Se encuentra usted aquí

enrique peña nieto

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El mensaje del presidente en su 3er. informe. Debatimos con Tere Vale. Problemas emocionales y complejos

Me acompañan Kenia López Rabadán y Luis Miguel González y comentamos lo que dijo el presidente Enrique Peña Nieto en su mensaje a la Nación con motivo de su 3er Informe de Gobierno. Tere Vale opina que no ayudará mucho darle clases de inglés a estudiantes de primaria y secundaria y todos diferimos de lo que ella dice. Alejandra Ruiz Sánchez explica cómo los problemas académicos de un niño pueden convertirse en problemas emocionales. Adriana Páramo explica que es el complejo de inferioridad y cómo puede superarse.

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 02 de Septiembre 2015 - 19:30
Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Liturgia caduca

Constitución de los Estados Unidos Mexicanos dada el 4 de octubre de 1824:

“Artículo 67.- El congreso general se reunirá todos los años el día 1 de enero en el lugar que se designará por una ley. En el reglamento de gobierno interior del mismo, se prescribirán las operaciones previas a la apertura de sus sesiones, y las formalidades que se han de observar en su instalación.

“Artículo 68.- A ésta asistirá el presidente de la federación, quien pronunciará un discurso análogo a este acto tan importante; y el que presida al Congreso contestará en términos generales.

“Artículo 71.- El congreso cerrará sus sesiones anualmente el día 15 de Abril con las mismas formalidades que se prescriben para su apertura, prorrogándolas hasta por treinta días útiles, cuando él mismo lo juzgue necesario, o cuando lo pida el presidente de la federación”.

Constitución Política de la República Mexicana  jurada el 5 de febrero de 1857:

“Artículo 63.-  A la apertura de sesiones del congreso asistirá el presidente de la Unión, y pronunciará un discurso en que manifieste el estado que guarda el país. El presidente del congreso contestará en términos generales”.

Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que Reforma la de 5 de Febrero de 1857, dada el 5 de febrero de 1917:

“Artículo 69.- A la apertura de sesiones del Congreso, sean ordinarias o extraordinarias, asistirá el Presidente de la República y presentará un informe por escrito; en el primer caso, sobre el estado, general que guarde la administración pública del País; y en el segundo, para exponer al Congreso o a la Cámara de que se trate, las razones o causas que hicieron necesaria su convocación, y el asunto o asuntos que ameriten una resolución perentoria”.

Reforma del Artículo 69 del 30 de julio de 2008:

“Artículo 69.- En la apertura de Sesiones Ordinarias del Primer Periodo de cada año de ejercicio del Congreso, el Presidente de la República presentará un informe por escrito, en el que manifieste el estado general que guarda la administración pública del país. En la apertura de las sesiones extraordinarias del Congreso de la Unión, o de una sola de sus cámaras, el Presidente de la Comisión Permanente informará acerca de los motivos o razones que originaron la convocatoria. Cada una de las Cámaras realizará el análisis del informe y podrá solicitar al Presidente de la República ampliar la información mediante pregunta por escrito y citar a los Secretarios de Estado, al Procurador General de la República y a los directores de las entidades paraestatales, quienes comparecerán y rendirán informes bajo protesta de decir verdad”.

La reforma del 30 de julio de 2008 terminó con un acto supuestamente republicano que se originó en la Constitución de 1824. Y digo supuestamente republicano porque, en realidad, durante los años de la dictadura de Porfirio Díaz y el período trascurrido entre la presidencia de Álvaro Obregón (1924-1928) y la de Ernesto Zedillo (1994-2000), el día en de la apertura de Sesiones Ordinarias del Primer Periodo de cada año de ejercicio del Congreso, generalmente el 1 de septiembre, era el día en que el sistema político elevaba al presidente de la república en turno a la categoría de un semidiós. Era “El Día del Presidente” en el cual los poderes Legislativo y Judicial se postraban ante el titular del Ejecutivo. El día en que “el señor presidente de la república y jefe de las instituciones nacionales” nos decía que el país iba muy bien y, si aceptaba que iba mal, nos prometía que pronto salvaría a la Patria y a los mexicanos.

El “Día del Presidente” empezó a echarse a perder el 1 de septiembre de 1986 cuando el entonces diputado perredista Porfirio Muñoz Ledo interrumpió al presidente Miguel de la Madrid cuando éste rendía su sexto informe de gobierno. Desde entonces hasta que se suprimió la obligación de presentar el informe en persona, gracias a la reforma de 2008, no hubo presidente de la república que no fuera interrumpido y vilipendiado por un buen número de legisladores de partidos opositores.

En este era de las comunicaciones inmediatas, de la Internet, las redes sociales y de los cotidianos discursos presidenciales sale sobrando un acto como el que rigió durante muchos de los 183 años transcurridos entre 1824 y 2007.

Por eso, quienes piden que regrese el acto mediante el cual el presidente de México rinda en persona un informe de gobierno ante el Congreso de la Unión solo muestran que extrañan un acto caduco de la liturgia política mexicana. Curiosamente, quienes así piensan son priístas o no priístas que añoran tiempos pasados.

Secciones:

Fecha: 
Martes, 01 de Septiembre 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Cambios en el Gabinete de Enrique Peña Nieto

En esta ocasión conduce Bernardino Esparza  y lo acompañan en cabina Tere Vale, Mónica Uribe y Kenia López Rabadán. El tema que abordaron esta noche fue:

  • Cambios en el Gabinete de Enrique Peña Nieto

 

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 31 de Agosto 2015 - 19:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Informe presidencial: entre Barry Lyndon y los duelistas

Cuando el presidente Peña Nieto envíe su Informe de gobierno al Congreso de la Unión debía adosarle un par de películas: Barry Lyndon de Kubrick y Los Duelistas de Scott, para darles una idea de cómo se ve el paisaje mexicano actual. La oposición a Peña se comporta como Gabriel Feraud (Los duelistas) y busca pleito a la menor provocación. Al final, como en Barry Lyndon, cuando se disipa el humo de una intensa batalla, los muertos de ambos lados decoran la tersa campiña; nadie ha ganado.

El año que informará Peña Nieto ha sido más de descalabros que de aciertos para su gobierno. Asuntos como Ayotzinapa, Tlatlaya o la casa blanca se murieron de viejos, pero no se han resuelto cabalmente. Las reformas, el gran aporte de esta administración, se enfrentan a la mala suerte o la mala implementación, según quien las juzgue. Por ejemplo, la reforma energética, la joya de la corona, afronta un mercado saturado de petróleo, bajos precios y crecimiento mediocre. La reforma en telecomunicaciones avanza y se desafía las mañas de los monopolios (Telmex y Televisa), que buscan como eludir las regulaciones. La reforma educativa, tal vez la más popular, no rendirá frutos hasta dentro de varios años. La economía mexicana está a la defensiva y Luis Videgaray juega a dar las pocas buenas noticias, mientras sus subalternos dan las malas nuevas. Osorio, el otro alfil, es una sombra gracias al Chapo Guzmán. El telón de fondo de todo esto es la desigualdad. Los más ricos de México, esos que se lamentan de todo, han acumulado más de lo que tenían a principios de los años noventa, mientras que la población en general sigue en los niveles de pobreza de 1992. Casi un cuarto de siglo sin avanzar, CONEVAL dixit.

La oposición tradicional no puede rendir tampoco buenas cuentas. El PRD escribe el manual 100 formas de suicidarse y el PAN juega a la casita con un presidente nacional, quien tiene buenas ideas para limpiar la casa, pero que no parece saber cómo enfrentar la política nacional. La otra oposición (MORENA), la que inexplicablemente seduce a algunos intelectuales, sigue con su mismo discurso cansino, esperando que la realidad se adapte a sus palabras. La oposición no partidaria está también disminuida. La poderosa CNTE está desmantelada y dividida, las guerrillas siguen siendo ornamentales. Hasta los carteles naufragan y se convierten en decenas de pequeñas y letales bandas sin control.

En este paisaje, hasta los medios críticos se convierten en su enemigo: mienten, exageran y calumnian, seguidos por una mar de interesados, poco informados o descerebrados ejércitos instalados en las redes sociales. Cuando el humo de la batalla se disipe, veremos que anticristo se erigirá en triunfador. 

Fecha: 
Lunes, 31 de Agosto 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Con los cambios en el gabinete inicia la sucesión presidencial

Por fin se despejó la incógnita: después de tantas especulaciones el presidente Peña Nieto realizó el día de ayer los cambios en su gabinete y en la ortodoxia priísta, los enroques de mitad de sexenio significan un reacomodo con miras a la sucesión presidencial, de tal suerte que en adelante, aunque esa posibilidad no se puede descartar, la expectativa de otros movimiento será menor.

Será de esta reconformación de su equipo de donde saldrán los precandidatos a sucederlo, aunque ya podemos señalar por descontado que como resultado de este anuncio y del arribo de Manlio Fabio Beltrones al PRI, él y José Antonio Meade se colocan como los más fuerte aspirantes.

Porque aunque se supone que Beltrones no era la primera opción de Peña Nieto, de entrada enviarlo al partido tiene esa intención, no hay en el escenario otro priísta con su dimensión.

No se puede asumir que en estos movimientos, no hay de por medio un mensaje político intrínseco, eso sería ingenuo y, en todo caso, es parte de un ejercicio para medir las reacciones posteriores.

Por ello llama poderosamente la atención el nombramiento de Meade en la Sedesol, la plataforma privilegiada para construir proyecto político, con lo que es evidente se ubica como el plan A de los Pinos.

Aunque el Presidente contemple otras opciones, en esta dinámica las cosas parecen haber quedado alineadas a favor de Beltrones, si bien esto seguramente no obedeció a una estrategia definida específicamente para ese propósito, la consecuencia lo infiere naturalmente.

Esto porque en el paquete de modificaciones el único elemento que se integra para sumarse a la lista de potenciales aspirantes es Meade y los que ya se conocían, permanecen en sus posiciones originales.

Meade no compite con Beltrones en términos de popularidad y aceptación, aunque no se puede dejar de lado su brillante currículum y la efectividad en el desempeño de sus anteriores encargos, su perfil es técnico.

Meade puede presumir de ser Secretario por cuarta vez ininterrumpida y de haberlo sido con dos presidentes de partidos distintos, lo cual no es cosa menor, esa es una extraordinaria tarjeta de presentación.

Con la llegada de Meade a la Sedesol, todos los reflectores van a apuntar hacia él, para evaluar su desempeño que, independientemente del carácter de la responsabilidad, se fijaran más en sus actitudes políticas.

Meade no sólo tendrá que cumplir cabalmente con la encomienda, tendrá que ser capaz de despegar públicamente a partir de ella, establecer una oferta que lo haga trascender, para ser equilibrio con Beltrones y la carta fuerte del Presidente, porque es evidente que para eso lo nombró.

Videgaray está prácticamente descartado, además de que él mismo nunca se ha planteado esa opción; sus intereses y objetivos claramente apuntan en otra dirección.

A Osorio Chong, la fuga del “Chapo Guzmán” le significó un golpe sepulcral, su imagen pública se deterioró de forma que no parece haber margen para recuperarla.

Si a Aurelio Nuño el Presidente lo hubiera querido proyectar, realmente lo hubiera enviado a la Sedesol y en cambio prefirió a Meade. Nuño no tendrá en la SEP una plataforma adecuada para establecer una estrategia publicitaria eficiente de posicionamiento público y desarrollarse políticamente, además de ser el responsable y artífice de gran parte de los errores de operación y comunicación de esta administración, lo cual pone en entredicho sus auto publicitadas supuestas habilidades. No tiene una relación real con el partido y sus militantes.

Visto así, no hay quien compita en popularidad genuina con Beltrones; basta ver el gran entusiasmo con el que los priístas lo recibieron como su nuevo dirigente.

