Se encuentra usted aquí

Optimiza la gestión del talento de tu empresa a través del salario emocional

Jueves, 28 de Julio 2016 - 16:00

Autor

foto_veronica_romero.jpg
Verónica Romero

Compartir

salario-emocional.jpg

Actualmente, tener un ingreso no es la retribución más importante para los colaboradores de una empresa. Por ello, es imprescindible la búsqueda de motivaciones emocionales para generar una mayor pertenencia e incrementar la productividad en las organizaciones.

Hoy, la gestión del talento ha cambiado considerablemente debido a la nueva mentalidad empresarial inmersa a nivel mundial y a la evolución de la sociedad y sus valores.

Las nuevas generaciones buscan desarrollarse en empresas que impulsen su desarrollo personal y profesional, por lo que un salario alto no garantizará su permanencia dentro de una compañía ni un óptimo desempeño si llegan a sentirse insatisfechos con el ambiente laboral o las oportunidades de crecimiento en un mediano plazo.

El salario emocional, es ofrecer a los empleados una vida óptima, en donde las dinámicas laborales puedan combinarse con su tiempo libre y con sus relaciones familiares y sociales, mejorando su calidad de vida y fomentando un buen clima organizacional.
Estas acciones podrían constituir un factor trascendental para el desarrollo de los trabajadores al interior y exterior de la empresa, influyendo notablemente en su forma de laborar, lo que sin duda representa un valioso beneficio para la organización.

Además, a través de un buen salario emocional, la empresa también logrará disminuir el ausentismo y perder a colaboradores talentosos; lo que se traducirá en una notable reducción de costos administrativos.

Los horarios cada vez más extendidos en una oficina hacen complicado que los individuos puedan mantener un equilibrio entre su vida personal y sus actividades laborales, por lo que crear esquemas que faciliten ésta tarea se ha convertido en una misión primordial para aquellas empresas que buscan ofrecer un mejor salario emocional a sus empleados.

Es importante que la empresa sea consciente de lo que implica individualmente para cada colaborador su lugar de trabajo; hacerlo sentir cómodo y con la confianza de expresar sus percepciones sobre su actividad diaria para mejorar sus procesos. 

Hay que cuidar también que las condiciones de trabajo sean apropiadas y justas.

La motivación es fundamental. Los factores que influyen de una manera muy positiva en el desempeño de los trabajadores son:

  • La formación profesional y experiencia que aporten a la empresa.
  • Que sepan lo que se espera de ellos.
  • Que puedan hablar sobre sus ideas e inconformidades.
  • Que tengan una buena relación y comunicación con su jefe directo.
  • La apertura para que contribuyan con su trabajo en otras áreas.
  • Oportunidades de ascenso.
  • Excelente ambiente laboral.
  • Flexibilidad de horarios.
  • Estar al pendiente de las necesidades personales de los empleados y de sus intereses familiares.
  • Reconocimiento de sus logros por parte de sus jefes.
  • Favorecer la conciliación al interior de la empresa.
  • Tener autonomía y responsabilidad en el puesto que ejercen.

Gestionar el talento humano en una empresa requiere de saber reconocer y valorar la retribución emocional. Con esto se logra la retención de los trabajadores, reducir la rotación y lograr su satisfacción.

El que un empleado pueda tener una comunicación abierta con sus superiores, le da seguridad. Esto debe ser una práctica común en las organizaciones. 

Reconocer durante alguna junta o evento corporativo cuando algún colaborador ha hecho un buen trabajo, puede ser un gran incentivo no sólo para que la persona en cuestión continúe esforzándose diariamente, sino también para elevar el nivel de competencia del personal que colabora en la empresa.

Palabras como “buenos días”, “gracias”, “bien hecho”, “felicidades”, “tú puedes”, “confío en ti”, “que descanses”, muchas veces compensa más que cualquier cantidad de dinero.

Implementar programas que faciliten el crecimiento profesional de los empleados de una empresa es esencial para ofrecer un salario emocional competitivo y efectivo. Al permitirles mantener una actualización constante de conocimientos, la organización obtendrá colaboradores mejor capacitados y con una alta fidelidad a su empresa.

Además de la capacitación, las posibilidades que percibe un trabajador al interior de la empresa para acceder a un mejor puesto, muchas veces funcionan como un factor decisivo para que permanezcan en ella y de su nivel de compromiso.

Cuando un trabajador no percibe que puede crecer al interior de una empresa, puede instalarse fácilmente en una zona de confort en la que realice el mínimo esfuerzo, ya que sin importar cuánto haga, difícilmente podrá aspirar a una promoción.

Es fundamental que los dueños y empleados de alto rango de las empresas se cuestionen si están haciendo el esfuerzo suficiente en la dirección de su Capital humano, así como para atraer, motivar y retener a los trabajadores que requieren dentro de su equipo de trabajo. Éstas son y serán las empresas que tendrán mayores ventajas competitivas y que serán más atractivas para los perfiles de mayor potencialidad en el mercado laboral.



Número 29 - Mayo 2019
portada-revista-29.png
Descargar gratis