Se encuentra usted aquí

ejército

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El (in)trascendente mensaje de año nuevo y los pendientes del Chapo

El previsible mensaje de año nuevo del presidente Peña Nieto tenía que mencionar los logros de su gobierno y, desde luego, la captura de Joaquín Guzmán, alias El Chapo. Como lo mencionó el presidente, era el criminal más buscado del mundo, pero el gobierno aún tiene algunos temas que abordar sobre el caso. En primer lugar, ante el cuestionamiento de las diferentes versiones en torno a cómo se dio la recaptura, urge que el gobierno federal dé una narrativa contundente sobre lo sucedido. En esa narrativa es menester que las autoridades federales traten de recuperar la verdadera dimensión del capo: un delincuente peligroso y violento. Esta vez, los medios han sido los que más han exaltado su leyenda.

Hay otro pendiente aún más importante: recuperar para la nación los bienes del capo hechos a base de actividades ilegales. Hace un par de días, el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Luis Videgaray, señaló que diversos organismos trabajan en conjunto con el Gabinete de Seguridad en la investigación contra Guzmán Loera para buscar anomalías en los bienes del capo. Resulta tardío este señalamiento, el gobierno federal debió desmantelar el flujo financiero e incautar las propiedades del narcotraficante aunque no estuviera preso. En este sentido, resulta lamentable que pese a la captura de El Chapo en 2014, de acuerdo con un solicitud de transparencia, hasta el cierre de ese año no se le había incautado ni un centavo.

Otro punto a considerar es lo ocurrido el viernes 8 de enero, durante el anuncio del secretario Miguel Ángel Osorio Chong, quien ante embajadores y cónsules leyó el tuit del presidente Enrique Peña Nieto que informaba sobre la detención de Guzmán Loera. En ese momento se aprecia como el titular de Defensa, Salvador Cienfuegos Zepeda, empuja al secretario de la Marina, Vidal Francisco Soberón Sanz. Este sólo es el último episodio de un problema mayor, gestado en el sexenio pasado entre las dos principales ramas de nuestras Fuerzas Armadas. El gobierno civil confía más en la Marina que en el Ejército y este último ha sido acusado de varias tropelías con relación a casos de corrupción y violaciones a los derechos humanos. El mismo secretario Cienfuegos ha reaccionado a estos señalamientos.

Por otro lado, la revista Rolling Stone publicó anteayer la versión completa de la entrevista que el actor Sean Penn realizó al líder del Cártel de Sinaloa, en octubre del año pasado. En el video de un poco más de 17 minutos, El Chapo platica sobre sus inicios en el narcotráfico. Asimismo, reconoció que ahora puede abastecer “más heroína, metanfetamina, cocaína y mariguana que nadie en el mundo”. Al respecto, se sabe que el gobierno de Estados Unidos examinará los encuentros del actor Sean Penn con Guzmán Loera, pero no está claro si los fiscales intentarían obligar al actor a entregar información sobre su entrevista con el narcotraficante. Más allá de esto, si el gobierno federal no tiene elementos sólidos para acusar a los actores, es conveniente que los acercamientos con ellos se realicen de forma cautelosa y evitar en todo momento criminalizarlos.

Como demuestran los diarios norteamericanos, nuestros vecinos están felices con la idea de extraditar a Guzmán Loera y hablan de que esto ha mejorado las relaciones entre los dos países. Mala cosa si el destino de un criminal pesa más que el comercio, la cultura y una rica frontera común.

Fecha: 
Jueves, 14 de Enero 2016 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La ciudad desierta

De Bruselas podría decirse lo mismo que Alfred Döblin escribió sobre Berlín: es una ciudad nada poética, de poco color, pero muy verdadera. La, así llamada, capital de Europa, en nada se parece a las ostentosas capitales europeas. Aunque posee grandiosos monumentos, no es en ellos donde radica su atractivo. Hay algo más. El apagavelas de la imaginación, como la llamó Charles Baudelaire, es una ciudad inabarcable, repleta de rincones y de rostros insólitos.

Lo cierto es que, con el tiempo, Bruselas ha llegado a gustarme.

Las calles de Bruselas siempre me han parecido desordenadas y un poco sucias. Bruselas es una ciudad de rostro extraño. Todavía, a pesar de haberla recorrido cientos de veces, no he conseguido definir su atmósfera. Desde hace algunos años hago street photography en sus calles. Sus múltiples paisajes urbanos y la diversidad de los seres humanos que la habitan, la hacen ideal para mi propósito: contar historias en imágenes; convertir instantes reales en realidades distintas.  

El viernes pasado, asoladas por el miedo, esas calles extrañas de la ciudad se quedaron desiertas. Y no es para menos, después de ver lo que el Estado Islámico hizo en París y en Beirut, con sus brutales atentados terroristas. Con sus brutales asesinatos.

Bélgica está en Alerta 3 y Bruselas en Alerta 4, la más alta para estos casos. La policía y el ejército no sólo patrullan las calles de Bruselas, sino que buscan terroristas por todo el país.

Algunas reflexiones acerca del terrorismo.

El terrorismo, lo sabemos, es una forma de utilizar el miedo con fines políticos. Pero, ¿qué es, en concreto, lo que estos terroristas buscan? Hasta donde entiendo, el califato de este, autonombrado, Estado Islámico, busca el apoyo de todos los musulmanes del mundo para que juren lealtad a su líder y, juntos, sean capaces de romper las fronteras entre Líbano y Jordania para, así, liberar a Palestina.

Los orígenes del terrorismo, como ahora lo conocemos, parece estar en la etapa jacobina de la Revolución Francesa, cuando se ejercía un terrorismo de estado que exhibía la violencia como una forma de gobernar sin reestricciones (tan sólo hay que leer el libro Fouché, el genio tenebroso, de Stefan Sweig, para comprender el terror que se vivía en aquella época).

Terroristas más contemporáneos fueron los marxistas del siglo XIX. Aquellos que llevaban la bandera de la revolución proletaria y que terminaron con la Rusia zarista.

Lo que hace muy peligroso al terrorista es que siempre cree tener la razón. Tiene la seguridad de que sus actos están llenos de pureza y de justicia (muchas veces divina) y utilizan la muerte de personas inocentes o de personas que consideran culpables, para poner un ejemplo al gobierno y a la sociedad. Para ellos, como dijo Nicolás Maquiavelo, el fin justifica los medios.

Muy grave es cuando los terrorista creen, además, que sus actos los salvan. Y que esa salvación proviene de su religión, que suelen interpretar de acuerdo a los intereses de su causa. Las religiones infunden miedo (miedos de todo tipo, incluyendo el terrible miedo a la condena eterna). La religión o la religión falseada, cobija a estos terroristas bajo sus alas, y no sólo justifica sus actos, sino que los impulsa a hacerlos. Matan por algo más grande que ellos, por eso también pueden matarse ellos mismos; suicidarse, inmolarse.  

Los terroristas buscan debilitar, resquebrajar la moral de la población para que ésta presione a su gobierno a ceder a sus demandas. O bien quieren, mediante sus prácticas, desprestigiar al Estado frente a la sociedad.

Pero vuelvo a Bruselas.  

Hoy es el tercer día que Bruselas cierra el transporte público y las escuelas. Que se recomienda a las personas que se queden en sus casas. A los que vivimos en Bélgica, aunque no estemos en la capital del país, nos han dado una serie de recomendaciones. Se dice que los servicios de Inteligencia han logrado obtener información sobre atentados inminentes. Quizá lo han conseguido mediante la captura de algunos yihadistas. Se dice también que que no sólo en el barrio de Moleenbek hay yihadistas (los yihadistas constituyen la rama más violenta y radical de los grupos terroristas del islam), sino que están en todo el país. Al parecer, Bélgica es un nido de terroristas.  

Los musulmanes de Francia ya se han pronunciado en contra de estos grupos extremistas. Sería absurdo pensar que el islam promueve el crimen, el asesinato. Conozco algunos musulmanes que tienen negocios o que atienden restaurantes a los que suelo ir. Tengo estudiantes musulmanes. Todos ellos, personas buenas. No sería justo generalizar. No son los musulmanes, sino una minoría de musulmanes, los terroristas. No hay religiones asesinas, lo que hay es asesinos en todas las religiones.

Europa está amenazada. El mundo también. Vivimos una disimulada angustia.

Tenemos miedo a quienes no tienen ningún respeto por la vida humana. El miedo, escribió José Antonio Marina, es una anticipación del peligro. Y el miedo genera angustia (Gobrowicz decía que la angustia es el miedo irracional a algo que no se conoce). El problema con los terroristas es que, igual que Hidra, el monstruo acuático de la mitología griega (al que cada vez que se le cortaba una cabeza, le salían otras dos) los grupos terroristas parecen multiplicarse, a medida que se les detiene.

No se habla de esto todo el tiempo. Afuera de Bruselas, las personas hacemos nuestra vida con relativa normalidad. Salimos a trabajar. Llevamos a nuestros niños a la escuela, a pesar de que hemos escuchado que las escuelas, los hospitales, el transporte público y todos los lugares concurridos, han sido amenazados por el Estado Islámico.

¿Y qué nos queda? Cuidarnos y tener valor.

Porque, como dice Marina: debemos comportarnos valerosamente, a pesar del miedo que sentimos.

Y es que en eso consiste, quizá, la dignidad humana.

___________________________________________________________

Bibliografía

Siete preguntas para entender qué es el Estado Islámico y de dónde surgió, El Mundo, 16 de noviembre de 2015.

Anatomía del miedo, José Antonio Marina, Ed. Anagrama, 2009. 

Autor:

Fecha: 
Lunes, 23 de Noviembre 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El “punto de inflexión” de EPN

Previo al anuncio que hará el día de hoy el presidente de la República, afirmó que el país ha llegado a un punto de inflexión por los acontecimientos de Iguala y, en general, por la tragedia que es el estado de Guerrero. Tiene razón, pero tal vez ese punto de inflexión debió llegar mucho antes, durante el “gobierno del cambio” del presidente Vicente Fox.

Si había un momento idóneo para desmontar los resortes más nefastos del sistema político mexicano era ese, pero ya se sabe que la famosa agenda del cambio en realidad estaba vacía. Tanto Fox como Calderón se sirvieron de ese sistema para gobernar. A nivel de los gobiernos locales, incluido el del DF, la situación fue la misma. Panistas y perredistas llegaron a las gubernaturas o a la Jefatura de Gobierno e hicieron uso de ese sofisticado aparato. El crimen organizado encontró que el sistema funcionaba a las mil maravillas para crecer y consolidarse, sobre todo ante la embestida sin ton ni son que llevó a cabo Calderón.

Los cambios más profundos al sistema en los últimos 14 años han venido, curiosamente, del gobierno de un hombre emanado de las mismas filas del partido que creo las reglas más negras de ese sistema político. Sea por necesidad o por visión política, el gobierno de Peña Nieto ha impulsado cambios decisivos en varias áreas de la vida económica, financiera, educativa y social del país.

Pese a estos cambios, el país continúa estancado en lo económico, con un mercado interno pequeño y frágil. Apenas 3.5 millones de mexicanos ganan más de 10 mil pesos mensuales, cuando en 2006 eran más de cinco millones. La vieja excusa que achacaba a la crisis mundial nuestro pobre desempeño económico no se sostiene. Crecemos menos que el mundo. Por ejemplo, Estados Unidos, nuestro socio y principal cliente, creció en el último trimestre 3.9%.

La corrupción generalizada y el crimen organizado se entrelazan con el mal desempeño económico y galopan sin que ninguna medida gubernamental resulte, básicamente porque no van a la raíz de los problemas. El narco no se puede vencer con policías y soldados, sólo con educación y médicos, con la legalización de las drogas y el control del Estado sobre la cadena de producción y comercialización.

A Felipe Calderón ni los pactos políticos ni los controles de confianza le sirvieron. El presidente Peña ya fracasó en la convocatoria de otro pacto más. Ahora se ensaya la presentación de un abanico de propuestas ante gobernadores, funcionarios, ONG's y personajes varios. De antemano, las medidas no bastarán si no van al fondo de los problemas y cuentan con apoyo social y político.  

Fecha: 
Martes, 03 de Febrero 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

De 1989 - Un grupo terrorista ataca el cuartel de La Tablada en Buenos Aires

En la mañana del 23 de enero de 1989 un pelotón del Movimiento Todos por la Patria irrumpe en el Regimiento de Infantería Mecanizada 3, situado en las afueras de Buenos Aires. Los atacantes asesinan a los soldados de guardia y se atrincheran en el interior de la unidad. El MTP es liderado por el guerrillero Enrique Gorriarán Merlo, un ex dirigente del grupo terrorista ERP que ha cobrado alguna notoriedad por haber participado en el asesinato del dictador nicaragüense Anastasio Somoza en Paraguay en el año1980. La excusa para realizar el ataque a La Tablada es frenar un ficticio golpe militar en ciernes. La toma del cuartel es seguida por un feroz contraataque de las fuerzas legales, en el que mueren 39 guerrilleros, militares y policías. La Corte Interamericana de Derechos Humanos denuncia la ejecución y desaparición de miembros del MTP que se habían rendido a las fuerzas militares.

Fecha: 
Martes, 23 de Enero 2018 - 10:00

Efemérides:

Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La dimensión del problema

“El yihadismo es un neologismo occidental utilizado para denominar a las ramas más violentas y radicales dentro del islam político, caracterizadas por la frecuente y brutal utilización del terrorismo, en nombre de una supuesta yihad, a la cual sus seguidores llaman una ‘guerra santa’ en el nombre de Alá”. Así define la edición española de Wikipedia lo que también se conoce generalmente como terrorismo islámico o islamista, un movimiento que igual actúa contra el mundo no musulmán como contra los musulmanes que los islamistas consideran herejes por no seguir al pie de la letra su muy estricta interpretación de la ley coránica. Existen algunos grupos que buscan la obliteración de Israel y le han declarado la “guerra santa” a este país y a los que percibe como sus aliados.

Dentro de la edición inglesa de la misma enciclopedia en línea se identifican las  organizaciones yihadistas que han sido detectados alrededor del mundo. Su número es considerable y la cantidad de miembros de cada una es difícil de precisar, aunque se tienen estimados. Algunas han desaparecido o se han adherido a otros grupos yihadistas.

En http://en.wikipedia.org/wiki/Category:Jihadist_organizations, aparecen listadas alfabéticamente 110 organizaciones. La lista incluye las más célebres, como Al Qaeda, Al Qaeda en la Península Arábiga, Brigadas Al Quds, Boko Haram, Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL), Fatah al Islam, Hezbolá, Jundalá (Paquistán) y Talibán.

Es preocupante no solo el número de organizaciones yihadistas sino la cantidad de países en donde éstas operan. Algunos ejemplos:

Al Qaeda, responsable de los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra Estados Unidos, entre otros ataques terroristas, opera alrededor del mundo y especialmente en Afganistán, norte de África, Península Arábiga, India, Somalia y Siria.

Las Brigadas de Abdulá Azzam opera principalmente en Egipto, Irak, Siria, Jordania, Líbano y la Franja de Gaza.

Bajo el nombre de Ansar al Sharia (Partidarios De La Ley Islámica) operan organizaciones en Libia, Egipto, Mali y Túnez.

Bangsamoro Luchadores por la Libertad Islámica actúa en Filipinas.

Movimiento Islámico del Turkestán Oriental realiza sus actividades en la provincia China de Xinjuang, Afganistán, Pakistán, Asica Central y Siria.

Todos estos grupos buscan establecer, utilizando todos los medios a su alcance estados islámicos, teocráticos, en donde la ley suprema sea la Sharia o ley coránica. Sus enemigos somos todos los que no profesemos el islam y sigamos al pie de la letra su muy particular interpretación del Corán. Su fin último es hacer el mundo una sociedad totalmente musulmana en donde quien no se convierta corra un destino similar al que corrieron los miles de no musulmanes o musulmanes catalogados como herejes en las zonas ocupadas por el ISIL en Irak y Siria.

El problema que representa para el mundo el movimiento yihadista es enorme porque los terroristas están convencidos de que actúan en el nombre de Dios o Alá y que si mueren en batalla o inmolándose en un ataque suicida serán recompensados plenamente en el Paraíso. ¿Cómo dialogar o negociar con quienes piensan de esta manera?  Es imposible.

Si crees que exagero, mañana anotaré diversos actos terroristas cometidos por estos fanáticos religiosos en lo que va del Siglo 20 en diversos lugares del mundo. Como veo el asunto, atacarán en donde menos lo piense uno.

El problema que enfrenta el mundo es de dimensiones enormes.

Secciones:

Fecha: 
Martes, 13 de Enero 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Antes de los 43, ¿31?

Cuando aún no sabemos quién le dijo a lo 43 estudiantes de la escuela normal rural de Ayotzinapa que se fueran a Iguala el 26 de septiembre pasado, cuando todavía no hay quien nos diga para qué fueron a esa ciudad a sabiendas de que no serían bienvenidos, cuando parte del país está agitado por quienes buscan aprovecharse políticamente de la desaparición y seguro asesinato de esos jóvenes, nos enteramos ayer, gracias a un reportaje realizado por la cadena de televisión francesa France 24, que el pasado 17 de julio fueron secuestrados 31 adolescentes que salían de la escuela secundaria Justo Sierra de Cocula, Guerrero, el mismo municipio cuyos policías auxiliaron a los policías municipales de Iguala a secuestrar a los normalistas.

En el breve reportaje, de solo 1:47 minutos de duración, se asegura que nadie en Cocula se ha atrevido a denunciar el secuestro de los 31 estudiantes porque los delincuentes, que iban vestidos con uniformes azul marino, amenazaron de muerte a quienes se atrevieran a hacerlo. Sin embargo, me cuesta trabajo aceptar que cada uno de los aproximadamente 4,500 habitantes del municipio, incluidos los padres de los desaparecidos, decidieran quedarse callados, a menos de que en ese lugar impere un reino de terror absoluto.

De acuerdo a France 24, “el silencio colectivo de los coculenses se debe en parte a los que parece ser otro caso de complicidad criminal entre las fuerzas policíacas locales y los cárteles de la droga que operan con impunidad en la región. A pesar de que los secuestradores estaban usando máscaras, se llevaron a los estudiantes de secundaria en vehículos de la policía que ni se molestaron en camuflar”.

¿Puede una organización criminal callarle la boca a los miles de habitantes de una población durante poco más de cuatro años? Tal vez, aunque me cueste trabajo creerlo.

El caso denunciado por France 24, en el supuesto de que sea cierto, corrobora que la delincuencia está apoderada de Guerrero y que ésta comete sus delitos con absoluta impunidad, coludida con funcionarios municipales, estatales y tal vez federales.

También nos permite suponer dos cosas más: 1) que el gobierno federal o el de Guerrero o ambos no estaban enterados del caso, lo que indicaría que los tan cacareados servicios de inteligencia del Ejército, de la Marina, de la Policía Federal y otras dependencias encargadas de la seguridad pública no sirven para mucho, o 2) que tanto las autoridades federales como las guerrerenses sí estaban enteradas del caso y optaron por ocultarnos lo sucedido.

Hasta anoche ningún funcionario federal o de Guerrero había informado o comentado algo sobre los 31 adolescentes presuntamente secuestrados hace exactamente 134 días. Considerando la gravedad de asunto, es imperdonable tal silencio. Peor aún, no había quien contestara el teléfono de la dirección de Comunicación Social de la Procuraduría General de la República, lo que demuestra la gran ineptitud del responsable de esa oficina.

¿Fueron 31 antes de los 43? Si sí, qué tragedia.

El reportaje de France 24 puede verse en www.france24.com/en/20141126-video-new-kidnapping-case-cocula-mexico-france24-exclusive-missing-students.

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 27 de Noviembre 2014 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Altos niveles de impunidad destruyen a México

El sábado pasado, durante la transmisión de mi programa nocturno “Fuego Cruzado”, una mujer que lo escuchaba o veía me envío este mensaje:

“28/06/1995. Aguas Blancas, Guerrero. 17 campesinos asesinados.

22/12/1997. Acteal, Chiapas. 45 indígenas asesinados.

15/11/2008. Zócalo de Morelia, Michoacán. 7 muertos y 132 heridos.

05/06/2009. Hermosillo, Sonora. 49 niños muertos guardería ABC.

31/01/2010. Villas de Salvarcar, Chihuahua. 16 estudiantes asesinados.

18/07/2010. Torreón, Coahuila. 18 personas asesinadas.

23/08/2010. San Fernando, Tamaulipas. 72 migrantes asesinados.

27/10/2010. Tepic, Nayarit. 15 jóvenes asesinados.

06/04/2011. San Fernando, Tamaulipas. 193 migrantes asesinados.

00/04/2011. Victoria, Durango. 340 personas enterradas en fosas.

25/08/2011. Casino Royale, Monterrey. 52 personas asesinadas.

09 de la 50 ciudades más violentas del planeta están en México.

26,000 personas están oficialmente desaparecidas.

150,000 personas asesinadas en los últimos 10 años

2014. La impunidad en México es del 95%”.

Los datos que me envió la mujer son aterradores.

Lo peor del caso es que no cuentan la historia completa de lo que desde hace décadas ha ocurrido en nuestro país. Aquí algunos casos, muy pocos del total, que podrían añadirse a la lista:

“20/08/67. Acapulco, Guerrero. 38 campesinos asesinados por pistoleros relacionados al entonces gobernador, Raymundo Abarca Alarcón.

14/09/1968. San Miguel Canoa, Puebla. 5 trabajadores de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla linchados.

2/10/1968. Ciudad de México. Entre 200 y 1500 personas son asesinadas por militares y paramilitares en Tlatelolco.

10/06/1971. Ciudad de México. 120 jóvenes asesinados por el grupo paramilitar denominado Los Halcones.

09/02/1993. Huahuautla, Guerrero. 24 personas son masacradas por unos 50 pistoleros.

7/06/1998. El Charco, Guerrero. 12 personas son muertas por soldados.

9/10/2008. Chihuahua, Chihuahua. 11 personas son asesinadas en un bar.

31/01/2010. Torreón, Coahuila. 10 personas son asesinadas por reos liberados temporalmente por las autoridades de la cárcel de Gómez Palacio, Durango.

16/05/2010. Torreón, Coahuila. 8 personas son asesinadas por reos liberados temporalmente por las autoridades de la cárcel de Gómez Palacio, Durango.

00/06/2010. Taxco, Guerrero. 55 cadáveres son encontrados en el respiradero de una mina.

18/07/2010. Torreón, Coahuila. 18 personas son asesinadas por reos liberados temporalmente por las autoridades de la cárcel de Gómez Palacio, Durango.

20/09/2010. Boca del Río, Veracruz. 35 cadáveres son arrojados frente a un centro comercial.

18-21/03/2011. Allende, Coahuila. 300 personas secuestradas y posteriormente asesinadas,

26/05/2011. Ruiz, Nayarit. 29 sicarios mueren en una balacera.

24/11/2011. Guadalajara, Jalisco. 26 cadáveres son abandonados dentro de camionetas cerca del la glorieta Arcos del Milenio.

00/02/2014. Taxco, Guerrero. 32 personas enterradas en fosas.

00/10/2014. Iguala, Guerrero. 38 personas enterradas en fosas”.

En la mayoría de estos casos, las autoridades nunca pudieron o quisieron encontrar a los culpables de estas muertes. La impunidad ha sido la norma y la mayoría de los autores intelectuales y materiales de tantos asesinatos siguen libres. O tal vez los mataron y sus cadáveres están entre los cientos de cuerpos encontrados en tumbas clandestinas o abandonados en algún lugar del país.

Mientras esta situación continúe veremos más matanzas, se descubrirán más tumbas clandestinas y continuará aumentando el número de desaparecidos.

Hasta que quien la haga la pague sea la norma, las cosas seguirán igual.

La impunidad está destruyendo a México.

Foto: www.sipiapa.org

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 10 de Noviembre 2014 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Iguala, un caso más de violencia e impunidad

Nuevamente el estado de Guerrero, en específico la Ciudad de Iguala, se ha convertido en el foco de atención no sólo de autoridades, sino de la sociedad nacional e internacional, quienes exigen se esclarezca el ataque a estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa por parte de autoridades federales y municipales, cuando intentaban regresar a su escuela tras un boteo que realizaron en el centro de la ciudad donde recababan fondos para su tradicional marcha del 2 de octubre, derivado de estos hechos, el viernes 26 de septiembre perdieron lamentablemente la vida 6 personas, 17 resultaron heridos gravemente, y aproximadamente 43 personas más se encuentran desaparecidas, muchos de ellos sin estar involucrados en los hechos, y siendo víctimas de las circunstancias, como el caso de los futbolistas del club “El Avispón”.

Un municipio donde mucho pasa y nada se sabe, ese en el que la máxima autoridad José Luis Abarca Velázquez tiene supuestos nexos con la delincuencia organizada, ligándose a su familia política con el cartel de Arturo Beltrán Leyva, promovía a su esposa como próxima presidenta municipal, contaba con denuncias en su contra por homicidio y de quien poco se sabe cómo obtuvo sus riquezas, decidió simplemente no enterarse de lo sucedido porque se encontraba en un baile festejando el segundo informe de labores de su esposa, María de los Ángeles Pineda Villa al frente del DIF, presentando poco después licencia al cargo de alcalde para evadir sus responsabilidades y huir.

Debido a ello, la Procuraduría del estado inició sus investigaciones sobre el asunto, -buscando incluso casa por casa a los desaparecidos sin encontrar un sólo indicio-, la cual mediante una llamada anónima acudió a investigar unas fosas clandestinas donde aparentemente se encontraron más de 25 cuerpos calcinados pertenecientes a los normalistas, mientras esto sucedía, el Gobernador del estado Ángel Aguirre Rivero se encontraba en el IX Consejo Nacional del PRD donde se renovó su dirigencia nacional. Es lamentable para quienes conocemos y amamos al estado de Guerrero, que a las autoridades les interese más un evento político social que atender los problemas que aquejan a sus pobladores.

El fiscal general de Guerrero, Iñaki Blanco, en conferencia de prensa, informó que la policía municipal actuó en contubernio con la delincuencia organizada, declarando que la orden de detener a los normalistas la dio el director de seguridad pública municipal, Francisco Salgado Valladares.

El gobierno federal tras no contar con los mejores resultados de la Procuraduría estatal, decidió acompañar y asumir las tareas de seguridad pública en el municipio de Iguala mediante la División de Gendarmería de la Policía Federal, teniendo como objetivo principal contribuir a la búsqueda y localización de los estudiantes, decisión anunciada el lunes pasado por el Comisionado Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido García.

Sin embargo, no es la primera vez que se recurre a la intervención del ejército, marina y policía federal en estados en los que se ha detectado el crimen organizado; como antecedente tenemos a Tamaulipas, entidad que hasta el día de hoy presenta enfrentamientos entre la delincuencia y la policía; o casos como Nuevo León, Michoacán, Coahuila, Veracruz, Sinaloa, Durango, Chihuahua o Zacatecas donde sus índices delictivos, sobre todo los homicidios, secuestros y extorsiones han ido a la alza en los últimos años.

Estos hechos denotan que existe una deficiencia en la capacitación policial, no se cuenta con una instrucción adecuada sobre el uso de la fuerza y sobre todo, no existe la presunción de inocencia, por lo que aún queda mucho por investigar en esta lamentable situación en la que una vez más se encuentran ligadas las autoridades con el crimen organizado, y que hacen que la ciudadanía pierda la confianza en las instituciones y sus gobernantes.

Fecha: 
Miércoles, 08 de Octubre 2014 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Tlatlaya e Iguala, dos casos más

Lo ocurrido el 30 de junio en Tlatlaya, Estado de México, y en Iguala, Guerrero, el 26 de septiembre, por más que nos indigne, no debe causarnos sorpresa alguna. Después de todo, son dos eventos más que se añadirán a la larga lista de desapariciones forzadas y asesinatos o ejecuciones extrajudiciales cometidos por miembros de nuestras fuerzas armadas o cuerpos policíacos.

De acuerdo con la Procuraduría General de la República, en el pueblo de San Pedro Limón, municipio de Tlatlaya, Estado de México, 21 supuestos miembros de una banda de extorsionadores y secuestradores fueron asesinados por tres soldados después de que se enfrentaron a balazos contra éstos y cinco de sus compañeros de armas. Durante tres meses, desde ese 30 de junio hasta el 30 de septiembre, la versión oficial de los hechos difundida por el gobierno del Estado de México y la Secretaría de la Defensa negaba que el multihomicidio hubiera ocurrido. Sin embargo, una mujer que sobrevivió la balacera contó otra historia y aparentemente convenció a los investigadores de la PGR de que la versión del Ejército y de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México es falsa y mentirosa.

En la noche del 26 de septiembre pasado, en Iguala, Guerrero, civiles armados y policías municipales dispararon contra los tres autobuses que habían sido secuestrados por los llamados estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa  y otro en que viajaban los jóvenes jugadores del equipo de futbol Avispones de Chilpancingo que regresaban a la capital de Guerrero después de haber jugado ese día contra el equipo de Iguala. Cuando finalizaron los disparos había unos 20 heridos y seis muertos (tres normalistas, un futbolista de 15 años de edad, el conductor del autobús de los Avispones, y una mujer que iba en un taxi). El 27 de septiembre se difundió que 57 normalistas habían desparecido, aunque durante los días siguientes muchos de ellos fueron apareciendo vivos y saludables . Hasta ayer había 22 policías igualtecos presos, acusados de disparar contra los autobuses y matar a las seis personas.

El caso tomó un nuevo giro el viernes cuando en Pueblo Nuevo, Iguala, se descubrieron varias tumbas clandestinas en donde hasta ayer se habían encontrado 28 cadáveres, calcinados algunos de ellos. Ninguno de los muertos ha sido identificado pero se teme que algunos pudieran normalistas que, según algunas denuncias, fueron secuestrados por los policías y sus cómplices civiles.

Los casos de Tlatlaya e Iguala, aunque no estén relacionados, tienen un común denominador: civiles que aparentemente fueron asesinados o desaparecidos por fuerzas de seguridad: militares en el Estado de México, y policíacas en Guerrero. Vienen a añadirse a otros que desde hace años han sido ampliamente documentados y denunciados por diversas organizaciones nacionales e internacionales, incluyendo Human Rights Watch y el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

En el futuro veremos más casos como estos mientras los militares y policías sepan que tienen una alta probabilidad de cometer sus delitos sin tener que pagar por ellos o mientras sigan siendo corrompidos por alguna organización criminal.

Foto: fotos.eluniversal.com.mx

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 06 de Octubre 2014 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El valor de Osorio Chong

El Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, sepultó el martes pasado la idea de que los altos funcionarios públicos están por encima de los gobernados. Al salir de su oficina a la calle para dialogar con los miles de estudiantes politécnicos que se manifestaban frente a su oficina contra las decisiones y actitudes prepotentes de la ya casi exdirectora del IPN, Yoloxóchitl Bustamante, demostró sin lugar a dudas que el gobierno de Enrique Peña Nieto ha roto con el autoritarismo que hasta el año 2000 distinguió, en mayor o menor medida, a los gobiernos priístas.

La acción del hidalguense representa un giro de 180 grados respecto a la de la mayoría de los políticos que desde siempre hemos tenido que aguantar los mexicanos, políticos que sin importar su ideología han sido fieles seguidores de la filosofía del virrey Carlos Francisco de Croix, que en 1767 publicó una proclama en la cual le dijo a los novohispanos que “nacieron para callar y obedecer y no para discurrir, ni opinar en los altos asuntos del gobierno”.

Y más relevancia tiene su conducta porque actuó como lo hizo a solo unos días de que se cumplen 46 años de la masacre de civiles perpetrada por el Ejército Mexicano en la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco, Ciudad de México.

Recordemos que la matanza del 2 de octubre de 1968 fue la culminación de lo que empezó el 22 de julio de ese año como una bronca entre estudiantes de preparatoria que fueron injustificada y violentamente reprimidos por los granaderos de la policía del Distrito Federal. La brutalidad policíaca fue tal que los alumnos de varias escuelas del Poli y de la UNAM decidieron irse a la huelga.

Recordemos también que entre el 26 y 29 de julio soldados y granaderos ocuparon las escuelas en paro repartiendo toletazos a diestra y siniestra y que para protestar contra tales actos los estudiantes organizaron dos marchas el mismo día 29, las cuales fueron duramente reprimidas cuando cientos de los manifestantes pretendieron marchar hacia el Zócalo.

A partir de entonces el conflicto fue subiendo en intensidad y a los estudiantes se les unieron maestros, profesionistas, amas de casa, obreros, artistas, intelectuales, oficinistas y muchos más mexicanos comunes y corrientes.

Hasta que llegó el 2 de octubre, día en que el presidente Gustavo Díaz Ordaz ordenó acabar de una vez por todas con el movimiento ordenando a soldados y paramilitares que dispararan contra quienes se manifestaban en la Plaza de las Tres Culturas. Murieron entre 200 y 1,500 personas y durante esa noche y los días siguientes el Ejército y la policía arrestaron a los líderes del movimiento allanando domicilios y violando los derechos humanos, civiles y políticos de centenares de personas.

Así, la intolerancia y prepotencia de los funcionarios públicos de esa época convirtió a un simple movimiento estudiantil en un gran movimiento social. Lo que podría haberse resuelto rápida y fácilmente, dejando acuartelados a soldados y policías y atendiendo las exigencias reales o ficticias de los estudiantes, se convirtió en un problema de difícil solución debido al número de intereses políticos, nacionales y extranjeros, que infiltraron el movimiento.

El martes, Osorio Chong demostró valor al actuar como lo hizo, olvidándose por completo de su integridad física y exponiéndose a ser víctima de una agresión. Le dijo a los estudiantes que el gobierno está para resolver sus problemas y en ningún momento intentó imponer ninguna idea o decisión. Siempre aceptó las sugerencias o exigencias de los representantes estudiantiles y quedó de reunirse mañana con ellos en el mismo lugar.

Osorio Chong demostró así que es un hombre valiente, inteligente y de gran valor para el gobierno de Enrique Peña Nieto. Ojalá su conducta se convierta en norma y que los funcionarios de los tres poderes y los tres niveles de gobierno la imiten a pie juntillas. La prepotencia y autoritarismo de quienes nos gobiernan debe quedar erradicada de una vez por todas.

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 02 de Octubre 2014 - 12:00
Redes sociales: 
1