De cualquier forma Beltrones tendrá en lo subsecuente tres grandes retos: ganar la mayor cantidad de gubernaturas que se disputan el año próximo, lo cual es su principal responsabilidad, el parámetro donde se medirá su eficiencia.

Asimismo, mantener la expectativa favorable de la que hoy goza, con los militantes y grupos de poder del priísmo para que, independientemente de los resultados electorales, siga posicionado como el hombre fuerte del partido.

Y quizá lo más importante: salvaguardar su relación personal con el presidente Peña Nieto, que se hace cada vez más cercana, porque sus rivales lo van a desafiar y atacar por esa vía, la más sensible y la que define.

Aun cuando los nombres y los posicionamientos de los integrantes del gabinete y del líder del PRI son una referencia indiscutible de la ruta política trazada por el Presidente para la segunda parte de su sexenio y para el proceso por la candidatura presidencial, el gobierno requiere de una reingeniería profunda de sus políticas públicas, porque en las condiciones actuales su presencia electoral está en grave riesgo.

Fecha: 
Martes, 01 de Septiembre 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1

Columnas:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Volatilidad e incertidumbre

Los cambios realizados la semana pasada por el presidente Enrique Peña Nieto a su gabinete desataron un tsunami de especulaciones sobre la identidad de quien será el candidato a la presidencia de la república que el PRI lanzará para las elecciones federales de 2018. Para la mayoría de los analistas son cinco secretarios de Estado a los que hay que seguirles la pista rumbo a esas elecciones: el de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong; el de Hacienda, Luis Videgaray Caso; el de Desarrollo Social, José Antonio Meade Kuribreña; el de Agricultura, Francisco Calzada Rovirosa; y el de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer. Algunos han incluido a la de Relaciones Exteriores, Claudia Ruiz Massieu Salinas. A esta lista es necesario añadir el nombre de Manlio Fabio Beltrones Rivera, el presidente nacional del PRI.

Los movimientos que se dieron dentro del PRI y el gabinete presidencial durante las últimas dos semanas y media transformaron el panorama político. Antes de que Beltrones fuera ungido como el nuevo presidente nacional del PRI sólo se veían dos contendientes por la candidatura presidencial del PRI: Osorio Chong y Videgaray. Algunos añadían, sin fundamento alguno, a Nuño, que era entonces el Jefe de la Oficina de la Presidencia.

Ahora, en menos de 20 días, las listas de aspirantes a la candidatura se ampliaron e incluyen, según sea el autor de cada una, a cuatro, cinco, seis o siete nombres.

Lo que resulta muy interesante es como algunos comentaristas calculan, desde ahora, las probabilidades de que cada uno de los que incluyen en su respectivas listas de presidenciables obtenga o no la candidatura del PRI. Pareciera que son dueños de efectivas bolas de cristal que les permiten ver un futuro que, está demostrado, cada vez es más incierto y difícil de predecir.

Videgaray, en junio de 2014, antes de que los precios del petróleo empezaran a desplomarse, ¿hubiera imaginado que a la economía nacional se la iba a llevar el diablo, fundamentalmente por causas externas como la caída de los precios del petróleo y de las materias primas, la lenta recuperación de las economías estadounidense y de la eurozona, la fuerte desaceleración de la economía china, la crisis griega que puso en riesgo al euro y una larga lista de etcéteras? Claro que también afectó a la economía la fallida y mal llamada reforma fiscal diseñada por él y sus expertos y aprobada el 17 de octubre de 2013 por 198 diputados del PRI, 57 del PRD, 26 del PVEM y 10 del PANAL (sus nombres pueden verse en http://gaceta.diputados.gob.mx/Gaceta/Votaciones/62/tabla2or1-62.php3).

Osorio Chong, antes del 11 de julio pasado, día en que el jefe del Cártel de Sinaloa, Joaquín “El Chapo” Guzmán, se escapó de la cárcel de dizque alta seguridad del Altiplano (o de la Palma o de Almoloya), ¿hubiera imaginado que su imagen resultaría seriamente dañada ante la opinión pública a causa de dicha fuga o que el tema de la inseguridad en muchas zonas del país iba a ser, nuevamente, un tema de discusión en los medios de comunicación y en la redes sociales?

Y así, como nadie en mayo o principios de junio de 2014 previó el desplome de los petroprecios o antes del 11 de julio de este año creyó posible que El Chapo se escapara -eventos que dañaron las imágenes públicas de Videgaray y Osorio Chong-, de aquí hasta el momento en que el PRI y Peña Nieto definan quien será el candidato presidencial priísta ocurrían quién sabe que sucesos que afectarán la percepción que los priístas y no priístas tengan de los que hoy se mencionan como posibles presidenciables priístas.

Faltan muchos meses para que se defina quién será el candidato del PRI a la presidencia de la república. En dicho período seguramente ocurrirán muchas cosas. Podrían quedar descartados todos los que hoy se mencionan. Podría surgir una nueva figura que hoy nadie toma en cuenta.

La volatilidad e incertidumbre política y económica caracterizarán los próximos meses. Pronosticar quien será el próximo candidato del PRI es un ejercicio estéril e inútil.

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 31 de Agosto 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Balance del gobierno de Peña

 

¿Qué puede decirse de tres años del gobierno de Enrique Peña? En su haber se cuentan varias reformas, de manera singular, la de telecomunicaciones. Las otras dos importantes, la fiscal y la energética, arrojan pobres resultados. Entre los pasivos se cuentan una crisis de credibilidad por el conflicto de interés con el contratista predilecto, proveedor de las casas del presidente y del secretario de Hacienda, el derroche de Presidencia en publicidad y en viajes fastuosos al extranjero de dudosa utilidad pública. También restan la inseguridad rampante, la fuga del principal narcotraficante, la desaparición forzosa de 43 normalistas en Iguala y la ejecución de 22 personas en Tlatlaya. A ello se añade la malversación de legisladores y gobernadores: la corrupción, según el Banco Mundial, equivale a 9% del PIB. Y la corona es una economía estancada, asediada por el déficit comercial y la especulación.

A tales carencias se añade la captura del gobierno por poderosos grupos económicos y políticos que acaparan las rentas del Estado, es decir, se benefician de la obra pública, de los impuestos de todos y del menguante ingreso petrolero. Si a ello añadimos un sistema económico que concentra el ingreso y reduce las oportunidades de empleo y de emprendimiento, el resultado es México fábrica de pobres S. A., una desigualdad que atenta contra la cohesión social y la paz pública. Si el gobierno en su conjunto (Ejecutivo, Legislativo y Judicial) no garantiza la integridad física y patrimonial de los ciudadanos, además los esquilma y si ni siquiera las cárceles son seguras, se está ante una crisis de legitimidad, no sólo de credibilidad. Este contexto social es un factor que lastra a la inversión y el crecimiento, lo cual empeora la pobreza.

¿Cómo remontar tan colosales males? Si Ejecutivo y Legislativo no dan un giro al estilo de gobernar –erradican la impunidad (crimen sin castigo), que causa la ingente corrupción, descompone la vida pública e institucional (crispación social y violencia), estanca a la economía y reduce las oportunidades de una vida digna–, y si mantienen políticas económicas que empeoran la pobreza, como el congelamiento salarial, quizá haya que voltear la vista a lo que ocurre en Centroamérica, como sugiere Guillermo Trejo, profesor de la Universidad de Notre Dame: “la profunda crisis de impunidad por la que atraviesa México obliga a la sociedad civil a explorar nuevos mecanismos institucionales –como la Comisión Internacional Contra la Impunidad de Guatemala– que nos permitan de manera pacífica sentar las bases para la construcción de un auténtico Estado democrático de derecho” (El País, 25-08-2015).

Fecha: 
Viernes, 28 de Agosto 2015 - 19:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Peña y sus balazos en el pie

El control de los daños para situaciones de crisis en las administraciones públicas, parece que cada día es más complicado y el colmillo y la imaginación, en ocasiones no son suficientes. Cada situación de conflicto requiere de una estrategia especial, que en efecto pueda restituir la sensación de que todo retorna al carril; al estado en el que la ciudadanía pueda conceder el privilegio de la duda, de que hay un efectivo ejercicio del poder.

Ni los partidos políticos ni la ciudadanía desean gobiernos débiles, ineficaces y sin rumbo. En este sentido, para mí la administración de Carlos Salinas de Gortari, es un claro ejemplo de cómo hacer crecer y posicionar una imagen ante la ciudadanía.

La popularidad del presidente Peña Nieto es incuestionable que ha ido bajando. Las reformas emprendidas por su administración, como la energética y la educativa, han polarizado a varios sectores de la clase política, por ejemplo. Pero hay en la historia de la actual administración federal, una serie de sucesos en los que el presidente insiste en darse “balazos en los pies”, en el sentido de dañar él mismo su imagen, aumentando los flancos débiles que cada vez se hacen más visibles.

El asunto de la llamada “casa blanca” es solamente uno de ellos, que se sigue haciendo grande en la medida en que se trata de operar una resolución adecuada.

Después de que se armó el escándalo, y para acallar las voces que señalaban un claro conflicto de intereses, salió Angélica Rivera a la arena pública a defender y aclarar lo que estratégicamente no le correspondía. En un acto poco caballeroso (por decirlo muy suavemente) Peña Nieto se valió de su esposa para tapar el sol, y el asunto creció, creo yo, innecesariamente.

Más tarde revivió una Secretaría, la de la función pública, y puso en la titularidad a Virgilio Andrade, a quien todo mundo calificó de incondicional. A él, el presidente le encargó que hiciera una valoración y dictaminara si en el asunto de la “casa blanca” se configuraba el conflicto de intereses.

La resolución final de la parte oficial, anunciada por Virgilio Andrade, es que, como lo dijo el presidente”, no se configura lo que para el resto de los ciudadanos del país es un claro ejemplo de corrupción y turbiedad, que las buenas maneras llaman justamente conflicto de intereses.

Nunca he podido entender las decisiones suicidas de quienes, teniendo todo el poder, bajo los paradigmas de la política mexicana, insisten en hacer cosas de párvulos que dañan a la persona (presidente, gobernador, munícipe) y a la institución.

Lo menos que se puede decir es que les falta imaginación para las estrategias e inteligencia para la construcción de los escenarios que se pueden presentar como respuesta a la toma de decisiones.

Vale un carajo pasar a la historia como un presidente de altura, de estadista y el poco o mucho capital político con el que algunos políticos llegan al poder, lo echan a la basura en busca de unos cuantos pesos. Es ridículo que un presidente se vea envuelto en líos de tan poca monta como lo es el que nos ocupa, que es un inmueble.

La poca monta, sin embargo, y ahí está lo grave del asunto, ha dejado ver los niveles en los que la corrupción campea en México. La corrupción no es cuestión ni de genes ni de cultura, como lo sugirió Peña Nieto, es un problema de integridad personal.

Fecha: 
Sábado, 29 de Agosto 2015 - 11:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Recordando 4

Estoy vacacionando y absteniéndome estos días de opinar sobre los sucesos nacionales y mundiales. Sin embargo, de mi archivo he elegido artículos que escribí hace más de tres décadas y que curiosamente, cambiando algunos nombres, podría haberlos escrito ayer.

Sobre el tema de los embajadores improvisados opiné el 11 de febrero de 1983 en esta columna que se publicó en el diario defeño El Universal:

“Muchísimos mexicanos se sienten molestos e irritados, si es que no totalmente ofendidos, por el hecho de que el nuevo Gobierno de la República haya nombrado o ratificado como embajadores en otros países o ante diversos organismos internacionales, a muchos de aquellos que ante la opinión pública son, en gran medida, responsables de la crisis económica que cada día parece agravarse más.

“Pese a que algunos prominentes miembros de la familia revolucionaria lo nieguen, varias de las más importantes embajadas y representaciones de México en el extranjero están hoy en día en manos de políticos que entre 1970 y 1982 fueron sumamente poderosos y que nada saben sobre las actividades propias del cargo que ahora ocupan dentro del servicio exterior mexicano.

Entre los que tienen en sus manos puestos que por elemental justicia deberían pertenecer a diplomáticos de carrera que durante años han servido leal, honesta y eficazmente a la nación, están: Ignacio Ovalle Fernández, Plácido García Reynoso, Rodolfo Echeverría Ruiz, Jorge Espinoza de los Reyes, Augusto Gómez Villanueva, Horacio Flores de la Peña, Jesús Puente Leyva, Francisco López Cámara, Porfirio Muñoz Ledo y, naturalmente, José Ramón López Portillo. A esta lista es necesario añadirle el nombre de José Andrés Oteyza, virtual embajador de México en Canadá.

“Analicemos a algunos de estos quién sabe que tan dignos representantes de México en el extranjero.

“Jorge Espinoza de los Reyes es desde el pasado mes de diciembre el mandamás de la vital embajada mexicana en Estados Unidos a pesar de que jamás en su vida ocupó un cargo diplomático y pese a ser uno de los principales artífices del desastre económico-financiero nacional, ya que como director general de Nacional Financiera de 1977 a 1982 contribuyó a hipotecar al país gracias a los préstamos multimillonarios que obtuvo para su institución durante los cinco años que ocupó el cargo. Nafinsa es hoy en día uno de los organismos del sector público que más adeudos tiene con la comunidad financiera internacional, mismos que los mexicanos deberemos pagar a costa de grandes sacrificios mientras que Espinoza de los Reyes se da la gran vida en Washington. D.C. Ignacio Ovalle Fernández es indudablemente uno de los más claros ejemplos de la efebocracia que tanto daño le ha causado al país durante los dos últimos sexenios. Echeverrista de hueso colorado, el ex secretario privado de LEA logró colarse en la administración de José López Portillo como director del Instituto Nacional Indigenista y coordinador general del Plan Nacional de Zonas Deprimidas y Grupos Marginados (Coplamar). Durante los últimos seis años, Ovalle se dedicó a inventar cataplasmas que le costaron millones al país, tal tomo queda demostrado sin lugar a dudas al anunciarse recientemente la desaparición del famoso y oneroso Coplamar.

“Augusto Gómez Villanueva es, curiosamente, licenciado en ciencias diplomáticas a la vez que ex dirigente de los campesinos mexicanos. El que en un momento creyó poder ser presidente de la República fue uno de los grandes agitadores agrarios durante el sexenio de LEA y su fortuna es incalculable. Los entendidos afirman que su sucesor, Félix Barra García, fue el chivo que se sacrificó para expiar sus múltiples pecados y trinquetes. Nuestro embajador en Nicaragua nada sabe de diplomacia y gusta de disfrutar de largas vacaciones con goce de sueldo en la ciudad de México, en donde seguramente se dedica a su pasión verdadera: la intriga y la grilla.

“De José Ramón López Portillo no vale la pena escribir mucho. Baste decir que debe su puesto como embajador ante la FAO a las influencias de su papá, aquel que en una ocasión se refirió a su hijo como "el orgullo de mi nepotismo". Nada justifica que ocupe el hueso que sin sentir la más mínima vergüenza aceptó. Que triste que individuos como los que aquí se han mencionado ocupen cargos que deberían estar en manos de diplomáticos tan honorables y conocedores como son: Jesús Cabrera Muñoz-Ledo (embajador en Australia), Fernando Flores Tejada (embajador en Bolivia), Ricardo Galán Méndez (embajador en Dinamarca) y otros destacados miembros del servicio exterior mexicano que en lugar de dedicarse a la grilla y al trinquete han dado sus mejores años al servicio de México”.

Más de 32 años han transcurrido desde que opiné lo anterior. La ineficiencia de Espinoza de los Reyes quedó demostrada inmediatamente después de los sismos de septiembre de 1985 cuando, como embajador en Washington, rechazó la ayuda que Estados Unidos ofreció para las labores de rescate y ayuda de los miles de damnificados. ¿Cuántas vidas se perdieron por su estupidez?

Pese a los evidentes malos resultados que han dado los embajadores sin experiencia, dentro de algunos días el senado ratificará el nombramiento de otro improvisado, Miguel Basáñez, a quien el presidente Enrique Peña Nieto ha designado como su embajador en Washington.

Nuestros gobernantes insisten en tropezarse con la misma piedra.

Recodar es vivir…

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 27 de Agosto 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

A Virgilio Andrade lo aventaron del Puente de Brooklyn

"Cuánto más Corrupto es el Estado, más Leyes tiene". Tácito.

La LXIII legislatura de la Cámara de los Diputados estará conformada en total, por 203 legisladores del PRI, 108 del PAN, 56 del PRD, 47 del Verde, 35 de Morena, 26 de Movimiento Ciudadano, 8 de Encuentro Social, 10 de Nueva Alianza y 6 del Partido del Trabajo. El Partido Humanista es el único que no tendrá representación legislativa. Además sólo habrá un diputado independiente, Manuel Clouthier Carrillo —el hijo del gran Maquío— que sin duda será oposición pura. En resumen, así resultó la elección del pasado 7 de junio:

1) Los aliados del partido en el gobierno tendrán un 54%, es decir diputados del PRI, VERDE, PANAL, ENCUENTRO SOCIAL.

2) El resto —si es que toda la llamada oposición se uniera— tendrá un 46%, es decir el PAN. PRD, MORENA, MOVIMIENTO CIUDADANO y DEL TRABAJO.

Así pues, el gobierno de Enrique Peña Nieto podrá aprobar —a modo y sin mucho trabajo— las leyes que no requieren reforma constitucional sin mayor problema. Pendientes legislativos hay muchos. Quién sabe cuántas iniciativas están en la congeladora del poder legislativo pero vienen nuevas y variadas, entre ellas, muchas de las leyes secundarias de las reformas que se llamaron estructurales.

Sin duda, entre las leyes más importantes serán las secundarias y  reglamentarias del Sistema Nacional Anticorrupción y todo lo que conlleva —nombramiento del fiscal anticorrupción, etcétera— y es un hecho que ante la gigantesca rechifla que se llevó en todos los medios de comunicación el secretario de la Función Pública, Virgilio Andrade por exonerar a los involucrados en el escándalo de las casas que reveló, ya casi hace casi diez meses, Carmen Aristegui y sus sabuesos en la magnífica investigación que hicieron principalmente de la llamada Casa Blanca que fuera o es del Presidente y de su esposa. De esta se detonaron las otras investigaciones y por supuesto el despido de la periodista de su programa de radio.

La opinión pública, las redes sociales y los principales opinadores y periodistas del país —salvo sus raras excepciones— para nada quedaron conformes con el dictamen del secretario de la Función Pública que aunque todo el mundo intuía su contenido, mostró su indignación. El conflicto de interés de los asuntos se resolvió —dicen— conforme a la Ley y se determinó que no existió; el conflicto de interés de quién lo resolvió quedó en entredicho. El Presidente debió nombrar a un personaje de la oposición como Secretario de la Función Pública o dejarle su nombramiento al Senado. Le ganó quién sabe qué.

Así, será responsabilidad de la próxima legislatura darle a este país leyes impecables que combatan la corrupción. Quién las haga cumplir es otro tema...

Entonces, ¿qué se puede esperar de las leyes secundarias en relación al grave tema de la corrupción? En mi opinión la putrefacción que causa, es el principal cáncer del país pues trae aparejada la falta de credibilidad en los gobernantes. Es hermana, madre o tía de la impunidad y como secuela trae la inseguridad, el narcotráfico y para que le sigo...

Pronto veremos cómo se legisla. Manlio Fabio Beltrones, Ricardo Anaya y quien quede en el PRD van a demostrar de qué están hechos o tendremos más de lo mismo... Por de pronto, todos —digo, la oposición— contra Virgilio Andrade...

Fecha: 
Miércoles, 26 de Agosto 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1