Se encuentra usted aquí

Todos empachados…

Miércoles, 20 de Enero 2016 - 16:00

Autor

foto-atirado.jpg
Ángelo Tirado Pazos

Compartir

dolares.png

No hay fideos. Alguien tiene que explicarnos por qué los gobiernos emergentes quieren atraer inversiones o competir en el comercio mundial como la única opción para el crecimiento; sobre todo en estas épocas de tanta volatilidad e incertidumbre.

Si bien las economías líderes del mundo son neoliberales (por el patio); son los más nacionalistas por el frente de la casa. No hemos aprendido aún este juego perverso de cuidar la moneda para crear los márgenes basados en la calidad, productividad y consumo…falta educación.

El FMI dice que creceremos 2.8%; el Banxico que de 3 a 3.5% pero que se avecina una turbulencia por el lado de China que crecerá solo un 6.9% y que debido a que su economía continuará “aletargada” con una Xuan barato hará imposible mantener el tipo de cambio por debajo de 17.00-17.50 eso si no baja el petróleo más. Por lo tanto nuestra inflación del 2% se difuminará.

Ósea el BM nos dice que su meta y razón de existir este año, ¿ya la cargo el payaso? Sabemos por todas estas predicciones que seguro habrá más inflación…pero eso sí, esta vez como que no tenemos la culpa…

El comercio mundial nos guste o no, ha iniciado un renacimiento o retroceso según la ubicación del observador. La Economía Negra ha forzado tanto a China como a México y otros países a mirar hacia adentro de nuevo, después de 25 años de hacerle a una “Matrix” económica (NEOliberal).

El nacionalismo y el proteccionismo pretenden regresar con nuevos bríos. Como nunca se presentan amenazas al “Liberalismo Modernista” (este libre mercado), como ejemplos nomas las ideas exóticas de Donaldo Trompetas o el  manejo de la deuda soberana de algunos países europeos, el éxodo árabe o la guerra de tasas y divisas.

Mientras tanto en el realismo económico que nos importa. Las reservas mundiales ahora en dólares y euros son como las fichas de un casino; es absurdo jugar con el dinero que no es tuyo, pero además, estas son compradas para prevenir o combatir la volatilidad lo que parece más bien un sueño erótico, pretexto de “arreglar” los impredecibles del mercado en una vorágine del mundo entre la captación de inversiones y el futuro incierto de las importaciones y exportaciones de materias primas, insumos y productos.

Como economía estamos jugando algo así como a los dados con el dueño de esta “Matrix” o el casino. Nuestra visión de seguir jugando se basa pobremente en un ahora torpe pretexto de “ya me vi” y se asumen pérdida tras pérdida porque lo importante se ha hecho no tanto ganar sino ser parte de tan selecto grupo de invitados y apostadores. Ludopatía crónica.

El caso es que la economía mexicana dejo de seguir muchos patrones o paradigmas, mencionaré un par: 1 Atraer inversiones frescas en base a un tipo de cambio bajo. Hoy en día una baja divisa no garantiza el aumento de exportaciones y del crecimiento económico porque el mundo es tan desigual y va tan lento que a nadie le interesa producir sin compradores. 2 La desregulación y simplificación promueve el comercio y el bienestar. Los bancos y algunas empresas han visto en la falta de regulaciones importantes coyunturas y áreas de oportunidad para lucrar “abusivamente” distorsionando por ejemplo el mercado de divisas y la oferta de productos y mercancías.

Ha trascendido sin embargo esta semana, que presuntamente la FED prepara una nueva regulación para impedir la futura salida de dólares de los T-Bonos del tesoro por los bancos. ¿No que muy libre mercado? hay que aprender de este vecino norteño, que con las alforjas llenas y en tan solo dos años exigirá nuevas reglas de permanencia en los fondos soberanos.

Mientras tanto en México nos hemos empachado y nos hallamos varados entre el pobre beneficio de la apertura de nuestras fronteras del comercio global con clara falta de poder de consumo y de dignidad salarial.

Estamos empachados en esta Matrix de NEOliberalismo que no es más que sinónimo de más incertidumbre, vienen más tiempos de restricciones de la Economía Negra y si no optamos por captar divisas con nuevas maneras de enamorar a los inversionistas apretaremos más la falta de solvencia de la economía.

Por lo pronto parece que hicimos mal la tarea en el 2015; nadie defendió a tiempo el peso mexicano ni el gobierno ni los empresarios. Algunos inversionistas han comenzado a asumir sus pérdidas cambiarias y una vez más este país ha salido a defenderse solo.

No se sabe si podrá evitar en solitario y sin la ayuda de los que manejan la economía que más capitales permanezcan. Pero si se sabe que México tiene tanta grandeza que a pesar de las olas altas del mar y de tanta incompetencia, no se moja ni se inunda aún… 


Leer también


Número 34 - Octubre 2019
portada-revista-34.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER