Se encuentra usted aquí

Una buena lectura del PIB

Miércoles, 08 de Mayo 2019 - 13:15

Autor

marijo_codesal.jpg
María José Codesal

Compartir

una-buena-lectura-del-pib_1.png

En mi colaboración pasada les conté que es importante estar pendientes de las noticias que hablan de crecimiento económico. ¿Por qué? Porque nos permite ver si la actividad económica de nuestro país crece. Si crece, significa que estamos mejor.

Estar pendientes de información sobre crecimiento económico es uno de puntos donde debemos parar oreja. Y el dato que nos dice si crecemos o no es el PIB (Producto Interno Bruto), del que ya platicamos antes. Se reporta como porcentaje. Es una tasa de crecimiento.  Nos dice algo así como: “en comparación con el año anterior (que se convierte en un tipo de 0) nosotros crecimos sobre eso X.X%.”  Una noticia triste y de preocupación sería decir que NO crecimos, o como lo adornan los economistas, tuvimos un crecimiento negativo.

Algo central es distinguir lo real de las proyecciones. Fijarnos en los resultados reales después de la medición. Una vez un economista, a manera de chiste me contó que, si pones a dos economistas juntos en un cuarto y les pides una respuesta, después de horas, no la tendrán. Habrán encontrado tres o más respuestas.  Dirán algo así como: “desde esta perspectiva esto va bien, desde esta otra perspectiva esto va mal y depende”.

Y es que, al ser una ciencia social, no es exacta como las matemáticas. No se pueden predecir eventos porque a la ciencia económica la pueden afectar desde tener un día más en el calendario, como en los años bisiestos, hasta una tragedia natural, como los terremotos que hemos vivido en México.

Por tanto, los economistas que se afanan en las proyecciones casi siempre tienen que estar corrigiendo sus predicciones, para que cuando lleguen los resultados reales de las mediciones tengan que ajustarse de nuevo a la realidad. Triste, ¿no?

Bueno, hay a quien hasta le emociona intentar atinarle lo más cerca posible e ir afinando su propia capacidad de análisis. Debe ser interesante ese golpe de adrenalina.

Mi recomendación, para nosotros los simples mortales, sería que lográramos distinguir las mediciones reales, en lugar de las proyecciones.  Las proyecciones y predicciones les sirven a los empresarios para tomar decisiones de inversión. Normalmente son inversiones grandes.  A nosotros nos sirven para tomar decisiones también y nos ayudaría mucho entenderlas, pero no tanto como conocer los números reales. Y sobre esos resultados tratar de entender hacia dónde vamos.

Los resultados del PIB los publica el INEGI . Y son los economistas los que opinan y los analizan. Te sugiero que elijas a dos economistas que, desde tu punto de vista, sean diametralmente opuestos para seguir su análisis y, de esa forma, puedas tener tu propia opinión.

Distinguir entre resultados anuales, trimestrales, corregidos o no corregidos, puede ser muy complicado para los que no somos economistas.

Ahora, en la discusión actual, el reporte del INEGI, sobre el PIB del primer trimestre de 2019 (Enero a Marzo 2019), nos encontramos con que el dato es que crecimos en el primer trimestre 1.3%. Este es el dato total.

Pero, ¿qué crees?  No es el dato real de nuestro crecimiento.  Porque las cifras totales deben “corregirse”. El dato real de nuestro crecimiento debe ser la cifra desestacionalizada.

¿Eso qué significa?

Que te fijes qué números están analizando.  Eso es crucial.  Los números reales, el verdadero crecimiento, en este caso, es el que te den “corregido”. Y solo en ese deberíamos fijarnos para no hacernos bolas. Esto es, que ese número es el verdaderamente real, ya le quitaron errores que pudieron haber inflado el dato, como que hubiera habido mayor o menor número de días trabajados, o algún evento extraordinario. En este caso, la corrección por calendario es que en este año la semana santa fue hasta abril y no entre enero y marzo.  A ese dato real se le llama cifra corregida o desestacionalizada.

¿Quieres saber la cifra corregida?

0.2%, enorme diferencia, ¿no?  ¿Por qué baja tanto?  Porque en este trimestre de 2019 la semana santa se vivió en abril, no en marzo.  Lo que significa que del año pasado a este hubo más días trabajados, por lo tanto hubo más producción y más ventas, obviamente.

Y, ¿de qué cifra crees que se agarran los políticos?

1.3% es mucho mejor que 0.2%.  Resulta obvio, ¿no?

Mi punto de vista puede ser muy debatible, pero considero que saber un poco de economía protege nuestras carteras de futuras complicaciones. Mientras más sepas, mejor. Pero si solo debes o quieres saber lo mínimo… me conformaría con que sepas los datos “corregidos” de cada trimestre y del año. O sea, solo 4 datos al año. Con ello ya somos capaces de hacer una mini comparación y tomar decisiones financieras.

Entender exactamente cómo se hacen estos cálculos es complejo. Por eso, y lo repito, leamos a quien creamos que si sabe. Al menos hasta que demuestre lo contrario.

Pero ojo, conviene estar atentos a estos datos. Sobre todo, cuando están siendo tan chiquitos. Que el PIB crezca representa más actividad económica, por lo tanto, más impuestos recolectados por el gobierno.

Lo que significa, más dinero para realizar los planes que tenga el gobierno.

Si el gobierno quiere tener más dinero, debería fomentar con más fuerza la inversión. Es una de las formas de hacerse de más recursos. Poner más jugadores en el tablero y cobrarles los impuestos correspondientes.

Si, por el contrario, va disminuyendo, pues los ingresos disminuirán y no alcanzará para hacer todos los proyectos que quisieran.

Otra manera de sacar adelante sus proyectos sin crecimiento es endeudándose. Así que también deberíamos tener un ojo en el aumento de la deuda externa.

Piensa en tu propia cartera y adivina cómo termina eso.  Cuéntame qué ves. Lo puedes hacer por twitter en @MarijoCodesal

¿Y todo esto a nosotros y a nuestra cartera por qué nos importa?

Para las finanzas personales impacta, pero para las PYMES, ni te cuento. Las PYMES son las que se llevan los golpes más duros con el poco crecimiento de la economía.  Las empresas grandes o muy grandes suelen surfear de manera hábil las olas. Las PYMES se ahogan.

Así que, si eres simple mortal como yo, ten en cuenta el dato. Si eres PYME te recomiendo que aprendas bastante más.

Cuando empiezas a distinguir estas sutilezas puedes acceder a reflexiones diferentes sobre cómo usar tu dinero. Para algunos con ahorros, puede ser momento de invertir pues habrá cosas que estén paradas y no se hayan vendido. Con lo cual bajarán de precio. Para otros, que no tengan dinero, puede ser pésimo tiempo para meterse en un crédito porque pedir ese dinero le saldrá más caro.

Recuerda que el PIB es el dato de los ingresos totales de una economía. La economía somos todos (empresas y ciudadanos).  Si las empresas y ciudadanos tenemos más ingresos es mejor, ¿estás de acuerdo?

Si de $100 pesos que tenía en 2018 (1er trimestre) ahora tengo $100.02 pues está mejor. Claro que estaría mejor si realmente tuviera $101.3 o $105, para el caso.

Por eso fomentar el crecimiento del PIB es importante para todos.

¿Encontraste algo interesante para compartir? ¡Cuéntame por twitter en @MarijoCodesal!  Sigamos esta conversación por las redes sociales. Y si tienes dudas sobre temas económicos o de finanzas personales, lo platicamos también.

No te pierdas de aprender un poquito más cada 15 días en Ruiz Healy Times.

¡A saber más! Que nadie se beneficia de esto más que tú.

 



Número 32 - Agosto 2019
portada-revista-32.jpg
Descargar gratis