Se encuentra usted aquí

Cómo crear tu propia empresa

Jueves, 18 de Febrero 2016 - 16:30

Autor

foto_veronica_romero.jpg
Verónica Romero

Compartir

Si ya te decidiste a dar el paso de ejecutivo a emprendedor e iniciar tu propio negocio, el siguiente aspecto que tienes que trabajar, requiere de un cúmulo de decisiones que harán que tu empresa empiece a posicionarse en el mercado. Habrá factores internos y externos que influyan en éste proceso, pero buena parte del éxito que alcances dependerá de ti, ya que tú serás el líder. Sé un líder visionario.

Lo que obtengas de tu negocio, ya sean satisfacciones personales y profesionales, éxito económico, estabilidad,  será la suma de lo que pongas en él. Así que disfruta lo que haces; esto se reflejará en tu labor diaria y lograrás todos tus objetivos, de lo contrario, tu empresa se irá al fracaso.

Cree en ti, en tu negocio y en los productos o servicios que vas a vender. Esto te dará la motivación suficiente para nunca rendirte y salir adelante ante cualquier problema que se presente.

Hay algunos errores que cometen los emprendedores:

  • Confiar exclusivamente en su intuición.
  • Trabajar sin un plan definido y por escrito.
  • Exceso de atención en el desarrollo del producto o servicio.
  • Incorrecta asignación de los recursos disponibles.
  • No escuchan a su cliente.
  • No toman en cuenta consejos de empresarios con negocios exitosos.
  • No se capacitan.
  • No se adaptan al cambio.
  • Se rinden fácilmente.

Es básico que planees las estrategias que vas a llevar a cabo para empezar tu negocio.

Analiza, investiga, reúne información. Haz un Plan de negocios. No hay como tener en papel el resultado de éste gran trabajo que requiere de mucho esfuerzo y tiempo, pero que te garantizará mayores probabilidades para que logres tus metas.

Haz un análisis FODA. Es decir, estudia fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas de tus decisiones.

Algunas preguntas que pueden servirte para arrancar tu negocio son las siguientes:

  • ¿Qué servicio o producto voy a vender?
  • ¿A quién le voy a vender?
  • ¿Quién es mi posible competencia, cómo vende, a quién le vende, cuánto cobra?  
  • ¿Qué costos tendré, qué precio fijaré, cuánto deberé vender?
  • ¿Tengo el dinero suficiente para empezar?
  • ¿Necesito inversionistas?
  • ¿Debo solicitar un crédito?
  • ¿En cuánto tiempo recuperaré mi inversión?
  •  ¿Me conviene tener socios?
  • ¿Cómo debo darme de alta en Hacienda?
  • ¿Qué tipo de proveedores voy a necesitar?
  • ¿Necesito trabajar a través de contratos?
  • ¿Qué permisos debo tramitar y ante qué dependencias gubernamentales?

Un empresario de éxito sabe que una parte fundamental para que una empresa funcione es su capital humano. Rodéate de gente talentosa que le dé valor a tu negocio.

Tómate el tiempo para capacitar a tus empleados, haz manuales operativos. Recompensa el trabajo duro. Ten presente que las personas que conforman una empresa son las que definen su rumbo. Así que forma un equipo tan comprometido como tú.

Una empresa exitosa debe ser altamente productiva y siempre tener presente el factor humano.

Procura elaborar un esquema de trabajo que te permita a ti, a tus socios y a tus empleados a ser más efectivos.

Delegar es una pieza clave para el funcionamiento de tu empresa, así vas a tener tiempo para analizar, evaluar y tomar decisiones precisas que permitan un adecuado desarrollo de tu negocio.

 

Conoce bien a tus clientes. Escúchalos. Esto te permitirá hacer cambios y mejorar tu producto o servicio. Ofrece una atención personalizada, genera confianza en ellos. Finalmente, de ellos dependerá que tu negocio crezca. La recomendación de boca en boca es la mejor publicidad que puedes crear.

Vende a tus clientes los beneficios de tus productos o servicios.

Crea una ventaja competitiva, es decir, piensa qué te hace diferente a tu competencia. Por ejemplo, puedes dar un servicio de mayor calidad, hacer planes de lealtad, dar descuentos, etc.

Aprende a administrar tu dinero y el dinero de tu empresa.

Proyecta una imagen positiva de tu negocio. Siempre debes dar una imagen profesional. Sé creativo. Tan importante es cuidar del nombre de tu empresa como la elección de tu logotipo; éste le proporcionará identidad visual, diferenciación y legitimidad ante tu competencia, clientes y proveedores.

Ya que lleves un tiempo con tu negocio, nunca olvides que debes estar innovando en todas las áreas. Revisa tus procesos, servicios o productos. Implementa como un sistema permanente la mejora continua.

¡Arriésgate a hacer cosas nuevas!

Crea una estrategia digital que te permita posicionarte a ti y a tu empresa en el mercado. Esto incluye la creación de un sitio web, el manejo de redes sociales y el e-commerce.

Ponte como propósito aprender nuevas habilidades; asiste a cursos  y a eventos empresariales que te ayuden a crear nuevos contactos y así aumentar tu liderazgo.

Actualmente se llevan a cabo eventos de networking, a los que acuden empresarios de diferentes ramas y que te pueden ser muy útiles para intercambiar ideas e incluso hacer nuevos negocios.

No olvides que un empresario debe mantener sus redes activas y hacerlas productivas. Por eso, cultiva tus relaciones con otros empresarios.

Mantén una visión de crecimiento y de entrega al trabajo. Valora tu negocio y continúa caminando; persiste y nunca renuncies, que el éxito llega después de mucho aprendizaje y de grandes fracasos.



Número 29 - Mayo 2019
portada-revista-29.png
Descargar gratis