Se encuentra usted aquí

Reduciendo la desigualdad a través de los gastos fiscales

Jueves, 19 de Julio 2018 - 15:30

Autor

lilana_alvarado_web.jpg
Liliana Alvarado Baena

Compartir

presupuesto-gastos-fiscales.jpg

Como cada año, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público sacó a la luz el Presupuesto de Gastos Fiscales 2018. En este documento, se identifican los gastos fiscales que forman parte del esquema tributario mexicano, así como el monto aproximado de lo que le cuestan al erario público (pérdida recaudatoria). Algunos ejemplos de gastos fiscales incluyen las tasas diferenciadas, exenciones, subsidios, facilidades administrativas, estímulos fiscales, deducciones autorizadas, regímenes especiales, entre otros.[1] Reforma fiscal USA

Los objetivos que persiguen los gastos fiscales son varios (promover la inversión, generar empleo, apoyar ciertas actividades productivas, disminuir la desigualdad, entre otros). No obstante, en muchas ocasiones sus resultados pueden llegar a ser contraproducentes o, incluso desconocerse su impacto real.

¿Cómo se distribuyen los gastos fiscales en México?

En términos generales, se estima que para 2018 los gastos fiscales representarán alrededor de 865 mil mdp, lo que equivale a 3.7% del PIB. [2]  Al igual que otros años, son el Impuesto al Valor  Agregado (IVA) y el  Impuesto Sobre la Renta a Personas Físicas (ISRPF) los que absorben la mayor carga, al representar 1.36% y 0.96% del PIB respectivamente. [3]

Gráfica. Pérdida recaudatoria por tipo de impuesto (mdp)

captura_de_pantalla_2018-07-19_10.38.27.png
Fuente: elaboración propia con base en el PGF 2018

¿Es equitativa la distribución del gasto fiscal?

Cabe resaltar que los gastos fiscales del ISRPF y el IVA son los que más problemas enfrentan en términos de la redistribución de la riqueza. En el caso del ISRPF, por ejemplo, las deducciones se concentran en los contribuyentes con más riqueza, dado que el 71% de éstas son hechas por el 10% más rico de la población.  Destacan, en particular, las deducciones por colegiaturas y honorarios médicos que son realizadas en su mayoría por este sector de la población.  En este sentido, la medida es regresiva dado que, en el sector con más necesidades, estos montos son mucho menores al uno por ciento.  Algo similar sucede con las exenciones a las jubilaciones o pensiones donde la mitad de la pérdida se concentra en el 20% más rico de la población.

De forma similar, la reducción a las tasas del IVA es causa de desequilibrios mayúsculos dado que son los sectores más pobres quienes resultan menos beneficiados.  Por ejemplo, alrededor de una tercera parte de los descuentos en el IVA a los servicios de enseñanza, médicos y a la vivienda son absorbidos, en su mayoría, por quienes más recursos tienen. Aunque algo similar sucede con la tasa cero que se aplica a las medicinas, este mismo beneficio aplicado a alimentos sí tiene una distribución más equitativa, concentrándose sobre todo en las clases medias y bajas.[4]

Gráfica. Distribución por decil de ingresos de las reducciones al IVA  (%)

captura_de_pantalla_2018-07-19_10.38.42.png
Fuente: elaboración propia con base en el PGF 2018

¿Cuál es el problema y cómo mejorarlo?

Es claro que los gastos fiscales se distribuyen de forma desigual, aunque, de acuerdo a la propia SHCP, la política fiscal en México es netamente progresiva ya que una gran parte del gasto público se destina a programas sociales, a transferencias monetarias o a financiar servicios públicos. Sin embargo, conforme a las últimas mediciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el sistema fiscal y de transferencias de México era el que menos capacidad redistributiva tenía del grupo. Ello dado que el índice de Gini -un indicador que mide qué tanta desigualdad existe en un país-  permanecía casi sin cambios antes y después de impuestos. [5]

Es por ello que resulta importante que estos beneficios sean revisados si se quiere reducir la desigualdad en México.  Para este fin, el International Budget Partnership recomienda que los gastos fiscales sean parte de una política integral. Para ello, los gastos fiscales debieran tener metas, criterios de elegibilidad y resultados medibles para que su costo-beneficio pueda ser evaluado periódicamente.  Además, para fomentar lo anterior, sugiere que los gastos fiscales tengan clausulas sunset o de terminación predefinida.  En este mismo sentido, propone que al evaluar los gastos fiscales se tenga una perspectiva de derechos humanos para evitar que estos se distribuyan de manera discriminatoria contra los que menos tienen.[6]   

En particular, en el caso del IVA, la OECD recomienda que las tasas podrían reducirse gradualmente considerando cuestiones de equidad. Para ello, sugiere compensar al mismo tiempo con más subsidios a aquellos en más pobreza. En el caso del ISR, recomienda que se continúen ampliando las bases y se eliminen los gastos fiscales que favorecen a quienes tienen más altos sueldos. [7]


[1] Esta cita, así como la mayoría del documento, toma como referencia principal el Presupuesto de Gastos Fiscales 2018 de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público disponible en https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/340074/PGF_2018.pdf

[2]Lo que representa el menor porcentaje en los últimos tres años de acuerdo a estimaciones propias elaboradas con base en los datos presentados en el PGF-2018. En 2017 los gastos fiscales representaron 3.90% del PIB; y para 2019 se estima sea de 2.54%.

[3] Para el ISRE destacan los siguientes rubros: exenciones (≈0.72% del PIB de 2018) en particular los ingresos exentos por salarios (≈0.63%) como las pensiones y las prestaciones de previsión social; regímenes especiales o sectoriales (≈0.13%); y las deducciones personales (≈0.12%).  En el caso del IVA destacan la tasa cero (≈1.11%) y  las exenciones (≈0.25%).  

[4] Los posibles efectos del IVA en alimentos y medicinas, Rodolfo Minzer y Valentín Solís, Octubre 2013, disponible en  https://bit.ly/2N5kIeM

[5] Getting it Right, OCDE, Mayo 2018, disponible en https://bit.ly/2LcB9Fq ;  En el índice de Gini entre  más cercano a cero es más igualdad existe en un país dado, al contrario entre más cercano a uno menos lo es.  Para 2014, en México, el índice de Gini antes de impuestos era de 0.478 y después de estos de 0.459. Base de datos disponible en https://bit.ly/2L56Hgv

[6] Tax Expenditures and Inequality in Latin America, International Budget Partnership, June 2018, disponible en https://bit.ly/2N6FkU0

[7] Getting it Right, OCDE, Mayo 2018, disponible en https://bit.ly/2LcB9Fq


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER