Se encuentra usted aquí

estancias infantiles

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El reparto

Al parecer dominamos en la sociedad el escenario del juego asistencial de esta tercera transición. De una manera o de otra nos enteramos del retiro de programas perfectamente funcionales, unos como testigos, otros como simples espectadores, pero en el extremo de esta perversidad, los que cuentan como siempre, son los directamente afectados. De ellos recibimos testimonios que lastiman formas de vida: comedores comunitarios, estancias infantiles, albergues y refugios para mujeres, y más allá de estas afectaciones que duelen, las del sector salud en el abasto de medicinas, en el despido de médicos, en el retiro de becas.

Imposible alejarse de esta realidad, imposible mantenerse ajenos a las lacerantes e inoperantes manifestaciones y manipulación de recursos, que una vez sumados, no resuelven como tampoco satisfacen. La expresión desde el poder acota la dimensión de la necesidad y la cubre con dádiva que trastoca los principios de sustentación de programas probados. La secuencia se interrumpe por voluntad y capricho, para suplir el beneficio real y patente por una función sin programa. El resultado es una clara interrupción de forma de vida para muchos. Esa no se repone con programas alternos y fallidos.

Se ha castigado la intermediación y se ha adjetivado con letanías interminables de malversación de fondos; puede ser, las posibilidades del error humano, intencionado o sepulto en la impericia, ha existido siempre. La ausencia de controles también es prerrogativa de corrección. Todos los mecanismos en el uso de recursos son perfectibles por definición. Las administraciones se renuevan precisamente para desechar los vicios y para adoptar rumbos de orden.

Esta transición así no lo contempla; es esencial dejar a un lado y si es posible atrás toda obra anterior, haya sido de beneficio o no. Es preciso eliminar para implantar un mecanismo inoperante y tortuoso, sin programa ni padrón, para el control de los recursos. Que todo desembolso proceda de la misma fuente: la del presidente.

La función del recorte sin miramiento no es función de ahorro en política pública. El ahorro es una función de equilibrio con la inversión y ambos persiguen un ciclo en el que participa el capital privado; comparten riesgos y equilibran las variables de la gran economía. Esta a su vez produce retornos y los divide claramente: al sector público le otorga bases de infraestructura, bases de orden jurídico, certidumbre y al final de esta senda, el umbral más importante de una soberanía, la confianza. El sector privado recoge el fruto de su riesgo en las utilidades y las utiliza para la reinversión, camino irredento en la creación de oportunidades y mercados.

El primer resultado clave de este procedimiento basado en el orden, es el empleo. Esta función vital corre a cargo del sector privado de todas las naciones desarrolladas. En esta tercera transición se nos plantea una inserción de empleo forzado a través del gasto público. Es una verdadera incongruencia económica. Un eufemismo, como un estímulo al empleo, como gran parte de lo que plantea esta transición, lo ha denominado Jóvenes Construyendo el Futuro. Desde luego como programa hace eco en el llamado al trabajo. No obstante, su práctica no ha merecido una singularidad en materia de empleo.

En primer término, se ignoran preceptos de vocación, se ignoran las fases de una verdadera especialización, se ignoran también las vicisitudes de incorporación al esquema de planes empresariales en la simple fórmula de costo-beneficio. Las empresas se ven forzadas a participar en entrenamientos que paga el erario de la nación. El distanciamiento que existe entre un programa de la empresa y la absorción del costo de mano de obra, con clara disparidad en materia salarial en muchos casos, irrumpe en planes sectoriales por principio y en la formación de jóvenes que han labrado su ascenso laboral con mérito y que no forman parte del programa.

En la educación comunitaria ya existe un desarreglo en líderes comunitarios que ingresaban conforme a programas perfectamente estructurados por El Consejo Nacional de Fomento Educativo, CONAFE.  La escala de percepción, como mandato y como imposición desde el poder, un arreglo sin contemplación de tabuladores esquemáticos para toda una nación ha motivado deserciones y desvíos de vocaciones firmes de servicio comunitario. Esto es solamente un ejemplo. El campo mexicano vive una agónica deserción de labores alguna vez contempladas como herencia digna y útil en la cadena alimenticia.

El verdadero colapso de esta inserción sin padrón radica en las cifras que jamás conoceremos en su repercusión real en materia de empleo. La inscripción y deserción y el desinterés de las empresas que no comprometen absolutamente nada ante la oferta gratuita de mano de obra, provocan una movilidad difícil de rastrear, difícil de monitorear y más difícil todavía de evaluar.

El gasto público debe situarse en la infraestructura, en la promoción de la inversión; la distracción y concentración de recursos con clara captación de voluntades ha dislocado la asistencia en su primicia esencial: la oportunidad. El costo para un gobierno que discrimina la distribución de programas y obliga a la retención a sus entidades participativas, puede lastimar el contrato social y alentar la rebelión. Ya existen brotes en diversos sectores, en productores del campo y en la salud pública.

Los resultados de política económica de este intento que no consolida un modelo están a la vista, la economía se encuentra estancada. No existe crecimiento del producto. No es cierta la aseveración de bienestar derivado del reparto. El reparto no es riqueza de la nación cuando la nación no ha generado riqueza. Es simple gasto público destinado a la dádiva y el presidente confunde términos de estricto régimen económico con alusiones a una expectativa frágil e intangible, que en un supuesto totalmente incongruente estimula el consumo, porque existió reparto.

Las instituciones tienen especialización y experiencia probada. El INEGI hace una labor encomiable. Las instituciones hacen labores de interpretación y guía; están diseñadas para alertar y corregir, para asimilar y evaluar. El gobierno es un derivado de la interpretación popular y es el primer obligado a respetar los pronunciamientos de las instituciones forjadas en generaciones aplicadas al talento formativo. Las sentencias de crecimiento o falta de este son reales y no se combaten con frases de aliento especulativo en el reparto como sinónimo equiparable de bienestar y de felicidad. La subjetividad no hace gobierno.

Fecha: 
Lunes, 26 de Agosto 2019 - 13:05
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Lunes, 26 de Agosto 2019 - 15:20
Fecha C: 
Martes, 27 de Agosto 2019 - 04:20
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Sobre el ilusionista que nos gobierna: 1 de 3

Las siguientes líneas son el pensar de un amigo. Pero refleja el sentir de muchos.

Y a pesar que el jefe del ejecutivo, insista de que aparte de los casi treinta millones de personas que votaron por él, ahora salga que hay que sumar a cincuenta o sesenta más. Algo muy lejos de la realidad. Aunque él; tenga otros datos.

De acuerdo con el Diccionario de la Real Academia Española,

El significado de corrupción es: f. Acción y efecto de corromper o corromperse.  2. Alteración o vicio en un libro o escrito, 3. ant. Diarrea. 4. Fig. Vicio o abuso introducido en las cosas no materiales. CORRUPCIÓN de costumbres, de voces.

El significado de corrupto es: p.p. irreg.  De corromper. 2. adj. Que se deja o ha dejado sobornar, pervertir o viciar, 3. ant. Dañado, perverso, torcido.

El significado de perverso es: adj. Sumamente malo, que causa daño intencionadamente.   2. Que corrompe las costumbres o el orden y estado habitual de las cosas.

El significado de cínico es: adj. Aplicase al filósofo de cierta escuela que nació de la división de los discípulos de Sócrates, y de la cual fue fundador Antístenes, y Diógenes su más señalado representante. 2. Perteneciente o relativo a esta escuela. 3. Impúdico, procaz. 4. Que muestra cinismo, desvergüenza en el mentir. Mirada, alegría cínica. 5. Desus. Desaseado, falto de aseo.

El significado de descarado es: adj. Que habla u obra con desvergüenza, sin pudor ni respeto humano.

El significado de demagogo es: Cabeza o caudillo de una facción popular. 2. Sectario de la demagogia. 3. Orador revolucionario que intenta ganar influencia mediante discursos que agiten a la plebe.

El significado de delincuente es: Que delinque. Y el significado de delinquir es: cometer delito. Y el significado de delito es: Culpa, crimen, quebrantamiento de la ley. 2. Cuerpo, figura de, o del, delito. 3. Acción u omisión voluntaria, castigada por la ley con pena grave. 

El significado de cretino es: adj. Que padece cretinismo. 2. Estúpido, necio.

El significado de farsante es: El que tenía por oficio representar farsas; comediante. 2. adj. fig. y fam. Dícese de la persona que finge lo que no siente o pretende pasar por lo que no es.

Quien descalifica a empresas farmacéuticas por su alto volumen de ventas de medicamentos a las instituciones de salud, pero defiende a las farmacéuticas de su amigo, el señor Carlos Lomelí, el súper delegado de Jalisco a quien incluso se le asignan pedidos sin licitación, es un corrupto.

Quien permite que un gobernador (Jaime Bonilla) electo democráticamente para un período de 2 años pelee para ilegalmente llevar su mandato a 5 años y que casualmente también sea su amigo y súper delegado, es un corrupto.

Quien adquiere 600 pipas para “resolver” el problema de distribución de gasolina sin licitación y sin cumplir con la NOM, razón por la cual muchas de tales pipas no pueden entrar en funcionamiento, es un corrupto.

Quien cierra las estancias infantiles dejando a madres trabajadoras sin la posibilidad de que les cuiden a sus niños mientras ellas trabajan para sacar adelante a su familia es un corrupto y además es un perverso.

Quien cancela la construcción de la mayor obra de infraestructura del país como es el NAIM, dejando sin empleo a miles de trabajadores, generando pérdidas de unos 200 mil millones de pesos, solo para dar el mensaje de que ahora él es quien manda aquí, es un corrupto, es un perverso, es un cínico y es un anti mexicano.

Quien nombra inexpertos en temas sumamente técnicos como son los de la Comisión Reguladora de Energía, o la Comisión Nacional de Hidrocarburos, pero que le son incondicionales es un corrupto y es un farsante.

Quien priva a los ciudadanos más desprotegidos de alimentarse diariamente al cancelar los comedores comunitarios, es un corrupto y es un perverso.

Quien inventa que el desabasto de gasolina se debió al combate al huachicol y al cierre de los ductos en vez de reconocer la incapacidad de sus colaboradores quienes no compraron la gasolina en los tiempos en que lo debieron haber hecho, es un corrupto, es un farsante y es un mentiroso.

Quien por el desabasto de gasolina provocó la muerte de 150 pobladores de Tlalhuelilpan, es un perverso y es el responsable de esas muertes.

Quien le resta importancia y desvía la atención sobre la muerte de Rafael Moreno Valle y de Martha Erika Alonso y otras personas más, y sus gentes de la SCT dejan de informar sobre las causas del desplome del helicóptero, es un corrupto y es un perverso.

Quien despide personal de confianza de las oficinas de gobierno de todos los niveles sin liquidarlos conforme a la Ley Federal del Trabajo por tenerles desconfianza, es un corrupto y es un perverso.

Quien desmiente a su secretario de Comunicaciones y Transportes respecto a que no habían encontrado actos de corrupción en la construcción del NAICM para decir que si había corrupción para que luego el mismo secretario corrija y diga que si había corrupción, pero sin poder dar datos al respecto, es un corrupto, rodeado de otros corruptos.

Quien miente todos los días sin ningún escrúpulo para que sus seguidores lo alaben, es un corrupto, es un farsante, es un mentiroso y es un cínico.

Quien no promueve que se esclarezca la muerte del activista Samir Flores, quien se oponía al deterioro ambiental causado por la Termoeléctrica La Huexca, es un corrupto.

Quien humilla a las fuerzas armadas devolviéndole las armas a los delincuentes en vez de rescatar a los miembros del ejército, a quienes se les prohíbe disparar aún a riesgo de su vida y en defensa de la Patria, es un traidor a la patria.

Quien premia a los huachicoleros con becas en vez de encarcelarlos, es un corrupto.

Quien cierra los albergues dejando desprotegidas a las mujeres golpeadas por sus maridos, es un cínico, es un farsante, es cruel y es un perverso.

Quien afirma que el problema del sargazo no es grave y no destina recursos para recuperar la península yucateca y rescatar el turismo, es un perverso.

Quien todos los días denostá y se burla de quienes no le dan la razón y no lo adulan, es un perverso y es un cínico.

Esta primera parte nos servirá para reflexionar y evaluar estas líneas.

Los espero para la siguiente colaboración y seguir leyendo el sentir de un mexicano. Saludos a todos.

Autor:

Fecha: 
Jueves, 15 de Agosto 2019 - 13:10
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Jueves, 15 de Agosto 2019 - 15:25
Fecha C: 
Viernes, 16 de Agosto 2019 - 04:25