Se encuentra usted aquí

enrique peña nieto

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Está el PRI en una trampa mortal?

El día de ayer se publicó una encuesta de BGC-Excélsior sobre el tema de los “destapes”. Según esta medición, poco más de la mitad de la población con teléfono en su vivienda se ha percatado de que algunos personajes de la vida pública han expresado su disposición a contender por la Presidencia de la República en 2018. Cuando se les pregunta sobre la pertinencia de hacer público este deseo a más de dos años de que empiece el proceso electoral del 2018, la opinión se divide sobre la pertinencia de estos destapes: 53% piensa que es demasiado pronto y 45% que es oportuno.

Resulta interesante que casi la mitad de la población encuestada considere pertinente adelantarse al proceso, en contra de la vieja tradición priísta de esperar hasta el último momento.  La mayor parte de la población (76%) sabe espontáneamente del reciente autodestape de Margarita Zavala, 43% piensa que Miguel Ángel Mancera también lo ha hecho y 35% recuerda que Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha dado a conocer su interés por competir en 2018. Este es otro dato relevante: en la memoria de corto plazo, Zavala borró a AMLO; incluso el jefe de Gobierno es más recordado en su deseo de llegar a la presidencia.

Sólo una cuarta parte de la población con teléfono piensa que Margarita Zavala se postuló porque genuinamente cree que tiene posibilidades de ganar la Presidencia del país. La gran mayoría (60%) considera que, de llegar a la Presidencia de la República, Zavala Gómez del Campo sería manipulada por su esposo Felipe Calderón. Esto último revela la misoginia tan extendida en nuestro país.

Por el lado del PRI, el secretario de gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, da una respuesta evasiva y discreta sobre el tema. Básicamente, señala que no es el momento oportuno para pensar en el tema. Lo cierto es que el secretario luce agobiado por los problemas de seguridad y la confrontación con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE). El otro gran candidato es Luis Videgaray Caso, quien también calla al respecto. Sin embargo, ha sido elogiado por el presidente Peña Nieto ante la comunidad libanesa. Cuando el mandatario habló de avances, sólo se refirió a los económicos, a los que precisamente caen en la esfera de competencia de la Secretaría de Hacienda.

Es posible que el PRI se encuentre en una trampa mortal. Las reglas han cambiado y mucha gente ve con naturalidad el que se hagan públicos los deseos de contender por la presidencia. Sin embargo, las principales cartas del PRI están atadas de manos, sujetas a los tiempos que fije Peña Nieto. Esta situación podría retrasar a los aspirantes tricolores, hacerlos menos conocidos y restarles competitividad. ¿Habrán reparado en ello en la Presidencia, en el PRI?

Fecha: 
Martes, 23 de Junio 2015 - 18:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Mantener o perder poder, la encrucijada presidencial

 

Los destapes de Margarita Zavala y Rafael Moreno Valle como precandidatos del Partido Acción Nacional a la presidencia de la república, ponen en serios aprietos al PRI.

De igual modo, el caso de Miguel Ángel Mancera por el PRD y, por supuesto, la candidatura ya definida de Andrés Manuel López Obrador por Morena, sin descontar eventualmente la irrupción de Jaime Rodríguez “El Bronco”, gobernador electo de Nuevo León, por la vía independiente. 

Lo anterior complica severamente el panorama priísta, porque sus rivales tendrán un enorme tiempo de ventaja para posicionarse en el ánimo social, independientemente del desgaste que genera para su causa ejercer el gobierno.

En el PRI, los tiempos sucesorios corren en otra dimensión de tiempo y espacio, bajo un estricto formato determinado décadas atrás.

Los pronunciamientos de los aspirantes mencionados materialmente trastornan el escenario del régimen en las agendas, tanto de gobierno como la política, porque para efectos de la sucesión estos elementos no se pueden separar.

El régimen ahora, aparte de tener la urgente necesidad de violentar los tiempos de la decisión, tendrá también que rediseñar la imagen y el discurso presidencial, primero, porque el presidente Peña Nieto tendrá que tomar la que será seguramente una de las determinaciones más importantes de su mandato mucho antes de lo planeado: escoger a su heredero.

Asimismo, construirle al ungido los escenarios de fortalecimiento político al interior del partido y el gobierno, así como generarle una imagen popular para estar en condiciones de enfrentar la que, desde ahora, se antoja será una de las competencias presidenciales más reñidas. 

La estrategia implica una obligación de modificar e incluso, como apuntábamos anteriormente, de transformar por completo la imagen y el discurso presidencial, porque las prioridades de la primera mitad del sexenio no pueden seguir siendo las mismas; hasta ahora el tema fundamental han sido las Reformas Constitucionales, pero su fondo y contenido están agotados.

El gobierno no puede seguir sosteniendo las reformas como el fundamento de su operación publicitaria, tiene que identificar otras áreas de oportunidad y adoptar nuevas prioridades, no sólo para intentar mejorar su imagen, sin omitir que en ello es imprescindible resolver la crisis de credibilidad institucional y la personal del Presidente, porque ambos factores inciden directamente en el proyecto sucesorio.

Enrique Peña Nieto no será el candidato, pero la influencia de su actuación en el ejercicio del poder es el antecedente natural y más importante para fortalecer o, en su caso, debilitar al candidato de su partido, sea quien fuere el elegido.

De tal forma que estos dos aspectos se tendrán que atender con prontitud, pero sobre todo con gran convicción, reconociendo que el priismo no está acostumbrado a esa dinámica de anticipación de sus tiempos.

La característica principal del priismo es, precisamente, el orden institucional, el respeto dogmático de sus formas en la distribución del poder horizontal. Adelantar el proceso puede convertirse en un factor de rompimiento de esos preceptos.

La gran fortaleza de los presidentes priístas radica esencialmente en su facultad de elegir unipersonalmente a su relevo; por ello, la tradición ha sido hacerlo hasta el último momento que el margen permite, porque se supone que una vez que se postula al candidato presidencial, el mandatario en turno pierde la mayor parte de ese poder y las estructuras se cargan a favor del que será su nuevo jefe político.

Sin embargo, las circunstancias, que son ajenas al formato usual, colocan hoy al presidente Peña Nieto en una extraordinaria encrucijada: mantener el poder, aunque eso suponga debilitar la proyección electoral de su partido, o perderlo antes del tiempo establecido, en contraparte para fortificar el interés colectivo.

Pocas veces si no es que esta es la primera, un presidente de la república emanado del Revolucionario Institucional tendrá que enfrentar un reto de estas características y dimensiones en el que sólo hay dos opciones viables: mantener para sí mismo personalmente el poder investido por el cargo hasta el límite del tiempo preestablecido o ceder el privilegio de esas facultades a cambio de que su partido esté en condiciones de conservar la presidencia del país.

Por supuesto que, visto de esta forma derivado del análisis que nos arroja como resultado, el siguiente proceso electoral presidencial será extraordinariamente competido; la posición no es nada sencilla.

De cualquier forma, suceda lo que suceda, la coyuntura pondrá a prueba las aptitudes políticas del mandatario; sin duda esta será su mayor prueba, tal vez más importante en grado de responsabilidad que la que se relaciona con el desempeño administrativo de su gestión.

Peña Nieto ha sido capaz en el pasado de tomar decisiones pragmáticas, pero esta rebasa todas las coyunturas que ha tenido que resolver anteriormente. Lo que no está a discusión es que, más allá de la vertiente por la que se incline, el tiempo corre velozmente en su contra, por lo que tendrá, pues, que precisar y concretar su postura cuanto antes.

Fecha: 
Martes, 23 de Junio 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1

Columnas:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La necesidad del PRI de volver a ser un partido nacional

Los resultados del proceso electoral recién concluido dejan como saldo, además de múltiples sorpresas, gran cantidad de temas para el análisis, en especial aquellos que se relacionan con el reordenamiento al interior de las fuerzas políticas.

Si antes de la elección el presidente Peña Nieto dudaba en designar a Manlio Fabio Beltrones como dirigente nacional del PRI, ahora no le debe quedar duda que, de no hacerlo, deja de ser un asunto de equilibrios y que se torna muy peligroso, mucho más cuando esos equilibrios contraponen intereses cupulares de sus entornos, de tal forma que no enviar al sonorense al partido podría significar un muy grave error.

El año entrante se disputarán doce gubernaturas, el Presidente va a requerir una conducción impecable de selección de candidatos, sobre todo porque, como se demostró en la jornada electoral, los escenarios locales pesan mucho más que los nacionales.

La elección de esas doce gubernaturas será el antecedente y referente de la lucha por la misma presidencia de la república. Más allá de las aspiraciones personales de Beltrones, su experiencia e institucionalidad garantizan privilegiar el interés del régimen.

En el proceso electoral, el PRI tuvo aciertos, pero también muchos errores, fundamentalmente en la selección de sus candidatos, porque aunque se pensó que el factor más influyente en el ánimo social iba a ser la crisis de credibilidad del gobierno federal, quedó demostrado que ese no fue el principal argumento.

El comportamiento del voto varió de acuerdo a cada región, a los panoramas locales y la fuerza de sus liderazgos, a la capacidad de operación de los gobernadores y sus estructuras.

De lo anterior hay varios ejemplos, evidentemente el más trascendental nos remite a Nuevo León, donde el rechazo a la gestión del gobernador Rodrigo Medina causó un cisma que provocó la derrota a manos del candidato independiente Jaime Rodríguez “El Bronco”.

De manera similar, los cuestionamientos en contra del gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, y la forma tan evidente en que su padre se inmiscuyó en la operación electoral, causaron el fracaso de Ricardo Villanueva, quien no pudo ganar la presidencia municipal de Guadalajara.

En Campeche, el margen esperado de victoria del partido se acortó dramáticamente y aunque Alejandro Moreno finalmente ganó la gubernatura, el PRI perdió la mitad de las alcaldías y en Ciudad del Carmen fue borrado del mapa.

Se asume que a pesar del gran esfuerzo de Alejandro Moreno, el gobernador Fernando Ortega no cumplió con su responsabilidad, y como se dice coloquialmente en el argot electoral, actuó de “brazos caídos”.

Todavía más grave lo que sucedió en Mérida, la capital de Yucatán, donde la estructura priista funcionó impecablemente, arrasando en los distritos locales y ganando las dos diputaciones federales ubicadas en la demarcación, una de ellas bastión histórico del panismo, pero aún así perdió la presidencia municipal por un voto cruzado promovido por grupos del mismo partido por más de veinte mil sufragios.

El asunto es que el boicot obedeció al hecho de que si Nerio Torres, el candidato del Revolucionario Institucional, hubiera ganado la alcaldía, se habría convertido en el más fuerte aspirante a suceder al actual mandatario Rolando Zapata.

La rivalidad de los grupos por la postulación a la gubernatura fomentó la operación del voto cruzado, acción de la que se señala como principal responsable a la ex gobernadora de esa entidad y todavía Secretaria General del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, Ivonne Ortega.

Estos ejemplos, porque hay muchos más en otras entidades, sirven para confirmar que la verdadera fuerza del priismo está seccionada, que para efectos de un auténtico control es imperante una conducción nacional fuerte.

El gobierno federal tiene muchas asignaturas que resolver, pero si bien le es fundamental recuperar imagen y dar resultados tangibles en materia de seguridad pública y desarrollo económico, principalmente, la dependencia del partido como instrumento para mantenerse en el poder estriba en lo que sucede en los estados.

Salvo en cinco entidades, Coahuila, Chiapas, Tamaulipas, Quintana Roo y Zacatecas, en las que el PRI se llevó el “carro completo”, materialmente en todas las demás hay focos rojos.

La situación hace suponer que para el régimen en el poder lo urgente es reordenar el formato mediante el cual el partido es el que vigile los proyectos electorales locales, aun cuando sean los gobernadores quienes ejecuten su desarrollo.

Porque la carrera por la presidencia de la república está en marcha y es precisamente el Revolucionario Institucional el más rezagado en ese sentido, no sólo por la carencia de precandidatos, sino por la necesidad de mantener primero las gubernaturas en competencia.

Desde esa perspectiva, el primer punto de la agenda política, independientemente de la gubernamental, es fortalecer al partido con un soporte centralista.

La elección de la nueva dirigencia del partido será en septiembre de este año; además del tiempo que se pierde de aquí a esa fecha, el riesgo mayor está en no elegir correctamente el perfil de su presidente que, desde nuestra opinión, tendrá que obedecer a los criterios aquí expuestos.

Fecha: 
Martes, 16 de Junio 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1

Columnas:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Elecciones: las lecciones

En los últimos días, analistas, periodistas y funcionarios se han enfrascado en comprender las lecciones que dejan las elecciones. Este es un ejercicio sano y las conclusiones son múltiples. Las lecciones pueden ser para todos: los partidos, los gobiernos, las instituciones electorales y hasta para los ciudadanos. Por esto es importante el planteamiento y discusión de las mismas. Para quien quiera verlas y aprenderlas, la reflexión puede ser provechosa; para aquellos que las nieguen, buena suerte. Sin tratar de agotar dichas lecciones de las elecciones, tal vez sea importante detenerse en los tres sucesos más llamativos: el triunfo de Jaime Rodríguez, el irresistible ascenso de MORENA (Ui) y el resultado de la votación federal en favor del PRI-PVEM.

Se dice que el triunfo de “El Bronco” en Nuevo León es una lección para el presidente Peña Nieto y los partidos. Es un aviso de que los intereses económicos pueden “hacer” gobernadores. En parte tienen razón, pero la lección también es de vuelta: no cualquier candidato es Jaime Rodríguez ni cualquier discurso populista es aceptable. Si estos mismos intereses económicos que ayudaron al “Bronco” suponen que pueden todo con dinero, se equivocan. La lección es más compleja que eso.

Sobre el ascenso de MORENA se ha dicho que es mérito de López Obrador, pero hay más responsables: Los Chuchos y las tribus perredistas. Sí, Nueva Izquierda debía aprender la elección, pero también el resto de las tribus que, por debajo de cuerda, ayudaron al triunfo morenista. La división del PRD, sus luchas intestinas, fueron una de las causas fundamentales de la defección de algunos cuadros (se dice que de Bejarano y compañía) que trabajaron a favor de las campañas de los adversarios: MORENA, PRI y PAN. También MORENA debe aprender la lección: ganó gracias a fuerzas prestadas con las que ahora tiene un compromiso. Si AMLO supone que fue sólo su carisma, podría encarar otra derrota más adelante.

Con relación a la votación federal favorable al PRI-PVEM, hay que recomendar, primero, tecito de Tila y calmantes para La Jornada, Reforma, Sin Embargo, Aristegui Noticias y amigos que los acompañan: el presidente salió airoso de las elecciones de medio periodo, a pesar de todo. Y ese todo fue mucho: casa blanca, casas de funcionarios, Tlatlaya, Iguala, CNTE, situación económica, etc. Por supuesto, los detractores habituales se apresuran a señalar que no es un triunfo de Peña Nieto, sino que los partidos de oposición son débiles, que no saben hacer política (en serio, lo dijeron), que la gente está dominada por las televisoras y un largo recetario de cosas para apoyar su opinión. Están equivocados; el gobierno federal sacó un operativo exitoso para proteger a las elecciones, estas fueron pacíficas y además es muy probable que el PRI-PVEM gane la mayoría en la Cámara de Diputados. El presidente ganó, así, sin más. Pero la elección también va de regreso. Todos sus detractores habituales tienen razón: ganó por el trabajo del PRI en los estados, por los excesos acusatorios (y muchas veces sin pruebas) contra su gobierno, por la división de los partidos de oposición, en fin. Pero las condiciones favorables, como la suerte misma, tiene la mala costumbre de agotarse. Esa es la lección.

Fecha: 
Miércoles, 10 de Junio 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Violar la constitución: ¿traiciona a la patria y renuncia?

¿Constituye una “falta grave” la violación a la constitución que el propio Ejecutivo Federal impulsó y reformó en materia educativa? ¿Puede calificarse de traición a la patria este quiebre constitucional? ¿La estrategia de los opositores es inducir al presidente a romper con el orden jurídico para después acusarlo de alta traición y demandar su renuncia? ¿Es válido violar por razones tácticas o estratégicas a la ley? ¿Qué costos sociales, políticos (de estabilidad y paz) y económicos provocan decisiones fundadas en tal pragmatismo? ¿Qué efectos tiene en la seguridad personal y patrimonial tan grave intrepidez? ¿Quién gana y quién pierde cuando se hace a un lado la legalidad? ¿Qué consecuencias tendrá sobre un gobierno percibido débil, que cede al chantaje? ¿Se hicieron estas preguntas los asesores y funcionarios que participan en la toma de decisiones del presidente Enrique Peña?

¿Quebrantar el Estado de derecho no es un llamado a la ley del más fuerte y a la violencia? Instigar a la ruptura de la legalidad, ¿no es una invitación a los buitres de toda clase? ¿Qué debe hacer el ciudadano común para que respeten su vida y patrimonio tanto corporaciones sindicales como poderes fácticos? ¿A quién acudir? ¿Cómo hacer funcionar a una economía cuando al violentar las reglas se mata a la confianza? ¿Qué efectos tendrá sobre la inversión y el crecimiento vivir en una nación asolada por la violencia y cuyo gobierno no sólo es incapaz de hacer cumplir la ley sino que él mismo la traiciona? ¿No será más costoso económicamente, pero también en derramamiento de sangre, así como en vidas, mostrar debilidad ante los grupos de presión, llegada la hora de hacer cumplir la ley y procurar el orden?

¿Se justifica sacrificar la ley en aras de una ventaja electoral? ¿Podrá gobernarse con mayorías legislativas, pero sin legitimidad? Si más tarde se quiere hacer valer la ley y el orden, ¿serán necesarias las ejecuciones sumarias o la represión a gran escala? ¿Espera la clase gobernante el hartazgo de los mexicanos para actuar con fuerza desmedida? ¿Vamos hacia un régimen autoritario? ¿Se aliaron los grupos violentos con los intereses más oscuros para destruir a nuestra frágil democracia? ¿Son legítimos sus intereses privados cuando socavan el interés general? ¿Creen que ganarán la guerra al capitalismo de Estado o neoliberalismo? ¿Por qué estos levantiscos se alían, de facto, con el neoliberalismo cuando en todas partes está conculcando los derechos sociales y las libertades políticas? ¿Creen que los pobres ganarán destruyendo a la ley, que restringe al poderoso?

Fecha: 
Jueves, 04 de Junio 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Los que en realidad mandan

La decisión del gobierno federal de suspender indefinidamente el proceso de evaluación de maestros de primaria y secundaria para decidir su ingreso, promoción y/o permanencia en el sistema pomposamente llamado de “Educación Básica y Media Superior” corrobora una vez más que los funcionarios de los tres poderes y tres niveles de gobierno trabajan para grupos minoritarios pero poderosos y no para los millones de mexicanos que, mediante los impuestos directos e indirectos que pagamos, sostenemos a todo el aparato burocrático que no ha servido para sacar a nuestro país de su ancestral atraso.

El Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación calificó la decisión de la Secretaría de Educación Pública como un atentado “contra el derecho de casi 400,000 mexicanos, entre aspirantes a ingresar al servicio público educativo, docentes en servicio que buscan legítimamente una promoción (como director, supervisor o asesor técnico-pedagógico), así como docentes interesados en ser evaluados en su desempeño, tanto para reconocer sus áreas de mejora como para acceder a incentivos que reconozcan su mérito”.

También es un atentado contra el derecho constitucional que tienen de recibir una educación de calidad casi 35 millones de niños y adolescentes (25.9 millones de estudiantes de educación básica y nueve millones más de educación media superior).

En total 400,000 maestros y 35 millones de estudiantes perjudicados por quienes en realidad mandan sobre el sistema educativo nacional: un puñado de líderes de cinco secciones del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) que se han agrupado en una organización conocida como la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

Estos líderes, cuya fuerza está en Chiapas, DF, Guerreo, Michoacán y Oaxaca, han decidido que los maestros no sean evaluados y también han ordenado la cancelación de clases en miles de escuelas en los estados en donde operan, el bloqueo de calles de la Ciudad de México y otras localidades, el asalto y destrucción de oficinas gubernamentales y negocios privados, el robo e incendio de vehículos oficiales y particulares, el secuestro de funcionarios, policías y soldados, la violación de la Constitución y un sinnúmero de leyes federales y estatales. Muchas de sus decisiones han causado la muerte de personas inocentes y todo lo han hecho con absoluta impunidad. Saben usar la fuerza para lograr su cometido, que es descarrilar cada una de las reformas que pudieron llevarse a cabo gracias al Pacto por México, desestabilizar el sistema político nacional, mandar sobre altos funcionario, derrocar al gobierno en turno e imponer, más temprano que tarde, un régimen de izquierda extrema.

Ante ellos, el gobierno federal ya demostró una gran debilidad y es difícil que éste recupere su fuerza mientras el presidente Enrique Peña Nieto mantenga en sus cargos a los secretarios, subsecretarios y demás funcionarios que hasta ahora aparentemente han trabajado para la CNTE y no para su jefe ni los cientos de miles de maestros que sí quieren trabajar y los millones de niños que merecen recibir una educación de calidad.  

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 03 de Junio 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

CNTE le va ganando a EPN

“El Estado garantizará la calidad en la educación obligatoria de manera que los materiales y métodos educativos, la organización escolar, la infraestructura educativa y la idoneidad de los docentes y los directivos garanticen el máximo logro de aprendizaje de los educandos”. – Artículo 3 de la Constitución.

“Para garantizar la prestación de servicios educativos de calidad, se crea el Sistema Nacional de Evaluación Educativa. La coordinación de dicho sistema estará a cargo del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación. El Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación será un organismo público autónomo, con personalidad jurídica y patrimonio propio. Corresponderá al Instituto evaluar la calidad, el desempeño y resultados del sistema educativo nacional en la educación preescolar, primaria, secundaria y media superior”. - Artículo 3 de la Constitución, Fracción IX.

“El Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación es un organismo público autónomo, con personalidad jurídica y patrimonio propios, conforme lo dispone la fracción IX del artículo 3o. de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. El Instituto contará con plena autonomía técnica, de gestión, presupuestaria y para determinar su organización interna”. - Artículo 22 de la Ley del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación.

“El Instituto tendrá por objeto coordinar el Sistema Nacional de Evaluación Educativa, así como evaluar la calidad, el desempeño y los resultados del Sistema Educativo Nacional en lo que se refiere a la educación básica y a la educación media superior, tanto pública como privada, en todas sus modalidades y servicios. Asimismo, el Instituto diseñará y realizará mediciones y evaluaciones que correspondan a componentes, procesos o resultados del Sistema Educativo Nacional respecto a los atributos de educandos, docentes y Autoridades Escolares, así como, de las características de instituciones, políticas y programas educativos”. - Artículo 25 de la Ley del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación.

“Corresponde al Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación: I. La evaluación del sistema educativo nacional en la educación preescolar, primaria, secundaria y media superior, sin perjuicio de la participación que las autoridades educativas federal y locales tengan, de conformidad con los lineamientos que expida dicho organismo, y con la Ley del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación. II. Fungir como autoridad en materia de evaluación educativa, coordinar el sistema nacional de evaluación educativa y emitir los lineamientos a que se sujetarán las autoridades federal y locales para realizar las evaluaciones que les corresponden en el marco de sus atribuciones. III. Emitir directrices, con base en los resultados de la evaluación del sistema educativo nacional, que sean relevantes para contribuir a las decisiones tendientes a mejorar la calidad de la educación y su equidad.  Respecto de los servicios educativos diferentes a los mencionados en la fracción I de este artículo, la Secretaría y demás autoridades competentes, realizarán la evaluación correspondiente, de conformidad con las atribuciones establecidas por esta Ley”. – Artículo 29 de la Ley General de Educación.

“En materia del Servicio Profesional Docente, para la Educación Básica y Media Superior, corresponden al Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación las atribuciones siguientes: I. Definir los procesos de evaluación a que se refiere esta Ley y demás disposiciones aplicables; II. Definir, en coordinación con las Autoridades Educativas competentes, los programas anual y de mediano plazo, conforme a los cuales se llevarán a cabo los procesos de evaluación a que se refiere la presente Ley; III. Expedir los lineamientos a los que se sujetarán las Autoridades Educativas, así como los Organismos Descentralizados que imparten educación media superior, para llevar a cabo las funciones de evaluación que les corresponden para el Ingreso, la Promoción, el Reconocimiento y la Permanencia en el Servicio Profesional Docente en la educación obligatoria”. – Artículo 7 de la Ley General del Servicio Profesional Docente.

“Con motivo de nuevos elementos a considerar en el proceso de evaluación para el ingreso, promoción y permanencia en Educación Básica y Media Superior, quedan suspendidas indefinidamente las fechas publicadas para su realización”. – Boletín de prensa emitido el viernes 29 de mayo por la Secretaría de Educación Púbica, anunciando una decisión del gobierno federal que es violatoria de la Constitución y de la leyes General de Educación, General del Servicio Profesional Docente, y  del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, entre otras.

Es claro, que en lo que a la Reforma Educativa se refiere, la disidencia magisterial le va ganando la batalla al gobierno de Enrique Peña Nieto. Lástima para el país, lástima para los millones de niños y jóvenes condenados a vivir sus vidas en la mediocridad.

Secciones:

Fecha: 
Martes, 02 de Junio 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Inexplicable decisión de suspender evaluación a maestros. Lo caras que son las elecciones. Situación de la industria y economía en el país

El presidente de Mexicanos Primero, Claudio González, comenta sobre la inexplicable decisión del gobierno federal de suspender indefinidamente la evaluación de los maestros del país. En el estudio me acompañan Antonio Castro, Armando Chacón y, como comentarista huésped, el presidente de la CANACINTRA, Rodrigo Alpízar, y conversamos sobre lo caro que nos sale elegir a nuestros gobernantes y representantes; la caída de la economía de EEUU en el primer trimestre y cómo afecta a la de México; la situación de la industria del país y la dificultad de obtener créditos; la creación del banco CANACINTRA. Hugo González comenta sobre nuevos desarrollos de Google y Mónica Uribe describe la difícil semana que le espera al papa Francisco.

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 01 de Junio 2015 - 19:30
Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Sin evaluación, sin prestigio y sin acuerdo

Imposible no atribuir la suspensión de los procesos de evaluación para ingreso, promoción y permanencia para la educación básica y media superior a un oscuro acuerdo o al temor. Así lo han interpretado la mayoría de los analistas y medios que han abordado el tema.

Dicha suspensión se dio a conocer por medio de un comunicado el pasado viernes. Hay que decir que fue una sorpresa para todos esa decisión, hasta ahora no explicada por el gobierno. A menos que más adelante se dé una buena razón para la acción tomada, esto traerá consecuencias graves. Sin duda, esto dañará aún más la credibilidad del gobierno federal y la eficacia de las reformas será puesta en duda. Ni que decir el daño que en lo personal se inflige al presidente Enrique Peña Nieto. Lo afectará más que cualquier escándalo.

Muchas de las reformas propuestas por el gobierno federal, han resultado en distanciamientos con poderosos grupos de interés. Hoy no hay muchos que abiertamente apoyen a la administración peñista. La cancelación de la evaluación tal cual, lo aleja de apoyos con los que contaba desde la iniciativa privada y la sociedad y a cambio no gana absolutamente nada.

Si la decisión de suspender indefinidamente la evaluación se realizó con el propósito de garantizar que la CNTE no boicoteé las elecciones del 7 de junio, este fue un sacrificio inútil, La CNTE ha demostrado, una y otra vez, que no es un grupo homogéneo. No hay manera de llegar a acuerdos estables con ella. Hay, además, muchas otras organizaciones interesadas en sabotear los comicios. Con algunos se puede llegar a acuerdos monetarios o de otro tipo, pero con otros no.

Pero hay otra posibilidad. Puede ser que el acuerdo de suspensión de la evaluación no haya sido con la CNTE, sino con el SNTE. ¿A cambio de qué?, ¿de apoyo electoral? De cualquier forma, el gobierno federal queda sin evaluación, sin prestigio y sin acuerdo ni con el SNTE ni con la CNTE.

La Marcha por la Paz:

La marcha de ayer, encabezada por personajes como Isabel Miranda y José Ortega, sendos líderes de organizaciones civiles, fue para solicitar paz y en apoyo de las Fuerzas Armadas. No hay muchas muestras de apoyo, por lo que el gobierno federal debía aprovechar para reunirse con los convocantes.

De cualquier manera, hay que leer entre líneas, la marcha fue para apoyar a las Fuerzas Armadas, no al gobierno federal. Para éste, fue más bien una advertencia.

Fecha: 
Lunes, 01 de Junio 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Y para cuando el nuevo sistema procesal acusatorio?

Ayer el Presidente de la República Enrique Peña Nieto inauguró el Séptimo Foro Nacional sobre Seguridad y Justicia, y en particular sobresalió el nuevo sistema de justicia penal acusatorio. 

El sistema procesal acusatorio entrará en vigor cuando lo establezca la legislación secundaria correspondiente, sin exceder el plazo de ocho años a partir del día siguiente de la publicación de la reforma constitucional del 18 de junio del 2008, la cual instituye las bases para regular dicho sistema y aplica diversas modificaciones al sistema penitenciario y de seguridad pública. Por tanto, en todo el territorio nacional tendrá que entrar en plena vigencia a más tardar en junio de 2016. 

En tal contexto con el propósito de contribuir a la implementación del nuevo sistema de justicia penal, recién publiqué cinco libros denominados “Análisis jurídico-operativo del sistema penal acusatorio en México a nivel Federal”, con el fin de analizar el funcionamiento de las distintas figuras procesales que serán introducidas en el nuevo sistema.

El primer tomo se centra en el Código Nacional de Procedimientos Penales, y en él se abordan las generalidades del sistema acusatorio como naturaleza jurídica, la operación de los criterios de oportunidad, los acuerdos reparatorios, la suspensión del proceso y el procedimiento abreviado. 

El segundo tomo, además de definir la justicia alternativa, refiere en qué medidas procesales puede ser utilizada ésta. Analiza su figura jurídica y establece la forma en que funciona el procedimiento restaurativo, según lo ordena el Dictamen aprobado de la Ley Nacional de Mecanismos Alternativos para la Solución de Controversias en Materia Penal.

El tercer tomo explora la operatividad de las mediadas cautelares tal y como habrán de ser empleadas en el sistema acusatorio y observar la procedencia de las figuras contenidas en el Código Nacional de Procedimientos Penales, la Ley Nacional de Ejecución de Medias Cautelares y Obligaciones Procesales, la Ley Nacional de Ejecución de Sanciones Penales y la Ley Nacional de Mecanismos Alternativos de Solución de Controversias en Materia Penal. 

El cuarto tomo analiza la judicialización del sistema penitenciario, además de centrarse en el análisis de las distintas formas de libertad preliberacional.

El quinto y último tomo aborda las figuras ya analizadas y las observa a la luz de una muestra de delitos de alto impacto del fuero común en once entidades federativas del país.

En definitiva es una obra para todo público, así como para ellegislador, para ellos en especial, ya que por ahora resulta importante tener en sus manos este tipo de estudios para construir las respectivas leyes que aún faltan para reglamentar adecuadamente dicho sistema. 

La obra la pueden obtener en el Instituto Nacional de Ciencias Penales (INACIPE). 

Fecha: 
Jueves, 21 de Mayo 2015 - 18:30
Redes sociales: 
1