Se encuentra usted aquí

familia

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Las pequeñas cosas: ¡Vida!

“Advertir la vida mientras se vive, alcanzar a vislumbrar su implacable grandeza, disfrutar del tiempo y de las personas que lo habitan, celebrar la vida y el sueño de vivir, ése es su arte.” – Doménico Cieri Estrada / Escritor mexicano

Esta es otra colaboración especial y lo será por muchos años más no sólo porque quedará guardada en algún lugar de la inmensa Internet sino porque quedará guardada en mi biografía como el momento más especial y coyuntural en mi vida. Hoy, jueves 16 de mayo del año 2019, quien suscribe la presente cumple 40 primaveras (o en palabras de un entrañable amigo: es mi cuarta transformación) y en medio de una contingencia ambiental, el fin de lo que ha sido el peor negocio de mi existencia (al menos, en parte), la demencia de mi padre y la recuperación lenta pero segura de la fractura de cadera de mi madre; entre otras cosas, la vida se sigue abriendo camino y me demuestra que por cada minuto en el que puedo respirar en este mundo contaminado, caótico y del revés hay una alegría que me permite celebrar; como hoy, que es mi cumpleaños y que me puedo tomar una pausa (en realidad quería decir respiro pero queda fuera de lugar por obvias razones atmosféricas).

Y es que el aniversario propio sólo me sirve de pretexto para habar de la vida no en su significado biológico únicamente sino en el sentido que le ponemos cada uno diariamente al levantarnos porque ya estamos aquí y de nosotros depende que la estancia sea satisfactoria o frustrante a pesar de los alti bajos que tiene la existencia porque la misma naturaleza nos demuestra que un día estamos a punto de morir exterminados por partículas contaminantes (radicalmente expresado) y al otro, una tormenta nos sorprende como si la tierra supiera lo que necesita (así como nuestro cuerpo biológico). Como especie humana, somos fuertes y adaptables a los cambios pero a veces, sucumbimos a las pendientes, nos derrotamos, nos vencemos y nos escondemos en un oscuro rincón presas del miedo, la inseguridad y la incertidumbre; lo cual se traduce en pura falta de fé en nosotros mismos y en el maravilloso ciclo natural de la vida que nos pone justo en el momento preciso para aprender, para crecer, para hacernos más fuertes aunque parezca que hemos sido aplastados por el mismísimo Hulk en persona preso de una furia incontrolable.

La vida es una celebración diaria por el simple hecho de poder respirar y todo lo demás, cada sentido (vista, oído, gusto, tacto y olfato) es un milagro para quien lo posee e incluso, para quien carece de alguno de ellos, es una fortaleza que lo impulsa a levantarse y seguir adelante. No importa si la celebración es a lo grande y por todo lo alto o en la intimidad, en la flor que encontramos a nuestro paso o en el canto de un pájaro o en las nubes que forman inmensos dragones o en la sonrisa de un niño, lo importante es celebrar ¡Que hay vida, que somos vida! Porque sólo tenemos una y porque no hay vuelta atrás en la carrera de la existencia, porque la inercia es ir hacia adelante y nunca hacia atrás, porque lo aprendido ahí se quedará para siempre pues como dice el dicho: lo que bien se aprende nunca se olvida y lo que queda guardado en la memoria es el último tesoro y el único recurso que tenemos en la vejez cuando empezamos a hacer el recuento de lo que ha sido nuestro paso por este mundo, de las huellas que hemos dejado y de las huellas que nos han dejado, de las heridas y las cicatrices, de los triunfos y los fracasos, de los acreedores que tenemos o de los benefactores que tuvimos.

Cada día es digno de celebración porque estamos en este mundo para disfrutar la vida minuto a minuto y construimos a cada momento una historia única e irrepetible: la propia.

¡GRACIAS VIDA!

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 16 de Mayo 2019 - 13:45
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Jueves, 16 de Mayo 2019 - 16:00
Fecha C: 
Viernes, 17 de Mayo 2019 - 05:00
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¡Aquella Nochebuena!

Era costumbre que en las tardes previas a Nochebuena mis primas y hermanos nos reuníamos en mi casa. Nos sentábamos frente a un aparato de radio de paredes de madera de cedro, marca “Universal”, de esos que para que mejor se escuchara había que insertar uno de sus alambres en un botecito lleno de tierra mojada.

 Esperábamos ansiosos que el reloj marcara las siete de la noche para sintonizar la estación XENT y escuchar nuestro programa favorito dirigido por la locutora Margarita King; ella leía las cartitas que los niños enviábamos al “viejito de las barbas blancas” pidiéndole que nos trajera los juguetes preferidos.

Aquella Nochebuena, tan tardía que nos pareció por fin llegó. Con toda antelación el grupito formado por mi tía, mi madre y la señora María se abocaron a las tareas de preparación de la tradicional cena. María tenía ya tiempo de laborar en mi casa, y preparó “Tamales estilo San Bartolo”, su pueblito natal.

Mi tía Rosy  cocinó unos antojadizos “Buñuelos”; mi madre confeccionó los “Chimangos pero no podía faltar el “Champurrado”. Se prepararon los “Calientitos”,  que los adultos acostumbran agregarle una copa de tequila.       

Aquella Nochebuena, nuestro árbol navideño, desde luego que no podía compararse con un “Abeto Siberiano” pero nos parecía bonito.

Aquella Nochebuena llegaron temprano el tío Rodrigo y la tía Rosita. Mis primas ya estaban en mi casa desde la tarde. Él, un hombre alto y fortachón; ella, de talla mediana, regordeta figura y algo regañona. Mi madre, hermana de ella era tranquila y poco comunicativa, en cambio mi padre era un ser muy sociable, pero en lo general se llevaban bien entre los cuatro, aunque algunas ocasiones mi tía recriminaba al tío, como sucedió esa noche: “Apenas llevas dos copas y ya estás escandalizando. ¡Hombre imprudente!

Los concuños-compadres seguían jugando al póker, saboreando unas copas de tequila entre chupetes de limón con sal, después de ingerido el trago, interrumpiendo momentáneamente el juego para contarse una broma y carcajearse a todo pulmón, mientras el par de hermanas bebían lentamente una copita de “Rompope”.

El bailazo con el radio “Universal” estaba en su apogeo, cuando a la puerta llamó Jovita la vecina: “¡Ya viene el barco, ya viene arribando el barco!”.

Mi tío y mi padre salieron en el carro de éste rumbo al muelle, que distaba unas cuantas cuadras.

Gritos de júbilo lanzaban los señores que se posesionaron en el muelle, observando a lo lejos las tenues luces de una embarcación. Poco a poco la luminosidad fue incrementando su intensidad… Se apreciaba una luz verde a la izquierda y roja a la derecha. ¡No cabía duda, aunque distante, ese barco venía navegando rumbo al puerto!

Aquella Nochebuena la luna brillaba en cuarto menguante y, las titilantes estrellas se asomaban a ratos entre las nubes viajeras; vestigios quizá de la recién pasada tormenta que azotó el puerto de San Diego, California, muy comunes  a partir de noviembre en esa región. Por esa causa el barco se retrasó casi una semana, pues se dificultaron considerablemente las maniobras de embarque de mercancías

          -Hic ¡Un farolazo pa’l méndigo frío, compadrito! –dijo el tío Rodrigo.

Y uniendo su voz a la acción, sacó del bolsillo interior de su chamarra de cuero una anforita de tequila y se la ofreció a mi padre.

          -Compadre –expresó mi papá- ¿Qué barco es el que está por atracar?

          -El “Korrigan IV,  está más viejo que yo y el conejo de la luna juntos.

Un Oficial de Puerto que escuchaba se acercó sonriente, diciendo:

-Señores, por si les interesa saber, ese barco fue construido a principios de 1900 en Flesburgo, Alemania. Durante la Primera Guerra Mundial perteneció a la flota de la “Armada Alemana Imperial”. En aquella época se llamaba “M-147”… El informante se disculpó y se alejó corriendo para recibir al barco que empezaba a atracar.

Aquella Nochebuena eran casi las diez de la anoche cuando los estibadores empezaron a descargar… los concurrentes preguntaban angustiados, casi exigiendo, si acaso habían llegado las manzanas “Red delicius”. El destinatario de la mercancía era la negociación “Ruffo Hermanos”. Sus propietarios se dieron  cuenta de la situación; no podían llevar el cargamento de manzanas a la tienda,  pues ésta ya había cerrado y los empleados estaban en casa departiendo con su familia, además el día siguiente sería de asueto.

¿Quién les compraría manzanas después de Nochebuena y Navidad? Se hicieron formar cinco largas filas a lo largo del muelle para regalarles el apreciado fruto: ¡Diez manzanas por cabeza!, ordenó el gerente a los estibadores que gustosos ayudaron en el reparto, y los beneficiados se las llevaron a casa en los bolsillos y otros en el sombrero. Cuando regresó el tío y mi padre les arrebatamos las “Red delicius”. Pasada la medianoche, en incipiente Navidad, después de fervorosos abrazos los tíos y las primas retornaron a su casa.

Aquella Nochebuena, todo el pueblo de La Paz, Baja California Sur, estuvo a punto de festejar sin manzanas; no fue así, ¡pero por poco y sucede! Jamás olvidaré esa fecha; fue un lunes 24 de diciembre de 1956.

Autor:

Fecha: 
Miércoles, 19 de Diciembre 2018 - 14:05
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Miércoles, 19 de Diciembre 2018 - 16:20
Fecha C: 
Jueves, 20 de Diciembre 2018 - 05:20
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Chabelo

A causa de una enfermedad renal, durante el año 1963 tuve que pasar un par de meses en cama. Para que dicho período transcurriera más rápidamente, mis padres colocaron sobre una mesita junto a mi cama una pequeña televisión portátil, una modelo T102 de la marca Admiral, cuya pantalla era de apenas 10 pulgadas, medida diagonalmente. Para captar la señal de las tres estaciones de televisión que en aquel entonces podían verse -2, 4 y 5- era necesario mover de un lado a otro las dos antenas llamadas “de conejo”.

Muchas fueron las tardes en que me divertí viendo el programa cómico que juntos realizaban Ramiro Gamboa (1917-1992) y Xavier López Rodríguez, conocidos como El Tío Gamboín y Chabelo.

Sobre la relación de ambos artistas, en www.gentepv.com/contratacion_de_chabelo.html puede leerse lo siguiente:

“El joven Xavier siempre estaba en los ensayos de los teleteatros y siempre había un actor que no llegaba, entonces a él le tocaba leer los papeles de los actores que faltaban", recuerda el conductor. Papeles que, curiosamente y contrario a lo que ha hecho la mayor parte de su vida, eran de ancianos.

“Tiempo después conoció a una pareja de actores que era muy famosa en aquel entonces, “Panseco y Gamboa”, así que comienza a trabajar con ellos. Panseco se dedicaba a la radio y Gamboa a la televisión, así que Chabelo siguió a Gamboa y se convirtió en su ayudante general. Gamboa es a quien las nuevas generaciones conocimos como el “Tío Gamboín”, y fue precisamente gracias a la oportunidad que le dio este señor que nació Chabelo.

“Un día me dijo Gamboa: ‘yo te vi hacer un sketch como un niño y yo tengo mucho material de chistes de niños’; porque él compraba libros de esos donde se recopilan muchos chistes y escogió el que hice la primera vez a su lado (de Gamboa); era un chiste donde el autor del libro le puso a ese niño Chabelo, en ese momento que yo hice ese personaje o ese chiste y si a mí alguien me hubiera dicho “esto lo vas a platicar dentro de 45 años”, hubiera dicho que estaba loco, yo ni por aquí pensé que ese personaje iba a trascender”, ha contado Xavier. "Pero trascendió”.

Gamboa y López formaron su pareja cómica desde mediados de la década de los 50 y cuando me tocó verlos, en 1963, el primero interpretaba el papel del papá del niño Chabelo. Recuerdo vagamente que Gamboín regañaba continuamente al niño por las travesuras que hacía y que éste lloraba cuando su papá lo regañaba y le jalaba la oreja. No guardo más detalles del programa en mi memoria pero es indudable que ambos personajes me hicieron reír y alegraron los días en que estuve enfermo. Todavía hoy el recuerdo de ambos me hace sonreír.

No volví a ver muchos programas de Chabelo o Gamboín después de ser dado de alta por el médico nefrólogo que me atendió en 1963. Dejé de ser el niño que los disfrutó y me convertí en el estudiante de preparatoria más interesado en otros asuntos que las travesuras del niño Chabelo y los corajes que le causaba a su papá.

Poco después de que disfrutara de Chabelo y Gamboa, la pareja se disolvió. El Tío Gamboín continuó su carrera en el Canal 5 como locutor, presentador de programas infantiles y caricaturas y murió el 29 de diciembre de 1992, pocos días después de cumplir los 75 años de edad. Chabelo inició, el l6 de diciembre de 1968, cuando tenía apenas 33 años de edad, su exitoso programa dominical En Familia con Chabelo, el cual después de divertir a dos generaciones de mexicanos concluirá sus transmisiones el 20 de diciembre entrante.

Millones de mexicanos debemos darle las gracias a Chabelo por habernos hecho reír. A mí me hizo feliz cuando más lo necesité.

Gracias, Chabelo.

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 30 de Noviembre 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

​La Otra Cara de la Moneda: Padres Solteros

Un día cualquiera en la oficina -"¿Alguien ha visto a Diego?"- pregunta proveniente de tres personas diferentes: la secretaria del jefe, la contralora y la recepcionista que atendía a un proveedor impaciente que preguntaba por él en la recepción.

-"Tuvo que irse de urgencia, su pequeña hija sigue con resfriado"- alguien en la oficina respondió. Si, Diego tuvo que salir de la oficina otra vez porque Doña Rosa, su vecina, no podía seguir cuidando a la creatura por un resfriado que había empeorado, le aconsejó que la lleve al médico. Una bebé tan pequeña es frágil, vulnerable y deben prestarle la mayor atención para que no resulte en una infección grave de las vías respiratorias.

Lily era una lindura, regordeta y encantadora, con sólo ocho meses de edad y desde hacía tres residía bajo el cuidado de Diego, su papá.

La pareja de Diego hacía poco tiempo se había ido de la casa. Conoció a alguien en el gimnasio donde cotidianamente acudía para esculpir su figura después del parto. Ella era la típica mujer que no soportaba los kilos de más que el embarazo como un molesto remanente afecta a la mayoría de las mujeres. En realidad, nunca superó el hecho de convertirse en madre en la flor de la edad, miraba con espanto el aumento de peso, las estrías, la libertad trunca, el compromiso que implicaba todo aquello, siempre consideró el hecho como un “error”.

Diego, un hombre de 27, contador de profesión, no comprendía cómo había elegido a alguien tan egoísta como compañera de vida. A nivel personal quedó devastado no sólo por caer en la cuenta de que la mujer que amaba lo había abandonado para irse con otro, sino porque su pequeña hija se había quedado sin madre, -"¿qué madre hace algo así?, las hay… y yo estuve casado con una"- constantemente se reprochaba.

Como todo padre primerizo, no tenía idea de cómo cuidar a un bebé. La costumbre de vivir solo desde los 18 años cuando tuvo que partir de casa y mudarse a la gran ciudad para continuar con sus estudios universitarios, nunca le prepararon para esta etapa de su vida: la de padre soltero.

Pañales, biberón, vacunas… de pronto su vida se vio demasiado complicada. Situación que empeoraba por lo demandante de su actividad laboral y sin una pareja con quien compartir las tareas. Aquellos fueron los tiempos más difíciles en la vida para Diego.

Doña Rosa, su vecina, una señora de unos sesenta años de apariencia no muy dulce, al verlo tan atareado asintió a cuidar a su creatura mientras encontraba una buena niñera, porque las únicas guarderías de su vecindario eran afiliadas al IMSS. El calvario sólo había comenzado.

Diego trabajaba para una empresa transportista y llevaba la contabilidad del consorcio, no podía quejarse: un sueldo decente en un país con una economía emergente. Entre las prestaciones que la empresa ofrecía estaban las de ley; eso incluía cobertura del IMSS. Cualquiera podría pensar que conseguir una guardería para su pequeña hija sería algo sencillo, no debería existir problema. Por el contrario, Diego enfrentó la inoportuna negativa al intentar inscribir a Lily en una guardería dependiente del Instituto Mexicano del Seguro Social.

-"¿Cómo Señorita? ¿Pero…por qué? traigo mi “hoja rosa” mire aquí está, esto avala mi afiliación"- argumentaba Diego en tono desesperado con su bebé acurrucada en su brazo derecho y con la enorme pañalera colgando de su brazo izquierdo.

-"Disculpe Señor, si la persona que solicita la inscripción no es la madre o la abuela, no podemos hacer nada por usted"- replicó la recepcionista.

Sí, Diego se enfrentaba a un tipo de discriminación casi desconocido en un país machista como México: la violación de sus derechos como un padre que solicita la prestación de guardería para su hija por la única y exclusiva razón de no ser mujer.

Las anécdotas de padres solteros van desde los casos de Diego, como el de Octavio, un joven al que le impedían entrar a los festivales escolares del 10 de mayo con el argumento de que es una celebración sólo para ellas.

Juan Martín Pérez, presidente de la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM), lamenta la ironía de que los padres solteros sean víctimas de la cultura machista.

“Las leyes en México y la cultura apunta a que el rol de cuidado sea para la mamá. Esto deja al papá en una situación de libertad en la mayoría de los casos, pero también en desventaja cuando hay situaciones en los que ellos salen a dar la cara por los hijos. Se necesitan políticas públicas a favor de la diversidad familiar para poderles dar respuesta como familias y dejar a un lado el término singular de ‘familia’, porque hay muchas y muy diversas”, asegura.

El caso de Diego y su hija es parte de las estadísticas del INEGI y del Consejo Nacional de Población (CONAPO). Que revelan que de los 796 mil hogares mexicanos encabezados por un papá, 259 mil son separados o divorciados, 42 mil sufrieron alguna situación de abandono y 495 mil son viudos.

En Estados Unidos por ejemplo, hace ya casi 9 años los padres solteros eran según la oficina de censos de este país 2,1 millones.

En el Distrito Federal, según la Ley de Igualdad Sustantiva entre Hombres y Mujeres, los trabajadores que se conviertan en padres pueden acceder a una Licencia por Paternidad Responsable de 15 días naturales; sin embargo, esto aún no es suficiente. En México se destina menos del 1% del Producto Interno Bruto a programas que incentiven el desarrollo familiar, el promedio en los países que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), es del 7%, explica el maestro Cándido Pérez, investigador de Think Action Development (TAD).

“Falta que las empresas expidan por igual los permisos para que un padre pueda ausentarse una horas del trabajo para ir a las juntas escolares, por ejemplo”, dice.

Como podemos observar, el creciente número de padres solteros en nuestra sociedad son parte de la otra cara de la moneda respecto a los problemas de equidad de género. Hay mucho por hacer para que las leyes amparen a los padres solteros tal como amparan a las madres en solitario. A veces, al hombre también le toca perder, no sólo por convertirse en padre soltero si no por enfrentar transgresiones a sus derechos y a los de sus hijos en diversas instituciones públicas por el simple hecho de ser hombre. 

_____________________________________________________________                                     

Fuentes

http://www.excelsior.com.mx/nacional/2015/09/16/1046124

http://archivo.eluniversal.com.mx/notas/930074.html

http://www.eluniversal.com.mx/articulo/nacion/sociedad/2015/07/19/en-mex...

http://lasillarota.com/ser-papa-soltero-es-un-reto-en-mexico#.Vgs8MPmqqkq

http://www.oem.com.mx/elsoldepuebla/notas/n3426227.htm

Fecha: 
Lunes, 26 de Octubre 2015 - 18:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

AMLO sería un perfecto presidente de la República

Desde el mes de agosto, el periodista Federico Arreola, antiguo fan de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), especuló sobre la salida de Martí Batres de la dirección formal del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA). Recién bajado del avión que nos lo regresó de Europa, AMLO confirmó ayer que en efecto se va Batres.

No se trata de un desencuentro entre el dueño del partido y el líder formal, sino de un relevo programado, pero es interesante vincular ambos hechos: el viaje de López a Europa y el relevo en MORENA. Siguiendo con Arreola, este veía a tres personajes que podrían sustituir a Batres: Andrés Manuel López Beltrán, el hijo del caudillo, Clara Brugada y Héctor Vasconcelos. Sería difícil suponer que López Obrador se decidiera por su hijo para la dirección de su partido; el daño a su imagen podría ser determinante para 2018 y aunque muchos de sus detractores han acusado que MORENA es una especie de empresa familiar, tal decisión sería un error grave.

Si llega Clara Brugada, quien ha sido diputada y delegada en Iztapalapa, sería indicativo de que al partido se le quiere dar un perfil más agresivo, más duro. Brugada es una luchadora y lo ha sido en cada uno de sus cargos. Es superior a Batres en varios aspectos y tendría más notoriedad que este. Su llegada sería una señal de que el partido está en pie de guerra para el 2018. El tercer postulado es otra cosa. Héctor Vasconcelos fue candidato a la delegación Miguel Hidalgo, pero antes de eso ha sido un diplomático de carrera, se le tiene por hombre culto (cualquier cosa que esto signifique) y le daría al partido otro perfil. Cierto es que, quede quien quede, AMLO seguirá mandando y dando la línea, pero la llegada de una u otra persona sería significativa.

Ya sea que llegue Vasconcelos u otro personaje similar, esto significaría que AMLO ha entendido que debe cambiar para ganar la presidencia. Su viaje a Europa, con medallita al Papa incluida, también fue un guiño a la comunidad internacional de que no piensa ser una segunda edición de Chávez o Tsipras. Si Ollanta Humala cambió para ganar la presidencia, ¿por qué no pensar que el líder real de MORENA lo puede hacer?

AMLO no es enemigo de la iniciativa privada; no lo ha sido nunca. Tampoco es enemigo de la Iglesia Católica, como lo demuestra su visita al Papa o su amistad con el cardenal Rivera y su defensa de la familia tradicional. Tampoco es un enemigo de las Fuerzas Armadas, es más, no ha comentado nada sobre las violaciones a los derechos humanos. Tampoco quiere acabar con la pobreza a rajatabla, sino administrarla electoralmente.

Sería un perfecto presidente mexicano del PRI de los años sesenta. El problema es que nadie le ha avisado que estamos en el siglo XXI. 

Fecha: 
Martes, 20 de Octubre 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Bebés: Mercancía al mejor postor

Llegamos al DIF (Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia). Parecía vacío, lo cual era ilógico puesto que dentro de las instalaciones había niñas viviendo. Todo estaba confuso. Volví a tocar, esta vez con más fuerza… “Ya vámonos, parece que no hay nadie”, dijo Carlos, mi esposo. “No es posible, teníamos una cita confirmada”,  respondí.

Me negaba a aceptar que la ilusión tan pronto se había acabado. Un día antes mi amiga me había llamado para decirme que todo estaba en orden y nos recibirían. Era un programa especial: estaban colocando a las niñas por las vacaciones de Navidad con familias conocidas. Yo quería probar y cuidar a una niña, sería fabuloso.

Sin embargo, nadie nos atendía… Justo cuando nos estábamos alejando se acercó el vigilante y nos dijo que nadie nos podía atender… Estaba decepcionada y  molesta. ¿Y la cita concertada?... Me había hecho la ilusión de tener a una bebé en casa, “aunque fuera por unos días”.

Al final nos marchamos ¿Qué otra cosa podíamos hacer? Desde la noche anterior soñé con la pequeñita… Ufff… Por lo menos no fuimos a comprar juguetitos y biberones… “¡Quisiera, agarrarlos a patadas!”, pensé. “Y Carlos, mi esposo, no quería venir, aunque yo sé que sería un papá excelente…”.

Las parejas infértiles tienen frente a sí un largo camino por recorrer. Primero, buscando concebir mediante tratamientos y cuando no funciona podrían empezar un proceso complicado, largo y tortuoso en busca de una adopción, invirtiendo varios años de su vida.

Nos retiramos, íbamos enojados porque ni siquiera nos abrieron la puerta… Nunca supe a qué se debió esa situación… Lo peor fue que me dije “Bueno, parece que mi camino no es por ahí. Nunca más intentaré adoptar a un pequeño”.

Las parejas infértiles pueden ser presas de extorsionadores y traficantes. Su necesidad de tener un niño en casa puede nublarles la razón y verse involucrados en actos ilícitos. El fin puede ser noble pero los mecanismos inadecuados, exponiéndose, tanto ellos como al propio bebé, a vivir una tortura de niveles insospechados.

Ya en otras ocasiones algunas personas conocidas me habían “ofrecido” a un bebé. Me negué a aceptar ese tipo de tratos. Se me figuraba que me encariñaría con el niño/niña y después vendrían a tratar de recuperarlo, aun cuando todo se hiciera en estricto apego a la ley.

En una ocasión, la abuelita de unas niñas me las quiso “obsequiar”. La mamá era drogadicta así que las pequeñas estaban bajo su cuidado. La abuelita sentía que no las podría cuidar… Yo volví a decir: “NO”. Mi temor a caer en ilícitos siempre ha estado presente.

Aceptar a un pequeñito en situaciones poco claras puede involucrar a la pareja en un DELITO. Se pone en riesgo a TODOS los involucrados: la pareja, el bebé y se está promoviendo un ilícito. Mientras existan parejas dispuestas a comprar pequeños bajo cualquier circunstancia, el mercado negro seguirá creciendo y muchas madres biológicas vivirán el INFIERNO de que les arrebaten de las manos a su chiquito y no vuelvan a saber de él.

Cabría preguntarse cuáles son los derechos humanos de estas parejas y de los bebés, maltratados emocionalmente con requisitos, requisitos y más requisitos. Registrados en una lista que se antoja interminable y por años deberán mantener su FE en un sistema poco interesado en ellos y en esos pequeños que, con el transcurso del tiempo, van perdiendo la oportunidad de ser adoptados y tener a quién decirle papá y mamá.

Al irme alejando de la institución recordé que de niña muchas veces dije: “Voy a tener dos hijos y adoptaré a uno más”. Si todas las parejas adoptaran a un bebé ni siquiera habría necesidad de lugares donde no sabemos cómo tratan a estas personitas.

Ciertamente el control y lo requisitos son necesarios, sin embargo, queda claro con los hechos recién descubiertos -la venta de niños por personal del DIF Sonora, por ejemplo- que este sistema funciona inadecuadamente: Pequeños en manos de personas sin escrúpulos…

Padres sin hijos e hijos sin padres, cuando unos y otros tienen la GRAN NECESIDAD de PRODIGARSE MUTUAMENTE AMOR.

____________________________________________________________

http://bebepichon.com/wp-content/uploads/2014/03/BABY_001020-1.jpg   ...

http://www.eluniversal.com.mx/articulo/estados/2015/08/27/consignan-16-p...

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 02 de Septiembre 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Los hijos: ¡jueces implacables!

… ¿Por qué lloras? –pregunté- “Porque ya me cansé de mis papás… Siempre que necesitamos pagar algo se ponen a pelear” –dijo Raúl, secándose las lágrimas-. Esta vez estaba en contacto con sus sentimientos y se notaba su confianza. ¿Y tú qué opinas de ello? –pregunté- “¿Qué opino? Opino que mi padre es un ¡irresponsable!” –dijo tajante-.

¿Por qué crees eso de tu papá? –volví a preguntar- “Cuando se enoja con mi mamá se desquita con nosotros para molestarla a ella, además él siempre ha sido un codo” – comentó el joven. Raúl es un muchacho de 17 años, inteligente y listo. Su familia está integrada por él, los padres y dos hermanas menores, de 15 y 7 años.

Muchas veces los papás no toman en cuenta que los hijos crecen y tienen su propia opinión sobre los hechos, pelean frente a ellos, sin tomar conciencia que alguna información es estrictamente de la pareja.

Raúl se quedó en silencio por un momento… De pronto preguntó - “¿Cuándo vendrá mi mamá a platicar con usted?..., necesito decirle algo…” ¿Y qué le quieres decir? – pregunté- Él se quedó pensativo mientras me miraba, calculando el efecto de lo que estaba por decirme…

“Le quiero preguntar por qué no lo deja… Ya se lo he dicho y no me contesta… ¿Cree que quiera venir?” – insistió Raúl- Probablemente sí, ¿Tú qué crees? – contesté-. “Si, si viene, ella siempre está interesada en nosotros” – afirmó con un dejo de emoción-. Bueno, entonces la llamaré para preguntarle si puede venir para la siguiente reunión – concluí-.

Al pelear frente a los hijos se corre el riesgo de LASTIMARLOS en SUS SENTIMIENTOS y transmitirles información equivocada. La pareja a través del tiempo va estableciendo formas de conducta que para ellos pueden parecer normales, sin embargo, para quien los observa el mensaje es diferente.

Raúl: ¿Me gustaría saber para qué quieres proponerle a tu mamá la separación? –le cuestioné- “Es fácil… Se la pasan peleando… Si papá no quiere darle dinero, me parece que estaríamos mejor sin él…, ni siquiera la deja trabajar… He buscado por internet y la ley dice que es obligación de los padres cubrir los gastos de los hijos…”.

Me llamó la atención su seguridad y la firmeza de sus palabras, es difícil para un joven hablar así de sus padres, a menos que el enojo y la decepción sean grandes para él.

–Pregunté, cambiando de tema- ¿Raúl, cómo es tu abuelo paterno?... “Uy, lo recuerdo poco, murió” –me indicó y continué- Tal vez sepas cómo trataba a tu papá cuando él era pequeño… “¡Ni le digo!” –exclamó- “Cuando llegaba borracho le pegaba. Lo oí cuando mi papá le reclamó a mi abuelita”.

¿Raúl, alguien te ha pegado alguna vez? –Le pregunté- “No, eso no. Nunca me han pegado” –me dijo- Y cómo crees que se sentiría tu papá cuando le pegaban a él de pequeño. “No, pues mal” –contestó rápidamente- Me miró fijamente y tras unos segundos de vacilación continuó-  “… Por eso él es así…  ¿verdad?”

Las imágenes de los padres son fundamentales en la vida de los hijos. El padre representa la seguridad, la autoridad, es el proveedor.... La madre es la protección, el cariño incondicional… Es fácil convertirse en JUEZ de los padres cuando se han acumulado enojo tras enojo durante años.

Criar a los hijos es una empresa complicada y difícil. Requiere de constancia, abnegación, AMOR y mucha, MUCHA PACIENCIA para que cuando sean adultos, las semillas en ellos plantadas se conviertan en comprensión, respeto y AMOR.

Foto: http://avivamientointernacional.org/Content/ImagensPalavras/0074173f-5ff...

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 29 de Julio 2015 - 16:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Padres alertas… ciudadanos equilibrados

La mamá, Luisa, se notaba preocupada y su hijo, Panchito, apenas quería hablar. Luisa se decidió a ser ella quien expusiera la situación –dijo- “El problema principal es: Mi hijo ya no quiere ir a la escuela… Desde hace como dos semanas, se le pierden las cosas y no me explica cómo es qué sucede… Tampoco quiere que vaya a hablar con el director o con la maestra”.

Y continuó: “Si me dijera qué pasa podría entenderlo, pero sólo se queda callado… Primero fue su libro de matemáticas y ahora el celular… Mi esposo y yo creemos que alguien lo está amenazando y por eso no quiere decirnos nada”.

Hoy en día, el bullying es frecuente en las escuelas y hay mucha difusión al respecto, así que los padres están alertas cuando ven aparecer síntomas raros en las conductas o vivencias de sus hijos.

Mientras su mamá relataba los hechos por él vividos en la escuela, Panchito se notaba cada vez más inquieto. Era claro que ocurría algo grave dentro de las instalaciones de la institución y, así mismo, era urgente que sus papás platicaran, tanto con el director como con la maestra, para saber qué estaba sucediendo.

Es importante que los hijos sientan el apoyo de los padres, aún cuando cometan errores, es normal tropezarse. Si los padres están al pendiente de ellos se puede evitar que una situación mediana pase a un problema grave.

Panchito –Le pregunté- ¿Te das cuenta lo importante para tu propio bienestar que tus papás sepan lo sucedido? Esperé unos momentos para darle espacio, bajaba la mirada y por unos momentos nos observó a su mamá y a mí alternativamente… Me respondió con un monosílabo sí.

¿Qué piensa usted hacer? –Me dirigí a Luisa- “Primero decidí esperar… Mire, estamos aquí porque mi hijo aceptó venir, yo esperaba que él tuviera otra actitud, pero esto ya se pasó… ¡¿Cómo es posible que hasta el celular le hayan robado?! Antes no sucedían estas cosas en la escuela… Y como él no dice nada, mañana voy a hablar con el director”–Sentenció-.

Al escuchar a su mamá Panchito se levantó de su asiento y se acercó a ella para decirle: “Me van a golpear si te ven en la escuela, mejor sáquenme de ahí” y se soltó llorando… La mamá levantó la voz, mientras decía “Esto es lo que yo me temía…” Con una seña le pedí guardar silencio. Era mucha tensión para el joven…

Cuando el hijo decide hablar, hay que permitirle expresarse y los papás darse el tiempo para escucharlo. Por otro lado es importante conocer TODA la información, ir a fuentes confiables para analizar la situación y tomar el mejor camino.

Esperamos a que Panchito se tranquilizara para escucharlo, tenía mucho por decir… El joven volteó a verme y asentí con la cabeza y empezó: “mamá SI me han robado esas cosas…, pero, mjm, pero…, yo fui el primero en robarles, fueron retos para entrar al grupo, ¡hasta tuve que golpear a un compañero!”. Luisa abrió los ojos y exclamó incrédula “¿Cómo? ¡¿Fuiste capaz de lastimar a tu compañero?!

Los jóvenes siempre quieren formar parte de sus iguales (amigos, compañeros, grupos), es su crecimiento y pueden perder de vista el camino. Para bien o para mal, amarlos no es suficiente. Para que puedan ver los alcances de una mala decisión es básico orientarlos.

Es importante conocer a los menores y saber de qué son capaces… A veces dicen la verdad a medias o simplemente no la dicen… Es FUNDAMENTAL para los padres tener sensibilidad y estar al PENDIENTE de las acciones y palabras de sus hijos…

Ponerles límites y medidas correctivas de acuerdo a la situación a veces es difícil para los padres, generalmente sienten culpa por el problema en cuestión. Y pudiera ser que la angustia y promesas por cambiar del joven sean tan profundas y sinceras siendo innecesaria alguna medida drástica.

El esfuerzo vale la pena, la recompensa es grande: Tener jóvenes fuertes, seguros, responsables, capaces de aceptar sus errores, respetar las leyes y que en el futuro puedan ser parte de una convivencia sana, equilibrada y ¿por qué no? FELIZ.

Foto: http://eldiario.com.co/uploads/userfiles/20120505/image/ESCUELA-FRACASAD...

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 22 de Julio 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Historias de familia

Todas las familias felices se asemejan,
cada familia infeliz lo es a su manera.
León Tolstoi, Anna Karenina

Desde tiempos memorables, la familia ha sido motivo de estudio en su carácter de institución universal por su importancia  a lo largo de la historia y por su necesidad para cualquier tipo de sociedad.

Claude Lévi-Strauss (Filósofo francés) aporta una definición de la palabra familia de acuerdo a una serie de características que permiten designarla como grupo social: “tener como origen el matrimonio y que estos miembros se encuentren unidos por lazos legales, derechos y obligaciones económicas, religiosas y de otro tipo”. De acuerdo a Melford E. Spiro (Antropólogo), la familia nuclear (padre, madre e hijos) se caracteriza por cuatro funciones esenciales: sexual y reproductiva, sin las cuales la sociedad se extinguiría; económica, sin ella la vida no podría existir y educativa, sin la cual la cultura desaparecería.

En México, la evolución estructural de la familia (como institución) ha modificado los roles y funciones de sus integrantes; sin embargo, en su mayoría sigue siendo tradicionalista y actualmente, lo podemos notar tanto en familias de clases altas como en las bajas, puesto que la familia nuclear a la que se refería Lévi-Strauss, integra ahora a otros parientes en un mismo espacio, formando lo que los sociólogos llaman “familias de la olla común”; es decir, que en ella se integran tíos, abuelos y/o primos quienes asumen roles y funciones diferentes.

Tengo la sensación de que nuestras familias han sido contaminadas por el afán de globalización y consumismo, arrebatándonos algo primordial: la conexión. Compartimos la fiesta, bailamos, reímos y pareciera que en el escenario todos somos felices y unidos pero tras el telón, terminada la función “se rompe una taza y cada quien para su casa” porque nos da miedo conectar realmente, mostrarnos vulnerables, expresar las emociones, comunicarnos asertivamente porque no aceptamos juicios pero los emitimos todo el tiempo.

Hace tiempo conocí a alguien que siempre decía: “de la familia como del sol, entre más lejos mejor” y aunque parece drástico, la vida acelerada y el egoísmo en que la tecnología nos han envuelto nos hace conectar cada vez menos hasta el punto de parecer extraños, lo cual crea conflictos y desintegraación. En lo particular, no concibo reunirme con mi familia y no saludarlos con un beso y un gran abrazo, porque así me enseñaron: “niña, se saluda aunque hayamos dormido juntos”; hoy es difícil verlo y omitimos decir “hola”, “adiós”, “gracias” o “cuídate”.

El cine, en su función social como medio que comunica y transmite mensajes a las masas, tiene producciones que nos hacen reflexionar al respecto, una en particular que me gusta porque muestra claramente cómo es que a veces las familias lejos de ser la estructura que ayude a los hijos a crecer y buscar su individualidad, los asfixia en sus tradiciones y patriarcados o matriarcados es el filme “Azahares para tu boda” (México, 1950), en el que las diferencias políticas entre el pretendiente y el padre de la protagonista la convierten en una solterona, mientras que los otros hijos se olvidan de sus padres y regresan después de muerta la abnegada madre; su célebre frase: “hay que achicar la mesa” y luego “hay que agrandar la mesa” resume la forma en que las familias se transforman al paso del tiempo. Recientemente también y en un tono más cómico “Los Croods” (Estados Unidos, 2013) nos muestran no sólo la evolución del pensamiento y la aceptación del cambio, sino la forma en que una familia modifica sus creencias y costumbres en aras de mantenerse unida y resaltar el amor que los une pues a menudo olvidamos decirle a nuestra familia cuánto la amamos.

Sin duda, nuestra familia es una prioridad; sin embargo, construir lazos familiares sanos es lo que nos hace evolucionar como personas y nos da seguridad para enfrentarnos al mundo, lamentablemente no siempre sucede así y de ahí que existan familias disfuncionales en donde la violencia física y mental, el abuso o la mezcla de roles son el pan de cada día.

Cuidar y respetar nuestro medio ambiente familiar hoy es vital, tan importante que es un tema en las agendas de políticas públicas para los gobiernos; olvidemos un poco la idea egocéntrica de que todas las familias son felices y deben aparentar unión y cordialidad, reconozcamos y afrontemos también las tristezas, los fracasos y las decepciones en familia como apoyo verdadero para quien lo padece porque en efecto, es el núcleo de la sociedad y ahí es donde tenemos un área de oportunidad para iniciar el cambio que todos queremos.

________________________________________________________________

Fuentes:

Lévi-Strauss, Claude, “La familia” en: Polémica sobre el origen y la universalidad de la familia. Barcelona, 1987.

Spiro, Melford E. , “¿Es universal la familia?” Idem

Imagen

https://espanolparainmigrantes.wordpress.com/category/la-familia/

 

Secciones:

Fecha: 
Martes, 21 de Julio 2015 - 16:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Las Vacaciones

Terminó el periodo escolar 2014-2015 y millones de niños salen de vacaciones. Ahora podrán descansar, levantarse tarde, jugar, andar en bicicleta, disfrutar la calle, salir de viaje atascarse de dulces y ser libres durante prácticamente un mes antes de que inicie el siguiente curso. ¡Pequeños ingenuos!

Quien al parecer también salió de vacaciones es el niño Joaquincito. Estaba castigado por portarse mal y no tenía permiso, pero él se aburrió y de todas maneras se fue. Dicen sus maestros que se salió de la escuela mientras estaban distraídos y que ni cuenta se dieron. “Sería imperdonable que se nos vaya” dijo el director, pero de todas maneras se peló. Pa' mí que lo dejaron salir y nos dicen cuentos chinos.  

Lo que la gran mayoría de los niños no sabe es que sus padres se dedican a algo extrañamente denominado trabajo, el cual es necesario para poder recibir a cambio el sueldo que después es absorbido por las escuelas de los infantes y que estos reclusorios no llevan el mismo calendario marcado por la SEP, ¡Oh decepción!

Es natural que los niños que han sobrevivido a las desmañanadas diarias, exámenes extenuantes, maestros insufribles, compañeros crueles, tareas sin sentido y demás atrocidades escolares, quieran olvidarse de todo ello (y mejor aún de todo lo aprendido) por unas semanas para disfrutar la vida fuera de los salones de clase. Desde que ponen un pie en la escuela tras el descanso de Semana Santa ya están pensando en las vacaciones de verano; las buenas, las grandes, las verdaderas. Los niños saben que es el periodo largo, y más larga aún la espera, pero bien vale la pena.

Existen dos especies de criaturas entre el alumnado mexicano y, aunque uno está destinado a evolucionar y convertirse con el tiempo en el segundo, son muy distantes el uno del otro. Por un lado encontramos a los adolescentes que salen de secundaria y preparatoria. Estos no tienen mayor problema ni representan tanto peligro. Los podemos encontrar invadiendo todas las plazas, cines y centros comerciales, patinando por las calles o destruyendo alguna playa. En todo caso, a los que mejor les va son enviados a campamentos de verano en el extranjero. Los padres se libran de ellos sin tanto trabajo.

El segundo grupo es el más peligroso y el que ha dominado la tierra durante años: los infantes de primaria. Esta voraz e incansable especie requiere atención en todo momento y tienen una característica especial, una vez que empiezan a subir sus niveles de azúcar ya no tiene cómo parar. El pequeño humano empieza con actividad constante e ininterrumpida, corre, sube, baja, entra, sale, brinca, llora, rompe, cava túneles (…) demanda el tiempo, atención y vigilancia de la madre en un cien por ciento. Creo que a este grupo pertenece el niño Joaquín.

Las vacaciones empiezan, decía, y con ellas las semanas más largas y temidas por los padres. Pero con el paso del tiempo las madres han evolucionado y descubierto diferentes técnicas para controlar a las crías, el método más utilizado y efectivo: los cursos de verano. 

Sin la menor intención de democracia o consulta alguna, los niños son inscritos en alguna de estas actividades donde aprenderán las cosas más variadas (mismas que olvidarán al final del periodo vacacional). Las clases bien pueden ser de natación, pintura, música, ciencia o literatura para niños, recorridos especiales a museos, yoga, artes marciales, fútbol o manualidades. Los más afortunados son enviados a casa de algún primo, vecino o amigo que cuenta con un jardín enorme donde los mocosos pasan el día entero jugando con los perros, enlodándose y rodando por el pasto. No importa, el verdadero objetivo es alejarlos del hogar el mayor tiempo posible.

Para cuando las temibles criaturas regresan al hogar, las madres ya tuvieron tiempo para ellas. Los niños regresan bañados en sudor y mocos, mohosos, agotados, sin fuerzas para reclamar ni un abrazo y con una sonrisa de oreja a oreja dispuestos a comer y si acaso a aplastarse frente a la televisión el resto de la tarde. La técnica ha funcionado.

Ya para el final de las vacaciones muchos padres logran tomar una o dos semanas en el trabajo y se disponen a llevar a la familia a algún destino turístico y los más solicitados son las playas. Es uno de los más grandes errores. El caos vuelve y ahí no hay cursos a donde enviar a los niños, la mejor solución es enviarlos a la alberca donde pasan todo el día. Después de desembolsar una buena cantidad de dinero entre cursos de verano y vacaciones en la playa, los niños regresarán a tan temido día. El reinicio de clases. Pero gracias a las técnicas y conocimientos adquiridos por los padres a lo largo de los años ellos dirán que han pasado las mejores vacaciones de sus vidas. Misión cumplida.

A todos los padres, mis mejores deseos, los acompaño en su dolor. Yo por mi parte, a disfrutar de la calma y la tranquilidad de vivir frente a una escuela vacía.

Voy vengo.

Autor:

Fecha: 
Viernes, 17 de Julio 2015 - 16:00
Redes sociales: 
1