Se encuentra usted aquí

disparidad económica

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Una humilde propuesta

A todo el que atraviesa esta gran ciudad o viaja por el país le causa una profunda tristeza ver las calles, los caminos y las puertas de las cabañas atestados de mendigos del sexo femenino, seguidos de tres, cuatro o seis niños harapientos que importunan a todo el que pasa pidiéndole una limosna.

El texto anterior no se refiere a México, sino a Irlanda, en el año de 1729, y forma parte de un ensayo titulado Una humilde propuesta, escrito por Jonathan Swift (el mismo que escribió Los viajes de Gulliver), a través del cuál popone que los campesinos pobres vendan a sus hijos a los ricos terratenientes, para que éstos se los coman. Sí, literalmente, para que los cocinen y, en suculentos platillos, los devoren. Mediante su particular propuesta, Swift proponía prevenir que los niños de los pobres se convirtiesen en una carga para sus padres y para el país. De esa manera, en hacerlos útiles al público. La ganancia sería doble: los campesinos saldrían de la miseria y los ricos tendrían más y mejor comida. 

Se trata de un texto muy incómodo, por supuesto, como debería ser toda buena sátira. Al escribirlo, el propósito de Swift no era que se comieran a los niños. Lo que buscaba era provocar; llamar la atención de los terratenientes acerca de lo que ocurría en Irlanda. Una humilde propuesta es uno de los mejores panfletos políticos y literarios de todos los tiempos. Para leerlo, por supuesto, es necesario conocer y apreciar el humor negro de los británicos y, en particular, de los irlandeses.

Un americano muy entendido en la materia, al que he conocido en Londres, me ha asegurado que un niño sano y bien criado es, al año de edad, el alimento más delicioso, nutritivo y saludable, ya sea estofado, guisado, asado o hervido, y no tengo la menor duda de que puede servir igualmente para un fricasé o un ragú, dice otro fragmento del ensayo.

Mientras releía el ensayo de Swift y me documentaba sobre la pobreza en el mundo, particularmente en México, me pregunté qué sátira escribiría Jonathan Swift si viviera en el mundo actual y de qué manera buscaría llamar la atención de los gobiernos, del Banco Mundial y demás organizaciones encargadas de reducir la pobreza y mejorar los niveles de vida de las personas que viven en países de ingreso bajo y mediano.

Lo cierto es que, revisando un poco la historia, es fácil darse cuenta de que el modelo neoliberal, igual que ocurrió con el socialismo (el comunismo fue una utopía), a pesar de demostrar ser el menos malo de los sistemas (aunque en lo personal prefiero un liberalismo más moderado y con mayor intervención del estado), también fracasó.  

¿Son eficientes las medidas que se toman? ¿Qué hace falta?

¿Cómo es posible que el ser humano, que ha conseguido viajar al espacio, retrasar la muerte y dominar , como nunca, la tecnología, no haya sido capaz de terminar o, al menos, disminuír sustancialmente la pobreza en el mundo?

En el planeta existen millones de familias que sobreviven con un dólar diario. ¿Quién puede vivir así?

Quizá el problema de fondo es que la pobreza, cuando es ajena, no le duele a nadie.

No es un problema de recursos. Al menos, no del todo. Recursos en el mundo siguen habiendo. El problema es muy antiguo. Sucedió cuando unos empezaron a volverse ricos y otros pobres. Cuando los más fuertes dominaban a los más débiles. Y luego los más poderosos (ricos) a los menos poderosos (pobres). En América Latina y en África, se intensificó durante el colonialismo. Muchas de las prácticas coloniales persisten hasta nuestros días. Los colonizadores inventaron un nuevo sistema de clases sociales y de dominación. Aunque el neocolonialismo haya tomado formas distintas (en México, por ejemplo, la banca quedó en manos extranjeras, por lo tanto las decisiones de crédito y de crecimiento económico por esa vía, también). El problema no es la pobreza, sino la desigualdad. En 2008, el 1% de la población más rica del mundo era dueña del 32% de todos los bienes. En el aclamado documental The end of poverty, se dice que terminar con la mitad de la pobreza global costaría 20 billones, menos que el 4% que los EUA destinan a su presupuesto militar. Ese dato me dejó perplejo. Lo anterior quiere decir que los ricos tienen, de hecho, la posibilidad de acabar con la pobreza. Pero no lo hacen. Los gobiernos de los países desarrollados parecen estar más preocupados por desarrollar su armamento y perfeccionar sus sociedades de consumo, que por terminar con la pobreza en el mundo menos desarrollado.

En México, el 10% de la riqueza está en manos de 9 o 10 familias. En 2014 la CONEVAL1 calculó que habian 55.3 millones de pobres, lo que equivale al 46.2% de la población total. Sin embargo, existe un dato muy interesante, ya que genera una nueva cifra que tiene que ver con aquellos mexicanos que no son pobres, pero que están por debajo de la línea de bienestar. Los que están a nada de volverse pobres. Entre los pobres y los vulnerables alcanzan el 79.5% de la población. Sólo el resto está por encima de la línea de bienestar. Lo anterior da una idea más clara de la manera como se distribuyen la riqueza y el ingreso en México.

La violencia en México no sólo tiene que ver con el narcotráfico, sino a la mala distribución de la riqueza y del ingreso. Está demostrado que las sociedades más violentas no son necesariamente las más pobres, sino aquellas donde existe mayor desigualdad.

De todo lo anterior se desprende que, terminar con la pobreza, es una cuestión de voluntad. Pero los gobernantes de todo el mundo tienen muchos intereses personales y grupales más importantes para ellos que los pobres.

Volviendo a Jonathan Swift, es claro que los ricos no se están comiendo a los pobres. Al menos, no de la manera de la que proponía Swift. Pero, ¿qué no existen muchas maneras de que unos se coman a otros? Muchos pobres no necesitan que se los coman, porque la pobreza se los está comiendo.

A los políticos se les olvida que tienen la oportunidad histórica de pasar a la posteridad por haber cumplido su misión: hacer el bien público temporal.

¿Qué necesita el ser humano para que le duela la pobreza de otro ser humano?

_____________________________________________________________

Ilustración: Gustave Doré.

Bibliografía:

Ensayo: Una humilde propuesta, de Jonathan Swift 
http://www.ciudadseva.com/textos/otros/una_modesta_proposicion.htm

Documental: The end of poverty. 2008.
https://www.youtube.com/watch?v=_xpKKHcC8eU

Pierre-Marc René, El Universal, Crece pobreza en México; hay dos millones más: Coneval.
http://www.eluniversal.com.mx/articulo/nacion/sociedad/2015/07/24/crece-...

1 Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (México). 

Autor:

Fecha: 
Miércoles, 02 de Septiembre 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Un retrato de las elites mexicanas

“La buena educación es sinónimo de buena cuna y no de conocimientos; viene con el paquete heredado y no con el aprendizaje que se obtiene en la escuela”, escribe Ricardo Raphael en el capítulo que versa sobre la educación en su estupendo libro Mirreynato: la otra desigualdad. El apartado Mala educación, no tiene desperdicio. Es una profunda y bien documentada investigación que revela cómo y en dónde se educan las elites que gobiernan a México. De entrada relata que a un joven -futuro heredero de una empresa importante- le sugiere un profesor de las escuelas de los Legionarios de Cristo, que estudie derecho para dirigir la compañía. El joven, tajante, le responde que contrataría abogados chingones para que hagan la chamba y le ofrece a su tutor, para que sepa con quién trata, contratarlo desde ya, si quiere.Ante el dinero y el poder, no hay saber ni méritos que tengan valía.

Este pasaje retrata a nuestro México. Las elites desprecian a todoaquel que no sea de su clase. Revela que la educación no es el medio por excelencia para la movilidad social, ni tampoco el mérito. El país está congelado: la cuna, el origen de la persona, determina su futuro: el jodido así se queda. La herencia lo es todo. Muy pocos logran subir a los peldaños superiores de la escala social. El texto también muestra otro lado obscuro de las elites dirigentes: a la escuela van a relacionarse con los de su clase para establecer o reforzar lazos o conexiones. Para cursar las materias contratan a personas que les hagan sus tareas o de plano sobornan al profesor o al mismo centro escolar. Los valores que aprenden en su paso por la escuela son impunidad y corrupción, que a la postre perpetúan los privilegios y la desigualdad. Raphael nos acerca, con esta descarnada imagen, a quienes dirigen a nuestro país.

“Si, como se viene señalando a lo largo de todo el libro, el mérito y el esfuerzo son inútiles para mejorar la posición social, ¿por qué estudiar sería relevante?”, pregunta el autor, y añade: “Si los roles de éxito, según las revistas de sociales, los programas de televisión y la mitología de mi comunidad son personificados por aquellas personas que lograron reconocimiento gracias a razones desconectadas con su desempeño escolar, ¿por qué valorar el salón de clases?” En suma, añade páginas adelante, “México exhibe uno de los indicadores más bajos de correlación entre ingreso, educación y movilidad social”. La crítica a las clases dirigentes es un ejercicio esencial para comprender nuestro atraso, la violencia y el crimen que nos asuelan. El cambio debe pasar por la reforma de nuestras elites. Tremendo desafío. ¿Es posible?

Fecha: 
Jueves, 15 de Enero 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Desigualdad en ingresos y su efecto en la economía. No habrá periodo extraordinario en la Cámara de Representantes.

Esta tarde conduce Bernardino Esparza. Los temas que abordaron fueron:

  • El análisis sobre la desigualdad del ingreso y su efecto sobre el crecimiento económico de la OCDE.
  • Las actividades eclesiásticas en torno al 12 de diciembre y el que no hay anuncio de visita papal a nuestro país.
  • El cierre de actividades en la Cámara de Representantes. No habrá periodo extraordinario.
  • La discusión con Tere Vale.

 

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 15 de Diciembre 2014 - 19:00
Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Tendencias en la desigualdad del ingreso y su Impacto en el crecimiento económico

La OCDE publicó el 9 de diciembre un análisis sobre la desigualdad del ingreso y su efecto sobre el crecimiento económico en el documento titulado “Trends in Income Inequality and its Impact on Economic Growth". Por su parte el Pew Research Center presentó el 12 de diciembre los resultados de su análisis sobre las brechas en la desigualdad de la riqueza entre los diferentes grupos raciales y étnicos, con el artículo Wealth inequality has widened along racial, ethnic lines since end of Great Recession.

Principales Resultados:

  • En la mayoría de países de la OCDE, la brecha entre ricos y pobres está en su nivel más alto desde hace 30 años.
  • Durante los 20 a 25 años previos a la crisis económica mundial, el ingreso disponible de las familias aumentó en todos los países de la OCDE, en promedio un 1.6% real anual.
  • Sin embargo, en tres cuartas partes de los países de la OCDE los ingresos del 10% de los hogares más ricos crecieron más rápido que los ingresos del 10% de los hogares más pobres, lo que resultó en un incremento de la desigualdad de ingresos.
  • Las diferencias en el ritmo de crecimiento del ingreso entre los diferentes grupos de hogares en el período anterior a la crisis fueron particularmente pronunciadas no sólo en la mayoría de los países de habla Inglesa, sino también en Israel, Alemania y Suecia.
  • El panorama cambia cuando se analiza el período posterior a la crisis (es decir, los años del 2007 al 2011/12) en donde el ingreso promedio real de los hogares se estancó o disminuyó en la mayoría de los países, particularmente -en más de un 3.5% anual- en España, Irlanda, Islandia y Grecia.
  • En casi todos los países en los que cayeron los ingresos, los ingresos del 10% de la población más pobre cayeron más rápidamente.
  • Del mismo modo, en la mitad de los países donde los ingresos continuaron creciendo, los ingresos del 10% de los hogares más ricos crecieron más que los ingresos del 10% de los hogares más pobres.
  • Ambos acontecimientos confirman la tendencia a largo plazo hacia una mayor desigualdad.
  • Al entrar en la crisis, la mayoría de los países de la OCDE registraron máximos históricos de desigualdad de ingresos.
  • Hoy en día, el 10 por ciento de la población más rica en el área de la OCDE gana 9.5 veces el ingreso del 10 por ciento de la población más pobre.
  • En la década de 1980 esta proporción se situaba en el 7 a 1 y ha estado subiendo continuamente desde entonces.
  • Sin embargo, la proporción varía ampliamente entre los países de la OCDE.
  • Es mucho más baja que la media de la OCDE en los países nórdicos y muchos países de Europa continental.
  • Pero alcanza alrededor de 10 a 1 en Italia, Japón, Corea, Portugal y el Reino Unido, entre el 13 y 16 a 1 en Grecia, Israel, Turquía y los Estados Unidos, y entre 27 y 30 a 1 en México y Chile.
  • Considerando el coeficiente de Gini, que oscila entre cero (cuando todo el mundo tiene ingresos idénticos) a 1 (cuando todos los ingresos va a una sola persona), la media entre los países de la OCDE se situó en 0.29 a mediados de la década de 1980, para 2011/12 había aumentado en 3 puntos a 0.32.
  • El coeficiente de Gini aumentó en 17 de los 22 países de la OCDE para los que se tiene datos históricos disponibles, aumentando en más de 5 puntos en Finlandia, Israel, Nueva Zelanda, Suecia y Estados Unidos, mientras que cayó ligeramente sólo en Grecia y Turquía.
  • Las tendencias y patrones en la desigualdad de ingresos a través del tiempo difieren según los países y regiones de la OCDE.
  • La desigualdad de ingresos primero comenzó a crecer a finales de 1970 y principios de 1980 en algunos de los países de habla Inglesa, especialmente en el Reino Unido y los Estados Unidos, así como en Israel.
  • Desde finales de la década de 1980, el aumento de la desigualdad del ingreso se hizo más generalizada.
  • La década de 1990 y principios de 2000 fueron testigos de una creciente brecha entre pobres y ricos en algunos de los países ya con alta desigualdad, como Israel y Estados Unidos, además, por primera vez, en países tradicionalmente de baja desigualdad, como Alemania y los países nórdicos.
  • Con el inicio de la Gran Recesión, la tendencia al aumento de la desigualdad del ingreso neto se detuvo en muchos países o se invirtió incluso ligeramente durante los primeros años de la crisis.
  • Sin embargo, desde 2010 (y, en algunos países, antes) la desigualdad está aumentando de nuevo.
  • Con relación a la estimación empírica del impacto de la desigualdad en el crecimiento, a partir de datos armonizados de los países de la OCDE durante los últimos treinta años, el análisis econométrico sugiere:
    • Que la desigualdad de ingresos tiene un impacto negativo considerable y estadísticamente significativo en el crecimiento.
    • Que las políticas redistributivas para lograr una mayor igualdad del ingreso disponible no tienen consecuencias adversas sobre el crecimiento.
    • Además, se sugiere que la desigualdad en la parte inferior de la distribución es la que obstaculiza el crecimiento.
  • Un análisis adicional basado en datos de la OCDE PIAAC sugiere que un canal fundamental a través del cual la desigualdad afecta negativamente el desempeño económico, es a través de la reducción de la inversión (en particular en la educación) de los segmentos más pobres de la población.
  • Estos resultados tienen implicaciones importantes para los responsables de las políticas preocupados por el lento crecimiento y el aumento de la desigualdad:
    • Por un lado se apunta a la importancia de evaluar cuidadosamente las posibles consecuencias de las políticas a favor del crecimiento en la desigualdad: al enfocarse exclusivamente en el crecimiento y suponer que sus beneficios se filtrarán automáticamente a los diferentes segmentos de la población se puede socavar el crecimiento en el largo plazo en la medida en como la desigualdad en realidad aumenta.
    • Por otra parte, indica que las políticas que ayuden a limitar o idealmente reviertan el aumento a largo plazo de la desigualdad no sólo harían que las sociedades fueran menos injustas, sino también más ricas.
  • En particular, el análisis pone de relieve la importancia de dos pilares de una estrategia política para hacer frente a las crecientes desigualdades y promover la igualdad de oportunidades:
    • Una de las vías políticas para reducir la desigualdad implica reformas a las políticas fiscales y de prestaciones:
  1. Los gobiernos pueden considerar reexaminar sus sistemas fiscales para garantizar que las personas más ricas contribuyan con su parte justa de la carga fiscal. Este objetivo se puede lograr de varias maneras diferentes - no sólo a través de elevar las tasas impositivas marginales sobre los ricos, sino también mejorar el cumplimiento tributario, eliminar o relajar las deducciones fiscales que tienden a beneficiar a los ingresos más altos de manera desproporcionada, y volver a evaluar el papel de los impuestos sobre todas las formas de propiedad y riqueza, incluyendo la transferencia de activos.
  2. La ampliación de la base tributaria mediante el cierre de lagunas en el código tributario actual tiene el potencial de aumentar la eficiencia y la equidad. Este es particularmente el caso de imposición de las rentas del capital, que está muy concentrada entre los hogares ricos y representa una parte importante de sus ingresos totales.
  3. La desigualdad de trato fiscal de los ingresos provenientes de diferentes clases de activos aumenta la desigualdad en algunos casos y distorsiona la asignación de capital.
  • Sin embargo, el análisis sugiere que es aún más importante centrarse en la desigualdad en la parte inferior de la distribución del ingreso:
  1. Las transferencias del gobierno tienen un papel importante que desempeñar en la garantía de que los hogares de bajos ingresos no están más atrás en la distribución del ingreso. Esto no sólo se limita a las transferencias de efectivo.
  2. Otros elementos importantes de este pilar son las condiciones para promover y aumentar el acceso a los servicios públicos. Esto se refiere a servicios como la educación o el acceso a la salud de alta calidad.
  3. Estas medidas de reducción de la desigualdad son más suaves que los ingresos en efectivo, pero constituyen una inversión social de más largo plazo para fomentar la movilidad ascendente y crear una mayor igualdad de oportunidades en el largo plazo.
  • Muchas de las políticas sociales están dirigidos a la mitigación de la pobreza. El análisis sugiere, sin embargo, que no es sólo la pobreza (es decir, los ingresos del 10% más pobre de la población) lo que inhibe el crecimiento. En su lugar, sugiere que las autoridades deben estar preocupadas por el 40% más pobre en general - incluyendo las clases medias bajas vulnerables a riesgo de no beneficiarse de la recuperación y el crecimiento futuro. Los programas contra la pobreza no serán suficientes.
  • Otro importante conjunto de políticas considera los vínculos entre la desigualdad y el capital humano.
  • La evidencia sugiere que la alta desigualdad dificulta la capacidad de las personas de bajos recursos económicos para invertir en su capital humano, tanto en términos de nivel de educación, pero aún más importante en términos de la calidad de la educación.
  • Esto implicaría que la política educativa debe centrarse en mejorar el acceso de grupos de bajos ingresos, cuyos resultados educativos no son sólo peor, en promedio, que los de los grupos de ingresos medios y superiores, sino también más sensibles a los aumentos en la desigualdad.
  • Sin embargo, el rendimiento de las personas desfavorecidas no podría responder de manera significativa a las políticas dirigidas a la reducción de los costos privados directos de la educación, en particular, terciaria (por ejemplo, los costos de matrícula, o la disponibilidad de subvenciones). El impacto negativo de la desigualdad puede, de hecho, todavía operar a través de los efectos diferenciales de ingresos no percibidos sobre las decisiones de escolarización en los diferentes segmentos de la distribución del ingreso; a través de su efecto sobre la distribución de los insumos de los padres en la producción de capital humano de los niños, o en la capacidad de los padres para seleccionar ambientes óptimos de escolarización (por ejemplo, barrios).
  • Las políticas necesitan, por tanto, tener en cuenta el hecho de que los grupos socioeconómicos bajos en sociedades desiguales son propensos invertir de manera insuficiente en la educación formal. En consecuencia, las estrategias para fomentar el desarrollo de competencias debe incluir la mejora de la formación relacionada con el trabajo y la educación para las personas poco cualificadas (en el puesto de trabajo) y un mejor acceso a la educación formal sobre su vida laboral.

Desigualdad de la riqueza a lo largo de líneas raciales y étnicas:

  • La Gran Recesión, derivada de la crisis en los mercados inmobiliarios y financieros, fue universalmente dura con el patrimonio neto de las familias estadounidenses.
  • Incluso cuando la recuperación económica ha comenzado a reparar los precios de los activos, no todas las familias se han beneficiado por igual, y la desigualdad en la riqueza se ha ampliado a lo largo de las líneas raciales y étnicas.
  • La riqueza de los hogares blancos fue de 13 veces la riqueza media de los hogares negros en 2013, en comparación con ocho veces en 2010, según datos de la Encuesta de la Reserva Federal de Finanzas de los Consumidores.
  • Del mismo modo, la riqueza de los hogares blancos es ahora más de 10 veces la riqueza de los hogares hispanos, en comparación con nueve veces en 2010.
  • La brecha actual entre negros y blancos ha alcanzado su punto más alto desde 1989, cuando los blancos tenían 17 veces la riqueza de los hogares negros.
  • La relación actual de la riqueza de blancos a hispanos ha llegado a un nivel no visto desde 2001.
  • Dejando a un lado la raza y el origen étnico, el patrimonio neto de las familias estadounidenses en general - la diferencia entre los valores de sus activos y pasivos - se mantuvo estable durante la recuperación económica.
  • El hogar típico tenía un patrimonio neto de 81,400 dólares en 2013, según la encuesta de la Fed - casi lo mismo que en 2010, cuando el patrimonio neto medio de los hogares estadounidenses fue 82,300 dólares (valores expresados en dólares de 2013).
  • La estabilidad en la riqueza de los hogares tuvo una dramática caída durante la Gran Recesión, de 2007 a 2010, el patrimonio neto medio de las familias estadounidenses se redujo en un 39.4%, pasando de 135,700 a 82,300 dólares, la rápida caída de los precios de las casas y una caída de la bolsa fueron las causas inmediatas de esta debacle.
  • El análisis de los datos de la Reserva Federal, revela una marcada brecha en las experiencias de los hogares blancos, negros e hispanos durante la recuperación económica. De 2010 a 2013, la riqueza media de los hogares blancos no hispanos aumentó de 138,600 dólares a 141,900 dólares, es decir un 2.4%.
  • Mientras que la riqueza media de los hogares negros no hispanos cayó un 33.7%, pasando de 16,600 en 2010 a 11,000 en 2013.
  • Entre los hispanos la riqueza media disminuyó un 14.3%, pasando de 16,000 a 13,700 dólares.
  • Para todas las familias - blancos, negros e hispanos – la riqueza media es todavía inferior a su nivel previo a la recesión.
  • Una serie de factores parece responsable de la ampliación de las brechas de riqueza durante la recuperación económica, como señala la Reserva Federal, el ingreso medio de los hogares de las minorías (negros, hispanos y otros no blancos combinados) cayó un 9% en sus encuestas 2010-2013, en comparación con una disminución del 1% para los hogares blancos no hispanos.
  • Así, los hogares minoritarios no pueden haber reabastecido sus ahorros tanto como las familias blancas o pueden haber tenido que sacar sus ahorros aún más durante la recuperación.
  • Asimismo, los activos financieros, como acciones, han recuperado su valor más rápidamente que la vivienda desde que terminó la recesión, los hogares blancos son mucho más propensos que los hogares minoritarios tener acciones directamente o indirectamente a través de sus cuentas de jubilación, por lo tanto, estaban en mejor posición para beneficiarse de la recuperación de los mercados financieros.
  • Todos los hogares de América desde la recuperación han comenzado a reducir su propiedad de activos clave, como casas, acciones y patrimonio empresarial, pero la disminución en la propiedad de activos tiende a ser proporcionalmente mayor entre los hogares de las minorías.
  • Por ejemplo, la tasa de propiedad de vivienda para las familias blancas no hispanas se redujo de 75.3% en 2010 al 73.9% en 2013, una caída del 2%. Mientras tanto, la tasa de propiedad de vivienda entre los hogares minoritarios disminuyó del 50.6% en 2010 al 47.4% en 2013, un deslizamiento de 6.5%.
  • Las diferencias de riqueza raciales y étnicas en 2013 están en o cerca de sus niveles más altos observados en los 30 años para los que se tienen datos.

____________________________________________________________

Fuentes:

Cingano, F. (2014), "Trends in Income Inequality and its Impact on Economic Growth", OECD Social, Employment and Migration Working Papers, No. 163, OECD Publishing. DOI: 10.1787/5jxrjncwxv6j-en

Pew Research Center. Wealth inequality has widened along racial, ethnic lines since end of Great Recession. Diciembre 2014. http://www.pewresearch.org/fact-tank/2014/12/12/racial-wealth-gaps-great...

Fecha: 
Lunes, 15 de Diciembre 2014 - 18:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Algo difícil de entender y aceptar

Las personas cuyos ingresos son muy bajos, que en nuestro país son la inmensa mayoría, difícilmente pueden comprender que haya hombres y mujeres que perciben montos extraordinariamente altos. Y no solo no lo comprenden, tampoco aceptan que alguien pueda ganar tanto cuando ellos ganan tan poco.

El 7 de agosto pasado detallé en este espacio los niveles de ingreso de la población económicamente activa (PEA) mayor de 14 años de edad en el primer trimestre de este año, de acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Escribí  que:

1)    6,426,570 de personas, el 13% de la PEA, ganaron un salario mínimo mensual (SMM) de 2,018.70 pesos;

2)    11,993,650 de personas, el 24% de la PEA, percibieron entre uno y dos SMM, de 2,018.71 a 4,037.40 pesos;

3)    11,099,611 de personas, el 22.5% de la PEA, obtuvieron entre dos y tres SMM, entre 4,037.41 y 6,056.10 pesos; y

4)    7,351,432 de personas, el 15% de la PEA, ganaron entre tres y cinco SMM, es decir de 6,056.11 a 10,093.50 pesos.

En resumen, 82% de la PEA no gana arriba de los 10,093.50 pesos al mes.

Frente a esta triste realidad hay otra, la de los ingresos fabulosos que percibe una minoría compuesta de empresarios, ejecutivos, profesionistas independientes, actores, artistas, deportistas, escritores, etc. Ingresos que en la mayoría de los casos son producto de un gran esfuerzo personal y lícitamente obtenidos, a diferencia de las fortunas que con absoluta impunidad se embolsan año tras año un gran número de políticos, funcionarios y líderes sociales y sindicales corruptos.

Esta es la realidad, por más que no nos guste, y es obvio que en México hay mucho por hacer para reducir la brecha que existe entre los muchos que ganan muy poco y los pocos que ganan mucho.

Ahora bien, esta disparidad en los ingresos no se va a terminar satanizando a los que más ganan o cuestionando el uso que los ricos le den a su dinero, como sucede cada vez con mayor frecuencia. No se va a acabar mediante la aplicación de políticas que supuestamente enriquecerán a los pobres y empobrecerán a los ricos, como las que pregonan los demagogos. Se va a acabar cuando el sistema educativo y económico de nuestro país se transforme profundamente para que millones de mexicanos mejor preparados puedan aprovechar las amplias oportunidades que les ofrezca una economía abierta, competitiva y mínima e inteligentemente regulada. Si empezamos hoy mismo, será dentro de unos 30 años cuando se empiece a ver una reducción de tan grande disparidad.

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 20 de Noviembre 2014 - 12:00
Redes sociales: 
1