Se encuentra usted aquí

economía

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

De economía y de moralidad

De la transición de la economía como ciencia social a la interpretación de una economía social, el tramo no solamente es complejo, es estrictamente vedado en la derivación simple y en la observación de reglas con flexibilidad, mismas que se alejan de la concepción de la economía. Aunar o adjetivar la economía es tanto como conceder que existe una derivación o corrección de la economía o reconocer que existen funciones alternas a las de la economía. El desprendimiento de la autoridad para llegar al espacio paradigmático de la utilidad o ganancia hizo necesario un orden y se llamó economía. Desde luego el proceso llenó espacios amplios de transición, siglos tal vez, derivaciones de transacciones comerciales hasta transformarlo en excedente social.

El excedente social es ni más ni menos la diferencia entre ingresos y costos o entre recursos disponibles y beneficios obtenidos. Interpretar su destino llevó otro tanto de tiempo para definir concepciones de gasto, de atribuciones de los estados y gobiernos y réditos de los particulares. Reiteramos que los modelos autoritarios alguna vez cedieron a los propósitos de la ganancia y esta a su vez se convirtió en multiplicador o promotor de la organización social. Una vez construida la organización social la economía política tomó riendas de liderazgo y la concepción de las ciencias económicas en apariencia ampliaba su horizonte interpretativo.

Esta aparente ampliación se diluyó con el tiempo y nuevamente el afán de adjetivar la economía quedó en términos de rezago universalmente reconocidos y de ahí la economía se consolidó en un precepto sólido, respetando sus inicios como ciencia y como guía resolutiva en la producción y en la distribución de recursos. La inquietud filosófica de la adaptación a los modelos de bienestar de las sociedades es tan antigua como el hombre mismo. La interpretación del manejo de los recursos se remonta a las concepciones en donde queda demostrado que la economía era mera circunstancia o resultante de la medición de los bienes conocidos en épocas en donde el intercambio comercial obedecía al trueque y las existencias eran calculadas en términos de conveniencia mercantil y no en estricta competencia.

Podemos aceptar que la agricultura fue la primera forma de organización social y podríamos especular que el primer excedente social tuvo su manifestación en esta actividad; no obstante, es la revolución industrial la que asoma sus primeras divergencias en las formas de reparto de excedentes. Adam Smith nos explica en La Riqueza de las Naciones la complejidad que ya existía en su tiempo, siglo XVIII, y nos conduce a una interpretación de ciencia económica. En el siguiente siglo, Carl Marx argumentaría con respecto del excedente social, que corresponde a los trabajadores que lo hicieron posible.

Smith ya tocaba la moralidad y la conducta de los hombres. Nacían las imperfecciones de acaparamiento y dominio, nacían lo que el tiempo denominaría ventajas comparativas y nacían las primicias de la especialización. Antes de situar estos conceptos cabe la reflexión sobre la condición humana ante la magnificencia y la acumulación, la avidez y el despropósito que asocia la reducción y el sometimiento. Podríamos remontarnos al pensamiento Tomista para declarar inmorales las acumulaciones de ganancias derivadas de transacciones comerciales y financieras.

La evolución de los valores morales tal vez debiera ser interpretada en su época y en sus circunstancias, como sugería Schumpeter en una declaratoria que adaptaba el espíritu y el tiempo. La concepción de valor en economía no ha corrido en paralelo con la concepción del valor moral o filosófico; en ambos prevalece la conducta que significaba Adam Smith y la ética que desarrolló preceptos de consideración y convivencia. La moral, concebida como un conjunto de valores absolutos y aceptados, tal vez difiere de la ética en cuanto al ejercicio práctico de los postulados de la moral. La postulación del dinero trajo como consecuencia derivaciones importantes al grado de concebirse tendencias clásicas, neoclásicas y monetaristas. La interrogante que surgía era la predominancia del hombre o del dinero. La discusión trascendió al terreno de la filosofía y a la imparable transición generacional que cambiaba valores para adaptar la época en la que se discutían preceptos de orden económico.

Las regulaciones del mundo moderno, las adecuaciones que se lograron con integraciones monetarias, con intercambios cimentados en el equilibrio y en la convivencia de naciones, marcó la pauta al nuevo rumbo de la economía del orbe. La suscripción a órdenes internacionales y la creación de organismos financieros vigilantes del provecho y de la equidad, conformó una ética no suscrita en lo material pero siempre sujeta a la observancia y presteza de todos los países participantes.

La economía transformó la faz de las naciones y su esquema se tornó mayormente pragmático y disciplinario. No necesariamente concentró su esfera de influencia en el sector público; su diversidad abarca toda actividad de producción, distribución y construcción de variables. Desde luego la adaptación y guía del mundo de la academia ha sido clave en el diseño de modelos. Actualmente no podemos ignorar las bondades en la adhesión a la economía de mercado, llamada así por la imperante fase del preponderante comercial, aun cuando bien podría llamarse libre mercado sin el añadido de economía.

La creación del producto es la tarea última de una economía y sin ello la interpretación económica carece de valor. En esta concepción de valor no existe ningún fundamento que pudiera desviar esta premisa esencial. De la economía política con su posible acepción ideológica resurgió el concepto en su purismo verdaderamente estricto y contundente: economía. Así lo promueve el pensamiento actual.

Si la marcha de la economía resuelve situaciones de bienestar de la población, los agentes económicos están cumpliendo su ciclo. Si el ejercicio público satisface las condiciones y presencia del capital, promueve la creación del producto. Si lo frena, el esquema no debe llamarse economía. La economía tiene una tarea y es clara y jamás debe adjetivarse y menos aún confundir sus propósitos con representaciones subjetivas o morales. La economía es una ciencia social, no es una ciencia del comportamiento.

Fecha: 
Lunes, 25 de Noviembre 2019 - 10:05
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Lunes, 25 de Noviembre 2019 - 12:20
Fecha C: 
Martes, 26 de Noviembre 2019 - 01:20
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Equidad por decreto

La interpretación de la economía y de los preceptos económicos que el mundo sigue, ahora reúne sentencia contraria, la del presidente. La obnubilación por los números, los del crecimiento, en el lenguaje del presidente, pierden valía con su imposición para reinterpretar lo que una economía debe perseguir, sin crecer: bienestar. Ahora, mencionó el presidente, tenemos una distribución más equitativa del ingreso. Por definición, el ingreso se deriva de un trabajo o de un servicio prestado a alguien o a una entidad que remunere el servicio adquirido. Si la distribución de recursos se adhiere al erario de la nación entonces el gasto público es el verdadero contribuyente a una fase del proceso de consumo, una base precaria que no precisamente robustece mercados internos.

 Del ingreso, existen considerandos, cuando se deriva de una dádiva sin pronóstico de respuesta. La apuesta del gobierno en turno, tercera transición que vivimos en nuestro camino democrático, es el empleo, pero con un antecedente muy claro, la retención o captura de la voluntad a una administración que se califica como régimen. Las diferencias entre gobierno, administración o régimen, las concedemos a expertos en esta materia, pero las sentencias y condenas a la nomenclatura económica no pueden ser ignoradas.

La simple aritmética que suma los bienes y servicios de una nación es una sumatoria clara e indivisible llamada producto interno; sin las depreciaciones correspondientes es denominado bruto. Si la sumatoria es positiva, la economía crece. Si todos los añadidos se incrementan, la economía mejora todas sus expectativas y ese es punto de partida para tomar acciones, incluidas las del reparto que tanto gusta a esta transición en turno. La simple acción de sumar no se contrapone ni se adhiere a ningún precepto ideológico; claro está que las economías progresistas son las que estimulan esta numérica, las economías totalitarias no pueden asumir ninguna actitud triunfalista en una economía cerrada o cautiva para preservar ordenanzas o preceptos arcaicos de sustentación con miras internas, mal llamadas nacionalistas.

La interpretación económica destaca por su claridad, por su contundencia; los supuestos de una economía sientan las bases para un futuro que contempla alteraciones y otras desviaciones de hegemonía y mercados. La subjetividad de una economía situada en un futuro incierto nada tiene que ver con hechos consumados, con trayectoria recorrida en esa ruta de las ventajas comparativas y ventajas y especializaciones de las naciones. La simple relación de los costos ya adelanta percepción de competencia y otras consideraciones. Si las reglas se ignoran las naciones se atrasan, se reducen.

El crecimiento económico es piedra angular para desarrollar una nación. No existen alternativas, no existen conceptualizaciones que desvíen este precepto. No existen aspectos cualitativos que desafíen la certeza de crear riqueza. No existe una función cualitativa y subjetiva que califique el bienestar derivado de un reparto del gasto público, cuando se ciñe a una función finita. Sin crecimiento no existe riqueza y un día no habrá gasto compatible con la función de reparto. A menos que se grave el ingreso, que se grave la renta.

El ciclo evolutivo del gasto sin crecimiento, sin dinero nuevo, se convierte en eventual demanda del contrato social. Todos los inicios de un gobierno populista satisfacen una etapa de despegue; lo estamos viviendo en una aceptación de popularidad sin precedente. La etapa evolutiva, sin padrón, como lo contemplamos, algún día se saldrá de control, ya se anuncia en los becarios con aspiración a un empleo, con inscripciones fantasma, vicios y otras desviaciones de recursos. La simple retención de programas para dádiva directa, no solamente se contrae en términos reales, en apariencia se duplican los montos, pero se hacen bimestrales. La contracción es clara y el modelo ya es obstructivo de beneficios alguna vez adquiridos por la población. Del sector salud no merece mención especial, el caos es patente y lastima el pronunciamiento tan distante desde la cúpula del sector mismo, con una arrogante displicencia hacia el dolor.

Distribución más equitativa mencionó el presidente; nos basamos en una economía popular. Los números no son significativos, son de dimensión cuantitativa, ahora tenemos una dimensión cualitativa. Palabras más o algunas menos. Habló de la contribución carretera en las comunidades, las que sin ninguna experiencia, recibirán recursos y construirán sus caminos. Tenemos fresca la concepción de economía doméstica en una mula y un trapiche para ejemplificar sustento de familia de siglos atrás. El presidente dedicó tiempo a este modelo ancestral y nunca ha dejado el país para sentarse con sus pares, los de naciones avanzadas y estudiar sus modelos, seguramente progresistas.

La mira gubernamental definitivamente difiere del modelo esperado para México. Se abunda una y otra vez en Texcoco, en el aeropuerto internacional que tal vez será realidad, pero por intervención del poder judicial y no por la razón y en esa razón o no razón llevamos un año desperdiciado y sin aeropuerto. Siempre será para la historia el desprendimiento de una posibilidad de gobierno el despojo de un activo nacional, que no proyecto, por encontrarse en construcción y habiendo reunido grandes posibilidades de conclusión. No es cancelación una obra en marcha, es despojo y esa será la calificación de inicio en el ciclo de la historia de esta transición. De costos a costos, esta transición pagará los suyos seis años nada más, los mexicanos nos quedaremos con su lastre por generaciones.

La mira interna será la otra debacle; la refinería va a hundir toda perspectiva de trascendencia de esta transición. Las energías renovables están en la puerta de todas las naciones progresistas. Dos personajes oscuros serán protagonistas por generaciones de estudio, para no repetir la obstinación de cerrar el futuro de la energía. Una vía, la del gas natural, se curó con aplausos forzados por un mal originado por estos dos personajes. El costo vendrá en generaciones futuras que ya afectó una confrontación totalmente innecesaria.

Equidad, concepto etéreo repetido en prácticamente todos los foros de intención popular, eco de Cuba, de Venezuela, la apuesta al fracaso con respaldo de mano alzada, la apuesta al vacío de las decisiones alejadas del escenario de la competencia y de la unión de bloques de comercio y de miras a la globalidad. Equidad es resultado que califica la historia, al menos el paso triunfante de medidas infinitamente más elevadas que las de aeropuertos alternos sin espacio aéreo y sin estudios, sin refinerías innecesarias y sin destrucción de tesoros ambientales. Equidad no es reparto de la hacienda pública. Los gobiernos no deben anticipar méritos, no existe la equidad con procesos selectivos, descuidando mayorías para adoptar minorías.

Fecha: 
Lunes, 02 de Septiembre 2019 - 13:05
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Lunes, 02 de Septiembre 2019 - 15:20
Fecha C: 
Martes, 03 de Septiembre 2019 - 04:20
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Mantener el crecimiento económico, ¿es la única opción?

Imagina que eres un ciclista, de esos que andan en bici en el Tour de France y esas competencias brutales. No sé si te has fijado, pero tú, como esos ciclistas, llevas los pies amarrados, literalmente, a los pedales. Eso es para que te mantengas rodando pase lo que pase.

Y en ese pase lo que pase, si por algo pierdes el equilibrio o disminuyes la velocidad.... No te quiero contar el golpazo que te darías. 

Ahora piensa en que la economía de los países es como ese ciclista. Un día se arrancó a pedalear, pero nunca le dijeron cuándo podría parar, es más la consigna es que NO pare, que siga avanzando, que acelere el número de pedaleadas de preferencia un 3%, mínimo, cada año.

La verdad es que si lo ponemos así parece ridículo. ¿No te parece? Podemos debatir el punto por twitter si quieres en @MarijoCodesal. Se espera que todo crezca, las planta, los niños, las ciudades, la economía. Pero nunca nos hemos detenido (valga la ironía) a pensar que en un punto si hay que parar.

Hay que mantenerse. Se trata de mantenerse, no de seguir creciendo. Nada crece para siempre. ¿Qué nos hace pensar que es saludable que nuestra economía y la del resto de los países, siga creciendo 《ad infinitum》?

Imagina que tu hijo siguiera creciendo después de haber llegado a la madurez. Imagina que las ciudades siguen creciendo a este ritmo casi infinito. Lo que sigue es que ese organismo se muera. No se puede mantener el crecimiento infinito, no es sano.

Cuando en nuestro cuerpo tenemos "nuevos crecimientos", a menos que seas mujer y ese crecimiento sea un nuevo bebé, hay que extirpar. Esos crecimientos anormales suelen ser tumores, muchas veces cancerosos, que te llevarán a una muerte segura si los dejas crecer.

A nivel económico estamos metidos en camisa de once varas. El mundo es adicto al crecimiento. Pensamos que si dejamos de pedalear va a ocurrir un desastre. Y si, puede que así sea, porque así está creado el modelo económico mundial, pero al mismo tiempo, si seguimos intentando mantener ese crecimiento, sin poder mantenernos también nos estamos auto condenando a la extinción. Para empezar porque los servicios que nos da la tierra, como el agua, el aire, el espacio físico, están colapsando. No van a aguantar mucho más ese ímpetu de crecimiento perpetuo.

Esa sola idea, de los servicios ambientales, me ha hecho reflexionar sobre la posibilidad de que, así como creamos este modelo económico en el que vivimos hoy, podemos, tenemos la inteligencia y ahora la obligación, de repensar y crear nuevos modelos para el mantenimiento de los recursos, pero, además, logrando el bienestar común e incluyente de todas las personas.

Así, me topé con una conferencia buenísima de Kate Raworth. Les comparto la liga para que la vean. Está en inglés, pero le pueden poner subtítulos en español.

Ella se cuestiona, a profundidad, esta idea del crecimiento económico permanente y plantea un nuevo y posible modelo en el cual las economías no crecen, sino que prosperan y se mantienen vigentes.

Este modelo propone de base la inclusión, todos y todo están contemplados en él, ofreciendo bienestar en todos los sentidos. Tal vez sea utópico, pero pienso que estamos llegando a un momento coyuntural como planeta en el que cosas tienen que cambiar. Y este modelo podría ser un buen inicio para innovar económica y socialmente.

¿Como sería una economía que fuera sostenible? ¿Incluyente con el planeta y sus habitantes, que sea universalmente beneficiosa? Ese es el punto de partida para esta economista de Oxford.  De ahí su planteamiento.  Para ella la economía debería ser circular, con forma de dona. Sí, una deliciosa dona como las que tanto le gustan a Homero Simpson.

Creando economías redistributivas y regenerativas que funcionen dentro de los limites ecológicos del planeta.

Ya vimos que lo que funcionó en el pasado ha destruido nuestra habitación primaria -el planeta- así que podríamos arriesgarnos y probar algo diferente. ¿No crees? También es un volado, pero ¿a qué extremos necesitamos llegar para hacer un cambio de paradigma económico?

"Una economía saludable debería ser diseñada para prosperar, no para crecer" K. Raworth

Claro que elegir esto es mucho más ambicioso y requiere con cambio profundo de paradigmas.  Lo importante en este modelo económico sería poder cubrir las necesidades vitales de cada ser humano sin rebasar el techo de los recursos planetarios disponibles para todos. En realidad, todo un reto.

Si pudiéramos hacer que la tecnología actual, desde la inteligencia artificial y el blockchain y como estos muchos otros recursos y servicios de diseño distributivo, podríamos asegurar que la atención médica, la energía de los hogares, la voz política de todos, la educación y muchas otras actividades sociales incluyeran a los que, hoy de momento, están fuera de una situación real de bienestar.

Y, por otro lado, lograr vía diseño, la regeneración y restauración de los recursos de manera que lo que es desperdicio se vuelva alimento o energía de otros, regenerando, no solo reciclando.  En lugar de nuestro modelo actual de tomar de la naturaleza àproducir àusar (a veces incluso una sola vez) à tirar.

Estas dos premisas de una nueva visión económica crearían oportunidades extraordinarias para las economías del siglo XXI.  A nosotros nos toca pensar diferente. Crear, innovar, renovar.

A nosotros, pues generaciones pasadas no lo habían podido ver tan claro como ahora lo tenemos nosotros.

Urge superar la idea vieja y anquilosada del crecimiento perpetuo como medida de bienestar para poder enfocarnos en prosperar y mantenernos dentro de los límites sociales y ecológicos de nuestra casa, la tierra.

Dicen por ahí que la necesidad es la madre de la creatividad. Así que es el momento de reconocer que necesitamos hacer un cambio y eso nos exige ponernos más creativos. Por nuestro bien y el de las generaciones futuras. ¡Es momento!

¿Encontraste algo interesante para compartir? ¡Cuéntame por twitter en @MarijoCodesal!  Sigamos esta conversación por las redes sociales. Y si tienes dudas sobre temas económicos o de finanzas personales, lo platicamos también.

 

No te pierdas de aprender un poquito más cada 15 días en Ruiz Healy Times.

¡A saber más! Que nadie se beneficia de esto más que tú.

Autor:

Fecha: 
Miércoles, 28 de Agosto 2019 - 13:30
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Miércoles, 28 de Agosto 2019 - 15:45
Fecha C: 
Jueves, 29 de Agosto 2019 - 04:45
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La depreciación del peso no está impulsando nuestras exportaciones

Recientemente hemos estado escuchando con bastante frecuencia que la depreciación del peso frente al dólar terminará por beneficiar al sector exportador en México.

 

Esta suposición nace de un argumento con mucho sentido común: cuando los tenedores extranjeros de dólares pueden comprar más pesos por un dólar, sencillamente incrementarán sus compras de bienes y servicios provenientes de nuestro país.

Sin embargo, el incremento de las exportaciones no está ocurriendo, a pesar de que sí ha ocurrido con bastante frecuencia en el pasado, no solo en México sino en una gran cantidad de países.

Pero más aún, se antoja muy poco probable que ocurra un crecimiento de las exportaciones en el corto plazo ocasionado por la depreciación abrupta del peso en los últimos meses.

Lo que en otros momentos ha sido una receta económica para ganar competitividad y con eso impulsar la producción, en la actualidad no está funcionando. Recordemos que en la reciente crisis griega se hablaba de la efectividad que tendría devaluar una moneda griega (si la tuviera), para así dar un empuje a las exportaciones y sacar a ese país de aquél bache económico.

En México, en los primeros años del gobierno de Ernesto Zedillo, sí hubo un crecimiento de las exportaciones luego de la depreciación del peso que trajo consigo la crisis de diciembre de 1994, pero eso no significa que esta vez se tendría que repetir.

Hoy por hoy, la relación entre la depreciación de la moneda y un subsecuente crecimiento económico a través de exportaciones no tiene cabida por diversas razones.

En primer lugar, la depreciación de nuestra moneda no es un hecho aislado, sino una más de las depreciaciones frente al dólar que se han estado dando en diversas monedas. Hoy estamos en la tormenta perfecta que mencionó Agustín Carstens en febrero de 2013 en Singapur, en donde advertía que los países emergentes y algunos avanzados debían estar preparados para cuando Estados Unidos comenzara a abandonar la tasa de interés casi cero como estímulo monetario.

La salida de la Fed de su postura expansionista en diciembre pasado fue un hecho muy anunciado y esperado con meses de anticipación, por lo que los flujos de inversión que de manera extraordinaria se habían refugiado en diversos países comenzaron a regresar a Estados Unidos y específicamente al dólar meses antes del aumento de tasa de la Fed, y con ello, comenzaron a fortalecer al dólar con respecto a casi todas las monedas.

Países como Rusia, Ucrania, Sudáfrica, India, Egipto, Indonesia, Argentina y Hong Kong, han experimentado depreciaciones de sus monedas por encima del 50% en el periodo que va de julio de 2014 a enero de 2016. En dieciocho meses, depreciaciones de más de 50%, algo inaudito.

Pero otros países como Japón, Brasil, Turquía, Emiratos Árabes Unidos, Corea del Sur, la Zona Euro, Chile, Canadá y México, también han tenido depreciaciones de sus monedas en un rango de 20 a 50 por ciento.

Así que, partiendo del supuesto de que la relación depreciación-exportaciones funciona, debería funcionar para todos los países antes mencionados, pero esto no está ocurriendo ni va a ocurrir porque a todos los países les está ocurriendo lo mismo.

En segundo lugar, el crecimiento de las exportaciones tiene su origen en la demanda que tiene un bien en distintos países, pero en este momento en el que la demanda mundial se halla estancada, sería difícil que las supuestas mayores exportaciones encontraran compradores rápidamente.

Dicho de otra forma, la baja demanda mundial deja poco espacio a incrementos abruptos de exportaciones.

En tercer lugar, dado que los flujos de capital para financiamiento son muy altos cuando las mercancías tienen precios elevados, pero tienden a ralentizarse cuando los precios de las mercancías caen, algunos países que han apostado a exportar primordialmente materias primas como Brasil están sufriendo para conseguir los medios para mantener sus niveles de producción.

Por ejemplo, piense como pensaría un banquero que debe colocar crédito, pero se enfrenta a un entorno con industrias que se dedican principalmente a producir materias primas, lo que conocemos como commodities. Si el precio del trigo en el mercado mundial es elevado, abundará el crédito porque es muy probable que sea rentable producir el trigo y por lo tanto muy probable que el que lo produce haga frente a sus compromisos con el banco.

Pero si el precio del trigo se derrumba, el banquero verá mucho más riesgoso prestar al productor del trigo y con justa razón, escaseará su disponibilidad a prestar.

En un interesante artículo de hace un par de días, la revista The Economist hizo notar esta falaz dicotomía entre depreciación y mayores exportaciones, al notar que los tipos de cambio real en los países que menciono líneas arriba sí han estado bajando pero sus exportaciones se encuentran estancadas, o incluso cayendo.

Típicamente, si baja el tipo de cambio real en un país (que dicho sea de paso se calcula para medir el famoso índice Big Mac), los bienes de ese país se abaratan en relación con los de otros países y entonces crecen las exportaciones de esos bienes. Pero al ser generalizada la depreciación nominal de las monedas, la caída de los tipos de cambio reales también es generalizada y el efecto en exportaciones es nulo para todos los países.

Por lo tanto, la depreciación del peso no será un motor de crecimiento como algunos opinan, nuestras fortalezas y ganancias en competitividad vendrán de otras fuentes de las que ya nos ocuparemos más adelante.

Dadas las condiciones actuales en la economía global, el reto para México será mantener una marcha aceptable y normal en nuestras exportaciones. Por el momento, eso sería una muy buena noticia. Esperemos que sí ocurra y que los múltiples retos económicos que depara el 2016 no descarrilen el curso de nuestras exportaciones, las cuales son un elemento muy importante de nuestra economía.

______________________________________________________

Fuentes:

http://www.economist.com/news/finance-and-economics/21685489-big-currency-devaluations-are-not-boosting-exports-much-they-used-after?frsc=dg%7Ca

http://www.imf.org/external/index.htm

Fecha: 
Lunes, 11 de Enero 2016 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El Dragón Chino…cansado

Amanecimos en el 2016 con más Economía Negra en el mundo. Para empezar mencionar que en la apertura de los mercados chinos, se activaron los mecanismos del cierre de operaciones bursátiles. Este 4 de enero, el CSI 300, que recoge el rendimiento combinado de las principales empresas de los mercados chinos (Shanghái y Shenzhen), restaba 7.0 por ciento una hora y 32 minutos antes de su cierre habitual.

Por lo visto los ajustes de la economía China no han terminado. Acusan de mayor volatilidad de la esperada; lo que es una desagradable sorpresa para el mundo y sus flujos de capital neoliberal. Ya se conocía que China iría lenta pero no se contaba con la posibilidad de que esta lentitud fuera algo más prolongado. China compra importantes consumos de petróleo, alimentos y materias primas de otros países, los cuales deberán ajustar la posibilidad de decrecer sus exportaciones al Dragón cansado en el mediano plazo.

Más Economía Negra…el crédito se pone caro, los capitales se hallan refundidos y acumulándose desde mediados del 2014 en dólares y no parece que esta tendencia de gobiernos, empresas y hasta el abarrotero de la esquina vaya a cambiar. El dólar así no puede más que apreciarse hasta que el mercado mundial se estabilice o los bancos lo decidan.

El petróleo saldrá de su temporada invernal y no traerá buenas noticias en sus precios (hasta nuevo aviso quizá el próximo invierno). Aunque la economía nacional cuenta con un seguro de cobertura a 50.00 usd por barril, los beneficios de esta cobertura se pagarán hasta diciembre del 2016. Así que el gobierno mexicano por estas condiciones verá una reforma energética más lenta y quizá solo avanzando marginalmente en sus beneficios pero por otro lado con un PEMEX lastimado que deberá recortar sus gastos operativos como lo están haciendo todas las petroleras del mundo.

El pronóstico de crecimiento para México en el rango del 3% al 3.5% para el 2016 se ve de nuevo muy comprometido. Con nuestros intermediarios financieros y brokers de inversiones sugiriendo sus brillantes ideas de que se compren instrumentos en dólares o combinados por los próximos dos años el tipo de cambio seguirá presionado y haciendo el hoyo de esta Economía Negra más grande.

Con un escenario del Dragón Chino cansado en el 2016 y con un precio del petróleo sin beneficios, ¿tiene sentido entonces apostar por la continuidad en las políticas neoliberales?

México tiene fortalezas seguramente que sí: somos una de las manos de obra más calificadas del mundo, nuestras condiciones de productividad para las industrias son muy competitivas y nuestra mentalidad de trabajo se asocia con la calidad de las cosas.

Sin embargo para detonar estas fortalezas de país competitivo y crear beneficios concretos nos hace falta mucho más que atraer inversiones. Aún tenemos fuertes rezagos, el mundo es cada vez más especialista y nuestros niveles educativos son bajos, por esto si dejamos solo a la energía neoliberal el paquete de mover nuestra economía no es suficiente.

México no puede sentarse ni en 2016  ni en otro año a esperar las inversiones que cambiaran la pobreza por bonanza. Somos un país diseñado para ser un líder de alimentos, industrias extractivas o transformativas de forma natural.

Hay que llenar nuestros campos de maíz y que PEMEX procese etanol y biodiesel para exportarlo y abatir la pobreza o al menos crear proyectos sociales internos como las ZEEs (zonas económicas especiales). Con una por cada estado del país daríamos a la economía empleos y poder de consumo.

El modelo económico de ningún país puede ser solo neoliberal hay mucha oportunidad de que hacer por el consumo interno, como socializar mejor a la economía.

El Dragón Chino está cansado y no había nada más neoliberal que China… vamos a aprender de el para no cometer sus errores o ¿vamos a esperar las desbandadas de nuestra bolsa de valores?

Lo que hizo a China fuerte durante los últimos 10 años no fueron sus empresas ni su modelo de maquilas o proveeduría; fue su consumo, esa es la lección: lo que atrajo las inversiones, la miel que atrae al oso…financieramente hablando es el consumo interno, el poder adquisitivo.

Fecha: 
Miércoles, 06 de Enero 2016 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

2016: Ajustar expectativas

Primero que nada apreciados lectores, confío en que hayan pasado unas muy felices fiestas en compañía de sus seres queridos; de igual manera, espero que durante estas semanas hayan tenido oportunidad de realizar un análisis retrospectivo del año que se fue, tanto de manera individual como en el ámbito colectivo. Finalmente, espero también tengan a mano sus propósitos para este año que apenas comienza, ya que el análisis que sigue les interesará para evaluar o revalorar sus expectativas.

Por principio de cuentas, tomando como referencia el comportamiento anterior y pronóstico futuro del mercado energético, parece que el 2016 pinta de manera poco alentadora; con respecto a éste se puede esperar una sustancial caída de los precios del crudo, propiciado por el aumento de oferta de los países productores ubicados en el Medio Oriente y la demanda de sus socios occidentales. La modificación  de la legislación norteamericana para permitir la exportación de crudo es un punto a resaltar, otro sin duda el aumento de la producción de los Estados Unidos ante el notorio desarrollo de su industria petrolera (aún cuando es una nación permeada por las iniciativas, proyectos y avances de las denominadas energías renovables). Factor adicional el tipo de crudo que nuestros vecinos del norte producen, mucho más ligero que la mezcla mexicana (tipos: Maya, Olmeca e Itsmo) que resulta en lo general más pesada y menos atractiva para los clientes potenciales. Hablando de mercados, apenas hace unas semanas se llevó a cabo exitosamente la tercera fase de la Ronda Uno, a través de la cual se adjudicaron 25 áreas contractuales con un notorio dominio de capital nacional, esto es, un 100% de lo presupuestado. Bien ahí. Pero ojo, los contratos de licencia que resultaron ganadores, pugnaron por regalías cercanas en promedio al 60% (con una estimación de la SHCP del 5%); ante una potencial caída de los precios del crudo, éstos resultarían incosteables, por lo cual, lo más probable es que los mismos deban de revisarse y renegociarse. Lo anterior habrá de impactar directamente en los alcances de la denominada Reforma Energética, generando una menor entrada de divisas y trayendo como consecuencia, un posible aumento del precio del dólar.

En el mismo tenor, ante el incremento de las tasas de referencia en los Estados Unidos y la desaceleración económica en China (cambios que ya se habían previsto sin duda, pero que deben ser controlados adecuadamente) el Banco de México deberá analizar, prever y actuar con eficacia. Si hasta este momento (a tres años de gestión) el gobierno no ha tenido la capacidad de generar incentivos y estímulos suficientes para la inversión, aumentar las tasas resultaría funesto para las condiciones del país, puesto que si bien limitaría la salida de dólares, también encarecería el crédito y habría una notoria disminución de circulante, imposibilitando (aún más) el crecimiento económico. Aquí lo importante, es absorber el impacto global de la mejor manera posible.

Durante este año, en México tanto el sector de Telecomunicaciones como el Energético deberán comenzar a mostrar los beneficios (si bien afectados por un entorno global poco propicio como se analizó anteriormente) de la apertura a la inversión como de la competencia, esto es: mayor eficiencia, mayor productividad, mejores servicios, productos y precios en lo que a sus respectivos ámbitos compete. De igual manera, la Reforma Educativa deberá probar que no sólo consiste en una serie de pruebas y evaluaciones magisteriales (lo cual, en sí mismo, ya representa un avance) sino todo un esfuerzo conjunto, adecuadamente planeado y estructurado para mejorar la calidad de la enseñanza en nuestro país, a través de programas (inglés, español, matemáticas, por citar los más relevantes) así como en infraestructura educativa.

2016 será un año de gran volatilidad e incertidumbre en lo general, sin embargo, debemos tomar las previsiones adecuadas y contar con la información adecuada para los distintos escenarios posibles. Henry Ford solía decir: “Antes que cualquier otra cosa, estar preparado es el secreto del éxito”.

Les deseo un muy próspero (y planificado) inicio de año.   

Autor:

Fecha: 
Martes, 05 de Enero 2016 - 18:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La Uberización de la Economía

Uber es una red mundial de transporte que utiliza una aplicación para ofrecer sus servicios. Nació en San Francisco, California, en Estados Unidos en 2010. Actualmente ofrece sus servicios en 63 países. En 2014 brindó 140 millones de servicios alrededor del mundo. La empresa esta valuada en 50,000 millones de dólares.

Su modelo de negocios es muy sencillo y práctico: aprovecha capacidades ociosas de vehículos y conductores privados y los suma a una plataforma que ofrece servicios de transporte a través de una aplicación móvil que calcula los viajes a partir de distancias, cobra anticipadamente de manera electrónica a los clientes y les proporciona total seguridad, calidad y responsabilidad.

El fenómeno de Uber ha ido más allá, y ahora es un modelo económico, conocido como Uberización o Uber-economía.

La Uberización es un nuevo modelo de negocios basado en el uso de plataformas digitales donde particulares realizan diferentes tipos de transacciones económicas a partir de capacidades disponibles y necesidades específicas de los clientes. Y ya no sólo es para temas de transporte. Este nuevo modelo es usado desde el alojamiento de turistas, hasta la contratación de servicios de limpieza doméstica y financieros. La Uberización empieza a cambiar la forma de hacer negocios y a impactar la economía tradicional.

Un reciente artículo de la BBC habla de este fenómeno creciente de la economía, y nos menciona algunos ejemplos de nuevas áreas de servicios que se están liberando alrededor del mundo. Basta detectar una oportunidad que se resuelva aprovechando capacidades subutilizadas, una plataforma transaccional, una aplicación móvil y celulares inteligentes. Así, los servicios se acercan a los clientes, se evitan intermediarios, se simplifican procesos y con ello se reducen costos, siempre garantizando seguridad y calidad al usuario.

Aquí algunos de los casos más sonados:

  • Turismo. La aplicación más famosa es Airbnb que pone a disposición de los turistas diferentes tipos de alojamiento a precios por debajo de los existentes en los hoteles y empresas tradicionales. Pero también han empezado las aplicaciones que ofrece los servicios de jets privados, por ejemplo.
  • Restaurantes. En Canadá se liberó una aplicación para pagar las cuentas de restaurantes, que además permite dividir la cuenta entre varios comensales. En Francia existe otra aplicación que organiza comidas de grupos de personas con chefs caseros.
  • Medicina. En Estados Unidos existe un sitio llamado Pager, que localiza un médico para una visita a domicilio en un plazo no mayor de dos horas. Los médicos están muy satisfechos con esta idea, pues les ayuda a aprovechar el tiempo disponible entre sus trabajos en hospitales y en sus consultorios.
  • Limpieza doméstica. En Australia hay servicios de limpieza doméstica que utiliza la geolocalización para encontrar trabajadores disponibles en la zona de la ciudad.

El modelo de Uberización puede ser usado en cualquier sector o área de negocios donde exista disponibilidad ociosa de recursos y necesidades no satisfechas. En el fondo, se trata de volver a reinventar los servicios a través de nuevos modelos que generen más valor al consumidor, aprovechando para ello las capacidades disponibles, compartiéndolas y logrando así mejores resultados para los clientes.

Hay muchas dudas todavía por resolver sobre este incipiente modelo económico, principalmente en los temas de los derechos laborales, de propiedad y las obligaciones fiscales, pero no cabe duda alguna que la Uberización ya está cambiando los negocios, gracias al uso inteligente de la tecnología.

Aquí parece que el límite será la imaginación, lo cual es una buena noticia para los millones de consumidores que necesitamos mejores servicios, a más bajos precios, con experiencias más placenteras.

Autor:

Fecha: 
Martes, 08 de Diciembre 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Terrorismo y economía

Si el Estado Islámico busca afectar las economías de los países de Occidente por medio del terror que generan sus ataques a civiles inocentes - sean estos turistas que viajan a bordo de un avión de una aerolínea rusa, comensales en un restaurante parisino, asistentes a un estadio para presenciar un partido de futbol, mujeres que con sus hijos realizan compras en un mercado o cualquier persona que nunca ha tenido el menor contacto con el islam – aparentemente empieza a lograr ese objetivo.

Francia está en estado de emergencia, lo que en alguna medida afecta el libre tránsito de personas y bienes, lo cual encarece el costo de hacer negocios y el de los bienes y servicios que adquieren los consumidores.

Bruselas se encuentra en un virtual estado de sitio que indudablemente golpeará a la economía de esa ciudad y de todo Bélgica.

En Nueva York y Washington impera cierto nerviosismo ante la posibilidad de un ataque terrorista por parte de los yihadistas de ISIS (o ISIL o Daesh, como prefiere llamar el gobierno de Estados Unidos al Estado Islámico del califa Baghdadi).

Para preocupar aún más a quienes viajan a diferentes destinos europeos y norteamericanos por cuestiones de negocios o de placer, el Departamento de Estado estadounidense emitió ayer una Advertencia Mundial de Viaje que dice lo siguiente:

“El Departamento de Estado advierte a los ciudadanos estadounidenses sobre los posibles riesgos al viajar debido al aumento de las amenazas terroristas. La información actual sugiere que ISIL (también conocido como Da'esh), al-Qaeda, Boko Haram, y otros grupos terroristas continúan planeando ataques terroristas en varias regiones. Estos ataques pueden emplear una amplia variedad de tácticas, utilizando armas convencionales y no convencionales, y dirigidas contra intereses oficiales y privados. Esta Advertencia de Viaje expira el 24 de febrero el 2016.

“Las autoridades creen que la probabilidad de ataques terroristas continuarán conforme los miembros de ISIL/Da'esh regresen de Siria e Irak. Además, existe una amenaza continua de personas no afiliadas [a grupos terroristas] que planean ataques inspirados por organizaciones terroristas importantes, pero llevadas a cabo de manera individual. Los extremistas han atacado grandes eventos deportivos, teatros, mercados abiertos, y servicios de aviación. En el último año, ha habido varios ataques en Francia, Nigeria, Dinamarca, Turquía, y Malí. ISIL/Da'esh ha reivindicado la autoría del atentado contra un avión ruso en Egipto.

“Los ciudadanos estadounidenses deben ejercer una vigilancia cuando estén en lugares públicos o usen medios de transporte. Deben ser conscientes de lo que ocurre en sus alrededores inmediatos y evitar grandes multitudes o lugares donde haya muchas personas. Deben tener especial precaución durante la temporada de vacaciones y en festivales o eventos festivos. Los ciudadanos estadounidenses deben monitorear los medios de comunicación y fuentes de información locales y tomar en cuenta dicha información para actualizar sus planes personales de viaje y actividades. Las personas con problemas de seguridad específicos deben comunicarse con las autoridades locales responsables de la protección y seguridad de todos los visitantes a su país de acogida. Los ciudadanos estadounidenses deben:

“Obedecer las instrucciones de las autoridades locales. Monitorear los medios de comunicación y fuentes de información locales y usar dicha información para actualizar sus planes personales de viaje y actividades.

“Estar preparados para un control de seguridad adicional e interrupciones inesperadas.

“Mantenerse en contacto con sus familiares y asegurarse de que saben cómo comunicarse con el viajero en caso de una emergencia.

“Registrarse en nuestro Smart Traveler Enrollment Program (STEP).

“Los gobiernos extranjeros han tomado medidas para protegerse de los ataques terroristas, y algunos han hecho declaraciones oficiales sobre las condiciones de mayor amenaza. Las autoridades siguen realizando redadas y desbaratando complots terroristas. Continuamos trabajando de cerca con nuestros aliados contra la amenaza del terrorismo internacional. La información se comparte rutinariamente entre Estados Unidos y nuestros socios clave con el fin de frustrar planes terroristas, identificar y tomar medidas contra los terroristas potenciales y fortalecer nuestras defensas contra las amenazas potenciales”.

Y todavía hay quienes no toman en serio este asunto. El Estado Islámico va contra las economías occidentales.

Secciones:

Fecha: 
Martes, 24 de Noviembre 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Hay señales de expansión económica en México

Esta mañana el INEGI dio a conocer su reporte sobre el indicador de las empresas comerciales en el mes de septiembre. La semana pasada el INEGI reportó que en tercer trimestre del año la economía mexicana presentó un avance de 2.6%, respecto del mismo periodo del 2014 y 0.8% frente al trimestre anterior. Este es el mayor ritmo en dos años, de acuerdo con cifras desestacionalizadas.  Este ritmo de crecimiento superó las expectativas de diversos analistas. Ello se debió principalmente al avance que se observó en las actividades primarias y terciarias que presentaron crecimientos anuales de 3.8 y 3.2%, respectivamente, en cifras desestacionalizadas. Por otra  partre, ésta tendencia coincide con el Indicador Global de Actividad Económica (IGAE), altamente correlacionado con el cálculo del PIB, que regfistró un crecimiento anual en septiembre, ligando cuatro meses al alza.

El indicador de las empresas comerciales explica el comportamiento de  empresas mayoristas y minoristas de acuerdo con tres componentes.

1. Los ingresos de las empresas comerciales por el suministro de bienes y servicios;
2. El personal ocupado; y
3. Las remuneraciones promedio del personal en términos reales.

Con cifras desestacionalizadas que permiten separar el efecto de las temporadas que se dan en los diferentes meses del año de manera recurrente, los tres componentes del indicador crecieron en las empresas comerciales al por mayor.

El componente al por mayor que más creció fue el de las remuneraciones, con un 0.6% de avance con respecto a agosto de este año. Le sigue un crecimiento del personal ocupado con 0.2% y los ingresos de las empresas con un 0.1%.

Al comparar con la posición de esos tres componentes en septiembre del año pasado, hubo un crecimiento en los tres casos. El que más creció con respecto a septiembre de 2014 fue el de las remuneraciones del personal, con un 9.5%. Le sigue el crecimiento de los ingresos de las empresas mayoristas con un 6.7% y el crecimiento en el personal ocupado, con 2.1%.

En lo que se refiere a las empresas comerciales al por menor, las remuneraciones promedio de los empleados creció 0.2% con respecto al mes de agosto, y el personal ocupado creció 0.2%.

El único componente al menudeo que tuvo una caída fue el de los ingresos de las empresas comerciales, con una caída de 1.1% con respecto al mes de agosto.         

Comparando las empresas comerciales al menudeo con respecto al mes de septiembre de 2014, todos los componentes crecieron. Las remuneraciones crecieron 5.5%, los ingresos de las empresas 5.2% y el personal ocupado 1.6%.

Estos son muy buenos datos económicos en el mes de septiembre que explican en buena medida el inesperado buen desempeño de la economía mexicana en el tercer trimestre.

De este inesperado buen resultado del tercer trimestre dieron cuenta los diarios la semana pasada, y ahora confirmamos que el sector comercial es clave en las buenas cifras de la economía.

Como se puede apreciar, el consumo interno es lo que está jalando al sector comercial y esto  su vez empuja a la economía mexicana hacia adelante. Es muy probable que veamos un final de año mejor al esperado.

De hecho, luego del anuncio de los buenos datos económicos la semana pasada, vimos que buena parte de los analistas de las instituciones que estiman el crecimiento anual corrigieron sus pronósticos a la alza.

captura_de_pantalla_2015-11-23_17.01.54.png
Fuente: INEGI.

Llama la atención en el Indicador de Empresas Comerciales que los ingresos de las empresas en el sector minorista ha mostrado un ritmo sostenido de crecimiento en los últimos cinco años, a diferencia del sector mayorista cuyo comportamiento ha sido más errático.

De lo anterior se desprende que las empresas comerciales que venden al por mayor son más susceptibles de tener altas y bajas considerables en sus ingresos a lo largo del tiempo. Posiblemente los choques de precios o escasez en los mercados internacionales de materias primas sean absorbidos por las empresas mayoristas y en menor medida por las empresas minoristas.

captura_de_pantalla_2015-11-23_17.03.03.png
Fuente: INEGI.

captura_de_pantalla_2015-11-23_17.04.16.png
Fuente: INEGI.

En el tercer trimestre de este año hemos estado viendo cómo se recupera la confianza del consumidor.

La caída en el Índice de Confianza del Consumidor (ICC) del mes de agosto en 1.18% con respecto al mes previo, fue mucho más moderada en septiembre, con apenas una caída de 0.04%. Pero ya para el mes de octubre, el indicador de la confianza del consumidor se recuperó y tuvo un incremento de 1.6% con respecto al mes previo.

El indicador de la confianza del consumidor complementa lo que está pasando en la economía, los compradores están saliendo y eso mantiene nuestra economía en movimiento.

Como ya hemos comentado en este espacio, es posible que las reformas estructurales estén siendo un factor que poco a poco empieza a mover el consumo, gracias a la desconcentración de los mercados y un subsecuente entorno empresarial más competitivo.

Por ejemplo, el sector de telecomunicaciones ha venido reconfigurándose gracias a las reformas recientes, lo cual ha permitido que también se reconfigure la oferta de bienes y servicios de la que disponen los consumidores en este ámbito. Nueva oferta, nuevos productos, nuevos y mejores precios. Eso es lo que vamos a estar viendo en los meses por venir en muchas de las esferas de la economía.

Más allá de la coyuntura actual en el ámbito económico, estos resultados nos enseñan que los consensos que derivaron en las reformas estructurales son una muestra de que en México las cosas sí pueden ser diferentes y sí podemos romper con inercias para desplegar todo nuestro potencial económico.

Existen entidades federativas en las que las remuneraciones a los empleados, el personal ocupado y los ingresos de las empresas comerciales estuvieron muy por encima o muy por debajo del promedio nacional en el mes de octubre.

El Distrito Federal estuvo por encima del promedio nacional solo en el componente de las remuneraciones al personal en las empresas del sector comercial al menudeo, con un crecimiento de 7%.

Otro patrón curioso a nivel interestatal, es el que mostraron estados como Quintana Roo, donde las empresas comerciales mayoristas tuvieron caídas en todos los componentes (remuneraciones, empleo e ingresos), mientras que las empresas comerciales minoristas tuvieron importantes aumentos en todos los componentes.

___________________________________________________________

Fuentes

http://www.inegi.org.mx/saladeprensa/boletines/2015/emec/emec2015_11.pdf

http://www.banxico.org.mx/

http://eleconomista.com.mx/finanzas-publicas/2015/11/22/pib-crece-su-may...

Fecha: 
Lunes, 23 de Noviembre 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Regresan los buenos tiempos para EPN?

Si el segundo semestre de 2014 resultó terrible para la imagen del presidente Enrique Peña Nieto, el último trimestre de este año parece haber traído de regreso los buenos tiempos. Nos guste o no, la atención de una sociedad no puede estar todo el tiempo en lo mismo. La memoria es corta y los encargados del recuerdo a menudo dejan atrás temas vitales. Ayotzinapa parece distante y agotado. Las marchas y las manifestaciones no tienen la fuerza que mostraban al principio. Incluso la casa blanca parece haber quedado atrás.

Ahora, sale de gira el presidente Peña y no hay una crisis en el país. Luce en sus encuentros con mandatarios y funcionarios, se convierte en pieza clave de los tratados. Regresa a los temas que en el pasado le permitieron crecer y consolidarse. De nuevo, se alaban las reformas, sus reformas.

En el terreno económico, el país no está bien, pero los medios y expertos machacan que otros están mucho peor. El milagro brasileño se ha ido por el caño y la presidenta Rouseff llega a niveles históricos de aceptación, por lo bajo. La revolución bolivariana, con Venezuela a la cabeza (y de cabeza), vive una agonía desastrosa para su país. Argentina tiene noticias menos graves, pero no optimistas. Sólo Colombia y Perú, por cierto socios de México, parecen estar relativamente a salvo de las malas noticias económicas mundiales.

Los análisis de organismos como el Banco Mundial, la OCDE o el Fondo Monetario Internacional insisten en que las medidas tomadas por el gobierno van por buen camino. El FMI acaba de hacer una visita a nuestro país y concluyó que la cosa va bien, sin ser demasiado optimista. Pronostica un crecimiento del 2.25% para este año, muy arriba del -0.3% del promedio latinoamericano, pero muy debajo de las promesas y las expectativas. El consumo está creciendo y la inflación se mantiene baja. Incluso el desempleo ha disminuido, pero su contraparte, el comercio informal, ha crecido. En términos de inseguridad, las cifras oficiales y no oficiales aseguran que hay un mejor horizonte en los delitos graves. Quedan estados y zonas problemáticos, pero al parecer las autoridades y los ciudadanos han aprendido a vivir con cierta dosis de criminalidad.

Sin duda, y a menos que aparezca otro escándalo, 2015 terminará de la mejor manera para el gobierno federal. Su partido tendrá que  enfrentar los tres años electorales que se avecinan. 2016 será de elecciones locales. Al año siguiente todo será parte de la elección presidencial de 2018.

Pero lo que está atrás, en la memoria, también puede estar adelante, en la política de todos los días. Este gobierno cargará con las culpas, reales o no, que ha enfrentado. Lo que ahora vivimos no es el olvido de las cosas graves, es sólo una tregua que acabará en el peor momento posible. Ya veremos si está preparado.

Fecha: 
Jueves, 19 de Noviembre 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1