Se encuentra usted aquí

desparecidos

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Nos faltan 43

Lo políticamente correcto es que nos pronunciemos por la aparición de los 43 jóvenes normalistas de Ayotzinapa. Tras pasar la hoja de la mal llamada verdad histórica de Murillo Karam, se ha abierto un nuevo capítulo en este caso, en busca de saber verdaderamente lo que pasó en septiembre de 2014.

Resulta positivo que el gobierno federal haya aceptado la intervención del llamado Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes y que se hayan firmado una serie de acuerdos para tratar de limpiar la causa y llegar eventualmente a conclusiones creíbles y aceptadas por las partes.

Muchas personas, por desgracia, tenemos la creencia construida en base a la información pública y a la lógica que se desprende de ella, de que los normalistas están muertos. Deseamos estar equivocados, pero es difícil deconstruir esta casi certeza formada a lo largo de poco más de un año.

Desde luego, es obligado respetar el deseo y la esperanza de los familiares de los jóvenes, de verlos en un corto o mediano plazo, vivos. No hay, creo yo, un mejor motor para que este hecho se esclarezca, que la voluntad de los padres y familiares de los desaparecidos, que siguen luchando y buscando los caminos en busca de la verdad.

¿Por qué un hecho como este nos confronta como sociedad? La respuesta más importante es la gravedad del asunto. No podemos aceptar que hoy en día se sigan desapareciendo personas por los motivos que sean. “Ni vivos ni muertos” es el título del libro de Federico Mastrogiovanni que abunda en cómo se llega a este estado de indefinición sobre seres humanos: no están vivos, pero tampoco están muertos, porque no hay certezas. Ahí radica la trascendencia de esta nueva etapa en la investigación, pues a través de los mecanismos que se han establecido con los expertos, el objetivo es encontrar ese dato preciso que nos de ese mínimo y doloroso porcentaje de certeza de la muerte o jubilosa certeza de vida.

No es una metáfora decir que los ojos del mundo están puestos en México. La prensa, y con ella la sociedad internacional, siguen a detalle cada revelación o acción que trasciende. La comunidad de naciones espera también, como nosotros, que se esclarezca si ha sido una acción desde el Estado o fue en acontecimiento entre civiles (el narcotráfico es una línea de investigación), en donde se dio la participación desafortunada de las fuerzas del orden, con el saldo que todos conocemos.

Habrá responsables con nombres y apellidos, a quienes se tendrán que encaminar procesos judiciales por los delitos que las investigaciones determinen. Por lo pronto, es Estado mexicano es el primer “indiciado”, pues faltó a su deber de proteger la integridad física de por lo menos 43 ciudadanos.

Todos tenemos, respecto al caso Ayotzinapa, una idea que se modifica o no, cuando algo emerge. Poniatowska deseó en la FIL Zócalo que “Alguna vez volveremos a ver a los 43 que nos faltan y les rendiremos el homenaje que se merecen”; Javier Cicilia dijo que estaba molesto por la forma en que los familiares de los estudiantes y las organizaciones que los apoyan han centrado todo su esfuerzo y atención únicamente en la desaparición de los 43 jóvenes, cuando en el país son miles las víctimas de la violencia generada desde el Estado (http://aristeguinoticias.com/2010/mexico/javier-sicilia-se-dice-molesto-con-familiares-de-los-43-normalistas/); mientras que Cuauhtémoc Cárdenas señaló “Seguir las rutas del dinero sucio podrían contribuir a esclarecer el caso” (http://www.ccardenass.org/index.php?option=com_content&view=article&id=259:por-mexico-hoy-las-tareas-inmediatas&catid=35:pronunciamientos&Itemid=56).

“Nos faltan 43”, es tan cierto como que nos faltan muchos más, derivados de otras acciones, pero lo que se impone es dar el beneficio de la duda a esta nueva etapa y esperar a que haya resultados serios y contundentes que apunten con certeza a la verdad histórica que, sobre Ayotzinapa, todos queremos conocer.

Fecha: 
Sábado, 24 de Octubre 2015 - 10:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Un primer paso hacia a la legalización

En diversas ocasiones he argumentado, tanto en este espacio como en otros medios impresos y electrónicos a mi disposición, sobre la conveniencia de legalizar y regular la producción, distribución, comercialización y consumo de todas las drogas que actualmente están prohibidas y son la razón de la fracasada guerra que contra ellas se libra alrededor del mundo desde hace décadas.

No expondré hoy nuevamente mis razones por la legalización de las drogas sino que comentaré en torno a la decisión que deberá tomar dentro de no más de dos semanas la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, integrada por los ministros José Ramón Cossío Díaz, Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, Jorge Mario Pardo Rebolledo, Olga ​Sánchez Cordero y Arturo Zaldívar Lelo de Larrea.

El 28 de octubre venidero, los cinco ministros arriba mencionados discutirán y aprobarán o rechazarán un proyecto presentado por Zaldívar que recomienda declarar inconstitucionales los artículos 235 (último párrafo), 237, 245 (Fracción I), 247 (último párrafo) y 248 de la Ley General de Salud.

Los artículos en cuestión pueden leerse en http://info4.juridicas.unam.mx/ijure/tcfed/194.htm?s= y principalmente tienen que ver con “la siembra, cultivo, cosecha, elaboración, preparación, acondicionamiento, adquisición, posesión, comercio, transporte en cualquier forma, prescripción médica, suministro, empleo, uso, consumo y, en general, todo acto relacionado con estupefacientes o con cualquier producto que los contenga” y la prohibición en el territorio nacional de todo tipo de substancias psicotrópicas, entre ellas el opio preparado para fumar; la heroína, sus sales o preparados; cannabis sativa, índica y americana o marihuana, papaver somniferum o adormidera; papaver bactreatum; y erythroxilon novogratense o coca, en cualquiera de sus formas, derivados o preparaciones”. También prohíbe el uso de “otras substancias… cuando se considere que puedan ser sustituidas en sus usos terapéuticos por otros elementos que a juicio de la autoridad no originen dependencia”.

El proyecto del ministro Zaldívar, de ser aprobado por tres de los cinco integrantes de la Primera Sala de la Suprema Corte, ampararía a la Sociedad Mexicana de Autoconsumo Tolerante y Responsable (SMATR), la cual hace dos años solicitó al gobierno federal permiso para cultivar mariguana para el consumo recreativo. La Comisión Federal de Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris) rechazó su solicitud y la SMATR promovió un amparo que primero fue rechazado por el Juzgado Decimoprimero de Distrito en Materia Administrativa en el Distrito Federal y luego por el Quinto Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito.

El proyecto de Zaldívar menciona, entre otras cosas que “pertenece a la autonomía individual… la posibilidad de decidir responsablemente si desea experimentar los efectos de la sustancia”. El ministro hace eco de la mayoría de las opiniones vertidas por la comunidad científica mundial que afirman que el consumo de la mariguana “no supone un riesgo importante para la salud” siempre y cuando no sea de forma “crónica y excesiva” y que los efectos de consumirla son “menores o similares” a las que producen drogas no prohibidas como el alcohol o el tabaco.

De concederse el amparo se daría el primero de muchos pasos hacia la legalización de las drogas y, más importante todavía, hacia el fin de una guerra violenta y absurda que en México ha propiciado el auge de la delincuencia organizada, la pérdida de unas 90,000 vidas y la desaparición de poco más de 20,000 personas.

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 19 de Octubre 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

De 1937 - Desaparece Amelia Earhart en el Oceano Pacífico

(Atchinson, 1898 - Pacífico Sur, 1937) Aviadora norteamericana. Entre sus proezas figura la travesía en solitario del Atlántico (1932), nunca antes realizada por una mujer, y el primer vuelo exitoso entre la isla de Hawai y el territorio continental de Estados Unidos (1935). Convertida en un ídolo nacional y en portavoz del feminismo, su misteriosa desaparición en 1937, cuando estaba a punto de completar la vuelta al mundo por la línea del ecuador, dio lugar a múltiples especulaciones y contribuyó a magnificar su leyenda.

Biografía

Amelia Earhart cursó estudios superiores en la Universidad de Columbia (Nueva York) y completó su formación en los cursos de verano de la Universidad de Harvard. Durante la Primera Guerra Mundial sirvió como enfermera en un hospital de campaña canadiense. Posteriormente trabajó como asistente social en Boston (Massachussetts).

Earhart saltó a la fama cuando, el 17 y 18 de junio de 1928, se convirtió en la primera mujer en realizar como pasajera la travesía del Atlántico, en un avión comandado por los pilotos Wilmer Stultz y Louis Gordon, que recorrió los 3.200 kilómetros que distan entre Terranova y Gales. Ese mismo año realizó varios vuelos en solitario a través de Estados Unidos. En 1931 contrajo matrimonio con el afamado editor y explorador George Palmer Putnam, pero decidió conservar su apellido de soltera.

Entre el 20 y el 21 de mayo de 1932 realizó en solitario la travesía del Atlántico. Fue la primera mujer en completar sin acompañantes este peligroso viaje, proeza que no había vuelto a producirse desde el histórico vuelo de Charles A. Lindberghen 1927; estableció además una nueva marca de velocidad, al alcanzar Irlanda en apenas trece horas y cincuenta minutos. Earhart fue galardonada por el Congreso de Estados Unidos con la Cruz Distinguida de Vuelo, la primera otorgada a una mujer. En los meses siguientes realizó diversos vuelos de costa a costa de Estados Unidos, como el que la llevó de Los Ángeles (California) a Newark (Nueva Jersey). Su celebridad le permitió promover el uso comercial de la aviación y defender, desde una postura feminista, la incorporación de las mujeres a este nuevo campo profesional.

En enero de 1935 llevó a cabo en solitario la travesía entre Honolulú (Hawai) y Oakland (California), recorriendo una distancia superior a la existente entre Estados Unidos y Europa. Fue el primer piloto en completar con éxito este difícil viaje sobre aguas del Pacífico; los anteriores intentos habían concluido en desastre. A fines de ese mismo año estableció un nuevo récord de velocidad, volando sin escalas entre Ciudad de México y Nueva York en algo más de catorce horas.

Una desaparición misteriosa

En 1937, Amelia Earhart anunció que intentaría dar la vuelta al mundo utilizando una ruta distinta a la habitual en estas travesías. En efecto, los viajes en avión alrededor del mundo se habían desarrollado, hasta entonces, en cortas etapas a través de los cielos del hemisferio norte. Earhart intentaría, junto a su copiloto y navegante, el capitán estadounidense Frederick J. Noonan, circunvolar el globo siguiendo la línea del ecuador, en un bimotor Lockheed Electra 10-E. Iniciaron el viaje el 1 de junio de 1937, volando desde Miami (Florida) hasta Sudamérica; de allí a África y posteriormente a las Indias Orientales.

Tras haber completado 33.000 kilómetros en treinta días, más de los dos tercios de la travesía, su avión desapareció en medio de un temporal el 2 de julio, cuando realizaban la penúltima etapa del viaje, que habría de llevarles desde Lae (Nueva Guinea) a la isla Howland, junto a Australia. La desaparición de Amelia Earhart y de su experto copiloto fue motivo de numerosas y a menudo fantásticas especulaciones, pero hasta hoy día se desconocen las circunstancias del accidente y el lugar exacto donde se produjo.

El último contacto por radio del Electra fue con un guardacostas de la isla Howland, al que Earhart comunicó que todavía no divisaban la isla y que se estaban quedando sin combustible. Al conocerse el accidente, el gobierno de Estados Unidos destinó grandes recursos a la búsqueda del avión y de sus tripulantes, sin ningún resultado; la conclusión oficial fue que, por falta de combustible, el aparato cayó sobre el Pacífico antes de llegar a la isla.

Pero la búsqueda de pistas continuó después, de la mano de diversos organismos e investigadores, y prosigue en nuestros días. Algunos de los nuevos indicios encontrados confirman la versión oficial; una segunda teoría, basada en el hallazgo de restos humanos y del fuselaje de difícil identificación, sostiene que el avión hizo un aterrizaje forzoso en la isla Nikumaroro (una de las Islas Fénix, actualmente pertenecientes a la República de Kiribati), y que Earhart y Noonan sobrevivieron durante algún tiempo como náufragos en la isla.

Menos apoyo tiene la novelesca teoría de que Amelia Earhart y su copiloto, al no poder divisar Howland, se dirigieron a las Islas Marshall, dominadas por los japoneses. Allí fueron capturados como espías y ejecutados, o bien, tras una serie de negociaciones con Estados Unidos, llevadas en secreto para evitar un conflicto diplomático, se les permitió regresar a su país con identidades falsas. Poco después de su desaparición, el marido de Amelia Earhart publicó un libro basado en el diario de vuelo de su último viaje.

Fecha: 
Jueves, 02 de Julio 2015 - 09:40

Efemérides:

Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Crisis o nueva normalidad?

En muchos medios, periodistas y analistas se muestran pesimistas y aseguran que México vive una gran crisis. Indudablemente recurren a Tlatlaya, Ayotzinapa y la casa blanca como ejemplos de esa situación. La inseguridad y la mala economía también son puestas como ejemplo. Las imágenes de las protestas del magisterio disidente, sobre todo en Oaxaca y Guerrero, dan la vuelta al mundo: “eso es México”, dicen estos preocupados personajes.

Caso por caso es importante acercarse a la forma cómo se están tomando estas situaciones. Por ejemplo, el caso Tlatlaya no debió ser, pero pocos se han adentrado en el fondo del asunto: no se puede sacar a un ejército, entrenado para usar las armas, y ponerlos a combatir en una guerra interna contra narcos sin que se lleve al borde a estos soldados. Esta guerra ha sido muy prolongada y los militares mexicanos no estaban (ni están) acostumbrados a librarla. Dos hechos graves sobre esto: es posible que haya más casos como este y no se conozcan, pero suponer que el gobierno federal en su conjunto es culpable es una idiotez o parte de una agenda. Segundo, me temo que muchos mexicanos se encogen de hombros por esta violación enorme a la ley y a los derechos humanos y siguen adelante, “ellos se lo buscaron”.

De Ayotzinapa, sin duda una tragedia, el radicalismo de las protestas está ahuyentando los apoyos. Poco a poco se va aislando lo que fuera una oportunidad para poner en el tapete de la discusión temas como los desaparecidos, los muertos anónimos, el uso de las fuerzas armadas, los policías corruptos. Igual que en el caso anterior: muchos mexicanos están hartos del manejo del tema.

El caso de la casa blanca de Las Lomas es otra tragedia, aunque distinta: una casa muy costosa, una explicación insuficiente y un aparente conflicto de intereses, pero no hay marchas por esto, no hay masas exigiendo la aclaración o la renuncia. Sí, hay redes sociales noche y día, pero hasta ahí. Los mexicanos parecen decir: “no nos sorprende”, esa es la tragedia.

La inseguridad disminuye poco a poco, tanto en los datos oficiales como los de organismos civiles serios. Menos muertes violentas, menos secuestros. La economía parece también mejorar: menos desempleo, inflación controlada, pero se viene un año muy difícil. No importa, son vacaciones de fin de año y los mexicanos parecen querer olvidar los problemas pasados y los que vendrán. El que apueste a otra cosa en estos días se equivocará. Hasta los maestros disidentes de Oaxaca han abandonado la plaza para los turistas.

¿Nos hemos acostumbrado a una normalidad absurda, violenta y cruel?, ¿el mundo se ha acostumbrado a esa realidad? 

Fecha: 
Lunes, 22 de Diciembre 2014 - 17:30
Redes sociales: 
1