La reestructuración profunda del sistema penitenciario es un asunto en el que la nueva legislatura federal debe trabajar de manera urgente y comprometida. Ojalá y nuestros sacrificados Padrotes de la Patria dejen de lado sus intereses de partidos, grupos y mafias, para ponerse a trabajar de manera clara y comprometida en temas como éste, que no son de la mayor popularidad, pero que forman parte de una agenda social que por décadas se ha dejado pendiente.

Imagínese usted la remota posibilidad de que el gobierno federal pudiera echarle el guante encima a todos los “malosos de malolandia”…¿dónde resguardarlos? ¿a qué costo?

…¿Verdad que no está fácil?

_________________________________________________________

SOUNDTRACK PARA LA LECTURA:

Johnny Cash (Estados Unidos) “Folsom Prison Blues” 

Miguel Ríos (España) “El rock de la cárcel” 

Thin Lizzy (Irlanda) “Jailbreak”  

Autor:

Fecha: 
Jueves, 16 de Julio 2015 - 19:00
Redes sociales: 
1

Columnas:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Érase una vez en la SEP

Corría el año 1958 cuando la política pública del libro de texto gratuito y obligatorio en México se gestaba durante el gobierno de Adolfo López Mateos con Jaime Torres Bodet al mando de la Secretaría de Eduación Pública. En 1959, nuestro país vió nacer la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos y finalmente, el 1° de septiembre de 1960, millones de niños y niñas a lo largo y ancho del territorio nacional recibieron por vez primera sus libros de texto que les permitiría complementar su eduación basica de manera homogénea; logro alcanzado gracias a la previa intención de llevar la eduación básica a todos los rincones del país del inolvidable José Vasconcelos décadas atrás.

Ciertamente, esta histórica acción de gobierno benefició a la economía doméstica de millones de familias. Sin embargo, comenzó una lucha constante derivada de la inconformidad por parte de autores, fabricantes y distribuidores de libros ante el absoluto e impositivo monopolio editorial y también por parte de los padres de familia a quienes se les violó su derecho de elegir los textos que deberían utilizar sus hijos. Como sucede cotidianamente: las decisiones del gobierno benefician a unos y perjudican a otros.

La historia escolar, como en tantos otros países, ha estado impregnada de patriotismo y nacionalismo (un ejemplo extremo es Corea del Norte). Una clara muestra de ello en nuestro país, es pensar en los siguientes casos:

  1. Si cuando llega el día del “Grito” en punto de las 11:00 hrs. exclaman a todo pulmón “¡Vivan los héroes que nos dieron Patria y Libertad…Viva México!”.
  2. Si cuando al ver un mexicano o mexicana subir al podio con medalla de oro en algún evento deportivo internacional se les inflama el pecho y hasta se les salen las lágrimas al escuchar el himno nacional.
  3. Si cuando viajan al extranjero portan la bandera tricolor a diestra y siniestra.

Si alguna vez en su vida han experimentado lo anterior, siento decirles que ustedes también han sido víctimas del sistema pragmático diseñado para programarnos patrióticos y nacionalistas que aprendimos en gran medida gracias a los instrumentos didáctivos con lomo, portada, contraportada y páginas, mejor conocidos como libros de texto otorgados por nuestra “flamante” Secretaría de Educación Pública.

Las fallas de la SEP siempre han existido; basta con destacar algunos penosos episodios en la publicación de estos materiales didácticos:

Ustedes recordarán la nota roja por allá de noviembre del 2013, que a todos indignó, referente a los 117 errores ortográficos en los contenidos de los libros de texto gratuitos impresos en 2012, todavía en la administración de Felipe Calderón, pero que fueron distribuidos en 2013 en el gobierno de Enrique Peña Nieto. Como era de esperarse, se culparon los unos a los otros sin determinación oficial de culpable alguno.

A los ojos de muchos, ambas administraciones son culpables por su evidente nulo control de calidad de los textos en sus procesos de edición, impresión y distribución. No olvidemos que el “detallito” nos costó a todos los mexicanos nada más $14.2 millones de pesos.

Otros desaciertos han sido el rechazo dirigido al libro de Ciencias Naturales por su contenido de educación sexual. Y al de Ciencias Sociales por considerarlo de orientación pro socialista en los años 70.

Durante los sexenios de Ernesto Zedillo y Vicente Fox el libro de Ciencias Naturales para quinto año otra vez fue criticado por el contenido sobre la reproducción humana.

Para el curso que se inició en septiembre de 2012 los textos de historia no incluyeron a la Conquista ni la Colonia.

La realidad es que la SEP ha estado en el ojo del huracán un sinfin de veces. El asunto de la reforma educativa con los “maestros”, sus protestas absurdas y sus “aviadores”, es el más escandaloso caso sin resolver de esta institución y de su titular en turno Emilio Chuayffet Chemor, quien es un verdadero elefante blanco andante que no sirve para nada pero ¡ah como nos cuesta dinero!

Cada error cometido por la SEP año con año queda impune sea quien sea el titular o ¿acaso sabemos de alguien que haya pagado multas o esté pagando sentencias por el tremendo gasto por errores en los libros? ¡No! Lo lamentable es que los únicos que pagan los platos rotos han sido, son y seguirán siendo nuestros niños y niñas en espera de una educación de calidad que, siendo realistas, se ve todavía muy lejana.

En contraste, no quisiera finalizar este artículo sin antes comentar algo de todos aquellos gratísimos recuerdos vividos en mi escuela primaria. Cómo olvidar aquellos trabalenguas, canciones, cuentos y refranes contenidos en los libros de lectura correspondiente a mi generación:

“Pepe pecas pica papas con un pico (…)". Trabalenguas

“Cu-cú cantaba la rana, cu-cú debajo del agua (…)". Canción Popular

Seguramente muchos de ustedes sonrieron al leer las líneas anteriores y muchos recuerdos de su niñez vinieron a su mente. Y, al decir verdad, si éstos libros cumplían o no con el contenido pedagógico deseable que dictaban los estándares internacionales, lo cierto es que de chiquillos nada de eso nos importaba; nos hicieron echar a volar nuestra imaginación con sus fabulosas ilustraciones de mil colores

_____________________________________________________________

Fuentes:

http://www.sinembargo.mx/13-02-2012/148509

http://www.excelsior.com.mx/nacional/2013/11/22/929877

http://www.conevyt.org.mx/cursos/cursos/mexico/contenidos/recursos/revis...

http://www.scielo.org.mx/scielo.php?pid=S1405-66662013000400008&script=s...

 

 

Fecha: 
Martes, 14 de Julio 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Destape anticipado. Margarita Zavala, negocios de familia. Nepotismo y tráfico de influencias

Sin lugar a dudas, no podemos iniciar el tema de hoy, sin que mencionemos lo que señaló el ex Presidente José López Portillo, “lo peor que puede pasarnos, es convertirnos en un país de cínicos”, sumándose a ésta, lo que en un comentario generalizado surgió, “después de Vicente Fox, cualquiera quiere ser Presidente”.

Esto viene a colación en lo declarado en días pasados por Margarita Esther Zavala Gómez del Campo, que buscará la Presidencia de la República en 2018, “por un gobierno que dignifique la política y el México que merecemos”. Esto fue a través de un video, donde externó: “He decidido que en los tiempos que señala la ley electoral, buscaré la Presidencia de la República. Construir de la mano de la ciudadanía un proyecto nacional que congregue a panistas, pero también a quienes han votado por otras alternativas políticas y a quienes han dejado de creer en los partidos políticos como buen instrumento de nuestra democracia”.

En un país con libertades como México, esto no llamaría la atención de haber sido, sin menospreciar a nadie, cualquier otro ciudadano que ejerciera su derecho. Pero al tratarse de la esposa de un expresidente de la República, es diferente.

Necesario conocer quién es y que ha hecho: Nació en la ciudad de México y es la quinta de siete hermanos. Está casada con Felipe Calderón Hinojosa, tiene tres hijos: María, Luis Felipe y Juan Pablo. Abogada por la Escuela Libre de Derecho. Desde 1990 ha alternado su labor política con el trabajo en diversos bufetes jurídicos, así como la docencia en la materia de Derecho a nivel de preparatoria.

Fue Diputada Local en la Asamblea de Representantes del Distrito Federal (1994-1997) y Diputada Federal a la LIX Legislatura (2003-2006), donde fue nombrada Subcoordinadora de Política Social del Grupo Parlamentario del PAN. En el Partido Acción Nacional se desempeñó como Directora Jurídica del Comité Ejecutivo Nacional (1993-1994) y Secretaria Nacional de Promoción Política de la Mujer de (1999-2003). Es consejera Nacional del PAN desde 1991.

Al finalizar el sexenio de su esposo Felipe Calderón, se fueron a radicar a la ciudad de Boston, en los Estados Unidos. A su regreso pretende reactivar su actividad política intentando ser candidata a diputada por la vía plurinominal, pero es rechazada, quedando fuera de los primeros 15 lugares del listado del Partido Acción Nacional a la Cámara de Diputados. Al ser rechazada, declara: ‘“Me gustaría ser candidata a la presidencia de Acción Nacional, un partido que conozco, y que ha visto mi militancia y que ha sido testigo de cómo me he conducido en la vida política del país, dentro del PAN y fuera del PAN”, lo cual tampoco logró, y es entonces cuando va por la tercera alternativa.

Y si bien Margarita Esther Zavala Gómez del Campo, está en todo su derecho de buscar ser candidata a la Presidencia de la República, es importante que la ciudadanía conozca que han hecho quienes la rodean, su familia directa, para evaluar y preguntarle, ¿qué opina al respecto?.

Se presentó un firme señalamiento en contra de su hermano Diego Zavala Gómez del Campo, por los beneficios económicos recibidos, gracias a negocios con dependencias gubernamentales vinculadas al paso de Felipe Calderón por el Gabinete del sexenio del cambio, además de importantes niveles de evasión fiscal por parte de las empresas que representa.

Pero no solo se trataba de las empresas de las que son socios por lo menos tres hermanos de Margarita Esther Zavala Gómez del Campo, que tuvieron un crecimiento en sus ingresos, por contratos con dependencias de Gobierno, inclusive que la propia Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra) consideró irregulares, dado que entre cientos de empresas relacionadas con el desarrollo de software, de comercialización e infraestructura a nivel nacional afiliadas al organismo, se dieran crecimientos tan rápidos como el de la empresa Hildebrando, ligada a la familia Zavala Gómez del Campo. De igual manera, Juan Ignacio Zavala, hermano de Margarita, fue colocado en el grupo español Prisa.

Sumándose a ello, el caso de su primo, Javier Arrigunaga Gómez del Campo, quien fue el primer director del Fondo Bancario de Protección al Ahorro (Fobaproa). El señor Arrigunaga firmó los pagarés originales de ese enorme fraude, debido al cual el país quedó endeudado por cientos de miles de millones de pesos, que estamos pagando los mexicanos sin deber nada. Javier Arrigunaga, fue enviado a París, después de la misión cumplida en el Fobaproa, como embajador ante la OCDE y más adelante ubicado en un alto cargo ejecutivo en Banamex.

Mariana Gómez del Campo Gurza, sobrina de Margarita, le dejó la dirigencia del PAN-DF y acabó con él. Su hermano, Pablo Gómez del Campo Gurza, fue nombrado titular de la Dirección General de Prevención de Operaciones Ilícitas, de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores; falleciendo en abril de 2012, mientras jugaba tenis en Ixtapa, Guerrero. Otro de los hermanos de Mariana, Luis Gómez del Campo Gurza, recibió importantes beneficios, pues el Grupo, para el que trabajaba como director de finanzas, le vendió a un precio oneroso, pipas a Pemex.

Carlos Felipe Castañeda Gómez del Campo, su primo, en diciembre de 2006 fue nombrado en un alto cargo del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Marcia Matilde Altagracia Gómez del Campo Tonella, otra prima de Margarita, se vio involucrada en el escándalo del incendio de la guardería ABC de Hermosillo, Sonora, que, en junio de 2009, dejó 49 niños muertos. Con todos estos antecedentes ¿habrá confianza para que Margarita sea candidata?

Fecha: 
Viernes, 19 de Junio 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1