Se encuentra usted aquí

estados unidos

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Muy peligroso que sólo Trump decida si México cumple o no

Desde el viernes pasado, cuando se anunció el acuerdo México-Estados Unidos para reducir los flujos migratorios hacia la frontera norte de nuestro país, Donald Trump insistió en que su país y el nuestro habían firmado otro convenio cuyo contenido permanecería en secreto hasta que él quisiera hacerlo público.

Desde el lunes de esta semana, el presidente Andrés Manuel López Obrador y el secretario de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard negaron la existencia de otro acuerdo.

Y ayer, en medio de una de sus improvisadas conferencias de prensa, en el jardín de la Casa Blanca, el bravucón oxigenado mostró un papel doblado que guardaba en un bolsillo de su saco: el dizque documento secreto.

En ese momento, un fotógrafo tomó una foto de la hoja de papel doblada, donde se transparenta un extracto del texto, y después la subió a su cuenta de Twitter. Al traducir los dos párrafos que se ven dice:

“México también se compromete a (ILEGIBLE) de manera inmediata las leyes domésticas y las regulaciones para identificar cualquier cambio que (ILEGIBLE) para hacer cumplir e implementar dicho acuerdo.

“Si Estados Unidos determina a su discreción y tras consultar con México después de 45 días desde la fecha de emisión de la declaración conjunta [junio 7 de 2019] que las medidas aplicadas por el gobierno de México conforme a la declaración conjunta no han logrado resultados satisfactorios en la atención del flujo de migrantes en la frontera sur de Estados Unidos, el gobierno de México tomará los pasos necesarios bajo su ley doméstica para hacer que el acuerdo se cumpla con la perspectiva de asegurar que el acuerdo entre en vigor en 45 días”.

El documento aparentemente fue firmado por dos funcionarios menores: el subsecretario adjunto de la Oficina de Asuntos Político-Militares del Departamento de Estado gringo, Marik String, y el consultor jurídico adjunto “A” de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Alejandro Celorio Alcántara.

En el “acuerdo secreto”, por lo menos en lo que puede leerse, no hay nada que contradiga lo que ya anunciaron y reiteraron Andrés Manuel y Marcelo: el gobierno federal tiene 45 días de plazo para reducir el número de migrantes hacia Estados Unidos.

Ahora bien, y esto es lo que debe preocuparnos, el gobierno mexicano acepto tomar las medidas necesarias para reducir el número de migrantes pero en el acuerdo no se anota una meta a alcanzar al cumplirse los 45 días de plazo, el 22 de julio entrante.

Recordemos que en mayo pasado, según las estadísticas de Aduanas y Protección Fronteriza de EEUU, 144 278 migrantes fueron detenidos, 32% más que en abril. De ese total, 132 887 fueron capturados por agentes de la Patrulla Fronteriza después de ingresar ilegalmente a EEUU, y 11 391 fueron clasificados como “inadmisibles” después de llegar a los puertos de entrada.

Debemos preguntarnos si el presidente gringo aceptará una reducción del 10%. ¿O del 15, 20, 25%? ¿O espera que para julio el número de migrantes capturados en la frontera se reduzca al número que se registró en enero pasado: 58 288? ¿O al de detenidos que hubo en julio de 2018, que fue de 40 149?

Al no haberse establecido un número a alcanzar, Trump y sólo Trump decidirá si nuestro país está cumpliendo y eso es muy, pero muy peligroso.
 

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 13 de Junio 2019 - 12:20
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Jueves, 13 de Junio 2019 - 21:05
Fecha C: 
Viernes, 14 de Junio 2019 - 08:20
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

No habrá 5%, pero sí un doble rasero

Hubo ocho oradores en el Acto de Unidad en Defensa de la Dignidad de México y en Favor de la Amistad con el Pueblo de los Estados Unidos que presidió Andrés Manuel López Obrador el sábado pasado en Tijuana para mostrarle a Donald Trump que el presidente de México cuenta con un amplio apoyo popular.

Antier hablaron el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard; la jornalera en el Valle de San Quintín, Baja California, Amalia Tello Torralba; el presidente del CCE, Carlos Salazar Lomelín; el presidente de la Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas Evangélicas, Arturo Farela; el sacerdote y defensor de derechos humanos, Alejandro Solalinde; el gobernador de Querétaro y presidente de la CONAGO, Francisco Domínguez; el diputado morenista y presidente de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo; y, finalmente, AMLO.

Todos ellos festejaron, y con razón, el hecho de que gracias a la negociación entre los gobiernos de México y Estados Unidos se logró evitar la imposición de un arancel del 5% a todas las exportaciones mexicanas.

Ebrard explicó que era importante que se suspendiera (indefinidamente, como tuiteó Trump) el arancel del 5.0% porque “el primer impacto es que habría una importante caída en la inversión, habría una importante caída en el número de empleos; quizá estimamos, sin ánimo de exagerar, que más de 900 000 personas se podrían haber quedado sin trabajo, su efecto hubiese sido devastador”.

En su discurso, Salazar Lomelín se limitó a reiterar que los empresarios que él representa, apoyan al presidente.

El evangélico Farela pareció ser promotor del “destino manifiesto” estadounidense cuando afirmó que “Estados Unidos es una nación fundada con principios cristianos bíblicos. Los que fundaron la Unión Americana (…) los famosos cuáqueros, hombres puros, hombres íntegros, hombres de principios y valores vinieron a sembrar la semilla de la palabra de Dios en esta gran nación”. Apenas lo dijo, pensé en los millones de indios que, en lo que hoy es Estados Unidos, fueron aniquilados y expulsados de sus tierras ancestrales por esos hombres “puros, íntegros”. Con todo y sus citas bíblicas, Farela me dio la impresión de ser un promotor de los intereses gringos y no un pastor de almas.

Por su parte, en un discurso también impregnando de religiosidad y frases anti-neoliberales, Solalinde casi llegó a comparar al gobierno de la 4T con el reino de los cielos y sorprendió a muchos, al concluir su discurso, al afirmar que “estamos muy cerca de tener, quizá, la primera mujer presidenta nacional”.

El gobernador de Querétaro felicitó al presidente, a Ebrard y a su equipo. Señaló que en Tijuana se celebraba “el encontrarnos unidos bajo una sola voz que supo defender la justicia, la libertad y la democracia”.

Llegó el turno de Muñoz Ledo, quien después de festejar el acuerdo, dijo una verdad que incómodo a los demás: “Lo que es, en mi criterio, inmoral e inaceptable es el doble rasero entre la frontera norte y la del sur. Por una parte, exigimos que nos abran las puertas y, por el otro lado, sellamos el paso de los centroamericanos para hacerle un oscuro favor a EEUU”.

Comentaré aquí mañana lo que dijo AMLO, los tuits de Trump y lo más importante del acuerdo.
 

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 10 de Junio 2019 - 13:00
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Lunes, 10 de Junio 2019 - 21:45
Fecha C: 
Martes, 11 de Junio 2019 - 09:00
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Nadie sabe para quién trabaja… (*)

La  respuesta eficaz para  suspender y anular los aranceles comerciales que pretende aplicar Donald Trump a las importaciones mexicanas, se encuentra en el artículo XXI del Tratado de Guadalupe Hidalgo, firmado en la Villa de Guadalupe el 2 de febrero de 1848, y que a la letra dice:

Artículo XXI.- “Si desgraciadamente en el tiempo futuro SE SUSCITARE ALGÚN PUNTO DE DESACUERDO ENTRE LOS GOBIERNOS DE LAS DOS REPÚBLICAS, bien sea sobre la inteligencia de alguna estipulación de este tratado, bien sobre cualquiera otra materia de las relaciones políticas o comerciales de las dos naciones, los mismos gobiernos, a nombre de ellas, se comprometen a procurar de la manera más sincera y empeñosa a allanar las diferencias que se presenten y conservar el estado de paz y amistad en que ahora se ponen los dos países, usando al efecto de representaciones mutuas y de negociaciones pacíficas.

Y si por estos medios no se lograre todavía ponerse de acuerdo, no por eso se apelará a represalia, agresión ni hostilidad de ningún género de una república contra la otra, hasta que el gobierno de la que se crea agraviada haya considerado maduramente y en espíritu de paz y buena vecindad si no sería mejor que la diferencia se terminara por un arbitramento de comisarios nombrados por ambas partes, o de una nación amiga.

 Y si tal medio fuere propuesto por cualquiera de las dos partes, la otra accederá a él, a no ser que lo juzgue absolutamente incompatible con la naturaleza y circunstancias del caso.”

Lo anterior significa que:

(1)     Tanto Estados Unidos como Mexico, estan obligados a consultar y acordar PREVIAMENTE, cualquier acción o medida que pueda afectar o afecte las relaciones bilaterales de ambos países ya sea en materia comercial, política o de cualquier otra materia de interés para cualquiera de las dos partes.

(2)     En caso de haber agotado exhaustivamente todos los medios de negociación sin alcanzar un acuerdo amigable, estan obligados a someter sus diferencias al arbitraje de un país amigo o de cualquier otra instancia que de común acuerdo elijan ambos países.

(3)     Ambos países quedaran obligados a acatar lo que resuelva la instancia arbitral a la que  tienen que someterse antes de aplicar cualquier acción o medida que los afecte o pueda afectarlos, en lo comercial, político o cualquier otro tema reciproco.

Muchas personas,  incluso muchos profesionales del Derecho,  pueden pensar que un tratado tan antiguo como Guadalupe Hidalgo, no es un instrumento idóneo para enfrentar los problemas bilaterales entre México y Estados Unidos en la actualidad.

Tal vez  no saben que el 4 de julio de 1848, el Presidente Polk compareció ante el Congreso de los Estados Unidos para encabezar la ceremonia de elevación del Tratado Guadalupe Hidalgo, al rango de Ley Federal 9 Stat. 922.

El efecto legal de la iniciativa del presidente Polk, fue que el tratado pasó a ser ley suprema de la Unión Americana, por lo cual, los jueces tanto federales como estatales y municipales de Estados Unidos, estarían como siguen estando, obligados a cumplirla y hacerla cumplir mientras no sea derogada.

Esta ley continúa vigente en la actualidad de acuerdo a lo que ordena el artículo VI de la Constitución de Estados Unidos que a la letra dice:

Article VI  (Article 6 - Prior Debts, National Supremacy, Oaths of Office)

2: “This Constitution, and the Laws of the United States which shall be made in Pursuance thereof; and all Treaties made, or which shall be made, under the Authority of the United States, shall be the supreme law of the land; and the Judges in every State shall be bound thereby, any Thing in the Constitution or Laws of any State to the Contrary notwithstanding.” (1)

El artículo VI de la Constitución de los Estados Unidos, no deja lugar a dudas sobre la plena vigencia del Tratado Guadalupe Hidalgo, convertido en Ley Federal con rango supremo por encima y en contra de cualquier otra disposición.

Por virtud de lo dispuesto en este artículo, la Ley Federal 9 Stat. 922, el gobierno de los Estados Unidos y el de México, tienen PROHIBIDO realizar cualquier acción unilateral que afecte las relaciones bilaterales en  materia comercial, política, migratoria o de cualquier otra índole.

He aquí el texto de esta ley federal de los Estados Unidos, que NO DEJA LUGAR A DUDAS:

 “If unhappily any disagreement should hereafter arise between the Governments of the two republics, whether with respect to the interpretation of any stipulation in this treaty, or with respect to any other particular concerning the political or commercial relations of the two nations, the said Governments, in the name of those nations, do promise to each other that they will endeavor, in the most sincere and earnest manner, to settle the differences so arising, and to preserve the state of peace and friendship in which the two countries are now placing themselves, using, for this end, mutual representations and pacific negotiations. 

And if, by these means, they should not be enabled to come to an agreement, a resort shall not, on this account, be had to reprisals, aggression, or hostility of any kind, by the one republic against the other, until the Government of that which deems itself aggrieved shall have maturely considered, in the spirit of peace and good neighbourship, whether it would not be better that such difference should be settled by the arbitration of  commissioners appointed on each side, or by that of a friendly nation. And should such course be proposed by either party, it shall be acceded to by the other, unless deemed by it altogether incompatible with the nature of the difference, or the circumstances of the case.”  (2)

Esta ley obliga a Estados Unidos, a agotar exhaustivamente todas las opciones posibles de negociación, y en caso que no den los resultados satisfactorios para ambas partes, tiene la obligación de someterse a  un arbitraje, ya sea de una nación amiga o de una instancia internacional ad hoc.

Imponer los aranceles comerciales como pretende el Presidente Trump, es una violación directa de la Constitución de los Estados Unidos y una violación grave de la Ley Federal 9 Stat.922 que aquí refiero.

Gracias a la que se conoce como “Supremacy clause” de la Constitución Americana, (contenida en su artículo VI ya transcrito), si se pretenden  hacer efectivos este lunes 10 de junio los aranceles comerciales progresivos anunciados sobre  las  exportaciones mexicanas, los jueces federales de los Estados Unidos estan facultados y obligados a suspender y anular su imposición, en respuesta a cualquier demanda que se les presente para ello, por cualquier ciudadano o empresa mexicana o estadounidense afectada por  esos aranceles.

Los aranceles no pueden ni deben entrar en vigor porque:

El presidente de Estados Unidos, NO ha consultado previamente al gobierno mexicano al respecto;

NO ha obtenido el consentimiento del Gobierno Mexicano para imponer esos aranceles;

NO ha intentado exhaustivamente agotar todos los medios amigables de negociación previos puesto que se trata de un tema comercial contemplado en la ley que vengo refiriendo.

NO se ha sometido  a un arbitraje imparcial;

NO se ha dictado un laudo arbitral que autorice a Estados Unidos para imponer aranceles comerciales a las exportaciones mexicanas.

En consecuencia, las acciones de la Casa Blanca son unilaterales y por ello, contrarias al artículo VI de la Constitución de Estados Unidos, y a la Ley Federal 9 Stat. 922.

Nada de extraño podría  tener que ahora se presenten  demandas ante los jueces federales de Estados Unidos, para que suspendan y anulen las acciones unilaterales del gobierno de ese país, en caso que finalmente las imponga la Casa Blanca.

La Ley 9 Stat. 922, protege los derechos tanto de mexicanos como de estadounidenses, productores, comerciantes y consumidores, que pueden acogerse a sus disposiciones para suspender y anular toda medida unilateral del gobierno americano.

Con base en la Ley Federal 9 Stat. 922, los jueces federales de los Estados Unidos son competentes para suspender y anular los aranceles progresivos en caso que sean puestos en vigor este 10 de junio, o en cualquier otro momento.

Solamente se requiere que los afectados mexicanos o estadounidenses acudan en demanda para protegerse de esa imposición unilateral e ilegal.

La intención de James Polk al elevar aquel tratado al rango de Ley Federal el 4 de julio de 1848, fue la de disimular su despojo bajo el aspecto de legitimidad en el marco de su constitución.

Lo que no pudo prever, es que 170  años después, esa ley que sigue vigente, puede  ser utilizada para proteger las exportaciones mexicanas contra la aplicación de aranceles comerciales, o cualquier otra medida unilateral del gobierno de su país.

Bien dice el dicho, que nadie sabe para quién trabaja…

        ________________________________

chavezmontesulio@hotmail.com

 (*) El individuo que aparece en la imagen que ilustra estas líneas,  al lado del Presidente James Polk es  Donald Trump.

(1) Esta constitución y las leyes delos Estados Unidos que de ella emanen; y todos los tratados otorgados o que se otorguen bajo la autoridad de los Estados Unidos, son la ley suprema de la nación, y los todos los jueces (federales o estatales) estarán obligados a cumplirlas, a pesar  y aun en contra de lo que puedan disponer las leyes de cualquier estado.

(2)   El texto de la Ley 9 Stat. 922, coincide con el artículo XXI del tratado Guadalupe Hidalgo, transcrito en español aquí mismo.

Agradezco la ayuda de Carlos Ruiz de Teresa para la preparación de este artículo.

Fecha: 
Viernes, 07 de Junio 2019 - 13:05
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Viernes, 07 de Junio 2019 - 15:20
Fecha C: 
Sábado, 08 de Junio 2019 - 04:20
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Disney y Netflix amenazan a Georgia por la ley del latido del corazón

El pasado 7 de mayo del 2019, el gobernador del estado de Georgia, Brian Kemp, firmó la ley conocida popularmente como la ley del latido del corazón o heartbeat en inglés. Esta ley prohíbe la interrupción del embarazo después de que se escuche el primer latido del corazón. La ley entrará en vigor el próximo 1 de enero del 2020.

Esta legislación es provida, pero contiene algunas excepciones en el tema del aborto. Tal vez por ello, de acuerdo con CNN, la directora del grupo Right to Life, Genevieve Wilson, rechazó esta medida porque la misma contiene excepciones en caso de que el feto sea fruto de una violación, incesto o si el embarazo pone en riesgo la salud de la madre.

Sin embargo, como señala ACI Prensa, Georgia es uno de los ocho estados de los Estados Unidos de América en aprobar leyes en favor de la vida durante el año 2019. De hecho, se espera que la Corte Suprema de Estados Unidos decida en el futuro anular el fallo del famoso caso Roe vs. Wade, que en el año 1973 legalizó al aborto en ese país.

Es, en este contexto, en que empresas multimillonarias como Disney y Netflix amenazaron con no filmar más contenido y retirarse del estado de Georgia si entra en vigor la nueva legislación.

Este hecho ha sido duramente criticado por diversas personalidades y líderes provida. Entre ellas la del reconocido politólogo argentino, Agustín Laje, quien señaló que las amenazas de Netflix y Disney ponen en evidencia lo que se viene alertando desde hace mucho: “Que el aborto está corporativamente sostenido e impulsado” por “la corporación cultural global”, la cual define “la cultura válida en nuestras sociedades”.

En el caso de México, destaca Esteban Arce. Él se califica como mexicano, católico, casado, padre de familia, atlantista, provida, fan del tricolor, conductor de radio, tv y chilango de corazón.

Ha escrito varios tuits en los últimos años en la que manifesta su opinión contraria a la ideología de género y al aborto. En uno de ellos menciona su desacuerdo a que los niños lleven falda al colegio:

“La CDMX se cae a pedazos con inseguridad, servicios, vialidad, salud, anarquía, marchas, inversión frenada y como medida sesuda y rimbombante”. Y concluye: “En la película de Woody Allen Bananas eso era un chiste”

Pero el que más llamó la atención fue el que publicó el pasado 2 de junio del 2019. En él, Esteban Arce mostró la imagen de confirmación de cancelación de suscripción a Netflix, enlazando a una noticia de CNN titulada “Netflix asegura que luchará contra la ley antiaborto de Georgia”.

En una entrevista con ACI Prensa, el comunicador señaló que tomó la decisión de concluir su contrato con Netflix “por sentido común”, pues “no estoy de acuerdo con el asesinato de seres humanos en gestación”. “¿Por qué cooperar con mi suscripción a financiar esto?”.

Sobre la posibilidad de que otras personas sigan su ejemplo, el reconocido periodista mexicano indicó que cada uno es libre de hacer lo que quiera, “allá sus convicciones y valores de quienes pagan para que maten a otras personas”.

En la opinión de Arce “es una cobardía quedarse callado o seguir financiando este exterminio selectivo”.

Autor:

Fecha: 
Miércoles, 05 de Junio 2019 - 13:20
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Miércoles, 05 de Junio 2019 - 15:35
Fecha C: 
Jueves, 06 de Junio 2019 - 04:35
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La esquizofrenia de Trump y el baño helado para AMLO (y el país)

El comportamiento del presidente Donald Trump podría ser calificado de esquizofrénico en cualquier otro, pero en él resulta natural: el mismo día que inició el proceso para ratificar ante el congreso de su país el Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), decide también amenazar con aranceles del 5% a los productos mexicanos el próximo 10 de junio y hacerlos progresivos mensualmente hasta llegar a un 25% el 1 de octubre. Esta medida es una presión para que el gobierno mexicano haga mucho más para frenar la migración ilegal. Es difícil saber a qué se refiere el mandatario norteamericano cuando habla de “frenar la migración ilegal”. Si aspira a que no exista este fenómeno, entonces no hay poder humano que logre esta meta.

El mismo día que, con bombos y platillos, el presidente López Obrador decide pedir a la Cámara de Senadores mexicana que avale el T-MEC, Trump le da un baño de agua helada, como en sábado de Gloria. Jesús Seade, el negociador mexicano del Tratado, calificó el anuncio de Trump como algo desastroso y dijo que era “una ducha helada”, fino como es. Aseguró que México no se quedaría con los brazos cruzados y que lo conducente era contestar ojo por ojo (¡qué imaginación!). Por lo pronto, hasta entrada la noche, el dólar se había encarecido 36 centavos.

Lo sucedido demuestra dos cosas, por un lado, que Trump no es confiable nunca, cosa que ya se sabía; por otro lado, dice algo que se sospechaba: el presidente mexicano inventa. Inventó que había una buena comunicación con las autoridades norteamericanas (si la había, ¿por qué la sorpresa e indignación de Seade?); inventó que la Casa Blanca había sido receptiva a la propuesta de Ebrard sobre Centroamérica. En fin, no había tal.

Donald Trump ocasionó una crisis en México con su amenaza, pero el presidente mexicano le contestó con una de sus famosas cartas. En ella le dice: “no me falta valor, no soy cobarde ni timorato”. Agrega muchas cosas, pero lo básico es que le propone un diálogo y afirma que México limita el paso a los centroamericanos tratando de no violar sus derechos humanos. Para el diálogo, viajará el canciller Ebrard a Estados Unidos el último día de mayo.

Los días siguientes, el presidente López Obrador será sometido a una presión enorme. Algunos, pedirán que se cierre el paso a los centroamericanos argumentando la importancia del Tratado. Otros, sugerirán tomar una medida nacionalista y radical, como, por ejemplo, ya no impedir el paso a los migrantes y rechazar que se estacionen en México mientras tramitan su asilo en los Estados Unidos. En pocas palabras, dejar que se sature la frontera con los viajantes. El gobierno de López ya está rechazando la entrada de la mayoría de migrantes centroamericanos. Hacerlo más descaradamente simplemente haría que se le viera como una especie de Trump tropical. Algo que su ego no podría soportar.

¿Qué hará AMLO? Es difícil saberlo. Esta es, tal vez, la primera prueba de fuego para su Presidencia. La situación no es irresoluble, pero exige imaginación y una cabeza fría. Cabe señalar que se pueden señalar la demagogia y exageración de AMLO para con las relaciones con Estados Unidos, avizorarle una derrota política, pero hay que tener en cuenta que un fracaso presidencial podría tener repercusiones graves para el país, es decir, para todos. Critíquenle lo que quieran, pero no se alegren con su fracaso.

Trump está mezclando la agenda política con la económica para tratar de consolidarse en su Presidencia, algo que no hicieron sus predecesores, al menos con México. Presionar a un populista como López Obrador podría ser contraproducente para los intereses norteamericanos en el mediano plazo. Imaginen un gobierno radical (el sueño de Cuba, Venezuela, Rusia y China) con tres mil kilómetros de frontera con los Estados Unidos.

Fecha: 
Viernes, 31 de Mayo 2019 - 13:20
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Viernes, 31 de Mayo 2019 - 15:35
Fecha C: 
Sábado, 01 de Junio 2019 - 04:35
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Razones de una economía

La economía tiene fundamentos, disciplina y dirección. Los preceptos adoptados en la era moderna pueden ser interpretados en su época y en su entorno, pueden ser motivo de adjetivos y pueden merecer reinterpretación para situar o sortear cuestiones apremiantes, cambiantes, pero el ritmo de las economías no altera doctrina y esencia. Los llamados organismos financieros internacionales, los constituidos en 1944 para la reconstrucción de los países dañados por la guerra, como también para instituir orden monetario, han seguido la pauta de toda nación adscrita al progreso, hasta desembocar en el libre comercio y en la globalidad.

De esos días hemos aprendido en la unión de voluntades y de esfuerzos compartidos, base incólume de aliento y avance económico. Las imperfecciones manifiestas en el magro combate a la pobreza han desatado retos en la configuración de fórmulas políticas, unas totalitarias y alejadas del control del capital, otras regresivas para buscar en el pasado la escondida poción de valores y nacionalismo redentor. La alternancia de fórmulas sociales, de democracia con socialismo, de democracia libre, de absolutismo, han mostrado todas, que al final de todo camino, la esencia de la invitación a la participación activa del capital es la única capacitada para adentrar en las capas sociales, una fórmula de progreso.

El reto abierto a las prerrogativas probadas en la historia económica del mundo moderno, demostrado ha quedado, aísla. Los países al margen de los preceptos actuales han claudicado en la protección de su entorno social y lo han capturado en una retención de libertad y de acción. Estos países en franco declive, no merecen consideración como tampoco aceptación y la condena global debe imperar por sobre toda consideración comercial o de conveniencia económica.

La transición actual de nuestro país no lo contempla de esa manera. El simple hecho de aceptar como presidente de Venezuela a Maduro, infame dictador, lo dice todo en esa perspectiva equivocada de este régimen. En lo económico las cosas se vuelcan en un equívoco tras otro. Analicemos la escena internacional: Davos pasó y la oportunidad de compartir la mesa de discusiones con ganadores, para México quedó desierta. Viene en junio la reunión de los países que reúnen el 75% del producto interno bruto del mundo entero, el Grupo G20, en donde las economías más activas del orbe, 19 para ser exactas más la Unión Europea, unen metas y ambiciones. Tres economías emergentes han logrado asiento e invitación en esa conformación: Argentina, Brasil y México.

No existe nada concreto en el asiento de México. Habrá representación seguramente. Seguramente se ocupará el lugar que corresponde a una nación que, tras décadas de inclusión en los planes del orbe, ha merecido respeto y consideración. El problema es la presentación de planes domésticos amparados en la imaginaria de un solo hombre, sin respaldo del juicio de la economía que impera en la mente de todos los que integran ese gremio singular. Habrá cuestionamientos para los que se esperan respuestas. Seguramente esperarán una adecuación de nuestra economía que cancela la mayor obra de infraestructura de nuestra región, como también esperarán una justificación para amparar una refinería cuando el mundo que orienta sus recursos a proyectos alternos ha dejado de hacer refinerías desde hace más de doce años.

Las reglas no las impone un Grupo de naciones, simplemente orienta conveniencias y ayuda a dirimir la rentabilidad que finalmente incide en todo país miembro de una comunidad que vela por intereses comunes. Ganar es prerrogativa de progreso. La economía nunca ha hecho otra labor que no siente sus acciones en la sensatez; la diversidad geográfica y otras consideraciones han hecho de las economías de los países una práctica abierta de competencia para de ese modo calificar ventajas de unos y otros. Si un país como México, insiste en una desviación de normas y prerrogativas que no reúnen ventajas ni para la nación ni para su territorio de influencia y no alcanza visos de aceptación universal, no será sancionado, el clima de libertad de las naciones más avanzadas precisamente por eso ha avanzado más que las totalitarias, por su tolerancia y por su inclusión. El problema es el aislamiento.

No asistir al G20 o hacerlo sin jefe de Estado o Gobierno, es desdén a un universo que muchos países desean, pero sus dimensiones de todo orden se los impide. Las excusas pueden redundar en asuntos domésticos, y pueden ser aceptables en épocas de crisis, desastres naturales como ejemplo, pero en tiempos de paz, la invitación no debe ser rechazada.

Llevar una cartera bajo el brazo, con proyectos fallidos de origen, puede ser la causa del rechazo a asistir, sabiendo que ninguna nación cancelaría Texcoco, sabiendo que una refinería no está en los planes de las naciones más prósperas del planeta, sabiendo que la sede alterna de Santa Lucía no llena los requerimientos de vuelos internacionales y sabiendo que el Tren Maya es una concepción innecesaria para un turismo que primero habría que revivir con un Consejo de Promoción cancelado.

En el tema de cancelaciones, el terreno es fértil y poco adecuado para presentar como modelo económico. El supuesto modelo de ahorro ha provocado una contracción económica al haber sustentado partidas esenciales de actividades gubernamentales recortadas, no con función programática, con recorte sin miramiento, haciendo del Estado un endeble sostén en materia de eficiencia. La inversión pública ha caído en estos meses y no ha acompañado el ritmo de la inversión privada. Las señales de nuestra economía y su errónea dirección, no está para un examen de los países industrializados, los ganadores del orbe. Merecería aplausos de los perdedores, los de nuestra región, y por encima de todos, Venezuela, país sin destino si Maduro continúa al frente.

Es difícil concebir la presencia de México en el G20 en estas circunstancias. Es difícil concebir que estemos tan apartados de la congruencia económica del orbe y tan apartados de las razones fundamentales de la economía.

Fecha: 
Lunes, 20 de Mayo 2019 - 13:10
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Lunes, 20 de Mayo 2019 - 15:25
Fecha C: 
Martes, 21 de Mayo 2019 - 04:25
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La pesadilla de los racistas trumpianos

 

Steve King es un republicano de 67 años de edad que representa a un distrito electoral del estado de Iowa ante la Cámara de Representantes de Estados Unidos. Es un metodista que se convirtió al catolicismo, la religión de su esposa, 17 años después de casarse con ella.

En 1996, después de dedicarse a los negocios, ingresó a la política, ganando un escaño en el Senado de Iowa. Desde 2002 es representante de su estado ante el Congreso federal.

Es un conservador que se opone al aborto, al matrimonio de personas del mismo sexo, a los derechos de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGBT), a la investigación de células madre humanas y a los derechos de los animales. Es tan extremo el conservadurismo de este hombre blanco que hasta se opone al matrimonio civil, aceptando solo el religioso como válido, y a que medicamentos como el Viagra sean subsidiados por el gobierno a través de los seguros Medicare y Medicaid.

Cuando Trump lanzó su candidatura presidencial en junio de 2015 dijo, entre otras cosas, que los inmigrantes mexicanos ilegales son narcotraficantes, criminales y violadores. Aparentemente se inspiró en algo que dijo King en julio de 2013, cuando al referirse a los inmigrantes indocumentados dijo que “por cada uno que es el primero en su clase (valedictorian), hay otros 100 que pesan 130 libras - y tienen pantorrillas del tamaño de melones porque están transportando 75 libras de mariguana a través del desierto”. Es decir que, para King, los inmigrantes sin papeles son narcotraficantes.

En 2008, este político racista puso en duda el patriotismo del entonces candidato presidencial Barack Obama alegando que, si éste era electo, “los islamistas radicales, al-Qaeda, los islamistas radicales y sus partidarios, bailarán en las calles en mayor número que lo hicieron el 11 de septiembre”. Esta advertencia racista contenía además una gran mentira, la de que musulmanes habían celebrado en las calles de Estados Unidos los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Casi un años después de afirmar falsamente de que los musulmanes habían bailado en las calles estadounidense, King se retractó. Sin embargo, la mentira fue después tomada y propalada por Trump, quien hasta ahora no se ha retractado.

Steven King comparte la ideología del estratega en jefe de la Casa Blanca, Steven Bannon, quien antes de convertirse en el director de la campaña electoral de Trump, en agosto de 2016, era el presidente ejecutivo de Breitbart News, un sitio web de noticias de extrema derecha que ha sido calificado como un medio que difunde material racista, xenofóbico y antisemita.

Hace dos años, en un evento en que participó en el Vaticano, Bannon resumió sus creencias así:

“Ciertamente creo que el secularismo ha socavado la fuerza del oeste judeocristiano para defender sus ideales, ¿verdad? Si ustedes regresan a sus países de origen y proponen defender el oeste judeocristiano y sus principios, a menudo, especialmente cuando tratan ustedes con las élites, se les ve como alguien que es bastante extraño. Por lo tanto, ha disminuido la fuerza. Pero creo firmemente que, cualesquiera que sean las causas del actual impulso al califato -y podemos debatirlas y la gente puede intentar desconstruirlas- tenemos que enfrentar un hecho muy desagradable. Y ese hecho desagradable es que hay una guerra de guerra importante, una guerra que ya es global. Va a la escala mundial, y la tecnología de hoy, los medios de hoy, el acceso de hoy a las armas de destrucción masiva, va a conducir a un conflicto global que creo que tiene que ser enfrentado hoy”.

Para Bannon, los únicos valores que importan son los de la civilización occidental, la de los blancos, la que hay que defender del islam, la de los cafés y negros.

Lo mismo piensa King. Hace unos días, al referirse al ultraderchista Geert Wilders, candidato puntero en las encuestas de las elecciones parlamentarias que hoy se realizan en Holanda, el gringo escribió en Twitter: “Wilders entiende que la cultura y la demografía son nuestro destino. No podemos restaurar nuestra civilización con los bebés de otra persona”. Al mencionar a los bebés de otra persona, el congresista aludía a los bebés no blancos, incluyendo latinos, que nacen en Estados Unidos y otros países.

Donald Trump, aunque no lo admita, como sí lo aceptan Bannon y King y muchos como ellos, tiene una pesadilla: que los no blancos y latinos sí lleguen a ser minoría a mediados de este siglo. Están aterrados y por eso insultan y agreden a mexicanos, árabes y otras minorías.

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 15 de Marzo 2017 - 12:00
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Miércoles, 15 de Marzo 2017 - 20:45
Fecha C: 
Jueves, 16 de Marzo 2017 - 08:00
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El (in)trascendente mensaje de año nuevo y los pendientes del Chapo

El previsible mensaje de año nuevo del presidente Peña Nieto tenía que mencionar los logros de su gobierno y, desde luego, la captura de Joaquín Guzmán, alias El Chapo. Como lo mencionó el presidente, era el criminal más buscado del mundo, pero el gobierno aún tiene algunos temas que abordar sobre el caso. En primer lugar, ante el cuestionamiento de las diferentes versiones en torno a cómo se dio la recaptura, urge que el gobierno federal dé una narrativa contundente sobre lo sucedido. En esa narrativa es menester que las autoridades federales traten de recuperar la verdadera dimensión del capo: un delincuente peligroso y violento. Esta vez, los medios han sido los que más han exaltado su leyenda.

Hay otro pendiente aún más importante: recuperar para la nación los bienes del capo hechos a base de actividades ilegales. Hace un par de días, el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Luis Videgaray, señaló que diversos organismos trabajan en conjunto con el Gabinete de Seguridad en la investigación contra Guzmán Loera para buscar anomalías en los bienes del capo. Resulta tardío este señalamiento, el gobierno federal debió desmantelar el flujo financiero e incautar las propiedades del narcotraficante aunque no estuviera preso. En este sentido, resulta lamentable que pese a la captura de El Chapo en 2014, de acuerdo con un solicitud de transparencia, hasta el cierre de ese año no se le había incautado ni un centavo.

Otro punto a considerar es lo ocurrido el viernes 8 de enero, durante el anuncio del secretario Miguel Ángel Osorio Chong, quien ante embajadores y cónsules leyó el tuit del presidente Enrique Peña Nieto que informaba sobre la detención de Guzmán Loera. En ese momento se aprecia como el titular de Defensa, Salvador Cienfuegos Zepeda, empuja al secretario de la Marina, Vidal Francisco Soberón Sanz. Este sólo es el último episodio de un problema mayor, gestado en el sexenio pasado entre las dos principales ramas de nuestras Fuerzas Armadas. El gobierno civil confía más en la Marina que en el Ejército y este último ha sido acusado de varias tropelías con relación a casos de corrupción y violaciones a los derechos humanos. El mismo secretario Cienfuegos ha reaccionado a estos señalamientos.

Por otro lado, la revista Rolling Stone publicó anteayer la versión completa de la entrevista que el actor Sean Penn realizó al líder del Cártel de Sinaloa, en octubre del año pasado. En el video de un poco más de 17 minutos, El Chapo platica sobre sus inicios en el narcotráfico. Asimismo, reconoció que ahora puede abastecer “más heroína, metanfetamina, cocaína y mariguana que nadie en el mundo”. Al respecto, se sabe que el gobierno de Estados Unidos examinará los encuentros del actor Sean Penn con Guzmán Loera, pero no está claro si los fiscales intentarían obligar al actor a entregar información sobre su entrevista con el narcotraficante. Más allá de esto, si el gobierno federal no tiene elementos sólidos para acusar a los actores, es conveniente que los acercamientos con ellos se realicen de forma cautelosa y evitar en todo momento criminalizarlos.

Como demuestran los diarios norteamericanos, nuestros vecinos están felices con la idea de extraditar a Guzmán Loera y hablan de que esto ha mejorado las relaciones entre los dos países. Mala cosa si el destino de un criminal pesa más que el comercio, la cultura y una rica frontera común.

Fecha: 
Jueves, 14 de Enero 2016 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

2016, un año de mucha actividad política

Durante el año que recién empieza van a ocurrir diversos sucesos políticos que en mayor o menor medida atraparán la atención del público.

En México se van a elegir 13 gobernadores. El 17 de este mes se realizará la elección extraordinaria para gobernador de Colima y luego, el 5 de junio entrante, serán electos los gobernantes de Aguascalientes, Chihuahua, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, Sinaloa, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas.

Ese mismo 5 de junio también se efectuarán las elecciones para renovar congresos locales y ayuntamientos en Aguascalientes, Chihuahua, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo, Sinaloa, Tamaulipas, Tlaxcala y Zacatecas. Asimismo, en Veracruz serán electos los diputados de la siguientes legislatura local.

En total, este año serán electos 13 gobernadores, 965 ayuntamientos con sus respectivos presidentes municipales, síndicos y regidores, 239 diputados de mayoría relativa y 149 de representación proporcional.

Por lo anterior, durante los próximos cinco meses gran parte de las discusiones, análisis y comentarios, tanto en privado como en los medios de comunicación, será sobre las elecciones de este año.

La atención será mayor en torno a lo que suceda en aquellos estados que mas votantes tienen y que por lo tanto son los que más influenciarán los resultados de la elección presidencial de 2018: Veracruz (5.6 millones de votantes), Puebla (4.2 millones), Oaxaca (2.7 millones), Chihuahua (2.6 millones), Tamaulipas (2.5 millones), Hidalgo (2 millones) y Sinaloa (2 millones). Solo en estos siete estados se concentra el 21.6% del total de los votantes del país.

2016 también será un año electoral en Estados Unidos. El 8 de noviembre venidero, además de elegir al sucesor del presidente Barack Obama, los estadounidenses renovarán su Cámara de Representantes y elegirán a 34 senadores y 14 gobernadores.

Será electo un senador de cada uno de los siguientes estados: Alabama, Alaska, Arizona, Arkansas, California,  Colorado, Indiana, Iowa, Kansas, Kentucky, Luisiana, Maryland, Missouri, Nevada, New Hampshire, New York, North Carolina, North Dakota, Ohio, Oklahoma, Oregón, Pennsylvania, South Carolina, South Dakota, Utah, Vermont, Washington y Wisconsin.

Las gubernaturas que estarán en juego son las de los estados de Delaware, Indiana, Missouri, Montana, New Hampshire, North Carolina, North Dakota, Oregón, Utah, Vermont, Washington y West Virginia, así como las de los territorios de Puerto Rico y Samoa Americana.

A partir del 1 de febrero hasta mediados de junio, los partidos Republicano y Demócrata realizarán elecciones primarias y convenciones estatales para elegir a quienes serán sus respectivos candidatos a la presidencia de Estados Unidos. Habrá que estar atentos a lo que suceda en las primarias y convenciones que se realicen en febrero en diversos estados. Lo que ahí suceda seguramente eliminará de la contienda a varios aspirantes republicanos y al demócrata O’Malley.

Luego vendrán las primarias y convenciones del supermartes 1 de marzo. Los demócratas las realizarán en 12 estados y los republicanos en siete. Este día podrían definirse ambas candidaturas presidenciales. Si esto no ocurre en alguno de lo partidos o en ambos, habrá que esperar los resultados de las primarias y convenciones estatales que se llevarán a cabo durante los siguientes días de marzo.

Durante la segunda quincena de julio se realizarán las convenciones de los partidos Republicano y Demócrata. La primera en Cleveland, Ohio, y la segunda en Filadelfia, Pennsylvania. De ellas emergerán los candidatos presidenciales que buscarán ganar la elección el 8 de noviembre.

2016 será un año de mucha política.

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 04 de Enero 2016 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Hipocresía cristiana

“En la medida en que nuestras sociedades experimentan divisiones, ya sea étnicas, religiosas o económicas, todos los hombres y mujeres de buena voluntad están llamados a trabajar por la reconciliación y la paz, el perdón y la sanación. La tarea de construir un orden democrático sólido, de fortalecer la cohesión y la integración, la tolerancia y el respeto por los demás, está orientada primordialmente a la búsqueda del bien común. La experiencia demuestra que la violencia, los conflictos y el terrorismo que se alimenta del miedo, la desconfianza y la desesperación nacen de la pobreza y la frustración. En última instancia, la lucha contra estos enemigos de la paz y la prosperidad debe ser llevada a cabo por hombres y mujeres que creen en ella sin temor, y dan testimonio creíble de los grandes valores espirituales y políticos que inspiraron el nacimiento de la nación”.

Las palabras arriba anotadas las pronunció el papa Francisco el pasado 25 de noviembre en Nairobi, al dirigirse a las autoridades de Kenia y los miembros del cuerpo diplomático acreditado ante ese país.

El mensaje papal, impregnado de sensatez y reflejando los valores cristianos de paz y amor al prójimo, se dio 12 días después de los ataques del Estado Islámico en París y contrasta mucho con los diversos líderes y predicadores cristianos estadounidenses de extrema derecha, la mayoría de ellos identificados con los grupos más conservadores del Partido Republicano a los que pertenecen los aspirantes a la candidatura presidencial Ted Cruz, Marco Rubio, Ben Carson y Mike Huckabee.

Estos cristianos, que utilizan los textos bíblicos para justificar sus posiciones ideológicas y políticas, aparentemente se olvidan del Nuevo Testamento cuando se trata de hablar de cómo enfrentar la amenaza terrorista.

Por ejemplo, el presidente de la ultraconservadora Liberty University, Jerry Falwell Jr., dijo el viernes que “si más gente buena tuviera permisos para portar armas ocultas, entonces podríamos acabar con esos musulmanes antes de que entraran y mataran. Vamos a darles una lección, si es que alguna vez se presentan aquí”. Aceptó que en ese mismo momento llevaba un arma en su bolsillo trasero derecho e invitó a los estudiantes a inscribirse en un curso gratuito de uso de armas.

Falwell Jr. y otros cristianos como él han decidido recurrir a un discurso de odio que asustaría al propio Jesús, quien en su Sermón de la Montaña dijo, entre otras cosas: “Bienaventurados los misericordiosos: porque ellos obtendrán misericordia” y “bienaventurados los pacificadores: porque ellos serán llamados hijos de Dios”.

Falwell Jr., Trump, Carson y los demás olvidan otras palabras del fundador de la religión en que basan su discurso político y sus condenas a quienes no piensan igual que ellos. Algunas frases de Jesús que convenientemente dejan de lado: “Ama a tus enemigos y ruega por los que te persigan”, “Al que te abofeteé en la mejilla derecha ofrécele también la otra”, “Guarda tu espada, porque al que mata con espada, con espada lo matarán”. Es más, antes de morir, Jesús no pidió ser vengado, sino que dijo: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”.

Por eso, entre las palabras de Francisco y la de los cristianos hipócritas que tanto influyen sobre la opinión pública estadounidense, me quedo con las primeras.

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 07 de Diciembre 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1