Se encuentra usted aquí

enfrentamiento

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

42-1

43 personas murieron el viernes pasado durante una balacera entre sicarios del Cártel Jalisco Nueva Generación y policías federales en el Rancho El Sol, entre Ecuandureo y Tanhuato, Michoacán.

42 de los muertos eran parte de un grupo de unos 60 delincuentes que armados con fusiles AK-47 y Barrett 50 se enfrentaron a aproximadamente 40 federales que en esta ocasión estuvieron apoyados por un helicóptero Blackhawk y llegaron al lugar a bordo de ocho camionetas, cuatro de ellas blindadas.

Entrevisté ayer en mi programa de radio y TV a Enrique Galindo Ceballos, el Comisionado Nacional de la Policía Federal (PF). Le dije que muchos nos estábamos preguntando la disparidad en el marcador final de la balacera: 42 delincuentes muertos contra un solo policía federal.

Galindo me explicó que en esta ocasión la PF estaba muy bien preparada para el enfrentamiento. En primer lugar, los policías llegaron temprano en la mañana y sorprendieron a los delincuentes. Éstos ofrecieron resistencia y dispararon contra aquellos pero muchos de ellos, por estar “crudos” y desvelados, no fueron lo eficaces que han demostrado ser cuando matan a soldados, marinos y federales en una emboscada. En segundo lugar, los primeros policías que ingresaron al rancho iban a bordo de las cuatro camionetas blindadas, lo que les dio la suficiente protección para enfrentar la andanada de balas que recibieron de los sicarios. En tercer lugar, el apoyo del Blackhawk fue invaluable para neutralizar a muchos de los delincuentes.

De acuerdo a las autoridades, unos 20 sicarios escaparon, tres fueron capturados y ninguno de los muertos aceptó rendirse al pedírsele que lo hiciera.

Esta es la versión oficial y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) ya investiga el caso.

Tanto Galindo Ceballos como el Comisionado Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, han negado que en Michoacán hayan sido ejecutados extrajudicialmente los 42 delincuentes y ninguno de los dos ha rechazado ser entrevistado por los medios de comunicación sobre el asunto.

Lo que me llama mucho la atención es que varios comentaristas en medios electrónicos e impresos de entrada estén poniendo en tela de juicio la versión oficial de los hechos y lamentando que 42 delincuentes hayan muerto el viernes, olvidándose que estos individuos estaban armados y, de acuerdo con los vecinos de la localidad, fueran personas violentas que tenían aterrorizados a quienes viven en la región. ¡Caray, un columnista hasta se quejó de que Rubido lamentara la muerte del policía federal pero no el de los sicarios!

Claro que lo ideal es que todos los delincuentes se hubieran rendido dócilmente ante los policías, pero eso no suele ser el caso. También hubiera sido deseable que los muertos quedaran presentables después de recibir uno o varios balazos de armas de alto poder pero la realidad es que es altísima la fuerza destructiva de fusiles como los AK-47 y Barrett 50 usados por los delincuentes o los diversos modelos de fusiles que utiliza la Policía Federal. Otro columnista se quejaba que algunos cadáveres estaban destrozados. ¿Qué esperaba este ingenuo?

La muerte de 43 personas, sean delincuentes o defensores de la ley es siempre lamentable. En Tanhuato 42 de los 43 muertos eran delincuentes que sabían a lo qué se enfrentarían tarde o temprano. Su muerte enluta a decenas de hogares y genera un alto rencor en cada una de ellas. No es una situación deseable, pero menos deseable es que el viernes hubieran muerto 42 federales y un sicario. Si esto hubiera ocurrido, los mismos que ahora critican al gobierno lo hubieran criticado por una aparente falta de preparación de los policías. ¿Quién los entiende? ¿Qué pretenden?

Secciones:

Fecha: 
Martes, 26 de Mayo 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Enrique Galindo Ceballos, Comisionado Nacional de la Policía Federal

Enrique Galindo Ceballos, Comisionado Nacional de la Policía Federal afirma que no fue ejecución el enfrentamiento en Tanhuato, Michoacán. 

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 25 de Mayo 2015 - 20:00
Media: 

20150525_erh1_v.mp4

Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La desigualdad y la violencia. Taxistas vs. Uber. Enfrentamiento en Tanhuato, Michoacán

Esta tarde me acompañan en cabina Armando Chacón y Antonio Castro. Los temas que tratamos esta tarde fueron: 

  • La desigualdad y la violencia en México y el mundo
  • El fallecimiento del premio nobel, John Nash
  • Paro de taxistas vs Uber
  • Entrevista a Enrique Galindo Ceballos, Comisionado Nacional de la Policía Federal, afirma que no fue ejecución el enfrentamiento en Tanhuato, Michoacán.
  • Hugo Eric Flores, Presidente Partido Encuentro Social, se defiende del Artículo de la Revista Proceso
  • El debate con Tere Vale, pide disculpas Lorenzo Córdova a jefes indigenas
  • Hugo González nos habla acerca de Uber y la tecnología
  • Beatifican a Oscar Arnulfo Romero, Arzobispo de San Salvador asesinado en 1980 después de una feroz represión

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 25 de Mayo 2015 - 19:30
Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Tanhuato

El viernes pasado el enfrentamiento entre fuerzas federales y civiles armados, integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) sacudió a México y fue noticia de la prensa internacional. El lugar donde ocurrió este enfrentamiento se registró en la comunidad de Tinaja de Vargas, en el municipio de Tanhuato, a tres kilómetros de la Autopista México-Guadalajara. El saldo fue de 42 civiles y 1 policía federal muertos. Apenas a tres días, el nombre de Tanhauto ya es significativo.

Esta vez, el gobierno federal parece haber aprendido la lección. Nada de esconder, de inmediato sacó a la luz el caso. Monte Alejandro Rubido, Comisionado Nacional de Seguridad, fue el encargado de confirmar los hechos. Aunque todo sucedió en Michoacán, el asunto se encuadra en la operación de seguridad de Jalisco. Esta demostración de fuerza contrarresta en buena medida el descalabro del 1 de mayo en Guadalajara.

El Gabinete de Seguridad Nacional se trasladó de inmediato a la zona. Sin duda un acierto la rápida reacción por la parte federal. Otro aspecto positivo es que, a diferencia de lo sucedido en Jalisco el pasado 2 de mayo o lo que está ocurriendo en Guerrero, el gobernador michoacano, Salvador Jara, reconoce una excelente coordinación con el Ejército y la Policía Federal con las autoridades estatales.

Es importante que la buena imagen y actuación del gobierno federal mostrada inmediatamente después del enfrentamiento, no sea diluida por dejar cabos sueltos sobre la investigación con los que se pueda presumir que se está gestando un “Nuevo Tlatlaya”, como de hecho sugiere La Jornada. Dado el resultado tan abultado de personas muertas (43) y el hecho de que la gran mayoría son civiles, así como las fotos que se han comenzado a difundir por internet, las dudas pueden empañar el operativo. No debe quedar duda sobre la actuación de las fuerzas federales, por lo que es necesaria una narrativa impecable de los hechos en la que intervenga la CNDH.

Por lo pronto, ya comenzaron las sospechas respecto a los resultados de este operativo. Medios como La Jornada, Sin embargo y Aristegui Noticias, así como actores influyentes en redes sociales, están cuestionando dichos resultados y deslizan la idea de que hubo una matanza de civiles, apoyados en los 42 muertos del Cártel y sólo uno de la Policía Federal. Actores políticos como Gustavo Madero y Andrés Manuel López Obrador aprovechan el momento para criticar duramente al gobierno federal.

Por lo anterior, es urgente que se refuerce la  narrativa oficial y que se sustente el reporte preliminar emitido haciendo hincapié en que las fuerzas de seguridad nacional actuaron  conforme a protocolos establecidos para realizar este tipo de operativos. Sería clave conocer la opinión de la CNDH.

Fecha: 
Lunes, 25 de Mayo 2015 - 18:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Desigualdad y violencia

La desigualdad en nuestro país va en aumento. Esto lo señala el reporte In It Together: Why Less Inequality Benefits All, presentado el jueves pasado en París por el secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría, y la Comisionada Europea para el Empleo, Asuntos Sociales, Habilidades y Movilidad del Trabajo, Marianne Thyssen.

Durante la presentación Gurría dijo que “Hemos llegado a un punto de inflexión. La desigualdad en los países de la OCDE se encuentra en su nivel más alto desde que comenzaron los registros. La evidencia muestra que la alta desigualdad es mala para el crecimiento. El caso para la acción política es tanto económica como social. Al no abordar la desigualdad, los gobiernos están afectando el tejido social de sus países y perjudicando su crecimiento económico a largo plazo”.

Lo que dijo Gurría sobre el tejido social es sumamente relevante en lo que a México se refiere. Recordemos que muchos expertos han afirmado que el desgarramiento de dicho tejido es una de las principales causas de la violencia que se ha apoderado de vastas zonas del país.

El reporte de la OCDE indica que “la participación cada vez mayor de personas que trabajan a tiempo parcial, con contratos temporales o de manera independiente, es un generador importante de la creciente desigualdad. Entre 1995 y 2013, más del 50% de todos los puestos de trabajo creados en los países de la OCDE cayó en estas categorías. Los trabajadores temporales poco cualificados, en particular, tienen ingresos mucho más bajos e inestables que los trabajadores permanentes”.

Y, peor aún: “Los jóvenes son los más afectados. 40% de ellos desempeñan trabajos no estándares y casi la mitad de todos los trabajadores temporales son menores de 30 años. También son los menos propensos de pasar de un trabajo temporal a uno estable y permanente”.

Ante esta realidad, ¿debe sorprendernos que cada vez más jóvenes orienten sus pasos hacia la delincuencia, organizada o no? Ante la perspectiva de una vida cada vez más miserable, ¿debe extrañarnos que cientos de miles de jóvenes mexicanos decidan mejorar sus nivel de vida dedicándose a actividades delictivas?

De acuerdo a In It Together: Why Less Inequality Benefits All:

1. “La desigualdad del ingreso en México es la más alta en los países de la OCDE y ha ido en aumento en los años recientes… En 2012 el ingreso promedio del 10% de la población con más ingresos fue 30.5 veces más alto que el del 10% con menos ingresos, arriba del 22 a 1 que se registró a mediados de los 80...  Esto se compara con un promedio OCDE de 9.6 a 1 en 2013.

2. “En México, el ingreso familiar real disponible cayó fuertemente después de la crisis financiera global. En 2010, el ingreso familiar promedio era 11% menor que en 2008…  Durante las últimas tres décadas, el crecimiento del ingreso del 10% superó el promedio. Es un hecho que, en términos reales, el ingreso promedio del 10% inferior en 2012 fue menor de lo que era en 1984”.

Desde mediados de la década de los 80 diversos pensadores advirtieron que el modelo económico y la automatización iban a generar cada vez mayor desigualdad en el mundo. A 30 años de distancia sus predicciones se han cumplido. La OCDE nos dice que la desigualdad sigue aumentando sin que los gobernantes hagan mucho para evitarlo.

Por ello es increíble que algunos se sorprendan por lo aparición de organizaciones fundamentalistas en Medio Oriente, como el ISIS, o por el crecimiento de la delincuencia organizada alrededor del planeta. Gracias a la desigualdad y falta de oportunidades, a las organizaciones criminales les es fácil reclutar a miles y miles de miembros dispuestos a jugarse la vida sin pensarlo dos veces.

La desigualdad genera violencia y mientras mayor es aquella mayor es ésta. La balacera del viernes pasado que dejó 43 muertos en el Rancho El Sol, entre Ecuandureo y Tanhuato, Michoacán, es la más reciente consecuencia de la injustificable desigualdad que desde hace 30 años empezó a crecer descontroladamente en México.

El reporte In It Together: Why Less Inequality Benefits All puede leerse en www.keepeek.com/Digital-Asset-Management/oecd/employment/in-it-together-why-less-inequality-benefits-all_9789264235120-en#page1

El análisis de la situación de la desigualdad en México puede leerse en www.oecd.org/mexico/OECD2015-In-It-Together-Highlights-Mexico-Embargo-21May11amPArisTime.pdf

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 25 de Mayo 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Futuros Capos o sicarios?

El tema del narcotráfico no es algo nuevo en nuestro país. Hay todavía cosas de las que no se habla, tanto que tienen un mayor impacto en la sociedad. Uno de ellos son las comunidades campesinas, destacándose la participación de los niños que viven en estas zonas marginadas, quienes están expuestos a servir a los capos a fin de obtener beneficios y “salir adelante”. Siempre se habla del narcotráfico, pero, ¿cuándo nos hemos puesto a pensar en los niños que trabajan para éstas organizaciones?

Creciendo entre la maleza

Hoy, Julián (a quién le llamamos así para proteger su identidad) es un chico de 21 años. En su cara se puede ver la dureza de la vida, que a su corta edad conoce lo peor de ella. Es el segundo de cinco hijos en el matrimonio de sus padres. Recuerda que desde niño ha sufrido por falta de recursos y sólo pudo estudiar hasta la primaria. Para poder estudiar más tenía que viajar una hora o caminar hasta dos o tres horas por entre la sierra del estado de Michoacán, lo que implicaba más gasto para sus padres y menos comida para sus hermanos.

Recuerda que de niño le encantaba disfrutar de la compañía de su hermano mayor, con quien coreaba los corridos que escuchaba la mayoría en la región y que además era su cómplice en juegos entre la sierra y los cultivos de maíz de su padre. Desde muy pequeños tuvieron que ayudar para poder incrementar el poco dinero para sobrevivir. Como es de esperarse, lo hicieron crecer desde muy temprana edad; se tenía que hacer responsable de duras tareas para apoyar a su padre; pronto tenía que dejar de jugar, pues era una “pérdida de tiempo”. Ahora tenía que ser un hombre más en la casa.

Cuando se le ocurría hacer travesuras con sus hermanos la felicidad les duraba poco, porque en menos de lo que canta un gallo salía su madre con el lazo que tenía más próximo y con toda la fuerza lo dirigía a la espalda para castigarlo por lo que había hecho. Pero el castigo no terminaba ahí, al enterarse el padre recibía una golpiza de nueva cuenta y había más labores para el día siguiente. Cuenta Julián que eso lo marcó mucho, porque tuvo que crecer y dejar los juegos “pa’ luego”.

Su hermano mayor emigró a Estados Unidos en busca del “sueño americano”. Su padre enfermó, murió y él tuvo que tomar el papel del hombre de la casa a los 14 años. Tenía que ir a sembrar al campo, recolectar, vender y llevar lo necesario a casa para mantener a su madre y sus hermanos; poco a poco el hambre era mayor, la necesidad crecía y el trabajo escaseaba.

Por la zona se empezaba a saber de unos vándalos que habían llegado de Morelia. Los desalmados que se robaban a las chicas, pedían cuotas a los ganaderos y a los productores, se la pasaban extorsionando a quien se les ponía enfrente. Se emborrachaban y viajaban siempre en “camionetotas”, portaban armas, algunos tenían grandes cadenas, no vestían como toda la gente, traían tenis de los buenos –recuerda. La violencia y la carencia se empezaron a apoderar de los pobladores, si demandaban eran asesinados entre ráfagas de armas. El temor era sembrado por un grupo de criminales sangrientos llamados “Zetas”, quienes habían llegado al lugar para apoderarse del territorio, llevándose todo a su paso.

Julián decidió sumarse al grupo de los Zetas, orillado por la necesidad de tener un poco más de dinero para su familia. “Quería vestir bien, comer bien, andar en las camionetas y cantar los corridos”, es así como describe su deseo para ingresar a las filas de los “poderosos”.

Cuenta que para irse ganando los primeros pesos, tenía que andar vigilando, era “halcón” o también llamado “puntero”. Se la pasaba en la plaza, sólo observaba y se memorizaba los movimientos de cada uno de los policías y hasta de los militares. Avisaba de cualquier movimiento raro para alertar a su jefe. Esto parecía fácil, pues ¿quién podría desconfiar de un niño que sólo se la pasaba solitario por el centro? A la vista parecía un indefenso chaval y nada más.

Recuerda que a los punteros es a los que más se les maltrata y los que en la cadena del narco están hasta abajo; sólo son los informantes. Los encargados de avisar cualquier movimiento en el pueblo, quién entra, quién sale y si hay extraños, pero a la primera que fallen se les trata de lo peor “Nos golpean hasta que se cansan y hasta que entiendes que no puede volver a pasar, y a veces sientes que ya no habrá una oportunidad más, no puedes llorar o eres un maricón”. Julián dice estas palabras, él está sentado frente a mí, pero sus ojos tocan aquel recuerdo que debe ser muy doloroso, pues la voz se entrecorta, los ojos se llenan de lágrimas, a pesar de que parece que ya no puede sacar una lágrima más. Un lapso de silencio invade la fría habitación.

Recuerda que en algunas ocasiones rondaban las escuelas en camionetas de lujo, ofrecían regalos a las menores y a base de seducción y engaños las poseían, las secuestraban, en algunas ocasiones luego de pasar muchos días rondando las escuelas. Los fines de semana elegían a las mejores chicas, a las más bonitas y las invitaban a fiestas, las subían a las camionetas. Los punteros cuidaban en la calle por si pasaban los policías o los militares; las drogaban, las violaban y en algún momento de la fiesta los punteros eran requeridos. Los obligaban a drogarse y consumían alcohol para más tarde poseer a las jovencitas, las desaparecían hasta por tres días, luego las abandonaban en la calle.

Cuenta Julián que había ocasiones en las que se metían a la escuela y se robaban a las menores a punta de pistola, y a los primeros padres que quisieron hacer la denuncia fueron asesinados a balazos. Así se ganaron el “respeto” de los otros pobladores quienes ante tantas atrocidades permanecían callados; era lo mejor "o se los cargaba la chingada”.

En estas fiestas fue como Julián empezó a drogarse y a consumir alcohol. Luego llegaron otro tipo de trabajos, le dieron una pistola, ya no sólo se encargaba de dar algunos avisos, empezó a extorsionar, se encargaba de ir a cobrar el dinero o la famosa “renta”, o ir a levantar a alguien que se había pasado de abusado o que simplemente no quería cooperar.

“El primer jalón del gatillo cuando matas a alguien es el más difícil. Algo me decía que no lo hiciera, habíamos levantado a un cabrón que se quiso pasar de listo y no quería entrarle, pero había hablado de más. El jefe dio la instrucción de pasar por él y darle una vuelta. Ya después que valiera madres, era mi turno y esa noche tenía que demostrar que era valiente. Jalé el gatillo directo a la cabeza, era él o yo, así me hicieron hombre”.

Es así como Julián recuerda su primera vez, jalando el gatillo de un arma, que para la edad de 16 años ya era un sicario. Por unos dos mil o tres mil pesos hacían los trabajos que les encargaban. Mientras cuenta el primer jalón del gatillo, se asoma esa desesperación del momento. Hasta las manos se le tensan al recordar el hecho; su frente empieza a sudar frío, sale la segunda lágrima de sus ojos.

“Luego llegaron a la zona un grupo contrario a los Zetas, llegaron con fuerza y protegidos por la gente a la que habíamos hecho daño, nos agarraban desprevenidos, corrió mucha sangre en el estado, se morían muchos amigos, unos se fueron con LFM pa’ salvarse; otros huyeron del estado. Yo me quedé”.

Menciona que de volver el tiempo atrás, jamás se hubiera metido en esas cosas del diablo. Ganó un poco de dinero, pero no pudo disfrutarlo con su madre y sus hermanos. De quienes sólo viven en México él y dos más chicos; los otros se fueron para Estados Unidos y no sabe nada de ellos.

Hasta el día de hoy, Julián no sale a la calle por temor a que la gente busque venganza y lo maten. Cuando llega a salir es sólo a la tienda más cercana y se regresa a casa tan rápido como se puede. Se la pasa el día entero dentro de la casa, casi no come, tiene los nervios a flor de piel y cuando llega la noche llega de nuevo el martirio, no puede dormir hasta que el cansancio lo vence. Algunas veces sueña que llegan por él, llega a sus sueños ese primer jalón del gatillo, pero el que está enfrente es él mismo.

Detrás de ese rostro fuerte, aparentando más edad de la que realmente tiene, esa voz quebrantada por revivir el pasado, se puede entrever el miedo en el que vive. En su mirada de arrepentimiento también muestra a ese niño que podía jugar con sus hermanos y que a pesar de ser pobre, podía vivir tranquilo. Se refleja ese niño que ha quedado encarcelado por la dureza de la vida que le ha tocado vivir y que tuvo que madurar más temprano que cualquier otro infante, es sólo uno más de los miles que han crecido entre la maldad, tachados por una sociedad a la que poco le interesan los niños y su futuro, marginándolos y mostrándoles que lo más importante en esta vida es el dinero y lo material.

Lo más triste y preocupante es que historias como la de Julián hay muchas en el país. Hay algunas que tal vez se le asemejan, pero hay otras tantas que terminaron ya sea en muerte, en tutelares, en niños con problemas de alcoholismo y drogadicción o peor aún, la historia simplemente no ha terminado y esos niños siguen dentro de la delincuencia, reclutando a otros menores, repitiendo y heredando esos estilos de vida.

Autor:

Fecha: 
Martes, 05 de Mayo 2015 - 18:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Primero de mayo: Jalisco y Guerrero

Lo sucedido en Jalisco y Guerrero el primero de mayo ha significado el peor golpe que en el sexenio ha recibido la política de seguridad del presidente Peña Nieto. Toda la prensa nacional y buena parte de la de Estados Unidos y Europa informaron sobre los sucesos en Jalisco y otros estados.

Oficialmente, lo ocurrido en Jalisco fue la respuesta violenta de los narcotraficantes ante el despliegue de las fuerzas federales en Jalisco y Colima para desarticular al grupo criminal que actúa en la región, lo que derivó en enfrentamientos, bloqueos, incendios a vehículos y establecimientos, así como el ataque a un helicóptero militar.   

Las acciones que afectaron a 25 municipios jaliscienses dejaron un saldo de siete muertos —tres de ellos militares y un agente estatal—, 19 detenidos y daños materiales sin cuantificar. También resultaron afectados poblados y ciudades de Colima, Nayarit, Michoacán y Guanajuato. Por si fuera poco, al otro día, el 2 de mayo, se dieron bloqueos y quemas de vehículos, ahora en la zona de Puerto Vallarta.

El gobierno federal, a través del Comisionado Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, fue el que aseguró que la violencia fue una reacción de los narcotraficantes al lanzamiento este viernes de la “Operación Jalisco”, en la que militares y policías federales se desplegaron para desarticular al cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG). Si la intención de que fuera el comisionado Rubido, y no el secretario de Gobernación, quien diera el parte oficial de lo sucedido era darle menos importancia a los hechos, esto no se logró. 

Por otro lado, lo dicho por Rubido no se sostiene. Los criminales no “reaccionaron”, se adelantaron al operativo, lo que significa que puede haber fugas en el manejo de la información de los operativos. Al final, el supuesto operativo no logró grandes cosas y el costo en vidas y económico fue muy alto. El mayor problema es que con los sucesos –y en gran parte por todo el material que circuló en medios y redes sociales–, daba la impresión de que el Estado estaba rebasado y la ciudadanía en una situación de total indefensión.  

MATAN A CANDIDATO: un comando ejecutó a balazos a Ulises Fabián Quiroz, candidato de la alianza PRI-PVEM a la alcaldía de Chilapa, ubicado en la Montaña baja de Guerrero. Según la información, Fabián Quiroz se encontraba en un acto de proselitismo político en el poblado de Atzacoaloya cuando llegó el grupo armado y lo asesinó a balazos. Chilapa es un municipio que se disputan los grupos delictivos Los Rojos y Los Ardillos. Un par de días antes, en esta misma zona, habían amenazado a Luis Walton. Sobre advertencia, no hay engaño; así se las gastan los criminales. 

Fecha: 
Lunes, 04 de Mayo 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Michoacán, otra vez

“Éramos muchos y parió la abuela”, reza el dicho para ejemplificar que cuando existen graves problemas, siempre puede ocurrir otro más y así ha resultado con Michoacán. En el momento en que Guerrero es un foco rojo, aparece Michoacán como otro reto más en el ya problemático panorama de este 2015.

El pasado 16 de diciembre, se registró un enfrentamiento entre dos grupos de la Fuerza Rural (el encabezado por Hipólito Mora y el liderado por Luis Antonio Torres, El Americano), en la localidad de Felipe Carrillo Puerto, el cual dejó un saldo de 11 muertos; entre ellos, el hijo de Hipólito Mora, quien es además uno de los fundadores de las autodefensas de Michoacán.

Tras los hechos, Alfredo Castillo Cervantes, Comisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral del estado, explicó que la “rivalidad histórica” entre ambos personajes, fue la que provocó la balacera, como si esta “explicación” fuera suficiente para justificar la inacción gubernamental en algo que ya se preveía. Ahora, ambos líderes han sido consignados por homicidio.

Posteriormente, en otro hecho sangriento, el pasado 6 de enero se dieron dos enfrentamientos entre las fuerzas federales y un grupo de civiles armados que mantenían tomadas las oficinas de la alcaldía de Apatzingán. El saldo fue de nueve muertos y 44 detenidos. Hasta el momento, se ignora si los que tomaron la alcaldía pertenecían al cartel de “Los Viagra” o no. Sobre esto, el comisionado Castillo declaró que la violencia se encontraba “muy focalizada” y el resto del estado estaba en calma.

Estos hechos han puesto en el tapete de la discusión la estrategia que el gobierno federal ha llevado a cabo en el estado. En su momento, se aseguró que la Policía Rural era una corporación que ayudaría a la seguridad pública en el estado. Con los enfrentamientos, tal propósito quedó claramente enterrado. Estos episodios ponen de manifiesto no sólo la debilidad de la labor de Castillo, sino que se mantienen sin aclarar los vínculos de los policías rurales con la delincuencia organizada. Las versiones que aseguran que el comisionado toleró a personajes con un historial criminal se han reavivado.

El experimento federal de las autodefensas ya dio de sí. Hay que reconocer que ayudaron en una transición difícil, pero este camino se agotó y lo que queda es un panorama sumamente complicado, pues al deterioro y dudas que giran en torno a las corporaciones policiales locales, se suma ahora el que acarrean las rurales.

Urge que el gobierno federal relance su estrategia en el estado, y que ello comience por crear las condiciones para evitar  nuevos enfrentamientos y una transición que logre regularizar a las Fuerzas Rurales o bien que las desaparezca, previo desarme.

Fecha: 
Miércoles, 07 de Enero 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La mala memoria

No debería sorprenderme escuchar a tantas personas asegurar que el país nunca había enfrentado tantos problemas. Después de todo, es más que conocida la mala memoria o absoluta ignorancia de los mexicanos en cuanto a la historia de su país se refiere. Sin embargo, continúo sorprendiéndome cuando alguien me dice que México vive su peor momento desde el fin de la Revolución de 1910.

Que los tiempos en que vivimos son complicados es indudable, pero la verdad es que desde el 27 de septiembre de 1821 a la fecha México ha enfrentado situaciones mucho más difíciles que el actual y de alguna manera sobrevivió como Nación: innumerables golpes y contragolpes de Estado, una guerra con Estados Unidos (1846-1848) que nos costó poco más de la mitad del territorio nacional, una Guerra de Reforma (1857-1861) que no resolvió la división entre liberales y conservadores que persiste hasta el día de hoy, una invasión francesa e imposición de un emperador austriaco (1862-1867) que contribuyó a dividir aún más a los mexicanos.

El Siglo 20 no fue fácil para el país. Una sangrienta revolución que culminó con la llegada de Plutarco Elías Calles a la presidencia en 1924 y la fundación, cinco años después, del partido que hasta hace pocos años monopolizó el poder político del país.

En 1928 fue asesinado el presidente electo Álvaro Obregón y en 1994 mataron al candidato presidencial priísta Luis Donaldo Colosio. En ambos casos el país superó la crisis que causaron los homicidios.

De alguna manera u otra el país y sus habitantes sobrevivieron las crisis económicas de 1954, 1976, 1982, 1987, 1995 y 2008. Desafortunadamente, cada una de ellas empobreció más a la mayoría de los mexicanos sin que hasta ahora haya surgido un gobierno capaz de sacarlos de su ancestral miseria.

El 2 de octubre de 1968 fuerzas federales asesinaron a entre 200 y 1500 estudiantes de diversas escuelas y universidades. El 10 de junio de 1971 perdieron la vida 120 estudiantes al ser agredidos a balazos por paramilitares al servicio del Estado. El 26 de septiembre pasado policías municipales de Iguala y Cocula desaparecieron y mataron a 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa.

En los últimos ocho años han desaparecido casi 25,000 personas en nuestro país y cada día desparecen más y las tasas delincuenciales que se registran hoy en día no tienen precedente pero sería ingenuo suponer que el nuestro fue alguna vez un país pacífico. La violencia, nos guste o no, ha sido una constante a lo largo de la historia de México.

Los niveles de corrupción e impunidad que hoy nos escandalizan tampoco son nada nuevos pero la mayoría de las personas con quienes hablo actúan como si lo fueran, evidenciando así su pésima memoria.

Soy un pesimista, es decir un optimista bien informado; además, tengo una buena memoria. Por eso estoy seguro de que México superará este difícil momento, el cual no es tan complicado como algunos lo creen o quisieran.

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 22 de Diciembre 2014 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Michoacán, La Ruana y las investigaciones. Programa Anticorrupción y pendientes en el Congreso. No se debe suspender una elección.

Esta tarde conduce Bernardino Esparza. Lo acompañan en cabina Mariana Campos y Victor Ronquillo.

Los temas que abordaron fueron los siguientes:emas

  • Sobre Michoacán, La Ruana y las investigaciones.
  • Programa Anticorrupción y pendientes en el Congreso.
  • Lorenzo Córdova, Presidente del INE no se debe suspender una elección.
  • EEUU y Cuba normalizan relaciones diplomáticas.
  • En la Sección Networking, Martha Novelo, empresaria, nos habla de su experiencia. 

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 18 de Diciembre 2014 - 18:30
Redes sociales: 
1

Mi programa: