Se encuentra usted aquí

empleado

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Livin' la vida Godinez: Me van a salir hemorroides

Es lunes por la mañana y lo único que puedo ver es un techo tapizado de libros y parte de una pared, probablemente unos mil quinientos, con el lomo apuntando al piso. Sólo se escuchan voces, una que otra risa y el constante golpeteo torpe de tacones en piso de concreto. Abajo un guardia con aires de grandeza y una recepcionista malhumorada me reciben. “Toma”, me dice entregándome un gafete, “primer piso”.  Espero, espero y espero. ¿Será que llegó mi hora de ser medianamente útil para la sociedad?

 En lo que contemplo la posibilidad de tomarle una foto al techo de la manera más  disimulada me  empacan en una sala de juntas y espero otro poco. Cuando por fin me emboscan, digo, me atienden, después de un rápido saludo de mano, soy atacada con instrucciones por tres personas diferentes. La explicación de una hora se extiende a tres y cacho, me preguntan qué me parece, que si creo poder hacerlo. Así, sin entrevista, sin mayor preámbulo y sin  “cuéntame algo de ti”. “¡Sí, todo suena perfecto!”, respondí. Pero lo que realmente quise decir fue “¡vean mi currículum, está en inglés! lo imprimí en papel caro y bonito”. Tal vez estuvo mejor así. Mi currículum es…ecléctico, en el mejor de los casos.

Y así sin más, se terminó la vida de estudiante a medio tiempo y “nini” a tiempo completo para mí, al menos hasta nuevo aviso. Ahora me encuentro viviendo el Godinez lifestyle; haciendo el bonito contacto visual en el baño entre ese espacio de las puertas que nunca se cierra bien, o en pasillos larguísimos, queriendo comer a la 1 de la tarde, cabeceando a las 3 ó 4, tomando en tazas ajenas y demás. No es una exageración decir que paso siete horas seguidas sentada en la misma posición sólo tomando pequeños descansos para ir al baño.

He tenido la suerte de tener un horario flexible y estar trabajando con gente que genuinamente quiere ayudar. Lo bueno de mi área es que nadie se conoce lo suficiente como para ser protagonistas de los famosos chismes de oficina. Algo me dice que no va a ser fácil encontrar al contador manoseando a alguien como ya me pasó en una ocasión en otro lugar.

Tengo que aclarar que no es que me burle del estilo de vida “godín”, agradecida debería de estar…pero bueno, la verdad es que sí lo hago un poco, pero es que sin la burla, ¿qué sería de mí?

En las oficinas casi siempre hay un “Isra” y una señora Lupita, una “Clau”, una “Tere”, y alguien con un nombre poco común, ¿a poco no? Creo que ya he mencionado que soy pésima con los nombres, sobre todo cuando son de esos raros. El primer día me repetí como mantra el nombre de la persona con la que trabajo. Cuando tuve que hacerle una pregunta sólo me podía acordar que terminaba con lí. Tuve que recurrir al viejito pero bonito “oye….”, que nunca falla y esperar a que alguien más diga el nombre. Por suerte, en las oficinas tienen la formalidad de no usar apodos.

Me  acaban de meter un sustote ahorita que estoy haciendo mi mejor esfuerzo por tapar la pantalla para poder escribir. Un cubículo prestado no es el lugar más ideal para estar cuando se está inspirado. En mi panorama visual no hay ni una ventana;  sólo hay papeles, cables, fotos de gatos, plantitas cubiculeras y adornos de Navidades pasadas; en el ambiente hay un ligero olor a comida casera recalentada, café rancio y el ruido de pláticas a lo lejos sobre nuestra entrega inminente, palabras en inglés y teléfonos que pueden sonar por horas.

El trabajo en sí es mecánico pero demandante. De esos que le dan chance a uno de pasar un momento viendo al vacío. Paso sentada tantas horas enfrente de la pantalla que, aparte de las almorranas, siento que ya anocheció.

Sorprendentemente la transición ha sido fácil, sobre todo cuando hasta hace unos días mi única opción era ser maestra, gracias pero no, o mejor dicho, de nada. Claro que sólo el tiempo dirá. Al menos mi curso intensivo sirvió de algo, saludos a mi amiga R. que me recomendó.

Fecha: 
Lunes, 31 de Agosto 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La exposición "Darwin" en Cuernavaca. El creciente tabaquismo en el mundo. Recomendaciones para el fin de semana

Esta tarde me visita la secretaria general del Club  de Periodistas de México, Celeste Sáenz de Miera, para denunciar que ha sido amenazada por diversas personas y grupos que ha acusado de corrupción y abuso de confianza. Desde Cuernavaca, la secretaria de Turismo de Morelos, Cristina Faesler, nos invita a la exposición "Darwin" que hoy se inauguró en la capital morelense. En el estudio me acompañan Tere Vale y Bernardino Esparza y platicamos del creciente tabaquismo en el mundo y sus efectos nocivos, del derecho de cualquier empresa o patrón de despedir a cualquiera de sus empleados, y de los delitos electorales. Mónica Belén y Natalia Cabarga recomiendan a dónde ir este fin de semana.

Secciones:

Fecha: 
Viernes, 20 de Marzo 2015 - 19:00
Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

PRI, PAN, PVEM, PANAL pretenden privatizar el agua. Estrategias Banco Mundial para combatir la corrupción. Obstáculos de economía nacional

Pedro Moctezuma Barragán, Coordinador General del Programa para la Sustentabilidad de la UAM y miembro de la Coordinador Nacional "Agua para todos y agua para la vida" nos advierte que el PRI, PAN, PVEM y PANAL pretenden privatizar la propiedad del agua, que es un bien propiedad de la Nación de acuerdo a la Constitución. También, Victor Manuel Gutiérrez Ríos, autor del libro " La Felicidad Organizacional ", nos explica cómo las empresas deben trabajar para que sus empleados "estén bien". En el estudio me acompañan Antonio Castro y José Luis Romero Hicks y comentamos sobre 6 estrategias recomendadas por el Banco Mundial para combatir la corrupción, los obstáculos que enfrenta actualmente la economía mexicana, la devaluación y como afecta nuestros bolsillos. Hugo González opina sobre la licitación de los canales de TV. Tere Vale se pelea conmigo sobre el tema de la corrupción.

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 09 de Marzo 2015 - 19:00
Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El Reloj Apocalíptico. Salida del Comisionado Alfredo Castillo. Chapulines Electorales y Personajes Públicos

En esta ocasión me acompañan Tere Vale, Bernardino Esaparza y Álvaro Rattinger. Los temas que abordamos esta noche fueron:

  • El Reloj Apocalíptico
  • Salida del Comisionado Alfredo Castillo
  • Chapulines Electorales y Personajes Públicos
  • Rotación de empleados

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 26 de Enero 2015 - 20:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

En Entrevista: Álvaro Rattinger, Director General de Grupo de Comunicación Kätedra

Esta tarde, Álvaro Rattinger, Director General de Grupo de Comunicación Kätedra, nos trae una encuesta acerca de los malos hábitos de los profesionistas mexicanos.

Secciones:

Autor:

Fecha: 
Miércoles, 19 de Noviembre 2014 - 19:30
Media: 

En Entrevista: Álvaro Rattinger, Director General de Grupo de Comunicación Kätedra

Contenidos relacionados: 
El consumo de los profesionistas
Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El consumo de los profesionistas

México es primer lugar en sobrepeso y los hábitos alimenticios lo confirman ya que tan sólo el 50 por ciento de los profesionistas consumen comida chatarra en su jornada laboral. Actualmente los profesionistas mexicanos prefieren consumir refrescos, papas o sopas instantáneas, antes que carnes, frutas y verduras, por lo que el consumo excesivo de estos productos puede afectar de forma severa la salud de los empleados y, en consecuencia, la productividad y competitividad de las organizaciones.

PDF icon El consumo de los profesionistas.pdf

Autor:

Fecha: 
Miércoles, 19 de Noviembre 2014 - 18:30
Contenidos relacionados: 
En Entrevista: Álvaro Rattinger, Director General de Grupo de Comunicación Kätedra
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Salarios dignos trastocan el modelo económico

¿Por qué suscita escozor el debate sobre cómo incrementar el salario mínimo? Dos motivos parecen principales: es, junto con el tipo de cambio, el ancla para contener la inflación, así como el medio para dar viabilidad al modelo económico maquilador, toda vez que se compite en el mercado mundial con base en salarios muy bajos, al tiempo que se mantiene un peso sobrevaluado. El otro factor que causa ámpula es un argumento de carácter moral, que a final de cuentas es el fundamento de la economía política, a saber: el salario mínimo en México es una depravación porque condena al hambre a quienes lo ganan, que incluye a cuando menos 13% de la población económicamente activa, más otro 24% que obtiene hasta dos salarios. Así que quienes defienden el modelo económico mexicano se quedaron sin argumentos: el régimen que prometía prosperidad provocó niveles aberrantes de pobreza.

Pero en economía y en general en todas las disciplinas sociales (la moda les llama ciencias), dice con pertinencia Robert Solow: “cuando se altera un equilibrio inicial, todo lo que puede cambiar cambia”. Ello significa que la idea de incrementar el salario mínimo, al trastocar de raíz el modelo económico, puede ocasionar grandes cambios. Así, si se rompe el equilibrio del modelo económico, que basa la competitividad de la industria mexicana en salarios ínfimos, puede provocar desde inflación y especulación, hasta daños a la pequeña empresa, mayor desempleo e informalidad. En otras palabras, puede colapsarse el modelo económico maquilador. Ahora bien, el reto es evitar daños colaterales. Por lo tanto, para que esta buena idea no fracase, hay que prever las respuestas de las personas y los mercados, es decir, anticipar sus consecuencias.

El tema del salario mínimo abre la oportunidad de debatir la política que basa la productividad sólo en salarios de hambre. La productividad tiene su basamento en servicios públicos y privados de calidad, como la educación, la capacitación, la función de la banca –la privada y la de desarrollo–, la infraestructura, el trasporte, la formación de clústeres y cadenas productivas, la transferencia de tecnología, la política cambiaria, las normativas y trámites, la seguridad social... En suma, la productividad es efecto de todo el sistema, por lo que su aumento no depende de matar de hambre al trabajador. Así, el alcance de la propuesta del Jefe de Gobierno del Distrito Federal da pie para replantear el pacto social y forjar una nueva visión que cohesione a México, en sustitución del nacionalismo revolucionario. Quizá sea hora de consolidar la democracia liberal y forjar una economía de mercado con responsabilidad social.

Fecha: 
Jueves, 21 de Agosto 2014 - 17:15