Se encuentra usted aquí

Crédito: Facilitador de sueños o ancla permanente

Miércoles, 19 de Junio 2019 - 13:15

Autor

marijo_codesal.jpg
María José Codesal

Compartir

credito-_facilitador_de_suenos_o_ancla_permanente.png

Crédito: Facilitador de sueños o ancla permanente

 

El crédito puede ser tu mejor amigo o tu peor enemigo.  El truco está en cómo lo usas. Las instituciones financieras viven de otorgar créditos y hacen muy bien su trabajo. Nos tienen a todos medio atrapados pague y pague intereses. Carísimos, por cierto.

 

Pedir dinero prestado cuesta caro. Pedir dinero prestado cuesta dinero.

 

Hay gente que vive permanentemente endeudada, aunque los montos sean pequeños, pero no acaba de salir de una deuda cuando ya tiene otra. Estas personas tienen gran habilidad de malabaristas. Pueden estar malabareando deudas sin que caigan en sobreendeudamiento e impago. Cosa que es asombrosa, lo malo es que solo basta un pequeño desequilibrio es su ingreso para que todo se desmorone, pues al primer bache puede ser que no puedan pagar. Cualquier similitud con la realidad es mera coincidencia. A mí ya me pasó.

 

Ahora, lo interesante es que Banxico sacó su reporte de Indicadores Básicos de Créditos Personales con datos hasta agosto de 2018.

Lo que nos dice es que la gente está tomando menos créditos personales de acuerdo con lo que reportan las instituciones financieras. ¿Qué interesante, no?

 

Nos cuenta que los bancos que más caros vendieron esos créditos fueron Citibanamex, Scotiabank y Santander y quienes dieron más números de créditos fueron Banco Azteca, BanCoppel y Banco Famsa.  Ellos dieron el 86% de los créditos que se pidieron.  Y tampoco fueron créditos muy baratos.

 

La cosa es que, sepamos de economía o no, tenemos un sexto sentido económico o intuición económica que nos hace comportarnos de ciertas maneras en las diferentes situaciones económicas del país.

 

Y aparentemente la gente está pidiendo menos créditos personales que en años anteriores. Hay miedo.

 

Para nuestras carteras es bueno, pero para la economía no tanto, porque esos créditos ofrecen dinero para gastar (aunque suene muy obvio) y gastando ese dinero la economía se mantiene activa.  Si no hay dinero gastándose en la economía, ésta puede alentarse (desacelerarse) y podríamos caer en una recesión. El problema radica en que, si hay menos dinero, no se le puede pagar a la gente y vienen recortes de personal, y a su vez estas personas no pueden cumplir con sus gastos. Dejando con menos dinero a la economía en su conjunto. Y también aumenta la inflación.

 

De acuerdo con Keynes, que fue un economista muy famoso, las recesiones empiezan cuando la gente, las familias y las empresas, pierden la confianza y dejan de invertir, cuando prefieren guardar dinero para poderlo usar más adelante y tenerlo en efectivo si por algo quiero usarlo hoy.

Por eso, que el crédito disminuya es un dato interesante, la gente estamos prefiriendo no gastar. ¿Por qué? No sabemos bien, pero tenemos esta intuición de que los años que estamos viviendo y que están por venir van a ser de vacas flacas. ¿O no?

 

Como les decía al principio, no se trata de satanizar el crédito y de nunca tomar uno. El crédito puede ser facilitador de sueños. Puede ayudarnos a conseguir esa casa que tanto queremos o un coche que nos facilitaría los traslados para toda la familia, incluso bienes de consumo duradero como un refrigerador nuevo que nos ahorre energía o una lavadora que nos facilite el lavado.

 

Por eso, si vas a pedir crédito, que sea muy bien pensado, no es mala idea que la gente pida crédito puesto que ayuda a que toda nuestra economía se sigua moviendo y aunque sintamos que tal vez vengan vacas flacas puedes tomar un crédito muy bien pensado.

 

Para decidir bien debes considerar la cantidad o el monto que estás pidiendo, que tienes capacidad de pago para liquidarlo y además que conozcas muy bien tu nivel de endeudamiento.  Con todo gusto puedo ayudarte a conocer estos números y a valorar si la opción de crédito que quieres tomar está muy bien pensada. Mándame tu información de contacto y con mucho gusto lo platicamos.

 

Pero, además, en esos momentos en los que sentimos el ambiente económico incierto, también podemos al mismo tiempo, hacernos un plan de protección económica para que si vienen olas grandes nuestro barco esté preparado y no nos hundamos a la primera. Puedes ponerte en contacto conmigo directamente, hacemos número y planes concretos.

 

Así que atentos todos a los cambios que todavía se esperan en la economía. Lo bonito es que nadie puede ver el futuro todavía, solo podemos estar atentos a las señales que nos emitan.  Por eso… importantísimo poner atención a las noticias económicas y financieras de nuestro país.

 

¿Encontraste algo interesante para compartir? ¡Cuéntame por twitter en @MarijoCodesal!  Sigamos esta conversación por las redes sociales. Y si tienes dudas sobre temas económicos o de finanzas personales, lo platicamos también.

 

No te pierdas de aprender un poquito más cada 15 días en Ruiz Healy Times.

¡A saber más! Que nadie se beneficia de esto más que tú.


Leer también


Número 34 - Octubre 2019
portada-revista-34.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER