Se encuentra usted aquí

La odisea que todo emprendedor debe pasar para abrir un negocio formal en México

Jueves, 15 de Junio 2017 - 15:00

Autor

foto_veronica_romero.jpg
Verónica Romero

Compartir

odisea-ulises.jpg

Aunque en el presente sexenio se han hecho importantes esfuerzos para facilitar las condiciones de apertura de los negocios en México, la realidad es que los emprendedores se siguen enfrentando con grandes obstáculos burocráticos desde su inicio y en su operar cotidiano.

En muchos medios se habla y se escribe de lo “sencillo” que es abrir un negocio formal en México, basándose en publicaciones e información gubernamental, cuando el acontecer diario de un empresario es contrario a lo que se expone.

El ámbito regulatorio en nuestro país, es el principal impedimento para que una empresa se establezca de manera formal.

La apertura de nuevas empresas es uno de los principales impulsores para el crecimiento económico de cualquier país, por ello, es necesario que el gobierno implemente condiciones precisas que permitan una sana relación e interacción entre las empresas y las dependencias gubernamentales.

Los trámites para abrir una empresa deben ser sencillos, efectivos, fáciles de cumplir y de bajo costo, ya que van a favorecer a muchos emprendedores cuyos nuevos negocios van a traer grandes beneficios a la economía mexicana.

La vida de una empresa gira en un cúmulo de regulaciones de diversos ámbitos que cambian año con año, y muchas veces se convierten en una verdadera barrera para su funcionamiento.

Esto no sólo afecta a los empresarios mexicanos, sino también a los inversionistas extranjeros, que se topan con condiciones burocráticas muy complicadas.

Son varios los trámites que un negocio debe cumplir para poder abrir, pero hay uno en especial que muchas empresas no llevan a cabo, el Plan de Protección Civil, y no por querer faltar a la ley o porque no lo quieran hacer, simplemente porque es un trámite lleno de requerimientos en el que deben intervenir varias personas. Su complejidad le abre las puertas a la corrupción, ya que los empresarios deben acudir a gestores para tramitarlo, y no sólo es tardado el proceso, también es caro. Muy pocos gestores lo hacen de manera honesta y eficaz.

Mucha gente habla con dureza sobre el hecho de que diversas empresas no tengan éste trámite, pero desconocen lo agotador que resulta cumplirlo. Creo que sería un buen ejercicio que un reportero de un medio de comunicación intente hacer éste trámite para que registre todas las fallas que tiene y lo que representa para un empresario sacarlo a nivel económico y emocional. Tal vez así se tomen cartas en el asunto para hacerlo más accesible, ya que éste trámite garantiza la seguridad de un negocio.

Otros de los problemas a los que se están enfrentando una gran cantidad de empresarios son por un lado, los concernientes al pago de su predial (para quienes son dueños del inmueble en el que opera su negocio), ya que existen ocasiones en que los pagos que el contribuyente realiza, no se descargan en tiempo y forma en el sistema, y acto seguido, le empiezan a llegar documentos de tipo legal para exigir el pago de aquellos bimestres que “no fueron pagados”. Para darle resolución a este tipo de asuntos hay que seguir un proceso en el que se ven involucradas diferentes áreas de la tesorería.

Por otro lado, son varios los empresarios que están teniendo contratiempos con sus recibos del agua. Específicamente, en la delegación Benito Juárez se están construyendo un sinnúmero de edificios, actividad que está provocando que los habitantes que residen en esa zona no tengan agua. Pese a esto, y a la protesta ciudadana de los vecinos, a muchos negocios y casas particulares les están llegando sus recibos con un costo muy elevado y que no refleja lo que verdaderamente consumen. ¿Cómo se arregla éste tipo de asunto? Yendo varias veces a la Comisión Nacional del agua para que al final resuelva que todo está correcto y que el contribuyente debe pagar sus adeudos. Si esto no es del agrado de la persona que requiere de un ajuste en sus recibos, tiene que contratar a un abogado para emitir una inconformidad ante la Comisión en primer lugar y posteriormente a otra dependencia gubernamental.

De ese tamaño, además de los cuantiosos trámites que tiene que cumplir, son algunos asuntos que debe afrontar el empresario en México. Por eso, es tarea del gobierno apoyar a los empresarios de nuestro país y debe hacer una serie de acciones para generar una real simplificación administrativa, que motive el nacimiento de nuevas empresas y para que las que se encuentren en la informalidad se unan a la formalidad.

La dificultad en las regulaciones que deben cumplir los negocios, es un factor clave que influye en gran medida para su desarrollo.

Es urgente la mejora continua en la calidad de los requisitos para la apertura y existencia de una empresa, ya que orilla a muchos emprendedores a vivir dentro de la informalidad o a tener graves problemas por no renovar o cumplir con los trámites requeridos.

El gobierno debe crear incentivos y trámites viables que se generen en poco tiempo.

Mientras continúe el exceso de trámites y las prácticas corruptas en las oficinas gubernamentales, seguirán habiendo empresarios sin tener sus trámites en orden, sin renovar sus permisos y se seguirá alentando la corrupción en los distintos niveles de gobierno.


Leer también


Número 33 - Septiembre 2019
portada-revista-33.jpg
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER