Se encuentra usted aquí

encíclica

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Un huracán llamado Francisco

Durante su visita de seis días a Estados Unidos que ayer concluyó el papa Francisco se refirió a diversos temas que la sociedad y la clase política estadounidenses discuten amplia y muchas veces violentamente.

Hay algunos que creyeron que el jesuita argentino no abordaría algunos temas o que los mencionaría de manera discreta y diplomática al pronunciar sus discursos en Washington, Nueva York y Filadelfia. Quienes esto pensaron no han entendido o querido entender que este papa no es parecido a la mayoría de sus antecesores, por lo menos a los del último medio siglo. No es un diplomático como Pío XII y Pablo VI o un político como Juan Pablo II o un intelectual como Benito XVI. Personalmente creo que más se parece al reformador Juan XXIII y al hombre sensible y amoroso que en su breve pontificado nos mostró ser Juan Pablo I.

Lo anterior no significa que Francisco no sepa cuándo actuar como un diplomático o un político, o que no sea intelectualmente sólido. Después de todo, es un jesuita y no se llega a papa si no se poseen esas cualidades. Sin embargo, creo que pasará a la historia por el nuevo rumbo que le está daño a la iglesia católica y por la personalidad buena y generosa que ampliamente ha demostrado tener.

En su discurso ante representantes, senadores, el gabinete de Barack Obama, miembros de la Suprema Corte, el cuerpo diplomático y la crema y nata de la clase política y militar de Estados Unidos, Francisco:

Defendió a los inmigrantes: “Nosotros, pertenecientes a este continente, no nos asustamos de los extranjeros, porque muchos de nosotros hace tiempo fuimos extranjeros. Les hablo como hijo de inmigrantes, como muchos de ustedes que son descendientes de inmigrantes… en este continente, las miles de personas que se ven obligadas a viajar hacia el norte en búsqueda de una vida mejor para sí y para sus seres queridos, en un anhelo de vida con mayores oportunidades. ¿Acaso no es lo que nosotros queremos para nuestros hijos? No debemos dejarnos intimidar por los números, más bien mirar a las personas, sus rostros, escuchar sus historias mientras luchamos por asegurarles nuestra mejor respuesta a su situación. Una respuesta que siempre será humana, justa y fraterna. Cuidémonos de una tentación contemporánea: descartar todo lo que moleste”;

Se pronunció contra la pena de muerte en un país en donde 1,414 personas han sido ejecutadas desde 1976 y 3,001 esperan ser ajusticiadas: “La regla de oro nos recuerda la responsabilidad que tenemos de custodiar y defender la vida humana en todas las etapas de su desarrollo. Esta certeza es la que me ha llevado, desde el principio de mi ministerio, a trabajar en diferentes niveles para solicitar la abolición mundial de la pena de muerte”;

Condenó que la política no sirva al individuo pero si a los intereses económicos: “Si es verdad que la política debe servir a la persona humana, se sigue que no puede ser esclava de la economía y de las finanzas. La política responde a la necesidad imperiosa de convivir para construir juntos el bien común posible, el de una comunidad que resigna intereses particulares para poder compartir, con justicia y paz, sus bienes, sus intereses, su vida social. No subestimo la dificultad que esto conlleva, pero los aliento en este esfuerzo”;

Sin mencionar el cambio climático abordó el tema refiriéndose a su reciente encíclica: “En Laudato si’, aliento el esfuerzo valiente y responsable para «reorientar el rumbo» y para evitar las más grandes consecuencias que surgen del degrado ambiental provocado por la actividad humana. Estoy convencido de que podemos marcar la diferencia y no tengo alguna duda de que los Estados Unidos –y este Congreso– están llamados a tener un papel importante. Ahora es el tiempo de acciones valientes y de estrategias para implementar una «cultura del cuidado» y una «aproximación integral para combatir la pobreza, para devolver la dignidad a los excluidos y simultáneamente para cuidar la naturaleza»”.

Sus palabras conmovieron a más de uno. No olvidemos que el vicepresidente Joe Biden es católico, como lo son 26 de los 100 senadores, 137 de los 435 representantes que integran el Congreso federal, y seis de los nueve jueces de la Corte Suprema de Estados Unidos. Varios de ellos lloraron al escuchar a Francisco, entre ellos el presidente saliente de la Cámara de Representantes, el republicano por Ohio John Boehner.

En sus demás discursos el papa argentino se refirió a estos temas y a otros pero sus palabras ante los políticos serán los que probablemente más afectarán en el corto y mediano plazos la realidad política estadounidense.

Francisco es un huracán que llegó al Capitolio y ante la opinión pública destruyó muchas posiciones ideológicas de los legisladores que han empantanado la discusión de diversos asuntos, entre ellos el migratorio. Como lo dijo en Cuba: “El servicio nunca es ideológico, ya que no se sirve a ideas, sino que se sirve a las personas”.

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 28 de Septiembre 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Por sus acciones los conocereis. Mateo 7:16

El pasado Jueves, en un acto sin precedentes, el papa Francisco publicó una encíclica acerca de la ecología y el medio ambiente. El documento: Laudato Si ó Alabado Seas es una clara alusión a San Francisco de Asís que agradece los regalos de la creación y enaltece su devoción por la naturaleza, todo plasmado en una oración del siglo XIII donde él se refiere a la Hermana Luna y al Hermano Sol.

Esta preocupación acerca de la ecología no es nueva. Hace más de 25 años el papa Juan Pablo II expresó su preocupación  por la “falta del debido respeto a la naturaleza, la explotación desordenada de sus recursos y del deterioro progresivo de la calidad de vida”. Hace poco tiempo, en 2010, el papa Benedicto XVI señaló “nuestra indiferencia acerca del cambio climático, la desertificación, la pérdida de productividad agrícola y la contaminación de los ríos y acuíferos subterráneos, todo en detrimento de los más desprotegidos que cada vez  encontrarían más caros los precios de los alimentos”.

Ahora, el papa Francisco hace especial referencia a la ruptura que el bienestar y la voracidad del hombre  han provocado en prejuicio del equilibrio natural en nuestro planeta y nos invita a reflexionar acerca de nuestra conducta con nosotros mismos y con el medio ambiente. Nos conmina a reducir nuestro consumismo y  al abuso ambiental que afectan la dignidad humana. Su mensaje no es exclusivo para los cristianos, pues no son los únicos que habitan el planeta, son dirigidos a todos los hombres de conciencia clara y limpia que desean legar un mundo mejor a sus descendientes.

El asunto del medio ambiente es sumamente complejo, cualquier desajuste a las condiciones ambientales no solo afecta una función determinada sino altera otras funciones o reacciones que a la postre causaran el deterioro ambiental. Para abreviar, nos referiremos a dos ejemplos que oímos  frecuentemente en las noticias y periódicos: el calentamiento global y la acumulación exagerada de materiales tóxicos que no se pueden degradar o cuya degradación es tan lenta que tienden a persistir por largo tiempo.

El calentamiento global. La población mundial se ha incrementado desmesuradamente y todavía existen muchos países cuya única fuente de energía proviene de la combustión de hidrocarburos derivados del petróleo donde uno de los productos finales es el CO2 ó bióxido de carbono. También debemos recordar que muchos consorcios industriales que se establecen en otros países subdesarrollados utilizan métodos que contribuyen al incremento del CO2 en la atmosfera. Este gas reacciona con el agua que se encuentra en la atmósfera produciéndose acido carbónico que a su vez reacciona con el agua de mar, acidificándola. Este proceso no se puede controlar por que sucede en la atmosfera. La única manera de controlarlo es limitando la emanación de CO2. Esta alteración tiene profundos efectos en el fitoplancton y las algas marinas que se consideran el primer eslabón de la cadena alimenticia y por lo tanto limita el desarrollo y la subsistencia de las otras poblaciones. La alta concentración de CO2 altera la fijación del calcio en otros animales con caparazón y también cambia los valores de pH, todo esto crea un desajuste en la sucesión de las cadenas alimenticias que se reflejaran en cambios en las rutas y sitios de pesca, lo cual aumenta los costos y por ende encarece los alimentos. La aparición del CO2 y el metano en la atmosfera causan un efecto invernadero (aumento en la temperatura del aire) que contribuye a un calentamiento global generalizado que afecta a todos los seres vivos. Simplemente, hoy en la mañana los noticieros reportaron más de 160 muertes en la India y Paquistán, por exceso de calor. El calentamiento atmosférico causa sequias graves que afectan la calidad del agua y el suelo provocando el desarrollo de grandes áreas estériles que inciden en la economía y el desarrollo de los países. Un ejemplo muy actual lo tenemos en la inmigración masiva de las poblaciones negras del norte de Africa  que cruzan a diario el Mar Mediterráneo para llegar a las costas europeas.

El papa no solo ha señalado estos abusos sino que ha sugerido a los países del primer mundo la disposición y el entrenamiento a los países subdesarrollados para el uso alternativo de tecnologías no contaminantes, usando otras fuentes de energía. También ha recomendado limitar el uso de automóviles por familia, usar mas el transporte público o viajar en forma colectiva cuando se tenga un destino común

“Polvo eres y en polvo te convertirás” dice el versículo, pero nosotros lo hemos ignorado. Todo lo que existe en la naturaleza está basado en la química del carbono. San Francisco tenía razón: todos los seres estamos hechos de los mismos materiales, pero acomodados en forma diferente. Inclusive, existe un ciclo donde cada especie nace, crece, se reproduce, muere, se degrada en el ambiente y sus restos sirven para generar una nueva vida. Es un ciclo universal que existe desde la creación. Sin embargo, el hombre ha introducido muchos compuestos y moléculas que él ha creado para su bienestar y confort y éstos tardan mucho en degradarse o bien no se degradan, causando contaminaciones que son un riesgo para la salud del hombre y el medio ambiente en general. Ejemplos de estos contaminantes son: los plásticos, algunos adhesivos, refrigerantes, plaguicidas sintéticos, metales raros de los desechos electrónicos de las computadoras y los teléfonos, etc. Todos ellos de difícil degradación por no ser compatibles con el Ciclo del Carbono. Lo más lamentable es que solo los países del primer mundo  disfrutan de estas tecnologías para su propia conveniencia y exportan todos sus desechos o chatarras hacia países subdesarrollados (India, Tailandia, Paquistán, Viet Nam, Ghana), que sufren de trastornos nunca vistos por este tipo de contaminaciones. El precepto bíblico se cumple en la química del carbono.  Algunas religiones erróneamente han pensado que el ser creados a imagen y semejanza de Dios les ha dado pleno dominio sobre el planeta y las criaturas que lo habitan, pero eso no es ni cierto ni lógico.

“El hombre moderno debe vivir más en armonía  con la naturaleza y consigo mismo”, son las palabras del papa Francisco, sus peticiones no contienen nada imposible, debiéramos escucharlas por propia conveniencia y por solidaridad con nosotros mismos.

Autor:

Fecha: 
Lunes, 29 de Junio 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Laudato si' genera polémica

La encíclica del papa Francisco Laudato si', sobre el cuidado de la casa común, generó polémica desde el mismo día en que se difundió, el jueves de la semana pasada.

Se han escuchado voces a favor de lo que escribió el papa, que son las más, y otras en contra, que son las menos, entre ellas la de dos católicos que buscan la candidatura a la presidencia de Estados Unidos por el Partido Republicano, Jeb Bush y Rick Santorum.

Y la polémica se deriva de las críticas que hace Francisco contra varios defectos y desviaciones del sistema económico vigente en gran parte del mundo, sistema que, como lo anota el papa, está “al servicio de las finanzas y del consumismo”.

Entre las muchas cosas anotadas en Laudato si’ que molestan a quienes se benefician del sistema capitalista salvaje, entre ellos sus defensores a ultranza, como son Bush y Santorum, destacan las siguientes:

“La tierra, nuestra casa, parece convertirse cada vez más en un inmenso depósito de porquería.

“El clima es un bien común, de todos y para todos. A nivel global, es un sistema complejo relacionado con muchas condiciones esenciales para la vida humana. Hay un consenso científico muy consistente que indica que nos encontramos ante un preocupante calentamiento del sistema climático. En las últimas décadas, este calentamiento ha estado acompañado del constante crecimiento del nivel del mar, y además es difícil no relacionarlo con el aumento de eventos meteorológicos extremos, más allá de que no pueda atribuirse una causa científicamente determinable a cada fenómeno particular. La humanidad está llamada a tomar conciencia de la necesidad de realizar cambios de estilos de vida, de producción y de consumo, para combatir este calentamiento o, al menos, las causas humanas que lo producen o acentúan”.

“Son loables y a veces admirables los esfuerzos de científicos y técnicos que tratan de aportar soluciones a los problemas creados por el ser humano. Pero mirando el mundo advertimos que este nivel de intervención humana, frecuentemente al servicio de las finanzas y del consumismo, hace que la tierra en que vivimos en realidad se vuelva menos rica y bella, cada vez más limitada y gris, mientras al mismo tiempo el desarrollo de la tecnología y de las ofertas de consumo sigue avanzando sin límite.

“Las predicciones catastróficas ya no pueden ser miradas con desprecio e ironía. A las próximas generaciones podríamos dejarles demasiados escombros, desiertos y suciedad. El ritmo de consumo, de desperdicio y de alteración del medio ambiente ha superado las posibilidades del planeta, de tal manera que el estilo de vida actual, por ser insostenible, sólo puede terminar en catástrofes, como de hecho ya está ocurriendo periódicamente en diversas regiones.

“Dado que el mercado tiende a crear un mecanismo consumista compulsivo para colocar sus productos, las personas terminan sumergidas en la vorágine de las compras y los gastos innecesarios. El consumismo obsesivo es el reflejo subjetivo del paradigma tecnoeconómico. Ocurre lo que ya señalaba Romano Guardini [autor, académico, sacerdote católico y teólogo germano-italiano (1885-1968)]: el ser humano « acepta los objetos y las formas de vida, tal como le son impuestos por la planificación y por los productos fabricados en serie y, después de todo, actúa así con el sentimiento de que eso es lo racional y lo acertado ». Tal paradigma hace creer a todos que son libres mientras tengan una supuesta libertad para consumir, cuando quienes en realidad poseen la libertad son los que integran la minoría que detenta el poder económico y financiero.

“No pensemos sólo en la posibilidad de terribles fenómenos climáticos o en grandes desastres naturales, sino también en catástrofes derivadas de crisis sociales, porque la obsesión por un estilo de vida consumista, sobre todo cuando sólo unos pocos puedan sostenerlo, sólo podrá provocar violencia y destrucción recíproca”.

El texto de la extraordinaria Laudato si’ puede y debe leerse enw2.vatican.va/content/francesco/es/encyclicals/documents/papa-francesco_20150524_enciclica-laudato-si.html

Secciones:

Fecha: 
Martes, 23 de Junio 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Laudato si'

Cómo una antífona, las primeras palabras de la nueva encíclica de Francisco son copia literal del Cántico de San Francisco, el primer santo que realmente entendió a la naturaleza como algo integrante y consustancial al ser humano, y, por lo tanto, digna de ser amada, preservada y utilizada con esmero. Nada de eficiencia y eficacia modernas, que sólo dan a la naturaleza, a la casa común como dice el Papa, un valor instrumental para el interés humano, pero tal valor está derivando en la destrucción del entorno, de suerte en que vamos directo a la destrucción de la “hermana Tierra”, si seguimos por el camino del consumismo, del despilfarro y del egoísmo.

El documento de 183 cuartillas, marca un antes y un después. Si bien el movimiento ecologista ya lleva un rato rondando, nunca antes un líder mundial ha aceptado que el calentamiento global está poniendo en riesgo la vida humana y que es el principal problema de la agenda mundial. Como señala el ambientalista norteamericano Bill McKibben en un artículo publicado por la revista The New Yorker, si siempre se ha dicho que el presidente de Estados Unidos tiene un “bully pulpit”, en español, “una tribuna de lujo” para marcar la agenda global, ahora es claro que esa tribuna es un púlpito y está en el Vaticano: el líder de más de mil millones de católicos ha puesto el dedo en la llaga sobre el cambio climático, sus orígenes y sus consecuencias, si no hay un compromiso de las élites políticas y económicas para cambiar el paradigma energético, pasando de los combustibles fósiles a energías renovables y limpias, así como un compromiso de la sociedad global por dejar atrás los patrones irracionales de consumo y de desecho de los productos.

Si bien la encíclica es un documento más social que ambientalista, pues su núcleo es, desde un planteamiento espiritual de la concepción de la naturaleza, la conversión del actual paradigma económico a otro más humano, menos egoísta, menos despilfarrador y menos consumista, toca aspectos de la ciencia y de la sociedad que ningún otro pontífice había tocado tan acuciosamente. Lo que se busca es que exista conciencia de que el hombre no puede depredar al hombre, por tanto, también se centra en señalar que debe existir justicia social (ambiental, además) para los más pobres entre los pobres.

La encíclica recuerda el discurso de la llamada escuela de la dependencia, una escuela sociológica surgida en América Latina en los años sesenta, que cuestionaba a la escuela desarrollista cuya visión del progreso de los pueblos se sustentaba en una adhesión al capitalismo y al paradigma norteamericano de desarrollo mediante la industrialización y urbanización de las sociedades. Por lo contrario, la escuela de la dependencia decía que el modelo de desarrollo impuesto por el capitalismo norteamericano en América Latina a través del Banco Interamericano de Desarrollo, provocaban distorsiones del mercado, y gracias a una industrialización forzosa, se perdieron los cultivos tradicionales sin que realmente la sustitución de importaciones fuese efectiva; el crecimiento se concentró en la ciudades, depauperando más las zonas rurales que nunca lograrían desarrollarse.

Las críticas a la encíclica está focalizadas: se encuentran básicamente entre los católicos norteamericanos, para mayores señas republicanos, y ligados a los lobbies petroleros y armamentistas. También están aquellos que niegan la realidad del calentamiento global. ¿El punto común? Simplemente que el stato quo les es conveniente. ¿Para qué tomar en cuenta a aquellos que apenas pueden consumir, aquellos cuya pobreza prefieren obviar, mientras se lavan las caras con iniciativas filantrópicas focalizadas que en realidad no ayudan, sino son caridad simple sin compromiso de ninguna especie?

Claro, son los más interesados en que el debate ambiental se vea obnubilado. Pero el documento pontificio ha llamado la atención de líderes mundiales. Barack Obama  - en el contexto del incipiente proceso de sucesión presidencial -  dio la bienvenida a la iniciativa, lo mismo que François Hollande; la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, los que se manifestaron a favor de buscar caminos para combatir al cambio climático desde una visión de justicia social.

Y siguiendo a McKibben, hay que señalar un elemento crucial: el Papa no es un neo pagano que adore a los árboles y escuche el grito de la tierra. Jorge Mario Bergoglio retoma la tradición franciscana de la Iglesia para celebrar a la naturaleza y busca que el mundo vea a la naturaleza no como algo para ser utilizado simplemente en función de las necesidades del consumo humano, sino una parte de la Creación que debe ser admirada, protegida, cuidada y ensalzada. Para ello, como se ve en todo el documento, habrá que hacer una cruzada para ubicar los intereses financieros en su sitio: a disposición del hombre y no al revés.

Aquí en México …

La Conferencia del Episcopado Mexicano cuestiona la resolución de la Suprema Corte acerca de los matrimonios entre personas del mismo sexo, mientras el cardenal Juan Sandoval, ex arzobispo de Guadalajara, considera que los males de México pueden ser resueltos mediante un mega exorcismo ….. y el arzobispo de Jalapa, Hipólito Reyes Larios, se queja de la “plaga de madres solteras”. Parece que no se han dado cuenta de que hay otro Papa en el trono de San Pedro …. Uno que pide perdón a los valdenses.

Autor:

Fecha: 
Lunes, 22 de Junio 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Laudato si’

Laudato si’ es el nombre de la encíclica que hizo pública ayer el papa Francisco. El subtitulo es Sobre el cuidado de la casa común.

En el dialecto de Umbría que en el Siglo XIII hablaba San Francisco de Asís, Laudato si’ significa Alabado seas y podemos encontrar las palabras escritas varias veces en el poema Cántico de las Criaturas o Cántico del Hermano Sol que el fundador de la Orden Franciscana compuso a fines de 1224 o principios de 1225.

En el Cántico, San Francisco escribió lo que podría ser una de las primeras manifestaciones a favor del ambiente. A continuación, algunas estrofas:

Laudato sie, mi' Signore cum tucte le Tue creature,
spetialmente messor lo frate Sole,
lo qual è iorno, et allumeni noi per lui.
Et ellu è bellu e radiante cum grande splendore:ç
de Te, Altissimo, porta significatione.

Laudato si', mi Signore, per sora Luna e le stelle:
in celu l'ài formate clarite et pretiose et belle.

Laudato si', mi' Signore, per frate Vento
et per aere et nubilo et sereno et onne tempo,
per lo quale, a le Tue creature dài sustentamento.

Laudato si', mi' Signore, per sor Aqua,
la quale è multo utile et humile et pretiosa et casta.

Laudato si', mi Signore, per frate Focu,
per lo quale ennallumini la nocte:
ed ello è bello et iocundo et robustoso et forte.

Laudato si', mi' Signore, per sora nostra matre Terra,
la quale ne sustenta et governa,
et produce diversi fructi con coloriti flori et herba.

Alabado seas, mi Señor, en todas tus criaturas,
especialmente en el Señor hermano sol,
por quien nos das el día y nos iluminas.

Y es bello y radiante con gran esplendor,
de ti, Altísimo, lleva significación.

Alabado seas, mi Señor, por la hermana luna y las estrellas,
en el cielo las formaste claras y preciosas y bellas.

Alabado seas, mi Señor, por el hermano viento
y por el aire y la nube y el cielo sereno y todo tiempo,
por todos ellos a tus criaturas das sustento.

Alabado seas, mi Señor por la hermana Agua,
la cual es muy humilde, preciosa y casta.

Alabado seas, mi Señor, por el hermano fuego, por el cual iluminas la noche,
y es bello y alegre y vigoroso y fuerte.

Alabado seas, mi Señor, por la hermana nuestra madre tierra,
la cual nos sostiene y gobierna
y produce diversos frutos con coloridas flores y hierbas.

Alabado seas, mi Señor, en todas tus criaturas,
especialmente en el Señor hermano sol,
por quien nos das el día y nos iluminas.

Y es bello y radiante con gran esplendor,
de ti, Altísimo, lleva significación.

San Francisco alabó al creador por “el aire y la nube y el cielo sereno y todo tiempo”, un aire cada día más contaminado; a “la hermana Agua, la cual es muy humilde, preciosa y casta” que hoy es cada vez más sucia y escasa; a “la hermana nuestra madre tierra, la cual nos sostiene y gobierna y produce diversos frutos con coloridas flores y hierbas” que hoy es un planeta que enfrenta los efectos del cambio climático sin que los gobiernos del mundo estén haciendo mucho al respecto.

Al utilizar la frase Laudato si' para titular su encíclica, Jorge Mario Bergoglio se inspiró, de nuevo, en el santo de Asís de quien tomó su nombre papal. Desde ayer ha causado polémica el documento que la semana entrante comentaré en este espacio.

Secciones:

Fecha: 
Viernes, 19 de Junio 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1