Se encuentra usted aquí

El proceso de Onboarding, ¿qué es y para qué sirve?

Viernes, 15 de Febrero 2019 - 15:00

Autor

foto_veronica_romero.jpg
Verónica Romero

Compartir

el-proceso-de-onboarding_1.png

El proceso de onboarding (inducción de personal) se ha convertido en una prioridad para las áreas de Gestión de Talento de muchas empresas, ya que fideliza a los empleados con las mismas.

Es de gran importancia recibir y preparar a los nuevos empleados para que logren integrarse con sus compañeros de trabajo y para que comprendan de una manera sencilla y precisa el funcionamiento de la empresa a la que están ingresando.

El principal objetivo de este proceso es que los recién llegados se sientan cómodos desde el inicio y que puedan empezar a ser productivos lo antes posible, y que además, deseen quedarse en la organización por un buen tiempo.

Un adecuado proceso de onboarding logra la retención de los empleados y hace que su desempeño se vuelva más competitivo.

El método de onboarding debe planificarse de forma integral y es fundamental que se le dé un seguimiento continuo.

Una vez que un colaborador se ha incorporado a una empresa, es importante que se le comunique cómo opera, así como la misión, visión y los valores de la organización. También hay que hablarle sobre la cultura organizacional que impera en la empresa y proporcionarle la información más relevante del negocio.

Es trascendental motivar a los empleados desde que inician sus labores en una empresa y cubrir sus necesidades prácticas y logísticas.

El nuevo empleado, siempre trae muchas dudas sobre el puesto que estará desempeñando, por lo cual, es preciso mantener con él una comunicación fluida y amable, para que desarrolle un sentido de pertenencia con la empresa.

Hay que asegurarse que los empleados de nuevo ingreso se familiaricen con su nuevo ambiente de trabajo, ya que esto les dará seguridad y confianza.

Es de gran relevancia que los empleados se reúnan con su jefe directo desde el primer día; esto le dará un significado especial a su incorporación y servirá para que tengan en mente los objetivos, responsabilidades y expectativas de su puesto. Ofrecerles un feedback va a permitir identificar y corregir posibles errores que puedan perjudicar a la organización.

Es elemental que se automatice el proceso de onboarding en una empresa y que sea interactivo. Esto hará que el compromiso de los colaboradores con la misma sea mayor y los va a ayudar a seguir avanzando con éxito y a desarrollarse personal y profesionalmente.

Esta técnica empresarial debe durar un tiempo determinado, por lo menos hasta que el candidato comience a demostrar resultados, cuando haya terminado la curva de su aprendizaje y tenga claras sus funciones.

Desde el primer contacto, las empresas marcan la relación y el vínculo con los empleados. Generar bienestar desde el comienzo en el colaborador posibilitará en él una predisposición para poner en práctica su talento.

Con un plan sólido de onboarding, la rotación de empleados disminuye y los directivos y gerentes pueden enfocarse en desarrollar estrategias para el crecimiento de la organización.



Número 29 - Mayo 2019
portada-revista-29.png
Descargar gratis