Se encuentra usted aquí

ética

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Más vale tarde que nunca

En el año 2000 publiqué un texto denominado “Valores cívicos de la Constitución en el Derecho Electoral Mexicano”. Y, nos dicen que recientemente el Instituto Nacional Electoral (INE) y la Secretaría de Educación Pública (SEP), han firmado un Convenio Marco de Colaboración para la realización de proyectos y trabajos orientados a fortalecer la educación cívica. El objetivo del convenio consiste en establecer las bases para colaborar en proyectos y trabajos en materia de docencia, investigación, difusión de la cultura, asesoría, apoyo técnico, y coedición de materiales, en los ámbitos electoral, de educación cívica, de la cultura de la legalidad, valores democráticos y temas afines.

¿Por qué y para qué celebrar un convenio de ésta naturaleza entre ambas instituciones?

Quizá encontremos como una primera respuesta lo que nos dice el Consejero Presidente del INE, al señalar que dicho convenio facilitará la construcción de una política de Estado en materia educación cívica, y será emblemático para el diseño de políticas públicas a largo plazo. Esto significa, para el presidente del INE, que "es tiempo de impulsar una nueva política de Estado en educación cívica que logre un cambio cultural cualitativo, es tiempo de que nuestra generación asuma su responsabilidad con nuestra democracia".

En mi escrito de hace 14 años sostenía “…últimamente en la sociedad mexicana se ha generado desasosiego por sostener y crear conciencia de los valores cívicos. Las autoridades implementan la reconstrucción de estos aspectos a través de los niveles de educación primaria y secundaria. Las asignaturas se distinguen básicamente por sostener el <<Civismo y Ética>>; intentando sobreponer y rescatar la esencia de esos valores menospreciados, que mucho contribuyen a la formación y sostenimiento de la cultura política…”.

Y, por su parte, con la celebración del convenio el Secretario de Educación Pública Emilio Chuayffet, apuntaba que la construcción de una cultura política debe iniciarse desde la infancia, a fin de que cada integrante de la comunidad se interiorice de las normas, los valores y de las pautas de comportamiento para aprender a convivir. Además, mencionó que no era casual que sea el artículo tercero constitucional el que defina la democracia como un sistema de vida fundado en el constante mejoramiento económico, social y cultural del pueblo.

La segunda respuesta a la interrogante antes planteada, la observamos con lo que ha comentado el titular de la SEP, y por lo menos, ya la contemplaba en mi escrito del 2000, pues en él apuntaba que la democracia, igualdad, libertad, fraternidad y justicia como valores cívicos de la Constitución son aportaciones que sostienen principalmente lineamientos culturales del derecho a la educación. Para su plena función es indispensable el consentimiento de su formación y concienciación, que conjuntamente formarán la cultura democrática.

En definitiva, sin duda el convenio llevado a cabo entre las autoridades del INE y de la SEP, es un instrumento que a largo plazo mostrará sus primeros resultados, con el diseño de políticas públicas. Sin embargo, como bien lo señalé hace catorce años, la consecuencia de la formación y actividad democracia, igualdad, libertad, fraternidad y justicia, es un enigma de funcionalidad y eficacia porque la sociedad no tiene conciencia de los elementos e instrumentos que ofrece el marco constitucional y legal para practicar sus derechos y obligaciones políticas. Por tanto, surgen asperezas jurídicas que pudieran evitarse con una adecuada capacitación política-electoral y conducta cívica, formándose con ello la cultura democrática, cuyo elemento fundamental es la Carta Magna.

Así qué, estimado lector, mientras las autoridades del INE y la SEP aterrizan y cumplen el objetivo del convenio, sea consciente que Usted tiene el derecho a participar en la política, por ejemplo, con el derecho a ser candidato independiente a un cargo de elección popular, con el derecho a iniciar leyes y/o con el derecho a participar en la toma de decisiones del gobierno en temas de trascendencia nacional mediante la consulta popular.

Querido lector, ándele, anímese, esta es su oportunidad, hace catorce años quizá Usted estaba estudiando la primaria y la secundaria, y por ende le inculcaron sus profesores una educación cívica, ahora Usted es una persona mayor de edad, y no espere a que pasen en su vida otros catorce años sin que participe en la vida pública del país, quizá sea demasiado tarde para hacerlo.

Al tiempo, tiempo…

Fecha: 
Martes, 23 de Septiembre 2014 - 18:00
Redes sociales: 
1