Se encuentra usted aquí

divorcio

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La Iglesia en México y el Mundo

Para Samuel González y Mario Zavala, queridos amigos y compañeros de las andanzas universitarias, con quienes he dialogado sobre estos temas.

Que el Papa Francisco haya recibido a un transexual y que le dijera que es hijo de la Iglesia ha causado conmoción, y mucha, en los círculos católicos conservadores. Tampoco ha gustado que llamara por teléfono a un joven granadino sexualmente abusado por sacerdotes de la diócesis de Granada, para pedirle perdón. También ha caído fatal que el Papa dijese que para ser buenos católicos no hay que reproducirse como conejos, y que reprendiera a una mujer embarazada por no tomar en consideración que será sometida a ¡una octava cesárea!, y que tiene otros hijos que cuidar.

La susceptibilidad de los conservadores ha sido herida por la llaneza del Papa, quien gusta llamar a las cosas por su nombre y no andarse con eufemismo. Incluso, en una editorial del sitio web Traditional Roman Catholic Thoughts le han llamado “un padre mental y verbalmente abusivo” que mientras juega con los chicos vecinos, se la pasa criticando a su propios hijos. Los vecinos son los protestantes, judíos, musulmanes, budistas y los hijos maltratados son los fieles católicos, o mejor dicho los fieles que prefieren seguir la tradición a ejercer la caridad, el sentido común y el respeto por las diferencias. Acusan al Papa -al vicario de Cristo mismo- de dar a los no católicos los argumentos para atacar al catolicismo. ¿En qué estarán pensando los conservadores? ¿Por qué les molesta tanto que el Papa se acerque a la gente y que busque a las “ovejas descarriadas”? Como hijos, tampoco son un dechado de virtud.

Lo cierto es que el Pontífice ha roto con una parte de la tradición y ha incursionado en una pastoral, que a falta de mejor nombre, se ha dado en llamar la pastoral de “los irregulares”. ¿Quiénes son? Los homosexuales, las madres solteras, divorciados, parejas de facto y demás porción del pueblo de Dios, excluidos de la vida litúrgica y sacramental, a pesar de que algunos son sinceros creyentes...

¿Por qué les molesta que el Papa se cuestione quién es él para juzgar? ¿Por qué tanta animosidad contra el sentido común?

La respuesta tendría que verse desde dos perspectivas distintas. Una, la de los laicos inconformes, escandalizados por un Papa que los pone ante las disyuntivas de la vida moderna que no quieren aceptar con el pretexto de mantener la fe. La segunda, sería desde el clero, especialmente el alto clero de la Curia Romana, que no concibe que el Papa esté señalando con tanta atingencia no sólo los errores, sino los pecados internos. Y peor, los está ventilando ante el mundo.

De la primera perspectiva, se puede decir que está focalizada en los sectores de laicos conservadores norteamericanos que ven con espanto que todo el discurso que los ha sostenido por siglos como minoría religiosa está siendo cuestionado. La identidad católica en los países de habla inglesa está fundada en la distinción frente al protestantismo opresor y se ha expresado en el mantenimiento de la tradición en las formas litúrgicas, y en una visión de la vida cuyos valores contrastan con la posición más secular de otras denominaciones cristianas. Al respecto, hay mucho que analizar, sobre todo porque el conservadurismo laical si bien tiene puntos en común, especialmente en lo que atañe a moral sexual y liturgia, en todo el orbe católico, también presenta enormes diferencias culturales. Por ejemplo, no es lo mismo el conservadurismo que se vive en América Latina, que está más vinculado a la emergencia de movimientos como el Opus Dei o Legionarios de Cristo, que el que se vive en Estados Unidos y que se relaciona con la identidad étnica y religiosa de comunidades migrantes.

Lo que hoy resulta sorprendente es que el discurso laical conservador que cuestiona al Papa Francisco sea tan parecido en cuanto a la nostalgia por Juan Pablo II y el renovado aprecio por Benedicto XVI. En ello, seguramente, las redes sociales han jugado un papel determinante. Hay sitios web en varios idiomas, como Rorate Caeli o el señalado al inicio de este texto, que continuamente están difundiendo las noticias procedentes de la Santa Sede y cuestionando su impacto sobre lo que ellos consideran la auténtica doctrina católica.

En la segunda vertiente, es el alto clero, molesto por los cuestionamientos a una pastoral anquilosada y distante de los fieles, el que se expresa críticamente contra el Pontífice. Por un lado están los obispos diocesanos, cuya voz no se hace sentir tanto como la de los curialistas, que muchos de ellos están verdaderamente apanicados porque los cambios propuestos por el Papa van en contra de sus intereses, tanto del grupo de Sodano, como del llamado lobby gay, como de los conservadores  - Gerhard Müller, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe,; Walter Brandmuller, presidente emérito del Pontificio Comité de Ciencias Históricas; Raymond Burke, ex prefecto de la Signatura Apostólica y hoy dirigente de la Orden de Malta, y los italianos Carlo Cafarra, arzobispo emérito de Bolonia y teólogo cercano a san Juan Pablo II, y Velasio De Paolis, presidente emérito de la Prefectura de Asuntos Económicos -. Estos últimos publicaron un libro Permanecer en la verdad de Cristo-Matrimonio y comunión en la Iglesia Católica, que salió a la venta en Italia y Estados Unidos en octubre pasado y dónde cuestionan todas las propuestas en torno a la aceptación de los divorciados y vueltos a casar en la vida sacramental.

No conformes con ello, tienen un vocero en la prensa: Vittorio Messori, un periodista italiano cercano a Juan Pablo II y a Benedicto XVI, más papista que los dos antedichos y que no ha tenido empacho, incluso en cuestionar la legitimidad de la elección de Francisco.

Cada mes en su colaboración para el diario Il Corriere della Sera, Messori diserta sobre las acciones y los dichos del Papa Bergoglio, arrojando sombras acerca de cada uno de sus movimientos. Que si está condicionado por su experiencia exclusivamente latinoamericana, que sí dice una cosa un día y al otro lo niega, que si el discurso papal es para la prensa, que sí las periferias hoy son privilegiadas, que si la barca de la Iglesia carece de timón, que porqué va a Filipinas y no a España, etcétera, etcétera.

Da la impresión de que Messori es el vocero de quienes desean que siga oculto el desastre interno de la Iglesia. Que se queme la casa pero que no salga el humo. Lo que no entienden es que no se puede tapar el sol con un dedo, y justo, lo que el Papa quiere es que se purifique la casa a la luz de todos, porque la Iglesia es santa y pecadora, y sólo aceptando que ha pecado, será capaz de redimirse.

De ahí la importancia de que hoy, 9 de febrero, la comisión sobre la pederastia -integrada por 17 miembros entre los que hay laicos y laicas, sacerdotes, religiosos, especialistas, etc.- haya entregado los informes de los equipos de trabajo y las recomendaciones para convertir a la Iglesia en un lugar seguro para los fieles vulnerables por edad -  niños y adolescentes -, discapacidad o situación personal.

Entre los aspectos incluidos están: una pastoral para los supervivientes y sus familiares, la construcción de líneas para la formación de agentes pastorales en el tema; la difusión de las normas eclesiales y civiles que regulan las denuncias de abuso y la definición de los alcances de responsabilidad de los agentes pastorales al Iglesia al afrontar casos de abuso, por comisión, omisión o por hallarse en un cargo de autoridad.

Aún no es la propuesta final pero se trata de un avance considerable. Habrá que ver cómo reaccionan los conservadores a esto, pues en su respuesta a este tema se verá si su compromiso con la auténtica doctrina de la Iglesia es genuino o simplemente pretenden preservar el rito y la tradición sin una visión autocrítica y sin caridad para el prójimo.

Autor:

Fecha: 
Lunes, 09 de Febrero 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Panorama del divorcio en México

Recientemente se cumplieron cien años de la expedición de la Ley del Divorcio, con lo que se hizo oficial en México la disolución del vínculo matrimonial. De acuerdo con una definición genérica, el divorcio se define como la disolución jurídica definitiva de un contrato matrimonial. Existen en los Códigos Civiles de las entidades federativas en México diversas variantes del divorcio que pueden ser agrupadas en las siguientes clasificaciones:

  • Divorcio administrativo. Se solicita siempre por mutuo consentimiento de los cónyuges, los requisitos son que sean mayores de edad, que no tengan hijos y que de común acuerdo hayan liquidado la sociedad conyugal.
  • Divorcio judicial. En él interviene algún juez de lo familiar, civil o mixto, independientemente de que se trate de un divorcio necesario o voluntario.
  • Divorcio necesario. Es solicitado por alguno de los cónyuges, por una o más causas de tipo contencioso, enmarcadas en el código civil de cada entidad federativa.
  • Divorcio voluntario. Ambas partes establecen por mutuo consentimiento disolver el vínculo matrimonial y requiere la intervención de un juez en virtud de la existencia de hijos, porque los cónyuges son menores de edad o porque no han liquidado la sociedad conyugal.

Dinámica del divorcio en México

En México, de acuerdo a las Estadísticas de Nupcialidad publicadas por INEGI, el divorcio se puede caracterizar como un fenómeno creciente. Durante el periodo de 2000-2012, la tasa de crecimiento promedio anual de los divorcios ha sido del 5.5%. Tan sólo en 2012, se registraron en el país 99,509 divorcios:

captura_de_pantalla_2015-01-06_14.40.29.png

Una forma habitual de medir la frecuencia del divorcio es como una razón sobre cada 100 matrimonios. En 1980, sólo se registraron 4.4 divorcios por cada 100 matrimonios, esta cifra para 2012 llegó a 17 divorcios por cada 100 matrimonios.

captura_de_pantalla_2015-01-06_15.57.16.png

5 estados con mayor proporción divorcios-matrimonios

captura_de_pantalla_2015-01-06_15.58.49.png

5 estados con menor proporción divorcios-matrimonios

captura_de_pantalla_2015-01-06_16.00.14.png

  • El rango de edad en que más hombres se divorcian es entre 30 y 40 años de edad. La edad promedio en la que se divorcian los hombres es de 39 años.
  • El rango de edad en que más mujeres se divorcian es entre 30 y 34 años de edad. La edad promedio en la que se divorcian las mujeres es de 37 años.
  • El grado de escolaridad de las mujeres que más incidencia presenta en relación al divorcio es el de secundaria. En el caso de los hombres divorciados en 2012, predomina el mismo nivel de estudios que la mujer.
  • Desde el punto de vista de la clasificación jurídica del divorcio, el tipo de divorcio que más predominó para 2012 es el divorcio voluntario con 78,821 casos que representa el 79.20% del fenómeno.

captura_de_pantalla_2015-01-06_16.01.43.png

  • La duración social del matrimonio. Para 2012, 26,145 divorcios se efectuaron en matrimonios que tenían entre 1 y 5 años de duración:

captura_de_pantalla_2015-01-06_16.03.20.png

Causales de divorcio

 

A pesar de que las causales de divorcio son variadas (INEGI registra en sus estadísticas 28 diferentes causales de divorcio establecidas en los Códigos Civiles de las entidades federativas), las 5 causales con mayor incidencia (dado que representan el 97% de todos los causales de divorcio para 2012) son:

el mutuo consentimiento,
la separación por 2 o más años independientemente de la causa,
la disolución voluntaria unilateral,
el abandono de hogar por más de 3 meses sin causa justificada, y
la separación del hogar por más de un año con causa justificada.

Otras causales de divorcio contemplados en la ley (pero que sumadas sólo representan menos del 3% de la incidencia de divorcio) son:

  • la violencia intrafamiliar,
  • la negativa a contribuir voluntariamente al sustento del hogar,
  • la infidelidad,
  • la incompatibilidad de caracteres,
  • los hábitos de juego, embriaguez o drogas,
  • las enfermedades crónicas incurables,
  • la impotencia incurable,
  • la bigamia,
  • el no acompañar a la pareja si cambia de residencia dentro o fuera del país, entre otras.

captura_de_pantalla_2015-01-06_16.04.57.png

 

 

Fecha: 
Martes, 06 de Enero 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La Iglesia en México y el Mundo: Sínodo de la familia y la rebelión de la polilla

La publicación de las conclusiones, si así puede llamarse a un documento inacabado, de las sesiones del Sínodo de la Familia levantó ámpula entre los grupos conservadores.

Resulta evidente que los conservadores dentro de la Iglesia, que para más señas pretenden seguir adheridos a las enseñanzas de Juan Pablo II y a las de Benedicto XVI por no decir que a las del Concilio de Trento, van a dar la batalla por no ceder ante lo que ellos consideran una dicotomía irreconciliable: las verdades de la fe y los cambios sociales. No quieren entender que se trata de la dialéctica entre verdad y caridad cuyo resultado debería ser un aggiornamiento...

El cardenal norteamericano Raymond Burke, una de las figuras más representativas de los conservadores, no ha escatimado críticas al Sínodo. En una entrevista publicada un día antes de la conclusión del mismo, Burke estableció que el Papa "no es libre para cambiar las enseñanzas de la iglesia con respecto a la inmoralidad de los actos homosexuales o la insolubilidad [sic] del matrimonio o cualquier otra doctrina de la fe".

Lo que a Burke indigna es que el Papa Francisco pretenda ampliar el debate para definir aspectos más de magisterio que de doctrina. Es decir, de cara al signo de los tiempos, concepto asociado a la visión de una Iglesia semper reformanda, el actual Pontífice con toda la potestad del cargo, ha decidido extender los espacios de deliberación para que todos los miembros de la Iglesia puedan opinar sobre las costumbres, no de la doctrina, tal y como se hizo en tiempos apostólicos.

Más papistas que el Papa, Burke y muchos otros más han podido poner en tela de juicio la intención de apertura de la Iglesia gracias a la idea de colegialidad que el Papa está retomando de los orígenes de la Iglesia. Lo malo es que no los mueve la caridad cristiana sino el interés de mantener el status quo que los coloca por encima de los fieles de un modo casi inalcanzable y no parecen querer entender lo que Bergoglio ya entendió: el futuro de la Iglesia católica depende de que acoja en su seno a todos los que quieren estar dentro de ella, independientemente de sus orientaciones sexuales o que por razones muy comprensibles, se hayan separado de su primera pareja y ahora viven, legalmente o no, con otra persona.

Otros conservadores que abiertamente han cuestionado al Papa fueron el cardenal Velasio de Paolis -primer auditor de los Legionarios de Cristo, bastante fallido por cierto- y el presidente de la conferencia del Episcopado Polaco, Mons. Stanislaw Gadecki, quienes, palabras más, palabras menos, dijeron que la misericordia tiene sentido si es consistente con la verdad doctrinal…

Los conservadores ya están armados ideológicamente -no doctrinalmente- hasta los dientes y han hecho un uso sustancial de las redes sociales para avanzar su posición… con la consecuente confusión de los fieles.

Sin embargo, el Papa Francisco no se arredra. Ayer, en la misa de beatificación de Paulo VI, contó con la presencia, apoyo y testimonio de su antecesor, Benedicto XVI. Se sabe que muchos de los inconformes han ido a pedir la bendición de Ratzinger para impedir los cambios; pero el Papa emérito no se ha movido de su posición: el Papa es Francisco y punto.

Aprovechando el momento, el Papa Bergoglio respondió suave, pero categóricamente a sus detractores: “Dios no tiene miedo a las novedades” y con ello atajó muy elegantemente a los críticos.

Por lo que toca al Sínodo, nada está resuelto. Los participantes se llevaron un documento de trabajo a su casa y el próximo año se verá en que concluye el Sínodo. El documento está prácticamente aprobado; sólo tres de los 62 párrafos se mantienen en reserva, referentes al posible regreso a los sacramentos de los divorciados vueltos a casar y a la actitud de la Iglesia hacia los homosexuales.

Pero la efervescencia y la confusión están ahí, gracias a un grupo de obispos y fieles que no quieren entender el signo de los tiempos... y les gusta la polilla.

Y aquí, el padre Alejandro Solalinde, conocido defensor de los derechos humanos, estará declarando este lunes ante el Ministerio Público sobre lo que sabe de “oídas” acerca de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Su dicho es relevante para abrir otras líneas de investigación en el caso, pero resultaría más provechoso que declararon los testigos directos de los hechos

Autor:

Fecha: 
Lunes, 20 de Octubre 2014 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Cumbre en NY del cambio climático, políticas e instituciones para transformación económica y divorciados en la Iglesia

Esta tarde conduce Bernardino Esparza comenta acerca de la reunión en Nueva York para contrarrestar el Cambio Climático. José Luis Romero Hicks nos habla acerca de las políticas e instituciones sólidas para la transformación económica. En entrevista, Alejandro Rosas y Sandra Molina, autores de la serie de libros "Erase una Vez México", nos platican del tomo 2, de la Independencia a la Revolución. Mónica Uribe nos plaica cuál será la situación de los divorciados y casados dentro de la Iglesia católica. La discusión con Tere Vale. 

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 22 de Septiembre 2014 - 18:30
Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La Iglesia en México y el Mundo

De cara al Sínodo de la Familia, que se celebrará en octubre, se percibe un choque entre dos facciones: aquellos prelados que quieren permitir comulgar nuevamente a los divorciados, y quienes prefieren que la situación se mantenga como hasta ahora. Cabe aclarar que los divorciados que no se han vuelto a casar o que viven en continencia, pueden comulgar, no así los que viven en pareja, ya sea casados civilmente o en unión libre.

Los cardenales y obispos que apoyan los cambios están liderados por el cardenal Walter Kasper y, en el fondo, pero a las claras, por el Papa Francisco, quien autorizó a una argentina casada con un divorciado a volver a comulgar.

Los cardenales que están por mantener la prohibición de comulgar para los divorciados, especialmente los vueltos a casar sin haber anulado su primer matrimonio eclesiástico, son la gran mayoría.

Los cardenales Gerhard L. Müller, prefecto de la congregación para la doctrina de la fe, Walter Brandmüller, Raymond L. Burke, Velasio De Paolis y Carlo Caffarra han hecho un libro conjunto para defender las tesis tradicionales, el cual será presentado en Estados Unidos e Italia en breve, antes de octubre.

Por lo pronto, Burke fue degradado y designado sólo como superior de la Orden de Malta, lo que fue un mensaje clarísimo del Papa para este grupo.

Otros cardenales que se manifiestan en defensa de la tradición, como son Péter Erdö (Hungría), al que se ha confiado la relación general, Timothy M. Dolan (Estados Unidos), Willem Jacobus Eijk, Christoph Schönborn (Austria), Angelo Amato, Mauro Piacenza, Elio Sgreccia, Angelo Bagnasco. Fernando Sebastián Aguilar; el canadiense Thomas Collins; el australiano George Pell, prefecto en la curia de la recién creada secretaría para la economía; el canadiense Marc Ouellet, prefecto de la congregación para los obispos, y el arzobispo de Milán, Angelo Scola, estos dos últimos los más serios rivales de Francisco en el pasado Cónclave.

Scola ha publicado un texto en el cual plantea cuatro soluciones para que los divorciados vueltos a casar puedan comulgar o mejor dicho, puedan tener algo equivalente en los dos primeros supuestos y comulguen efectivamente, bajo los dos últimos:

  • la comunión espiritual o “de deseo” mediante prácticas espirituales como la adoración nocturna, el rezo del rosario, etc.
  • confesarse, aunque sea sin absolución, pero con prácticas de caridad.
  • Vivir en continencia sexual mientras perdure la unión civil; y
  •  Agilización de las nulidades matrimoniales bajo competencia del obispo del lugar bajo un esquema no judicial.

La lucha va a ser encarnizada en el Sínodo. De ahí se entiende que el papa Francisco haya señalado, durante una reunión con obispos recién nombrados, que no deben hacer grupúsculos ni gastar energías en enfrentamientos y que deben acoger a todos los fieles, sin discriminaciones. Obvio, era una advertencia para los nuevos y para los que llevan tiempo en el cargo.

Por otra parte, la visita relámpago del Papa a Albania transcurrió sin incidentes. Resaltó el sentido del humor de Francisco cuando dijo que en una reunión donde coincidió con la madre Teresa de Calcuta, albanesa de nacimiento, pensó que no lo hubiera gustado que hubiese sido su superiora, porque la religiosa, hoy beata, “le hubiese dado miedo”.

Por lo demás la visita a Albania simboliza el interés del Papa por las periferias y por el diálogo interreligioso en un país europeo de mayoría musulmana y dónde los católicos apenas llegan al 7% de la población. Destaca su aseveración acerca de no instrumentalizar el nombre de Dios para justificar el terrorismo, la violencia y la discriminación, aludiendo claramente a la crisis en Irak.

El próximo sábado 27 de septiembre, el Papa estará en la Iglesia del Jesús, sede de los jesuitas, para celebrar las Vísperas en ocasión del bicentenario de la reconstitución de la Compañía de Jesús. Es la cuarta vez que Bergoglio visitará la Iglesia madre de los jesuitas en Roma. La Compañía fue suspendida por Papa Clemente XIV el 21 de julio de 1773; el 8 de agosto de 1814, Papa Pío VII la reconstituyó con la bula “Sollicitudo omnium ecclesiarum”. 

Autor:

Fecha: 
Lunes, 22 de Septiembre 2014 - 17:00
Redes sociales: 
1