Se encuentra usted aquí

La Comunicación de la Política Económica

Martes, 28 de Mayo 2019 - 12:55

Autor

lilana_alvarado_web.jpg
Liliana Alvarado Baena

Compartir

la-comunicacion-de-la-politica-economica_1.png

El auge de las nuevas Tecnologías de la Información y Comunicación (TICs) ha llevado a un cambio en las estrategias de comunicación del sector público. En términos generales, es primordial para el gobierno y otros entes públicos el poder comunicar sus acciones y decisiones para que sean entendidas e idealmente aceptadas por la sociedad. Esto es más importante cuando hablamos de política económica y financiera, la cual conlleva la dificultad del uso de un lenguaje técnico.

En este sentido, las estrategias de comunicación se convierten incluso en una política pública por sí misma, dado que su objetivo es enviar mensajes que generen las condiciones para la estabilidad económica y financiera, así como en la confianza en el manejo de las distintas variables macroeconómicas. Si bien, la comunicación no puede sustituir políticas económicas eficaces, estas pueden fracasar si no son entendidas y aceptadas por aquellos a quienes pudiera afectar.

Recientemente, el Fondo Monetario Internacional (FMI), publicó el estudio “Frontiers of Economic Policy Communications[1] (Fronteras de la Comunicación en materia de Política Económica) , el cual ofrece recomendaciones de estrategias de comunicación en materia de política económica. Especialmente, ante el uso cada vez más cotidiano de blogs, redes sociales, podcasts, videos, apps, entre otros.

 

El desafío de la comunicación de política económica bajo las TICs

Si bien el propósito de comunicación de las distintas instituciones relacionadas al ámbito económico (en el estudio del FMI se señala principalmente al Banco Central, al Secretaría/Ministerio de Hacienda, algunos órganos reguladores y de recaudación de impuestos) es el mismo que desde hace años, la aparición de las TICs, especialmente las redes sociales, suponen un nuevo desafío en la forma en que estas instituciones hacen llegar sus mensajes al ciudadano común.

Al respecto, se señala que anteriormente las instituciones dirigían su mensaje a un sector pequeño conformado por expertos con los que podía usar un lenguaje altamente especializado y complejo. En ocasiones estos expertos traducían los mensajes a un lenguaje más comprensible para el público en general.

Con el acceso masivo a las redes sociales y con ello a la información -de buena o mala calidad- que fluye por este medio, se elimina a los intermediarios que hay entre el ciudadano y las instituciones financieras y económicas, por lo que éstas requieren diseñar mensajes directos y sencillos, especialmente porque un aspecto cada vez más característico de las TICs es lo que el estudio denomina “el ruido de las redes sociales”, es decir, la potencial desinformación y el engaño.

En este sentido, el estudio menciona diversos ejemplos como los realizados por el Banco Central de Inglaterra, o algunos de los Bancos de la Reserva Federal en EEUU, que usan Twitter y blogs propios como medios de difusión de comunicados, boletines, así como de la toma de decisiones en política monetaria. No obstante, el estudio indica que todavía estos mensajes sólo llegan a ser comprendidos por un 30% de la población general.
 

La estructura de los mensajes de política económica

Otra cuestión importante en la construcción de la comunicación de política económica es que los mensajes publicados por todas las instituciones deben ser claros y coherentes. Esto requiere, además de la coordinación en la comunicación, que ésta tenga un enfoque integral compartido por todos los entes públicos involucrados.

Esta articulación de los mensajes permite construir la confianza de los ciudadanos en las instituciones económicas y financieras. Además, esto fortalece el concepto de la rendición de cuentas de parte de las instituciones hacia la sociedad, y aún más en situaciones de crisis económica, donde incluso se vuelve importante lo que se va a decir, y cómo se va a hacer.

Al respecto, una buena estrategia de comunicación puede mantener la confianza del público en las decisiones para el manejo de la situación económica y reducir los efectos posteriores de la crisis, además de minimizar las resistencias a las reformas legales necesarias tanto para reducir impactos en la economía como para protegerla frente a situaciones similares en el futuro.


Construir una capacidad de comunicación sencilla y directa

La comunicación eficiente requiere fortalecer ciertas capacidades para elaborar mensajes adecuados para cada tipo de audiencia (expertos, empresas, medios de comunicación y la población en general). El sector de expertos seguirá recibiendo una comunicación en el lenguaje técnico usual, pero también habrá mensajes con menor nivel de especialización para medios y mensajes sencillos para el público en general. Esto aplica para cada vía de comunicación (medios electrónicos, prensa, redes sociales, etc.).

Adicionalmente, se debe hacer énfasis en aquellos puntos que son más importantes para cada público, es decir, el ciudadano común puede estar interesado en las expectativas de inflación, en tanto que los profesionales de las finanzas estarán más enfocados a las proyecciones de tasas de interés.

Por último, es importante conocer si los mensajes emitidos por las instituciones cumplieron con su objetivo, es decir, si fueron entendidos, de lo contrario se recomienda hacer ajustes a la comunicación. Finalmente, lo que se busca es generar o restaurar la confianza de la sociedad en el manejo de la economía.

Si revisamos la estrategia de comunicación de Banxico en Twitter, vemos que esta no proporciona información digerible para cualquier ciudadano, por ejemplo, el pasado viernes 24 de mayo Banxico publicó en distintos tuits las tasas de interés interbancarias a 28 y 91 días, así como las tasas de interés objetivo. La forma en que se presentó la información, tanto en los tuits, como en los enlaces que aparecen en estos, no permite comprender ni la finalidad, ni los beneficios o las acciones que puede tomar el ciudadano respecto a esta información, lo cual incluso puede hacer parecer irrelevante la labor de esta institución ante la sociedad en general.


Leer también


Número 33 - Septiembre 2019
portada-revista-33.jpg
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER