Se encuentra usted aquí

discurso racista

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Mochilas antibalas, Texas y Trump

El pasado sábado 3 de agosto en el Paso Texas, Estados Unidos, se dio crimen de odio en un centro comercial donde el protagonista fue un joven blanco supremacista, que asesinó sin escrúpulos a hombres y mujeres procedentes de minorías latinas. Está masacre en particular materializó el discurso de odio y xenofobia que utiliza el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para sus perversos fines reelecionistas. Al menos 22 personas muertas y 26 heridas, fue el resultado de la masacre en Texas, que es una de las peores tragedias en 20 años en la Unión Americana.

En un día donde las familias acudían a comprar los útiles escolares para el regreso a clases, el criminal capturado, Patrick Wood Crusius, acudió armado para disparar contra  familias con un perfil latino pues se presume podría estar asociado con grupos de odio. El joven texano pudo haber redactado un manifiesto ideológico supremacista, donde advertía sobre una falsa invasión latina y argumentaba que Texas podría convertirse en un estado demócrata debido al voto hispano de migrantes legalizados, por lo que en su visión “patriótica” le mandaba defender el modo de estilo americano.

El pasado lunes 5 de agosto el presidente Trump se manifestó a favor de la pena de muerte para los asesinos como Crusius, además de culpar a las redes sociales y los videojuegos por el incremento de la violencia, así como manifestar su polémica idea que los enfermos mentales son quienes asesinan y no la posesión de armas. En un mensaje que no convenció a nadie, ni donde se profundizó sobre las todo poderosas empresas armamentísticas, el principal supremacista y populista republicano mando condolencias a México y aseguró que el odio no tenía lugar en EUA.

Existen más armas que ciudadanos norteamericanos, además de una tradición arraigada en la conciencia colectiva sobre la posesión ilimitada de armamento, sin olvidar el espíritu bélico e intervencionista del moderno imperio mundial.

Por su parte el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) pidió a EUA un mayor control en la venta de armas y se deslindó de entrar en descalificaciones con Trump para evitar caer en posiciones electoreras y enfrentamientos personalizados. El pasado 4 de agosto el canciller Marcelo Ebrard Casaubón realizó un posicionamiento mediante sus redes sociales, donde informó que por órdenes del presidente AMLO se buscaría solicitar un proceso legal por terrorismo, para junto con la Fiscalía General de la República, coadyuvar en las investigaciones en la forma que el derecho internacional lo permitiera. Además viajó a EUA para proporcionar ayuda y asesoría a las familias de los connacionales asesinados y heridos resultantes del terrible crimen de odio. El artero crimen ha cobrado la vida de 8 mexicanos de las 22 personas muertas hasta el momento.

A escasas horas de ocurrida la masacre en Texas, se realizaron otros tiroteos en Oregón, donde murieron, nueve personas y quedaron heridos 27, además que por la madrugada del domingo 4 de agosto en un parque de Chicago siete personas resultaron heridas por disparos perpetrados desde un automóvil Camaro negro.

Como sacado de la fantasía, en EUA se ha popularizado la compra de mochilas antibalas que se adquieren como si fueran un artículo más de la lista escolar, junto con los cuadernos, libros y lapiceros. Por 120 dólares se puede adquirir una mochila que se transforma en un chaleco antibalas, decorada paradójicamente con ilustraciones que buscan hacer conciencia sobre el peligro del uso irresponsable de las armas de fuego.

Son incontables las escenas de terror que se viven en escuelas y lugares públicos donde fanáticos o personas inestables emocionalmente, acuden a asesinar a personas que consideran sus enemigos. Casi en la totalidad de los casos los asesinos son de origen caucásico y tienen como blanco poblaciones con una etnia minoritaria en los EUA.

En los tiempos de Trump esta serie de asesinatos por vengadores baratos, es producto de la política de polarización y xenofobia impulsada desde la Casa Blanca con las más perversas y bajas intenciones de un proyecto político personal. En lo que respecta a la tradición armamentística norteamericana no se moverá un ápice, para mantener el poder hegemónico mundial a las empresas bélicas, conservando sus millonarias ganancias y su sangriento legado. No importa que colores gobiernen la Casa Blanca, las empresas maquiladoras de armas siempre logran imponerse y dejar intacto el establishment militar que siempre logra impulsar a los mercados mundiales.

En la era más surrealista del populismo bélico norteamericano, el supremacismo y el fascismo tienen camino abierto para la confrontación y la violencia. Tiempos más oscuros se auguran cuando, a pesar de la sangre inocente derramada, desde el puesto político-militar más fuerte en la historia de la humanidad se promovió la intolerancia y la violencia contra el diferente y más débil.

Pareciera que dos guerras mundiales y varios conflictos longevos alrededor del mundo no han enseñado nada a la humanidad que paulatinamente ha ido perdiendo el respeto y tolerancia por la coexistencia pacífica. Liderazgos supremacistas como el de Trump serán difíciles de combatir en el corto plazo, donde la desilusión por la democracia y la globalidad han permitido la llegada al poder de ideologías fascistas que se creían superadas. Se demuestra en los hechos que la xenofobia y el odio permanecían inocuos, solo requerían del impulso irracional de un líder toxico e irresponsable.

Autor:

Fecha: 
Martes, 06 de Agosto 2019 - 13:15
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Martes, 06 de Agosto 2019 - 15:30
Fecha C: 
Miércoles, 07 de Agosto 2019 - 04:30
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Un gran poder, conlleva una gran responsabilidad

Hasta hace algunos días, Patrick Crusius era un total desconocido. Hoy es famoso gracias a su mente distorsionada y genocida. 

La masacre de El Paso Texas, es una acción inspirada por una discurso racista que nace desde lo más profundo del corazón del presidente Trump, esas palabras cargadas de odio y xenofobia tocaron la mente de Patrick que pensó debía defender a su país de la invasión extranjera y actuó en consecuencia. 

Y viajó nueve horas desde Dallas hasta El Paso para descargar cientos de balas de su AK-47 en una tienda Wal Mart porque quería ‘matar a tantos mexicanos como fuera posible’. Creyendo que así protegía la supuesta supremacía racial blanca.

Patrick Crusius de 21 años, es un convencido seguidor de las políticas migratorias de Trump y mató a tiros a 20 personas e hirió a otras 26 y será juzgado por crímenes de odio y posiblemente terrorismo.

Esta es una historia que debe encender los focos de alarma en México, porque es una irresponsabilidad lo que hace el presidente con la palabra, con la manipulación, porque en lugar de abonar a la unidad, divide y se burla y señala y descalifica  a quien no comulgue con sus estrambóticas ideas y eso es muy peligroso.

Recordemos aquella amenaza descarada, disfrazada de invitación a la prensa para que se porte bien porque si no, ya saben lo que les puede pasar. 

La palabra es el principal vehículo que tenemos los seres humanos para comunicarnos, cuando se usa adecuadamente puede volver posible lo imposible, hacer milagros, pero usada con maldad y vituperio genera violencia, odio y muerte.

El manejo irresponsable de la palabra por parte del poder, aprovechando las bastas herramientas de comunicación con las que cuenta, más temprano que tarde tendrá consecuencias, porque incita e invita a los fanáticos a tomar la justicia por su mano, porque el mensaje de odio y división les confunde e implícitamente creen que se les da permiso de actuar, porque la mentira o las verdades a medias pueden ocasionar en la mente de un fanático un efecto insospechado, un daño colateral en la que el sujeto piensa que está haciendo lo correcto y para si mismo es un héroe.

El manejo irresponsable de la palabra transformó a Patrick Crusius y lo llevó a cometer una masacre pensando que hacia lo correcto, porque interpretó que ese era el deseo del líder de su país. 

Aún estamos a tiempo de que México no siga ese rumbo de odio y división que solo genera caos, destrucción y  temor. Espero que el presidente recapacite y construya bienestar con la palabra y entienda que tiene un gran poder y por lo tanto conlleva una gran responsabilidad.

Fecha: 
Lunes, 05 de Agosto 2019 - 13:20
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Lunes, 05 de Agosto 2019 - 15:35
Fecha C: 
Martes, 06 de Agosto 2019 - 04:35