Se encuentra usted aquí

desempleo

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La hora de Colombia

En Colombia la manifestación de este jueves 21 se ha convertido en un desahogo colectivo. Varios sectores entre los que destacan sindicatos, estudiantes, artistas, indígenas, y profesores, saldrán a las calles, cada uno con una causa, en un entorno que no ha estado externo de fake news, manipulación, y polarización.

La rabia provocada por las desigualdades, las decepciones democráticas, y la permanencia de las élites se ha expandido por todo el mundo. Lo hemos visto ya en París, Hong Kong, Quito, Santiago y Bolivia.

 

La hora le ha llegado a Colombia.

Su respuesta será trascendental para el re acomodo ideológico de la región. Porque simple y sencillamente, sea cual sea el resultado, será usado como ejemplo para bien o para mal de alguno de los bandos.

El descontento ya ha sido encausando de una manera democrática en las recientes elecciones a alcaldes y gobernadores. El cambio se ha notado con la preponderancia del centro izquierdismo, en un país que ha sido casi exclusivamente de derecha en los últimos 20 años, que ha permitido la llegada de una alcaldesa gay en Bogotá, varios alcaldes independientes, y el arrebato de Medellín de las manos de la derecha.

El castigo de la ciudadanía ya se desahogó un poco a través de las válvulas de la democracia, pero la cuestión aquí es, si esto ya pasó, entonces ¿por qué sigue hasta convertirse en un paro nacional?

¿Qué no es suficiente con expresarlo en las urnas?

Para responder a esto me parece que el contexto nacional aquí es importante. Porque luego de unas elecciones marcadas por la figura del expresidente Álvaro Uribe y el temor de convertirse en Venezuela, el Presidente Duque tiene este jueves su primera prueba al año y medio de mandato, que se deriva prácticamente, de la poca confianza que le tienen a un presidente que se percibe como manipulado por el expresidente antes mencionado.

A lo anterior también hay que sumarle que el paro nacional está enmarcado en medio de una coyuntura paradójica. El jueves de la semana pasada se anunció que la cifra de crecimiento económico para el tercer trimestre de este año sería de 3.3%. Siendo este el valor más alto registrado en los últimos 15 meses y convirtiendo a Colombia en una de las estrellas de la región cuando el FMI apenas anuncia para la región un 0.2%.

Sin embargo, el desempleo no cede. Se mantiene en un 10.9% y se ha convertido en uno de los dolores de cabeza más altos del país y el segundo más alto en la región.

Los organizadores convocaron al paro con argumentos en su mayoría de corte económico, “Contra el baquetazo de Duque, la OCDE, el FMI, por la vida y la paz.”, pero también hay otras razones como el rechazo al continuo asesinato de líderes sociales, indígenas y excombatientes de las FARC, el reclutamiento forzado de niños por parte de grupos de ilegales y la desigualdad.

Sin olvidar a sindicatos y organizaciones sociales que incluyen desde reparos a las privatizaciones anunciadas por el Gobierno, la reforma laboral, pensionar y tributaria, y el aumento del salario mínimo.

Por otro lado no hay que perder de vista que esta protesta también le medirá el termómetro social a uno de los países que aún sobrevive bajo un régimen de derecha que, por lo menos hasta ahora sobrevive en una región que se re acomoda hacia la izquierda, y que hasta el propio Maduro ha dicho que está próximo a experimentar la “primavera bolivariana.”

Hay demasiados intereses.

Sea lo que sea que ocurra este jueves 21 en Colombia será utilizado por alguno de los bandos con alguna carga ideológica.

Esperemos predomine la voluntad de los Colombianos y que la paz siga siendo uno de los mejores ejemplos que este país le siga exportando al mundo en los años por venir.

La hora le ha llegado a Colombia.

El último en salir apague la luz.

Fecha: 
Martes, 19 de Noviembre 2019 - 11:00
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Martes, 19 de Noviembre 2019 - 13:15
Fecha C: 
Miércoles, 20 de Noviembre 2019 - 02:15
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El chile de todos los moles

El mejor gobierno es el que no se nota, ese que crea las condiciones para que la sociedad prospere, para que los particulares generen desarrollo en base a sus aptitudes y creatividad, que solo interviene cuando hay problemas para mantener la ley y el orden. Un gobierno debe ser como el árbitro del fútbol que solo opera cuando hay faltas al reglamento y su función es que fluya el juego con el menor número de incidentes posibles, protegiendo a los jugadores para que hagan lo mejor posible lo que saben hacer y generen un buen espectáculo. 

Pero qué sucede cuando el árbitro se vuelve protagonista del juego; lo estropea, lo entorpece, lo ensucia, simplemente lo echa a perder y en ocasiones por no aplicar bien las reglas el juego termina en violencia o con lesiones porque los jugadores sienten que no hay autoridad y se toman la justicia a su entender.

La realidad es como el fútbol, es un juego de contacto en el que todos somos parte del juego en el que cada quien, a su manera y con sus posibilidades juega, confiando en que el gobierno hará lo necesario para sancionar las faltas y crear las condiciones para que todos hagamos nuestro mejor esfuerzo en la cancha.

Lamentablemente al árbitro de este juego llamado México, se le metió en la cabeza que el partido estaba corrupto y que con su autoridad podría poner orden y así se volvió protagonista, se adueñó de la cancha y del balón y ya no se limita a crear las condiciones de juego, ahora cambia las reglas, inventa las que le convienen, es directivo, comisionado, jugador, patrocinador, televisora, narrador, analista, fotógrafo, masajista, preparador físico, director técnico, boletero, representante de jugadores, acomodador, policía, porra, vendedor de cerveza y souvenirs, taquero, asesor deportivo, etc. 

Es todo, menos árbitro y se siente más que el juego mismo, el ego lo hace sentir que es la estrella de la película. 

Es el chile de todos los moles. 

Ese protagonismo lleno de floridas frases ha limitado a todo el cuerpo arbitral, que no marca ninguna falta porque eso puede enfadar al árbitro mayor y mientras en la cancha aumenta la violencia y los jugadores no acaban de entender las nuevas reglas y se sienten abandonados porque la ley no se aplica y quienes juegan sucio están haciendo su agosto y el número de lesionados aumenta como nunca antes en cualquier juego previo y lo peor, lo preocupante es que apenas van 5 minutos de juego.

Dejar de ser el árbitro y volverse un aficionado narrando el partido ha provocado que se abandone el sentido de la ley y el respeto y es por ello que estamos viviendo en un país más incierto que nunca, en el que un día se dice una cosa y al otro otra, donde no hay valor a la palabra, ni respeto a la historia, donde hoy se firma una carta compromiso de no reelección y mañana se pierde y al otro día aparece, donde se experimenta con Baja California aumentando el mandato a cinco años cuando el acuerdo era dos y lo hacen a ver si pega, a ver si funciona, para saber qué resistencia puede haber y el árbitro que debió saber todo esto, es quien debe de poner orden y ni siquiera opina, voltea para otro lado y deja que siga el juego. 

Independientemente de quienes hayan aprobado esa vulgaridad, el Estado debe aplicar la ley y detener ese intento golpista y castigar al corrupto y al corruptor.

Por la falta de árbitro y el exceso de todología tenemos niños y adultos muriendo por falta de medicinas, energéticos caros que no han bajado de precio, aumento en el pasaje urbano, violencia desatada, somos policías fronterizos de Trump, recortes y despidos, cero apoyo a la cultura y la ciencia, menos educación, no se ha vendido el avión, no hay Santa Lucía ni Texcoco, no hay tren maya ni dos bocas, desempleo y bajas calificaciones crediticias, no hay inversión, se perdona a los corruptos mayores, Peña sigue libre y feliz, se minimiza al sargazos,  desaparecieron las estancias infantiles, no hay política exterior, sigue el huachicol, no hay apoyos a la pesca y al campo, no se respeta el Estado de Derecho, no hay investigación y así podemos seguir todo el día porque pesan mucho más las contradicciones y mentiras que los aciertos. Cada mañana en la moderna inquisición se cuentan justificaciones y no soluciones para la terrible realidad de millones de mexicanos y con profunda tristeza vemos a un joven jugador de este país que como puede y con un esfuerzo loable, hace jugo de caña con la ayuda de un pobre caballo flaco y cansado y muy obediente que mueve un trapiche y el árbitro presume esa ¨tecnología¨ como ejemplo, como el camino que está implementando para sacar a México del hoyo, cuando lo que debería de hacer es llevarle tecnología de punta, metodología de negocios, capacitación y jubilar al pobre caballo.

Esta escena es la mejor descripción de lo que piensa el árbitro del juego.

Fecha: 
Jueves, 25 de Julio 2019 - 13:10
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Jueves, 25 de Julio 2019 - 15:25
Fecha C: 
Viernes, 26 de Julio 2019 - 04:25
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Las narcoseries pueden ser más peligrosas que las drogas

Hace algunos días, en un pequeño poblado al pie de la sierra madre tuve la oportunidad de observar cómo se desarrollaba la vida, pude ver a las personas mayores discutiendo desde su óptica las políticas públicas, divididos como todos actualmente en México en 2 bandos, de rostros duros, curtidos por el sol y el trabajo de campo, sombrero y huarache cruzado, se les veía contentos.

De pronto llegaron algunos jóvenes en una camioneta nueva, estridente con corridos de narco a todo volumen, el mayor tendría 18 años, el menor no más de 15, se mostraban altivos, seguros, desafiantes, cerveza en mano, dueños de la situación y cortésmente saludaron a los presentes.

Hasta allí todo bien. De pronto empecé a notar que entre las ropas de estos jóvenes asomaban pistolas fajadas a la cintura, por la espalda, estaban armados y nadie se inmutó, nadie le dio importancia, es algo normal, cotidiano…yo era el único asustado en todo el pueblo.

No he podido dejar de pensar en esa escena.

Es difícil entender este fenómeno para quienes no vivimos esa realidad cotidiana en cientos, quizá miles de poblaciones del país y se agolpan las preguntas: ¿Por qué están armados? ¿Por qué nadie se asusta? ¿Dónde está la autoridad?  ¿De qué viven?  ¿Quién y para qué los armó?

Por lo visto nada bueno hace quien lleva una arma sin ser autoridad, estos son jóvenes que viven como su mundo les permite vivir, ¿qué oportunidades habrán tenido de estudiar, de superarse? Yo creo que es un comportamiento heredado porque es lo que hacen sus padres, sus abuelos y porque el país no les ha brindado las condiciones para dedicarse a otra cosa, estos son pueblos que día a día están muriendo por la falta de empleo, abandono, violencia e ignorancia y sometidos a la voluntad de alguien que decide todo, que es la verdadera autoridad, son verdaderos feudos.

Dedicarse a la merca, como ellos le llaman o al huachicol es mucho más redituable que un trabajo común, son personas que viven de prisa y por lo mismo hacen de todo por vivirla bien, aunque sea corta, están conscientes de los riesgos, pero también creen conocer de los beneficios de su lealtad y para ellos esa es una vida normal, porque es lo que han visto desde niños y son en su mayoría profundamente religiosos porque también así se les enseñó.

Que bueno que las autoridades vayan contra las series y música de narcos, pero no solo porque dañan la imagen de México en el mundo sino porque es más grave el daño que causan al intelecto y a la conciencia, promocionar esta actividad daña y confunde el cerebro de millones de mexicanos, sobre todo de niños y adolescentes, que encuentran en estas imágenes y melodías un modelo a seguir en el que la violencia y el desapego a los valores universales son el camino fácil para tener lo que quieran cuando y como quieran.

La exhalación del narco hace más daño que la misma droga.

Pero quitar estas series y canciones de los medios y del internet, no es suficiente, se requiere de acciones conjuntas y coordinadas capaces de generar oportunidades, empleo, educación, conciencia y desarrollo en esos lugares, urge ofrecer a millones de seres un nivel de vida que verdaderamente los aleje de un camino que normalmente termina mal.

Lo que a nosotros puede ser indebido, en esos sitios parece ser lo correcto porque es lo que hay, lo que por décadas ha sido, porque es cultural.

¿Quién les puede decir si lo que hacen es bueno o malo, cuando no conocen otra realidad contra la cual ellos puedan comparar?

¿No es más importante atender este problema que sigue creciendo exponencialmente en lugar de seguir regalando dinero a los países centroamericanos?

México está en deuda con millones de habitantes atrapados en una realidad diferente, violenta y peligrosa.

También ese día vi un niño pequeño jugando con su pelota al lado de los jóvenes armados.

¿Qué futuro tendrá este pequeño? ¿Qué le depara la vida en un lugar donde la violencia es lo normal?

Fecha: 
Jueves, 18 de Julio 2019 - 13:00
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Jueves, 18 de Julio 2019 - 15:15
Fecha C: 
Viernes, 19 de Julio 2019 - 04:15
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El porqué del optimismo de AMLO: un ejemplo

El presidente Andrés Manuel López Obrador tiene una percepción optimista de la realidad económica que contrasta con el pesimismo de la mayoría de los expertos en la materia.

Los pesimistas se basan en los datos oficiales que difunden el INEGI, Banco de México y otras entidades gubernamentales; los pronósticos del crecimiento del PIB hechos por economistas de los sectores público y privado, y las evaluaciones cada vez más negativas que difunden las calificadoras crediticias.

En su conferencia mañanera de ayer, el presidente insistió nuevamente en que la economía del país va muy bien y que él tiene información que los economistas conservadores y neoliberales no toman en cuenta al realizar sus análisis.

Por ejemplo, negó que exista un problema de generación de empleos en el país como se deduce al comparar los datos que el IMSS difundió el miércoles pasado, con los que publicó el 7 de junio del año pasado.

El IMSS informó antier que  “la creación de empleos llega a 303 545 en los primeros cinco meses del año (…)  La creación de empleos durante el quinto mes del 2019 fue de 3 983…”.

En junio de 2018 señaló que “la creación mensual de empleo durante mayo del presente año es de 33 966 puestos (…)  Durante los primeros cinco meses de 2018 se crearon 489 617 empleos…”.

Al comparar estos números tenemos que:

  1. Durante los primeros cinco meses de este año se crearon 38.0% menos empleos que en el mismo periodo de 2018.
  2. En mayo de este año se crearon 88.3% menos empleos que en mayo de 2018.

Así, es evidente que se generaron menos empleos formales en mayo y durante los primeros cinco meses del año en curso.

Sin embargo, AMLO explicó ayer que esos datos no toman en cuenta a los 481 548 jóvenes que entre enero y mayo se inscribieron al programa Jóvenes Construyendo el Futuro, que perciben un salario mensual de 3 600 pesos, están registrados en el IMSS y reciben capacitación de cinco a ocho horas diarias, cinco días a la semana.

Si estos jóvenes, de entre 18 y 29 años, hubieran sido incluidos en la estadística del IMSS, serían 785 093 los empleos que se crearon durante los primeros cinco meses del año, 60.3% más que en el mismo periodo de 2018.

Aquí debemos preguntarnos por qué los aprendices de Jóvenes Construyendo el Futuro no fueron considerados por el IMSS, si cada uno de ellos tiene un empleo, definido éste como “aquella actividad donde una persona es contratada para ejecutar una serie de tareas específicas, por lo cual percibe una remuneración económica”.

Para responder esta pregunta, el director general del IMSS, Zoé Robledo, explicó ayer que “la intención del IMSS es consolidar los datos del empleo cada vez más” y que se encuentra en proceso de “conseguir la certificación por parte del INEGI para que los datos de empleo se calculen con el mismo método…”.

Muchos dirán que los aprendices no deben ser incluidos en la estadística porque sus empleos se deben a la voluntad del presidente y no a una exigencia del mercado laboral, pero lo mismo podría decirse de cientos de miles de burócratas y empleados de PEMEX y CFE que son innecesarios, redundantes.

Sea lo que sea, ayer quedó muy claro por qué el presidente ve a la economía con optimismo y los que no pensamos como él, con pesimismo.

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Secciones:

Fecha: 
Viernes, 21 de Junio 2019 - 13:00
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Viernes, 21 de Junio 2019 - 21:45
Fecha C: 
Sábado, 22 de Junio 2019 - 09:00
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La recesión económica viene y AMLO debe rectificar si desea mantener su popularidad

Si se compara el crecimiento económico del primer trimestre del primer año de un nuevo gobierno federal con el del primer trimestre del último año de un gobierno federal saliente, encontramos que el crecimiento económico del primer trimestre del año en curso es el más bajo que se ha registrado desde 2001.

Lo anterior se desprende como resultado de los datos que en su momento proporcionó el INEGI:

  1. En el primer trimestre de 2001 (Fox) el PIB aumentó 1.9% en términos reales con relación al periodo equivalente del año 2000 (Zedillo).
  2. El PIB aumentó 2.6% en términos reales en el primer trimestre de 2007 (Calderón) con relación al mismo periodo de 2006 (Fox).
  3. En el primer trimestre de 2013 (Peña Nieto) el PIB avanzó 0.8% con relación al mismo lapso de un año antes (Calderón).
  4. En el primer trimestre de 2019 (AMLO) el Producto Interno Bruto (PIB) tuvo un incremento real de 0.2% con relación al primer trimestre de 2018 (Peña Nieto).

Si comparamos el crecimiento del PIB en el primer trimestre del primer año de un nuevo gobierno federal con el último trimestre del sexto año de un gobierno saliente, tenemos que el de AMLO fue el más bajo después del de Vicente Fox. Estos son los datos del INEGI:

  1. EL PIB en el primer trimestre de 2001 (Fox) disminuyó 0.3% respecto al último trimestre de 2000 (Zedillo).
  2. El PIB creció 0.16% en el primer trimestre de 2007 (Calderón) respecto al inmediato anterior, el cuarto de 2006 (Fox).
  3. El PIB creció 0.45% durante el trimestre enero-marzo de 2013 (Peña Nieto) respecto al trimestre precedente (Calderón).
  4. El PIB disminuyó 0.2% en el trimestre enero-marzo de 2019 (AMLO) frente al trimestre previo (Peña Nieto).

El 19 de junio de 2001 Vicente Fox aceptó que “la economía está en recesión, está en un atorón”.

De acuerdo con la información oficial disponible, el PIB de nuestro país decrecerá en el segundo trimestre respecto al primero, lo que significará que la economía estará en recesión.

Sin embargo, a diferencia de Fox,  AMLO se niega hoy a aceptar lo evidente y acusa a los analistas y expertos del Banco de México y del INEGI de usar métodos conservadores y neoliberales para medir la marcha de la economía.

En 2001 la economía de EEUU sufrió una recesión y en el primer trimestre de ese año su PIB cayó 1.1%, lo que provocó la caída del PIB mexicano en ese mismo periodo.

Lo contrario ocurre ahora en EEUU, ya que en el primer trimestre de 2019 su economía creció 3.2% en términos anuales y pese al fuerte crecimiento de la economía estadounidense, la mexicana apenas aumentó 0.2%.

A causa de la recesión se registrarán caídas en el consumo y la producción de bienes y servicios. Las inversiones privadas y públicas se reducirán, se perderán miles de empleos formales y quienes pierdan su trabajo se incorporarán a las filas de la informalidad.

Para evitar una catástrofe económica es necesario que Andrés Manuel rectifique algunas de las decisiones que ha tomado desde que asumió la presidencia y que contribuyeron a que un gran número de empresas nacionales y extranjeras pospusieran o cancelaran sus planes de inversión.

Aún tiene tiempo para hacerlo si es que quiere reactivar la economía, mantener su alto nivel de aprobación y que su partido MORENA gane las elecciones locales y federales de 2021.
 

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 20 de Junio 2019 - 13:15
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Jueves, 20 de Junio 2019 - 22:00
Fecha C: 
Viernes, 21 de Junio 2019 - 09:15
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La recesión económica viene y AMLO debe rectificar si desea mantener su popularidad

Si se compara el crecimiento económico del primer trimestre del primer año de un nuevo gobierno federal con el del primer trimestre del último año de un gobierno federal saliente, encontramos que el crecimiento económico del primer trimestre del año en curso es el más bajo que se ha registrado desde 2001.

Lo anterior se desprende como resultado de los datos que en su momento proporcionó el INEGI:

  1. En el primer trimestre de 2001 (Fox) el PIB aumentó 1.9% en términos reales con relación al periodo equivalente del año 2000 (Zedillo).
  2. El PIB aumentó 2.6% en términos reales en el primer trimestre de 2007 (Calderón) con relación al mismo periodo de 2006 (Fox).
  3. En el primer trimestre de 2013 (Peña Nieto) el PIB avanzó 0.8% con relación al mismo lapso de un año antes (Calderón).
  4. En el primer trimestre de 2019 (AMLO) el Producto Interno Bruto (PIB) tuvo un incremento real de 0.2% con relación al primer trimestre de 2018 (Peña Nieto).

Si comparamos el crecimiento del PIB en el primer trimestre del primer año de un nuevo gobierno federal con el último trimestre del sexto año de un gobierno saliente, tenemos que el de AMLO fue el más bajo después del de Vicente Fox. Estos son los datos del INEGI:

  1. EL PIB en el primer trimestre de 2001 (Fox) disminuyó 0.3% respecto al último trimestre de 2000 (Zedillo).
  2. El PIB creció 0.16% en el primer trimestre de 2007 (Calderón) respecto al inmediato anterior, el cuarto de 2006 (Fox).
  3. El PIB creció 0.45% durante el trimestre enero-marzo de 2013 (Peña Nieto) respecto al trimestre precedente (Calderón).
  4. El PIB disminuyó 0.2% en el trimestre enero-marzo de 2019 (AMLO) frente al trimestre previo (Peña Nieto).

El 19 de junio de 2001 Vicente Fox aceptó que “la economía está en recesión, está en un atorón”.

De acuerdo con la información oficial disponible, el PIB de nuestro país decrecerá en el segundo trimestre respecto al primero, lo que significará que la economía estará en recesión.

Sin embargo, a diferencia de Fox,  AMLO se niega hoy a aceptar lo evidente y acusa a los analistas y expertos del Banco de México y del INEGI de usar métodos conservadores y neoliberales para medir la marcha de la economía.

En 2001 la economía de EEUU sufrió una recesión y en el primer trimestre de ese año su PIB cayó 1.1%, lo que provocó la caída del PIB mexicano en ese mismo periodo.

Lo contrario ocurre ahora en EEUU, ya que en el primer trimestre de 2019 su economía creció 3.2% en términos anuales y pese al fuerte crecimiento de la economía estadounidense, la mexicana apenas aumentó 0.2%.

A causa de la recesión se registrarán caídas en el consumo y la producción de bienes y servicios. Las inversiones privadas y públicas se reducirán, se perderán miles de empleos formales y quienes pierdan su trabajo se incorporarán a las filas de la informalidad.

Para evitar una catástrofe económica es necesario que Andrés Manuel rectifique algunas de las decisiones que ha tomado desde que asumió la presidencia y que contribuyeron a que un gran número de empresas nacionales y extranjeras pospusieran o cancelaran sus planes de inversión.

Aún tiene tiempo para hacerlo si es que quiere reactivar la economía, mantener su alto nivel de aprobación y que su partido MORENA gane las elecciones locales y federales de 2021.
 

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 20 de Junio 2019 - 13:15
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Jueves, 20 de Junio 2019 - 22:00
Fecha C: 
Viernes, 21 de Junio 2019 - 09:15
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿De qué país hablo?…

Por lo general, los hombres ejercitan su memoria mucho más que su juicio.

Napoléon Bonaparte.

Si yo le digo que al momento de escribir esto, debe haber alguien en algún lugar que está siendo despedido, secuestrado, asaltado, violado, alguien buscando medicinas como loco, buscando una guardería o algún familiar que le ayude a cuidar los niños, que hay alguien que es agredido en sus derechos humanos, alguien desesperado porque le bajaron el sueldo, porque no encuentra trabajo o simplemente no tiene idea de qué va hacer con lo poco que gana.

¿De qué país habló?…

Este no es el México que recibió el presidente López, si bien recibió un país con muchas deficiencias y corruptelas, no era lo que es hoy.

¿Estábamos mejor cuando supuestamente estábamos peor…?

Estos seis meses de gobierno han sido el resultado del carnaval de la ocurrencia, donde la incertidumbre ha sido la línea conductora de cada día, en aras de la austeridad y el combate a la corrupción se han cometido recortes excesivos en prácticamente todas las áreas del país, se ha vuelto común encontrar amigos o familiares que han perdido algo: empleo, salud social, antigüedad, becas, guarderías, etc. Gente que hoy tiene más problemas y menos soluciones que hace medio año.

Prácticamente nadie ha escapado de la enorme tijera transformadora pero lo realmente preocupante es la inseguridad que estos recortes generan. 

Hay inseguridad en la calle, en la escuela, en el empleado a perder su empleo, en el inversionista a arriesgar su dinero, en el enfermo a que no haya medicinas o doctores o una simple jeringa, en el empresario que ve una crisis en puerta, en el comerciante a no vender y el consumo interno ha bajado trayendo menos recaudación fiscal y como las calamidades nunca llegan solas, Trump nos amenazó y le tomó la medida a López y en 5 días pasamos de socios y amigos a ser un muro de contención de inmigrantes, un rehén de sus caprichos y una mina para generar votos para el republicano.

Hoy somos una nación con miedo, cada día más dividida y pesimista, fruto de la arrogancia y necedad de la 4-T a la que le importa más controlar a todos con dinero fácil y preservarse en el poder que el bienestar de millones de mexicanos que creyeron en la palabra y carisma del presidente López.

Fecha: 
Lunes, 17 de Junio 2019 - 13:05
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Lunes, 17 de Junio 2019 - 15:20
Fecha C: 
Martes, 18 de Junio 2019 - 04:20
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La escasez programada

El desempleo, no el del ciclo productivo, no el del estanco en la producción, el que inevitablemente obliga por circunstancias críticas de la economía a prescindir de mano de obra; a ese no hacemos referencia porque simplemente no existe una crisis en nuestra gran economía. No necesariamente enfrentamos una imperfección de mercado. Enfrentamos un desabasto que sin programa alguno interrumpe el ciclo de gasto gubernamental. Interrumpe programas establecidos desde la función operativa del servicio público, ciclo que inicia con una función conceptual de eficiencia del Estado. El gasto hace lo que siempre ha hecho: acompasar el ritmo de una economía creciente, adecuar el ritmo de la inversión pública y hacerla valer ante la inversión privada, cuidando siempre las bases de su participación para hacer de este ritmo paralelo, una función productiva y alentadora.

La interrupción de esta transición en turno ha cortado innumerables áreas de especialización del servicio público de carrera, lanzando a la calle a profesionales y vocación de antigüedad considerable. El trastorno naturalmente tiene un efecto multiplicador que inicia con el desamparo familiar, el estado de ánimo en el imaginable cambio de rumbo de vidas enteras dedicadas a la actividad pública; el margen de protección que alguna vez amparara diversos órdenes desaparece en un día. Las explicaciones no satisfacen lo abrupto de la tajante decisión. La reacción se espera y aguarda en estéril defensa de una colectividad pasmada ante la ocurrencia y ante la idea de lo perentorio de una decisión que hiere.

La dimensión de lastimar sin necesidad, la decisión de recortar sin programa está cobrando consecuencias inesperadas en las cifras del empleo que desequilibran toda perspectiva de aliento; los despidos masivos del sector público no pueden cubrir la inserción de empleos formales y la falacia de jóvenes recibiendo dinero gratuito para integrar fuerza de trabajo no corresponde a ningún padrón serio de registro. El manejo que pretende el gobierno de cifras en la macroeconomía distorsiona una situación de daño irreparable en el cruento amanecer de familias que sufren este corte tan irresponsable.

El recorte material ya repercute en el lado humano como ciclo perverso. El gobierno en turno ignora los efectos de las economías de escala en los nutrientes y servicios de la administración pública. El primer ejemplo, que se ha tornado inmanejable lo vemos en la salud pública. Es muy sencillo agitar la misma bandera de siempre: la corrupción y con ella justificar las torpezas y atropellos de una administración fallida. No pueden soslayarse las cantidades enormes de medicamentos que requiere todo un sector de salubridad de una nación. En ello habrá que juzgar circunstancias de abasto y habrá que juzgar circunstancias apremiantes como los plazos de entrega. Si una o dos o tres empresas pueden lograrlo, naturalmente serán empresas de dimensión considerable. Esto no necesariamente incide en el juicio pronto del presidente que sentencia una función monopólica o de abuso. El resultado de su interpretación y manejo alterno del abasto ya se encuentra en crisis.

Las dependencias afectadas, todas ya presentan rasgos de incompetencia e insuficiencia de servicio. Pudimos apreciarlo en la afectación al medio ambiente con los incendios forestales. Conafor no pudo atender la premura y la atención de la emergencia. Semarnat, afrontando 16,000 despidos, impedida. Este espacio ha insistido en el modelo del ahorro como premisa equivocada de sustento económico. El ahorro sin el equilibrio de la inversión provoca un rezago en la actividad pública, detiene la marcha de la economía, produce letargo en la eficiencia gubernamental y en los servicios públicos.

El Plan Nacional de Desarrollo que instó el simple cumplimiento por norma institucional deja en la apreciación de su lectura, los renglones de inversión pública abiertos; finalmente ya sabemos adonde apunta la voluntad del presidente: al derroche innecesario en proyectos costosos y envueltos todos sin excepción en una nube interpretativa y amparados por el discurso antes que por la lógica y el conocimiento. Los administradores de recursos públicos, los designados para vigilar estos dispendios producto del ahorro forzado por recortes sin miramiento y sin programa, no merecen consideración en sus trayectorias de servicio público, y dos de ellos, uno agrónomo, emplearán 8,000 millones de dólares en un proyecto de refinación sin horizonte y sin ningún respaldo en materia de retorno financiero. La salud, entre muchas otras carencias inducidas por esta transición, en juego para la satisfacción de un capricho. O de varios.

Las economías de escala ya mencionadas no son más que simples mecanismos de orientación en el manejo eficiente de los recursos. Si las licitaciones, que este gobierno no necesariamente invoca, tienen vigilancia objetiva, la competencia simple de los mercados ajustará la situación de precios. En lo que no puede perderse objetividad es en la dimensión de las necesidades y en la función programática para cubrirlas. La administración está enfrentada con un dilema de reparto y es un juego peligroso cuando el recurso existe y cuando la sociedad percibe que la retención cubre fines no prioritarios. La justificación de actuación pasada y el añadido de una corrupción real, un tanto, y una corrupción imaginada que ya debió ser corregida de facto, con tanta insistencia y mención, alcanzaría a cubrir la expectativa de la sociedad y sus demandas. Dejar en rezago la cobertura del pacto social un día y otro también y diseminar el desamparo de órdenes colectivos, invita a la reflexión de masas, a pesar del terreno de la dádiva. No olvidemos el efecto multiplicador que inunda el ambiente de carencia en las familias, y la salud no concede plazos.

El ahorro no es figura de transmutación contable ni transfiguración económica, es lo que siempre ha sido: un mecanismo disciplinario del gasto programático en cualquier entidad activa. La inducción de esta administración ha hecho del ahorro una función de escasez que repercutirá lamentablemente en innumerables formas de vida y de contemplación del poder como afán de captura y retención mediante una dádiva que, en los pocos meses de esta transición, ya muestra no solamente signos de incongruencia, arroja signos de contracción económica. Escasez, vocablo que acompaña todas las fórmulas del populismo.

Fecha: 
Lunes, 27 de Mayo 2019 - 13:05
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Lunes, 27 de Mayo 2019 - 15:20
Fecha C: 
Martes, 28 de Mayo 2019 - 04:20
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Ni populismo ni neoliberalismo, lo dije hace casi 22 años

Recordar es vivir y con cierta periodicidad abro algún cajón de mi archivero para sacar de él algún texto que escribí hace tiempo y, después de leerlo, concluir si mi análisis fue correcto o no.

Ayer fue uno de esos días. Encontré un texto que se publicó el 2 de diciembre de 1997 en mi columna Así lo pienso, que entonces se publicaba en el diario Extra de Impacto.

Este texto muestra que hace casi 22 años denuncié que ni el populismo ni el neoliberalismo habían servido para crear los empleos que cada año se requerían.

Tuvieron que transcurrir otros 21 años para que los mexicanos rechazáramos el modelo neoliberal en las urnas para aparentemente regresar al modelo populista.

¿Se repetirá la historia?

Esto es parte de lo que en aquel tiempo escribí:

“Los modelos económicos que los gobiernos federales han diseñado y aplicado desde 1971, han sido incapaces de generar los empleos que demanda una población cada vez mayor.

“Durante la segunda mitad de los 12 años en que se aplicaron medidas populistas, de 1971 a 1982, ocurrió algo inusitado: el entonces jefe máximo de la nación, don Pepe, hizo lo imposible y generó más empleos (5 888 976) que los que se necesitaban (4 510 000) (…) se generaron 1 370 976 plazas burocráticas, así de fácil.

“Llegó el neoliberalismo con Miguel de la Madrid en 1982 y en nada mejoró la situación (…) de 1982 a 1988 únicamente se crearon 502 212 trabajos, ¡menos del 10% de los 5 676 000 que debían haberse generado!

“Después, durante el sexenio salinista que supuestamente iba a sentar las bases firmes para el real y definitivo despegue de la economía nacional, tan solo se crearon 1 554 474 de los 6 990 000 empleos requeridos, 22% de lo necesario.

“El déficit de empleos durante los primeros 12 años de neoliberalismo, liberalismo social o como quiera que se llame al actual modelo económico priista, es de 10 609 404.

“¿Qué ha ocurrido desde que llegó a la presidencia Ernesto Zedillo?

“Durante los primeros tres años de su administración se generaron 983 000 trabajos, 3 120 999 menos que los 4 104 000 que se requerían.

“De acuerdo con las estimaciones (...) durante el actual gobierno se creará un número récord de empleos (3 635 001), pero dicha cantidad representará únicamente 42% de los trabajos requeridos (8 631 999) durante el periodo 1994-2000.

“En conclusión: al empezar el año 2001 y tras 18 años del experimento neoliberal, habrá un déficit de 15 606 402 empleos.

“Así las cosas, no debe sorprendernos que el índice de delincuencia esté por las nubes, que el desprestigio del PRI sea mayúsculo (…) y que cada día más mexicanos, de todos los niveles sociales, decidan irse a Estados Unidos en busca de oportunidades laborales y un nivel de vida aceptable.

“Los números no mienten. Las dimensiones de la crisis son mayúsculas.

“Deberán transcurrir varias décadas antes de que la situación en México se vuelva positiva. Y eso si las cosas se hacen bien de ahora en adelante, si los funcionarios se vuelven honestos, eficaces y eficientes, si la democracia se instaura plenamente, si etc., si etc., si etc.”.

No me equivoqué entonces y no me equivoco ahora al afirmar que medidas populistas no remediarán el déficit crónico de empleos que desde siempre ha existido en México.

 

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Secciones:

Fecha: 
Viernes, 24 de Mayo 2019 - 13:00
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Viernes, 24 de Mayo 2019 - 21:45
Fecha C: 
Sábado, 25 de Mayo 2019 - 09:00
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La tragedia de VW

“¡Jamás volveré a comprar un coche de esa empresa tramposa!”, es el comentario que me han hecho varias personas que están enteradas del crimen perpetrado por la automotriz alemana Volkswagen (VW) contra el medioambiente global y quién sabe cuántas personas en Estados Unidos y alrededor del mundo.

El haber adulterado los programas de medición de contaminantes de unos 11 millones de vehículos que desde 2009 a la fecha ha vendido en todo el mundo le ha costado hasta ahora a VW una perdida en su valor de capitalización del 31%, equivalente a 22,000 millones de dólares y el puesto a quien hasta ayer fue su presidente mundial, Martin Winterkorn. La empresa anunció que ha reservado la mitad de sus utilidades del año pasado, 6,500 millones de euros, para corregir las unidades cuyo software fue manipulado. Sin embargo, la agencia ambiental estadounidense, el Environmental Protection Agency (EPA), advirtió que podría multar a la alemana con hasta 18,000 millones de dólares.

Y las pérdidas podrían acumularse cuando los consumidores de todo el mundo, como los que han hablado conmigo aquí en México, decidan castigar a VW dejando de comprar un porcentaje importante de vehículos de sus marcas VW, Seat, Skoda, Audi, Porsche, Bugatti, Lamborghini y Bentley. Después de todo, si la empresa fue capaz de hacer lo que hizo con dos de sus marcas más populares, VW y Audi, ¿quién nos asegura que no cometió actos similares con las otras?

Crear una imagen confiable a una marca es resultado de años de trabajo cuidadoso y tenaz. Destruirla es cuestión de segundos. El tiempo nos dirá qué tan perjudicada resulta cada una de las marcas del Grupo VW.

De acuerdo con el Índice Global de Marcas 2014 de Interbrand, tan solo la marca VW tenía un valor de 13,716 millones de dólares, Audi valía 9,831 millones de dólares y Porsche 7,171 millones.

Ahora bien, el crimen de VW podría representar una verdadera tragedia para México en lo general y para el estado de Puebla en lo particular. De acuerdo con Luis Miguel González, director editorial del diario defeño El Economista y colaborador semanal en mi programa de radio y TV, la inmensa planta de VW en Puebla y todas las empresas que la proveen de diversos insumos, productos y servicios generan aproximadamente el 40% del producto interno bruto estatal. El 43% de la producción de esa planta se exporta a Estados Unidos y en los últimos tres años envió a ese país 110,000 automóviles con el motor EA189, el mismo que fue programado para disfrazar sus niveles de contaminación.

La tragedia sería que VW viera un descenso de sus ventas en México y en los demás países en donde vende vehículos fabricados en su planta poblana. En Estados Unidos, en donde apenas tiene una participación del 4.8% del mercado, se pronostica una baja importante de sus ventas como resultado del escándalo detonado precisamente en ese país. No hay que ser muy creativo para imaginar la forma en que un rechazo de la marca por parte de los consumidores mexicanos y estadounidenses afectaría la producción de la planta poblana y por consecuencia a la economía de Puebla. Muchas empresas que dependen de VW en México podrían quebrar y miles de personas quedar sin empleo. El gobernador panista Rafael Moreno Valle enfrentaría una crisis económica que podría descarrilar sus aspiraciones presidenciales.

La tragedia de VW no solo afecta a la empresa. Perjudica a todos los países en donde ésta tiene una presencia importante, entre ellos el nuestro.

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 24 de Septiembre 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1