Se encuentra usted aquí

erario

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

880,000 por empleo

El próximo domingo los mexicanos iremos a las urnas para elegir nueve gobernadores, 500 diputados federales, 600 diputados locales, 871 ayuntamientos, 20 juntas municipales y 16 jefes delegacionales.

Habrá elección de gobernador en Baja California Sur, Campeche, Colima, Guerrero, Michoacán, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí y Sonora.

En cada uno de los 300 distritos electorales en que se divide el país se elegirán a los 300 diputados de mayoría relativa (MR) y 200 de representación proporcional (RP) que a partir del próximo 1 de septiembre conformarán la nueva Cámara de Diputados del Congreso de la Unión.

En 16 estados se elegirán 600 diputados locales (363 de mayoría y 248 plurinominales) diputados locales. Baja California Sur: 21 (16 MR y 5 RP); Campeche: 35 (21 MR y 14 RP); Colima: 25 (16 MR y 9 RP); Distrito Federal: 66 (40 MR y 26 RP); Guanajuato: 36 (22 MR y14 RP); Guerrero: 46 (28 MR y 18 RP); Jalisco: 39 (20 MR y 19 RP); México: 75 (45 MR y 30 RP); Michoacán: 40 (24 MR y 16 RP);  Morelos: 30 (18 MR y 12 RP); Nuevo León: 42 (26 MR y 16 RP); Querétaro 25 (15 MR y 10 RP); San Luis Potosí 27 (15 MR y 12 RP); Sonora: 33 (21 MR y 12 RP); Tabasco: 35 (21 MR y 14 RP); Yucatán: 25 (15 MR y 10 RP).

En 15 estados se elegirán 871 ayuntamientos. Baja California Sur: 5; Campeche: 11; Colima: 10; Guanajuato: 46; Guerrero: 81; Jalisco: 125;   México: 125; Michoacán: 113; Morelos: 33; Nuevo León: 51;  Querétaro: 18; San Luis Potosí: 58; Sonora: 72; Tabasco: 17; Yucatán: 106.

En Campeche se elegirán 20 juntas municipales.

En el Distrito Federal serán electos 16 jefes delegacionales.

En resumen, el próximo domingo los mexicanos que vayamos a votar les daremos chamba para los siguientes tres años a 2,016 mujeres y hombres. Estos solamente son los nueve que serán gobernadores, los 1,100 que serán diputados federales y locales, los 871 que serán presidentes municipales, los 16 que serán jefes delegacionales del Distrito Federal y los 20 que serán presidentes de juntas de gobierno de Campeche.

Además, mediante nuestro voto les daremos trabajo durante los siguientes tres años a los cientos de síndicos y miles de regidores, tanto de mayoría relativa como de representación proporcional, que serán electos en cada uno de los 871 municipios en donde se elegirán ayuntamientos y, en el caso de Campeche, juntas municipales. ¿Cuántos miles? Bastantes y los números varían para cada ayuntamiento. Consideremos, conservadoramente, un promedio de un síndico y ocho regidores por municipio. Esto significa que el 7 de junio 7,839 personas, mínimo, serán electos para estos cargos.

O sea que el domingo entrante serán unas 10,000 o más personas las que asegurarán un empleo de tres años y no los aproximadamente 2,000 que diversos analistas, columnistas y medios de comunicación han venido mencionando.

Si tomamos en cuenta que el INE y los partidos políticos gastarán 8,800 millones de pesos en esta elección, generar cada uno de estos nuevos empleos nos costará 880,000 pesos, mínimo.

Hace siete años se publicó en elempresario.mx que “en México, cada empleo generado en el sector de las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) tiene un costo para el erario de 28,397.70 pesos canalizados a través del Fondo de Apoyo a la Pequeña y Mediana Empresa (Fondo Pyme) de la Secretaría de Economía (SE)”.

880,000 es una cifra casi 3,000% mayor que 28,397.70. Un empleo en el sector Mipymes es infinitamente más productivo que uno dentro del sector gubernamental y sale menos caro generarlo.

El sistema de elección de nuestros gobernantes y representantes: un caso más de la forma en que se despilfarran nuestros recursos. Este año: 8,800 millones de pesos.

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 01 de Junio 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

En tiempos de la paranoia mexicana

En nuestros días, es cada vez más común escuchar la palabra “paranoia” para referirnos a un comportamiento maniático o exagerado de una persona. De acuerdo al RAE la definición de paranoia es: 1. f. Perturbación mental fijada en una idea o en un orden de ideas.

Ciertamente, somos asertivos al usarla.

Nuestro país ha vivido diferentes sucesos fatídicos y violentos a lo largo de sus 205 años de historia, hechos que se han vuelto “noticia” y, que a través de los años, han impactado a la sociedad por generaciones; no obstante, nunca antes, estas noticias habían sido tan visibles, alcanzables y expeditas para las personas como ahora; todo, gracias a los medios masivos de comunicación que existen en la actualidad; y por supuesto, las cada vez más presentes: redes sociales, destacando por supuesto a Facebook y Twitter.

Cada hecho, cada declaración, cada movimiento, cada escándalo, es posible ser conocido en tiempo real; a cualquier hora y en cualquier sitio en el que nos encontremos.

Esa condición de estar enterados de todo lo que pasa en nuestro país y fuera de él, ha hecho, que la gente cada vez comprenda más y mejor, los porqués de las situaciones que afectan a la nación; cuestionándose cada vez más y con toda razón, acerca del desempeño de los legisladores: rendición de cuentas, transparencia, legalidad,  etc…, debido, desde luego, a los vergonzosos episodios de corrupción por parte de nuestros representantes; escándalos siempre existentes pero más manifiestos que nunca.

El conocer todos estos casos deshonrosos, en un país en vías de desarrollo como es México, en donde 27 millones de personas viven con menos de USD 4.00 al día, es por demás, indignante. Nombres como: Elva Esther Gordillo, Humberto Moreira, Andrés Granier y una larga lista de otras figuras públicas al frente de gobiernos, sindicatos o instituciones gubernamentales, han estado en el ojo del huracán, por sus sonados casos de desvío de recursos del erario para sus intereses particulares (entre muchos otros delitos no menos graves). Hechos que sin duda alguna, viven en la memoria de todos los mexicanos.

¿La  consecuencia? un óptimo caldo de cultivo para la paranoia colectiva, en donde la desconfianza, es protagonista.

Si existen traumas psíquicos en lo individual, ¿por qué no pensar en lo colectivo? ¡tiene lógica!, los habitantes de este país en su conjunto, padecen de severos traumas que los han convertido en un grupo social evidentemente desconfiado, con una férrea postura defensiva. Lo interesante es determinar si su actuar es justificado o no.

Es innegable, que la sociedad mexicana, ha sido herida por demasiadas malas acciones y decisiones de parte de quienes nos gobiernan.

Recordando las palabras del presidente Enrique Peña Nieto hace unos días, en su visita a la Riviera Maya, Quintana Roo:

A veces pareciera que no quisiéramos o nos negáramos a reconocer los avances y a registrar las buenas noticias, estamos en búsqueda de ellas, y cuando las tenemos frente a nosotros pareciera que no las vemos” (…).

Está claro que al mismo presidente Peña le indigna la paranoia social y la denuncia a los cuatro vientos, pero todos sabemos que la cura para que la sociedad pueda recobrar la credibilidad, el optimismo, la confianza y la certidumbre, es en resumidas cuentas, la tan ansiada justicia social, cuestión, que es suma de voluntades de muchos frentes.

Dicha paranoia colectiva, juega indudablemente, un papel importante en la actual carrera electoral, en la mayoría de los ciudadanos, abunda un hartazgo generalizado por las acciones proselitistas y las votaciones y los partidos políticos lo saben; por lo que nunca antes habían tenido que pagar precios tan altos por sus malas acciones.

Por otro lado, qué pasa si no sólo consideramos la paranoia “negativa”, sino, la paranoia “positiva”, refiriéndome a los numerosos casos de personajes controversiales que se han visto involucrados en situaciones extremas, que han causado ecos inusitados dentro y fuera de nuestro país, considerados por algunos como “héroes; desde el plano social hasta el periodístico o humanitario, han sido sólidamente defendidos y apoyados; por mencionar algunos: el conocido líder de las autodefensas en Michoacán, José Manuel Mireles preso en algún lugar de Sonora, los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa y sus familias, la periodista Carmen Aristegui o el Padre Solalinde, defensor de los migrantes.

El poder de la gente es su expresión en las redes sociales, y es a mi pensar, un desahogo legítimo.

Nunca hay que olvidar que a toda acción, una reacción, después de todo, estoy segura, que en algún momento de nuestras vidas, cada uno de nosotros ha sido un “paranoico”.

________________________________________________________

Referencias:

http://buscon.rae.es/drae/srv/search?val=paranoia

http://es.wikipedia.org/wiki/Pobreza_en_M%C3%A9xico

http://www.milenio.com/politica/EPN_avances-EPN_buenas_noticias-EPN_turi...

Fecha: 
Lunes, 04 de Mayo 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Diagnóstico de la crisis de los poderes públicos

 

El presidente Enrique Peña proferirá hoy un discurso en el que expondrá la ruta a seguir para enfrentar la crisis que asuela a los poderes públicos en México, y amenaza con provocar una espiral de ingobernabilidad. El diagnóstico que la elite política haya hecho de la circunstancia mexicana es vital para medir el alcance y la efectividad del remedio. Al parecer el tema central será la violencia. Puede ser un buen indicio si se entiende que la violencia tiene muchas caras: la del gobierno por no cumplir ni hacer cumplir la ley, o sea, la impunidad; la violencia política o desigualdad ante la ley; la violencia económica, que se revela como desigualdad y marginación; la violencia de la corrupción o uso privado de los bienes públicos, que mina el erario y a la competitividad; la violencia a los derechos del individuo o guerra contra las drogas, etc.

Estas manifestaciones de la violencia tienen en jaque a partidos y poderes públicos: el posible conflicto de interés entre el presidente y empresarios causó una crisis de confianza que socava su legitimidad. Los miles de asesinatos y desaparecidos devastan al poder judicial, y cierra este círculo la respuesta de la Suprema Corte al referendo, vía consulta popular, sobre salarios mínimos y energía: esta figura jurídica nació muerta, ya que cualquier ley tiene implicaciones económicas. Si el ciudadano no puede incidir sobre el destino de su dinero (los impuestos) se anula el sistema representativo. Así, la Corte da la espalda a la democracia. Por su lado, el legislativo no equilibra al ejecutivo. La corrupción e impunidad, que corroe a los partidos, obstruye a este canal como medio para encausar el conflicto social. Y estados y municipios están colapsados. Las violencias liquidaron a la estructura institucional.

Reconstruir a las instituciones es tarea de mediano plazo. En lo inmediato, es crucial incidir en el sistema de rendición de cuentas, que implica pedir perdón, un desagravio simbólico y tal vez una amnistía y, a partir de ahora, combatir con firmeza la corrupción, el tráfico de influencias, el abuso del poder y la malversación del dinero de cada uno de nosotros. Sugiero esto porque quizá no haya políticos sin mancha. Para preservar los derechos individuales debe sustituirse la guerra a las drogas por la prevención de las adicciones: es condición sine qua non para sanear a las policías. Contra la violencia económica hay que subir salarios, depurar programas sociales (origen del clientelismo), establecer una política industrial que reconstruya las cadenas productivas, brinde crédito, desarrolle la ciencia y dé fin a la colusión políticos-empresarios. Por último, hay que fijar plazos y metas. Es el último tren de las elites.

Fecha: 
Jueves, 27 de Noviembre 2014 - 17:30
Redes sociales: 
1