Se encuentra usted aquí

El efecto de la corrupción sobre la recaudación tributaria

Martes, 23 de Abril 2019 - 13:10

Autor

lilana_alvarado_web.jpg
Liliana Alvarado Baena

Compartir

el-efecto-de-la-corrupcion-sobre-la-recaudacion-tributaria_1.png

Recientemente, el Fondo Monetario Internacional (FMI) publicó un informe denominado Monitor Fiscal FMI: Frenando la Corrupción, a través del cual se deja ver la forma en que la corrupción afecta la confianza de las personas hacia el gobierno; hace que las políticas públicas sean menos efectivas y justas; y reduce los recursos invertidos en la educación, salud, vivienda y otros servicios básicos. En este sentido, una de las tesis principales del documento es que la corrupción merma la capacidad del gobierno para recaudar ingresos, para hacer crecer la economía, mejorar la competitividad y así garantizar que toda la población sea beneficiada.

Sin duda, la corrupción genera costos para la sociedad que no siempre son fáciles de identificar. En este sentido, el documento antes mencionado analiza el impacto que tiene la corrupción sobre la recaudación tributaria en los distintos países. Por ejemplo, la corrupción altera el objetivo principal de los esquemas progresivos e, inclusive, genera un efecto contrario. Los esquemas progresivos buscan que quienes perciben mayores ingresos contribuyan una proporción mayor al fisco, y de esta forma redistribuir la riqueza entre los sectores menos favorecidos. Sin embargo, cuando en un país hay altos niveles de corrupción, quienes tienen más recursos encuentran vías para evadir el pago de estos impuestos (la elusión fiscal), mientras que quienes tienen menos terminan gastando una proporción mayor de sus ingresos en pagos extraoficiales para poder acceder a los bienes y servicios públicos (la recolección de basura, por ejemplo).1

El organismo internacional analizó a países con niveles de ingresos similares y encontró que, en promedio, los países más corruptos recaban en impuestos el 4% de su Producto Interno Bruto menos que sus contrapartes menos corruptas. Un combate efectivo contra la corrupción ha beneficiado a países como Georgia y Ruanda, quienes han visto incrementos en su recaudación fiscal de 13 y 6% respectivamente.

En este sentido queda clara la relación entre más corrupción y menos recaudación impositiva, ya que las personas pagan sobornos para evitar el pago de impuestos. Asimismo, cuando los contribuyentes perciben que sus gobiernos son corruptos, son más propensos a evadir este pago.

Más allá de la reducción impositiva, la corrupción también afecta el gasto público. Entre países de bajos ingresos, el FMI detectó que los países más corruptos gastan alrededor de un tercio menos en programas sociales relacionados con educación o salud. Ello ayuda a explicar por qué ciertos indicadores también apuntan hacia un menor rendimiento en países más corruptos.

Este es quizá el efecto más tangible para la sociedad, quien tiende a ver productos deficientes e insuficientes para cumplir con sus necesidades. Al ser el único proveedor de éstos, el Estado no cuenta con las mismas dinámicas de mercado que en ocasiones elevan la calidad de sus productos. La corrupción no favorece necesariamente a quien oferte la mejor calidad o el menor precio, sino a quien pueda ofrecer el mejor beneficio para las partes implicadas en la transacción. Por consecuencia, no solo tienden a ser productos inadecuados, sino aparte son adquiridos a sobreprecio.

Para poder reducir la corrupción y revertir estos efectos no deseados, se requiere voluntad política. En el corto plazo, este factor lleva a que los esfuerzos no sean saboteados en sus etapas de diseño e implementación. Con ello, es posible que en el largo plazo se puedan fortalecer instituciones que promuevan la integridad, la corresponsabilidad y la rendición de cuentas dentro del sector público.

Algunos ejemplos de acciones concretas que han puesto sobre la mesa académicos y expertos de organismos internacionales incluyen la profesionalización del servicio civil, de forma que se promueva un ascenso de los funcionarios basado en el mérito y una paga adecuada que reduzca las oportunidades para llevar a cabo prácticas de corrupción. Igualmente, se recomienda invertir en transparencia y en la promoción de auditorías independientes. Por ejemplo, el Colombia, Costa Rica y Paraguay se usan plataformas en línea que le permiten a los ciudadanos monitorear el avance físico y financiero de los proyectos de inversión. Asimismo, se sugiere que haya una mayor cooperación entre países para combatir la corrupción, esto es, coordinar esfuerzos para evitar que los actos de corrupción trasciendan fronteras. Finalmente, también se requiere el fortalecimiento de instituciones que coadyuvan en el combate de la corrupción, así como del estado de derecho.

El fenómeno de la corrupción no sólo afecta a todos los países en el mundo, sino también a varios sectores. En este caso, se hizo énfasis en el efecto de la corrupción sobre la recaudación tributaria. Para acabar con este problema, los gobiernos están obligados a actuar en diferentes frentes que no sólo contribuyan a mejorar la recaudación, sino a legitimar las decisiones generales de los gobiernos.

 

Según un estudio realizado por Transparencia Mexicana, las familias mexicanas de menores ingresos gastan aproximadamente 33% de sus ingresos en corrupción. Mientras que el promedio nacional es de 14% (Índice Nacional de Corrupción y Buen Gobierno, 2010)

Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER