Se encuentra usted aquí

donald trump

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Y el narcotráfico, ¿cuándo lo usará Trump para agredir de nuevo a México?

El gobierno mexicano realizará esfuerzos extraordinarios y dedicará una importante cantidad de recursos económicos, físicos y humanos para tratar de reducir el flujo migratorio hacia Estados Unidos y así evitar que Donald Trump le imponga un arancel del 5% o más a nuestras exportaciones.

Esta vez el presidente gringo utilizó el fenómeno migratorio para amenazar con sanciones a México y pronto, tal vez, recurrirá a otro pretexto para presentar a nuestro país como el causante de otro mal que padece su país: el elevado número de muertes que causa el consumo de drogas.

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EEUU, se estima que 69 096 personas murieron por una sobredosis de drogas durante el periodo de 12 meses que concluyó el 30 de noviembre de 2018. Este número es 4.4% menor que los 72 287 que hubo en el mismo periodo del año anterior, pero 8.2% superior a los 63 888 que fallecieron por la misma causa en el periodo anual que concluyó en noviembre de 2016.

El US National Center for Health Statistics reporta que la tasa de muertos por sobredosis (defunciones por cada 100 000 habitantes) fue de 19.8 en 2016, 21.7 en 2017 y 20.8 en 2018.

Lo que hay en EEUU es una verdadera epidemia, similar a la de homicidios que existe en nuestro país desde que Felipe Calderón, sin pensarlo dos veces y careciendo de un plan para ganarla, le declaró la guerra al narcotráfico al arrancar su sexenio.

Las tasas de homicidios dolosos (por cada 100 000 habitantes) en México para esos tres mismos años fueron: 16.48 en 2016, 20.27 en 2017 y 23.22 en 2018.

Es decir que las drogas y su tráfico ilegal dejan muchos muertos en ambos lados de la frontera. Allá se matan solos y aquí miles de homicidas actúan con una casi absoluta impunidad.

Ahora bien, no todos los muertos en EEUU perdieron sus vidas por consumir una droga ilícita proveniente de México u otro país. 66% de las muertes por sobredosis fueron causadas por medicamentos de venta controlada en EEUU.

El reporte 2018 National Drug Threat Assessment, elaborado por la DEA (Drug Enforcement Administration) detalla cuáles son estos medicamentos: 1. narcóticos como Vicodin y OxyContin; 2. depresores como Valium y Xanax; 3. estimulantes como Adderall y Ritalin; 4. esteroides anabólicos como Anadrol y Oxandrin.

El mismo reporte explica que “Las muertes por sobredosis de analgésicos opioides incluyen muertes por sustancias naturales y semisintéticas: codeína, morfina, oxicodona, hidrocodona y metadona” y que “los psicoestimulantes con potencial de abuso incluyen drogas como la metanfetamina, la anfetamina, el metilfenidato (Ritalin) y la 3,4-metilendioxi-metanfetamina (MDMA y éxtasis)”.

Lo anterior no le importará a Trump cuando decida que nuestro país no hace lo suficiente para evitar que al suyo entren muchas drogas y diga que los narcotraficantes mexicanos siguen dominando el mercado estadounidense de la heroína, cocaína, metanfetamina, fentanilo y mariguana no estadounidense.

El gobierno de Andrés Manuel debe prepararse desde ahora para que cuando llegue el momento en que, por razones puramente políticas y no porque le importen las vidas perdidas por sobredosis, Trump decida actuar contra México.
 

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 17 de Junio 2019 - 13:00
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Lunes, 17 de Junio 2019 - 21:45
Fecha C: 
Martes, 18 de Junio 2019 - 09:00
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Cuántos migrantes son? ¿Cuánto tiempo se quedarán? ¿Cuánto nos costarán? ¿De dónde vendrán los recursos?

El acuerdo firmado entre México y Estados Unidos el viernes pasado estipula que “aquellos que crucen la frontera sur de Estados Unidos para solicitar asilo serán retornados sin demora a México, donde podrían esperar la resolución de sus solicitudes de asilo.  México (…) autorizará la entrada de dichas personas mientras esperan la resolución de sus solicitudes de asilo. México (…) ofrecerá oportunidades laborales y acceso a la salud y educación a los migrantes y sus familias mientras permanezcan en territorio nacional, así como protección a sus derechos humanos”.

¿Cuántos migrantes permanecerán en México en espera de que se les conceda o no asilo en EEUU? ¿Cuánto tiempo estarán en nuestro país? ¿Qué pasará con aquellos a quienes se le niegue el asilo: permanecerán indefinidamente en México o serán deportados a su país de origen? ¿Qué sucederá con los migrantes cuyos hijos nazcan en México durante su espera y no obtengan el asilo en EEUU? ¿Dónde van a vivir mientras esperan la resolución de asilo, proceso que a veces puede tardar hasta siete años? ¿Qué oportunidades laborales se les darán si hoy el 60% de la población económica activa mexicana trabaja en la economía informal ante la escasez de empleos formales? ¿Qué dependencias van a proporcionarles los servicios de salud y cuál será la cobertura de los mismos? ¿Qué tipo de educación se les dará a los migrantes: primaria, secundaria, preparatoria y universitaria? ¿En dónde estudiarán?

Lo primero que debe determinarse es el número de migrantes que disfrutarán de la esplendidez del pueblo mexicano. De entrada, el gobierno estadounidense ya anunció que va a mandar a 8 000 personas a México.

De acuerdo con el subsecretario de Derechos Humanos y Migración de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas, Estados Unidos enviará a México, en los próximos meses, unos 50 000 migrantes en espera de asilo, aunque aclaró que no tiene una cifra exacta.

Esa cifra se ve pequeña si se considera que tan solo en mayo las autoridades migratorias estadounidense detuvieron a 144 278 personas, 32% más que en abril. De ese total, 132 887 fueron capturados por agentes de la Patrulla Fronteriza después de ingresar ilegalmente a EEUU, y 11 391 fueron clasificados como “inadmisibles” después de llegar a los puertos de entrada.

Es muy probable que nos los envíen muy pronto, junto con gran parte de las 348 024 personas que fueron detenidas entre enero y abril pasado.

Y hay más. El propio Encinas aceptó hace algunos días que las solicitudes de refugio en México durante lo que va del año se aproximan a 80 000 y que unos 10 000 migrantes ingresan por la frontera sur diariamente. Esta frontera con Guatemala, de casi 965 kilómetros de extensión, deberá ser sellada de alguna manera, cosa que no se ve nada fácil.

En pocas palabras, estamos hablando de cientos de miles de personas y nuestro gobierno, quién sabe con qué recursos, les proporcionará “oportunidades laborales y acceso a la salud y educación”.

El presidente Andrés Manuel López Obrador y el secretario de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard darán a conocer hoy su plan migratorio. Es de esperarse que respondan todas las preguntas que arriba formulé y muchas más que surjan de los demás mexicanos.

 

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Secciones:

Fecha: 
Viernes, 14 de Junio 2019 - 13:00
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Viernes, 14 de Junio 2019 - 21:45
Fecha C: 
Sábado, 15 de Junio 2019 - 09:00
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Muy peligroso que sólo Trump decida si México cumple o no

Desde el viernes pasado, cuando se anunció el acuerdo México-Estados Unidos para reducir los flujos migratorios hacia la frontera norte de nuestro país, Donald Trump insistió en que su país y el nuestro habían firmado otro convenio cuyo contenido permanecería en secreto hasta que él quisiera hacerlo público.

Desde el lunes de esta semana, el presidente Andrés Manuel López Obrador y el secretario de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard negaron la existencia de otro acuerdo.

Y ayer, en medio de una de sus improvisadas conferencias de prensa, en el jardín de la Casa Blanca, el bravucón oxigenado mostró un papel doblado que guardaba en un bolsillo de su saco: el dizque documento secreto.

En ese momento, un fotógrafo tomó una foto de la hoja de papel doblada, donde se transparenta un extracto del texto, y después la subió a su cuenta de Twitter. Al traducir los dos párrafos que se ven dice:

“México también se compromete a (ILEGIBLE) de manera inmediata las leyes domésticas y las regulaciones para identificar cualquier cambio que (ILEGIBLE) para hacer cumplir e implementar dicho acuerdo.

“Si Estados Unidos determina a su discreción y tras consultar con México después de 45 días desde la fecha de emisión de la declaración conjunta [junio 7 de 2019] que las medidas aplicadas por el gobierno de México conforme a la declaración conjunta no han logrado resultados satisfactorios en la atención del flujo de migrantes en la frontera sur de Estados Unidos, el gobierno de México tomará los pasos necesarios bajo su ley doméstica para hacer que el acuerdo se cumpla con la perspectiva de asegurar que el acuerdo entre en vigor en 45 días”.

El documento aparentemente fue firmado por dos funcionarios menores: el subsecretario adjunto de la Oficina de Asuntos Político-Militares del Departamento de Estado gringo, Marik String, y el consultor jurídico adjunto “A” de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Alejandro Celorio Alcántara.

En el “acuerdo secreto”, por lo menos en lo que puede leerse, no hay nada que contradiga lo que ya anunciaron y reiteraron Andrés Manuel y Marcelo: el gobierno federal tiene 45 días de plazo para reducir el número de migrantes hacia Estados Unidos.

Ahora bien, y esto es lo que debe preocuparnos, el gobierno mexicano acepto tomar las medidas necesarias para reducir el número de migrantes pero en el acuerdo no se anota una meta a alcanzar al cumplirse los 45 días de plazo, el 22 de julio entrante.

Recordemos que en mayo pasado, según las estadísticas de Aduanas y Protección Fronteriza de EEUU, 144 278 migrantes fueron detenidos, 32% más que en abril. De ese total, 132 887 fueron capturados por agentes de la Patrulla Fronteriza después de ingresar ilegalmente a EEUU, y 11 391 fueron clasificados como “inadmisibles” después de llegar a los puertos de entrada.

Debemos preguntarnos si el presidente gringo aceptará una reducción del 10%. ¿O del 15, 20, 25%? ¿O espera que para julio el número de migrantes capturados en la frontera se reduzca al número que se registró en enero pasado: 58 288? ¿O al de detenidos que hubo en julio de 2018, que fue de 40 149?

Al no haberse establecido un número a alcanzar, Trump y sólo Trump decidirá si nuestro país está cumpliendo y eso es muy, pero muy peligroso.
 

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 13 de Junio 2019 - 12:20
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Jueves, 13 de Junio 2019 - 21:05
Fecha C: 
Viernes, 14 de Junio 2019 - 08:20
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Todo lo que está mal, puede estar peor (algunas ideas)

Se escribió aquí que el acuerdo Ebrard-Trump puede ser positivo o negativo en función de quien hable de él, pero más allá de esto hay que decir que el problema no es el acuerdo en sí, sino algunos puntos acerca de cómo se estableció y las consecuencias a futuro que podrían graves para México, los Estados Unidos y los críticos de AMLO.

Es claro que para los migrantes de todo el mundo que llegan a México el acuerdo es malo. Virtualmente significa el rechazo para entrar a los Estados Unidos y el escoger entre quedarse aquí o regresar a su nación de origen. A pesar de las consoladoras palabras de López y Ebrard, los migrantes se enfrentarán a xenofobia, condiciones de escasez muy graves y una guardia nacional que no está capacitada para el manejo de estas situaciones. El respeto a los derechos humanos no se aprende por encomienda presidencial.

Es altamente probable que, pasados los 45 días de prueba para el gobierno de López Obrador, el presidente Trump vocifere que México no ha cumplido con el acuerdo y que deben hacer cambios legislativos o enfrentarse a la amenaza de aranceles. No importa si México cumplió o no, al mandatario yanqui le conviene presionar más por motivos electorales. De esta forma, el ejecutivo tendrá que mandar al Congreso una iniciativa para que México se convierta en tercera nación segura formalmente. Con su mayoría, MORENA logrará pasar la propuesta sin mayores problemas. Ni siquiera Peña Nieto hubiera dado ese paso.

Fue el acuerdo “menos malo” que se pudo lograr, dicen los que apoyan al gobierno de AMLO, pero lo peor no es el acuerdo en sí, sino cómo se estableció. El hecho concreto es que Trump ya pesó y midió al gobierno de López Obrador y se dio cuenta de que el tabasqueño cederá mucho terreno para que sus proyectos tengan éxito.

Pero la complacencia de López Obrador tiene un límite. Si a pesar de todo lo que ceda sus proyectos comienzan a naufragar, como es previsible en varios casos, Trump se estrellará contra el muro de la radicalidad nacionalista. El habitante de la Casa blanca puede meter la pata si no entiende que debe haber un límite para sus exigencias. Ya se escribió aquí: el peor escenario para el gobierno norteamericano es un presidente vociferante, radicalizado y con capacidad de mover a millones de mexicanos. Las cosas se podrían cambiar a otro nivel.

Un presidente radicalizado, convocando a movilizaciones y atacando a los gobiernos que le precedieron, a los fifís, a los críticos y, desde luego, a Trump, tal vez lograra muchos apoyos. En este escenario, los críticos de López Obrador no tendrán espacio, so pena de ser acusados de traidores o algo similar.

Es cierto que todo esto es fruto de la especulación, pero es parte de un escenario cercano y posible.

Fecha: 
Miércoles, 12 de Junio 2019 - 12:45
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Miércoles, 12 de Junio 2019 - 15:00
Fecha C: 
Jueves, 13 de Junio 2019 - 04:00
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El derecho de la fuerza y la fuerza del derecho.

El viernes 7 de junio, Donald  Trump  le concedió a Mexico una suspensión condicional de los aranceles comerciales que iban a entrar en vigor el lunes de esta semana.

El significado LEGAL de la suspensión condicional, es idéntico al contenido en las clausulas II, III y IV del Tratado de Guadalupe Hidalgo,  impuesto a Mexico  a cambio de absolutamente nada, con violencia y bajo amenaza de nuevas hostilidades el 2 de febrero de 1848.

El texto literal del  artículo II del tratado de Guadalupe Hidalgo, retrata la violencia bajo la cual fue impuesto y además, muestra una suspensión condicional y provisional de hostilidades, IDÉNTICA a la que se le impuso al gobierno de López Obrador. (1)

El acuerdo aceptado indebidamente por López Obrador, es NULO, por la misma razón que es nulo Guadalupe Hidalgo. (2)

El artículo 52 de la Convención de Viena sobre los Tratados y Convenios Internacionales, prohíbe acuerdos impuestos con amenazas y violencia  como el aceptado por el presidente de México  para evitar momentáneamente la aplicación de los aranceles a nuestras exportaciones.

Articulo 52.- Coacción sobre un Estado por la amenaza o el uso de la fuerza.

“Es nulo todo tratado cuya celebración se haya obtenido por la amenaza o el uso de la fuerza en violación de los principios de derecho internacional incorporados en la Carta de las Naciones Unidas.”

El acuerdo del 10 de junio fue impuesto a México bajo  amenaza de causarnos un grave daño económico con la imposición progresiva de aranceles, a menos que aceptáramos una serie de condiciones unilaterales a cambio de absolutamente nada beneficioso  para México.

¿Cuál fue el logro obtenido por López Obrador?

Lo único que el presidente de México logró, fue una tregua; un respiro que depende exclusivamente de la voluntad de Trump.

Por contrapartida, López Obrador nos comprometió a lo siguiente:

- Tenemos que ser el Border Patrol de Trump en la frontera con Guatemala.

- Tenemos que recibir a los migrantes que Estados Unidos rechaza, sin importar que NO sean mexicanos.

- Tenemos que albergarlos, alimentarlos y atenderlos sin apoyo económico alguno de los Estados Unidos.

- Tenemos que comprar por fuerza productos agrícolas de los Estados Unidos para compensar la guerra comercial lanzada por Trump contra China.

- El acuerdo durará tanto tiempo como le tome a Donald Trump cambiar de opinión.

La conducta asumida por el Presidente Trump desde que llegó a la Casa Blanca, ha sido violatoria de la Ley Federal 9 Stat.922,  que prohíbe al gobierno de los Estados Unidos,  actuar unilateralmente,  como lo ha venido haciendo en relación con México. (3)

¿Qué puede hacer el Gobierno Mexicano para combatir exitosamente las ilegalidades de la Administración Trump?

México puede y debe actuar simultáneamente en dos frentes diplomáticos:

Ante Estados Unidos, mediante una nota dirigida a Trump, a su Congreso y a su Suprema Corte, señalando que la imposición unilateral de acciones y medidas contra México, viola los artículos 3º y 6º de la Constitución de Estados Unidos y viola la Ley Federal  9 Stat. 922 de los Estados Unidos,  ya citada líneas arriba.

Mexico NO debe esperar a que Trump cambie de opinión y nos ocasione un daño grave que debemos y PODEMOS evitar y revertir.

El Presidente de Mexico tiene la obligación jurídica, política, histórica y moral de  denunciar la ilegalidad de la imposición unilateral aceptada bajo la amenaza de aplicarnos aranceles comerciales coercitivos. (4)

El Presidente de Mexico está obligado y facultado legalmente para hacer lo siguiente:

•        Debe invocar el artículo XXI de la ley 9 Stat. 922 de los Estados Unidos  que prohíbe al Presidente Trump o a cualquier otro presidente de ese país, imponer medidas o tomar acciones UNILATERALES que puedan afectar o afecten a Mexico.

•        Debe denunciar que la suspensión condicional y provisional de los aranceles unilaterales e ilegales, está viciada de nulidad y las autoridades legislativas y judiciales de Estados Unidos deben frenar y desautorizar la actuación del Presidente Trump.

•        Debe acudir preventivamente al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, donde Estados Unidos, a pesar de ser miembro permanente con derecho a veto,  NO podría participar al estar impedido por conflicto de interés como contraparte de Mexico.

Podríamos  lograr la designación de un árbitro imparcial para dirimir de una vez todos los pendientes desde 1848,  de la agenda binacional.

No se trata aqui de puños cerrados o manos tendidas; se trata de tener la mano firme para combatir el derecho de la fuerza con la fuerza de nuestro derecho, porque los países débiles a la luz de la ley, no son menos países que los poderosos.

El Presidente López Obrador tiene ante sí, la oportunidad histórica de recobrar los derechos aludidos por el Presidente Benito Juarez en su carta a Matías Romero cuyo texto he invocado en este espacio en repetidas ocasiones. (5)

Hoy la actitud moral, histórica, jurídica y política del presidente de México, debe inspirarse en las palabras del extraordinario abogado mexicano,  Don Manuel Herrera y Lasso, cuando dijo:

“El hombre que sabe estar de rodillas ante Dios, debe saber estar de pie frente a los demás hombres, sin importar que estos tengan tras de sí, la fuerza de un ejército invencible”.

      __________________

(1)     ARTICULO II.- “Luego que se firme el presente tratado habrá un convenio entre el comisionado o comisionados del gobierno mexicano y el o los que nombre el general en jefe de las fuerzas de Estados Unidos, PARA QUE CESEN PROVISIONALMENTE las hostilidades y se restablezca en los lugares ocupados por las mismas fuerzas el orden constitucional en lo político, administrativo y judicial, en cuanto lo permitan las circunstancias de ocupación militar.”

(2)     Los actos realizados bajo violencia o amenazas, son nulos, aunque  los actos nulos surten provisionalmente sus efectos, mismos que se destruyen retroactivamente cuando se declara legalmente su nulidad.

(3)     ARTICULO XXI. “Si desgraciadamente en el tiempo futuro se suscitare ALGÚN PUNTO DE DESACUERDO entre los gobiernos de las dos repúblicas, bien sea sobre la inteligencia de alguna estipulación de este tratado, bien SOBRE CUALQUIERA OTRA MATERIA DE LAS RELACIONES POLÍTICAS O COMERCIALES DE LAS DOS NACIONES, los mismos gobiernos, a nombre de ellas, se comprometen a procurar de la manera más sincera y empeñosa a ALLANAR LAS DIFERENCIAS que se presenten y conservar el estado de paz y amistad en que ahora se ponen los dos países, USANDO AL EFECTO DE REPRESENTACIONES MUTUAS Y DE NEGOCIACIONES PACÍFICAS. Y si por estos medios no se lograre todavía ponerse de acuerdo, no por eso se apelará a represalia, agresión ni hostilidad de ningún género de una república contra la otra, hasta que el gobierno de la que se crea agraviada haya considerado maduramente y en espíritu de paz y buena vecindad SI NO SERÍA MEJOR QUE LA DIFERENCIA SE TERMINARA POR UN ARBITRAMENTO DE COMISARIOS NOMBRADOS POR AMBAS PARTES, O DE UNA NACIÓN AMIGA. Y si tal medio fuere propuesto por cualquiera de las dos partes, la otra accederá a él, a no ser que lo juzgue absolutamente incompatible con la naturaleza y circunstancias del caso.”

(4)     Los artículos: 3º y 6º  de la Constitución de Estados Unidos, contienen lo que se conoce como “Supremacy clause” de acuerdo con la cual, NO puede violarse el articulo XXI de Guadalupe Hidalgo porque es ley suprema de los Estados Unidos.

(5)     “…si Francia, Estados Unidos o cualquier otra nación, se apodera de algún punto de nuestro territorio, y nosotros por nuestra debilidad no podemos arrojarlos de ahí, mantengamos siquiera vivos nuestros derechos, para que las generaciones que nos sucedan, los recobren.”

______________________

Stahringen  am Bodensee

Baden Wurttemberg, Alemania

12 de junio de 2019

chavezmontesjulio@hotmail.com

Fecha: 
Miércoles, 12 de Junio 2019 - 12:40
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Miércoles, 12 de Junio 2019 - 14:55
Fecha C: 
Jueves, 13 de Junio 2019 - 03:55
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El acuerdo que anunció AMLO, ¿es el mismo para Trump?

Los gobiernos de México y Estados Unidos anunciaron, el viernes pasado, que lograron un acuerdo por medio del cual México aceptó combatir la migración ilegal de centroamericanos y otros extranjeros hacia su frontera norte y así evitar la imposición de un arancel del 5% a todas las exportaciones mexicanas destinadas al mercado estadounidense.

Sin embargo, desde el sábado hasta ayer, el presidente Donald Trump ha difundido 32 tuits que parecen indicar que para él no es suficiente el acuerdo que anunciaron conjuntamente su gobierno y el del presidente Andrés Manuel López Obrador.

El 8 de junio tuiteó: “¡MÉXICO ACEPTÓ COMPRAR INMEDIATAMENTE GRANDES CANTIDADES DE PRODUCTOS AGRÍCOLAS DE NUESTROS GRANDES AGRICULTORES PATRIOTAS!”.

Un día después, el 9 de junio, tuiteó: “Es importante destacar que algunas cosas no mencionadas en el comunicado de prensa de ayer, una en particular, fueron acordadas. Eso será anunciado en el momento apropiado. Ahora habrá una gran cooperación entre México y los Estados Unidos… Sin embargo, si por alguna razón desconocida no la hay, siempre podemos volver a nuestra posición anterior, muy rentable, de aranceles, pero no creo que sea necesario”.

Ayer, Trump insistió en que existe otro tratado al tuitear lo siguiente: “Hemos firmado y documentado completamente otra parte muy importante del acuerdo de Inmigración y Seguridad con México... Será revelado en un futuro no muy lejano y necesitará un voto del cuerpo legislativo de México”.

Y horas más tarde, difundió tres tuits más: “… los aranceles son una gran herramienta de negociación, un gran productor de ingresos y, lo más importante, una forma poderosa de convencer a las empresas de venir a los EEUU y de hacer que regresen a casa las empresas que nos han dejado para ir a otras tierras. Perdimos estúpidamente el 30% de nuestro negocio de automóviles a México. Si las tarifas continuaran en el nivel superior, todos volverían. Pero estoy muy contento con el trato que hice… Si México da resultados (que creo que lo harán). Aún no se ha revelado la mayor parte del trato con México”.

Aparentemente, mientras que Andrés Manuel y Marcelo dicen que el único acuerdo es el que se hizo público y que México no se comprometió a comprar más productos agrícolas estadounidenses, Trump insiste en que hay otro acuerdo que pronto dará a conocer.

Y no solo eso, al insistir que los aranceles son un gran instrumento para negociar o imponer su voluntad sobre el contrario, para atraer a empresas a su país, y al amenazar con imponer nuevos aranceles en caso de que México no cumpla con lo acordado, el presidente gringo muestra sus verdaderas intenciones: imponer tarifas cada vez más altas a las exportaciones mexicanas con el fin de encarecerlas hasta que a las empresas les sea más conveniente mudar sus fábricas a Estados Unidos.

Por lo que ha escrito en sus tuits más recientes infiero que para Trump lo que ocurrió la semana pasada fue el primer round de una pelea que apenas empieza.

¿Cómo juzgará Trump el trabajo que durante los próximos 45 días haga el gobierno mexicano para frenar los flujos migratorios hacia EEUU? ¿Como se defenderá México de un nuevo ataque tarifario del gringo al cumplirse el plazo establecido?

¿Cuál es el verdadero acuerdo?
 

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 12 de Junio 2019 - 12:00
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Miércoles, 12 de Junio 2019 - 20:45
Fecha C: 
Jueves, 13 de Junio 2019 - 08:00
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La Cuarta Transformación y Trump III

La Cuarta Transformación mantendrá un frente diplomático abierto con los Estados Unidos de América (EUA) durante todo el presente año y hasta noviembre de 2020, cuando se definirá la elección presidencial donde la apuesta personal de Donald Trump es ganar a casi a cualquier precio. La exitosa negociación del cuerpo diplomático mexicano, encabezados por el canciller Marcelo Ebrard Casaubón, logró desmantelar la imposición unilateral de aranceles a los productos mexicanos, en medio de una de las rabietas y absurdos arrebatos del xenófobo republicano por posicionar el registro de su candidatura presidencial rumbo a su añorada reelección.

El escenario de una guerra comercial contra EUA era simplemente apocalíptico para las finanzas nacionales que enfrentan escenarios de escepticismo en cuanto al ritmo de crecimiento económico. Las presiones internacionales por la rebaja de los niveles de confianza que brindan las poderosas calificadoras a la deuda de la principal empresa productiva del estado, PEMEX y a la reducción en el grado de inversión del país, habían dejado preocupaciones gigantescas por el futuro inmediato de una espiral recesiva que hubiera acabado con la viabilidad del proyecto político económico encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

La paridad con el tipo de cambio la semana pasada oscilo entre los 20 pesos, con escenarios muy negros para la económica nacional si el pasado lunes 10 de junio hubiera entrado en vigor el 5 por ciento de aranceles a todas las mercancías nacionales. Diversos sectores económicos nacionales y estadounidenses se tomaron muy en serio las amenazas de Trump, fuentes de la Casa Blanca, analistas, politólogos y el mercado se alistaban para la entrada en vigor de los dañinos y abusivos impuestos que por fortuna no prosperaron.

Al final como ha pasado en la era Trump, el supremacista siempre termina saliéndose con la suya, si bien se logró matizar en las exigencias de ser el denominado tercer país seguro, con el presente acuerdo México deberá acoger a los migrantes que esperan resolución a sus peticiones de asilo político, a cambio de que se agilicen dichas peticiones en los tribunales de EUA. Esto generará gastos económicos extras que no estaban contemplados y deberán incluirse en la siguiente revisión de las medidas bilaterales acordadas a revisarse en 45 días. En la mente del presidente estadounidense está convertir a México en la figura del tercer país seguro con la finalidad de imponer el dique que contenga las oleadas de migrantes en busca del sueño americano. La diplomacia mexicana deberá seguir luchando por no aceptar estas condiciones difíciles en un clima que seguramente volverá a ser tenso en futuras negociaciones.

Haber evitado la entrada en vigor del 5 por ciento en aranceles es buena señal, ya que cuando ocurre una guerra comercial no se tiene manera de saber cuánto tiempo durará y los enormes costos que generaría para los países implicados, en especial para México que ya tiene una inercia negativa ante los inversionistas internacionales y fuertes presiones por la desaceleración económica.

Dicen los abogados, que es mejor un mal acuerdo que un buen pleito, por ello el tratar de hacerse el valiente contra EUA en los tiempos del bipolarismo político de Trump, es sencillamente hacerse el “harakiri” económico.

El ir renegociando, matizando y poniendo orden en la porosa frontera sur al final era una tarea pendiente, que deberá ayudar a desmantelar las millonarias redes de trata de personas, dar mayor seguridad nacional a esa parte del territorio nacional que además de padecer pobreza extrema, ha estado olvidada en materia de desarrollo económico.

El plan internacional para incrementar la productividad del sureste mexicano y de los países centroamericanos mediante inversión económica es a largo plazo, pero es de celebrar que los EUA participen de este impostergable plan regional.

En plena crisis diplomática, es de destacar la mezquindad política de muchos actores de la derecha mexicana que apostaron al fracaso de las negociaciones, así como al inicio de una guerra comercial suicida, con la finalidad de cobrarse las afrentas y pérdidas de privilegios a costa de la ruina nacional. La enfermiza animadversión contra el actual régimen, les hizo sacar su lado más ruin y rechazar una unidad nacional que no era en torno al presidente López Obrador sino a favor del país que se veía amenazado por los caprichos personales del populista más peligroso del mundo. En otro momento de crisis diplomática con el mismo supremacista republicano, AMLO cerró filas en torno al entonces presidente Enrique Peña Nieto, en favor de la unidad nacional

Al final el acto de unidad nacional y por la amistad que se realizó en Tijuana, Baja California, donde el presidente levantó “la mano extendida, en lugar del puño cerrado contra Trump”, fue solamente simbólico gracias al difícil acuerdo logrado la noche del pasado viernes 7 de junio.

A pesar de la calma después de la tormenta, en el escenario internacional con EUA se mantiene en una constante vigilancia de las actitudes y caprichos del republicano egocentrista que en cualquier momento puede volver a hacer sonar los tambores de guerra, ya sea para castigar a nuestro país, o solamente para hacer sus acostumbrados amagos de rudeza innecesaria. Se puede decir que se evitó una gran batalla y que se negoció tiempo para obtener un aceptable acuerdo, pero el camino a recorrer aún es largo hasta la elección presidencial norteamericana, donde México es el costal de box favorito del xenófobo y “deschavetado” republicano.

Autor:

Fecha: 
Martes, 11 de Junio 2019 - 13:20
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Martes, 11 de Junio 2019 - 15:35
Fecha C: 
Miércoles, 12 de Junio 2019 - 04:35
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El discurso de AMLO, el logro de su gobierno y sus costos

El presidente Andrés Manuel López Obrador explicó ayer cuál fue la parte esencial del discurso que pronunció el sábado pasado en el Acto de Unidad en Defensa de la Dignidad de México y en Favor de la Amistad con el Pueblo de los Estados Unidos que se realizó en Tijuana.

Esto es lo que destacó:

“Celebramos el importante acuerdo de ayer porque se nos estaba poniendo, se nos estaba colocando en una situación muy difícil, muy incómoda: la de tener que aplicar a ciertas mercancías de Estados Unidos las mismas medidas, restricciones comerciales similares a las que se iba a imponer a las exportaciones mexicanas.

“Confieso que, como persona, como ciudadano, rechazo los actos de represalia y la ley del talión. Soy un pacifista convencido, inspirado en los ejemplos de Gandhi, de Martin Luther King, de Nelson Mandela.

Sin embargo, como jefe y representante del Estado mexicano no puedo permitir a nadie que se atente contra la economía de nuestro país y menos que se establezca una asimetría injusta, indigna para nuestro gobierno y humillante para nuestra nación.

Afortunadamente, ayer se impuso la política sobre la confrontación. Y debo reconocer que hubo voluntad para buscar una salida negociada al conflicto de parte del presidente Donald Trump y de sus principales colaboradores. Me consta.

Al presidente Donald Trump, por eso no le levanto un puño cerrado, sino una mano abierta y franca”.

Antes, al iniciar su intervención, enfatizó los aspectos positivos que a lo largo de la historia ha tenido la relación México-Estados Unidos sin dejar de recordar “el gran zarpazo de 1847 y las intervenciones del siglo XX en nuestro territorio, amén de otros agravios…”.

En resumen, un discurso conciliatorio. ¿Para qué provocar más al gran embaucador que hoy reside en la Casa Blanca?

Ahora bien, ¿se justifican los discursos optimistas del sábado y las declaraciones subsecuentes vertidas en la conferencia de prensa presidencial de ayer?

Creo que sí. Para empezar, se logró que no entrara, a partir del lunes, en vigor el arancel del 5% a todas las exportaciones mexicanas a Estados Unidos, lo cual hubiera afectado no solo a la economía de nuestro país y a la de nuestros bolsillos, sino a la de EEUU y sus habitantes.

Según The Perryman Group, en EEUU se hubieran perdido 400 000 empleos y los consumidores se hubieran visto obligados a pagar unos 17 000 millones de dólares adicionales por concepto del 5%.

De acuerdo con Ebrard, en México “más de 900 mil personas se podrían haber quedado sin trabajo” y se hubiera dado “una caída de la economía nacional (…) aumento de precios”.

Para el banco Goldman Sachs “la economía mexicana podría verse afectada por hasta 18 000 millones de dólares al año si se imponen las tarifas del 5%” y “aunque un arancel temporal de 5% o 10% no es deseable, está lejos de ser devastador y es poco probable que cambie significativamente el volumen y el patrón de comercio entre México y EEUU”.

Por donde se le vea, el hecho de lograr que Trump decidiera no imponer el arancel, por el momento, es un indudable triunfo del gobierno mexicano.

Sin embargo, dicho logro tendrá costos económicos, políticos y sociales, algunos, hasta ahora, nada claros. Sobre ellos comentaré aquí mañana.
 

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Secciones:

Fecha: 
Martes, 11 de Junio 2019 - 13:00
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Martes, 11 de Junio 2019 - 21:45
Fecha C: 
Miércoles, 12 de Junio 2019 - 09:00
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Los costos de una victoria anunciada

Tal vez la unidad sea la lección más importante para esta tercera transición, porque en su trayectoria ha habido de todo menos el llamado a la unidad. Ahora se da en un momento crítico pero perfilado desde un ángulo que las circunstancias acomodan de un lado y otro de la frontera y estas a su vez cubren perspectivas de sus líderes en sus asientos de gobierno. Si es el autoritarismo, habría que delinear afanes de uno y otro y habría que desvelar planes de imposición con todo y el acoplamiento de fórmulas de perpetuidad en el poder. Los cimientos de ambas fórmulas, distantes en su concentración de poder, no distan en metas de corto plazo y en la obsecuente falsedad de sus premisas y compromisos.

Trump y López Obrador son mendicantes compulsivos en la tónica popular, en la redención de valores de épocas que la historia sepulta y que la modernidad interrumpe en forma invasiva. Ambos invocan preceptos hundidos en la memoria, en la historia, una conservada en la exaltación de la heroicidad y en la página bélica y otra en la figura paternal de guía y trato suave con mano extendida al futuro jamás soñado.

Si alguna vez se pensó en un enfrentamiento entre estos dos jefes de Estado, en este fin de semana que transcurre entre la semblanza de rescate de última hora y una cuenta regresiva que alude a los días aciagos de la invasión de Normandía, pues sencillamente no hay tal, las emociones desbordadas nunca hubieran llegado a tal extremo. Las cosas se antojaban difíciles pero la cesión ya estaba en marcha; la política interior por encima de cualquier circunstancia de acecho ya estaba anunciada. Política interior, baluarte del presidente. Política interior arrinconada y significada en la intemperancia de la fuerza mostrada desde el norte. Así de simple.

Las condiciones vendrían, vinieron. Las circunstancias de futuro llegarían, llegaron. Lo que nadie hubiera podido evaluar serían los costos. El muro humano, sin experiencia policial, asumirá una responsabilidad que el régimen actual no hubiera deseado ni contemplado. Si entorpece su proclama inicial, pues será simplemente adoptada como un cambio de rumbo, algo inusitado en esta transición. El entredicho y la premura de acomodar voluntades traiciona proyecto o al menos idea de proyecto porque proyecto de trascendencia nunca lo ha habido en esta transición, más allá del mapa electoral.

Se asoma la nota del compromiso, el de la cesión, que lo fue de origen. México llevaba la carta de rendición, sin la redacción en nuestro idioma, porque esa nunca llegaría a un acuerdo de partes. No se excluye la voluntad y la adhesión a la lógica y la razón si estas dos condicionantes imperaran en la mente de un gobernante veleidoso y abrumador, excluyente desde cualquier principio ético, desde su concepción de representación y asunción al poder. México acepta la prerrogativa de que no existe negociación posible con un líder como Donald Trump. Esa es premisa de origen, esa es circunstancia de paciencia inagotable para consolidar lo incierto.

El concierto de las naciones exige pausas, exige reflexiones que reclaman temple y madurez de Estado. Hubo dos guerras que colmaban la desesperanza y en hombres de visión se dio el resurgimiento y el aliento de reconstrucción de naciones que despertaban en la derrota y el aislamiento. Los días han cambiado, las armas están en custodia severa, las que emanan fuego; las que triunfan y las que derrotan hoy, son mercancías, son satisfactores que inundan mercados en estricta competencia y en estrictas reglas de participación. México las conoce desde las oportunidades de la segunda guerra, la que nos brindó el nicho esperado para enseñar al mundo industrializado el acero, el vidrio y la fortaleza de la iniciativa mexicana.

Hoy, México se pliega; el presidente se aísla de los foros internacionales, ignora las invitaciones a asientos ganados con denuedo en la escena internacional. Una de las primeras economías del orbe, la nuestra, la que ha dado muestras de despegue de la emergencia, logra aceptación en las discusiones más trascendentes de las economías que rigen el orden basado en las ventajas comparativas y en la competitividad y no en la imposición, como tampoco en la ofensa territorial y en el origen y en la cuna intocable de civilización que el mundo entero elogia: etnia, cultura, cocina, arte y valores ancestrales.

El episodio que trascenderá como el desafío a aranceles, como la imposición sobre otra imposición, la primera comercial y la segunda migratoria, nacidas ambas de la nada, una nada conformada para defensa de otra imposición, una propia de conservación de prebenda electoral, hace de todo esto un juego perverso no visto desde los años de la Guerra Fría, en donde las salidas de naciones dignas no tenían consenso popular. México se hunde en esa nada, se rinde ante la nadería del dictado proverbial.

La lección de unidad mencionada al inicio de este texto viene ahora a cobrar cierto sentido ante la patente e intencionada división y polarización que no se diluyó en Tijuana, que no alcanzará la unidad de los mexicanos que contemplaron y palparon la fragilidad de un régimen que, ante una simple amenaza pasajera de un aliado, no de un enemigo, quiebra toda ostentación de arrogancia y de sujeción de miras capturadas en un ritual de personalidad que finalmente no nutre el cobijo esperado.

El llamado a la unidad fue atendido, de eso no existirá duda, las organizaciones que cuentan y los gobiernos de los estados hicieron presencia. Los costos vendrán sin duda, los materiales, los de defensa sembrados en una línea fronteriza y los de desplazamiento no contemplados; los de adquisición de perecederos también vendrán, los correspondientes al chantaje sobrepuesto al embargo significado en tarifas grotescas que nunca fueron. Los costos que nadie contempla son los de la división que invoca el régimen un día si y otro también, división que la civilidad enterró por un día, costo que queda a cargo de esta transición para que lo valúe en el futuro. Del atolladero, el de estos días, este gobierno en turno no salió solo. Que quede claro.

Fecha: 
Lunes, 10 de Junio 2019 - 13:15
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Lunes, 10 de Junio 2019 - 15:30
Fecha C: 
Martes, 11 de Junio 2019 - 04:30
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

No habrá 5%, pero sí un doble rasero

Hubo ocho oradores en el Acto de Unidad en Defensa de la Dignidad de México y en Favor de la Amistad con el Pueblo de los Estados Unidos que presidió Andrés Manuel López Obrador el sábado pasado en Tijuana para mostrarle a Donald Trump que el presidente de México cuenta con un amplio apoyo popular.

Antier hablaron el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard; la jornalera en el Valle de San Quintín, Baja California, Amalia Tello Torralba; el presidente del CCE, Carlos Salazar Lomelín; el presidente de la Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas Evangélicas, Arturo Farela; el sacerdote y defensor de derechos humanos, Alejandro Solalinde; el gobernador de Querétaro y presidente de la CONAGO, Francisco Domínguez; el diputado morenista y presidente de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo; y, finalmente, AMLO.

Todos ellos festejaron, y con razón, el hecho de que gracias a la negociación entre los gobiernos de México y Estados Unidos se logró evitar la imposición de un arancel del 5% a todas las exportaciones mexicanas.

Ebrard explicó que era importante que se suspendiera (indefinidamente, como tuiteó Trump) el arancel del 5.0% porque “el primer impacto es que habría una importante caída en la inversión, habría una importante caída en el número de empleos; quizá estimamos, sin ánimo de exagerar, que más de 900 000 personas se podrían haber quedado sin trabajo, su efecto hubiese sido devastador”.

En su discurso, Salazar Lomelín se limitó a reiterar que los empresarios que él representa, apoyan al presidente.

El evangélico Farela pareció ser promotor del “destino manifiesto” estadounidense cuando afirmó que “Estados Unidos es una nación fundada con principios cristianos bíblicos. Los que fundaron la Unión Americana (…) los famosos cuáqueros, hombres puros, hombres íntegros, hombres de principios y valores vinieron a sembrar la semilla de la palabra de Dios en esta gran nación”. Apenas lo dijo, pensé en los millones de indios que, en lo que hoy es Estados Unidos, fueron aniquilados y expulsados de sus tierras ancestrales por esos hombres “puros, íntegros”. Con todo y sus citas bíblicas, Farela me dio la impresión de ser un promotor de los intereses gringos y no un pastor de almas.

Por su parte, en un discurso también impregnando de religiosidad y frases anti-neoliberales, Solalinde casi llegó a comparar al gobierno de la 4T con el reino de los cielos y sorprendió a muchos, al concluir su discurso, al afirmar que “estamos muy cerca de tener, quizá, la primera mujer presidenta nacional”.

El gobernador de Querétaro felicitó al presidente, a Ebrard y a su equipo. Señaló que en Tijuana se celebraba “el encontrarnos unidos bajo una sola voz que supo defender la justicia, la libertad y la democracia”.

Llegó el turno de Muñoz Ledo, quien después de festejar el acuerdo, dijo una verdad que incómodo a los demás: “Lo que es, en mi criterio, inmoral e inaceptable es el doble rasero entre la frontera norte y la del sur. Por una parte, exigimos que nos abran las puertas y, por el otro lado, sellamos el paso de los centroamericanos para hacerle un oscuro favor a EEUU”.

Comentaré aquí mañana lo que dijo AMLO, los tuits de Trump y lo más importante del acuerdo.
 

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 10 de Junio 2019 - 13:00
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Lunes, 10 de Junio 2019 - 21:45
Fecha C: 
Martes, 11 de Junio 2019 - 09:00