Se encuentra usted aquí

enrique peña nieto

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

A Robles le gustaba abusar del poder

Hace años escribí sobre lo que les tocó sufrir a unos policías federales que tuvieron la ocurrencia de pedirle a Rosario Robles Berlanga y a su pareja de aquel entonces, el empresario argentino Carlos Ahumada, que pasaran por el mostrador de migración del aeropuerto internacional de Toluca, después de que desembarcaran de un avión privado que los trajo desde La Habana (Cuba).

La entonces jefa de Gobierno les dijo a los policías que no se metieran en lo que no les importaba y que ni ella ni su acompañante pasarían por migración.

Los uniformados impidieron que la pareja abandonara el aeropuerto. Acto seguido, la entonces poderosa perredista marcó un número por su celular para denunciar ante quién sabe quién a los policías que solo estaban cumpliendo con su deber.

En cuestión de minutos llegó la orden: doña Rosario y don Carlos podían abandonar el aeropuerto sin pasar por migración y aduana, como tendría que hacerlo cualquier persona que llegue a México desde otro país.

¿Y los policías? Pues fueron castigados por supuestamente no respetar y darle las consideraciones que merecía la primera pareja del entonces Distrito Federal. Por cumplir con su deber pasaron varios días arrestados en algún cuartel de lo que entonces era la Policía Federal Preventiva.

Esta anécdota, cuya autenticidad verifiqué a través de dos diferentes fuentes, la publiqué en varios medios y la comenté en mi programa de radio. Robles nunca me buscó para desmentirla, confirmando así el dicho de que “el que calla otorga”.

Lo que entonces ocurrió en el aeropuerto toluqueño fue solo una muestra, y muy pequeña, de la manera en que abusaba de su poder la política que alguna vez fue de izquierda y que después de traicionar a sus correligionarios, ocupó dos secretarías de Estado durante el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Sobre la hoy huésped en el penal de mujeres de Santa Martha Acatitla he comentado y escrito varias veces a lo largo de los años y nunca recibí de ella o de alguno de sus subordinados alguna aclaración o desmentido sobre lo que dije o escribí. Siempre calló, siempre otorgó.

En los últimos 19 años desayuné con ella solamente una vez y también solo una vez la entrevisté en mi estudio de Grupo Fórmula. Con base en esos dos encuentros realizados durante el sexenio peñanietista, en los cuales también hubo otras personas presentes, solo me quedó claro que es una mujer inteligente y con una gran facilidad de palabra. No puedo decir que me cayera bien, pero ella lo mismo puede decir de mí.

A fin de cuentas, lo que conozco de Robles se basa en su desempeño como funcionaria pública y en la información que de ella he recibido de sus aliados y contrincantes políticos, subordinados, amigos y enemigos (de estos últimos hay muchos).

La anécdota con que inicio esta columna la muestra como una mujer que abusaba de su poder, hasta en detalles tan insignificantes como el de no aceptar pasar por el control migratorio de un aeropuerto.

Las acusaciones que enfrenta, de ser probadas por la FGR, podrían mandarla varios años a la cárcel, lo que sería un triste destino para quien empezó su carrera política como una izquierdista comprometida con las causas más nobles, y la terminó como una cómplice de uno de los gobiernos más corruptos de México.
 

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 14 de Agosto 2019 - 12:55
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Miércoles, 14 de Agosto 2019 - 21:40
Fecha C: 
Jueves, 15 de Agosto 2019 - 08:55
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La 4ta Transformación y Rosario Robles

Ex sindicalista, líder universitaria con tendencias maoístas, primera mujer en ser jefa de gobierno de la Ciudad de México, ex presidenta del PRD nacional, exsecretaria de estado en un gobierno priísta, pareja sentimental de Carlos Ahumada, autor de los videoescandalos y ahora probable indiciada en delitos como ejercicio indebido del servicio público y corrupción, ella es Rosario Robles Berlanga, quien nunca en su carrera política dejó de estar en el ojo del huracán. Desde la mañana del martes 13 de agosto espera la conclusión de su proceso jurídico en la cárcel de Santa Martha Acatitla.

En el año 1999 siendo jefa de gobierno, se enfrentaba a grito pelado a una manifestación de policías en un evento en el zócalo, explicaba que sus salarios y prestaciones se habían incrementado. Luego como líder del principal partido de izquierda a nivel nacional se estancaba en el tercer lugar electoral en el año de 2003. Artífice de una campaña en medios de comunicación que ayudó a Andrés Manuel López Obrador a ganar la jefatura de gobierno en el año 2000 (desde donde el tabasqueño catapultó su carrera política a nivel nacional) se distanciaron por diferencias en el gasto en comunicación social. Robles Berlanga pagó por años la jugada sucia de su amante Ahumada en los videoescándalos, se exilió en España y solamente escribía una columna en un medio impreso.

En rompimiento total con la cúpula perredista y sumándose a la cargada priísta que logró recuperar la presidencia a manos de Enrique Peña Nieto, regresó a los primeros círculos de la política nacional en 2012. Primero desde la extinta Secretaría de Desarrollo Social, luego en la SEDATU, operó impunemente en el desvío de recursos para combatir la pobreza y los redirigió a las campañas del PRI en varios procesos electorales, siendo la más significativa y cuantiosa la operación millonaria conocida como “la estafa maestra”.

En dicho modus operandi 5 mil millones de pesos eran triangulados a empresas fantasmas mediante la otorgación de contratos a universidades, en operaciones que eran totalmente inexplicables y cuyos cuantiosos recursos económicos son difíciles de localizar y justificar. Ni la voz de alerta del entonces Auditor Mayor de la Federación, Juan Manuel Portal, hizo ruborizarse a la ex secretaria, ni al mismo presidente Peña o a la Comisión de Vigilancia Legislativa quienes fueron informados del saqueo perpetrado desde los más altos círculos del poder.

Amparada legalmente y en la estricta formalidad de que ningún contrato estaba firmado por ella, pretendió que su exoficial mayor Emilio Zebadúa fuera quien pague los platos rotos y quien también se ha amparado ante una posible orden de aprehensión. No fue hasta que la Fiscalía General de la Nación a cargo de Alejandro Gertz Manero, destrabó las investigaciones congeladas en los tiempos de la tapadera PGR, que la polémica política acostumbrada a los bandazos, fue llamada a enfrentar a la justicia.

El pasado jueves 8 de agosto, Robles Berlanga pasó del “no te preocupes Rosario” sentenciado por Peña Nieto, al ocúpate y ampárate para acudir a su audiencia al Reclusorio Sur. Impecablemente vestida de blanco trató de verse altiva, sin embargo, su rostro preocupado al retirarse a bordo de su camioneta, fue augurio de la noticia que vendría en las portadas de revistas, periódicos y medio digitales.

El lunes 12 de agosto regresó la otrora súper secretaria del clientelismo priísta, para saber sobre su estatus jurídico pero sus “faldas bien puestas” ya no pudieron evadir a la justicia. El juez Felipe de Jesús Delgadillo Padierna decidió en la mañana del martes 13 de agosto que Robles Berlanga fuera vinculada a proceso y que debería estar en prisión preventiva ante el riesgo de fuga de la imputada. Este mismo juez tiene otro caso emblemático en sus manos, el expediente de Emilio Lozoya Austín y el caso Odebrecht.

Independientemente del resultado del proceso jurídico, la destrucción de la imagen pública de Rosario Robles salpica directamente al ex presidente Peña Nieto y a toda la cleptocracia que fue ese mito genial de “la nueva generación de políticos”. La impunidad lacerante que se dio desde las instancias de justicia y que hundió en las preferencias electorales al otrora partidazo, tienen una pieza clave en los millonarios desfalcos al erario nacional.

La estafa maestra no deja títere sin cabeza de importantes personalidades priístas del primer círculo político del ex presidente Peña Nieto, el prófugo Emilio Lozoya de PEMEX, el gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo Maza que fue extitular de Banobras, Emilio Chuayffet exsecretario de Educación Pública, el execrable exsecretario de Comunicaciones, Gerardo Ruiz Esparza, así como Ildefonso Guajardo de la Secretaría de Economía.

Además del villano favorito en el pasado sexenio, el exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, los exsecretarios de la Función Pública, Virgilio Andrade y Arely Gómez, incluso el fallido candidato presidencial, José Antonio Meade, en su paso por la Sedesol y a quien la defensa de Rosario Robles señala de haber informado sobre las irregularidades señaladas por la Auditoria Superior de la Federación.

Las irregularidades detectadas e informadas a la PGR por el auditor Portal se trasladan hasta los tiempos del ex presidente Felipe Calderón, quien incurrió en severas irregularidades en la construcción de la estela de luz, que provocó sobre precio y retrasos en su construcción, sin que ningún procurador moviera un dedo en tan escandalosos casos de corrupción. Con la vinculación a proceso de Rosario Robles el régimen del presidente López Obrador logró una histórica victoria en materia de combate a la corrupción, bandera de su exitosa campaña presidencial que fue acogida por millones de votos en las urnas.

Autor:

Fecha: 
Martes, 13 de Agosto 2019 - 13:00
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Martes, 13 de Agosto 2019 - 15:15
Fecha C: 
Miércoles, 14 de Agosto 2019 - 04:15
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El mal llamado modelo neoliberal falló. El que propone AMLO fallará. Solo un sistema liberal promoverá el desarrollo

El mal llamado modelo neoliberal que impusieron los tecnócratas que se apoderaron del gobierno federal al llegar Miguel de la Madrid a la presidencia en 1982, supuestamente iba a contribuir a elevar el nivel de vida de los mexicanos y promover el desarrollo económico del país.

De la Madrid heredó un país en crisis y durante su gobierno aumentó a 53.5 el porcentaje de mexicanos pobres.

Al empezar el gobierno de Carlos Salinas (1988-1994), 19.0% de la población padecía pobreza alimentaria, 24.5% de capacidades y 44.7% patrimonial. Al concluir, 21.2% vivía en pobreza alimentaria, 30.0% de capacidades y 52.4% patrimonial. (Ver definiciones al final de la columna).

El número de pobres aumentó durante el sexenio de Ernesto Zedillo (1994-2000). La devaluación de diciembre de 1994 causó que en los primeros dos años de su gobierno, poco más de 15.6 millones de mexicanos cayeran en pobreza alimentaria. En 1996, 37.4% de los mexicanos sufría pobreza alimentaria, 56.9% de capacidades y 69.0% patrimonial.

Vicente Fox (2000-2006) asumió el gobierno de un país en el que 24.1% de sus habitantes vivía en pobreza alimentaria, 31.8% de capacidades y 53.6% patrimonial. Su gobierno logró bajar estos porcentajes a sus mínimos históricos. En 2006, 13.8% estaba en pobreza alimentaria, 20.7% de capacidades y 42.7% patrimonial.

La crisis económica mundial de 2008 golpeó fuerte a México. Al concluir el gobierno de Felipe Calderón en 2012, 20.0% de los mexicanos padecía pobreza alimentaria, 28.0% de capacidades y 51.6% patrimonial.

Finalmente, en 2016, durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, que es el último año para el que hay datos disponibles, 17.5% de la población sufría pobreza alimentaria y 50.6% patrimonial. La de capacidades no se midió ese año.

En resumen, de 1988 a 2016 la pobreza alimentaria disminuyó 1.5 puntos porcentuales y la patrimonial aumentó 5.9 puntos; de 1988 a 2012, la de capacidades se redujo en 2 puntos.

Estos son algunos de los malos resultados del supuesto modelo neoliberal que el presidente Andrés Manuel López Obrador condena y sus detractores defienden.

El problema es que el modelo que AMLO quiere imponer es una combinación del llamado Desarrollo Estabilizador que se aplicó de 1954 a 1970 y las políticas populistas que se aplicaron de 1970 a 1982. El primero contribuyó a disminuir la pobreza, pero promovió la concentración de la riqueza y permitió la ineficiencia industrial, entre otras cosas; las segundas arruinaron al país.

Solo sin corrupción, con mecanismos que impulsen una mejor distribución de la riqueza, con un sistema educativo de calidad y con niveles mínimos de criminalidad, un modelo auténticamente liberal promoverá el desarrollo de la economía del país y de sus habitantes.

Ojalá que Andrés Manuel rectifique.

Definiciones: Pobreza alimentaria: la persona no puede adquirir una alimentación mínimamente aceptable; pobreza de capacidades: el individuo satisface sus necesidades mínimas de alimentación, pero no las necesidades mínimas de educación y salud de cada miembro familiar; pobreza patrimonial: la persona satisface sus necesidades mínimas de alimentación, educación y salud, pero no los mínimos indispensables de vivienda, vestido, calzado y transporte para cada miembro del hogar.

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Secciones:

Fecha: 
Viernes, 12 de Julio 2019 - 13:00
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Viernes, 12 de Julio 2019 - 21:45
Fecha C: 
Sábado, 13 de Julio 2019 - 09:00
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Peña y Videgaray pueden estar tranquilos mientras…

Luis Videgaray fue el hombre fuerte durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, primero como el secretario de Hacienda y Crédito Público, y después como el de Relaciones Exteriores.

Su poder fue indiscutible.

El expresidente se refería a Videgaray como el “señor secretario de Hacienda” o el “doctor Videgaray”, nunca como “Luis” o “Videgaray”. Muchos lo apodaban “El Vicepresidente”.

Peña, consciente de su deficiente preparación académica, quedó impresionado por Videgaray desde que lo conoció en 2003 cuando coordinaba a los diputados del PRI en el congreso mexiquense y el economista trabajaba para una consultora propiedad del exsecretario de Hacienda Pedro Aspe.

Al entonces diputado local lo apantalló el doctor en Economía por la Universidad de Yale, tanto, que como el mismo Videgaray lo confesó en una entrevista a la revista Gatopardo en 2014, al día siguiente de conocerse se fueron a comer y poco después “nos hicimos cuates” (gatopardo.com/reportajes/las-cuentas-videgaray).

El 15 de septiembre de 2005, al asumir Peña la gubernatura mexiquense, impuso a su “cuate” como secretario de Finanzas, Planeación y Administración.

En 2009 el gobernador lo hizo diputado federal plurinominal y desde el 1 de septiembre de ese año hasta el 29 de marzo de 2011, día en que pidió licencia para irse a coordinar la campaña electoral del candidato priista a la gubernatura mexiquense Eruviel Ávila, fue el presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara baja.

El 14 de diciembre de 2011, Peña lo designó coordinador de su campaña presidencial. Pocos días después de su victoria electoral del 3 de julio de 2012 lo hizo coordinador de su equipo de transición y luego, el 1 de diciembre, secretario de Hacienda sin jamás haber ocupado un cargo dentro de dicha dependencia.

Quienes los conocen dicen que si bien la amistad entre Peña y Videgaray nació en 2003, ésta se transformó en una sociedad de mutuo beneficio cuando el primero asumió la gubernatura mexiquense: de ser amigos pasaron a ser socios.

Se dice, se comenta y se rumora que ambos son muy ricos porque aprovecharon su poder para hacer grandes negocios. Es probable que en solo 13 años acumularan fortunas fantásticas.

En 2016 un alto funcionario que entonces trabajaba en la Oficina de la Presidencia me dijo que un día los cuates se distanciaron porque el presidente se enojó después de enterarse que su secretario de Hacienda estaba realizando negocios sin incluirlo en ellos. Sin embargo, volvieron acercarse después de que platicaron y se pusieran de acuerdo.

El mismo exfuncionario me comentó que Emilio Lozoya Austin fue cesado como director general de PEMEX, en febrero de 2016, después de intentar realizar unos negocios que Videgaray ya había asumido como suyos y de su socio en Los Pinos.

Las autoridades deberían investigar si el expresidente de México y su amigo son ricos y si sus fortunas son bien habidas, pero eso es algo que aparentemente no sucederá porque para el presidente Andrés Manuel López Obrador, más importante que castigar a los corruptos de antaño, “es gobernar con el ejemplo”, como lo dijo ayer en su conferencia de prensa.

Peña Nieto y Videgaray pueden respirar tranquilos mientras piense así AMLO… mientras así piense
 

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 27 de Junio 2019 - 13:25
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Jueves, 27 de Junio 2019 - 22:10
Fecha C: 
Viernes, 28 de Junio 2019 - 09:25
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Que la nación me lo demande…

¿Cree usted que Enrique “el hermoso” Peña Nieto desempeño leal y patrióticamente el cargo de presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos?

¿Cree usted que guardó e hizo guardar la Constitución Politica de los Estados Unidos Mexicanos y las leyes que de ella emanan?

¿Cree usted que Peña Nieto miró en todo por el bien y prosperidad de la Unión?

¿Cree usted que Salinas, Zedillo, Fox o Calderón cumplieron con lo que juraron  cumplir cuando rindieron la protesta del fiel desempeño de sus cargos como presidentes constitucionales de nuestro país?

Basta con leer el artículo 87 de nuestra Constitución Federal, (1)  para saber lo que Andrés López Obrador  está obligado a hacer en lo que se refiere a la frase principal de ese artículo:

“Y si así no lo hiciere, que la Nación me lo demande…”

El artículo 87 no se refiere a lo que diga el dedito del presidente en turno.

No es una disposición  que el actual ocupante de la Silla del Águila, pueda aplicar o no aplicar como si fuera un emperador romano cuyo pulgar hacia arriba o hacia abajo, determinaba si los gladiadores morían o vivían.

No es un mandamiento que pueda someterse a consultas dicharacheras como la del metrobus de La Laguna, el NAIM o el Aeropuerto Imperial de Santa Lucía, donde los pueblos originarios han sido olímpicamente ignorados y atropellados.

La nación, que somos todos; fifís y no fifís, queremos demandar a todos los expresidentes que incumplieron letra por letra, renglón por renglón lo que prometieron al tomar el cargo.

Somos un México de gente  agraviada.

Somos un México con hambre y sed de justicia.

Somos un pueblo harto de diferimientos y posposiciones.

Vicente Fox vociferaba como chachalaca que iba a hacer justicia con las alimañas, las víboras prietas y las tepocatas a las que ahora el Pejesidente llama la mafia del poder a la que tampoco parece interesado en ajusticiar sino todo lo  contrario: paz y amor, y borrón y cuenta nueva… ¿Con permiso de quién?

Ver el descaro con el que Peña Nieto se pasea con su muñeca inflable por Madrid, y en las fiestas de la alta suciedad, es una afrenta a todos los mexicanos.

Lo imagino tan fresco caminando por el Paseo de la Castellana  o por Serrano, entonando a voz en cuello aquella canción  titulada “Y Qué” que José -José  hizo famosa:

“¿Por qué no olvidar el qué dirán

y lucir nuestro amor por todo el mundo?

Amantes de verdad

y si se han de enterar,

¡que se enteren! y punto.

 

Y qué, si nos llaman de todo.

Y qué, si nos juzgan o no.

Y qué, aquí sólo contamos tú y yo.

Y qué, si nos cierran las puertas.

Y qué, si nos culpan o no.

Y qué, si vivimos felices tú y yo.”

(¿Y los mexicanos?  ¡Y qué!)

Las burlas de Peña Nieto no se resuelven vendiendo un avión que no podemos vender porque  lo contratamos en arrendamiento financiero,  y cuya renta seguimos pagando con cargo a los contribuyentes mientras se oxida quien sabe dónde.

Pero el Peje Lagarto persiste en su inconstitucional decisión de hacer borrones y cuentas nuevas, al son de que perro no come perro, previendo que le hagan el mismo favor cuando le revoquen el mandato a medio sexenio… o aunque no se lo revoquen.

Este país de gente agraviada al que se refirió Colosio hace 25 años, espera impaciente que se aplique el artículo 87 constitucional, y que la nación demande por fin a los que Obrador llama PRIANsidentes.

Y en su caso, a los del PRIMOR también.

La confiscación o extinción de dominio aplicado a los recursos de procedencia ilícita en poder de quienes han saqueado a México en vez de servirlo,  ingresaría al erario cantidades verdaderamente significativas.

Bastaría con que el actual presidente escuchara e hiciera caso  a la Auditoria Superior de la Federación,  cuyas observaciones y denuncias siempre han sido puntuales y precisas,  aunque ningún presidente les haya hecho caso; incluyendo al Peje Lagarto.

El hambre y la sed de justicia siguen creciendo sin respuesta de la Cuarta  Transformación encaminada por el Cuarto López que despacha en Palacio Nacional. (2)

Si el actual encargado de la presidencia de la república se niega a cumplir y hacer cumplir sus promesas electorales,  demandando a la mafia del poder,  la Nación Mexicana, que somos todos y cada uno de los mexicanos,  podemos y debemos hacer cumplir el artículo 39 de la Constitución que a la letra dice:

Artículo 39.” La soberanía nacional reside esencial y originariamente en el pueblo. Todo poder público dimana del pueblo y se instituye para beneficio de éste. El pueblo tiene en todo tiempo el inalienable derecho de alterar o modificar la forma de su gobierno.”

El pueblo soberano puede ejercer el mismo derecho a la rebelión que hizo valer el 20 de noviembre de 1910, y hacer justicia revolucionaria, pero de verdad.

La nación es la que manda.

     __________________________

  1. Artículo 87. “El Presidente, al tomar posesión de su cargo, prestará ante el Congreso de la Unión o ante la Comisión Permanente, en los recesos de aquél, la siguiente protesta: "Protesto guardar y hacer guardar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y las leyes que de ella emanen, y desempeñar leal y patrióticamente el cargo de Presidente de la República que el pueblo me ha conferido, mirando en todo por el bien y prosperidad de la Unión, y si así no lo hiciere que la Nación me lo demande".
  2. Los cuatro López que han ocupado la  Presidencia de México son:

Antonio López de Santa Anna,  Adolfo López Mateos, Jose López Portillo y Andres López Obrador, el Cuarto López.

    _________________________

 

Stahringen am Bodensee

Baden Wurttemberg, Alemania

20 de junio de 2019

chavezmontesjulio@hotmail.com

Fecha: 
Viernes, 21 de Junio 2019 - 13:15
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Viernes, 21 de Junio 2019 - 15:30
Fecha C: 
Sábado, 22 de Junio 2019 - 04:30
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La respuesta de Medina Mora

La respuesta de Medina Mora

No soy fan de Eduardo Medina Mora, quien es Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) desde el 10 de marzo de 2015.

Y no lo soy porque creo que su desempeño en los cargos públicos que ocupó antes de llegar a la SCJN dejó mucho que desear.

De 2000 a 2005 fue director general del extinto Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) y de 2005 a 2006 fue secretario de Seguridad Pública. En su primer cargo dirigió las acciones de espionaje –muchas de ellas ilegales– que el gobierno federal realizó en torno a quién sabe cuántos mexicanos. Peor aún, no supo advertirnos a los mexicanos sobre la fuerza que en esos años estaba adquiriendo la delincuencia organizada. En su segundo cargo no pudo enfrentar el creciente problema del narcotráfico y la incapacidad del gobierno permitió que el poder del narcotráfico se mudara de Colombia a México.

De diciembre de 2006 a septiembre de 2009 fue procurador general de la República. Su paso por la PGR se recuerda por haber tratado de impedir, infructuosamente, que en 2007 la SCJN declarara la inconstitucionalidad de la ley que aprobó la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) para despenalizar el aborto.

Medina Mora luego ingresó al servicio diplomático como embajador en el Reino Unido, cargo que desempeñó de 2009 a 2013. Aquí lo único que hizo fue defender el honor patrio después de que en un popular programa televisivo un comentarista describiera a la comida mexicana como “vómito refrito”. Por la patriotera actitud que asumió, medio mundo se rio de él.

De enero de 2013 a marzo de 2015 fue embajador en Estados Unidos desempeñándose, como la mayoría de quienes han ocupado ese cargo, sin pena ni gloria. Abandonó la embajada cuando fue ratificado como ministro de la SCJN. Para tal efecto, Enrique Peña Nieto no se molestó en designar al sucesor del ministro Sergio Valls, fallecido a finales de 2014, sino hasta septiembre de 2015, con Medina Mora.

De acuerdo con los muchos abogados con quienes he hablado sobre él, como ministro de la SCJN aparentemente está realizando una muy buena labor y merece el respeto de la mayoría de sus colegas.

A pesar de que no soy su fan, en esta columna y en mis programas de radio y TV me abstuve de comentar las notas periodísticas que aparecieron los días 5 y 6 de junio pasados en el diario defeño El Universal, donde se le acusaba de realizar, entre 2016 y 2018, 32 transferencias a cuentas bancarias por más de “103 millones de pesos”.

Y me abstuve porque, a mi juicio, la acusación carecía de un sólido sustento.

Aparentemente no me equivoqué porque ayer Medina Mora hizo pública una carta que le envió a todos los ministros, magistrados, jueces y consejeros del Poder Judicial federal en donde refuta, con lujo de detalles, las notas de El Universal y, peor aún, denuncia al diario de no “publicar los documentos fidedignos que prueban sus dichos, así como el de verificar la autenticidad de los mismos (…) el diario no verificó la autenticidad de los documentos que refiere, ni intentó contactarme para contrastar la información”. También anota que contactó personalmente “a los más altos directivos del diario” para solicitarles lo anterior y que no recibió respuesta”.

Habrá que ver qué respuesta le dará El Universal, si es que tiene alguna.

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 19 de Junio 2019 - 13:10
Redes sociales: 
0
Fecha B: 
Miércoles, 19 de Junio 2019 - 21:55
Fecha C: 
Jueves, 20 de Junio 2019 - 09:10
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Dónde están los criminales?

El martes pasado, el diputado panista Jorge Luis Preciado exhibió tres cartulinas en el pleno de la Cámara de Diputados. Ello sucedió durante la sesión en que la mayoría lopezobradorista aprobó la Ley Orgánica de la Fiscalía General de la República que crea una fiscalía dependiente del presidente de la República y no, como muchos hubiéramos deseado, autónoma de éste.

En la primera de las cartulinas el diputado colimense anotó: “Asesinatos Calderón: 208”; en la segunda: “Asesinatos Peña: 232”; y en la tercera: “Asesinatos AMLO: 363”.

Según lo explicó, los números de asesinatos correspondían a los que se cometieron durante los primeros 10 días de la administración de los tres presidentes de la República más recientes, incluido el actual.

Así, el número de homicidios dolosos que se cometieron en los primeros 10 días del gobierno de Enrique Peña Nieto fue 11.5% mayor que los registrados en los primeros días de la administración calderonista. Por su parte, los asesinatos perpetrados durante los primeros 10 días del actual gobierno superan en 56.5% a los que se contabilizaron durante el mismo periodo del gobierno recién concluido.

Los números son para preocupar al más calmado ya que muestran que los muertos generados por la violencia e inseguridad van en aumento, pese a que el nuevo gobierno está comprometido a darnos seguridad a todos los mexicanos.

Ahora bien, el presidente Andrés Manuel López Obrador acaba de asumir el cargo hace menos de dos semanas y es imposible que en tan poco tiempo él y su equipó ya tengan el control de la situación, como tal vez quisiera hacernos creer el diputado panista.

Sin embargo, conforme se vayan acumulando los muertos en los depósitos de cadáveres y en las funerarias del país, la opinión pública empezará a demandar resultados al nuevo gobierno federal. Ignoro cuánto le dure la paciencia al pueblo bueno y sabio, tal vez seis meses, tal vez más o tal vez menos, pero tarde o temprano los muertos que Andrés Manuel heredó de Peña Nieto se convertirán en sus muertos.

Hasta octubre de este año se habían cometido 24,022 homicidios dolosos y 2018 será el año más violento en la historia moderna de nuestro país. Esta cifra es 16.5% superior a la registrada para el mismo periodo de 2017 y se estima que cerraremos el año con unos 28,000 asesinatos, que es 11.9% más que los 25,082 que se perpetraron en 2017. De este total, 388 de los asesinados eran policías municipales y estatales en 30 de los 32 estados federales.

Desde que Felipe Calderón inició su guerra contra la delincuencia, en diciembre de 2006, en México han muerto de manera violenta poco más de 250,000 personas. Esto significa que el país está poblado de decenas de miles de homicidas, muchos de ellos verdaderos asesinos seriales, que conviven entre nosotros sin que sospechemos quiénes son.

El vivir entre tantos asesinos, secuestradores, ladrones, estafadores, extorsionadores y todo tipo de criminales que actúan con casi absoluta impunidad, es una realidad que la mayoría de los mexicanos no hemos concientizado. Cuando caminamos en alguna calle o entramos a un lugar público es muy probable que junto a nosotros esté alguien que sin compasión podría matarnos o arrebatarnos alguno de nuestros bienes.

Si el gobierno de Andrés Manuel en serio quiere protegernos debe, antes que nada, saber en dónde están los criminales que tanto dañan al país, porque combatirlos exige tenerlos bien ubicados físicamente para poder actuar contra ellos.

Por eso, los mexicanos debemos exigirles a los nuevos responsables de la seguridad pública que averigüen dónde están los delincuentes y los persigan de inmediato.

 

www.ruizhealytimes.com

Facebook: Eduardo J. Ruiz-Healy

Instagram: @ruizhealy

Twitter: @ruizhealy                                                

YouTube: ruizhealyoficial

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 13 de Diciembre 2018 - 12:35
Redes sociales: 
0
Fecha B: 
Jueves, 13 de Diciembre 2018 - 21:20
Fecha C: 
Viernes, 14 de Diciembre 2018 - 08:35
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El (in)trascendente mensaje de año nuevo y los pendientes del Chapo

El previsible mensaje de año nuevo del presidente Peña Nieto tenía que mencionar los logros de su gobierno y, desde luego, la captura de Joaquín Guzmán, alias El Chapo. Como lo mencionó el presidente, era el criminal más buscado del mundo, pero el gobierno aún tiene algunos temas que abordar sobre el caso. En primer lugar, ante el cuestionamiento de las diferentes versiones en torno a cómo se dio la recaptura, urge que el gobierno federal dé una narrativa contundente sobre lo sucedido. En esa narrativa es menester que las autoridades federales traten de recuperar la verdadera dimensión del capo: un delincuente peligroso y violento. Esta vez, los medios han sido los que más han exaltado su leyenda.

Hay otro pendiente aún más importante: recuperar para la nación los bienes del capo hechos a base de actividades ilegales. Hace un par de días, el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Luis Videgaray, señaló que diversos organismos trabajan en conjunto con el Gabinete de Seguridad en la investigación contra Guzmán Loera para buscar anomalías en los bienes del capo. Resulta tardío este señalamiento, el gobierno federal debió desmantelar el flujo financiero e incautar las propiedades del narcotraficante aunque no estuviera preso. En este sentido, resulta lamentable que pese a la captura de El Chapo en 2014, de acuerdo con un solicitud de transparencia, hasta el cierre de ese año no se le había incautado ni un centavo.

Otro punto a considerar es lo ocurrido el viernes 8 de enero, durante el anuncio del secretario Miguel Ángel Osorio Chong, quien ante embajadores y cónsules leyó el tuit del presidente Enrique Peña Nieto que informaba sobre la detención de Guzmán Loera. En ese momento se aprecia como el titular de Defensa, Salvador Cienfuegos Zepeda, empuja al secretario de la Marina, Vidal Francisco Soberón Sanz. Este sólo es el último episodio de un problema mayor, gestado en el sexenio pasado entre las dos principales ramas de nuestras Fuerzas Armadas. El gobierno civil confía más en la Marina que en el Ejército y este último ha sido acusado de varias tropelías con relación a casos de corrupción y violaciones a los derechos humanos. El mismo secretario Cienfuegos ha reaccionado a estos señalamientos.

Por otro lado, la revista Rolling Stone publicó anteayer la versión completa de la entrevista que el actor Sean Penn realizó al líder del Cártel de Sinaloa, en octubre del año pasado. En el video de un poco más de 17 minutos, El Chapo platica sobre sus inicios en el narcotráfico. Asimismo, reconoció que ahora puede abastecer “más heroína, metanfetamina, cocaína y mariguana que nadie en el mundo”. Al respecto, se sabe que el gobierno de Estados Unidos examinará los encuentros del actor Sean Penn con Guzmán Loera, pero no está claro si los fiscales intentarían obligar al actor a entregar información sobre su entrevista con el narcotraficante. Más allá de esto, si el gobierno federal no tiene elementos sólidos para acusar a los actores, es conveniente que los acercamientos con ellos se realicen de forma cautelosa y evitar en todo momento criminalizarlos.

Como demuestran los diarios norteamericanos, nuestros vecinos están felices con la idea de extraditar a Guzmán Loera y hablan de que esto ha mejorado las relaciones entre los dos países. Mala cosa si el destino de un criminal pesa más que el comercio, la cultura y una rica frontera común.

Fecha: 
Jueves, 14 de Enero 2016 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La batalla por el Mando Único

Empezando por el gobernador Graco Ramírez, toda la clase política morelense está de cabeza alrededor de dos temas: el asesinato de la presidenta municipal de Temixco, la perredista Gisela Mota, y la instauración por decreto del mando único policíaco en la entidad. Es claro que esta confusión, a la que ha contribuido el propio Graco, beneficia diversos intereses locales que se empalman con los del crimen organizado.

Los opositores al mando único no representan una corriente homogénea, los hay que por principio no están de acuerdo con escamotear al municipio una de sus atribuciones constitucionales. En los hechos, argumentan, eso sería anular a los municipios como un nivel de gobierno. Se dice que el mando único no será la panacea que pregonan sus propagandistas. En lugar de esto, proponen que se discutan fórmulas que blinden a los municipios, es decir que los fortalezcan, en lugar de simplemente anularlos. Sin embargo, la clase política nacional no parece interesada en iniciar siquiera una reflexión en este sentido.

El gobernador Ramírez, como la mayoría de los mandatarios estatales, está de acuerdo con la solución del mando único, algo que prometió como parte de su campaña. Sin embargo, ha arribado al cumplimiento de su propuesta de manera chapucera. En primer lugar, ha atribuido el asesinato de su correligionaria Gisela Mota al crimen organizado y ha asegurado que se debió a que esta apoyaba el mando único. Al mismo tiempo, integrantes de su gobierno han asegurado que quienes se oponen al dichoso mando único son ignorantes o cómplices del crimen organizado. Ambas afirmaciones deberán probarse.

En este universo de ignorantes o cómplices, cabe el exfutbolista y flamante presidente municipal de Cuernavaca Cuauhtémoc Blanco, quien considera que la imposición del mando único equivale a un “golpe de Estado”. Otro alcalde, Enrique Alonso, de Tlalquitenango, asegura que fue amenazado por el comisionado estatal de seguridad, Alberto Capella, por oponerse al mando único. Más aún, el propio Graco ha señalado que algunas personas cercanas a Blanco son parte del crimen organizado y que el hermano del cantante Joan Sebastian es parte de esa mafia. Ambos personajes han salido a los medios a exigir que se prueben los dichos del mandatario estatal, que nos ha resultado tan boquiflojo como el propio Cuauhtémoc Blanco.

En esta guerra de declaraciones temerarias y confusiones, el gobierno federal sólo ha dicho que apoya a Graco en el tema del mando único. Esto es lógico, el mando único es una propuesta hecha por el presidente Calderón en su momento y retomada por el actual presidente Peña Nieto, pero que no ha logrado concretarse en el Congreso y en la vida real. Curiosamente, todas las chapucerías morelenses podrían estar decidiendo el éxito o el fracaso del famoso mando único. 

Fecha: 
Miércoles, 06 de Enero 2016 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Líderes impunes

Todo empezó cuando el presidente Enrique Peña Nieto pronunció las siguientes palabras durante el discurso que pronunció en Palacio Nacional después de tomar posesión de su cargo, el 1 de diciembre de 2012.

“Séptima decisión. Ha llegado el momento de la Reforma Educativa. Una nación basa su desarrollo en la educación. El capital humano es la base del desarrollo y progreso de un país; ésta es la razón por la que corresponde al Estado la rectoría de la política educativa.

“Atendiendo a esta responsabilidad, en los siguientes días, enviaré al Congreso de la Unión la iniciativa para reformar el Artículo Tercero Constitucional y, en su momento, la subsecuente Reforma a la Ley General de Educación.

“Con esta reforma educativa, se establecen las bases para el Servicio Profesional de Carrera Docente. Habrá reglas claras y precisas, para que todo aquel que aspira a ingresar, permanecer y ascender como maestro, director o supervisor, lo haga con base en su trabajo y sus méritos, garantizándoles plena estabilidad laboral.

“De aprobarse la reforma por el Constituyente Permanente, dejará de haber plazas vitalicias y hereditarias en el Sistema Educativo Nacional.

“Esta reforma, también incluye la creación del Sistema Nacional de Evaluación Educativa, que identificará, de manera objetiva e imparcial, las necesidades de mejora de maestros, directores, supervisores, escuelas y autoridades.

“Adicionalmente a la reforma, he instruido al Secretario de Educación Pública solicitar al INEGI la realización de un censo de escuelas, maestros y alumnos. Esta información, que hoy no se tiene, será la base de datos necesaria para lograr una operación más eficiente y transparente del sistema educativo de nuestro país”.

Días después, el 10 de diciembre, el presidente envió al Congreso su iniciativa de reforma educativa, la cual finalmente fue promulgada por el Poder Ejecutivo el 25 de febrero y publicada un día después en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

El 13 de agosto de 2013 Peña Nieto envió al Congreso las tres iniciativas de las leyes secundarias de la reforma educativa, las cuales fueron promulgadas por el presidente el 10 de septiembre y publicadas al día siguiente en el DOF.

Desde el 1 de diciembre de 2012 a la fecha han transcurrido 1,106 días y en casi cada uno de ellos los maestros pertenecientes a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) se han manifestado pacífica o violentamente contra la reforma educativa. En la Ciudad de México y en diversos lugares del país, sobre todo en ciudades y poblaciones de los estados de Oaxaca, Guerrero, Chiapas, Michoacán, Veracruz, entre otros, han cometido toda clase de desmanes y delitos para manifestar su oposición a la reforma educativa.

Estos docentes, encabezados por sus líderes han bloqueado carreteras, impedido el acceso a aeropuertos, destruido propiedades públicas y privadas, secuestrado a militares y policías, causado caos vial en la Ciudad de México y los consiguientes daños a las personas, la economía y el medio ambiente. De acuerdo a datos del Gobierno del Distrito Federal, de 2012  hasta junio de 2015 la CNTE realizó 1,857 marchas y plantones, incluyendo la toma del Zócalo durante varios meses y la del Monumento a la Revolución en diversas ocasiones. Los daños que a la economía del país han producido los desmanes organizados por la CNTE son incalculables.

Lo peor de todo es que los líderes de la CNTE han enviado a varios maestros a su muerte. Hace uno días murió uno en Chiapas al ser arrollado por un autobús que sus compañeros se robaron e intentaron lanzar contra policías federales. En junio de 2013 siete perdieron la vida después de ser atropellados por un tráiler que se quedó sin frenos en el lugar de la autopista Pátzcuaro-Lázaro Cárdenas en donde se manifestaban contra la reforma educativa.

Miles de maestros de la CNTE han cometido un sinfín de delitos y siguen libres pese a que están plenamente identificados. Peor aún, sus líderes que los han encabezado en sus actividades delincuenciales siguen actuando con absoluta impunidad convencidos de que nunca pisarán la cárcel para responder por sus actos.

¿Qué siguen esperando las autoridades federales y las de diversos estados para actuar contra ellos?

Foto: seccion22.org.mx

Secciones:

Fecha: 
Viernes, 11 de Diciembre 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1