Se encuentra usted aquí

enrique peña nieto

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Iniciativa de Ley de Disciplina Financiera en las Entidades Federativas y los Municipios

 

La semana pasada el Presidente de la República presentó la Iniciativa de Ley de Disciplina Financiera.1 Ello, con el fin de establecer una regulación en materia de responsabilidad hacendaria que permita a los estados, el Distrito Federal y los municipios, conducirse bajo criterios y reglas que aseguren una gestión responsable y equilibrada de sus finanzas públicas.

Análisis cuantitativo

Actualmente la deuda total de los estados asciende a alrededor de 511, 719 mdp, creciendo en promedio 4.2% anualmente desde el comienzo del sexenio del presidente Enrique Peña Nieto.2

captura_de_pantalla_2015-08-25_13.36.10.png
Nota: Los deudas estatales del 2013 se actualizaron a precios corrientes del 2015.
Elaboración propia con base en información obtenida de la SHCP e indicadores de inflación del INEGI.

Los estados más endeudados son: Distrito Federal, Nuevo León, Chihuahua, Veracruz y Estado de México, acumulando entre estos cinco estados, el 49% del endeudamiento total.3

Los cinco estados que más han reducido su deuda proporcionalmente en el periodo 2013-2015 son4: Tlaxcala, Querétaro, Tabasco, Aguascalientes y San Luis Potosí.

En contraste, aquellos que más han aumentado su deuda son: Campeche, Hidalgo, Chihuahua, Oaxaca y Morelos

Las entidades con un menor costo financiero de su deuda son: Morelos, Aguascalientes, Guanajuato, Campeche, Baja California Sur. Por otro lado Veracruz, Quintana Roo, DF, Tamaulipas y Coahuila son los estados cuya deuda posee un costo financiero más alto.

captura_de_pantalla_2015-08-25_13.38.02.png
Elaboración propia con base en información de la SHCP.

La iniciativa5

La iniciativa busca lograr su objetivo mediante 5 componentes principales:

  • Reglas de Disciplina Financiera: procurarán el desarrollo sano y sustentable de las finanzas públicas, fomentado principios de responsabilidad hacendaria.
  • Sistema de Alertas: para que funcione se vinculará los niveles de endeudamiento, el servicio de la deuda y las condiciones de liquidez que permita una detección oportuna del riesgo en el endeudamiento.
  • Contratación de Financiamientos y Obligaciones: establecerá que los parámetros para la contratación sean la transparencia y la eficiencia. De acuerdo a esto se buscará el menor costo financiero y que los recursos se destinen a inversiones públicas productivas que generen beneficios en favor de la sociedad.
  • Deuda Estatal Garantizada: la Federación otorgará su aval para reducir la tasa de interés en los créditos de los estados y municipios, siempre y cuando estos estén de acuerdo en firmar convenios de disciplina financiera.
  • Registro Público Único: en este se inscribirán la totalidad de las obligaciones de los gobiernos locales y estarán disponibles para su consulta.

La iniciativa establece límites al techo de financiamiento de acuerdo al nivel de endeudamiento. Para los gobiernos estables será de 10%, los que estén en observación de 5%, y nada para aquellos cuyas deudas se encuentren elevadas.6 Asimismo, para la contratación de financiamiento se requiere contar con la autorización de 2/3 partes del Congreso local respectivo.

Por otra parte, se evitará que las deudas se “hereden” entre gobiernos en transición. Como expresó el Presidente: "Los créditos de liquidez de corto plazo tendrán que ser saldados, al menos, tres meses antes de que concluya la Administración que lo solicite…de esta manera estaremos evitando que cuando un gobierno está a punto de concluir su gestión, adquiera o contrate nuevos empréstitos…a las Administraciones que vengan hacia delante"7 Así se evitará lo que sucedió en el estado de Coahuila con la transición entre gobiernos de los hermanos Moreira.8

La iniciativa, limita las contrataciones bajo esquema de Asociación Pública-Privada. El documento propone que los entes públicos deberán presentar un análisis de conveniencia para acreditar que la realización de proyectos cuya finalidad sea la construcción o mejoramiento de bienes de dominio público, sea más conveniente a través de dicho esquema comparado con mecanismos tradicionales de obra pública. 

Asimismo, se establece que los servidores públicos y personas físicas o morales que perjudiquen la hacienda de los estados o municipios serán responsables del pago indemnizatorio. De la misma forma, se corresponsabilizará a aquellos que hayan participado en el acto.  No sólo eso, sino que las sanciones se impondrán con independencia de las responsabilidades de carácter político, penal, administrativo o civil.

Conclusión

Este ordenamiento no prohíbe que los estados contraten deuda, pero establece principios y lineamientos para que sea más ordenado y se destine a un bien público. Sin embargo, es importante considerar que no necesariamente por publicar una nueva ley ésta se hará efectiva al momento. Es necesario, cuestionar cómo será su aplicación para que no se convierta en letra muerta.

______________________________________________________________

Cabe señalar que esta iniciativa busca reglamentar la reforma constitucional que en esta materia se publicó en el Diario Oficial de la Federación el 26 de mayo de este año.

2 Estimaciones propias con base en información obtenida del sitio virtual de la SHCP. A precios corrientes del 2015. Los cálculos consideran que en el segundo trimestre del 2013 el monto era de 471 mil 196 mdp.

3 Estimaciones propias con base en información obtenida del sitio virtual de la SHCP

En orden descendiente

Con base en el Decreto de Iniciativa de Ley de Disciplina Financiera  

6 http://www.excelsior.com.mx/nacional/2015/08/18/1040791

7 http://www.larazonsanluis.com/index.php/agencia/nacional/item/2479-limit...

http://aristeguinoticias.com/2911/mexico/reconoce-ruben-moreira-herencia...

Fecha: 
Martes, 25 de Agosto 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

De mal en peor

Desde que el presidente Enrique Peña Nieto presentó su dizque Reforma Fiscal, el 8 de septiembre de 2013, pronostiqué que la misma afectaría gravemente a la economía nacional en caso de ser aprobada por la Cámara de Diputados.

La propuesta original tenía un solo fin, recaudar dinero para el voraz gobierno federal. La propuesta finalmente aprobada resultó ser menos confiscatoria pero de cualquier manera golpeó al sector productivo que genera los empleos formales y a los mexicanos de la clase media que constituyen el grueso de los consumidores de bienes y servicios.

Tanto Peña Nieto como sus expertos hacendarios encabezados por Luis Videgaray decidieron que el gobierno sabe como gastar mejor el dinero de los mexicanos que los mexicanos mismos. Por eso decidieron quitárselo mediante un aumento a diversos impuestos, tarifas y servicios y la eliminación de un sinnúmero de deducciones, golpeando así a empresas y personas.

Si hace casi dos años dije que la Reforma Fiscal tendría consecuencias negativas, jamás imaginé que otros factores contribuirían a golpear aún más duro a la economía nacional. Desde entonces a la fecha se han venido desplomando los precios del petróleo, gas y de la mayoría de las materias primas (commodities), se ha caído la producción de PEMEX, se ha ido devaluando el peso frente al dólar, la economía de Estados Unidos no ha despegado como se esperaba, la economía china se ha desacelerado, la japonesa entró en recesión, la europea apenas empieza a salir de su crisis y los otrora impresionantes BRICs están abatidos (en el sentido correcto de la palabra).

O sea, a la economía del país y a los mexicanos nos han venido a golpear los afanes recaudatorio-confiscatorios del gobierno de Peña Nieto, avalados por los diputados del PRI, PRD, PVEM y PANAL, y una situación económica global sumamente adversa.

Si 2015 ha sido difícil 2016 lo será aún más. Para la mayoría de os expertos en la materia, los precios de los energéticos seguirán desplomándose, tal vez hasta entrado 2017; igual ocurrirá con muchas materias primas que México exportará a cada vez a menores precios y en menos volúmenes; el inminente aumento de las tasas de interés en Estados Unidos golpeará aún más a nuestra moneda, causará un aumento en las tasas de interés en México y encarecerá el crédito para empresas y consumidores. Todos se traducirá en menores niveles de bienestar para millones de mexicanos.

Al gobierno de Peña Nieto no le queda de otra que reducir el gasto y endeudarse aún más a menos de que se atreva a realizar, ahora sí, una audaz reforma fiscal que adopte el IVA generalizado y reduzca tanto el número de impuestos que pagamos particulares y empresas así como el monto del ISR. Algunos expertos fiscalistas han mencionado un IVA del 20% (con algunas tasas menores para ciertos productos de consumo popular), un ISR del 20% sin deducción alguna y la eliminación de todos los demás impuestos que a lo largo de los años han inventado los genios de la Secretaría de Hacienda.

Algo debe hacer Enrique Peña Nieto para que 2016 no pase a la historia como otro mal año de su gobierno y uno catastrófico para la mayoría de los mexicanos.

Porque, quieran o no aceptarlo públicamente el presidente y su equipo económico, el país va de mal en peor y eso no le conviene ni le gusta a nadie que desea vivir en un país en paz.

Secciones:

Fecha: 
Viernes, 21 de Agosto 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El factor Carolina Monroy en la dirigencia del PRI

 

A muchos sorprendió la designación de Carolina Monroy del Mazo como compañera de formula de Manlio Fabio Beltrones para integrar la siguiente dirigencia nacional priista.

En principio porque el arribo de Carolina Monroy a la Secretaría General del Comité Ejecutivo Nacional del Revolucionario Institucional se vincula con su parentesco con el presidente Peña Nieto.

Monroy del Mazo es prima del Presidente, está casada con Ernesto Nemer, actualmente subsecretario en la Sedesol y el hombre fuerte de Los Pinos en esa dependencia.

Independientemente del lazo familiar que une a Enrique Peña Nieto con el matrimonio Nemer-Monroy, la relación es también de una amistad muy cercana, entrañable.

Su historia política está ligada a su pertenencia al grupo Atlacomulco desde la cuna, son herederos de esa confraternidad política, pero además son compañeros generacionales, aliados y parte de un mismo equipo compacto.

Cuando Ernesto Nemer era el poderoso secretario particular del entonces gobernador del Estado de México, Emilio Chuayffet, y en este caso gracias a su origen libanés, que a su vez es también otra liga muy importante, fue Nemer quien ayudó a Peña Nieto a conseguir su primer trabajo en el gobierno.

Nemer lo colocó como secretario particular del ahora titular de la Semarnat, Juan José Guerra Abud, quien fungía como secretario de Desarrollo Económico de la entidad, en la administración de Chuayffet.

Estamos hablando de una sólida relación política de más de veinticinco años que fructificó en el tiempo, de tal suerte que todos los mencionados, aparte del Presidente de la República, son actualmente protagonistas de primerísimo nivel del régimen en el poder.

Sin embargo, asumir que la postulación de Carolina Monroy para ser secretaria general del partido obedece únicamente a una cuestión afectiva es, por supuesto, un enfoque sumamente inicuo. No es un acto de nepotismo como pareciera en primera instancia, sino que hay una estrategia mucho más profunda detrás de la decisión.

Como antecedente hay que apuntar que Carolina Monroy tiene tras sí una amplia e importante carrera política en el Estado de México, donde entre otros cargos relevantes ha sido secretaria de Desarrollo Económico estatal, alcaldesa de Metepec y recientemente diputada federal electa, sin omitir la trayectoria de su cónyuge Ernesto Nemer.

Lo que no puede pasar desapercibido en el análisis es que la cercanía afectiva y política entre Carolina Monroy y el Presidente de la República supone un puente de comunicación fluida y directa, sin intermediarios.

Es la personificación de la representación tácita del grupo mexiquense más cercano al Presidente en la dirigencia del partido, un mecanismo de interlocución propio.

Pero no para vigilar a Manlio Fabio Beltrones, al contrario, se trata de fortalecer su liderazgo mediante un soporte fundamental por su extraordinaria influencia en el círculo más cercano al mandatario.

La presencia de Carolina Monroy en el partido es un mensaje muy claro del presidente Peña Nieto a favor de Beltrones, porque Monroy del Mazo no va a espiarlo, sino a sumarse a un proyecto que finalmente beneficia al sistema y muy particularmente al Presidente y su equipo.

Sobre todo considerando que en el gabinete presidencial existen grandes resistencias en contra de Beltrones, tanto por el nivel de ascendencia que puede adquirir sobre el Presidente gracias a su posición, como por la posibilidad de que desde el partido eventualmente pueda construir su propia candidatura presidencial.

Precisamente por ello, ante la animadversión manifiesta de los Secretarios de Gobernación y Hacienda, y de quienes en su momento puedan ser aspirantes a la candidatura para el 2018 en contra de Beltrones, Carolina Monroy representa un escudo para el dirigente del partido.

Se entiende que Beltrones le va a pedir al Presidente cambios radicales en el manejo gubernamental, como elemento esencial para poder obtener buenos resultados el año próximo, en el que se disputarán 12 gubernaturas.

Esta agenda no va a ser del agrado de quienes hoy, como Videgaray y Osorio Chong, en sus respectivos ámbitos de influencia, impulsan políticas públicas que han sido un fracaso y de hecho, que por su impopularidad son un peligro para el partido.

De tal forma que en esa batalla interna entre lo que hace el gobierno y lo que necesita el partido, Carolina Monroy será sin duda un equilibrio, con el poder y la influencia suficiente para incidir en las determinaciones.

Visto así, aunque en una primera instancia el arribo de Carolina Monroy al partido pudiera parecer sorpresivo, realmente tiene una justificación plena y supone además, en contraparte, que la suya será una posición de mucho poder efectivo.

Fecha: 
Martes, 11 de Agosto 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1

Columnas:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La increíble y tosca historia del rey Cente I

Érase una vez un monarca absoluto que ejercía tan absoluto poder sobre súbditos, vasallos y adláteres, que había puesto de rodillas a sus muchos enemigos. Ya entrado en gustos, quiso extender su reino para convertirlo en el tercer imperio (la tercera es la vencida) luego de Agustín I y Maximiliano I.

Tan riquísimo y poderoso soberano se hizo llamar Cente I, al estilo de los Papas, que toman para la chamba un nombre nuevo en vez del apelativo dado por sus padres. Cente, el primero de ese nombre, imponía sobre brutos un poder brutal; ejerció implacablemente a nombre de sus huestes y cobró bien caro tanto amor. No en balde puso en jaque y pretendió dar mate al rey de reyes, que decía gobernar pero no desde las montañas y nudos mixtecos sino desde una residencia poblada de pinos. Desde allí, con la manifiesta torpeza e indecisión de sus caballos, torres, alfiles, y una reina distraída con casas, viajes, tiendas y faroles, el rey de reyes sólo daba un pasito para acá y un pasito para allá, aquimichú.

Ambos monarcas se enfrentaron en un ajedrez interminable. Mientras el rey de reyes perdía el turno sin mover sus piezas o, peor aún, hacía movimientos con sospecha de capitulación, el monarca montañero de piezas negras invadía con sus peones la meritita muralla del rey blanco. Los espectadores (mirones cautivos que a fuerzas pagan el boleto, financian el juego y se endeudan para sufragar las piezas, el tablero, los movimientos, el reloj y las cámaras que transmiten la partida) cada día increpaban a su rey por dejar tiempo sin mover sus piezas y le pedían cambiar de torres y alfiles e imprimir talento, valor y arrojo para no dejarse ante el rey negro Cente I.

Llevaba años mandando en sus crecientes tierras ese adineradísimo rey borrachales, que presumía de ejercer en el ramo educativo y desempeñarse como defensor de las causas “populares”. Los evangélicos cánones del catecismo posmoderno (la corrección política) ordenan defender a “la gente”. Mejor aún, ejercer el oficio samaritano de la educación. Y sobre todas las condiciones, colocarse del Lado Correcto de la Historia, en el ara inmortal de la Patria y el Progreso: ser de “izquierda”.

Con esos tres suculentos ingredientes (popular, educativo, de izquierda) Cente I logró un reinado próspero y riquísimo con una nutrida feligresía que debía cumplir con el más señero ritual de los monaguillos en pie de lucha: asamblear con puño izquierdo en alto, marchar invocando a Zapata, y muy pocas consignas correctas más.

Desde 1992, un intocable egresado de Yale y miembro de la secta Skull and Bones apellidado Zedillo había decidido regalar a la sección sindical 22 la facultad de repartir el queso: vender plazas vitalicias y heredables y privatizar la educación en la entidad que habría de gobernar el rey, siempre con el ombligo enchufado al abundoso presupuesto real. Desde entonces, su actividad prioritaria y estratégica fue ejercer la propiedad privada de los cargos públicos para beneficio privado de su corte de propietarios de plazas, otorgadas previo pago por la siempre serenísima munificencia de S.M. don Cente I pero a condición de autoproclamarse educadores, mentores, profesores y guardianes de la rectoría sindical sobre los educandos; declararse miembros del sector desplazado, desposeído, obrero, sindical, explotado y perjudiciario de la lucha de clases (vulgo: jodidos); todo para la justicia “social” pues son de “izquierda” en la más importante labor docente: acudir puño en alto (so pena de graves castigos) a toda marcha, megamarcha, plantón, megaplantón o acción justiciera de resistencia contra toda reforma al status quo o contra cualquier cosa que Su Majestad declarara como enemigo (me refiero a cuanto tocara su patrimonio de cargos vitalicios y negocios que de allí emanan).

Transcurrieron largas décadas en este reino, que los trovadores habrían de evocar en sus cantares de gesta como triunfos sindicales del rey Cente I, siempre para beneficio de la colectividad de mentores, por lo cual nada hay de criticable en que fueran riquísimos (en dinero) y poseedores hasta de cinco plazas irrenunciables, intocables, imprescriptibles y heredables, sin tener casi nunca necesidad de aprender, ni de compartir con algún alumno sus muy, pero muy escasos conocimientos. Los príncipes, juglares y cortesanos se despachaban con el cucharón los manjares y las mieles del poder y del dinero pero ¿cómo no, si forman parte del sector obrero y son de izquierda? ¡Vaya indecencia de esos padres que claman fraude educativo porque quieren educar a sus hijos, mientras los maestros andan en patrióticos plantones y comisiones sindicales! Esos padres de familia han de ser unos vulgares neoliberales.

Así y todo, al cabo de muuuuuucho tiempo, el rey blanco decidió por fin mover sus piezas: un alfil se comió a la reina negra mediante el expediente autoritario y unilateral de ejercer el poder, en algo que llamaban “Instituto Estatal de Educación Pública”. Claro que se quejaron Cente y su corte, si llevaban 23 años usando allí autoritaria y unilateralmente su sindical poder. ¡Les estaban quitando lo suyo: su propiedad privada, su educación privatizada, sus plazas heredables y hasta su dinero! El rey quedó descobijado. Los puños izquierdos se levantaron contra la abominación de arrebatarle el negocio, aparte de la anterior abominación de someter a examen a sus cortesanos para averiguar si merecían trabajar y cobrar.

Fiel a su esencia y entonando el grito de “¡atraco!” otro autócrata defendió los atracos de Cente I y de su poderosa mafia, acusando a la mafia del poder y a la “privatización” de la educación (no se refería a la privatización sindical en dicho instituto). Sin embargo, acaso celoso de su corona, el monarca sindical no quiso —por ahora— agachar la cerviz ante el tropical penacho del rey Pejelagarto. Y si a personajes zoológicos vamos, ambos tienen el instinto por que se conoce a los roedores: astutos, aunque no especialmente inteligentes (salvo en finanzas). Pero estos monarcas absolutistas, a diferencia de los que vivieron en Versalles y cuyas cabezas cayeron bajo un fino acero en el mero centro de París, dejaron grandes obras, castillos bellísimos y toda una generación de artesanos, músicos y arquitectos. Nuestros monarcas tropicales se parecen a ellos sólo en su amor al poder y al dinero pero de tan corrientes, no conocerán los pasteles o la champaña; se conformarán con ponerse hasta atrás a base de chelas y tacos de buche.

No termina aquí la increíble y tosca historia del rey Cente I y su ambición ilimitada. Le toca jugar su pieza a ese lastimado pero bien vivo rey negro luego de que el equipo blanco cosechó atronadores aplausos de quienes no ganan en ese negocio privado (hablo de los que impuestamente pagamos sus delitos y borracheras). Y a pesar de que el rey Cente I se haya repasado al derecho y al revés cualquier código penal, sonsexy para la caterva que piensa poco sus tres principales atributos correctos: tener qué ver con la educación, ser muy populares, y de “izquierda”. Pero aparte de la corrección política, cualquier autócrata “democrático”, moreno o no, querrá coronar su monárquica cabeza asociándose a tan profundos bolsillos…

Autor:

Fecha: 
Lunes, 27 de Julio 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Se dice matar

Fue una más de las genialidades del gobierno de Felipe Calderón para hacernos creer que la guerra contra la delincuencia organizada no era tan violenta como todos sabíamos que lo era. De un día para otro la palabra matar fue substituida por abatir, y por todas las que de ella se derivan, en los comunicados de prensa emitidos por las dependencias encargadas de combatir a narcotraficantes, secuestradores, traficantes de personas, extorsionadores y demás criminales organizados en cárteles, bandas o pandillas. En sus discursos, los funcionarios empezaron a decir que tantos delincuentes habían sido abatidos -no muertos- después de enfrentarse a las fuerzas del orden.   

Lo peor del caso es que la trampa verbal fue imitada por la mayoría de los periodistas de todos los medios de comunicación. Por arte de magia, en México se acabaron los criminales muertos para ser substituidos por los abatidos.

Después de leer por primera vez el uso incorrecto de la palabra abatir y de todas las que de ella se derivan critiqué a los comunicadores del calderonato y los acuse de querer manipular al público utilizando un término que no describe en toda su magnitud y violencia el acto de matar a una persona. También me lamenté que la mayoría de los profesionales de la comunicación se sumaran al juego verbal diseñado desde Los Pinos.

Desafortunadamente, el mal uso del término ha continuado durante la administración del presidente Enrique Peña Nieto, creándole esto un serio problema a la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) después de que el 2 de julio pasado el Centro Pro de Derechos Humanos presentara su informe Tlatlaya a un año: la orden fue abatir. En dicho informe se incluye copia de las órdenes giradas al teniente que iba al frente de los soldados involucrados en esta supuesta ejecución extrajudicial en donde se lee que “Las tropas deberán operar de noche en forma masiva y en el día reducir la actividad a fin de abatir delincuentes en horas de oscuridad, ya que el mayor número de ilícitos se comete en ese horario”.

La SEDENA ha negado que al teniente se le hubiera ordenado matar a alguien. Es más, en la misma copia de las órdenes que hizo pública el Centro Pro también se lee que “Las operaciones deben realizarse con estricto respeto a los derechos humanos, evitando cateos sin orden de la autoridad judicial, así como el traslado de detenidos al interior de instalaciones militares”.

Sin embargo queda ahí anotada la palabra abatir, que desde hace unos años para el gobierno es sinónimo de matar.

Una nueva prueba de que para las autoridades de nuestro país la palabra abatir es igual a matar la aportó ayer el Grupo de Coordinación Tamaulipas, el cual mediante un comunicado de prensa informó que “elementos de Fuerza Tamaulipas fueron agredidos por civiles armados en el municipio de Río Bravo, cuando realizaban reconocimientos terrestres. Al repeler el ataque, abatieron a nueve de los delincuentes, que aún están sin identificar… Los policías estatales repelieron el ataque y abatieron a nueve de los delincuentes, ocho de los cuales quedaron sin vida en diferentes puntos del referido ejido, mientras un noveno fue encontrado muerto en el interior de uno de los vehículos”.

¿Abatieron? Se dice mataron.

¿Abatir? Se dice matar.

¿Dudas sobre el significado de abatir? Ve a http://buscon.rae.es/drae/srv/search?id=mzPqJvd7kDXX2aMdwshW

Foto: regeneracion.mx

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 27 de Julio 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Cuerda a las Islas Marías

Siendo joven nos invitaron a una reunión de vecinos, de las que solíamos hacer para conocernos ya que el fraccionamiento era nuevo. La sorpresa  que nos tenía el anfitrión era la presencia del candidato a diputado por el PRI, quien estaba en campaña. Pude conocer al señor y darme cuenta de que distaba mucho de lo que yo esperaba de un legislador: líder sindical, joven, con un poco más de educación que la primaria, agradable  persona, con poca experiencia política, transparente y con indudable buena voluntad.

Entre bromas y veras los vecinos me pidieron que contestara el discurso y presentara nuestras necesidades, lo que hice, dándole trato de diputado, haciendo hincapié en que al ser presentado por el PRI podía considerarse en la cámara y donde con certeza iba a seguir órdenes, ya que no nos iba a representar a nosotros, si acaso buscaría mejoras para los obreros y que no contara con mi voto.

Al  finalizar le dije que tenía la oportunidad de demostrarme que estaba yo en un error, pero no en un debate que en ese momento no tendría validez, sino cuando se encontrara en funciones y tuviera algo más que promesas, nos visitara para conocer nuestras necesidades e hiciera algo efectivo. Dijo considerarlo como un reto y se comprometió a hacerlo. Jamás le volvimos a ver la cara.

La reunión siguió con la camaradería acostumbrada , se me acercó el mayor del séquito del candidato, persona muy agradable, de esos a quienes la edad y la experiencia les da un cierto halo de sabiduría, le cuestioné la calidad de su candidato de quien no se podía esperar mejora en ninguna de las leyes existentes y mucho menos alguna nueva que ayudase a la sociedad.

Me dijo que esa era la generación del momento, que el hombre era lo mejor que tenían y representaría decorosamente a las clases populares de las que formaba parte; que si yo quería un cambio lo que tendría que hacer era afiliarme al PRI, ganar una candidatura y luchar en la Cámara. Amablemente decliné su invitación.

Un par de copas después me compartió una vivencia que marcó su vida: Siendo muy joven, acompañaba a un familiar en un puesto parecido a oficial de guardia en una delegación de policía, cuando le llegó una señora de mediana edad a preguntar por su hijo, quería saber si estaría incluido en la cuerda –grupo de presos- que saldría para las Isla Marías (secreto a voces era que la dicha cuerda no llegaría ni al puerto, ya que a los reos se les aplicaría la ley fuga en el camino), el oficial asintió, a lo que la señora le acercó con discreción una bolsita de lona, mediana, de esas con las que empacaban las rayas de los ferrocarrileros, pidiéndole que sacara a su hijo de esa cuerda.

El oficial empujó la bolsita hacia la mujer indicándole que no era posible; la mujer desató el nudo, extendió sobre el mostrador las monedas de oro de las que estaba llena al tiempo en que suplicaba, imploraba con desesperación por la vida de su hijo, su corazón estaba desgarrado, su ojos arrasados de lágrimas, su respiración entrecortada. El oficial recogió la fortuna, acomodándola lentamente por tamaño, depositando en la bolsita las mayores, las medianas, las pequeñas; todas las denominaciones en las que se acuñaba el oro y en ese tiempo estaban presentes, era evidente que eran los ahorros de toda una vida.

La actitud del oficial fue calmando a la señora quien pudo al fin controlarse y atenta al oficial escuchó su pregunta: ¿Cuántos hijos tiene? –siete. El oficial ató fuertemente la bolsita, la puso en las manos de la señora presionando para que la sujetara con fuerza y le dijo; -tome este dinero para educar a los seis que le quedan y que no tengan el fin del que ya perdió. Cabeza clavada en el pecho arrastrando los pies la señora abandonó la delegación.

“Eran otros tiempos mi joven amigo” me dijo el delegado, había hombres buenos y honestos para ocupar los puestos públicos porque no se pueden mandar a hacer hombres especiales, los gobernantes salen de lo que la sociedad provee, con cualidades y defectos. Y éstos se modelan conforme los valores imperantes.

Por desgracia el lema del gobierno de López Portillo “LA CORRUPCIÓN SOMOS TODOS” sigue vigente, no hay sistema carcelario que resista la corrupción. En nuestro país el desorden de los valores es el mal mayor,  impera el valor económico como lo evidencia el Chapo al distribuirlo adecuadamente a todos niveles. Vemos con facilidad las pajas en los ojos ajenos y no asumimos nuestra parte de responsabilidad, por ejemplo: las muchas mujeres que votaron por la linda cara de Peña Nieto hoy pueden ver que para ser presidente se requiere mucho más que eso. Se necesita integridad para cumplir la palabra empeñada y jurada ante la nación, los compromisos firmados ante notario, como el de reducir a 100 el número de sanguijuelas que sangran la Cámara de Diputados, no valen el papel utilizado, se requiere valentía para hacer uso legítimo de la fuerza contra vándalos y gobernantes que nos traen de cabeza, honestidad para llevar a juicio a los amigos y familiares, así se trate de su tío y padrino político o de compadres del alma a quienes quería en su gabinete antes de que se hicieran públicos sus latrocinios. Esas mujeres también son en parte responsable de ligereza en el voto.

Al usar argucias legaloides y tratar de curarse en salud del juicio de la historia a donde no quiere pasar como represor lo que hace es perfeccionar la corrupción sirviendo de ejemplo a todo su gobierno, convirtiendo a cada elemento en aspirante perpetuo a la impunidad.

Fecha: 
Jueves, 23 de Julio 2015 - 18:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Redaptación social: asignatura pendiente

Ciertamente, la escandalosa segunda evasión de Joaquín “El Chapo” Guzmán  es uno de los temas que en estos momentos acapara la atención de la opinión pública, pero lejos de abonar a la controversia sobre el caso, dedicaremos este espacio a reflexionar sobre  una de las grandes carencias de nuestro aparato de justicia: el sistema penitenciario y sus múltiples fallas.

Por supuesto que la fuga del Chapo no es un asunto menor, pero poniéndolo en perspectiva, representa un eslabón más en la penosa cadena de fracasos que representa nuestro sistema penitenciario.

Durante la recta final del gobierno de Felipe Calderón, entre 2010 y  2012, en distintas cárceles del país se vivieron episodios igual de vergonzosos, y que hasta el momento no han sido esclarecidos a cabalidad: las fugas masivas de reos en penales de mediana y máxima seguridad en el país.

Si bien se ha señalado que dichas fugas masivas fueron consecuencia de la guerra intestina entre grupos del crimen organizado, que efectuaron dichas maniobras para “recuperar” personal para sus actividades delictivas, lo cierto es que dichos acontecimentos evidenciaron la fragilidad de los protocolos de seguridad en los penales del país.

Como es sabido, al interior de las cárceles en México se presentan todo tipo de situaciones anómalas; se efectúa todo tipo de comercio ilegal y en el caso de las cárceles estatales, se ha exhibido de manera reiterada el trato privilegiado que reciben algunos internos, que prácticamente operan sin problema sus actividades delictivas desde el interior de las prisiones.

Suena como algo muy trillado, pero la realidad es que las cárceles mexicanas son verdaderas “universidades del crimen”. La mayor parte de las personas que caen en una correccional o un reclusorio por vez primera, se convierten en delincuentes reincidentes. En las cárceles mexicanas se aprende a extorsionar, a traficar, a cometer secuestros y a organizar bandas criminales.

¿Qué garantías puede ofrecer a la sociedad mexicana un sistema penitenciario incapaz de inducir a quienes delinquen a una efectiva readaptación social?

La lamentable realidad es que nadie en sus cabales puede afirmar que el sistema carcelario en México es funcional.

Las cárceles mexicanas son inseguras; en muchas de ellas existe el problema de la sobrepoblación, sus protocolos de seguridad son débiles y la corrupción forma parte de la vida y relación cotidiana entre internos, custodios y autoridades. En las cárceles estatales y de mediana seguridad persisten las prácticas de autogobierno y la escasez de oportunidades concretas de reinserción social provoca que quienes egresan de las cárceles puedan caer fácilmente en la reincidencia delictiva.

El asunto es complejo si a ello sumamos el enorme costo económico que representa mantener operando ese monstruo de mil cabezas que es el sistema carcelario. Vaya paradoja: anualmente los mexicanos destinamos millonarias sumas de nuestros impuestos a sostener el resguardo de quienes lastiman a la sociedad.

La reestructuración profunda del sistema penitenciario es un asunto en el que la nueva legislatura federal debe trabajar de manera urgente y comprometida. Ojalá y nuestros sacrificados Padrotes de la Patria dejen de lado sus intereses de partidos, grupos y mafias, para ponerse a trabajar de manera clara y comprometida en temas como éste, que no son de la mayor popularidad, pero que forman parte de una agenda social que por décadas se ha dejado pendiente.

Imagínese usted la remota posibilidad de que el gobierno federal pudiera echarle el guante encima a todos los “malosos de malolandia”…¿dónde resguardarlos? ¿a qué costo?

…¿Verdad que no está fácil?

_________________________________________________________

SOUNDTRACK PARA LA LECTURA:

Johnny Cash (Estados Unidos) “Folsom Prison Blues” 

Miguel Ríos (España) “El rock de la cárcel” 

Thin Lizzy (Irlanda) “Jailbreak”  

Autor:

Fecha: 
Jueves, 16 de Julio 2015 - 19:00
Redes sociales: 
1

Columnas:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Chapomanía

La fuga del Chapo Guzmán de la cárcel de alta seguridad capturó la imaginación nacional y mundial. Aquí y allá se mofan del ridículo que hizo el gobierno de Enrique Peña y se pone de manifiesto el descrédito de México, que tendrá costos. En el ámbito interno un escenario posible es que puede complicarse, a medida que fenece el sexenio, la gobernanza. En el campo internacional es factible un deterioro de las relaciones con Estados Unidos por bloquear la extradición del capo; asimismo, existe el riesgo de que pocos gobiernos tomen en serio al régimen mexicano: el efecto Chapo puede acarrear una especie de aislamiento diplomático (¿y económico?) del país. A este penoso suceso le antecede la crisis de credibilidad por el conflicto de interés de las casas del presidente y de algunos funcionarios de su primer círculo. También le precede la crisis de derechos humanos en Tlatlaya e Iguala.

A tan delicados asuntos se le suma el descrédito de los poderes Legislativo y Judicial, ambos lastrados por la corrupción y el uso arbitrario y patrimonial del poder y de los recursos públicos en beneficio de sus camarillas. El mismo derrotero siguen los partidos políticos, que representan más bien a sus familias y pandillas. El distintivo de la clase política es la impunidad y la corrupción. El divorcio entre el pueblo y sus representantes es patente. El resultado es que México está al arbitrio del más fuerte, lo que genera más desigualdad. Si las instituciones están rebasadas por disfuncionales y, por tanto, están capturadas por los políticos y la gran empresa, si por ende el gobierno es incompetente, y si la ley está al servicio de las elites, entonces estamos ante una crisis de legitimidad política de las clases gobernantes. ¿Sigue la guerra civil?

Hay que evitar este posible escenario catastrofista. Es hora que el gobierno de Peña muestre que entiende que sí entiende. Ello implica un golpe de timón para cumplir y hacer cumplir la ley, para combatir a la impunidad –mediante la rendición de cuentas– y a la corrupción, llevando a los tribunales a los presuntos corruptos. También involucra un cambio de personas y en las políticas de seguridad y de lucha contra el narcotráfico. La seguridad debe centrarse en combatir a los delitos que más dañan y humillan a los mexicanos (secuestro, extorsión, asesinatos, etc.), y la estrategia contra el narcotráfico requiere sacar al ejército de ese infierno y replantear la política punitiva contra las drogas ilícitas ante Estados Unidos, pues esta inútil lucha nos arrastra a la guerra civil, que dañaría la seguridad del poderoso vecino norteño. Es lamentable lo que pasó, pero es atroz persistir en lo que nos lastima.

Fecha: 
Jueves, 16 de Julio 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx