Se encuentra usted aquí

Los retos que enfrentan las empresas mexicanas para su expansión en un mercado global

Jueves, 06 de Octubre 2016 - 16:30

Autor

foto_veronica_romero.jpg
Verónica Romero

Compartir

administracion-empresarial.jpg

En la actualidad, el comercio internacional es el principal motor de crecimiento y desarrollo para los países y un gran número de empresas, porque permite que éstas se especialicen en sus procesos de producción, que innoven en la generación de nuevas estrategias de ventas, de servicio a cliente, de sistemas de distribución y de mejora continua. Además, les ha facilitado el aumento de sus relaciones con otros negocios a nivel mundial.

La incorporación de una tecnología más avanzada otorga a las empresas la posibilidad de competir con otros negocios en términos de diseño, calidad, precio y tiempo de entrega. Les da la posibilidad a las corporaciones de diseñar nuevos productos, reducir costos, desarrollar y explotar ventajas técnicas sobre sus competidores y aprovechar de manera eficiente sus insumos incrementando su productividad.

Para que las empresas mexicanas eleven su competitividad, deben tener en su capital humano personal altamente calificado y poner en práctica programas de capacitación para sus trabajadores, ya que esto constituye una ventaja comparativa en relación a sus competidores y con ello podrán aumentar su rendimiento con respecto al uso del factor trabajo.

La inclusión de las empresas al mercado global constituye un reto crucial para los negocios que deseen competir y lograr un crecimiento acelerado.

La intensa competencia que se ha desatado en las empresas para mantener, e incluso ampliar su participación en el mercado internacional, se ha traducido en:

- Una constante creación de nuevos productos y procesos productivos.

- Una mayor flexibilidad estructural para responder rápidamente a cambios en el entorno global.

- Un considerable énfasis en la disminución de costos.

- Una búsqueda permanente de nichos de mercado.

- Un impulso importante para un progreso efectivo de sus recursos humanos.

- Una exigencia superior de eficiencia en todas las fases de sus métodos productivos y un esfuerzo constante para incorporarse al mercado mundial.

Para que las empresas mexicanas puedan competir con empresas transnacionales, deben llevar a cabo modificaciones en materia administrativa, financiera, productiva, de inversión, de comercialización, pero, para que lo anterior pueda llevarse a cabo, se requiere de un cambio profundo en la mentalidad, en la actitud y en el modo en que operan.

Más empresas mexicanas están adquiriendo una mayor relevancia a nivel internacional. Y en cuanto más operaciones tienen fuera del país, más retos por superar encuentran.

En la medida en que la empresa sea más grande y tenga más operaciones en el extranjero, es de vital importancia que fortalezca su gobierno corporativo para su correcto desarrollo.

En un mercado global tan competitivo, las empresas deben ajustarse ante diversos riesgos, incluso, ante una virtual desaparición.

La competencia constituye en nuestros días un factor primordial para el enriquecimiento económico de los países. Las empresas mexicanas tienen la responsabilidad de asumir el reto de competir a nivel internacional, elevando su productividad y penetrando en los mercados actuales y potenciales. Esto implica que logren su incorporación al activo proceso de globalización produciendo, aprovisionándose y compitiendo en el mercado mundial.

La visión de un posicionamiento exitoso a nivel nacional e internacional se dice más fácil de lo que puede llegar a ser para una empresa; no todos los negocios cuentan con las estrategias necesarias para dar el salto y pueden llegar a encontrarse con la necesidad de fomentar el desarrollo de áreas estratégicas que les permita perfilarse como empresas competentes ante las demandas de una sociedad cambiante.

Puede ser que la empresa llegue a requerir de apoyo en áreas de comercialización, mercadotecnia, recursos humanos o producción y de la asesoría de personal experto y especializado que impulse e implemente sus proyectos de expansión.

La asesoría especializada dentro de una empresa para alcanzar un mejor rendimiento de sus recursos, no es una problemática nueva; es algo que han padecido muchos negocios por años y los ha orillado a tratar de resolver estas cuestiones con el personal propio de la organización, sin obtener buenos resultados por la falta de capacitación, actualización y especialización del mismo, o a contratar a grandes firmas de consultoría para ayudarlos a implementar sus estrategias y mejoras definidas, pagando grandes cantidades de dinero por sus servicios y muchas veces sin conseguir los resultados esperados.

Algunos especialistas en el tema, recomiendan a las empresas contar con personal experto por periodos determinados de tiempo; es decir, contar con asesoría estratégica para implementar esos nuevos proyectos o para resolver esos problemas coyunturales que vive la corporación.

Pero a pesar de estos y de otros apoyos, la concretización de una empresa mexicana enfrenta grandes desafíos en la actualidad. 

Es complicado mantener una empresa a flote en medio de una economía inestable.

Muchas veces la ausencia de una cultura empresarial puede atraer una falta de métodos gerenciales modernos y de una visión hacia la demanda y hacia el mercado; factores fundamentales para el crecimiento de una empresa. 

Existen empresas mexicanas que no invierten lo suficiente en tecnología o muchas veces adquieren equipos, maquinaria y software que no son los apropiados para su tipo de negocio. 

Por otro lado, conseguir recursos financieros sigue siendo una de las más grandes contrariedades para los emprendedores. 

En México, seis de cada diez PYMES tienen acceso a bancos, y la mayoría no separa sus cuentas personales de las finanzas de su empresa.

Nacional Financiera ha expresado que el fracaso del 80% de las PYMES en México antes de los cinco años, se debe a una mala gestión financiera, mientras que el 90% cierra antes de cumplir la década, principalmente por cuestiones que podrían solucionarse a través de una consultoría integral eficiente. 

Otros de los conflictos a los que hacen frente las PYMES, son la falta de capital y experiencia, a la carencia de buenos sistemas de información y por excesivas inversiones en activos fijos, entre otros temas. 

Por otro lado, uno de los principales obstáculos a los que se enfrentan las PYMES para obtener créditos, es la falta de una adecuada planeación para canalizar los recursos.

Una empresa debe contar con un plan para programar sus gastos y para poder devolver el monto del financiamiento a los acreedores o a los inversionistas que decidieron apostar en su proyecto.

A mi modo particular de ver, la solución a todos éstos contratiempos, es encontrar especialistas que asesoren de forma oportuna a las empresas mexicanas y que sus honorarios estén basados en los resultados en los negocios que asesoren. 

Es ineludible que las empresas mexicanas analicen y lleven a la práctica programas que permitan el desarrollo de sus productos y servicios, y que busquen mantenerse en crecimiento para  intensificar su productividad, para que puedan ser más competitivas y tengan mayores oportunidades de seguir creciendo. 


Leer también


Número 33 - Septiembre 2019
portada-revista-33.jpg
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER