Se encuentra usted aquí

Crecimiento Económico

Miércoles, 11 de Mayo 2016 - 16:00

Autor

foto-atirado.jpg
Ángelo Tirado Pazos

Compartir

crecimiento-economico.png

El crecimiento económico del PIB se ha hecho una variable compleja que se asemeja a estas alturas a un santo grial para gobernantes y economistas. Es por esto que habría que preguntarnos qué es lo que nos ha estado sucediendo y porqué resulta tan difícil obtener tasas positivas de crecimiento mayores del 2%.

De acuerdo a la teoría moderna de la economía, existen dos causas que detonan el crecimiento: 1 Las fuerzas que crean divergencia en ingresos entre los países y 2 Las intervenciones o eventos que con mayor probabilidad promueven el desarrollo.

Parece ser que en los últimos 40 años el comportamiento del crecimiento no es más un proceso de acumulación del capital; sino algo basado en el cambio organizacional de los gobiernos para administrar la riqueza y la historia (experiencia comercial) de sus ciudadanos.

Es por este efecto que hay que entender que las nuevas bases de la economía y del crecimiento son más bien desordenadas y poco predecibles aunque se puede hablar de algunos factores como: las instituciones, la distribución de la riqueza, la historia, y la “ecología” donde se caracteriza el comportamiento de los efectos propagadores. Spillover.  Stiglitz(89), Braveman y Stiglitz(93).

El juego de poner andar el desarrollo desde un nuevo enfoque moderno pero caótico comienza con penetrar las “cajas negras” de las instituciones con una visión estructuralista que promueva al menos,

  • La industrialización: A través de la creación de incentivos y atracción de las empresas que influyen con inversiones “auténticas” complementarias a las políticas de expansión de los mercados nacionales y extranjeros.
  • El crédito rural. La creación de proyectos organizados y el fomento de créditos y subsidios para incorporar a las poblaciones rurales a las actividades económicas. (Como el  proyecto de ZEEs).
  • Los mercados laborales. Es necesaria una promoción sostenida del empleo formal y bien remunerado. Está ampliamente demostrado que los proyectos de empleo informal no contribuyen a la riqueza colectiva de los países sino a un fin más individualista.
  • Las tasas de ahorro. Altos ahorros y baja desigualdad se traducen en definitivo crecimiento. La experiencia estadística de los últimos 40 años de economías desarrolladas ha demostrado que a mayor desigualdad menor empuje de crecimiento sostenido.
  • La regulación y restricciones políticas. Desde el punto de vista de los mercados no ha sido demostrado, ni en los modelos de liberalización y reformas extremas como en las economías de Rusia o Brasil, que la energía reformista sea un factor suficiente de crecimiento sostenido.

En base a lo anterior podemos perfilar para nuestra economía que no crecemos porque no somos capaces de coordinar y de articular un sano equilibrio entre los agentes del crecimiento y los actores y responsables, ahí se hallan: gobierno, empresarios, inversionistas, industrias y sociedad en general.

En este diagnóstico de presunta desconfianza (ausencia de acuerdos). Por ejemplo las instituciones no pagan a sus proveedores a tiempo o en otro caso acusan de lentitud para mover los recursos del presupuesto a los estados los cuales acaban por endeudarse como la salida fácil para ejercer proyectos sociales que ayuden a justificar su transición ante sus electores.

En términos de distribución de riqueza, se presume que el 1% de los mexicanos custodia entre el 40% al 50% de la riqueza del país. Lo que demuestra un manejo inercial de los capitales pero también la falta de compromiso para mejorar su distribución. Por ello un primer paso para encausar el crecimiento sería crear empleos de calidad y un mayor poder de consumo (adquisitivo).

La historia. México es un país preponderantemente religioso y creyente. Su comercio se ha basado en materias primas con un par de liderazgos como él de la industria automotriz y la maquila de electrónicos.

Las economías que crecen en el mundo son las que poseen los grandes avances tecnológicos. Nuestra cultura y educación es heterogénea. Tenemos el lugar número diez del mundo pero convergen bajos niveles educativos y una creciente falta de valores producto de la violencia social y el abandono escolar.

Por último en cuanto a la “ecología”. Charles Darwin escribió, reflexionando sobre las Islas Galápagos: Es un error considerar que las condiciones físicas de un país son lo único importante para sus habitantes; cuando es evidente que la competencia entre los habitantes es al menos igual de importante para lograr el éxito de su especie. (Darwin [1859] 1993: 540

México con excepción del sector de Telecom adolece de una economía de competidores. Es quizá por ello que nuestro ecosistema en términos de crecimiento es tan dependiente de nuestros recursos naturales.

Por lo visto hace falta más liberalismo económico; habrá que transformar a tanto monopolio, crear competidores. Hacer equilibro desde esta “economía de los amigos” para que ahora sí…regrese de nuevo, la oportunidad de crecimiento.


Leer también


Número 33 - Septiembre 2019
portada-revista-33.jpg
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER